_____________________

_____________________

domingo, 23 de diciembre de 2012

POETAS Y PLAGIOS: LAS "YAYAS" DE TRES ICONOS CHILENOS

Huidobro, Neruda y Zurita... Quizás unidos por algo más que sólo la poesía.
El plagio es casi una institución en ciertas esferas del mundo del las artes: copiar ideas, conceptos, metáforas, estilos y piezas completas, de forma y de fondo. Una institución a la par que una amenaza, donde hasta productores de best sellers como Dan Brown y J K Rowling han debido soportar acusaciones de este tipo.
Es difícil de precisar, con frecuencia: existen plagiadores profesionales capaces de copiar entera un idea sin repetir una sola palabra o nota de la original, por lo que sólo el plagio burdo y descarado suele ser el más evidente e incuestionable. Tampoco es claro el plagio en su amplitud como falta: muchas veces, se plagian ideas y contenidos generales que se los adjudican para sí otros, mas no la forma; y en contraste, en otras ocasiones se señala erróneamente como plagio a quienes se fundan o inspiran en el trabajo de otros, de manera legítima para sus propias creaciones.
Por desgracia, América Latina parece ser prolífica también en ejemplos y acusaciones similares de copia, parasitismo o apropiación creativa; y Chile, en este caso, tampoco es una excepción: la colección de chismes nacionales transitan desde las bases musicales del grupo "Los Prisioneros" en sus inicios, claramente imitando bandas como los estadounidenses "The Cars", hasta el gran maestro Nicanor Parra recitando el mal llamado "Poema XXI" sin revelar a su público que era de Luis Osnofla Alfonso, difundiéndose así el mito de que corresponde a su autoría. De hecho, se han retirado premios literarios por acusaciones de plagio, y se han eliminado canciones en importantes festivales por el mismo cargo.
En la música y la lírica, sin embargo, las acusaciones y revelaciones de plagios propiamente tales, se estrellan con una resistencia que es comprensible en el ambiente de pasiones y devociones que generan estos y otros géneros del arte, que corren a aferrarse a argumentos como la "inspiración" o la "derivación". Cada cual ve, así lo que quiere ver y hasta el más evidente caso de plagio desvergonzado puede ser susceptible de relativizarse, explicarse y parcializarse con argumentaciones ingeniosas, nacidas únicamente de la angustia y de la negativa a poner en entredicho el prestigio del cuestionado. Uno de los recursos más recurridos para esta licuadora de la abstracción es apelar a la legitimidad de la "intertextualidad" de los creadores, además de exaltar su condición de precursores-pioneros o bien echar mano a la falacia de poner como garantía de honestidad y ética la demostrada creatividad irrefutable del resto de su obra. Incluso sale al baile la cantaleta del instinto de "transgresión" o el "rupturismo".

jueves, 20 de diciembre de 2012

LOS ORÍGENES DEL PESEBRE NAVIDEÑO "CHILENIZADO" Y SU FOLKLORIZACIÓN

Un pesebre de estilo "rural", tradicional chileno (Revista "En Viaje", 1967).
Coordenadas: 33°26'15.31"S 70°39'7.57"W (ubicación del pesebre en la Catedral de Santiago durante Navidad)
Hace algunos años publiqué por estas mismas fechas y en este blog, un resumen de la historia del pesebre universal y de cómo muchos símbolos de naturaleza precristiana e incluso pagana se reflejan en las versiones que se hacen del mismo acá en Chile, al igual que sucede con el pino navideño, como los animales escogidos para la escena del Nacimiento y ciertas tradiciones asociadas al mismo desde sus orígenes por intervención de San Francisco de Asís en las costumbres navideñas.
En la proximidad de esta Navidad 2012, quisiera aprovechar de profundizar un poco más, ahora, en los antecedentes de la "chilenización" del pesebre popular de nuestro país, entendiéndose esto como una folklorización del mismo: su incorporación a las tradiciones de raigambre criolla, por un lado, y la adición a él de elementos que podríamos reconocer como provenientes de esta misma instancia, por otro.
El pesebre "chilenizado", entonces, es aquel que suele ser compuesto y representado con personajes a la usanza más apropiada a la identidad nacional, como sucede con la estética campesina, incluyendo algunos ponchos en los personajes, sobreros tejidos y otros elementos tomados del folklore chileno. La incorporación de esto a veces llega incluso a una especie de ramada pajiza simbolizando el lugar del Nacimiento de Belén, o bien un diseño de elementos reconociblemente campestres y rurales rodeando a la escena y formando parte de la misma. En los casos más audaces se representa el pesebre con influencias de identidades específicas, como huasos, pescadores, mineros o indígenas.
Mucha de aquella tradición pesebrera chilena puede observarse también en el nacimiento navideño que se instala todos los años en la Catedral de Santiago, como veremos más abajo, el principal de los que aparecen en varios otros recintos de la capital donde son montados por estas fechas. Además, sus ancestros deben estar en los primitivos pesebres presentes en tiempos de la Colonia, incluyendo preciosas piezas de colección conservadas en fanales y retablos, como los que están en el Museo del Carmen de Maipú. De alguna manera, entonces, la popularización de estas composiciones de origen religioso y artístico fue adaptándose al folklore artesanal y la identidad criolla, dejando atrás los elementos de mayor refinamiento y lujo.

HAY O NO HAY "MANO"...

“Se da la mano”, “hay buena mano” o simplemente “hay mano” se usa para referirse a si una propuesta o posibilidad es viable y con expectativas reales de éxito. Por el contrario, si “no se da la mano” o “no hay mano” con respecto a una situación o expectativa, ésta es inviable, riesgosa o no vale la pena abordar, por lo tanto, se “pasa” y no se participa.
La expresión ha pegado fuerte en el lenguaje de los chilenos desde hace unas décadas. Entre los viajeros y mochileros, por ejemplo, hay fama de ciertos puntos de la carretera donde es más fácil que “se de la mano” y logren conseguir un aventón; y “veamos si se da la mano” dice otro que, urgido de financiamiento, se encuentra con un conocido y corre a tratar de convencerlo de facilitarle un préstamo. Lo mismo sucede si, con buena persuasión, se consigue una rebaja, una entrada gratis a la disco, una jarra de cerveza a gentileza de la casa o un amigo mártir que se abstiene de beber para llevar a los demás festejados a su casa… En todos estos casos, “se dio la mano”.
Es muy posible que el término provenga de la nomenclatura y del argot de los jugadores de póker: mano se llama allí a la combinación de cartas o naipes ingleses con los que se juega, mientras que la buena mano es aquella que resulta promisoria para apostar y arriesgarse en la vuelta de una partida. Así, si se va a la apuesta, “se muestra la mano”. La mano del póker “se da”, entonces, si cumple con ser buena para asumir tal riesgo (carta más alta, par, doble par, tercia, escala, color, full, póker o escala real), en tanto que “no se da” si es muy baja, numéricamente pobre y cualitativamente insegura para aceptar o subir una apuesta... “No hay mano”, en otras palabras.

lunes, 17 de diciembre de 2012

UN TEMPORAL DESCENSO PARA LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN EN LA CATEDRAL METROPOLITANA

Detalle de la Asunción de la Virgen María, hacia 1915.
Coordenadas: 33°26'15.31"S 70°39'4.78"W (ubicación histórica) 33°26'15.49"S 70°39'8.47"W (ubicación temporal actual)
Somos una generación, primera después de un siglo, que tendrá la oportunidad de ver y tocar la colosal imagen de la Asunción de la Virgen que pasó toda la centuria pasada y parte de la actual arriba de la Catedral de Santiago, templo consagrado a ella. Se la halló en todo este tiempo coronando el frontón central de su fachada hacia la Plaza de Armas, apareciendo en todas las fotografías turísticas y postales del templo hasta el fatídico Terremoto de 2010, que puso en peligro su aparentemente sólida estabilidad y resistencia.
Como no todos están al tanto de que está desmontada, descendida a nuestro suelo profano y actualmente en exhibición con gran cantidad de información sobre la misma, recomiendo ir a admirar esta magnífica y artística figura al alcance del tacto, por ahora dispuesta atrás del templo y a un costado, más cerca de sus puertas traseras (calle Bandera), esperando la hora de su regreso a las alturas del mismo edificio. Algunos devotos ya ha comenzado a llevarle flores e ir a orar a sus pies, sintiendo el impulso irresistible de la fe popular.
La hermosa figura es de fabricación italiana y fue solicitada para los últimos trabajos de remodelación del templo que serían realizados por el arquitecto Ignacio Cremonesi (también italiano) entre 1898 y 1906, los que le dieron el aspecto definitivo al edificio. Tras llegar a Chile la imagen, se la colocó al centro de la fachada por representar la entidad para la cual estaba consagrado el templo, pero fue acompañada en este frente por otras dos imágenes: El Apóstol Santiago (patrono de la ciudad) a la izquierda y Santa Rosa de Lima (patrona del Nuevo Mundo) a la derecha. Ambas son más pequeñas que la figura mariana y se ubican en posiciones más bajas que la suya.

jueves, 13 de diciembre de 2012

AQUELLO QUE ES "MULA": EL ORIGEN DE UN CONCEPTO



Fuente imagen: www.fotolog.com/chapame_biemm
La mula o mulo es una cruza entre una yegua (hembra del caballo) y el burro o asno (macho). Su nombre proviene del latín mulus, para señalar a cualquier híbrido, mezcla de especies distintas. Al igual que el burdégano (que resulta de la unión de un caballo con una burra) es un animal estéril en la mayoría de los casos, razón por la que en ciertas épocas se hablaba peyorativamente de las mujeres que no podían procrear hijos como “mulas”, nombre que en países caribeños se ha dado también a los homosexuales.
Son buenas para la carga y en ciertas etapas de crecimiento antes de llegar a la adultez, las mulas pueden resultar parecidas a una hembra de burro, razón por la que, supuestamente, hubo un tiempo en que algunos inescrupulosos las vendían a inexpertos como si fuese realmente una burrita, quienes la compraban creyendo adquirir un animal de carga y también reproductor. También las metían entre los rebaños de caballos jóvenes en las ventas por lote, estafa que el engañado comprador descubría sólo después de la adquidición en los remates de campos y ranchos. De ahí provendría también “meter la mula” o “vender la mula”, que era muy popular en la tradición oral de los campos chilenos, pero también en territorio platense, donde se hizo sinónimo de mentira.

viernes, 7 de diciembre de 2012

PLAZA BALMACEDA: OTRO RECUERDO DE LA ÉPOCA DEL FERROCARRIL Y DEL TRANVÍA

  
Vista del sector aproximado donde está la actual Plaza Balmaceda, en la curva de Matucana hacia el Barrio Mapocho, tomada en el antiguo recinto de la primera Estación Yungay hacia 1870, con el cerro San Cristóbal de fondo. Fuente imagen: fotografía de Eugène Maunoury del Archivo Visual de Santiago.
Coordenadas: 33°25'38.81"S 70°40'42.04"W
Algunas entradas más atrás repasé un poco sobre la historia de la desaparecida Estación Yungay, frente al barrio del mismo nombre allí en los deslindes de la comuna de Santiago y la Quinta Normal, por los orígenes de la avenida Matucana. Corresponde ahora hablar de la plaza que se encuentra exactamente al frente del ex complejo, y que tenía mucha relación con la actividad de ese ferrocarril, como veremos.
Esta plaza de forma triangular ocupa un área de unos 70 a 80 metros por lado dentro de la cuadra, delimitada por las calles Presidente Balmaceda, la cola de la avenida Carrascal (que llega hasta este punto como residuo de la larga calle principal del mismo nombre) y la desembocadura de calle Maipú. Se encuentra justo en donde comienza la vuelta de avenida Balmaceda hacia Matucana, en un barrio obrero y semi-industrial profundamente influido por la actividad ferroviaria que dominó por tantos años este mismo sector que antes era, más o menos, el límite de la ciudad con los terrenos chacareros y arrabaleros del mítico Chuchunco.

lunes, 26 de noviembre de 2012

JORNADAS Y POSTALES DEL SEGUNDO FESTIVAL DE "JAZZ A LA VEGA"

Coordenadas: 33°25'43.60"S 70°38'57.63"W (Patio de Remates)
El año pasado, por estos mismos días, comenté algo sobre el Primer Festival "Jazz a la Vega", espectáculo gratuito de dos noches ofrecido en el famoso Patio de Remates del mercado de La Vega Central. Pues bien: acaba de tener lugar el segundo festival durante los días viernes 24 y sábado 25 de noviembre recién pasados, de 19:00 a 22:30 horas, y la experiencia nuevamente arroja un positivo saldo cultural y un buen recuerdo más para la intensa historia veguina.
Tal como señalé hace un año, queda claro por la convocatoria y por la calidad de los músicos exponentes, que con "Jazz a la Vega" ha comenzado una nueva etapa para la ciudad de Santiago con este singular encuentro organizado por el Colectivo Mapocho y especialmente por su fundador, el pintor y fotógrafo Senaquerib Astudillo. Y aunque soy enemigo acérrimo de ese concepto de mass media descrito como "la tradición que llegó para quedarse" (porque si algo acaba de llegar, no puede ser "tradición"), no hay duda de las grandes proyecciones que tiene "Jazz a la Vega", ni de la indiscutible integración cultural que el festival tiene con su escenario allí, en el antiguo mercado chimbero.

lunes, 19 de noviembre de 2012

EL INVERNADERO FRANCÉS DE LA QUINTA NORMAL: AGUARDANDO POR EL REGRESO DE SUS JARDINES FLORALES

El invernadero cuando aún estaba en buen estado (fuente imagen: invernadero-quintanormal.cl).
Coordenadas: 33°26'35.09"S 70°40'52.32"W
Una tierna y hambrienta gatita abandonada vive dentro del antes fastuoso y elegante edificio del Invernadero de la Quinta Normal, parque en el que se constituía como todo un símbolo y una imagen característica de antiguos paseos. Pasando sus malos días en la cúpula central, el animalito parece ser uno de los últimos seres vivos en este maravilloso lugar, ayer rebosante de verdor, de flores y de un verdadero homenaje a la poesía botánica, en sus cerca de 60 metros de longitud y más de 500 metros cuadrados de superficie, pero ahora ruinoso y torturado por esos recuerdos que contrastan con su deplorable realidad a espaldas del ex Palacio de la Exposición, hoy sede del Museo Nacional de Historia Natural.
El Invernadero de la Quinta Normal, por ahora uno de los más penosos y somnolientos Monumentos Históricos de Chile, fue habilitado para el Jardín Botánico Nacional en el sector Sur-Oriente del parque, hacia el lado de la conjunción de las avenidas Matucana con Portales, en la calle interior René Le Feuvre número 249, justo atrás del ex Instituto Agronómico de la Universidad de Chile, hoy edificio del Museo de Arte Contemporáneo. Algunos indican que fue el naturalista alemán Rudolf Amandus Philippi quien habría dirigido la instalación, con la intención de disponer de un recinto que sirviera para albergar, estudiar y exponer especies botánicas que no podrían conservarse de otra forma bajo el clima de Santiago, aunque veremos que fue en realidad su hijo Friedrich. Se recordará, además, que el Parque de la Quinta Normal de Agricultura había sido construido entre 1838 y 1841, trabajos en los que participó el sabio francés Claudio Gay creando un bello jardín con plantas exóticas, primero de carácter botánico y expositivo allí en el terreno.

lunes, 12 de noviembre de 2012

LA DULCE Y ESPESA HISTORIA DEL MANJAR BLANCO: ¿UN PRODUCTO DE ORIGEN CHILENO?

El dulcero, con su bandeja, en las ilustraciones sobre costumbrismo chileno del sabio francés Claudio Gay. El personaje fue uno de los más conocidos y queridos de la Colonia y primer siglo de la República, especialmente por los niños. En su canastillo ofrecía también algunos pequeños confites artesanales hechos con dulce de leche o majar blanco. Es una suerte de ancestro de las actuales "palomitas" vendedoras de dulces.
Debo admitir que la posibilidad de que el delicioso manjar blanco o dulce de leche sea de origen chileno no estaba en mi conocimiento, sino hasta hará un par de años a lo sumo, cuando se reveló ante mí el contenido de un interesante libro de 1998 titulado "Los sabores de la patria: las intrigas de la historia argentina contadas desde la mesa y la cocina", del periodista argentino Víctor Ego Ducrot.
Aunque no me entusiasma mucho la idea de forrar con una bandera patria productos de supermercados (es imposible no herir corazoncitos, como se puede ver en otros artículos de este mismo blog), la verdad es que todavía me asombra este dato que aquí en nuestro país ha pasado casi inadvertido, en parte también por la falta de conciencia que tradicionalmente impera en Chile sobre su propio patrimonio (culinario, en este caso).
Me he tomado el trabajo de buscar verificación a las afirmaciones vertidas por el escritor bonaerense y de otras que van en el mismo sentido. Y, bueno: parece ser que esta versión sobre el origen del dulce de leche -verdadero símbolo del folklore y la repostería argentina- tiene bastante asidero y sí podría ser en realidad "natural" de nuestra humilde faja de tierra a este lado de Los Andes, donde enseñoreara las ofertas de postres y pasteles de célebres confiterías de nuestra capital como el "Casino Bonzi", "El Santiago", "El Goyescas", "Café Torres", "El Pic-Nic", "Café Santos", "Café Paula", el "Chez Henry" y los famosos salones de té que había en el Portal Fernández Concha o el Portal Edwards, por mencionar algunos. Quiero compartir, por lo tanto, la información de la que dispongo ahora con relación a este asunto, aunque como se trata de un tema que puede ser interpretado con ribetes controversiales tocando pasiones y emociones, prefiero apoyarme en la citas de los autores consultados más que en la deducción o inducción de afirmaciones basadas en los hechos que ellos expongan.
Bien, aquí vamos...

CANUT DE BON, EL PRIMER “CANUTO”

(Retrato en base a imagen de protestantedigital.com)
Hace más de un siglo ya que los evangélicos chilenos son llamados popularmente “canutos”, algunos de ellos asumiéndolo con más gracia y buen humor que otros. El mote incluye impropiamente a los metodistas, como protestantes. A su vez, a veces se les llama así en forma cariñosa, también, pero en otras con connotación claramente peyorativa.
¿De dónde viene semejante motete, que en otros lados es sinónimo de cigarrillo artesanal, "pito" de marihuana, cambucho o tubo? Varios conocen esta pintoresca historia.
La explicación está en el apellido del Reverendo Juan Bautista Canut de Bon Gil (1846-1896), ilustre predicador español venido a Chile hacia 1871, donde formó familia convertido al protestantismo y dejando una enorme y perdurable huella en la historia del ejercicio religioso dentro de nuestro país. El predicador también fue patriarca de su prolífica dinastía familiar en Chile: padre de los bohemios artistas Barack y Carlos Canut de Bon, y abuelo del escritor, poeta y músico Sergio Canut de Bon.

Juan Canut de Bon, valenciano de nacimiento pero al parecer de una familia de origen danés relacionada con Cataluña, se había formado inicialmente en la religión católica postulando incluso a seminarista jesuita en su patria. Pero hacia los años que coinciden con los albores de la Guerra del Pacífico, comienza a adoptar el credo evangélico con gran convicción, inspirado en la actividad predicadora de William Taylor, a quien asistiera en estas labores en Santiago. Taylor había predicado en Asia, África y Europa, por lo que su obra y sus aventuras fascinaron al joven seguidor. Así, Canut de Bon se vincula así a la Iglesia Metodista dedicándose a difundir con enorme entusiasmo y energía la fe en algunas ciudades del Norte Chico y de la zona Sur del país, además de asumir roles que lo relacionan con el ejercicio de la educación.

martes, 6 de noviembre de 2012

LOS RESTOS SUFRIENTES DE LA EX ESTACIÓN YUNGAY

La Estación Yungay, tal como lucía en los años en que estuvo operativa.
Coordenadas: 33°25'37.59"S 70°40'43.85"W (principal) - 33°25'28.54"S 70°41'5.74"W (cabina Norte) - 33°25'48.52"S 70°40'52.85"W (cabina Sur)
Pocos recuerdan a qué corresponde el zócalo en ruinas que se encuentra al final de la avenida Balmaceda justo en el cruce con Carrascal, donde comienza la curva de los orígenes de Matucana a escasa distancia del río Mapocho. El desierto y condenado primer piso en ruinas con un acceso en arco al igual que sus cuatro vanos-ventanas al frente, más otras laterales, es todo lo que queda para la memoria de la ciudad de un edificio que antes tuvo dos niveles y un tercero a modo de mirador, con estilo elegante y afrancesado. Sólo algunas familias y perros abandonados rondan por allí ahora, entre escombros, pastos secos y escalinatas subiendo hacia ninguna parte.
Estos restos pertenecen a la alguna vez conocida y activa Estación Yungay, servicio situado en este trayecto del tren urbano desde mucho antes de la propia construcción de la propia Estación Mapocho, más al oriente. Este sector de la ciudad, a su vez, se halla en los terrenos que alguna vez pertenecieron a la Chacra o Llanito de Portales, donde comenzó a crecer el connotado Barrio Yungay, recibiendo este nombre en 1839, en el actual límite de la comuna de Santiago con la de Quinta Normal. Más hacia el poniente estaba el territorio chacarero y arrabalero de Chuchunco. 

miércoles, 17 de octubre de 2012

BENJAMÍN GONZÁLEZ CARRERA: ENTRE LOS "RECUERDOS DE UNA FAMILIA" Y "UN CHILENO DE TOMO Y LOMO"

La semana recién pasada, falleció don Benjamín González Carrera, veterano investigador histórico, ex profesor, genealogista y escritor, integrante de varios centros de investigación histórica, ex-miembro del equipo de investigadores del Centro de Estudios Históricos Lircay, ex director del Comité Patria y Soberanía y del Instituto de Investigaciones Históricas José Miguel Carrera, además de descendiente directo del mismo héroe de la Independencia.
Para quienes fuimos sus amigos fue un hecho tan triste como esperable, sin embargo, pues su último tiempo los había pasado con dificultades de salud y ya condenado a una silla de ruedas, a pesar de haber concluido en este mismo período una importante obra que lo colocara merecidamente en las bibliotecas y librerías nacionales.
Nacido el 25 de marzo de 1921, don Benjamín era cuarto hijo de entre 12 hermanos del matrimonio entre don Juan Vicente González Mira y doña Merceditas Carrera Benavente, siendo el mayor de los retoños de la pareja el destacado y querido sacerdote de los Sagrados Corazones, Padre Juan Vicente González Carrera. Recordamos a Benjamín especialmente, sin embargo, por haber sido siempre fue un hombre disponible para asistir a generaciones nuevas de investigadores, sin altanerías ni intereses políticos, pues nunca hizo distinciones entre la gente que se lo solicitara. Un gran sujeto y un gran patriota; pero, sobre todo, un gran amigo.

viernes, 12 de octubre de 2012

EL ENORME GALPÓN DE LA ESTACIÓN DE SERVICIO SUR DE SANTIAGO

Coordenadas: 33°28'6.75"S 70°37'44.75"W

En estas coordenadas puede verse, desde servicios de fotografía aérea o registro satelital, un enorme galpón oscuro situado en calle Padre Orellana 1876, entre las calles Ñuble y General Gana, en medio de este clásico barrio santiaguino. Calculo que debe tener 10 metros de altura, 70 de largo y unos 27 de ancho, proporciones que lo hacen parecer un verdadero hangar enclavado en plena ciudad, dentro de un terreno todavía más grande y que pertenece a la Dirección de Mantenimiento de la Municipalidad de Santiago.

Es una curiosidad que una estructura de tales dimensiones sea tan poco conocida y advertida en la ciudad, perdiéndose entre cuadras antiguas y nuestra inclinación citadina a transitar por la metrópoli casi sin mirarla. Sólo el tránsito de camiones amarillos con sellos municipales que entran y salen desde ella, si es que también alguien los nota, puede motivar quizás la curiosidad de algún santiaguino para preguntarse a qué corresponde este gran espacio techado, del que brotan además los ruidos de motores en marcha y potentes chorros de mangueras de limpieza.

lunes, 1 de octubre de 2012

¿Y LES LLAMAN "PALOMAS"?

Fuente imagen: encuestafacil.com
Ni los varios años que trabajé en publicidad me permitieron saber quién fue el patudo que bautizó como “palomas” a esos adefesios de comunicación comercial y propagandística compuestos de dos paneles con una unión articulada en su parte superior, y que ahora están siendo colocados de a miles por todo el país. Les hubiese quedado mucho mejor la denominación de “buitre”, “jote” o “gallinazo”, si se trataba sólo de comparar su forma con la de un ave. Los colgantes, en cambio, quedarían bien motejados como “murciélagos”, por razones obvias.
La publicidad de las campañas políticas ya tiene sus propios mártires, por cierto. Hace unos cinco años, por ejemplo, un brigadista del comando electoral de un comediante que quiso vivir la experiencia de ser alcalde en La Florida, falleció electrocutado mientras ponía esos carteles colgantes estrictamente prohibidos por la Ley 18.700, Artículo 32. El finado era un padre de familia y tenía 44 años, probablemente rebajándose a trabajar en la propaganda política más por necesidad económica que por convicciones, que ya muy pocos sustentan aún entre la (justificadamente) apática y decepcionada sociedad chilena.
Irónicamente, pocos días antes la misma basura colgante y del mismo candidato, había producido otro grave accidente cuando un camión arrasó postes, tendidos eléctricos y semáforos por pasar a llevar con su altura los cables que estaban totalmente curvados por el peso de estos “murciélagos” de cartón. Milagrosamente, la cuestión no fue peor ni causó más que daños materiales, pese a haber sucedido junto una concurrida feria libre y cuando transitaban muchas mujeres y niños.
Todo aquel desastre se debió al peso de los afiches, con el agravante de que aún no estaba autorizada  siquiera la instalación de propaganda política (se daba el “vamos” en la medianoche). Los brigadistas (quizás incluido el que después murió electrocutado), nuevamente violando las restricciones legales pero cumpliendo órdenes de esos rufianes de mal aspecto y barbas aceitosas que siempre son puestos a cargo de la propaganda política de los comandos, habían colocado una cantidad grosera de publicidad en el cableado, guateando los cables y causando así este accidente.

lunes, 24 de septiembre de 2012

CÓMO CONOCER LOS PAISAJES Y GENTE DE CHILE SÓLO TOMANDO EL METRO

Coordenadas: 33°26'34.50"S 70°38'42.35"W (Estación Santa Lucía)
Lo primero que hice al año pasado al regresar de mi temporada invernal siempre fuera de la capital, fue comentar la exposición que la DIBAM monta en sus vitrinas  de la Estación Meto Santa Lucía, encargada a mi estimado amigo el periodista cultural y verdadero gentleman Víctor Mandujano. En aquella ocasión se trataba de la muestra fotográfica sobre el trabajo de Alfredo Molina La Hitte, el retratador de la bohemia y la revista chilena, a la que siguió otra notable exposición relacionada con las vacaciones "de nuestros abuelos", en la misma vitrina.
Ahora, que estoy de regreso en un Santiago tibio tirando para frío tras meses a Sol intenso y aridez casi absoluta, me corresponde destacar una nueva exposición que se realiza en estos mismos momentos y en estas mismas galerías en el andén Sur de la estación del metro: "Paisajes y gente de Chile", con  26 hermosas imágenes históricas seleccionadas sintetizando un recorrido por la diversidad étnica y geográfica de Chile... Puñete en la guata para los dogmáticos que siguen pregonando la idea chata de que somos un país plano, sin variedad y sin razones para  inflar el pecho: huasos, rotos, mapuches, niños, ancianos, obreros industriales, trabajadores del campo, paisajes agrestes, paisajes urbanos, etc.

UN DETALLE SOBRE EL ESCUDO DE LA TRANSICIÓN DE CHILE: LA COLUMNA DE LA LIBERTAD

Versión del escudo, coincidente con el diseño en la representación que hace José Gil de Castro con el "ángel" que sostiene el conjunto. Fuente imagen: "La Estrella de Chile" de Gastón Soublette.
Nota: este artículo lo tenía publicado acá mismo en una versión resumida. Ahora que he fusionado todos mis blogs en éste, decidí reemplazar la síntesis por esta versión completa del artículo, respetando su fecha original de publicación, para no tener en el blog dos entradas con el mismo tema.
Recientemente, se cumplió en las efemérides del calendario un nuevo aniversario de la adopción del segundo escudo de Chile, blasón de inspiración profundamente americanista y libertaria que retomó algunos elementos del primer escudo hecho en la Patria Vieja por don José Miguel Carrera.
Como se recordará, el primer blasón patrio incluía el eslogan independentista "Por consejo o por espada. Después de la oscuridad, la luz" ("Aut consilio aut ense. Pox tenebras lux"). Tanto el emblema como sus divisas estuvieron vigentes hasta la estocada de muerte que recibió la Patria Vieja en el Desastre de Rancagua, de 1814.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

EL LEGENDARIO DE LA SUB-TERRA INSTITUTANA

Artículo en la revista "Patrimonio Institutano".
Coordenadas: 33°26'43.23"S 70°39'2.51"W
Artículo del autor de este blog, publicado en la revista "Patrimonio Institutano" N° 2 de abril de 2011:
Me ha tocado seguirle la pista a los principales mitos de galerías perdidas bajo la ciudad de Santiago, desde las misteriosas grutas del cerro Santa Lucía hasta el mítico Subterráneo de los Jesuitas, que al parecer no era tan mito después de todo. Algunas son reutilizadas por nuevos establecimientos, como el “sótano de la Quintrala”  que alberga a un conocido restaurante de calle Agustinas; y en años recientes se realizaron hallazgos de bóvedas en calle Lira llegando a Alameda; otros, a cinco o más pisos de profundidad frente al Teatro Municipal mientras se construían los estacionamientos. También se recuperó recientemente un nivel inferior de la Municipalidad de Santiago, otrora usado como calabozos.
Mito o realidad, y con frecuencia más lo uno que lo otro, el Instituto Nacional también ha sido alcanzado por las historias de los subterráneos perdidos, ostentando, de hecho, uno de los casos más concretos y que arroja también sus propias historias al conjunto general de esta clase de leyendas.

martes, 28 de agosto de 2012

EL ORIGEN DEL "PLAZA ITALIA PARA ARRIBA"

Plaza Baquedano, cuando era "Plaza Italia" con el monumento en su centro.
Hoy, quizás no es muy real ni precisa esta división socioeconómica que el imaginario colectivo santiaguino ha colocado en la mal llamada Plaza Italia, en realidad Plaza Baquedano, a pesar del error nominal generalizado que persiste en la comprensión toponímica este lugar. Sin embargo, el cambio de aspecto y apariencias urbanas sin transiciones precisamente en este punto, ha afianzado tal percepción de un Gran Santiago dividido en dos allí mismo.
Es un hecho, entonces: la tradición oral ha levantado el muro social precisamente allí, para distinguir a los estratos altos de los más modestos, en “Plaza Italia pa’arriba” y “Plaza Italia pa’abajo”. La referencia tuvo cierta abundancia también en discursos de los día de la Unidad Popular, quizás terminando de hacerse masiva a principios de los setenta en el uso corriente, hasta nuestros días. Incluso el propio gobierno del Presidente Allende fue atacado alguna vez en los momentos de mayor tensión con los opositores, usando algunos de estos el argumento de que tanto la residencia de Tomás Moro como las de la mayoría de los ministros estaban en el tan vilipendiado territorio al oriente de la Plaza Italia.

viernes, 20 de julio de 2012

UN ASESINATO Y SUICIDIO EN EL CONGRESO NACIONAL DE CHILE

Diputado Luis Correa (izquierda) y senador Zenón Torrealba (derecha)

La política partidista, por su propia naturaleza carnívora, ha arrojado a la historia de Chile varios episodios de enorme curiosidad y de los que hoy se habla escasamente, escondidos bajo mantos de vergüenza y del falso decoro, especialmente en la Cámara de Diputados del Congreso Nacional de Chile, donde la inexperiencia y el afán de figuración de los actores los traiciona con frecuencia, haciéndoles actuar movidos por el ímpetu o el descontrol.

Al respecto, sería más fácil encontrar información en una revista "Topaze" que en libros de historia, sobre todas estas sabrosuras: el disparo al cielo de Jorge González von Marées en el primer día de sesiones de la Cámara Baja, los cenicerazos de la Carmen Lazo contra sus adversarios o la vez que Mario Palestro advertía en un discurso a la derecha que pendía sobre sus cabezas "la espada de Pericles" (sic), sólo por mencionar algunos hitos.

Empero, hay en un hecho especialmente trágico en este recuento, sucedido en ese mes de septiembre tan generoso en aportarle a nuestra historia fechas dramáticas, alrededor de las propias Fiestas Patrias; algo que vino a tener lugar en el Congreso Nacional de Santiago, ya en los estertores finales del primer gobierno de Arturo Alessandri Palma y casi como símbolo anticipado de lo que iba a ser el fin de la República Parlamentaria.

En 1923, el comerciante y empresario Luis Correa Ramírez contaba ya con 52 calendarios de vida y había logrado el cargo de diputado tras las reñidas elecciones parlamentarias realizadas dos años antes. Representaba al Partido Demócrata, un conglomerado de discurso proletario integrante de la Federación de Izquierda y que vino a ser una suerte de ensayo para el surgimiento del socialismo partidista en Chile, aunque aún vinculado al aliancismo liberal pro-alessandrista.

lunes, 9 de julio de 2012

UN CARABINERO EN SERVICIO DESDE EL MÁS ALLÁ

Coordenadas: 33°32'37.00"S 70°34'50.26"W
Muchos funcionarios de carabineros muertos trágicamente en servicio, tienen sus respectivas animitas señalando el lugar de su desgracia. Existen varias de ellas en carreteras o ciudades, y algunas han adquirido fama popular importante, como las cuatro animitas de Carabineros de Fuerzas Especiales asesinados en 1984 en un atentado explosivo en Valparaíso, la del Cabo Castillo en la carretera de Antofagasta o la animita del Carabinero Cristián Vera asesinado hace pocos años una noche del 11 de septiembre en Pudahuel.
El hecho de pertenecer a una institución creada para dar un servicio de seguridad y orden público les otorga a estos fallecidos una connotación martirial especial en el credo popular, además de un aura de protección al desvalido, como si la vocación del sujeto siguiera manifestándose más allá de la vida para con la ciudadanía. Por esto, la institución muchas veces asume como suya también la animita de su miembro caído en servicio, adicionando emblemas, banderas, placas o pintando las grutas y casuchas con sus colores corporativos; un pequeño Walhalla personal para el alma del finado.

lunes, 2 de julio de 2012

HUELLAS DE UN TRISTE DÍA DEL TRABAJADOR EN LAS PUERTAS DE SANTIAGO

Imagen de la escena del dramático accidente del Día del Trabajador de 2004 en la Ruta 5, publicada por el diario "La Cuarta".
Coordenadas: 33°21'21.98"S 70°42'17.27"W (aprox.)
Ya comenté algo sobre este infeliz y lamentable caso, cuando me referí a las primeras animitas de carretera que pueden ser vistas en la salida de Santiago por la Ruta 5 Norte. Hoy quiero darle un poco más de espacio a esta terrible doble muerte, señalada en el lugar por un par de animitas mirando de frente el diario ajetreo de vehículos que entran y salen de la urbe.
Revisando archivos de prensa y comparándolos con la ubicación de las animitas en la autopista, pude confirmar que corresponden a las de dos trabajadores de una empresa recolectora, muertos trágicamente a inicios de mayo de 2004 justo en el Día del Trabajo, para cruel ironía del destino. Ambos iban en un camión que se dirigía a la planta de Quilicura, luego que el chofer del mismo recogiera a un amigo con la intención de acercarlo al terminal del cruce San Ignacio, donde éste último trabajaba.

jueves, 28 de junio de 2012

El "VIROLA" DE CALLE CHACABUCO EN SANTIAGO

Coordenadas: 33°26'49.68"S 70°40'41.67"W
Se cuenta que el "Virola" era cantante callejero y guitarrero de locomoción colectiva; que murió atropellado o bien asesinado en un asalto; que vivía en el barrio o que sólo iba de visita a este sector. Su animita se encuentra en los límites de las comunas de Santiago y Estación Central, a pocas cuadras de la Alameda. Está exactamente a los pies de un árbol de calle Chacabuco, entre Erasmo Escala y Romero, sobre la acera poniente... Es el lugar exacto de su tragedia.
Con una lámina metálica grabada, se muestra el rostro sonriente del infortunado, justo sobre las flores de la animita y bajo la tosca cruz que la corona. Dice esta misma placa que el nombre real del "Virola" era Héctor Fernando Andrade Salazar, y que nació un día 15 de agosto de 1959. "Tus familiares y amigos te recordarán siempre, Virola", jura el mensaje allí expresado.
Tenía 38 años cuando la desgracia lo tocó aquel día 10 de abril de 1998, también indicado en la lámina. Los comerciantes del sector, particularmente en la vereda de enfrente, conocen mejor esta amarga historia: un grupo de amigos entre los que estaba el finado, se habían reunido en la calle Chacabuco cuando se desató una riña entre algunos ellos mismos, probablemente pasados de copas. Uno de los presentes portaba un arma de fuego y la descargó contra los otros, cayendo herido de muerte por esta razón el "Virola"... Irónicamente, muere asesinado por "fuego amigo".

jueves, 21 de junio de 2012

UNA ANIMITA "PROVISORIA" PARA UN FERIANO FALLECIDO

Coordenadas: 33°32'23.03"S 70°35'0.94"W (lugar de su puesto y donde se puso el altar)
Existe cierta categoría de proto-animitas que nacen intencionalmente como manifestaciones efímeras o momentáneas de homenaje y reverencia a un recién fallecido, pero que por su propia importancia en la fe popular y si las condiciones ambientales lo permiten, pueden constituirse accidentalmente como puntos de origen o gestación de una animita tradicional. En apariencias, acusan una gran relación con los llamados altares de muertos, desprendidos de las tradiciones del Día de los Difuntos en el Nuevo Mundo y con expresiones que combinaron elementos del cristianismo hispánico con otros nativos, especialmente visibles en Mesoamérica.
Ejemplos de tales formas de homenaje hay varios: si alguien fallece dentro de una comunidad de estudiantes, al día siguiente su banco en la sala amanecerá con una flor; si una persona muere atropellada en un cruce, esa misma noche serán encendidas un par de velas marcando la esquina de la tragedia. Un caso reciente es el del lugar preciso del Parque San Borja donde el muchacho Daniel Zamudio recibió la brutal agresión que apagó su vida tras semanas de agonía, ahora decoradas con tarjetas y regalos a modo de ofrendas. Sin embargo, este modo se ha repetido siempre en fallecimientos trágicos, como "marcando" el lugar mientras el drama siga fresco... Y a veces también hasta mucho después.
Personalmente, recuerdo también cuando llegué a casa luego de un pésimo día en junio de 1997, y me encontré allí con la noticia fría como balde de agua helada, de la súbita muerte de mi abuelo René, mi Tata. En aquel día, alguien había colocado en la habitación de mi viejo, sobre su velador y al lado de la antigua radio que siempre le acompañaba desde temprano con tangos, una vela encendida, como si se marcada de alguna manera su presencia ya a nivel espiritual, en el lugar más propio y característico suyo en lo cotidiano.

martes, 19 de junio de 2012

MESAS, COPAS Y DÉCADAS DEL RESTAURANTE Y CLUB SOCIAL "CÍRCULO FORDIPRECA"

Coordenadas: 33°26'11.05"S 70°39'7.95"W
Uno de los salones y centros culinarios más escondidos entre las fachadas del Santiago céntrico es el "Círculo Fordipreca", club social de los jubilados vinculados a la Dirección de Previsión de Carabineros de Chile (DIPRECA) ubicado en calle Santo Domingo 1060, entre Bandera y Puente, frente al Edificio Gasco y al lado de otro conocido restaurante del sector (el "Entre Mesas"), a sólo una cuadra y media de la Plaza de Armas.
Los carteles y pizarras con los platos del día, en el acceso de puertas escalonadas y baldosas formando una estrella octogonal, son el principal indicador para el transeúnte, de que aquella es la entrada hacia los comedores dentro del suntuoso y elegante edificio que los acoge.
En su época, este hermoso edificio de estilo neoclásico francés de dos pisos y media mansarda, debió haber lucido esplendoroso en la cuadra, representando en su plenitud la arquitectura europeísta de fines del siglo XIX. Hoy se encuentra esperando urgentemente una echada de manos a las reparaciones pendientes desde el terremoto de febrero 2010, que dejó algunas grietas en el piso inferior pero daños considerables en el segundo piso, por lo que actualmente éste permanece clausurado, con agresivos alambres de púas cerrando el paso hacia arriba en la bella escala de madera que se encuentra en el hall, primera al final del pasillo del acceso.
Pasando junto a la oficina administrativa del Club Social y la peluquería dispuesta allí para los socios (toda una oda a las clásicas barberías que también funcionaron acá en Santiago alguna vez), se llega al espacioso salón del restaurante, o el "casino", como le llaman sencillamente sus visitantes habituales. A la derecha se encuentra una sala menor y más elegante, con lámpara colgante, usada de preferencia por el directorio. Más allá está el salón del bar, de grandes dimensiones, y al fondo las cocinerías.

miércoles, 13 de junio de 2012

UN RECUERDO PARA EL SALTO ECUESTRE DE LARRAGUIBEL EXISTENTE EN LA FLORIDA

Escenas del famoso salto de Larraguibel montando a Huaso.
Coordenadas: 33°30'42.18"S 70°35'22.95"W
Sobre una sólida plataforma de base circular y escalonada, por las plazas cerca de la intersección de Américo Vespucio con la pista Sur de Departamental hacia avenida La Florida en la comuna del mismo nombre, se encuentra desde hace unos 30 años una estructura de madera que llama la atención de los paseantes pero que, por no existir información sobre la misma, desconocen en su gran mayoría a qué corresponde el conjunto. Como es inevitable, ha sido vandalizado sin piedad: además de varios palos robados, incluyendo uno de los cinco verticales superiores (hoy quedan cuatro), le fueron botados algunos de los postes de concreto que rodeaban la estructura, y los que quedaron fueron pintados con los colores corporativos de un equipo de fútbol, "marcando territorio" sobre el mismo.
La obra corresponde en realidad al Monumento del Salto Ecuestre de Alberto Larraguibel, y fue instalado allí tras la construcción de la vecina Población Alberto Larraguibel de avenida Américo Vespucio, cuya calle central fue bautizada Viña del Mar también para recordar la ciudad donde tuvo lugar esta hazaña, mientras que la segunda principal fue llamada Coraceros, en recuerdo del Regimiento que sirvió de escenario para el record visto por más de 5 mil espectadores, incluidos visitantes extranjeros, jueces internacionales y el propio Presidente de la República don Gabriel González Videla.

lunes, 11 de junio de 2012

LA TRAGEDIA EN MOTOCICLETA TRAS UNA ANIMITA DE CALLE BLANCO ENCALADA

La animita de Blanco Encalada, con el majestuoso templo del Perpetuo Socorro al fondo.
Coordenadas: 33°27'30.16"S 70°40'26.32"W
Desgraciadamente, los motociclistas son uno de los grupos que más animitas le han aportado a la tradición de la fe popular en las ciudades y carreteras de Chile, especialmente en donde hay caminos peligrosos o cruces con fama de temibles. Ya vimos el caso de la animita de "Paquito", en La Florida. Otro de ellos está desde hace poco en la esquina Noroeste de avenida Blanco Encalada con Bascuñán Guerrero, allí frente al ex Teatro Blanco Encalada y cerca de la imponente Basílica del Perpetuo Socorro. Desde hace muy poco, una sencilla animita de lata y pintada de blanca señala un trágico accidente de este tipo, ocurrido exactamente en este lugar.
Camilo J. Pérez Santos había nacido en 1990, y su familia era oriunda de Los Ángeles. Tenía sólo 22 años, recientemente cumplidos, esa tarde en que se estrellaría con la fuerza de toda un desgracia contra su propia muerte, manejando una motocicleta mientras acompañado de su bella amiga Ivania A. Rebolledo Jara, de 21 años, la que iba como copiloto. Era el jueves 8 de marzo de 2012.

EL "BLACK AND WHITE": AÑOS DESCARRIADOS DE LA CASA COLORADA

Interior del "Black and White" en sus buenos años. Imagen original de Pablo González, perteneciente a la colección del Museo Histórico Nacional.
Coordenadas: 33°26'18.26"S 70°38'57.71"W (ex ubicación)
El bar y boîte "Black and White", símbolo de todo una época en Santiago, se encontraba en Merced 876 "frente al Teatro Santiago, donde al lado se comían tortas milhojas", según escribió de él Claudio Giaconi. Su espacio estaba en el primer piso de la Casa Colorada, la suntuosa ex mansión del Conde de la Conquista don Mateo de Toro y Zambrano, hoy convertida en museo.
El local daba hacia la calle por el lado Oriente de esta casona solariega declarada Monumento Histórico Nacional en 1960, y no era el único de su tipo que ocupó tan elegante arquitectura colonial: atrás, al interior de la casa, estuvo el "Club de Ambulantes de Correos", mientras que "El Colonial" se halló en el segundo piso; y antes, los altos de la residencia habían sido ocupados también por otros locales. El "Café Fancy", otra atracción para intelectuales y poetas, antes de ser desplazado de su lugar por el "Black and White". Se recuerda entre algunos veteranos que el vecino "La Bomba" estaba justo al frente, cruzando Merced. Dentro de la casona funcionaba también una imprenta, una agencia de empleos, una pajarería y lustrines, según recordaba Oreste Plath.

martes, 5 de junio de 2012

LA MANO DE KULCZEWSKI EN MAPOCHO: LA PISCINA ESCOLAR TEMPERADA DEL CLUB DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE


Acceso de avenida Independencia con la Piscina Escolar de fondo, en 1969. Alcanza a verse el famoso cartel de neones de "Aluminio El Mono", ya desaparecido. Fotografía de Josep Alsina, del actual archivo del Museo Histórico Nacional.
Coordenadas: 33°25'53.33"S 70°39'8.43"W
La Piscina Escolar del Club Deportivo de la Universidad de Chile es uno de los más artísticos trabajos del arquitecto Luciano Kulczewski García (1898-1972), sin parangón en toda la ciudad. Por lo mismo, aprieta el alma ver al estupendo y original edificio deportivo, de uno de los más grandes arquitectos nacionales y exponente de estilos de radical influencia en la identidad de Santiago, humillado en todo su exterior, agrietado y vandalizado por infames grafiteros que hasta han escalado sus muros para seguir afeándolo y tratando de convirtiéndolo en una inmundicia digna de sus propios guaridas y cubiles. La Piscina Escolar está, acaso, pidiendo a gritos un rescate que la salve del deterioro y del maltrato.
El origen de este singular edificio se encuentra en un proyecto para ocupar uno de los terrenos que había quedado ganados al río por la ribera Norte, luego de la canalización y estrechamiento del cajón del Mapocho, en las grandes obras realizadas entre 1888 y 1891. Se trataba de una planta situada entre las calles Santa María, Independencia, Artesanos y que quedó como cuadra propia al abrirse después la avenida La Paz hacia el Cementerio General, en 1907, haciéndose provisoriamente allí una plazoleta con arbustos.

El proyecto contemplaba construir una amplia piscina techada y de aguas temperadas, primera de estas características en el país, especialmente disponible a los escolares chilenos y al cuerpo deportivo de natación de la Universidad de Chile. Fue hacia mediados de los años veinte que comenzó a materializarse la intención de ejecutar obra, encargándole los planos a Kulczewski. Se recordará que el consagrado arquitecto es el mismo autor del Edificio de la Gárgola, al inicio de calle Merced frente al Parque Forestal, y la actual sede del Colegio de Arquitectos, entre otras importantes obras de Santiago.

lunes, 4 de junio de 2012

LA LARGA Y AGITADA HISTORIA DEL ESCUDO ESPAÑOL EN LA PORTADA DEL CERRO SANTA LUCÍA

El Escudo Español en un fotografía publicada por la revista "En Viaje", en 1936. Al parecer, ya se observan entonces muchos de sus vanos decorativos cerrados entre los ladrillos, seguramente para mejorar la resistencia del portal.
Coordenadas: 33°26'27.82"S 70°38'38.45"W
Una de las piezas más imponentes y atractivas del paseo del Cerro Santa Lucía de nuestra capital, es la portada almenada por la que se accede a la actual Terraza Caupolicán, al fina de la llamada Subida de las Niñas y el desaparecido Acueducto Romano que este sendero contorneaba, hasta dar precisamente en el gran portal de ladrillos y dos torres, con aspecto de ruinas de un castillo.
Sin embargo, destaca en él la presencia de un majestuoso Escudo Español de roca tallada, colocado firmemente en el arquitrabe de la portada, escoltado por dos gallardos leones heráldicos y con varios elementos militares a sus pies y entorno, como tambores de infantería, trofeos de fusiles, corazas, mazas, alabardas, lanzas, sables, cañones de guerra largos, cañones cortos tipo trabuco y sus pilas de balas esféricas, todo con acabados de detalles sencillamente perfectos. La imponente corona colocada sobre el conjunto y que forma parte del blasón original, debe ser una de las más bellas que se hayan esculpido en su época para homenajear el poder soberano del monarca español, pero que, en la práctica, estaba próximo a ser derrocado en aquellos días. Su estilo es un barroco colonial tardío de gran detallismo y delicadeza.

sábado, 2 de junio de 2012

"CASINO BONZI": EL TEMPLO DE LA DIVERSIÓN EN EL DESAPARECIDO PORTAL EDWARDS

Fachada del "Casino L. Bonzi" en la Alameda, en el edificio del Portal Edwards (Fuente imagen: revista "Zig Zag", 1912).
Coordenadas: 33°27'1.38"S 70°40'30.86"W (antigua ubicación)
Al pasar el siglo XX completo, el otrora concurrido y famoso "Casino Bonzi" ha ido convirtiéndose en un desconocido en la historia de la ciudad, como si su época de esplendor estuviese condenada al olvido conforme se aleja en el tiempo, perdiéndose por la oscuridad de la crónica y los recuerdos vagos de generaciones que ya murieron. Por alguna extraña razón quizás vinculada con esto mismo, el conocido cronista se refiere a este histórico centro bohemio sólo como "un tal Casino Bonzi" vecino al popular Teatro Politeama; otros autores ni siquiera han citado su nombre al recordar la antigua bohemia del sector de Estación Central, ejemplificando con otros locales que fueron muy posteriores e incluso menos coloridos que éste.
La verdad es que el "Bonzi" fue mucho más que "tal": el centro de recreación más importante que ha tenido la Alameda en este sector de la ciudad cercano a la Estación Central, y particularmente el más célebre de los que se ha ubicado en las dependencias del desaparecido edificio del Portal Edwards, convirtiéndose en un hito de la abundante vida nocturna y festiva que creció alrededor del portal y del teatro a principios de la pasada centuria, contagiándose de esa vida intelectual y aventurera que rodeó siempre al mismo barrio. Lo poco que ha quedado escrito de él, es lo que ha inducido al ninguneo.

viernes, 1 de junio de 2012

UNA ANIMITA QUE EVITA ACCIDENTES EN PLENO CENTRO DE LA CAPITAL CHILENA

Coordenadas: 33°26'29.73"S 70°38'40.57"W
Ya he comentado que muchas animitas cumplen indirectamente con funciones utilitarias la comunidad, como aquellas que sirven para deducir que se transita por caminos bastante peligrosos para la conducción, motivando a tomar precauciones, o bien otras que se encuentran en carreteras y que sirven de parada, posada o sombra para los viajeros a pie y de vehículos ligeros, además de ser verdaderos puntos de referencia en las rutas. Sin embargo, aunque esta característica es más frecuente en animitas rurales o de autopistas, tenemos en pleno Centro de Santiago un ejemplo muy patente y significativo.
El paso bajo nivel de calle Santa Lucía hacia las calles Carmen y Diagonal Paraguay, tras bordear la cara poniente del cerro Santa Lucía y comenzar a internarse en el subsuelo de la Alameda, es un tránsito peligroso que se ha cobrado varios accidentes, especialmente en las noches. Sus mosaicos artísticos, aparentemente los más grandes que existen en Chile, han sido testigos de choques e incluso muertes, especialmente por un singular efecto de percepción que se produce en el empalme de Santa Lucía con el inicio de la calle Moneda, donde unos pretiles separan el tránsito peatonal de la calzada. Con frecuencia, los conductores no logran ver el bandejón ni la vuelta de la calle, terminando estrellados contra alguno de los bordes del paso o su berma.

jueves, 31 de mayo de 2012

LA "PICÁ DEL HUASO CARLOS": LA CANTINA DONDE ES IMPOSIBLE IR SÓLO UNA VEZ

Coordenadas: 33°26'52.44"S 70°40'28.50"W
Este simpático boliche tiene fama de ofrecer uno de los tragos "terremotos" más mareadores y sabrosos de todo el comercio popular de Santiago, además de sus especialidades en comida chilena, colaciones de la tarde y las infaltables cervezas, favoritas de los universitarios. El "cola de mono" también tiene aquí una reputación incomparable. Los cuequeros se reúnen a tocar en estas salas de color verde y abundante decoración costumbrista, golpeando panderos hasta se acaba el pipeño y la borgoña, en esas noches de música y baile. Folkloristas conviven con miembros de tribus urbanas, estudiantes, trabajadores, turistas y las controvertidas chiquillas "mariposas nocturnas" que nunca le han faltado en el entorno, aunque han ido desapareciendo con la época de los pasajeros del ferrocarril y de los hoteles del barrio Estación Central. Hasta cuando está más lleno, sin embargo, al boliche siempre queda un lugarcito más en algún rincón.
Ubicado desde antaño en Esperanza 33 esquina Romero, en medio de un vecindario de antiguas casas que ya han comenzado a ser desplazadas por los mismos proyectos inmobiliarios que acosan al Barrio Yungay, los dominios de la "Picá del Huaso Carlos" se han extendido por un territorio principalmente de universitarios, dada la proximidad de casas de estudio alrededor, además de la cercanía al Metro Unión Latino Americana en la Alameda.

martes, 29 de mayo de 2012

LOS AÑOS DORADOS DEL "CACHACASCÁN" EN CHILE

 
"Catch", anunciado en las marquesinas del Caupolicán, en 1961. Imagen de los archivos fotográficos del Teatro Caupolicán.
Coordenadas: 33°27'22.34"S 70°38'57.27"W (Teatro Caupolicán)
El arte de la lucha libre de fantasía tiene tres etapas muy concretas en su historia en Chile: la primera del "Cachacascán" que es la originaria, la segunda de los "Titanes del Ring" en los años setenta a ochenta, y la nueva de redescubrimiento o "Wrestling chileno", donde se ha fusionado la tradición de las dos anteriores con la estética y estilo difundido por las empresas de los Estados Unidos dedicadas a este género de shows, aunque muy, muy lejos de sus millones en inversiones, transmisiones y publicidad.
La más cercana a lo profesional de todas estas etapas y la más espectacular fue la primera, sin duda, correspondiente al "Cachacascán". Cubierta por un resplandor mágico de romanticismo e idealización sobre sus recuerdos, celebraciones y sacrificios, fue introducida en Chile por influencia de luchadores extranjeros que llegaron a hacer exhibiciones en compañías viajeras. Tuvo también un buen grado de inspiración en las ligas de México, país donde estos espectáculos son toda una institución cultural y parte del folklore popular desde la segunda mitad del siglo XIX. Posteriormente, sucumbió al enfoque que se daba en la Argentina a esta actividad, de innegables y mayores alcances comerciales, aunque con ello se hipotecó a sí misma en una apuesta peligrosa, cayendo en la oscuridad y la decadencia.
En la actualidad, entre muchos de los practicantes amateurs de la lucha libre en nuestro país, existe toda una especie de idolatría por aquellas figuras precursoras de tales shows, que llenaban las jornadas de "catch" en el Teatro Caupolicán de San Diego o en presentaciones realizadas también en Valparaíso.

lunes, 28 de mayo de 2012

UNA ANIMITA SIN NOMBRE EN EL PARADERO 19 DE VICUÑA MACKENNA

Coordenadas: 33°32'21.99"S 70°35'27.90"W
Está allí desde antes de la construcción de las vías superiores de la Línea 4, hasta la plaza de Puente Alto, a pocos paraderos de distancia de otra conocida animita de Vicuña Mackenna que ya hemos comentado aquí, aunque ésta es más reciente y se encuentra en una etapa menor de desarrollo o consolidación del "culto" relacionado con la misma, por ahora sin placas de agradecimientos aunque sí velas, flores y visitas de creyentes. Probablemente el tiempo le permita comenzar a adoptar características más propias de una veneración manifiesta por el ánima.
Aunque en estados anteriores fue una casuchita con candeleros, como las animitas más tradicionales, las remodelaciones que ha sufrido esta esquina de Avenida Vicuña Mackenna con Enrique Olivares, especialmente desde la construcción de las vías del metro, además de ataques vandálicos, han obligado a la animita a cambiarse de lugar o rehacerse más de una vez. Actualmente, es un monolito rectangular de piedra de pequeño tamaño al extremo de un bandejón que divide la caletera de Vicuña Mackenna con su calzada principal. Está rodeado de un minúsculo jardín de flores, aunque nuestra cultura familiarizada con esta clase de señales informales en la ciudad nos permite comprenderlas inmediatamente como la indicación de un hecho trágico traducido en la presencia de una animita.