jueves, 31 de marzo de 2011

LA "ANTENA" SUMBARINA DE ELTANIN: ¿MISTERIO RESUELTO?

Nota: este artículo es de mi autoría y apareció publicado originalmente con el mismo título que aquí en el desaparecido blog "Galería de Ooparts", que alojaba en el servicio Blogspot hasta el año 2009 aproximadamente. Por desgracia, fue plagiado hasta el cansancio por muchos autores después de haber sido incluido como referencia en Wikipedia a propósito de un artículo sobre la misma Antena Eltanin, apareciendo desde entonces firmado por otros autores en páginas mucho menos serias que aquella a la que pertenecía, por lo que lo republico acá recordando que, salvo por las fotografías, el artículo original era mío... Cosas de la internet.
El navío de investigación USNS Eltanin fue uno de los primeros buques de exploración de fondos oceánicos que se usaron en el mundo, comprado en 1957 por la Marina de los Estados Unidos y adaptado desde su función original de carguero para poder realizar tales expediciones científicas. A partir de 1962, la nave efectuó un exhaustivo estudio de las profundidades de las aguas antárticas, labor que se extendió hasta 1979 y que consistió básicamente en la documentación fotográfica de alta profundidad con cámaras especiales de gran resistencia a las presiones submarinas.
Aunque la hazaña del Eltanin fue un gran aporte a la ciencia y al conocimiento de los mares australes, los creacionistas y coleccionistas de información sobre fenómenos extraños se han encargado de popularizar sólo uno de los hallazgos más controvertidos de la investigación, correspondiente a la fotografía captada el 29 de agosto de 1964 a 4.114 metros de profundidad (según otras fuentes como Larry Hatch, a 3.904 metros), en las aguas situadas a unos 1.600 kilómetros al Oeste del Cabo de Hornos, muy próximas a las aguas jurisdiccionales chilenas, en la posición 59º 07' Sur y 105º 03' Oeste.
La impresionante fotografía muestra lo que casi con toda seguridad parecía ser una antena o un asta con forma de poste clavado sobre el fondo oceánico, con aspecto sólido y con brazos o rayos simétricos que sugieren un origen artificial. La imagen, aterradoramente nítida para la profundidad a la que fue tomada, permitió precisar inclusive que la distribución de estos rayos o ramas es exacta en ángulos de 15 grados. Más aún: al final de cada uno, el objeto tenía una perfecta esfera, lo que incrementó la impresión de que se trataba de una antena o de un emisor radial.

lunes, 28 de marzo de 2011

LA PRESENCIA SEMPITERNA DEL "PIPA'S BAR" EN MACUL

Coordenadas: 33°29'14.91"S 70°36'3.42"W
En poco tiempo más se cumplirán 76 años de existencia de un lugar encantado en la comuna de Macul, que ha estado en el barrio desde los tiempos en que éste era un poblado semi-rural con sus principales avenidas a tierra descubierta y conectada al resto de Santiago por los tranvías que salían desde Alameda de las Delicias o desde Irarrázaval. Está situado en calle Santa Cristina 3144, a pasos de la esquina con la transitada Avenida Macul, cerca de Quilín.
El "Pipa's Bar" fue fundado por don Pedro Ahumada un día 20 de mayo de 1935, en una especie de barraca que fue adquiriendo su aspecto de cantina popular típicamente chilena, con visos de fonda o chingana que aún conserva, de hecho. Eran los años en que la línea del tranvía terminaba a sólo una cuadra de allí, en la actual Plaza Punta de Rieles, en Macul con Quilín, así llamada precisamente porque fue el último de los puntos terminales que tuvieron los ferrocarriles urbanos, y hasta donde llegaban los tranvías de la Línea Nº 23.

miércoles, 23 de marzo de 2011

EL ENIGMA DEL BISNIETO DE O´HIGGINS

Eran los años del Frente Popular, en plena Segunda Guerra Mundial, y un sorprendente hecho circunstancial puso en conocimiento público la existencia de un personaje que provocó noticias en esos días, luego de que alguien lo descubriera al reconocer su apellido.
Se trataba de un anciano de más de 100 años, delgado y de pelos más años canos que oscuros ya, que vivía prácticamente en la indigencia en el Santiago de entonces, sobreviviendo en condiciones de mucha pobreza que sólo en parte pudieron ser resueltas con algunas ayudas y asistencias después de hacerse conocido. Se llamaba Roque O'Higgins Marambio y aseguraba ser... ¡bisnieto del mismísimo prócer de la patria, don Bernardo O'Higgins Riquelme!
La historia de Roque es extraña y oscura, y fue tan fugaz como duró la atención por su increíble aparición desde la oscuridad. Es uno de los enigmas más curiosos que han pasado por la capital chilena, a pesar de que nadie lo recuerda ya. Se trataba de un hombre prácticamente desconocido, pero su apellido llamó la atención de inmediato, siendo llevado ante autoridades de Carabineros de Chile para que constataran su situación. Si no fuera quizás por una pequeña nota sobre su caso publicada en la revista "En Viaje" de la Empresa de Ferrocarriles del Estado, en septiembre de 1940, el insólito personaje no habría saltado a la prensa y jamás habría dejado registro público de su existencia.
Roque O'Higgins era hijo de una relación de doña María Marambio con un nieto de don Bernardo. Habría nacido en Japón y había regresado a Chile, donde alcanzó a participar en campañas de la Guerra del Pacífico, por lo que además era veterano del '79. Fue un hombre con algo de desarraigo, sin embargo, porque era dado a las aventuras y al parecer también a vivir desplazándose. Cayó en la miseria y así pasó su larga vejez casi completa, algo no muy distinto de lo que vivieron muchos hombres que tomaron el uniforme durante los años de la guerra salitrera, por cierto.

lunes, 14 de marzo de 2011

"LA POSADA" DE LAS NECRÓPOLIS

Vista de Arzobispo Valdivieso hacia el poniente.
Coordenadas: 33°24'57.68"S 70°38'36.88"W (primera casa, aprox.) 33°24'49.50"S 70°38'23.33"W (última, aparentemente)
Actualmente, tenemos asociada la tradición de las cantinas alrededor del barrio de los cementerios principalmente con el sempiterno "Quita Penas", ubicado hoy en la esquina de la avenida Recoleta con Arzobispo Valdivieso, justo al frente de la estación del metro y del acceso al Cementerio General. Sin embargo, hubo una época en que este lado del vecindario recoletano era gobernado por otro famoso bar-restaurante, también cercano a la categoría de ser amo y señor de la misma barriada ahora determinada por el "Quita Penas", "La Carmencita" 1 y 2, "Santa Rosa de Pelequén" o el "Bar las Américas".
Se trataba de "La Posada", un antiguo restaurante que existió en Recoleta 1145 justo a la pasada de los cortejos hacia la necrópolis y que era el primero de los varios bares que podían encontrarse frente a la larga cuadra del Cementerio General. Fue propietado por don Saturnino Vera, mítico personaje de las noches chimberas. Según los testimonios de los vecinos y algunas referencias de la prensa, el reputado boliche popular se ubicó cerca de la calle Unión y enfrente del Cerro Blanco en una casona que aún está en pie, llegando a colocarse allí "cuando ni los muertos se atrevían a atravesar en espíritu sus cercanías", según palabras del propio Don Satu (apodado por algunos como don Sata, también) al periodista Juan Rubén Valenzuela, confesadas en septiembre de 1979 para un reportaje del diario "Las Últimas Noticias".

Era, pues, la época en que según él "la puñalada y la remolienda" dominaban todo el paisaje alrededor del cerro, algo que vino a cambiar recién hacia los años setenta aunque nunca se marchó del todo, según dicen. Varias animitas de más bien reciente factura y señalando muertes violentas alrededor del cementerio, recordarían que el dedo de la muerte sigue rondando a veces fuera del camposanto, todavía. Sin embargo, en el mismo reportaje el dueño comentaba también: "Mi clientela es hoy muy tranquila y pacífica, y eso que no faltan diversiones".

jueves, 3 de marzo de 2011

CIERRE DE LA CASA "JEANNE D'ARC": EL FINAL DE UNA DINASTÍA

Vitrina del primer local que la tienda tuvo en Santiago, en Ahumada 38, en los bajos de un edificio ya demolido.
Coordenadas: 33°26'35.25"S 70°39'2.11"W (primera casa en Santiago) 33°26'34.49"S 70°38'56.25"W (segunda) 33°26'23.46"S 70°38'53.60"W (última)
El último día viernes del pasado mes de febrero, cerró para siempre sus puertas en el número 806 de la Galería Imperio, por el lado de calle San Antonio, la antigua y tradicional casa de arte y artículos religiosos "Jeanne d'Arc", una joya de la historia comercial chilena. Estuvimos allí, esa triste tarde a las 19:30 horas, cuando el último cliente salió por esa puerta, poniendo fin a una continuidad de casi 140 años. Fue una despedida simple, sin estridencias, ni discursos, ni nada de ornamentación fúnebre; tal vez lo apropiado para no dramatizar más el momento.
La Casa "Jeanne d'Arc" nació en Valparaíso en 1872, con el nombre de Casa Blas Ricardi, A. Menares y Cía., como lo comprueba la antigua placa de bronce con aspecto de blasón que se conservaba de recuerdo de la historia de la propia tienda en su vitrina. En ella se deduce también que cuando la propiedad de la casa fue tomada por M. Saenger Caperán, pasó a llamarse como la heroína, mártir y santa francesa del catolicismo, título que conservó hasta sus últimos días. La tienda también conservaba una gran pieza de mármol que correspondía a sus primeras épocas, y en la que se anunciaba el nombre del local en letras negras: "CASA JEANNE D'ARC".