_____________________

_____________________

lunes, 15 de febrero de 2016

LA MÍTICA DINASTÍA DE VEDETTES DEL CLAN UBILLA

De izquierda a derecha: Isabel, Elba "Pitica", Carolina y Raquel "Pitica chica", las primeras cuatro hermanas vedettes de la dinastía Ubilla.
Como todas las leyendas con base real, la historia de las Ubilla también tiene inexactitudes, versiones contrapuestas y fantasías varias. Muchos creen, por ejemplo, que todo empezó con la más célebre de las muchachas que sedujeron a las candilejas: la recordada Pitica, pero esto también es un error más entre muchos otros que flotan en el éter de candilejas. También hay quienes confunden las identidades cruzando datos biográficos de las cerca de 15 bailarinas que grabaron a fuego el apellido en aquel medio de noches y espectáculos. Pero nada de esto extraña cuando se habla de las más famosas vedettes que tuvo Chile y su mito propio, en los mejores años de su vodevil y shows revisteriles, como el "Bim Bam Bum", el "Picaresque" y el "Humoresque".
Me arriesgo a afirmar que esta historia (que como muchos, no conocí como testigo) es más o menos la que sigue, y se inicia con la esbelta y agraciada Isabel Ubilla Allende, que decidió dedicarse casi accidentalmente al vedettismo en los años cincuenta, cuando esta actividad era considerada sumamente audaz incluso en el ambiente de las frivolidades, días en que la revista chilena pasaba quizás su mejor período de existencia y de producción de celebridades. Al contrario de lo que aseguran muchos memorialistas e incluso escritores contemporáneos a su época, ella no era la célebre Pitica, como veremos.