_____________________

_____________________

martes, 27 de diciembre de 2011

TULIO ENRIQUE LEÓN: UN MARABINO QUE ALEGRA AL CORAZÓN CHILENO

En la proximidad del Año Nuevo 2012 y ante la posibilidad de que algunos puedan pensar que todas las conjeturas fatalistas sobre el calendario maya se cumplirán, he querido hacer justicia con el recuerdo de un insigne y prolífico músico venezolano, que ha llenado de dicha y alegría a nuestra sociedad chilena desde hace muchísimos años y parece que aún lo hace, especialmente en jornadas de fiestas como la que ahora se aproxima vertiginosamente por la colilla que queda del calendario.
Me consta que muchos de mis compatriotas están convencidos que esa alegre música de órgano eléctrico que ha sonado en tantas fiestas, carnavales, kermesses y cumpleaños del pueblo, pertenece al repertorio de algún chileno más... De otro "más chileno que los porotos" (concepto bastante impreciso, también).
Más aún, los inventores del "porotazo", una suerte de intento de sentar una nueva tradición nacional para el Año Nuevo consistente en meter porotos dentro de un tarro y usarlos como cascabeles (en lugar de adoptar otras tradiciones o "cábalas" foráneas como paseos de maletas, usar ropa interior amarilla, comer lentejas, etc.), se valen desde hace algunos años, de fragmentos de la música del maestro Tulio Enrique León, particularmente de "La pollera amarilla" de Diego Soto Espinoza, para ponerla en su comercial con pretensiones de ser estrictamente chileno.
Dejaré aquí algunos de los títulos más conocidos grabados por Tulio Enrique León (ideales para alegrar este ambiente de Año Nuevo, por supuesto), como registros de aquella época suya al servicio de la difusión de la cumbia por toda América.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

GUÍA TÉCNICA DEL BUEN BORRACHO: GALERÍA DE LOS MÁS COTIZADOS "TERREMOTOS" DE LA CIUDAD (CUARTA PARTE)

Bien, ya conocen este paréntesis sobre el trago "terremoto" en el blog, cuyas tres partes anteriores pueden ser vistas y repasadas a continuación:
Me han preguntado, con algo de maldad, si acaso encuentro todos los "terremotos" buenos y por eso le hago buena crítica en estas "Guías Técnicas"... Bueno, tengo una respuesta: modestia al lado, creo saber del tema, creo haber hecho mi humilde aporte a la difusión del trago y, lo que es más importante, como no soy crítico enológico DE LOS MALOS "TERREMOTOS", SIMPLEMENTE NO HABLO. No merecen mi atención, no distraen mi preocupación y, de hecho, espero que nadie se entere que son expendidos "terremotos" en algún local que no sabe prepararlos, para que así se acaben por muerte natural.

viernes, 16 de diciembre de 2011

RÉQUIEM PARA LAS PIEZAS DE UNA VIEJA CALDERA (O ALGO ASÍ)

Coordenadas: 33°26'43.87"S 70°39'14.79"W
Es difícil tener la oportunidad de observar tan de cerca reliquias tales como estas piezas, de antiguos sistemas de calderas de los sótanos en los edificios de Santiago Centro. Además de no ver jamás el Sol, muchas de ellas han terminado destruidas o vendidas como chatarra, al hacerse su mantención más cara que la opción de sustituirlas por nuevos y más eficientes sistemas de calefacción.
Fue hace tiempo... El jueves 6 de agosto del año 2009: estaban en la acera estas antiguas piezas de la caldera del edificio-portal de Nataniel Cox con Alameda Bernardo O'Higgins, el de la Caja del Seguro Obligatorio que fuera diseñado por los arquitectos Ramón Lecaros Matte y Samuel Aránguiz Latorre, levantado en 1943. No conozco mucho la ingeniería de estos artefactos, pero me parece que corresponden a las celdas-radiadores del aparato, que en ese momento estaba siendo desarmado tras tantos años de servicio y en el punto final de su vida útil. Al mismo tiempo, desde los subterráneos del edificio se escuchaba una poderosa sonajera de golpes y martillos, anunciando que los trabajos de desmantelamiento del sistema de calefacción -ya fuera de servicio- aún continuaban.

viernes, 9 de diciembre de 2011

CENTENARIO DE PEPO: RECORDANDO EL ADIÓS QUE LE DIERON SUS PROPIOS COLEGAS

Páginas de la revista "Ecran" de 1962, con "Copuchita" arriba, mostrando a Pepo y un colaborador en la creación de la película de "Condorito".

El próximo 15 de diciembre se cumple el centenario del nacimiento de René Ríos Boettiguer o Pepo, caricaturista creador de "Condorito". Su fallecimiento, a los 88 años, ocurrió el viernes 14 de julio de 2000, por lo que el próximo año se cumplirán 12 años de su partida.

Como se recordará, sus restos fueron sepultados en el Parque del Recuerdo al día siguiente, ocasión en la que muchos artistas gráficos y caricaturistas consagrados en las artes de la historieta nacional, se encontraron compartiendo la tristeza del momento y dando el último adiós a uno de los más grandes expositores de estas disciplinas.

Muchos de ellos decidieron hacer sus propios homenajes a Pepo valiéndose de lo mismo que él necesitó para alcanzar la inmortalidad: lápiz, tinta y una hoja en blanco. Varios de estos trabajos fueron publicados por el diario "La Tercera" del día domingo 16, en una página que aún conservo como un recuerdo doloroso y triste de la noticia, en aquellos días.

lunes, 5 de diciembre de 2011

"EL PARROQUIANO": UN BOLICHE DE VEGUINOS

Coordenadas: 33°25'36.37"S 70°39'0.37"W
Un joven estudiante de antropología y sociología, mi compañero de un curso de gestión patrimonial, nos pidió acompañarle a un negocio chimbero después de una visita técnica a La Vega Central, durante una tarde calurosa. Para allá fuimos los cuatro, con la idea inicial de tomarnos una cerveza pero que, finalmente, terminó convertida en tres botellas de litro al hilo.
Debo admitir que no conocía este sitio de Recoleta ni sabía de su existencia, pero sí había un dato relativo a su dueña que tenía registrado de oídas, según descubrí al llegar allí, en la primera cuadra de calle Fariña, cerca de donde nuestro guía declara haber vivido por algún tiempo. Es la razón por la que sabe identificar su estrecha puerta, situada entre las rejas de un pasaje residencial y el número 432 de la calle. Sólo una patente de alcoholes pegada en la entrada y un pequeño gatito con manchas de colores y un ojo pegado en lagañas, señalan el acceso.

viernes, 2 de diciembre de 2011

UNA HISTÓRICA ESQUINA DEL CENTRO DE SANTIAGO, PARTE II: LA PLAZUELA DE SANTO DOMINGO Y SU HERMOSA FUENTE FRANCESA

Vista de la esquina de Santo Domingo con 21 de Mayo en 1952, desde la altura de la Iglesia de los Dominicos. Se observan la "plaza" de arbustos y postes, la fuente francesa central y, atrás, la antigua Farmacia Santo Domingo (fuente imagen: educarchile.cl).
Coordenadas: 33°26'10.22"S 70°39'0.96"W
Como vimos en la primera parte de este artículo, en 1931 fue demolida la histórica casona solariega de la Posada de Santo Domingo, que databa del siglo XVIII y había albergado uno de los centros de celebración y alojamiento más conocidos de Santiago de Chile. De todos modos, poco quedaba para entonces de su hermosa fachada colonial, ya deteriorada y en ruinas. Sin embargo, aún no se acababa la historia de esta esquina de Santo Domingo con calle 21 de Mayo.
Los edificios del entorno, que databan del siglo XIX y que quedaban a espaldas del ex Palacio Consistorial (hoy edificio de la Municipalidad de Santiago) y del ex Palacio de la Real Audiencia (hoy Museo Histórico Nacional), permanecieron por algunos años más rodeando esta esquina que rompía con la estructura de damero de la ciudad y que fue redondeada en su vértice sobre la calle para facilitar el paso de los tranvías, aunque siguió conservando más o menos la forma rectangular de la planta del desaparecido terreno que pertenecía a la demolida posada.

lunes, 28 de noviembre de 2011

"JAZZ A LA VEGA": COMENZÓ UNA NUEVA ÉPOCA PARA LA MÚSICA EN LA CIUDAD

Coordenadas: 33°25'43.60"S 70°38'57.63"W
La Vega Central y sus barrios adyacentes fueron semillero y escenarios de grandes artistas nacionales, como el Guatón Zamora, Mario Catalán, Roberto Parra, Hirohito y su conjunto de cumbias, entre muchos otros ejemplos. El tiempo fue haciendo que esta característica del gran mercado de abastos de La Chimba se fuera perdiendo, pero en años recientes se ha producido un enorme y sorprendente regreso de la antigua tendencia, cuya última manifestación ha sido recién en el fin de semana, con el exitoso festival "Jazz a la Vega", realizado los días 25 y 26 de noviembre, a partir de las 19:00 horas y hasta pasadas las 22:00 de la noche.
Con entrada liberada para un escenario montado frente a la Plaza de Remates del recinto veguino, este extraordinario encuentro pretende ser el primero de una nueva tradición jazzística que comienza desde ahora en La Vega Central. Se inauguró con un coctel, brindis de honor y visitas de autoridades como la Alcaldesa de Recoleta doña Sol Letelier, además de los presidentes de los sectores y locatarios que conforman la Comunidad de la Vega Central.

lunes, 21 de noviembre de 2011

SIGUIÉNDOLE LA HUELLA A CUATRO IMPORTANTES JARRONES DE SANTIAGO: ¿DE DÓNDE PROVIENEN? ¿EN DÓNDE ESTÁN AHORA?

Uno de los dos únicos jarrones "caprinos" que quedan en el Santa Lucía.
Coordenadas: 33°26'15.79"S 70°39'2.41"W (primera ubicación) 33°26'30.13"S 70°38'38.16"W (segunda) 33°26'28.43"S 70°38'1.55"W (actual)
Calculo que los jarrones de los que hablaré ahora, deben encontrarse entre las piezas de ornamentación pública y de naturaleza artística más antiguas de Santiago, remontándose a mediados del siglo XIX, aproximadamente. Aparecen en fotografías de la Plaza de Armas tomadas luego de la remodelación que dejó un jardín circular alrededor de la Fuente de la Libertad Americana, la que ya estaba allí, a su vez, desde los tiempos de don Diego Portales.
Estos modelos eran jarrones de mármol que llamaremos "caprinos", porque a cada lado tienen cabezas cabrías o capricornios con miradas en sentidos opuestos, pero conectadas por guirnaldas de motivos florales también talladas delicadamente sobre el material, que cruzan la pieza por sus dos costados.
Tengo entendido que podría tratarse de piezas italianas, probablemente de mármol de Carrara, aunque también me han sugerido que pueden ser de origen francés, según otras referencias informales, aunque no me convencen mucho. Además de las cabezas de cabras y las orlas de flores, se distinguen por tener una boca estrecha y una base estilizada, que les da aspecto de cántaro o copa. Sus medidas son de unos 120 cm. de altura, una base cuadrada con cerca de 55 x 55 cm. y la boca del jarro con 45 cm. de diámetro, aproximadamente.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

OSCAR ESPINOSA MORAGA: EL HISTORIADOR "MALDITO"

Oscar Espinosa Moraga en los años sesenta (retratado en uno de sus libros).
Coordenadas: 33°26'41.83"S 70°39'5.88"W (ex residencia) 33°24'40.22"S 70°38'51.39"W (sepultura)
El 20 de noviembre de 2010, hace un año ya, falleció el historiador, investigador y genealogista Oscar Espinosa Moraga, cerca de los 83 años. Como era esperable, su muerte no fue comunicada en ningún diario; no apareció en ningún noticiario y, de hecho, muchos de los que le conocimos en vida no nos enteramos de esta partida sino hasta en el transcurso de ese año 2011, lo que evidencia el total retiro en que se encontraba viviendo sus últimos ánimos, especialmente tras abandonar su departamento en la entrada de calle San Diego, allí detrás del característico edificio cilíndrico Reval de la esquina con la Alameda. Tampoco supe de algún círculo histórico que haya hecho mención de su partida.
No es difícil presumir desde dónde proviene tanta desidia emocional (o pasional, más bien dicho): don Oscar fue controvertido toda su vida y jamás, jamás de los jamases, fue políticamente correcto. No tuvo pelos en la lengua ni reparos para provocar y echarse encima a todos lo que le reprocharan su lenguaje directo e inquisitivo contra quienes consideraba gente que obedecía a intereses internacionalistas opuestos al bien nacional, particularmente en asuntos de territorio, soberanía y diplomacia. Despreciaba profunda y explícitamente al entreguismo y, por eso, recibió sólo un puñadito de reconocimientos por su enorme trabajo como historiador, pues su actitud desafiante y enfática tocaba las fibras sensibles de la mayoría de la casta política chilena y sus sectas, tradicionalmente viciadas de desidia, cobardía e ignominia en temas de soberanía y diplomacia.

viernes, 11 de noviembre de 2011

UNA GARITA LLAMADA "MAPOCHO"

Imagen de 1920 del archivo fotográfico Chilectra, con la histórica Garita Mapocho.
Coordenadas:  33°25'57.20"S 70°39'10.27"W (ex ubicación)
Artículo del autor de este blog, publicado en la Revista "La Nueva Aurora de Chile" N° 16 del Instituto de Investigaciones Históricas General José Miguel Carrera (Nov. 2011).
Románticos tiempos aquellos: el tranvía recorría la ciudad y atravesaba el río Mapocho por el Puente de los Carros, frente al Mercado Central. Tal como la Plaza Argentina de Estación Central, Plaza Venezuela frente a la Estación Mapocho era un punto central en el intercambio y la conectividad de aquellos viejos carros, cuyas versiones eléctricas comenzaron con el propio siglo XX a ser utilizados para el transporte de la creciente ciudad de Santiago.
La Compañía del Ferrocarril Urbano estableció corrales y talleres para sus tranvías al otro lado del río, frente al mencionado puente, en dos largos galpones paralelos ubicados en calle Artesanos; los mismos que, en 1948, pasaron a ser sede del mercado de La Vega Chica. Tras la canalización del río Mapocho y la destrucción del Puente de Cal y Canto, además, la antigua versión del Puente de los Carros había sido reemplazada por el actual del mismo nombre, pero de sistema mecano. Un intenso paso de tranvías tenía lugar en él durante esos años.
Ahí en la plaza, de cara la imponente fachada de la Estación Mapocho y al paso del tranvía, se hizo instalar entonces una caseta techada que llegó a ser todo un símbolo del antiguo sistema de transportes: la Garita Mapocho. Diseñada en el mismo estilo ferretero del Mercado Central y los puentes, consistía en una especie de cobertizo o galpón con kiosco interior para informaciones y pequeñas funciones administrativas del servicio. Los pasajeros esperaban estos tranvías del populoso y agitado barrio precisamente allí, en Bandera casi llegando a General Mackenna, a veces cargados con las mismas maletas y bolsos que se echaron encima apenas puesto el primer pie sobre el andén de la estación.
Los carros del tranvía pasaban exactamente frente a la garita, para dar la vuelta por lo que hoy es avenida Cardenal Caro o seguir hacia La Chimba cruzando el Puente de los Carros y más tarde también por el Puente Independencia (donde hoy está el Puente Padre Hurtado), cuando se habilitaron en él rieles hacia la otra ribera.

¿DÓNDE QUEDABA EL BAR "ROXY"?

Vista del antiguo "Roxy Bar" cuando estaba hacia calle Ahumada, en fotografía que creo perteneciente a la revista Life.
Coordenadas: 33°26'31.29"S 70°39'4.13"W (primer local, aprox.)
Algunas memorias nostálgicas han citado al "Roxy Bar" entre intelectuales, escritores y artistas que alcanzaron a conocer el Santiago de mediados del siglo XX. La cantidad de anécdotas y episodios que allí se tejieron, además, hacen imposible explicarse cómo se olvidó tan fácilmente su nombre y su ubicación en la ciudad, apenas señalada por ahí por las proximidades de donde otrora funcionara la casa comercial "Hombo", también desaparecida, en la conjunción de las calles Ahumada, Moneda y Nueva York, a espaldas del Edificio Ariztía y del ex hotel "La Mundial", del Barrio La Bolsa.
No era tan festivo y popular como algunos parecen creer; o al menos no en un principio. Empero, Eduardo Balmaceda Valdés sí apuesta por él en "Un mundo que se fue", como "el más alegre, simpático y de tono en la ciudad". Creemnos, sin embargo, que más bien tenía cierta elegancia y atractivo para jarana un poco más reservada y menos bulliciosa que otros sitios de la ciudad, como podrían ser por ejemplo los de calle Bandera, pues sus precios no estaban al alcance de todos los bolsillos, según recuerdan quienes alcanzaron a conocerle. Era "como un pequeño y aristocrático club", al decir del mismo autor.

lunes, 7 de noviembre de 2011

A PROPÓSITO DE UNOS JARRONES SUSTRAÍDOS DESDE EL SANTA LUCÍA... UNA CARTA A LAS AUTORIDADES POLÍTICAS DE ESTACIÓN CENTRAL

Coordenadas: 33°27'14.1"S 70°41'28.0"W (inicio) / 33°27'25.6"S 70°42'17.4"W (final)
Ayer domingo 6 de noviembre de 2011, el periodista Darío Zambra publicó un interesante reportaje en el diario "La Tercera", sobre un tema que hemos abordado varias veces en este blog: la desaparición misteriosa de las piezas ornamentales del Cerro Santa Lucía.
En dicho artículo se menciona la situación de los jarrones franceses de la fundición francesa Val d'Osné, sacados del cerro y colocados en la Alameda Bernardo O'Higgins hacia el lado de Estación Central cuando esta comuna todavía pertenecía a la Municipalidad de Santiago, lo que me recuerda uno de los tantos episodios con sabor a salmuera que pude acumular haciendo vanos esfuerzos por revertir el penoso estado y la progresiva desaparición de los mismos ornamentos, que se encontraban en pésima situación ya hace dos años y que ahora han de estar peores.
El siguiente es un correo electrónico que dirigí a las autoridades señaladas al inicio, el lunes 19 de abril de 2010, con las imágenes que aquí se adjuntan:
Honorables Diputados del Distrito 20, doña Mónica Zalaquett Said y don Pepe Auth Stewart
Sr. Alcalde de la Ilustre Municipalidad de Estación Central, don Rodrigo Delgado Mocarquer
Sr. Administrador Municipal de Estación Central, don Ricardo Ferrada V.
Sra.(ita) Jefa de Gabinite de la I. Municipalidad de Estación Central, doña Marcera Giuria Maricich
Integrantes del Concejo Municipal de Estación Central: doña Angélica Cid, Patricio González, Roberto Moreno, Oscar Hernández, Patricio Laguna, Beatriz Lagos, Cristián Sepúlveda y Luciano Pavéz.

jueves, 3 de noviembre de 2011

UNA HISTÓRICA ESQUINA DEL CENTRO DE SANTIAGO, PARTE I: LA LARGA ÉPOCA DE LA DESAPARECIDA POSADA DE SANTO DOMINGO

Antigua imagen del portalón de acceso a la Posada de Santo Domingo, hacia el cambio de siglo, con su decoración barroco-criolla. La ausencia de símbolos heráldicos familiares sobre la puerta, a diferencia de otras casas coloniales parecidas (como la Sánchez Fotecilla, de Agustinas), quizás se deba a las medidas decretadas durante el Gobierno de O'Higgins que obligaron a remover muchos de estos emblemas.
Coordenadas: 33°26'10.22"S 70°39'0.96"W
La esquina de calle 21 de Mayo con Santo Domingo arrastra sobre el recuerdo urbano una historia mucho más interesante de lo que podría pensarse hoy en día, mirando esa pequeña plazoleta con fuente de aguas al centro, opacada por la majestuosidad de la antigua iglesia dominicana que se yergue al frente. La verdad es que este rincón capitalino ha crecido con la propia ciudad, desde sus orígenes, siendo uno de los primeros puntos que se precisaron dentro del mapa de planta del pequeño campamento semi-militar del siglo XVI, que en nuestros días conocemos como Santiago de Chile.

jueves, 27 de octubre de 2011

ESTUDIOS PATRIMONIALES Y GIRO DEL PATRIMONIO

* Artículo hecho en base a mis apuntes y reflexiones sobre la clase especial de don Luis Alegría, Profesor de Historia y Geografía, para la Escuela de Gestión Cultural de la USACH (20 de octubre de 2011).
Como hemos visto en otros apuntes, el viejo concepto del patrimonio estaba arraigado en el de "monumento", algo que todavía se hace visible en la legislación chilena, y que también priorizaba el sentido museal del mismo; es decir, conservar, resguardar y exhibir. Sin embargo, el concepto ha debido cambiar y adaptarse a las nuevas pespectivas.
En la actualidad, se da un fenómeno conocido como la Naturalización del Mundo Social, que consiste en procesos sociales donde se explican y entienden los alcances del patrimonio y la cultura de acuerdo a conceptos naturales o naturalistas de comparación o metáfora. Por ejemplo, el planteamiento de recuperar las raíces de la identidad cultural, o bien el propósito de hacer florecer ciertos sentimientos sobre una unidad patrimonial; o ver el patrimonio vivo de un pueblo como su ambiente de desarrollo y existencia, y a la vez entender la cultura como algo connatural al hombre y su relación con el paisaje.

lunes, 24 de octubre de 2011

"GLORIAO": EL TRAGO DE LOS MUERTOS

"El velorio del angelito" de Arturo Gordon. El origen del gloriao podría estar asociado a los ritos y antiguas tradiciones de esta clase de funerales de niños pequeños.
Existen y existieron varios tragos dulces chilenos a base de aguardiente, cuyos nombres derivan del arcaísmo lingüístico que persisten en nuestra forma de hablar el castellano, con la tendencia nacional a comerse la "D" de la última sílaba. Ejemplos de estas denominaciones son el famoso apiao (de apio), el murtao (de murtas o murtillas), el guindao o enguindao (de guindas) y el avellanao (de avellanas), entre otros. Por lo general, se trata de maceramientos de estas frutas o vegetales por algún tiempo dentro de aguardiente, a la que después se azucara y se agregan otros ingredientes a modo de especias. Han sido especialmente populares en el ambiente de la cultura rural de Chile.
Hay uno de ellos muy apropiado para este próximo 1° de noviembre, sin embargo, tradicional Día de los Muertos heredado de costumbres paganas druídicas (Samhain) y que coincide hoy con el Día de Todos los Santos, pues parece que la Iglesia Católica nos trasladó a regañadientes la fiesta al día 2, eufemísticamente llamada Día de los Difuntos. Y el trago de marras es el gloriao, una curiosa bebida de nuestras antiguas tradiciones campesinas adoptadas por la ciudad y que se asoció al momento más triste de la vida familiar, correspondiente a la despedida de un ser querido... Pura expresión necromante en un vaso.

miércoles, 19 de octubre de 2011

UNA VISIÓN ACTUALIZADA SOBRE EL CONCEPTO DEL PATRIMONIO

* Artículo elaborado en base a mis apuntes y reflexiones sobre una clase especial de don Ángel Cabeza, Vicepresidente Comité Internacional de Patrimonio Inmaterial de ICOMOS, para la Escuela de Gestión Patrimonial de la Universidad de Santiago de Chile, USACH (jueves 6 de octubre de 2011).
Se ha experimentado una renovación del Patrimonio como concepto de algo propio de la identidad de un pueblo, fundamentalmente en relación a la idea de memoria y pasado. Desde las antiguas visiones se ha avanzado a una nueva donde se compromete un acto de "saber ver", "saber leer" y "encontrarse" con la memoria y el pasado de un lugar o de una comunidad, incluso donde aparentemente y de acuerdo a la visión clásica, no hay elementos cultural o antropológicamente visibles.
Esto involucra como puntos de referencia y reconocimiento relativos al patrimonio:

lunes, 17 de octubre de 2011

PRÍNCIPE DE GALES: PASAJE PARA UN SUEÑO MONÁRQUICO

El pasaje Príncipe de Gales, en fotografía que tomé en junio de 1997. La vista de la Torre Entel que se observa ya es imposible en el lugar.
Coordenadas: 33°26'34.27"S 70°39'23.92"W
Príncipe de Gales es el nombre de una de las más importantes avenidas de la comuna de La Reina y de una estación Metro que se encuentra a sus puertas. Sin embargo, existe un pasaje muy pintoresco y poco conocido a pesar de estar sólo una cuadra y media del Palacio de La Moneda, causando toda clase de confusiones a quienes no conocen de su ubicación o bien a los que confunden una dirección con la de aquella avenida mencionada. Aunque creo haber leído el nombre de uno o dos personajes de importancia viviendo allí todavía en los años sesenta, en el "Diccionario Biográfico de Chile", parece que muy pocos reconocen y recuerdan este rincón.
Las líneas del viejo tranvía aún se conservan en la calle Morandé y sus adoquines parcialmente ocultos, en ese tramo desde el que surge este corto pasillo hacia el Sur, a espaldas de la Torre Entel, entre las calles Amunátegui y San Martín. Es un barrio lleno de recuerdos añosos de la ciudad, con fachadas neoclásicas y algo vetustas que, en algunos casos, han perdido ya gran parte de su esplendor y se hallan en evidente retirada. Fue en aquella buena época suya que esta cuadra vio nacer el pasaje, con casas que guardan cierta relación arquitectónica con las que uno encontraría en la manzana residencial modelo del barrio París y Londres, semejanza que no es casual, como veremos.

martes, 11 de octubre de 2011

LA HISTORIA DEL CIRCO CHILENO, DESDE LA CARPA A LA BIBLIOTECA

Una dupla de oro: fotografía del famoso tony Caluga y su colega el clown "Pollito" Pérez. Imagen de los archivos de la Biblioteca Nacional.
Coordenadas: 33°26'31.55"S 70°38'44.75"W (exposición en la Biblioteca Nacional)
Quedan pocos días para que se cierre la exposición "Circo Chileno", programada entre el 8 de septiembre y el 21 de octubre en el Salón Bicentenario de la Biblioteca Nacional de Santiago. La inauguración incluyó la apertura de la exposición fotográfica “Circo Hoy” de Francisco Bermejo y la presentación del libro “Años de Circo" de Pilar Ducci, además del lanzamiento del sitio temático “El Circo Chileno” del portal Memoria Chilena. Luego de conocerla, recomiendo encarecidamente asistir a esta exposición, por supuesto.
La muestra incluyó varias presentaciones especiales en la Sala América de la misma institución: 9 de septiembre se lanzó allí el disco “Maromero” de Los Trukeros; el 16 se realizó la charla “Años de Circo” por Pilar Ducci; el 23 tuvo lugar la charla “El Payaso de Circo”, donde participaron Jorge Domínguez (tony Copucha) y Carlos Gajardo (tony Cuchara); el 7 de octubre se expuso el documental “El Circo Chileno en Rapa Nui” de Francisco Bermejo; el 14 se realizará la charla “Folklore en el circo” por la cantante popular Clarita Parra y por Rodrigo Miranda, director de Los Trukeros. También se efectuaron exhibiciones de cine clásico relativo al tema y hubo talleres recreativos infantiles de circo en los jardines de la biblioteca, los días 24 de septiembre y 8 de octubre. Todavía quedan algunas actividades en agenda.
La exposición es realizada con apoyo de la UNESCO y del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, contando con el auspicio de Corporación Cultural La Araucana. Consta de material museológico, antigüedades, afiches, fotografías y paneles de información, que se han montado gracias a piezas pertenecientes a las colecciones de investigadores y miembros de la comunidad circense chilena, como la mencionada autora Pilar Ducci, Patricio Scacchi, Pedro Pontigo, Eladio Lavalovich, Héctor Aguilera y material de los propios estantes de la Biblioteca Nacional, entre muchos otros colaboradores que gentilmente facilitaron la realización de esta exposición.
La fecha escogida coincide, obviamente, con la llegada de la temporada primaveral de los circos en el país, además de acentuar el valor de la cultura circense en el folklore nacional, quizás el principal y más grande mérito que le reconozco a la interesante propuesta cultural.

viernes, 7 de octubre de 2011

ICONOS PERDIDOS DE LA ANTIGUA REMOLIENDA: EL LAVATORIO DE LOZA Y EL PERMANGANATO

El "Baño de Mujeres", de A. Durero.
El año 2009, poco tiempo después de publicar la entrada titulada "Los Elementos que Caracterizaban a los Burdeles Criollos Antiguos", llegó una gran cantidad de cartas confirmando y agradeciendo lo allí expuesto, pues se trataba de información muy olvidada que tocaba la nostalgia de muchos que alcanzaron a conocerla. También se felicitó el intentar darle un enfoque folklórico y costumbrista, que mi amigo don Carlos Fernandois compartió honrándome con publicar parte de mi artículo en su extraordinario sitio de investigación Folklore y Cultura Chilena.
En este contexto de tiempo, recibimos también una ilustradora e interesante carta de nuestro lector don Eduardo C., aportándonos algunas luces y aclaraciones sobre algunos de nuestros artículos, pero particularmente sobre el mencionado, de la iconografía de los viejos burdeles.

martes, 4 de octubre de 2011

"EL QUITA PENAS" DEL CEMENTERIO: PARA EL ÚLTIMO ADIÓS Y EL PERMANENTE ¡SALUD!

Antigua dirección del "Quita Penas", en El Panteón 1125-1131.
Coordenadas: 33°25'3.26"S 70°39'19.36"W (primer local, aprox.) 33°24'51.19"S 70°38'36.48"W (actual)
Como suele suceder con las picadas más clásicas de Santiago, no se sabe con total exactitud cómo y cuándo nació este popular bar-restaurante del ex barrio de La Chimba, allí cerca del Cerro Blanco y los cementerios. Las fechas que se proponen transitan por la segunda mitad del siglo XIX y albores del Centenario, pues lo claro es que ya existía hacia el cambio de centuria.
En algunos períodos se le ha llamado "Quita Penas", y en otros "Quitapenas", junto. Su nombre provendría, por conclusión lógica, del desahogo que se daban allí los comensales después de haber despedido a sus seres queridos, pues se ubicaba estratégicamente en la proximidad del Cementerio General, en Avenida del Panteón, después llamada La Unión y Profesor Zañartu. Ha pasado por varios dueños desde entonces, y su éxito estuvo garantido por el hecho de que los cortejos fúnebres se hacían antes a pie, de modo lo que los deudos pasaban invariablemente a este local para "llorar" a sus difuntos.

lunes, 3 de octubre de 2011

UN VIEJO ESCUDO DE ARMAS "ALTERNATIVO" EN LA CIUDAD DE SANTIAGO

 

"Santiago en 1910. Homenaje al Centenario Nacional" de Álvaro Cobarrubias, Enrique Valenzuela y Jorge Zorilla, publicado desde la Imprenta Universo en 1910. Se observa el Escudo Mapocho que era usado a la sazón.

Hemos hablado y publicado ya algunas imágenes sobre el Escudo de Armas de Santiago, y comentado de paso algo sobre la existencia de un segundo escudo de menor duración en la historia de los emblemas de la urbe, criticado en la actualidad por su simplismo y por carecer de elementos simbólicos en su diseño. Sin embargo, parece que este blasón sí tuvo bastante importancia en los cerca de 40 ó 50 años que se mantuvo en uso, aunque pocos ejemplos queden de él ahora. Incluso, sirve a algunos para proponerlo como un escudo "alternativo" pero de igual valor histórico en la ciudad, de la misma manera que la bandera de la Patria Vieja, por ejemplo, viene a serlo a nuestros actuales símbolos patrios.

En términos generales, constaba de un borde dorado dividido al centro horizontal por una franja separando dos campos: uno superior donde asomaba una imponente montaña (que hallamos muy parecida a la del logo de "La Aurora de Chile" y otras gráficas independentistas) y cielo azul (azur) y otro inferior verde de líneas paralelas u olas según las distintas versiones. Lo más característico era el nombre del río junto al que creció la ciudad de Santiago, colocado en la franja que dividía ambos campos: "MAPOCHO".

domingo, 2 de octubre de 2011

SOBRE LAS RECETAS Y PROCEDIMIENTOS DE LA MEDICINA POPULAR DE ABUELITAS

Óleo "El niño enfermo", de Pedro Lira (Museo Nacional de Bellas Artes). Muestra todo el dramatismo de una escena de enfermedad infantil en una familia modesta, con la madre y la abuela intentando aplicar medicinas caseras en el pequeño.
La medicina popular y casera de antaño estaba llena de interpretaciones extrañas sobre los efectos de determinadas materias de uso doméstico en la salud del afectado por enfermedades de todo tipo. La niñez de muchos quedó marcada por las épocas en que eran de uso más corriente tales prácticas y había, en consecuencia, una gran cantidad de chistes que se hacían sobre la rusticidad e incomodidad de estos procedimientos, gran parte de ellos más cercana a la superstición que a la medicina, pero que se veían fomentadas y vigentes por los porfiados que se negaban a ir al "matasanos" e insistían en probar con secretos de naturaleza y cosas por el estilo.
Sobre lo anterior, recuerdo un chiste de Condorito, quien después de declarar que su suegra doña Tremebunda estaba gravemente enferma, recibió como consejo de una vecina recurrir a una receta curandera que consistía en cocer un choclo y ponerle los pelos en los pies de la paciente; pero al volver a encontrarse ambos, Condorito le comentó afectado que su suegra había muerto: al parecer entendió mal la instrucción y partió por la mitad a la vieja cuando trataron de "amarrarle los pelos a los pies"... Otro chiste famoso fue el del comediante Ernesto Ruiz, El Tufo, en los años ochenta (rutina que conocí gracias a los roñosos y viejos cassettes de la colección de mi amigo Leito Cordero): decía de un tipo que, tras contraer una enfermedad de transmisión sexual en un burdel, recibió de sus amigos consejos tan absurdos como: 1) Espolvorearse azúcar flor en sus genitales, dormir "a poto pelado" y esperar que las hormigas llegaran en la noche a comerse "todo lo malo"; 2) Echarse allí mismo caca de gallina, que según otro amigo era también "secreto de naturaleza, te vay a acordar de mí"; y 3) Untarse la entrepiernas con alquitrán, esperar que se seque y golpearla con un martillo para que se caiga llevándose "todo lo malo" en el descascarado.

sábado, 1 de octubre de 2011

LOS OJOS DEL GUERRERO REYVNIR

Arnel en su traje guerrero; o su autounción como Reyvnir.
Nos ha abandonado hace pocos días el montañista, escalador y excursionista Arnel Epulef Cifuentes, para iniciar su propio viaje hacia lugares misteriosos que, desde esta profana orfandad de los vivos, sólo podemos suponer y representar en la ingenuidad de simbolismos aún sujetos a nuestra condición material; esa misma que nos hace esclavos de la carne y siervos del destino. Un hombre sano, deportista, de gran cultura, espiritualidad y orientación casi mística, no merecía partir tan prematuramente; pero así es como se marchan los que han elegido ser guerreros: jóvenes, lúcidos, requeridos por alguna extraña e implacable voluntad superior que no negocia y que sólo esgrime sus fuerzas indiferentes al pequeño dolor humano.
Arnel tenía el porte y la estampa de un guerrero vikingo, y él los sabía... Lo sabía incluso más de lo que llegara a confesarlo, si es que alguna vez lo hizo. A pesar de la sangre mapuche que corría en sus venas y que florecía en ese apellido por el que siempre proclamó orgullo, bien podría haber pasado con sus ojos viridis y su barba color de cedro por un retrato de héroe normando. Curiosamente, la traducción de Epulef desde el mapudungún al castellano y conservando la naturaleza poética de los conceptos de aquella lengua, podría ser también algo así como Dos Llanos o Dos Planos, casi revelando en su naturaleza la presencia de esa dualidad y coexistencia de todo guerrero con su propio héroe interior-exterior, con su reflejo estelar, tan bien representado en la figura del cinche o el cinchecona de la misma tradición indoamericana o en el personaje alter ego de los superhéroes de las fantasías hechas historietas, ya en nuestra época y cultura.

jueves, 29 de septiembre de 2011

LUIS F. ROJAS: EL HOMBRE QUE ILUSTRÓ NUESTRA HISTORIA

 
Retrato de Luis F. Rojas (1857-1942) en "Episodios Nacionales" (primera edición). Imagen de la colección del investigador Marcelo Villalba S.
Pocas cosas podrían parecen tan entretenidas para algunos, como mirar con tiempo y al detalle los dioramas de Zerreitug (Rodolfo Gutiérrez) donde quiera que alguien haya tenido la astucia y generosidad de poner uno, reconstruyendo tras las vitrinas esos episodios históricos que, de otra forma, sólo quedaría imaginar en blanco y negro a partir de las a veces confusas o imprecisas descripciones que suelen hacer los historiadores sobre los escenarios de nuestra propia vida nacional.
Mucho antes que Zerreitug, sin embargo, existió Luis F. Rojas, un personaje equivalente al valor didáctico de su trabajo en el contexto de tiempo que le correspondió.

RECUERDOS UNIVERSITARIOS SOBRE UNA FUENTE DE SODA EN LA ALAMEDA


Sector donde antes se encontraba la schopería.
Coordenadas: 33°26'41.70"S 70°39'24.59"W (aprox.)
Había una vez... un grupo de tres estudiantes de la Universidad Central en Parque Almagro que, preparándose para una disertación en clases de Elementos de Derecho, fueron a una fuente de soda ubicada en plena Alameda Bernardo O'Higgins, entre las calles Amunátegui y San Martín, y sumidos en sus nervios bebieron tantas jarras de espumante cerveza que se presentaron prácticamente ebrios a dar la famosa exposición. Bueno, no les fue mal... Pero no fue coincidencia de ninguno de los tres involucrados llegara a titularse en aquella carrera de Administración Pública, desertando todos en años posteriores aun cuando las cosas salieran bastante bien aquel día.
Nunca olvidé ese restaurante y bar: aunque jamás supimos su nombre oficial, como afuera mostraba unos carteles diciendo Pub's Schopería-Restaurant, así quedó bautizado para nosotros. Volvimos a pasar varias veces a sus salas de alegres tardes, frías a morir en invierno y calurosas como sauna en las proximidades del fin de año. Los schops eran baratos y grandes, y por mareo o por bajón de hambre siempre terminábamos acompañándolos invariablemente con un completo o un lomito cargado a la mayonesa blancuchenta, esos almuerzos tan propios de la época universitaria.

lunes, 26 de septiembre de 2011

EL "SILABARIO HISPANO AMERICANO" DEL PROFESOR DUFFLOCQ Y LOS BUENOS DÍAS DE LA EDUCACIÓN CHILENA

Portada del histórico silabario de Dufflocq, ilustrada por Coré.
Hubo una época en que la educación chilena realmente parecía marchar a la vanguardia de América Latina, en parte influida por insignes personajes fundadores que llegaron desde otras regiones a introducir procedimientos y filosofías de la instrucción, como Andrés Bello, Jules Jariez o Domingo Faustino Sarmiento, además de prodigiosos educadores nacionales como Darío Salas, Manuel Montt, José Abelardo Núñez, Diego Barros Arana, los hermanos Miguel Luis y Gregorio Víctor Amunátegui, Antonia Tarragó, Valentín Letelier, Isabel Le Brun, Pedro Aguirre Cerda, Gabriela Mistral y tantos otros que merecerían capítulos propios para describir su inmenso pero a veces poco conocido legado en la enseñanza escolar y superior del país.
Este sistema educacional se constituyó, también, en un mecanismo de mejoramiento de las condiciones sociales y accesos de los niños, generación tras generación: además de facultades que le son intrínsecas, como haber reducido el analfabetismo a niveles que llenan de orgullo la historia de la instrucción en Chile, el régimen de obligatoriedad y asistencia a las escuelas permitió implementar planes de combate a la desnutrición infantil con raciones para los alumnos, que lograron erradicar del país este flagelo hacia inicios de los años ochenta, tras una larga y fatigante lucha dada por gobiernos muy distintos entre sí.
Hay un hito que simboliza el éxito y la trascendencia que llegó a tener gran parte del modelo chileno original de educación dado a la luz en la primera mitad del siglo XX, antes de que se perdiera el control del timón y se produjera la debacle que actualmente tiene al sistema por las cuerdas. Se trata del trascendente "Silabario Hispano Americano" de Adrián Dufflocq Galdames, una de las hazañas más grandiosas e internacionalmente reconocidas que se hayan producido por estas tierras, para el sustento y facilitación de la instrucción escolar, reflejo de esos buenos tiempos para las proyecciones de la educación nacional.
Con este pequeño artículo, hemos sentido la necesidad de recordar este extraordinario trabajo y su valioso aporte a la historia de la educación.

sábado, 24 de septiembre de 2011

MINO VALDÉS: DE LA ALEGRE COMPAÑÍA A LA TRISTE AUSENCIA

Mino Valdés, el gran comediante (Fuente imagen: diario La Tercera, noviembre de 1988).
El próximo domingo 2 de octubre, se realizará en el Teatro Caupolicán la última presentación conmemorativa del mítico "Festival de la 1" (1979-1988), el clásico estelar del mediodía. Será conducido por su histórico animador Enrique Maluenda, quien presentará allí también un libro con sus memorias.
El evento de marras contará con varios artistas que participaron en las diarias presentaciones del programa auspiciado por sabrosalsa Deyco y betún Virginia con recordadas secciones como "Afírmese usted compadre" y "Su sueño por un día", que hoy se verían tan ingenuas e inoportunas en nuestra televisión. Estarán en el show-despedida Buddy Richard, José Alfredo Fuentes, Peter Rock, la Sonora de Tommy Rey, Ginette Acevedo, Los Huasos de Algarrobal, Zalo Reyes y humoristas como Daniel Vilches y Ernesto Ruíz. Sin embargo, muchos de ellos no podrán estar presentes, más que en el recuerdo, como Chicho Azúa, Eduardo Thompson y un verdadero señor del humor que formó parte de aquel elenco: Mino Valdés.
Fueron muchas las mañanas, tardes y noches que llenó de risas Valdés y su Alegre Compañía, una de las más exitosas agrupaciones humorísticas de la televisión chilena, de esas que vinieron a ser herederas de la época del teatro de variedades y los espectáculos revisteriles en los que se gestaron, con grandes shows frívolos y elogiadas vedettes. Pasó por los principales escenarios de la época y consolidó su carrera con bloques de humor en los más populares programas de televisión nacionales, como el mencionado "Festival de la 1" y "Sábados Gigantes".
El nombre de Mino Valdés quedó asociado, por esto, a todos aquellos grandes comediantes y humoristas de la generación romántica de las candilejas: Guillermo Bruce, Manolo González, Eduardo Thompson, Gilberto Guzmán, Jorge Franco, Tato Cifuentes y su muñeco Tatín, Carlos Helo, Canuto Valencia, Jorge Cruz, Eduardo Aránguiz y Helvecia Vieira, por nombrar algunos.

martes, 20 de septiembre de 2011

POLIDORO YÁÑEZ: EL DESCONOCIDO PRIMER BENEFACTOR DE LOS NIÑOS DEL MAPOCHO

Actualización: Polidoro Yáñez Andrade. Imagen fotográfica facilitada generosamente por su hija Perla Yáñez Cuadra.
Coordenadas:  33°25'56.93"S 70°39'3.21"W (Barrio de los mercados de Mapocho).
El primer nombre que la cultura popular siempre evocará como ejemplo de los esfuerzos desplegados para rescatar a los niños abandonados del río Mapocho, sin duda es el de San Alberto Hurtado, en mérito a sus fatigantes noches frías salvando a los pelusas de la más denigrante y perversa marginación social allí en el barrio de los mercados, en esa postal de degradación infantil tan crudamente retratada por Alfredo Gómez Morel con su estremecedor libro autobiográfico “El río”.
Sin embargo, se sabe que hubo intentos previos a los del fundador del Hogar de Cristo y que pudieron haberles servido de ensayos. Trabajos como “Habitando la calle” del Ministerio de Planificación, por ejemplo, informan de un programa de acogida implementado en el Gobierno del Presidente Pedro Aguirre Cerda (parece referirse a "La Posada del Niño") y otro de una colonia agrícola experimental bajo atención de Carabineros de Chile (posible antecedente de la Fundación Niño y Patria), ambos casos destinados a sacar de la vulnerabilidad a estos chiquillos cautivos en la subcultura que domina la vagancia y la haraganería callejeras.
Se conocen otros casos que se remontan a religiosos del período cercanos a la Guerra del Pacífico y la Guerra Civil o incluso antes, de hecho, como fue el sacerdote mercedario José Agustín Gómez, fundador para estos efectos de la Congregación de las Hermanas Hospitalarias de San José en San Felipe, en 1866.

lunes, 12 de septiembre de 2011

APOLOGÍA DEL "TERREMOTO"

Caña de "terremoto" en su tierra natal del restaurante "El Hoyo", Estación Central.
Artículo del autor de este blog, publicado en el Portal Memoria Chilena de la DIBAM como parte de la selección de "Artículos para el Bicentenario", el 24/5/2010, dedicado al valor cultural del trago "terremoto". El texto tiene la particularidad de haber sido redactado y entregado poco antes del terremoto del 27 de febrero de ese mismo año:
Sabemos por experiencia de vida que Chile es un país telúrico: de Norte a Sur, y aun en las islas del Pacífico y en el Territorio Antártico, la brutalidad de sismos y volcanes ha dado forma a una geografía de extremos, de enormes rupturas; de fracturas dolorosas y de quiebres estruendosos. Cada generación alcanza a conocer un episodio violento de la geología y del tronar de los huesos de la tierra chilena, atrapada entre la cordillera y el mar como una serpiente que intenta liberarse de la grieta que le atasca. José Ortega y Gasset, al conocer nuestra desgracia, no titubeó en describirnos como un pueblo “condenado a que se le venga abajo cien veces lo que con su esfuerzo cien veces creó”. Así, todas nuestras edificaciones se levantan pensando en que, algún día, las azotará un terremoto. A su vez, ninguno de los edificios nacionales pasará por la historia sin conocer al menos uno de estos sucesos.
Cualquiera creería que la naturaleza se ensañó con nuestro país: promediamos un gran terremoto cada nueve años y somos titulares en el mayor de los movimientos telúricos registrados por la humanidad: el de Valdivia, en 1960. Además, concentramos cerca 2.900 volcanes en todo el territorio (el 15% del total del mundo), 500 de ellos potencialmente peligrosos y 80 definitivamente en actividad.

domingo, 11 de septiembre de 2011

EL ÚLTIMO BASTIÓN DE LOS PEQUENES

Venta callejera de pequenes y dulces en carrito ambulante, hacia los años sesenta. Imagen de las colecciones del Museo Histórico Nacional.
Coordenadas: 33°25'38.77"S 70°39'25.33"W (fábrica) 33°26'2.33"S 70°39'3.28"W (local)
Entre la gran familia de empanadas que se consumen en Chile, existe una que se caracteriza especialmente por su relleno de un pino carente de carne: el pequén, una sabrosa delicia que ha comenzado a ser redescubierta en nuestros días y que ha acercado nuevamente a los vegetarianos hacia las mesas más tradicionales del costumbrismo, como quizás sucederá por estos días de Fiestas Patrias en nuestro país.
El pequén tiene características muy propias y distintivas de las demás empanadas, donde la falta de carne es sólo un detalle: su pino es preparado con cebolla, comino, ají de color y ají picante, pues necesariamente se trata de una empanadilla muy jugosa o "caldúa" que arde en la boca, ya sea frita u horneada, aunque sobreviviendo principalmente en este último formato. El huevo duro, la pasa y la aceituna también suelen formar parte de la receta en las pocas casas donde aún se la produce. Sin embargo, Eugenio Pereira Salas comentó en una nota de sus "Apuntes para la historia de la cocina chilena" que los pequenes habrían sido cocidos originalmente al rescoldo, mientras que otros aseveran que la cocción del pino de cebolla del relleno se hacía en hueso de cordero, aderezado con aliños de procedencia araucana.

lunes, 5 de septiembre de 2011

LA CUECA DEL MANCO: BAILANDO COJA HACIA SU POSIBLE EXTINCIÓN

Bailarines danzando la auténtica cueca del manco (don Pepe y doña Ximena de la Jara). Imagen: gentileza de don Claudio de la Jara.
La mayoría de los chilenos redescubre anualmente la cueca en esta época, en la proximidad de las Fiestas Patrias, aunque nuestro baile y canto folklórico ya se encuentra a buen resguardo entre los círculos de sus adoradores y cultores de todo el año, como hemos tratado de dejar demostrado a lo largo de varias entradas de este blog.
Existen muchas variaciones del baile de la cueca, sin embargo, algunas muy específicas y curiosas. Estilismos de todo tipo, generalmente asociados a grupos geográficos o humanos distintos, a veces también con incidencia o coordinación estética y adaptativa en la forma de instrumentación y canto. Por ejemplo, la cueca del chapecao se baila distinta a la del minero; la cueca del huaso se zapatea con espuelas y ruidos de tacos, mientras que la de pasto verde se raspa sobre el suelo con energía.

sábado, 3 de septiembre de 2011

UN HECHO OLVIDADO POR LA HISTORIA: LA "MARCHA DE LA VICTORIA"

Imagen de los diarios de la época mostrando la masiva "Marcha de la Victoria", del día 4, donde desfilaron más de diez mil nacionalsocialistas chilenos y miembros de la Alianza Popular Libertadora.
Ya hemos visto los detalles de la horrorosa Masacre del Seguro Obrero de 1938, en otro posteo. Sin embargo, nos corresponde indagar acá sobre un hecho casi ignorado por la historia, apenas mencionado por uno que otro autor y que tuvo lugar sólo unas horas antes. Un hecho que, lamentablemente, fue su antesala precipitó los trágicos sucesos del día siguiente.
El día 2 de septiembre de 1938, se había se realizado una ceremonia nocturna entre miembros del movimiento nacionalsocialista chileno (MNS Chile), que planificaban ya la forma en que iniciarían su propio "putsch" para detener las elecciones presidenciales que consideraban ilegítimas, en especial ante los evidentes pocos escrúpulos del Presidente Arturo Alessandri para intervenirlas, empezando por las propias campañas, en favor del candidato de La Moneda: el ex Ministro de Hacienda Gustavo Ross Santa María, o "Ministro del Hambre" según era apodado, como vimos en el posteo relativo a la masacre. Eran los preparativos para lo que tendría lugar en la "Torre de la Sangre" del Seguro Obrero, donde hoy se ubica el Ministerio de Justicia, en pleno Barrio Cívico de Santiago, aunque muchos han pretendido que la rebelión sólo se debió a un intento de exigir "garantías" electorales, lo que no es tan cierto y suena más bien a una explicación expiatoria, pues el plan era claramente un intento de asonada.

martes, 30 de agosto de 2011

LA MAGIA DE ALFREDO MOLINA LA HITTE EN UNA VITRINA DEL METRO

Autorretrato de Alfredo Molina La Hitte, hacia 1942, con fotografías de actores del filme chileno "Bar Antofagasta" a su espalda (Fuente imagen: Exposición DIBAM en Metro Santa Lucía, agosto-septiembre 2011).
Coordenadas: 33°26'34.50"S 70°38'42.35"W (Estación Santa Lucía)
Estoy tratando de aprovechar mis días de regreso en Santiago resucitando este blog y, a poco de arribar, ya encontré una muestra maravillosa en el Metro de Santiago, particularmente en la Estación Santa Lucía: una vitrina con cerca de 30 imágenes tomadas por el fotógrafo y verdadero retratista de la vieja bohemia chilena, Alfredo Molina La Hitte, a quien ya había dedicado una entrada hace tres años, con relación al lanzamiento del trabajo "El Santiago que no dormía" con una selección de sus trabajos (para verla, clic aquí).
Dejé ir por lo menos tres pasadas del tren concentrado en estas fotografías; bellas, cautivantes y de una estética única... Es sorprendente la intensidad de esta sencilla experiencia en tan pocos metros cuadrados de vitrina, convertidos en una verdadera ventana poética hacia el pasado; casi un vórtice hacia la luz de las candilejas desaparecidas de las artes escénicas chilenas. Época de plumas, lentejuelas y glamour; de músicos uniformados en el terno y la corbata humita, impecables, con carreras sostenidas sólo del talento y cuando no había prensa de farándula, ni siliconas, ni liposucciones, ni líos de cremallera.

sábado, 20 de agosto de 2011

CENTENARIO DE RAÚL MORALES ÁLVAREZ: PLUMA Y PASIÓN EN LA CRÓNICA DEL VIGÉSIMO SIGLO

Raúl Morales Álvarez, en fotografía publicada en el sitio web de "El Funye".
Una prodigiosa genialidad como la del cronista y reportero Raúl Morales Álvarez, tiene una virtud ventajosa sobre la de los maestros de otras disciplinas escritas: al vincularse y expresarse directamente a través de las comunicaciones que conforman la mass media, de los soportes de información social, necesariamente debe ser compartida con el resto, por su propia naturaleza y vía de existencia. Todos, de alguna manera, quedamos al alcance de ese fervor luminoso y casi cegador del talento; todos participamos y somos tocados por su brillo, y terminamos cubiertos por el fulgor de sus dotes excepcionales. A su vez, la luz de esta misma genialidad perdurará más allá de la vida física de quienes la encendieron, dándole acceso a esas instancias de perpetuidad de obra que sólo los talentosos son capaces de alcanzar.
Se cumplirá un siglo desde que Raúl Morales Álvarez nació en Quito, un 24 de agosto de 1911. Aunque su familia era chilena, su llegada al mundo tuvo lugar en el país ecuatoriano porque su padre, el Almirante Rubén Morales Feronne, casado con doña Amalia Álvarez Saavedra (dueña de la Hacienda "La Boca" de Talagante), se hallaba por aquellas tierras en misión diplomática.

miércoles, 15 de junio de 2011

ESTE ARTÍCULO VALE CALLAMPA

La expresión chilena "valer callampa" es muy recurrida para referirse a algo que no tiene cuantía, resulta inútil, decepcionante, no cumple expectativas mínimas o simplemente no vale nada. Sin embargo, al contrario de lo que hace creer un extendido error, no tiene relación alguna con el sentido fálico que algunos creen o quieren otorgarle (la asociación del órgano masculino con la forma de un hongo).
El profesor y lexicólogo Jaime Campusano ha explicado en más de una ocasión el verdadero origen del concepto y el término "valer callampa": proviene en realidad de los clásicos flippers o pinballs que acompañaban a los videojuegos en los centros de entretención de los años ochenta y noventa, y que tenían dentro de su tablero unos dispositivos automáticos que sólo servían para hacer saltar la bolita de acero sin dar un solo crédito al marcador o bien otorgando muy poco puntaje, casi exiguo.
Sucede pues que, por su forma característica parecida a un hongo, estos topes técnicamente llamados popbumpers o sólo bumpers, eran conocidos en el ámbito popular, juvenil e infantil de esos años como "callampas", desde donde surgió la expresión de "valer callampa" para referirse a valer poco o nada, dato que aparece confirmado también en el sitio web de la Comunidad Chilena de Coleccionistas de Flippers, en enero de 2011.

jueves, 19 de mayo de 2011

LA VIDA EN LAS RIBERAS: CRÓNICA DE LAS ESPECIES EXTINTAS DEL BARRIO MAPOCHO

Vista del sector de Barrio Mapocho (la estación, Plaza Venezuela y entrada de avenida Independencia) hacia el año 1920. Fotografía originalmente correspondiente al archivo Chilectra.
Nota: Este texto que precede a la presentación digital de la obra (plataforma Issuu) corresponde a la presentación del libro que ha sido dividido en dos tomos por su envergadura. Se abarca toda la historia del barrio desde sus orígenes remotos hasta sus más recientes cambios y transformaciones, con especial énfasis en lo que aquí he llamado "especies extintas" de Mapocho: todos aquellos elementos culturales, folklóricos, arquitectónicos y humanos que han desaparecido pero también han dejado su huella en el fenómeno de la vida en las riberas, por esta parte de la ciudad. Queda en vuestras manos entonces, junto con el agradecimiento por todos estos años en la aventura bloguera de URBATORIVM y la reiteración de que este mismo blog no será cerrado, sino sólo reducido en su constancia de publicaciones e interacción con los lectores. Saludos y, desde ahora, intentad el pequeño ejercicio de mirar Barrio Mapocho a través de mis ojos, con este libro digital como ayuda.
De alguna manera, todos los santiaguinos estamos ligados al Barrio Mapocho: vinculados a través de sus mercados, sus actividades y espectáculos en el centro cultural de la estación, o en sus restaurantes económicos con las populares cantinas de vino pipeño y tintolio navegado o en borgoña. El nexo es ineludible.