_____________________

_____________________

martes, 22 de enero de 2013

CUÁNDO Y CÓMO SE ES "TELA"

Una expresión juvenil pero quizás de vieja raíz en la sociedad criolla es aquella que habla de ser “tela”.
Corresponde a la versión actualizada de lo que por muchos años y hasta hace poco se ha llamado también “buena tela”, referido a la indicación para las buenas personas, tipos “paleteados”, generosos, desprendidos y amigos de esos que realmente se necesitan cerca en la aventura de la vida. En el mundo de los memes, la medalla de representación por excelencia del equivalente al "tela" se la lleva Good Guy Garry.
Vamos un poco al pasado... La “buena tela” era necesidad de los antiguos sastres, los comerciantes de géneros, las costureras, los tapiceros, los mueblistas y los fabricantes de sombreros, más allá de la diferencia entre el lujo y la venta popular.

UNA PLAZA DEDICADA AL PERIODISTA BELTRÁN ALFARO CORTÉS EN LA FLORIDA

Imagen del monolito y la plaza en 1997, tras la remodelación (publicada en "La Tercera").
Coordenadas: 33°32'31.92"S 70°35'39.47"W
La Plaza Periodista Beltrán Alfaro Cortés se ubica en una cuadra entera al poniente del paradero 19 ½ de avenida Vicuña Mackenna, en la comuna de La Florida. Comparada con otras plazas de Santiago, quizás no es de tan grandes dimensiones: está formada por en romboide de unos 45 por 87 metros, entre las calles El Sauce, Río Bueno, Río Maipo y el pasaje Río Tinguiririca.
Rodeada de residencias, esta plaza fue construida casi en el corazón de una tranquilla población de clase media conocida como la Villa Diario La Tercera, originalmente relacionada con los trabajadores de la compañía periodística alrededor del diario del mismo nombre ("La Tercera de la Hora", en esos años) y concluida totalmente hacia principios de los años ochentas.
El espacio se constituye como un área de recreación especialmente para niños del barrio, por los juegos fijos que allí existen. También hay sólidas bancas que parecen ser atracción de algunas parejas jóvenes, entre árboles, arbustos y palmeras que dan sombra el conjunto. Bien mantenida y con riego cuidado, luce el césped verde y pulcro. En tiempos más recientes se le han instalado también algunas máquinas de ejercicios, e incluso ha sido escenario de pequeños actos y shows, como en septiembre del año 2010, cuando se presentó allí al famoso perro quiltro Spike de los comerciales de la compañía abastecedora de gas "Lipigas", con gran atención del público infantil presente.
Lo que más llama la atención en el lugar, sin embargo, es una enorme piedra blanca a modo de monolito, con una concavidad tallada sobre la cara principal de la misma y con una inscripción en ella que recuerda en la plaza al ilustre coquimbano que originalmente llevaba su nombre

viernes, 18 de enero de 2013

LA TRAGEDIA DEL "MÍCHEL": OTRA HISTORIA DEL RÍO MAPOCHO QUE NADIE RECORDARÁ

Imagen de la noche del asesinato, con personal de Bomberos y amigos del fallecido rodeando el cuerpo. Fotografía publicada por el portal noticiosos Terra.cl.
Coordenadas: 33°25'58.18"S 70°38'54.18"W ("caleta" del Puente Recoleta)
Muchos recuerdan cuando la televisión reveló, hacia el año 2001, la existencia de las “caletas” de niños mendigos viviendo como pequeñas pandillas en las proximidades de los puentes Pío Nono, Loreto, Recoleta, La Paz, Padre Hurtado, Manuel Rodríguez y General Bulnes. Una realidad social de la que ya se sabe algo gracias a los esfuerzos de Polidoro Yáñez y del sacerdote Alberto Hurtado por sacar de la más paupérrima miseria a los pelusas o "cabros de río", pero que por alguna razón la sociedad tiende a olvidar y a desconocer cuando no esté en las noticias, quizás distraída en sus propios caudales de urgencias y atención contingente.
De no ser por trabajos de enorme valor testimonial como "El Río" del alguna vez pelusa mapochino Alfredo Gómez Morel, o las escenas más crudas del filme de 1967 "Largo Viaje" de Patricio Kaulen, la existencia de estas realidades se perderían en la brisa tibia de la ciudad, asomando en los medios no más allá que como efímeros chispazos en el raudo pasar del tiempo.

martes, 15 de enero de 2013

LA HISTORIA DEL SALITRE CHILENO SALIENDO AL MUNDO, EN LA ESTACIÓN METRO SANTA LUCÍA

Afiche publicado en Suecia en la década de 1930. Su imagen es el símbolo de la muestra.
Coordenadas: 33°26'34.50"S 70°38'42.35"W (Estación Santa Lucía)
En septiembre del año pasado, justo hacia los días de mi regreso a Santiago, publiqué algo con relación a la exposición "Paisajes y gente de Chile" montada en la vitrina de la DIBAM de la Estación Metro Santa Lucía. Y ahora, justo cuando preparo una nueva salida desde la capital hacia tierras de pampas y calicheras, coincidentemente veo montada en la misma vitrina una nueva e interesante exposición: "SALITRE DE CHILE: El oro blanco traspasa las fronteras", a cargo del periodista Víctor Mandujano e inaugurada recién el 5 de enero, manteniéndose hasta fines de marzo.
Por su temática, esta muestra atraerá sin duda la atención más "profesional" de historiadores, cronistas, publicistas y diseñadores gráficos: incluye fotografías, referencias históricas, imágenes de época pero, principalmente, afiches de promoción del salitre chileno publicados en Estados Unidos, Argentina, Brasil, Australia, Francia, Suiza, Bélgica, Checoslovaquia, Alemania, Holanda, Gran Bretaña, Irlanda, Grecia, Turquía, Egipto, Palestina, Sudáfrica, Lituana, China y Japón. Algunas de estas piezas son bastante exclusivas y de tirajes originales muy bajos, por lo que constituyen todo un hallazgo y es una valiosa posibilidad la de contemplarlos en esta vitrina de la estación, por lo mismo.
Estas piezas fueron concebidas, en general, durante las campañas publicitarias del Comité Salitrero de la asociación encargada de la propaganda del salitre, cuyos delegados contaban con gran libertad de iniciativa para sus trabajos, lo que incluía escoger las propuestas de artistas y diseñadores locales para la promoción internacional del producto.

jueves, 10 de enero de 2013

EL "JACOIBO" ORIGINAL

Hubo una época en que se llamaba con frecuencia a los ciudadanos de origen judío como los jacoibos, especialmente a los inmigrantes que llegaron de Europa durante la primera mitad del siglo XX, gran parte de ellos en los albores de la Segunda Guerra Mundial, y a los que se caricaturizaba con una característica y dificultosa forma de hablar el castellano cambiando las vocales por varias “i” anómalas en la pronunciación.
Al contrario de lo que podría creerse luego de leer la definición que se da a esta palabra en el Diccionario de la RAE, originalmente jacoibo no parecía ser un mote despectivo: el apodo aludía coloquialmente a la gran cantidad de judíos que llevaban el nombre de Jacob o Jacobo, aunque con el tiempo se volvió una expresión de alcances peyorativos. Según sugiere fugazmente el lingüista estadounidense Charles Emil Kany en su “Semántica hispanoamericana”, el término es de origen chileno, aunque ha sido usado intensamente también en países como Perú y Argentina.

viernes, 4 de enero de 2013

EL TRÁGICO DERRUMBE DEL EDIFICIO "CASA PRÁ" EN 1904

Vista del lugar del desastre. El muro que se ve atrás en pie es el divisor del Banco Matte. A la izquierda, parte del armazón de andamios y estructuras de vigas que quedaron en pie.
Coordenadas: 33°26'22.42"S 70°39'5.96"W
El lunes 10 de octubre de 1904, pasadas las 15 horas, tuvo lugar una de las peores catástrofes chilenas del rubro de la construcción, prácticamente olvidada en nuestros días a pesar de la consternación general que provocó en su época y de los efectos que tuvo sobre la valoración de la seguridad de los trabajadores de esta clase de obras, desde allí en adelante.
Ese año, la célebre Casa Prá, una de las primeras en modernizar el comercio chileno con fuerte influencia europea en sus productos y particularmente la de origen francés, se encontraba levantando sus segundos y más espaciosos cuarteles en un edificio de calle Huérfanos 1033-1071, entre Ahumada y Bandera, justo en un terreno al lado del entonces Banco Matte. Según Alfonso Calderón en su "Memorial del viejo Santiago", éste edificio y el anterior de 1898 de la casa comercial, habían sido obras del gran arquitecto Eugène Joannon Crozier, el mismo autor de otros proyectos como el Edificio Comercial Edwards, la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria en calle Bellavista y el Santuario de la Inmaculada Concepción de la Virgen del Cerro San Cristóbal, entre muchas otras conocidas obras.