_____________________

_____________________

sábado, 28 de diciembre de 2013

CUANDO AVENIDA MATTA ERA LA ALAMEDA DE LOS MONOS

Coordenadas: 33°27'32.55"S 70°38'46.70"W
En Chile, siempre se ha llamado coloquialmente como "monos" a las figuras humanas reducidas de tamaño o de alguna connotación graciosa. Así es cómo surgió el nombre de la sombrerería "Donde golpea el monito", por ejemplo, aludiendo a su muñeco mecánico que toca la vidriera de la tienda; o bien el informal título de "monitos" que se da a los dibujos animados y cartoons. Los diseñadores gráficos, por su parte, viven con el estigma de un trabajo identificado popularmente con la banal definición de "hacer monitos"; en tanto, los niños son "monos chicos" y los copiones hacen todo "por monos", por meros imitadores.
Podrá sonar extravagante, pero dentro de esta etimología simiesca alguna vez tuvimos hasta una arteria alusiva a los "monos", correspondiente a una de las actuales avenidas más importantes de la capital chilena. Es claro, sin embargo, que se ha ido perdiendo parte de la memoria sobre el origen de la Avenida Manuel Antonio Matta, que mucho antes de ser tal fue la llamada la Alameda de los Monos o Cañada de los Monos, cuando no era más que un callejón rural en el que se fueron colocando ferias ganaderas y agrícolas, seguidas de lujosas quintas, a pesar de que el entorno a veces resultaba penoso y peligroso.

martes, 24 de diciembre de 2013

LA TRÁGICA Y HERMOSA ESQUINA DE FABITA EN BARRIO MAPOCHO

Coordenadas: 33°25'59.48"S 70°39'26.62"W
Este texto de mi autoría pertenece originalmente al capítulo titulado "Otro ángel caído", del tomo II de mi libro "LA VIDA EN LAS RIBERAS: crónicas de las especies extintas del Barrio Mapocho" (pág. 359 a 361), publicado en versión digital en la siguiente dirección: issuu.com/urbatorium/docs/la_vida_en_las_riberas_tomo_dos. Como nota de actualización, corresponde decir que estas instalaciones de la animita fueron totalmente arrasadas hace un par de años, aparentemente por decisión de las autoridades, eliminándose todo vestigio de ella en la esquina donde se encontraba.
La ribera opuesta también ha adicionado a su paisaje los vestigios de tragedias similares a la de Mauricio Andrés y en las que la partida traumática e inesperada ha dejado esa ilusión de una energía milagrosa y gentil en el lugar donde se posó el dedo de la muerte. Existe un caso más reciente que el acabado de ver, de hecho.
Fabiola era una chica de bajo tamaño y un poco gordita, nos dicen. Usaba su liso pelo aclarado y siempre parecía sonreír, pese a haber sobrellevado sus 30 años con algunas dificultades. Había algo cándido e infantil en ella, en Fabita, como le llamaban sus amigos: alguna secreta inocencia que le hacía verse de menos edad y mayor vitalidad. Integraba un club religioso que agrupa a sordos y oyentes de Maipú, llamado Comunidad Manos de Alelí, pues tenía un sobrino afectado por esta limitación. No hay duda: siempre fue una mujer muy querida entre los suyos.

EL DULCE AROMA DE UN MISTERIO: LAS CERÁMICAS PERFUMADAS DE LAS MONJAS CLARAS

Piezas de cerámica perfumada clarisa. Imagen de 1960, publicada en Memoria Chilena.
Coordenadas: 33°26'13.68"S 70°39'2.52"W (ex Convento de Santa Clara) / 33°30'38.66"S 70°45'58.79"W (Museo del Carmen) / 33°26'31.51"S 70°38'44.70"W (Museo Histórico Nacional)
Hubo una época de Santiago en que, para estas fechas navideñas, un regalo figuraba entre los más cotizados: las cerámicas ornamentales de greda perfumada que se producían en el convento de las religiosas clarisas. Correspondían en la mayoría de los casos a recipientes o miniaturas de greda cocida, policromadas con esmaltes y con esa característica del agradable aroma a flores y bálsamos que expelían al ambiente, en el caso de la vajilla aportando un saludable toque herbal a los alimentos o bebidas.
Las fabricantes de estas piezas eran las Monjas de la Orden de Santa Clara, famosas también por su producción de dulces y confites, que se establecieron en Santiago en un solar de La Cañada (Alameda) donde se levantó su gran convento, cerca del Cerro Santa Lucía y frente al complejo de San Juan de Dios, en 1604. Como ocupaban el lugar donde está ahora la Biblioteca Nacional, en aquellos años la calle Mac Iver era llamada calle de las Claras precisamente por la presencia de las monjas clarisas allí en la esquina con la Alameda. Un grupo de ellas, sin embargo, se trasladó -tras una disputa al interior de la orden- hasta otro terreno cedido por don Alonso del Campo en la cuadra al Norte-oriente frente a la Plaza de Armas, donde permanecieron por cerca de 140 años hasta que don Bernardo O'Higgins enajenó esos terrenos y los vendió hacia 1821 para poder financiar los gastos militares de las guerras de la Independencia. Recuerdo de aquella pasada es el nombre que recibe la calle donde estaban junto a la plaza: Monjitas.

lunes, 16 de diciembre de 2013

DEVELANDO UN MISTERIO ANCESTRAL (PARTE IV): UNA MIRADA A LAS COORDENADAS SACRAS DE LA URBE Y A LA FUNCIÓN MÍSTICA DEL CERRO "HUELÉN"

Croquis del Santiago de 1552, por Tomás Thayer Ojeda, con la "inclinación" real de la ciudad.
Coordenadas: 33°26'16.47"S 70°39'1.95"W (Plaza de Armas) / 33°26'26.04"S 70°38'37.02"W (Cerro Santa Lucía)
Me aventuro ahora en la cuarta y también penúltima parte de la serie que inicié con el título general "Develando un misterio ancestral", para exponer parte de los resultados de investigaciones sobre el pasado incásico y sacro del Valle del Mapocho, partiendo por el estudio del arqueólogo Rubén Stehberg y del historiador Gonzalo Sotomayor, sobre la existencia de un asentamiento de aquella órbita cultural anterior a la fundación oficial de la ciudad de Santiago.
En la segunda parte, vimos las evidencias de las crónicas coloniales que avalarían los resultados de dicho estudio publicado por el Museo Nacional de Historia Natural; y en la tercera echamos una mirada al trabajo realizado por los arqueoastrónomos e investigadores Patricio Bustamante y Ricardo Moyano, complementándose perfectamente con los planteamientos de Stehberg y Sotomayor.
A mayor abundamiento sobre la parte anterior de esta serie, Bustamante y Moyano sostienen la existencia de una red de "ceques" o líneas de una geografía sagrada dentro del Valle del Mapocho y con centro ceremonial y geográfico en la actual Plaza de Armas, condicionadas por puntos de referencia con relación a solsticios y equinoccios, que incluso determinarían el trazado de sendas hoy convertidas en calles céntricas como Bandera y Catedral-Monjitas.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

CÓMO PUDO HABER SIDO Y CÓMO NO FUE EL EDIFICIO DEL CLUB DE LA UNIÓN

El edificio del Club de la Unión, poco después de inaugurado (Archivo Chilectra).
Coordenadas: 33°26'36.06"S 70°39'5.10"W
Por lo corriente, se puede leer en las distintas fuentes disponibles que la historia del edificio del Club de la Unión en Alameda con Bandera, Monumento Histórico Nacional desde 1981, comienza con planos realizados por el conocido arquitecto nacional Alberto Cruz Montt en 1916, con obras concluidas en 1925 cuando se entregan al uso las dependencias. El pomposo inmueble se destaca desde entonces por su estilo neoclásico francés muy monumental y elegante, con innumerables características que lo hacen único en Chile y que algún día, en una próxima entrada, intentaré abordar con mayor abundamiento.
Por ahora, sin embargo, quisiera hacer un aporte interesante que encuentro en una edición de la revista "Zig Zag" de octubre de 1912: los proyectos arquitectónicos que fueron presentados al concurso oficial del Club de la Unión para elegir el diseño del que iba a ser su edificio. Se trata de una colección de 11 imágenes, incluida la ganadora, donde se pueden leer algunos de los nombres más conocidos e importantes de la generación de arquitectos de aquellos años, todos proyectos muy bellos y atractivos, muy coincidentes con el aspecto del Santiago que ya se nos está extinguiendo.
Antes de comenzar, sin embargo, creo conveniente hacer notar algo sobre la fecha de esta fuente y la realización del concurso abierto fue en 1912, mismo año en que se adquirieron los terrenos para el edificio y en donde antes estaba una propiedad de las monjas agustinas cuyo suelo fue loteado y vendido, y donde ya existía un edificio comercial de tres pisos hacia el lado de Alameda, precisamente donde está el Club.

lunes, 9 de diciembre de 2013

OTRA EXTINCIÓN EN MAPOCHO: EL EX COMPLEJO DE LA FIRMA SALOMÓN SACK EN CALLE MORANDÉ

Puerta artística con enrejado art decó, donde estaba el acceso a la casa central de la S. Sack y después la entrada a la fundación del mismo nombre, por el lado de San Pablo 1179 esquina con Morandé.
Coordenadas: 33°26'1.36"S 70°39'15.34"W
Hubo un tiempo en que Morandé era una bullente y activa calle hacia el sector del Barrio Mapocho y de la Estación del Ferrocarril, con bohemios locales casi desprendidos del llamado "barrio chino" de la vecina calle Bandera, como el club-restaurante "La Querencia" y su sucesor actual en el mismo espacio, "Donde Piñita", además de un intenso movimiento de pasajeros de los trenes, los hoteles o de la desaparecida Terminal de Buses Norte, recintos sobre los cuales desembocaba la calle. Contrasta su actual especto lánguido con el de aquellos buenos días.
Hoy, estas últimas cuadras de Morandé hacia el poniente parecen más un centro urbano devastado: a la inminente y controvertida demolición del hermoso Edificio de Conservación Histórica de la esquina con Rosas (se realizará el próximo mes, según me confesaron los propios trabajadores que ahora desmantelan sus interiores), se suma la reciente desaparición total del edificio del Palace Hotel en la esquina opuesta, producto de los daños estructurales severos que sufrió con el terremoto del 27 de febrero de 2010. En sus bajos funcionaban, entre otros, el célebre bar-restaurante "El Olímpico", favorito de los estudiantes de la vecina escuela de teatro de la Universidad de Chile y que se ha ubicado ahora sólo un poco más allá por calle Rosas, y el antiguo negocio de telas de don José Musa, al que he dedicado ya una entrada anterior en este sitio.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS: EN EL 150° ANIVERSARIO DE LA TRAGEDIA DE LA COMPAÑÍA

Las campanas de la Compañía de Jesús tal como se observaban en la Parroquia de Todos los Santos de Oystermouth, Gales, poco antes de su envío definitivo a Chile en 2010.
Coordenadas: 33°26'17.07"S 70°39'10.09"W
Estamos ad portas ya del 150° aniversario del infausto Incendio de la Iglesia de San Miguel Arcángel de la Compañía de Jesús, ocurrido el 8 de diciembre de 1863 y que se inscribe entre las peores tragedias de la historia Chile y también de la humanidad, ocurrida allí en donde ahora están los jardines del ex Congreso Nacional y parte de la calle Bandera que, justo en estos momentos, ha arrojado a la luz lo que podrían ser restos del antiguo templo siniestrado y las bases de la vieja calle, gracias a los trabajos de obras públicas que se realizan allí.
Con una cantidad aproximada de 2.000 a 2.500 muertos, el Incendio de la Compañía de Jesús supera en víctimas incluso al fatídico terremoto de Valdivia de 1960 y a internacionalmente famosos casos como el hundimiento del "Lusitania", el "Titanic" o el "Empress of Ireland". De hecho, nuestra tragedia se halla bastante cerca de la cifra oficial de víctimas del Atentado a las Torres Gemelas. Las vidas perdidas en el Infierno de Londres, el Gran Incendio de New York o el catastrófico Incendio de Chicago llegan sólo a una fracción modesta de las muertes ocasionadas por este horrible suceso de nuestra historia.
Como se sabe, todo comenzó con la inflamación de un sector cercano al altar, a causa de la gran cantidad de lámparas ígneas que se había colocado al interior del templo con motivo de la celebración del día de la Inmaculada Concepción y último del Mes de María, llenando el recinto de feligreses, especialmente mujeres y muchachas muy jovencitas. En la desesperación, el público bloqueó las puertas del templo intentando salir y así perecieron miles de personas, sofocadas, quemadas o aplastadas por las vigas ardientes, en una escena siniestra que dejó pesando un tremendo trauma sobre la sociedad santiaguina, a pesar de la tendencia casi vernácula a olvidar.

jueves, 28 de noviembre de 2013

SOBRE LOS "GUACHACAS" ORIGINARIOS

Bebiendo en la bodega. Imagen de "Comidas y Bebidas chilenas" de Alfonso Alcalde.
La última y controvertida elección de Rey y Reina del Movimiento de los Guachacas 2013 ha dejado un saborcillo polémico que, entre otras cosas, ha llevado a algunos a preguntarse quiénes son el realidad los guachacas “típicos” y cuál es el verdadero origen del término, o su significado.
De raíz quechua, el antiguo huachaca era en realidad cierto tipo de mendigos y ebrios callejeros que quedaban tirados en la calle y que caían en la vagancia consumidos por el mismo vicio, guardando quizás alguna relación con otras expresiones como huacho, usado peyorativamente para huérfano, abandonado o bastardo, y también con el huachacai, una deplorable bebida similar al aguardiente pero de bajísima calidad, que se bebía en lo más bajo de la sociedad chilena.
El huachacai era sólo para garantizar la borrachera: equivalía casi al bidón de “Chimbombo” en la Colonia y buena parte de la República, apareciendo mencionada en el diccionario de “Chilenismos. Apuntes lexicográficos” de José Toribio Medina (Soc. Imp. y Lit. Universo, Santiago, Chile – 1928, pág. 173) y sabiéndose que fue muy común en zonas santiaguinas como el barrio La Chimba, La Vega y el Mercado Central, tradicional territorio de curados.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

VIAJE IMAGINARIO HASTA HASTA "EL REY DE LAS PAPAS FRITAS", SU ORQUESTA DE CIEGOS Y UN TRANSFORMADÍSIMO LUGAR DE LA CIUDAD

Otro de los desaparecidos edificios del sector, ubicado en la esquina vecina al "Rey".
Coordenadas:  33°26'10.7"S 70°39'16.1"W (ex ubicación)
Entre 1959 y 1978, la esquina de Morandé con Santo Domingo, en pleno Santiago Centro, acogió un apasionado y querido centro de entretención, comida y encuentros de las románticas bohemias capitalinas diurna y nocturna, al alero de un nombre que no ha sido olvidado jamás por sus comensales sobrevivientes: "El Rey de las Papas Fritas".
La dirección exacta del alguna vez célebre lugar era calle Morandé 610, como se constata en la "Guía turística 1968" de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado de Chile. Fue llamado en algunos recuerdos como "Al Rey de las Papas Fritas" y en otros "El Rey de las Papas Fritas", aunque figura en un registro de propiedad industrial Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción, extendido en junio de 1970, con esta última denominación. Estaba a sólo metros del Palacio Vial Guzmán, que ocupa la esquina opuesta y que está dispuesto para una comisaría de Carabineros de Chile, siendo el último vestigio importante de las edificaciones que había en este cruce de calles.
Sin embargo, Jacqueline Hott Dagorret y ‎Consuelo Larraín Arroyo señalan en "Veintidós caracteres: homenaje a figuras del periodismo chileno desde la perspectiva de quienes se inician en el oficio", de 2001, que el restaurante se encontró alguna vez en la calle Monjitas, compartiendo público con otros famosos centros culinarios como "El Verdejo", "El Cielo" con sus platillos italianos y "El Rey del Pescado Frito" que debe corresponder -suponemos- al mismo que permanece hasta ahora en la última cuadra calle Bandera, epicentro de la antigua bohemia desaparecida de Barrio Mapocho.
El nombre del boliche se debía a la actividad original que dio prosperidad a sus dueños y que se mantuvo en el pintoresco sitio cuando ya estaba relacionado con la cocina algo más sofisticada y los espectáculos en vivo, volviéndose un sitio popular que, en esos años, se sugería ir a visitar a los viajeros extranjeros más temerarios y tentados con la idea de conocer el Santiago profano y auténtico.

domingo, 10 de noviembre de 2013

III VERSIÓN DEL FESTIVAL JAZZ A LA VEGA: CADA AÑO MEJOR

Coordenadas: 33°25'43.60"S 70°38'57.63"W (Patio de Remates)
Tengo la suerte de casi haber visto nacer el Festival Jazz a La Vega en 2011, cuando el artista y creador Senaquerib Astudillo, del grupo cultural Colectivo Mapocho organizador del evento, corría raudo de un sitio a otro dentro del Patio de Remates del mercado convertido en teatro y escenario, apenas comenzaba el cóctail inaugural y preocupado hasta del más minucioso detalle del encuentro, de cuya segunda versión 2012 ya he hablado también en este blog. Da gusto verlo ahora, bastante más relajado y contemplativo, como si disfrutara del resultado de estos esfuerzos y desvelos.
Al festival de entrada liberada se han sumado, en las versiones anteriores, figuras de la talla de Valentín Trujillo, Moca, "Jazzimodo", Daniel Lencina, Pancho Aranda y varios otros músicos de gran renombre. Y aunque la prensa ha sido extrañamente mezquina con la difusión de esta estupenda instancia de dos noches consecutivas para el jazz y sus estilos asociados, ambas jornadas de este tercer año en La Vega comenzaron con lleno total de público, a las 19:00 horas y hasta la proximidad de las 22:00 horas.
En esta versión, realizada el viernes 8 y sábado 9 de noviembre recién pasados, la conducción del evento estuvo a cargo de la esbelta y carismática Alicia Pedroso, la comunicadora cubana residente en Chile desde hace 20 años ya y quien se desempeña también como Directora de Extensión y Comunicaciones del Instituto Profesional Projazz, de fuerte presencia en este encuentro musical como colaborador del mismo, junto al Goethe Institut y la Corporación Cultural de la Municipalidad de Recoleta, además de contar en esta ocasión con el auspicio del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y la SCD, entre otros.

viernes, 25 de octubre de 2013

LOS PRIMEROS GLOBOS AEROSTÁTICOS QUE CONQUISTARON EL CIELO DE SANTIAGO

Globo "Jeanne d'Arc", de Eduardo Laiselle. Fuente imagen: diario "El Austral" de Osorno.
El pasado día 22 de octubre, el siempre ingenioso doodle del buscador Google recordó a sus usuarios que era el aniversario del salto en paracaídas ejecutado en 1797 por el francés André Jacques Garnerin, quien se arrojó en caída soltando el globo de hidrógeno que lo había elevado hasta el alto cielo de París, pero bajó suavemente cuando se infló su artilugio de tela de seda sin abandonar la canasta. Vivió haciendo sus demostraciones y progresos en globos hasta 1823, cuando un absurdo accidente en tierra le quitó la vida justo mientras armaba un globo para otro ascenso.
Como se recordará, oficialmente se considera que los iniciadores de la tecnología de los aeróstatos fueron los hermanos  Joseph y Jacques Montgolfier, con sus célebres pruebas y exhibiciones de vuelos en Francia iniciadas en 1782. En los años siguientes, además, los propios ciudadanos y científicos franceses tendrán gran influencia en la difusión de esta tecnología por el resto del mundo.
Sin embargo, América no estuvo ajena estos avances y novedades tempranos: se sabe que el sacerdote jesuita Bartolomeu de Gusmão, nacido en Brasil, hizo una prueba exitosa aunque en Portugal, ante la corte del rey Juan V, con un globo levantado por aire caliente y bautizado "Passarola". Esto fue mucho antes que los Montgolfier: en 1709, aunque los roces del religioso con agentes de la Sagrada Inquisición a raíz de esta experiencia, le impidieron desarrollar su trabajoo. Hay registros de experiencias parecidas en Venezuela y en México, en 1785, y en Cuba en 1828.

miércoles, 23 de octubre de 2013

LA ENTRADA HACIA UN CASTILLO DESAPARECIDO EN PEDRO DE VALDIVIA

La mansión palaciega y "embrujada" de Pedro de Valdivia cerca de Sucre, en sus buenos años. Imagen de los archivos históricos del Centro de ex Alumnos del Colegio Notre Dame, como las demás antiguas que acá publico.
Coordenadas:  33°26'52.96"S 70°36'20.05"W
El inmueble que el trasladado Colegio Notre Dame tuvo en avenida Pedro de Valdivia 2776, fue una joya arquitectónica única en muchos aspectos, aunque el progreso y los cambios inexorables de la ciudad le permitieron vivir sólo 80 años, bastante poco para un palacio o mansión de su belleza y lucimiento.
Ubicado entre Sucre y Hernán Cortes, frente a la calle corta Eduardo Llanos casi en los límites septentrionales de Ñuñoa, alumnos y vecinos le llamaron con cariño El Castillo, recordándose casi con dolor su ubicación en un lugar que ahora es llenado por uno de los sosos y corrientes edificios residenciales que están apareciendo con cada vez más frecuencia por la avenida Pedro de Valdivia.

domingo, 20 de octubre de 2013

CRISTIÁN "GORILA" MARTÍNEZ: LA EPOPEYA DEL GUERRERO DE LA JAULA

Coordenadas: 33°26'12.87"S 70°41'31.55"W (Gimnasio)
El próximo sábado 26 de octubre, tendrá lugar un evento de gran importancia para las disciplinas deportivas y marciales chilenas que permanecen más alejadas de las principales atenciones de los medios y de la cultura de masas: la realización de un Seminario de Muay Thai en el Gimnasio Cristián "Gorila" Martínez, de calle Coronel Robles 1187 en Quinta Normal. Organizado por la Federación Chilena de Luchas Valetodo, estará encabezado por quien es considerado toda una eminencia en este ambiente: Kru Patikorn Kesbumrung, Co-Director del Muay Thai Institute de Tailandia en Chile.
La fecha del evento no es casual, pues está en la víspera del aniversario del fallecimiento de quien fundara el gimnasio y trajera a Chile la disciplina que allí se cultiva: Cristián Martínez Quezada, el célebre "Gorila" del Vale Todo. Hace cuatro años que el querido y joven maestro ya no está físicamente entre los suyos.
Hay muertes que dejarán por siempre un resabio de injusticia; esa sensación amarga de indignación con el destino, por operar de formas que resultan incontrolables e impredecibles a nuestra realidad mundana. Ese mismo destino intempestivo sabrá cuántas cosas quedaron pendientes luego que el "Gorila" Martínez fuera derrotado por única y última vez en su vida, precisamente con uno de estos caprichos del devenir humano. En una vida más bien corta, Cristián fue un pionero, un hacedor, un mecenas y un campeón, simultáneamente. Quizás vivió demasiado en tan poco, dedicado con esmero y sin medir sacrificios por la pasión de un deporte de guerreros, donde a la demandas de valor o coraje se suma la aún más radical exigencia de un estilo de vida disciplinado y demandante, que este "Gorila" supo cumplir con singular determinación.

miércoles, 16 de octubre de 2013

DEVELANDO UN MISTERIO ANCESTRAL (PARTE III): LOS CÓDIGOS FUNDACIONALES DE SANTIAGO DEL NUEVO EXTREMO

Plano de la ciudad de "Saint Jago" (Santiago), en un recuadro del mapa de Chile elaborado por el cartógrafo Emmanuel Bowen, publicado en 1747.
Coordenadas: 33°26'16.47"S 70°39'1.95"W (Plaza de Armas)
Esta es la tercera parte de la serie de entradas que escribo, a propósito de la publicación reciente de interesantes teorías sobre la ancestral influencia del imperio incásico sobre el Valle del Mapocho, en lo que ahora es la ciudad de Santiago de Chile.
En la primera parte de estos artículos, echamos una mirada ya a los vestigios incas de la metrópolis al momento de la llegada de los españoles y en la transición de la conquista, mientras que en la segunda parte vimos algunas crónicas y documentación colonial verificando las señaladas presencias sobre el valle mapochino.
La base de lo expuesto en las entradas anteriores señaladas se encuentra en exhaustivos trabajos de los investigadores Stehberg y Sotomayor, que han sorprendido a muchos por el abundamiento que hacen de ciertos aspectos que estaban un tanto nebulosos y casi siempre reducidos a ser sólo una parte del subtítulo de "Los orígenes" en la mayoría de los libros donde se trata el tema de la fundación de Santiago. Esto, además, pese a la soberbia de algunos historiadores y académicos que, consultados por medios de prensa a propósito de lo mismo, aseguran que este asunto ya era perfectamente conocido en sus círculos y que sólo la abstracta e inculta opinión pública se ha dado por enterada de novedades; en algún caso, un entrevistado incluso mete el tema de las rivalidades históricas Chile-Perú como motivo de tal desconocimiento general sobre tales revelaciones, como si acaso ambos países hubiesen existido al momento de las fechas por las que pasean las evidencias de la influencia incásica en una proto-ciudad de Santiago del Nuevo Extremo.

miércoles, 9 de octubre de 2013

LOCACIONES DE BARRIO MAPOCHO EN LOS FILMES "UNO QUE HA SIDO MARINO" (1951) Y "LARGO VIAJE" (1967)

La calle Capuchinos... Adoquines con secretos y recuerdos.
Hace un tiempo me tomé -como un desafío personal- responder a la solicitud hecha por el lector Guillermo Bascur, de intentar identificar las locaciones de Barrio Mapocho que aparecen en los filmes nacionales "Uno que ha sido marino" y "Largo Viaje", con escenas rodadas en sectores de Santiago Centro y especialmente en el clásico barrio riberano.
Conocía estas clásicas películas y sus partes filmadas en Mapocho, pero debo admitir que hallarlas en Youtube facilita mucho más la tarea de rastrear y comparar el paisaje urbano actual para dar con los originales. Edité los fragmentos aquí expuestos, además, para dejarlos disponibles a la verificación de lo que escribo.
Así pues, en aquella ocasión pude constatar que los escenarios escogidos del Barrio Mapocho en el filme, son los que señalaré en este artículo.

sábado, 5 de octubre de 2013

LA MATANZA DE LO CAÑAS (PARTE II): MONUMENTOS Y MEMORIALES DE LAS VÍCTIMAS

La Cruz de lo Cañas, en fotografía que tomé hacia el año 1996. Se ha creído y repetido con insistencia que es un monumento conmemorativo de las víctimas de la Matanza de Lo Cañas en 1891, pero su origen puede ser muy distinto.
En la entrada anterior hice una síntesis de las circunstancias y consecuencias de la infausta Matanza de Lo Cañas, que se inscribe como una de las más vesánicas de la historia de Chile, aunque con muy poca o mala cobertura por parte de la memoria oficial de la historia, salvo por casos más bien excepcionales.
Vimos también cómo esta terrible matanza jóvenes partidarios de los constitucionalistas y enemigos del Gobierno de José Manuel Balmaceda, en su mayoría provenientes de familias aristocráticas, pudo ser utilizada para dar el golpe final a los defensores del mandatario y volcar la ira popular en su contra, garantizando el triunfo del nuevo gobierno y el reconocimiento de los vencedores de la Guerra Civil de 1891, que pusieron inicio a la República Parlamentaria. Hasta hoy, siguen existiendo visiones dispares a la hora de evaluar la gravedad de lo sucedido aquel fatídico 19 y 20 de agosto, contaminadas por los sesgos políticos, las parcialidades y las predisposiciones empáticas hacia lo que representaban las víctimas, como dijimos.

LA MATANZA DE LO CAÑAS (PARTE I): UNA SANGRIENTA TRAGEDIA CASI OLVIDADA

Ilustración de los fusilamientos de Lo Cañas, basado en el óleo de Enrique Lynch.
Coordenadas: 33°31'54.41"S 70°30'57.18"W (sector principal de la masacre)
Recuerdo cuando me encontré con aquella enorme cruz blanca y castigada por la vejez, allí en avenida Tobalaba frente a la desembocadura de la calle Walker Martínez, en La Florida. Puse el vehículo en un lado seguro al lado de la calzada y permanecí cautivado mirándola largo rato, hace tantos años, pensando que parecía ser que siempre hubiese estado allí, y que seguiría a perpetuidad en el mismo lugar. No fue cierto, por supuesto: nada en Santiago puede durar realmente mucho.
La Cruz de lo Cañas fue una de las cosas que me empujaron a la investigación histórica urbana en aquellos años: volver a fotografiarla, enterarme de su misterio, del homenaje que se le adjudica para recordar una alevosa matanza ocurrida allí cerca. Todo esto fue una revelación, que me hizo paladear el sabor de descubrir los misterios profundos de cada ciudad donde ponga un paso, como sigo haciéndolo hasta ahora... En su caso, fue un traslado hacia los días más oscuros de la Guerra Civil de 1891 y de las tragedias que cíclicamente golpean nuestra historia, como un loop maldito y enérgico.
Intento apartar mis simpatías por el infortunado Presidente José Manuel Balmaceda mientras escribo este texto, pero inevitablemente siento que la reflexión de partida es una: rarísimas veces en la historia del mundo -quizás ninguna otra- ha sucedido que dos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo, entren en un conflicto bélico con las características que tuvo la Guerra Civil chilena. Casos muy posteriores como la ruptura del Presidente Boris Yeltsin con el Congreso de la Federación de Rusia y su cañoneo, en 1993, parecerían meras escaramuzas comparados con lo que sucedió en Chile un siglo antes, donde en sólo unos meses murieron más hombres que en todos los seis largos años de la propia Guerra del Pacífico.

lunes, 30 de septiembre de 2013

UN RECORTE DE PRENSA: "LOS BARES BOHEMIOS DE BARRIO MAPOCHO"

Artículo publicado por el diario "La Tercera" del lunes 26 de noviembre de 2012. Sé que he ido dejando de lado los "recortes de prensa" publicados en mi blog, pero este reportaje me gustó bastante a pesar de su brevedad, y siento el interés de poder conservarlo publicado acá, además de referirse a bares que me son familiares como "Turing" al que ya he dedicado antes una entrada propia acá, el "Wonder Bar" que he mencionado ya en una guía de "terremotos", y el simpático "Turismo" al que también comenté en otra de las mismas guías. La fotografía superior es del reportaje original. Las inferiores son mías.
Estos locales tienen más de medio siglo de historia y nacieron para recibir a los pasajeros de la ex Estación de Ferrocarriles. Hoy, sin trenes ni viajeros, conviven a pasos de la concurrida Piojera y sobreviven a la irrupción de la modernidad.

jueves, 26 de septiembre de 2013

ALGUNOS APORTES -PARA UNA LÁPIDA- SOBRE LA MANSIÓN DE CALLE COMPAÑÍA CON RIQUELME

Coordenadas: 33°26'21.63"S 70°39'38.85"W
Escribo contra reloj estas líneas, mientras la vieja mansión de calle Compañía de Jesús esquina Guardiamarina Riquelme, misma que decoró mis llegada y partidas desde el Metro a este barrio en toda mi época universitaria de los noventa, está siendo preparada para la inminente demolición y para darle suelo a algún otro termitero humano, como los varios que estrangulan las cuadras del Centro de Santiago en nuestros días.
Pido disculpas si la prisa me juegan en contra de la redacción o la amplitud, además de las pocas imágenes de las que dispongo, pero necesito publicar esto sin saber aún si alcanzarán a ser palabras dignas del mármol memorial: en el mejor de los casos, para una placa recordatoria en sus propios  muros... En el peor (y hasta ahora más probable), para la lápida imaginaria que muchos veremos en este sitio, cuando el edificio ya no exista.

martes, 24 de septiembre de 2013

LA INDECOROSA TRADICIÓN DE "HACER PERRO MUERTO"

¿"Hacer perro muerto?: Raro nombre para una práctica muy poco ética, como es fugarse de un restaurante o de un bar sin cancelar la cuenta... Poco ética pero muy difundida, que incluso aparecía en una cueca antigua del folklore urbano:
Yo haciendo perro muerto
soy pura risa
pero cuando me pillan
salgo en camisa
En los locales de diversión del desaparecido edificio antiguo del Portal Edwards, antaño tenían que poner un garzón de punto fijo en la puerta para salir persiguiendo a los frescos que pretendían arrancarse entre los arcos del paseo comercial, para no pagar su consumo; y en los célebres negocios bohemios del “Tap Room”, símbolos de toda una época de las noches en Santiago, los mozos debían salir por orden del dueño poniéndose a la cola de un trencito de personas que se armaba en las noches de bailables y que daba la vuelta por la cuadra, dándole oportunidad a los pillos de arrancarse del local con deuda y todo.

lunes, 23 de septiembre de 2013

LA PLAZA GENERAL GACITÚA Y EL MÁS ABIERTO DE LOS CITÉS DE SANTIAGO

Plaza Gacitúa y sus juegos, cuando aún estaba abierto el cité. Imagen publicada en "Las Plazas de Santiago" de Jaime Matas Colom, Andrés Necochea Vergara y Pilar Balbontín Vicuña, de 1983.
Coordenadas: 33°27'42.93"S 70°38'15.93"W
La pintoresca Plaza Gacitúa está entre la calle Manuel Antonio Tocornal y la avenida Carmen, con salidas-entradas hacia ambas arterias, dentro de la cuadra formada por las calles Victoria y Rosaura Acuña. Tiene características que quizás la hacen única, pues es también un cité sin calles ni pasajes interiores, ocupando su área verde y de senderos unos 115 metros de largo por 32 de ancho, aproximadamente.
Sin embargo, la plaza no siempre fue tal: nació a partir de modificaciones radicales en el desaparecido Conjunto Residencial Adela Pérez, construido allí en la cuadra en 1925 y cerca de donde antes habría estado la Población del Carmen. El conjunto de casas tipo cités y pareadas ocupaba casi toda la manzana, con pasaje paralelo a Rosauro Acuña y Victoria.
Originalmente, sin embargo, se componía de dos pasajes que dividían en tres la misma cuadra, por su línea de eje oriente-poniente. No había plaza ni plazoletas, en esos días.
Los planos de ese viejo conjunto habitacional original, fueron hechos por un arquitecto que es mencionado sólo como M. O. Bravo en el libro "Las plazas de Santiago", de Jaime Matas, ‎Andrés Necochea Vergara y ‎Pilar Balbontín Vicuña, de 1983.  No me ha sido fácil encontrar iniciales con ese apellido coincidiendo con los de aquellos arquitectos que en esos años trabajaron para proyectos de vivienda social como la que se observa, pero creo que puede tratarse de don Moisés Bravo Toro, quien ya entonces -y durante largo tiempo más- destacaba por la ejecución de varios trabajos con orientación de residenciales de este tipo.

sábado, 21 de septiembre de 2013

LAS MANOS DE FELIPE CAMIROAGA EN ESTACIÓN CENTRAL: ¿ALTAR POPULAR, OBJETO DE CULTO O ANIMITA?

Coordenadas: 33°27'4.43"S 70°40'44.92"W
El año 2001, la fundación benefactora Make-A-Wish International, conjuntamente con el Mall Paseo Estación y la Municipalidad de Estación Central, solicitaron a un grupo de figuras de los medios de comunicación chilenos su colaboración especial para la creación de un "Paseo de los Sueños" con dos fuentes que iban a ser instaladas frente a la Estación Central, en la explanada de la Alameda y donde está la salida del Metro.
Entre los convocados estaban Antonio Vodanovic, Luis Jara, Karen Doggenweiler y el conductor de televisión Felipe Camiroaga. Lo solicitado era que plasmaran sus manos en un molde de arcilla, desde el cual se harían copias para ponerlas como placas metálicas en las fuentes de aguas llamadas "Tus manos por una sonrisa", junto a otras manos famosas como las de Chayanne, Pedro Fernández y David Hasselhoff.
El paseo fue inaugurado con estas características en mayo de 2001. Chilectra colaboró colocando la iluminación que llena de fulgores este sitio en las noches y el público hace lo propio arrojando a las fuentes algunas monedas que, se entiende, van en ayuda de la Fundación Make-A-Wish y su labor social en favor de niños enfermos con su vida en riesgo. Sin embargo, Felipe Camiroaga, apodado con el cliché de "El Halcón de Chicureo", no sabía por entonces que estaba dejando en la ciudad una huella para conmemoración y hasta devoción hacia su propia persona, más allá de la muerte.

viernes, 20 de septiembre de 2013

DESDE LA ALAMEDA HASTA SAN MIGUEL: LA ÚLTIMA GRAN AVENTURA DEL "PRÍNCIPE DE LOS CAMINOS"

La estatua de Carrera en al Alameda hacia los años del Primer Centenario de la República. Imagen correspondiente a los archivos fotográficos de la revista "Patria Vieja".
Coordenadas:  33°26'40.95"S 70°39'14.10"W (primera ubicación, aprox.) / 33°29'9.18"S 70°39'1.48"W (ubicación actual)
A pesar de toda la ojeriza, la tergiversación y cierta animadversión académica; a pesar de actos insólitos en su temeridad y desparpajo, como fue la destrucción de su antigua cripta y la de sus hermanos en la Catedral Metropolitana hace años, y a pesar incluso de la fábulas terroríficas que ha difundido el derechismo historiográfico platense sobre su persona -con émulos acá, en su propia patria-, presentándolo como un vulgar saqueador y caudillo filibustero de tierra, ha sido un proceso inevitable el que la figura del prócer José Miguel Carrera se posicionara sólidamente, como un confirmado icono presente y potente en este período de Fiestas Patrias: desde el homenaje más libreteado y rígido hasta la letra de la cueca más brava y emocional.
Parte de esto, acaso, se debe al replanteamiento alrededor de su legado durante el pasado Bicentenario Nacional. Pero el camino que se hizo por entonces con su estatua ecuestre en la Alameda hasta quedar en el Barrio Cívico, fue más bien corto: sólo unas cuadras, para llegar a su posición definitiva aquel año 2010, por mucho desafío de ingeniería que haya involucrado el traslado.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

UN SÍMBOLO MISIONERO Y PEREGRINO: LA CRUZ DE CHILE O DE MAIPÚ

Celebraciones del Año Santo en el Santuario Nacional, el 24 de noviembre de 1974, en imagen publicada en "Maipú: historia y templo" de Hernán Poblete Varas. Al frente se ve la imagen de la Virgen del Carmen y, al fondo, la flamante Cruz de Maipú armada con bloques traídos de las Diócesis de todo el país.
Coordenadas:  33°30'38.73"S 70°45'55.77"W (ubicación en el Santuario Nacional)
En el Te Deum Ecuménico de Fiestas Patrias, realizado hoy en la Catedral Metropolitana, se repitió ante las cámaras un símbolo que muchos identifican en su forma pero no muchos en su significado: la llamada Cruz de Chile, conocida también como la Cruz de Maipú por encontrarse el modelo principal de este emblema en el Santuario del Templo Votivo Nacional de Maipú, al interior y tras la entrada principal del templo, siendo sacada hasta la luz del Sol en ocasiones precisas de las celebraciones del año.
El símbolo combina corporativamente en su diseño lo litúrgico con lo nacional, y se ha estado asomando en las cruces azules levantadas por los representantes de la iglesia, bordado en los mantos y hasta algunos de los gruesos cirios vistos durante la ceremonia. Es el mismo que aparece a la cabeza de algunas cofradías de la fiestas religiosas como la de Cuasimodo o La Tirana, procesiones, encuentros eclesiásticos, misiones pastorales, etc.
Consiste fundamentalmente en una cruz azul, con el tramo del palo vertical con frecuencia más corto que las representaciones tradicionales de los crucifijos por encima del cruce con el palo horizontal. Allí, justo en el crucero, va una estrella blanca, alusiva a la Estrella Solitaria de la Bandera de Chile. Se completa el diseño con un listón o banda roja que cuelga al frente, colgada de ambos lados del madero horizontal.

martes, 17 de septiembre de 2013

CONCEPTOS GENERALES SOBRE LA BÚSQUEDA Y “PUESTA EN VALOR” DEL PATRIMONIO URBANO

Ésta es la síntesis de guía general que utilizo para las veces en que se me solicita dar alguna charla, relacionada con investigación de cultura y patrimonio urbano con referencia a mis blogs de crónicas sobre ciudades. A ver si le resulta útil a alguien más...
“El que no conoce su historia, toda la vida será un niño” (Lucio Anneo Séneca, s. I)
“Si quien controla el pasado, controla el futuro, ¿Quien controla el presente, controla el pasado?” (G. Orwell, 1949)
La comprensión del patrimonio puede operar como el concepto de algo propio de la identidad de un pueblo, fundamentalmente en relación a la idea de memoria y pasado. Por estas razones, el patrimonio entendido con tales alcances, tiene las siguientes implicancias y alcances:
  • Herencia
  • Memoria
  • Trascendencia
  • Identidad
  • Diversidad
  • Cohesión
  • Desarrollo
VISIÓN CLÁSICA vs. VISIÓN ACTUAL:
ÉNFASIS DE LAS VISIONES CLÁSICAS

ÉNFASIS DE LAS VISIONES ACTUALES
Monumentalismo
<======>
Patrimonialismo
Conmemoración / Efeméride
<======>
Memoria Colectiva e Histórica
Museísmo / Conservación
<======>
Participación Ciudadana
Enfoque en el Objeto
<======>
Enfoque en el Sitio
Lugarización en el Inmueble
<======>
Lugarización en el Conjunto (Contexto)
Natural/ Histórico
<======>
Connatural / Cultural
Valor Material
<======>
Valor Intangible
Identidad Local o General
<======>
Diversidad /Amplitud Identitaria

jueves, 12 de septiembre de 2013

UNA VIEJA MISTERIOSA Y POCO CONOCIDA: LA GRUTITA DE LA VIRGEN EN LA CASA DE LA CULTURA DE ÑUÑOA

Coordenadas: 33°27'23.67"S 70°35'13.83"W
No es una animita propiamente tal ni tiene las típicas placas de agradecimientos por favores concedidos, pero a la grutita de la Virgen en la Casa de la Cultura de Ñuñoa, en avenida Irarrázaval, todavía le quedan devotos y pedidores de su divina intervención, especialmente mujeres mayores que llegan de vez en cuando por el patio de la vieja casona, por su costado oriente. Palmas, cerezos, guindos y duraznos llenan estos patios y pasillos, por lo que la gruta se encuentra rodeada del dominio floral que hay en este sitio.
Dicen los cuidadores, jardineros y algunos visitantes o vecinos de la suntuosa casona (que tuvimos ocasión de consultar durante una concurrida feria de libros que allí se realiza todos los años), que habría sido hacia el período del Primer Centenario de la República cuando se construyó el altar original de la Virgen en este lugar, oratorio correspondiente a la actual grutita situada a los pies de lo que hoy es otro gran árbol del recinto.
Fue un punto de relativo interés para el ejercicio popular de la fe en la comuna, aunque ayer más que en nuestros días. Cuentan que antes había candelabros para colocar velas de adoración o agradecimiento, pero en un patio lleno de hojas secas y ramitas, eso ha de haber sido un riesgo. Sólo quedan unos candeleros fijos a los costados de la base de la estatuilla, dentro de la gruta y lejos de los peligros incendiarios.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

EL ECO DE LOS "RUIDOS DE SABLES"

Coordenadas: 33°26'18.35"S 70°39'12.28"W
El 3 de septiembre de 1924, un grupo de militares rebeldes chilenos llega pateando las puertas al Congreso Nacional en Santiago e interrumpe la sesión del Senado que, en ese momento, discutía sobándose las manos por la holgada dieta parlamentaria que recibirían los congresales de ambas cámaras, por concepto de asignaciones.
Con los pelos parados de susto, el Presidente de la Cámara Alta y el Ministro de Guerra y Marina allí presente, les piden salir de la sala y no causar más alboroto. Los militares acatan, y obedecen pero de todos modos salen protestando y haciendo muy notorio su malestar: en los pasillos y escalas, desenfundan y golpean las hojas de sus sables contra los muros y los peldaños de mármol del edificio del Congreso Nacional, provocando una sonajera temible que no dejará a nadie indiferente.
El ruido de los sables no es capricho: es una advertencia, o mejor dicho una amenaza que se cumple a los pocos días: tras renunciar discretamente al Gobierno el Presidente Arturo Alessandri en vista de la crisis política que se ha generado, entre el 11 y el 12 de septiembre los militares instalan la nueva Junta de Gobierno y disuelven el Congreso, comenzando con esto el fin de la República Parlamentario.

martes, 27 de agosto de 2013

LOS ANCESTRALES "PAREDONES DEL INCA" QUE BORDEARON AL RÍO MAPOCHO

Coordenadas:  33°25'59.75"S 70°39'15.05"W (inicio, aprox.) 33°25'56.03"S 70°39'54.20"W (final, aprox.)
He estado resumiendo acá en el blog material sobre los estudios del arqueólogo Rubén Stehberg y el historiador Gonzalo Sotomayor su célebre artículo del "Boletín del Museo Nacional de Historia Natural" N° 61 de 2012, titulado "Mapocho incaico". Complementados con publicaciones de otros autores, ellos han ido demostrando la existencia de un asentamiento humano de influencia incásica en el Valle del Mapocho, antes de la llegada de los españoles y de la fundación oficial de la ciudad de Santiago del Nuevo Extremo.
Con relación a este tema, importante evidencia podría ser también el caso de los "tambos", "tambillos" o "paredones del Inca" que había en la vega Sur del río Mapocho, desde el actual sector de calle Bandera o Morandé hasta la Quebrada de Saravia, hoy sector del barrio y la avenida Brasil.
De acuerdo a la información que se conoce de ellos, eran murallones relativamente pequeños que desaparecieron con el tiempo, probablemente a mediados del siglo XVII, debido a los cambios urbanísticos de la joven ciudad. Habrían estado formados por una serie de pequeños tramos construidos con piedra y enfilados a la sombra de los arbustos o junto a los pedregales del río.

lunes, 19 de agosto de 2013

"LA PICÁ DEL MUERTITO"... O CÓMO PASAR LAS PENAS A LA SALIDA DE UN CEMENTERIO

"La Picá del Muertito" en sus años de inicio. Imagen histórica expuesta en el propio local.
Coordenadas: 18°31'8.64"S 70°10'28.70"W
Diría que este sitio tiene muchas analogías con el caso del célebre "Quita Penas" del vecindario del Cementerio General y el Cementerio Católico, en la capital. Y aunque en el caso ariqueño no se trata de un refugio de tantos años como el que ostenta Santiago, también corresponde a uno de los sitios más tradicionales y pintorescos de su región, ubicado en calle Los Yaganes 165 del kilómetro 12, casi exactamente al lado del Cementerio de San Miguel de Azapa (uno de los más antiguos de Chile, según se cree), cerca también del museo y de la parroquia. Goza de una fama que ha trascendido fronteras, pues me consta que atrae visitas internacionales.
Hay varios restaurantes interesantes en este sector del Valle de Azapa, como "La Casona" o el "Doña Juanita", ubicado este último a un lado del que nos interesa. El lugar es corrientemente abordado por turistas tentados con el enorme atractivo histórico local, conjunto en el que "La Picá del Muertito" se ha constituido como parte principal de la oferta, un clásico ya, con su sala al estilo de fonda campesina de piso sólido, con administración familiar y un aire que, en general, no es muy distinto de otros boliches parecidos que se pueden hallar por todo Chile, aunque también hay en él algo de la influencia local aimara dominante en la zona.
A pesar de compartir tan explícitamente esa convivencia con el mundo mortuorio que se observa en muchos rasgos costumbristas o folklóricos de nuestro país, en este local -fundado hacia 1975- todo está decorado con globos y banderas chilenas, como al estilo dieciochero de Fiestas Patrias. El techo rústico de tejido con esteras de totora hace que se ilumine con chispas de luz del día el fresco interior cómodamente sombreado del local, aprovechando las bondades del clima ariqueño. Al mismo tiempo, suenan por los parlantes tonadas de campo, cuecas, música del folklore nortino y hasta algunos toques populares como Leonardo Favio. Hay ocasiones en que la cosa se pone más bailable, con grupos de música en vivo.

GUÍA TÉCNICA DEL BUEN BORRACHO: GALERÍA DE LOS MÁS COTIZADOS "TERREMOTOS" DE LA CIUDAD (QUINTA PARTE)

Me ha costado sacar adelante esta quinta guía de tragos "terremotos" de Santiago: por muchas razones que considero preferibles, he decidido ir apartando un poco al alcohol en todas sus propuestas, aunque mantengo la travesura del título original de esta serie de entradas.
A mayor abundamiento, suscribo más bien a la idea de que el fomentar la borrachera no puede ir más allá de la humorada o del chiste fácil, digamos a lo canción de "Los Mox!", pero quisiera no hacerme parte ya de los dramas que involucra la ingesta desmedida de bebidas embriagantes que practica nuestro pueblo, por alguna extraña razón cada vez más infeliz y triste desde que recuperó sus noches de vida bohemia por las que tanto lloraba, olvidando que aquellas eran un reflejo del ánimo contenido en el día y no una mera válvula de escape a las desgracias de ese mismo día.
Qué decir, entonces: sólo invitar a mis compatriotas a seguir disfrutando de la ambrosía de nuestro trago nacional no reconocido, el "terremoto", pero con las archiconocidas advertencias de no conducir, no desafiar la buena suerte y no olvidar que vivimos en una sociedad atestada de ladrones y asaltantes al acecho del indefenso, para desgracia del orgullo patrio, y que han encontrado en los discursos sociales y dogmas sociológicos una buena excusa ante el tribunal para diluir en todo el resto ciudadano lo que, a fin de cuentas, son sus responsabilidades individuales.
Me explico: sería una lástima que el embriagante y alegrador "terremoto" pasara algún día desde este estatus cultural y folklórico al anatema de vicio provocador de muerte, accidentes o conductas reñidas con la convivencia mínima. Parte del esfuerzo de quienes fomentamos su conocimiento y veneración, entonces, debe ir orientado también en promover su consumo responsable, aunque sea por  protocolo. No quiero entrar en prédicas de mesura cínica, por supuesto,  pero el lector recordará una máxima a la que ya antes me he referido en este blog: incluso para quedar botado de ebrio, hay formas medianamente responsables e inteligentes de hacerlo.

lunes, 12 de agosto de 2013

¿EL ENIGMA DE LA CIUDAD DE SANTIAGO EN UNA MILENARIA PIEDRA DEL MUSEO VICUÑA MACKENNA?

Fotografía del paseo del Cerro Santa Lucía recién inaugurado. Se cree que la piedra en cuestión podría haber sido hallada en este cerro durante los trabajos iniciados hacia 1872 por la Intendencia de Santiago, por entonces a cargo de don Benjamín Vicuña Mackenna.
Coordenadas: 33°26'28.44"S 70°38'1.75"W
He publicado con anterioridad las dos primeras partes relativas a los estudios históricos y arqueológicos que demostrarían la existencia de un asentamiento humano en el Valle del Mapocho desde mucho antes de la fundación oficial de la ciudad de Santiago y bajo administración del Tawantinsuyu. La primera parte la dediqué directamente a los trabajos publicados por Stehberg y Sotomayor en base al material arqueológico del valle, y la segunda en relación a los documentos coloniales y crónicas que irían en demostración de esta teoría.
Sin embargo, para abordar la siguiente parte de esta serie y especialmente los capítulos relativos a la existencia de una geografía sacra dentro del valle mapochino creo necesario traer al blog -primero- algo relativo a la piedra ceremonial que se cree encontrada en la planta histórica de Santiago y que se halla ahora en el Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna, en el número 94 de la avenida del mismo nombre. Hasta hoy, sólo tenía publicada una nota corta (año 2012) en otro sitio ya cerrado, que pretendo usar de base para extenderme en ésta.

lunes, 5 de agosto de 2013

OSNOFLA: LA COMEDIA Y LA TRAGEDIA DE UN CREADOR PROLÍFICO

Una caricatura de Osnofla en sus días como colaborador y subdirector de revista "Pobre Diablo". Agradecimientos a Emiliano Valenzuela.

La memoria cultural chilena ha sido infame y cruel con Osnofla, al punto de que casi no se han dejando muchas pistas sobre su prolífico paso por el mundo de la sátira editorial y hasta se ha avalado -de alguna manera- una impostura sobre la autoría de su más célebre poema de humor. Es como si el trágico final de su vida no hubiese bastado para saciar el ensañamiento con que fuera castigado en vida, continuando ahora sobre su recuerdo, si es que algo hay de él.

Luis Enrique Alfonso Mery, más conocido en su época por el pseudónimo que se hizo con su apellido invertido, hoy sigue siendo reconocido por poco más de un puñado de investigadores del comic chileno, entre quienes están los que han escrito algo sobre el autor. Nacido en 1899, era un señor gordito, de mirada inocente y risueña, siempre vestido de terno y pantalones con tirantes. Llegó a ser un talentoso periodista satírico, poeta y caricaturista de la editorial Zig-Zag, contemporáneo y colega de algunos de los mejores exponentes del oficio en Chile. Solía firmar también como OSN, Love de Pega, Chiri Moya y Baudelaire Gutiérrez.

Documentación facilitada por el periodista e investigador M. Emiliano Valenzuela, familiarmente relacionado con Alfonso Mery, confirma que figuraba también como redactor de la célebre revista “Topaze”, pocos años antes de fallecer y cuando ya se hallaba residiendo en los bordes del barrio Mapocho, enfrente de donde está el Departamento de Teatro de la Universidad de Chile. Esto también aparece mencionado en una nota póstuma hecha por la revista “Pobre Diablo”.

Alfonso Mery tenía un estilo gráfico muy parecido al del caricaturista Pat Sullivan, autor australiano-estadounidense de la clásica tira “Laura” y del famoso gato Felix. Señala el experto en historia del cómic chileno Mauricio García que sus inicios habrían estado en “Garabatos”, revista de humor con noticias en broma e ilustradas, publicación comentada alguna vez incluso por figuras como Pablo Neruda y Alfonso Calderón. También fue colega directo de grandes consagrados de estas artes como René Ríos, alias Pepo, y Jorge Carvallo, alias Jorcar.