miércoles, 29 de junio de 2016

LAS RUIDOSAS Y COLORIDAS LORERAS DE TRICAHUES DE LA REGIÓN DE COQUIMBO

"¡Son tricahues!", repetía mi amigo y camarada de viajes con la cabeza en alto, aquel día feriado de Semana Santa, mientras veíamos la numerosa y colorida lorera estacionada en los árboles de la Feria Rural Campesina del Parque Los Pimientos, a espaldas de la planta pisquera de Vicuña en el Valle de Elqui. El ruido de una agitada masa de plumas verdes, amarillas y rojas parecía apoderarse del encuentro, haciéndonos creer que estábamos cerca de una especie de criadero hasta que los vimos alegres y felices conquistando las ramas de las altas copas.
Eran tricahues, pues: llamados también tricagües y loros barranqueros, por su tendencia a vivir en barrancos y anidar en agujeros de laderas, aunque ahora parecen haberse aproximado como nunca antes a zonas urbanas de Vicuña, Ovalle y Monte Patria. Sorprende ver una concentración tan grande de una especie que se halló alguna vez casi al borde de la extinción, principalmente a causa de la intervención humana. Volvemos a encontrar decenas de ellos saliendo ya de Vicuña, por los postes y árboles en la entrada del estrecho puente viejo sobre el río Elqui. Quizás no sea un fenómeno tan transitorio o excepcional como podría parecer.
Una de las primeras descripciones del loro en la literatura fue la del Abate Juan Ignacio Molina, quien lo cataloga como Psittacus cyanolyseos. En el siglo XIX, el británico Philip Sclater lo definió como el Cyanoliseus patagonus byroni, nombre científico con el que permaneció hasta hace no mucho tiempo, cuando a fines del siglo pasado se le definió como la subespecie Cyanoliseus patagonus bloxami por el estadounidense Storrs L. Olson, dado que el nombre propuesto por Sclater era confuso y se había asociado antes a otra especie de loro chileno, el choroy (Enicognathus leptorhynchus).
Es un animalito de vida marcadamente gregaria, formando esas colonias que nunca parecen estar calladas: meten bullicio estacionados en ramas o volando, por lo que nunca, nunca pasan inadvertidos. Suelen estar acicalándose entre las parejas, pues tienen una marcada tendencia a la monogamia; o bien se entretienen peleando por una rama, cuando están detenidos en las copas. Con una expectativa de vida cercana a los 50 años como máximo, estas aves anidan de preferencia en pequeños túneles de laderas y quebradas, por lo general durante la segunda mitad de cada año hasta inicios del siguiente, colocando de 2 a 5 huevos de color blanco que eclosionan en menos de un mes. Ambos padres se dedican al cuidado de las crías, como devotas parejas.
Los tricahues adultos miden entre 43 y 46 centímetros, con un peso promedio entre los 300 y 400 gramos. Las plumas de su cabeza, lomo y cola son de color verde oscuro oliváceo, con algunos tintes turquesas hacia las puntas de las alas. Tiene el pico de tamaño medio comparado con otros loros silvestres, de color blanquecino al igual que el contorno de sus ojos siempre atentos y curiosos al entorno. Su pecho es de color gris marrón con un tenue collar blanco de plumas, mientras que su abdomen es de un hermoso color amarillo con centro rojo, colores cálidos contrastantes con el resto de las tonalidades del ave. Sus patas son rosadas y de cuatro dedos dispuestos en pares opuestos.
Distribución del loro tricahue en el Cono Sur. Fuente imagen: diario "El Día".
Pareja de tricahues. Se observa una tendencia monogámica en el ave.
Se alimenta de semillas y frutos silvestres como peumo, espino, algarrobo, copao, chañar, maitén o boldo, pero a veces también de cultivos agrícolas de maíz o trigo, además de higos, paltos, duraznos, damascos, granados y nogales, por lo que algunos productores no le tienen mucha estima. El ave traga pequeñas piedrecillas, arenas o maicillos de las zonas que habita para poder facilitar su digestión, como puede verificarse observando sus heces, que no son pocas a los pies de cada lugar donde se posan en masa. Se sabe que pueden desplazarse unos 100 kilómetros diarios busca de estos alimentos.
El tricahue es un loro muy inteligente y diestro, de excelente organización comunitaria y vida social. Aunque su incesante griterío no parecería ofrecer muchos matices al observador inexperto, la verdad es que tiene una interesante estructura de comunicación vocal-auditiva dentro de cada grupo, la que se mantiene prácticamente todo el día. Hay loros llamados vigías que, cumpliendo labores de seguridad general, dan gritos de alerta a todo el grupo en caso de advertir alguna clase de peligro o amenaza, acción ante la cual la bandada despega y huye ya sea al unísono (reacción conjunta) o bien de forma individual (escape de cada ejemplar según el grado de amenaza que percibe). Un vigía puede hacer también funciones de centinela de avanzada, al adelantarse 1.5 horas a la parvada antes del resto de la bandada; el vigía de la lorera, por su parte, se aproxima 1.8 kilómetros a cualquier visitante o extraño antes que éste llegue a la colonia.
Entre los depredadores del tricahue (además del hombre, por la caza y la captura par mascotería ilegal), están otras aves como el halcón, el águila chilena, el aguilucho y el peuco. Para evitarlos, el loro suele volar muy apegado a bordes de cerros, quebradas y a la propia vegetación cuando se trata de campos de cultivos. Si llega a enfrentar espacios abiertos, suele hacerlo a gran altura y muy vigilante. Su vuelo alcanza la velocidad de 60 kilómetros por hora.
Es casi un milagro que este hermoso lorito siga tan presente al interior de la Región de Coquimbo, siendo una de las 11 especies endémicas de la misma. El  Comité Operativo Regional de Biodiversidad lo designó como una de las cuatro especies emblemáticas de la región, de hecho. Originalmente, se los hallaba desde el Valle de Copiapó en Atacama hasta el sector de Valdivia, pero la caza, la destrucción de su medio y la captura de polluelos para tráfico ilegal fue reduciendo las colonias hacia mediados del siglo XX, haciéndola desaparecer paulatinamente de algunas áreas geográficas.
Si bien la especie ha logrado recuperarse en parte y superar algo del riesgo de extinción en que se halla, sus comunidades hoy están distribuidas en hábitats dispersos entre Chile y también Argentina. Aunque existe incluso una Laguna Tricahue en San Felipe, el loro ha ido despareciendo especialmente en la Zona Central, para desgracia nacional. Hacia el año 1985, por ejemplo, se extinguió la última colonia de hábitat costero que quedaba en el sector Llolleo-Rocas de Santo Domingo, en la desembocadura del río Maipo. Aún hay algunas observaciones reportadas en las regiones de la Araucanía y los Ríos, pero claramente su población ha descendido peligrosamente en el Sur del país, por lo que colonias como la de Coquimbo son parte de las valiosas reservas del tricahue, más que un recuerdo o residuo.
El artículo "Censo y algunos antecedentes del loro tricahue Cyanoliseus patagonus en la precordillera de la Sexta Región", de P. Manríquez ("Boletín Técnico" Nº 11 de 1984 de la Corporación Nacional Forestal, CONAF), informaba que la mayor cantidad de la población de tricahues en Chile estaba en las Regiones del Maule y del Libertador General Bernardo O'Higgins, donde existe incluso una localidad llamada Los Tricahues, en Colchagua. Sumaban 1.700 ejemplares la primera y 850 la segunda, equivalentes al 85% del total, distribuido a la sazón en escasas 12 loreras por todo el país medidas por la propia CONAF como parte de su Proyecto de Conservación del Loro Tricahue, puesto en marcha en 1982. Cada lorera tenía un promedio de 1.555 ejemplares, pero también se pudo establecer que 9 de las 12 colonias contabilizadas estaban en inactividad.
La Región de Coquimbo tenía por entonces muy pocas comunidades de tricahues en su paisaje, además de la Región de Atacama que sólo mantenía población hacia el sector de Vallenar. Sin embargo, las cosas han cambiado con el correr de los años.
En 2002, se puso en marcha el Plan de Conservación del Tricahue en la Reserva Nacional Río Clarillo de la localidad de Pirque. Participaban en este proyecto el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la Universidad de Chile, la Unión de Ornitólogos de Chile (UNORCH) y el Comité Pro Defensa de la Fauna y Flora (CODEFF), que puso a disposición de los animales rescatados su Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre. El esfuerzo se ha dirigido a intentar impedir que la especie siga disminuyendo a causa de la captura de crías para domesticación y también por el envenenamiento de los loros por parte de agricultores, que los consideran nocivos para sus cultivos. También hay caza y captura de animales adultos para venta y contrabando, a pesar de que está protegida por normas de 1972 y 1996 que prohíben incluso su tenencia. Normas estrictas, pero a veces de difícil ejecución, se entiende. En marzo de 2007, además, el Decreto Supremo N° 151 del Ministerio Secretaría General de Gobierno declaró al tricahue "en peligro" para las regiones de Atacama y Coquimbo, y "vulnerable" para el resto de su distribución dentro del país.
Poco tiempo después, en 2008, la estadística de población de toda la Región de Coquimbo habían experimentado un giro: señalaban que ésta equivalía al 50% del total de tricahues silvestres del país, hallándoselos distribuidos en zonas específicas del sector de La Higuera, La Serena, Río Hurtado, Monte Patria, Vicuña y, desde poco después del año 2010, también en Ovalle, de acuerdo al informe titulado "Estudio de la integración entre las poblaciones de loro tricahue y la actividad agrícola en las comunas de Vicuña y Monte Patria" del SAG de Coquimbo.
La Higuera era considerada históricamente como la zona principal donde estaban los tricahues en Coquimbo, quizás la única en algún período. Ubicada a 1.675 metros sobre el nivel del mar, hoy se sabe que existen colonias en la misma localidad por el sector de Los Morros y la Quebrada de Choros o de la Higuera, específicamente en Los Pajaritos y Bramadero.
Contrastando con la altura, la lorera de la Quebrada de Santa Gracia en La Serena está a sólo 386 metros sobre el nivel del mar, con un centenar de ejemplares que motivaron un trabajo de educación y difusión de la Municipalidad para realizar visitas al lugar con escolares, a modo de clases en terreno. Lamentablemente, discrepancias con los propietarios de aquellas propiedades ha impedido que se pueda declarar área protegida o reserva, pero de todos modos se han encontrado otras loreras en La Serena como la del sector San Antonio, cerca de Almirante Latorre.
La lorera que observamos y fotografiamos en Vicuña corresponde a la comunidad de tricahues habitantes de la zona y que estaba dividida en dos grupos: una colonia reproductiva principal que habita al interior de la Quebrada San Carlos, en las faldas del célebre Cerro Tololo, y otra lorera satélite habitante de la Quebrada de Tambo Real. Desconozco si habrá tenido en el pasado alguna influencia la presencia de estos animales en el nombre de la cercana Quebrada de los Loros, pero sí puedo dar fe de nunca haberla visto antes en varias visitas hechas incluso por muchos años seguidos y períodos largos a Vicuña, durante los años noventa y la primera década del presente siglo.
Me significó cierto esfuerzo poder dar con información relativa estas loreras de Vicuña, pero encontré valiosos datos en publicaciones de internet hechas por don Manuel E. Rojas Martínez, de la Red de Observación y Conservación de las Aves Silvestres. Siguiendo al dedo la información compartida en la red por él, se entiende también que las loreras de Río Hurtado están en El Chacay y Serón.
Los loros del Elqui suelen aparecen con estos volúmenes a partir de noviembre o diciembre de cada año hasta febrero, olfateando las frutas de la estación veraniega. Hacia el año 2010 y causando gran asombro en la comunidad elquina, sin embargo, los tricahues de Cerro Tololo y Río Hurtado comenzaron a emigrar casi encima de la propia ciudad de Vicuña; y para el año 2014 ya estaban en sectores interiores del valle, como Pisco Elqui, el sector Las Tinajas, la Medialuna y el Parque Municipal Los Pimientos, donde los encontramos y fotografiamos en nuestro último viaje por allá.
Hacia fines de ese año la Oficina de Turismo Municipal de la misma ciudad organizó también visitas guiadas de observación de las aves, hasta que éstas se marcharon al final de la temporada en 2015. Sin embargo, sucedió que los residentes del valle comenzaron a verlos con mayor y prematura presencia hacia el mes de junio o julio, agrupándose otra vez con su característico ruido en bosques, cerros y huertos de Vicuña. Habrían contribuido a su temprano regreso las lluvias inusuales ocurridas en marzo de ese año y tras un período de sequía, que permitieron el crecimiento vegetal antes de las fechas esperables, además de la aparición adelantada de insectos y otras aves durante los mismos meses.
Las loreras de Monte Patria en la Provincia del Limarí, por su parte, constituyen un caso especial. Siendo la más austral de las comunas de la Región de Coquimbo donde habitan tricahues, la población visible ha aumentado asombrosamente: de acuerdo a censos realizados en diciembre de 2006, cada noche la población llegaba a más de 1.200 ejemplares, siendo el único lugar de Chile donde los tricahues habían decidido utilizar el ambiente urbano como su dormitorio y morada gran parte del día. De acuerdo a lo publicado por Rojas Martínez, corresponden a las loreras de Chirrinchi, 3 kilómetros al Sur-oriente del centro de Monte Patria, y la de Campanario a 15 kilómetros al interior de la Quebrada de Río Ponio.
Mediciones de 2008 confirmaban que ya había 1.227 ejemplares en Monte Patria, lo que la convertía en la zona de más grande concentración de estos loros en Chile. Fuera del peso que depositan al posarse sobre los tendidos eléctricos, se volvieron un atractivo para los turistas y pesadilla para quienes verían su mañana de sueño cortada con estrepitoso bullicio. Bastante sobre estos pros y contras se puede leer en el cuerpo de reportajes dominicales del diario "El Ovallino" de la ciudad de Ovalle, del 7 de febrero de 2010, titulado "Loros tricahues: ¿plaga o atractivo turístico?". Los habitantes de Monte Patria estaban divididos por la masiva presencia de las aves en su ciudad, generándose incluso algunas discusiones en la radioemisora local "Valentina". Y es que por mucha molestia que provocaran, especialmente con el ruido y sus defecamientos, es un hecho que comenzaron a llegar personas al lugar atraídos por la noticia de la presencia de estos animales y tentados con fotografiar su colorida concentración numérica, surgiendo un atractivo nuevo para esta localidad conocida por sus artesanías en piedra lapislázuli. Más aún, el propio logotipo turístico de la Comuna de Monte Patria incluye un loro en vuelo, que se presume un tricahue.
Estudios del SAG hacen sospechar que los tricahues de Coquimbo pueden estar en esperanzadora recuperación, aunque también es posible que el fenómeno sea más de desplazamiento que de aumento sustancial en las colonias. Como sea, la cara negativa es que parte de este regreso de la especie a la región se está dando con un cambio sustancial en el comportamiento del ave, al comenzar a habitar ahora más cerca de las área urbanas o directamente en ellas. La pérdida de arbustos y la reducción del ecosistema habrían influido en esto. También se han observado comportamientos más agresivos de parte de los loros, por lo que claramente se está frente a un cambio de conducta en las colonias de la región.
Lo anterior no representa el mejor escenario para el tricahue, sin duda, pues deja a las aves más expuestas a ataques humanos y vulnerables a accidentes. Pero, al menos, con ellas a la vista tendremos la tranquilidad de seguir vigilando la ruidosa y alegre postal de plumas verdes, amarillas y rojas dando vida y atractivo a estas zonas de la Región de Coquimbo.

martes, 28 de junio de 2016

EL INCREÍBLE EXPEDIENTE SOBRENATURAL DE FRAY PEDRO DE BARDECI, UN CASO DE CANONIZACIÓN TRUNCA EN CHILE

Coordenadas: 33°26'36.55"S 70°38'51.89"W (Ubicación de la tumba)
En medio de un período de vaivenes impetuosos del río Mapocho y de la lucha de las fuerzas de orden de los tajamares contra las entropías destructivas de sus aguas, en el siglo XVII, el barrio de La Chimba recibe una extraña pero formidable visita: Pedro de Bardeci y Aguinaco, un hombre alto, blanco y de corpulencia vasca, que viene agitado atravesando el lecho para ir hasta la Recoleta de San Francisco.
El recientemente llegado acaba de cumplir la estricta regla de pobreza de San Francisco de Asís, regalando a los pobres todas sus posesiones. Según la "Historia y devociones de la Recoleta Franciscana de Santiago de Chile (1643-1985)" de Fray Juan Rovegno S., la formalización de su renuncia a todas sus posesiones materiales la hizo ante notario el día 23 de abril de 1675. Y aunque quizás no lo sabe, la nómina milagrosa de recoletos iniciada por el Negro Andrés de Guinea, sumaría con él otro tremendo referente, al convertirse Fray Bardeci (también escrito Bardesi) en el Primer Venerable en Chile, teniendo en algún momento las más serias posibilidades y razones para aspirar a la canonización aunque su proceso hoy esté detenido. Como sucede también con el Negro Andrés, además, es otro caso que antecedió a la santidad de Fray Andresito en la comunidad de recoletos franciscanos de Santiago de Chile.
Al lograr audiencia con el Guardián de la Casa, Fray José de Valenzuela, el visitante no reserva respiro en manifestarle entusiastamente su ánimo. Es natural de Orduña; venía desde Potosí para cumplir con la voluntad de ponerse a santa disposición de la Casa de Nuestra Señora de la Cabeza, en la  Recoleta de San Francisco. Seguramente, el muchacho de unos 25 años ocultaría por prudencia, mientras tanto, el que la decisión de ingresar a los recoletos no era exactamente suya, sino voluntad de la mismísima Virgen María según confesó después.
Pedro de Bardeci había nacido en Vizcaya, España, el día 6 de abril de 1641. Por voluntad de su padre viajó a México con sus dos hermanos para dedicarse al comercio. Allá hizo sociedad con un rico vecino, pero no tardó en revelarse al sucio negocio especulativo de lucrar con productos de vital importancia para la gente más pobre y menesterosa, abandonándolo y dedicándose, a continuación, a la venta de tabaco.
Cuenta Fray Francisco Cazanova  en "Reseña Histórica de la Recolección Franciscana de Santiago" de 1875, que fue entonces cuando Bardeci tuvo la primera revelación de varias que lo llevarían a entregar su vida a los votos sacerdotales: una noche en que se hallaba rodeado de muchos clientes, pasó a su tienda un mendigo y le pidió una limosna por amor de Dios. Aunque sensible al dolor como todo mal comerciante, Bardeci le pidió al mendigo que esperara para que atendiera a sus compradores y podría dedicarle un momento a él. Pero el extraño personaje le respondió diciendo que su urgencia era mayor y que, a los ojos de Dios, no sería bien visto postergarla por seguir con las ventas, tras lo cual desapareció retirándose entre la multitud, dejando a Bardeci confundido y meditabundo. Después de un tiempo reflexionando la curiosa situación, decidió abandonar definitivamente el rubro del comercio.
Cuadro de Bardeci junto a los pobres, en el Templo de San Francisco (Alameda).
Detalle del cuadro con biografía (con un curioso error, al señalar muerte en 1701)
Su siguiente ocupación fue como escribano de un prestigioso navío. Pero la conciencia social volvió a traicionarlo cuando las autoridades le encargaron inspeccionar los artículos que llevaba de contrabando en el barco un mercader, el que hizo lo posible por convencerle de no certificar dicha carga pues, si era denunciado, su familia y especialmente sus hijos caerían en la miseria. Incapaz de ignorar las súplicas del pobre desgraciado, Bardeci decidió no denunciarlo pero, colocado en tal predicamento producto de su falta profesional, también huyó del navío comunicándoselo después a su confesor el Padre Juan de Toro. Escapó hasta el Perú y desde allí a Potosí, donde se dedicó a la minería en calidad de científico, llegando a publicar un trabajo al respecto.
Allá en el Alto Perú, Bardeci desarrolló actividades a las que fue invitado por don Francisco de Esquivel, su amigo, a quien le ayudó en la educación y mantención de sus hijos. Mientras no estaba en las faenas de las minas, visitaba las iglesias del territorio como pasatiempo.
Un día, en estos paseos y quizás ya cansado de las aventuras, entró a una pobre capilla en la que había una efigie de la Virgen María, a la que suplicó revelarle la voluntad de Dios con respecto a él. Inesperadamente, escuchó que esta imagen le susurraba pidiéndole una lámpara y unos candeleros de la plata de su mina, “y que después de esto ella le manifestará la voluntad de su Divino Hijo”, según recordaba el Padre Nicolás Freites, quien escuchó esta historia contada por el propio Bardeci.
Sorprendido, partió a su mina donde encontró los trozos de plata necesarios para los objetos que le habría solicitado la Santa Madre y el pago de sus forjas. Según su testimonio, volviendo al santuario y colocándolo sobre el altar, escuchó otra vez la voz celestial:
- Ve a Santiago de Chile y toma el hábito de religioso en el convento de descalzos, llamado de Nuestra Señora de la Cabeza y allí me servirás, por ser ésta la voluntad de mi Santísimo Hijo.
Zarpó entonces a Valparaíso, obediente. Llegó a Santiago para hospedarse a la casa de su hermano Francisco, el mismo que según tenemos entendido, hizo donaciones de terrenos para asentar el monasterio del Carmen Alto en la Alameda, frente al Cerro Santa Lucía. Él, pues, ya llevaba un tiempo establecido en Chile.
Vista de la sala donde está la cripta y el cuadro.
Otra vista de la misma sala. Más allá de que se crea o no la historia milagrosa del fraile, sin duda se esconde bajo esta tumba uno de los misterios más increíbles y cautivantes de la historia de la religiosidad en Chile.
Fue desde allí donde, desprendiéndose de todos sus bienes, partiría hasta la Santa Recolección a complacer la petición. Fray Cazanova nos da una imagen de cómo lucía el barrio en esos años y de cómo fue el arribo de Bardeci al ultra Mapocho, pronto acompañado de un insólito y sorprendente nuevo suceso sobrenatural:
"Existía por aquel entonces en la antigua Recoleta un compás que cerraba la avenida de la iglesia y en el ángulo que daba a la calle existía una Cruz llamada de Vera, colocada sobre un pilar de cinco varas de alto y delante de la cual ardía constantemente una lámpara desde que oscurecía; sucedió que pasaba por allí una noche el Siervo de Dios, llevando sobre sus hombros, hecho un rollo el sayal que para el hábito le habían tejido. Lleno de su corazón de santa alegría, al considerar su próxima entrada en la religión y encendiendo su fervor a la vista de la cruz, se levantó súbitamente en el aire como una vara sobre la cabeza de ella; y después aseguró que desde esta altura veía la lámpara bajo sus pies con gran asombro y arrobamiento de su alma".
No sería la última experiencia de levitación por parte del extraordinario personaje, según su leyenda.
Al llegar a la recolección, había sido recibido por el Guardián Valenzuela, quien se llevó una buena impresión del postulante y le permitió el ingreso inmediato, entregándole después los hábitos, ocasión en donde adoptaría el nombre de Fray Pedro de la Natividad. Sin embargo, Cazanova dice que Bardeci tomó el hábito el 8 de diciembre de 1664, mientras que Benjamín Vicuña Mackenna, en su "Historia crítica y social de la ciudad de Santiago desde su fundación hasta nuestros días. 1541-1868", apuesta a que el año en que se graduó fue 1667. El año de 1664 aparece en otras referencias que hemos consultado, como aquel de su formal investidura franciscana (quizás el error se deba a la lectura de los registros manuscritos del archivo franciscano, pues a veces es fácil confundir un 7 con un 4), aunque es curioso que mientras Vicuña Mackenna declara que Bardeci tenía 25 años en este momento, Cazanova dice que eran 26 años y 5 meses. Sin embargo, éste último agrega el revelador detalle de que "concluido su año de noviciado, profesó solemnemente el 8 de diciembre de 1668". También resulta un poco confuso que aparezca en la citada obra de Rovegno renunciando a sus posesiones recién en 1675, y que en el cuadro de su cripta en la Iglesia de San Francisco diga textualmente: "Fue portero de esta Santa Recolección, donde tomó el hábito de lego el día 8 de diciembre de 1675".
Tras dicho año de noviciado, en que no estuvo lejos de la tentación de abandonar la empresa (mediando nuevamente la Virgen María para evitar su deserción, según dijera él), al fin comenzó a profesar el 8 de diciembre del año siguiente. Un presagio curioso sucedió aquel día, en el momento de la profesión: todo el recinto de la Recoleta comenzó a temblar, extraño fenómeno que fue reportado por testigos como el propio Guardián Valenzuela, quien se lo explicó como iras furiosas del Diablo, molesto con este triunfo de la fe.
Acercamiento a la gran piedra de la cripta, con su nombre.
Detalle de las placas de agradecimientos "por favores concedidos".
Rápidamente, y oficiando como portero del convento, Fray Pedro se convirtió en uno de los monjes más queridos y conocidos de la orden, atrayendo con su carisma y su generosidad a muchos fieles, precisamente en momentos que la Recoleta iba cobrando fuerza y popularidad en la sociedad santiaguina. Le llamaban el Padrecito de los Pobres, pues diariamente daba ayuda a los desvalidos en aquellos difíciles años de crisis económicas en Chile. Y así fue pavimentándose el camino a su condición de Siervo de Dios y Venerable.
En momentos de exiguos aportes a la Santa Recolección, que afligían al Guardián Valenzuela, el sacerdote fue capaz de pronosticar también que venían días mejores para el alimento del pueblo y las limosnas para los pobres, tal cual se cumplió después. También se impuso con predicciones e intervenciones mediadoras sobre disputas internas en la orden.
Sus virtudes como interventor de paz quedaron demostradas en innumerables ocasiones, y su caridad ilimitada para con los pobres y los desposeídos alcanzaba incluso para animales del convento y otros de los alrededores, a los que alimentaba con su propia mano en las puertas de la orden. Se recuerda de él que dormía apenas dos horas al día y teniendo un tronco por almohada. También usaba su cabeza descubierta todo el tiempo, con la capucha abajo y su calva expuesta a lluvias y a soles, extraña costumbre que mantuvo toda la vida y que llamó siempre la atención de quienes le conocían. Aunque no era común que paseara por las calles, un día de aquellos en que lo hizo, un vecino del barrio intentó persuadirlo de capear el intenso Sol veraniego que caía sobre la cabeza del sacerdote:
- Padre, ¿por qué no se cubre? –le dijo.
- Porque delante del Rey no se cubren los vasallos –respondió él.
Lo que más sorprende en la vida de Fray Pedro Bardeci quizás sean testimonios como los de sus señalados actos de supuesta levitación, que era capaz de realizar mientras se sumía en el profundo trance de la oración. Caía en una especie de estado catatónico, quedando estático y en su misma posición de rezo se levantaba del suelo ante el asombro de todos los presentes. Una confirmación testimonial la da Fray Juan de Toro, quien era a la sazón maestro de los teólogos del Convento de San Francisco en la Alameda, pasando al de la Recoleta en 1693. Dice su testimonio reproducido por Cazanova:
"…en más de tres o cuatro ocasiones vio que el dicho Siervo de Dios tuvo raptos extraordinarios y éxtasis, levantándose su cuerpo de la tierra como dos varas. Solían durarle un cuarto de hora. Y que fuera del coro, en los huertos donde se ocupaba en cultivar algunas flores para adorno de Nª Señora, también lo vio elevado de la tierra".
Imagen tomada de la secuencia biográfica en torno a su cripta. Muestra lo que parece ser el episodio de una visita a una familia cuando anticipó que el bebé de la casa se iría "al cielo".
A esta supuesta habilidad se sumaban otras no menos impresionantes, descritas por Vicuña Mackenna con un entusiasmo que -se sabe de sobra- no es frecuente en su pluma tan anticlerical cuando la dirige hacia asuntos de la Iglesia:
"…se cuenta el haber adivinado que un caballero llevaba en su caja cierto rapé envenenado para matar a un enemigo; y de aquella que presintiendo el peligro en que se hallaba una pobre mujer llamada Candelaria Isboran de caer en pecado por una deuda de cuatro pesos, se los llevó tan en tiempo, que estorbó su consumación".
Este último caso es detallado y ampliado por Cazanova de la siguiente manera: sucedió que una niña muy decente pero pobre llamada María Candelaria Isbán (difiere del apellido anotado por Vicuña Mackenna), estaba con la urgencia de conseguir cuatro pesos para pagar el alquiler de la casa bajo la presión del propietario. Desesperada y sin la protección de su marido que andaba de viaje, la afectada optó por el camino menos honesto y más vergonzoso, recurriendo a un caballero francés que la había pretendido cuando era joven con regalitos y presentes varios. Inesperadamente, durante la noche pasó a su casa Fray Pedro acompañado del donado José y, entregándole los cuatro pesos envueltos en un papel blanco, le dijo:
- Supla, hija, su necesidad, ahí le envían esa limosnita, recíbala del donado y por tan poco interés no se resuelva a ofender a Dios.
Sorprendida, ella preguntó al generoso sacerdote quién le había enviado el necesario dinero. Pero él sólo respondió repitiendo el mismo dulce mensaje que acababa de declamarle. Fue tan fuerte la experiencia que la propia María Candelaria se encargó de darla a conocer, venciendo los pudores y confirmándola real.
Prodigios adicionales son reportados en torno a su recuerdo en la Recoleta. Además de su amor a los animales, parece haber existido una auténtica comunicación con ellos, tal como la que habría tenido San Francisco de Asís, pues en una ocasión Bardeci casi fue atacado por un toro bravo suelto que, al llegar a su lado en la calle, cayó súbitamente de rodillas y lamió la manga de su hábito como si lo besara, ante el asombro de todos. También habría tenido el don de la bilocación, ya que cuando estaba en Santiago de Chile fue a visitar al mismo tiempo a su anciana madre y la estuvo atendiendo durante los últimos días de vida. Adicionalmente, poseía dotes de resurrección, según otro episodio descrito por el mismo Fray Toro y transcrito por Cazanova:
"Que en otra ocasión encontrase el Siervo de Dios tan gravemente enfermo que a él mismo le parecía que ya iba a espirar; y aun le fue dado parte como superior de la casa que ya había muerto el Siervo de Dios, por lo cual, yendo a su celda y poniéndose al lado de su lecho, lo tocó con sus manos y vio que estaba como un tronco sin movimiento alguno sin señal de vida: que después de mucho tiempo volvió en sí sin medicamento alguno y dijo: Gracias a Dios ya esto ha pasado y dando a entender que había tenido alguna sobrenatural ilustración de su mejoría y de facto se experimentó que quedó sano y libre de aquella enfermedad y causada sólo por el amor de Dios".
Como el mítico sabio Honi ha-Meaggel de la tradición hebrea, la leyenda del sacerdote recoleto dice que podía hacer llover con rogativas al cielo. Así lo hizo para asombro de todos hacia sus últimos años de vida: estando cautivo y sin agua junto a otros franciscanos por nuevas disputas internas de la Iglesia, logró provocar chubascos sólo en el lugar de la ciudad donde se encontraba retenido.
En otra de sus ocasionales salidas por las calles, se puso frente a un oficial militar que estaba sentado delante de su casa muy temprano, con aspecto atormentado y confundido. En el mismo momento en que el oficial lo saludó besando la manga del sacerdote, éste le dijo con severidad:
- Mira, hijo, si fuera cierto lo que te imaginas, el demonio te cegaría a fin de que continuase la ofensa de Dios; más aquella mala bestia te ha metido en la cabeza esa tal cosa para inquietud y alteración de tu alma; deja esos pensamientos y vive en paz con tu mujer.
Asombrado, el tipo se arrojó a los pies del milagroso cura, pidiéndole perdón al Cielo: entre sus ropas traía un puñal con el que planeaba darle muerte a su propia esposa, acosado por los mismos celos necios de Otelo. Desde allí, habría ido a pedirle disculpas directamente a ella.
Un caso muy parecido (en caso de no ser el mismo, en otra versión) es el de cierto sujeto que también planificaba apuñalar a su mujer hasta que su casa fue visitada por el sacerdote, quien le enrostró saber sus intenciones, exigiéndole entregar el arma. En otra ocasión, cuando un señor llamado Juan de Sartiga, tras ir al pedregal del río decidió devolverse a dar muerte a su mujer Rosa García por una grave discusión doméstica, Fray Pedro de Bardeci se le apareció exactamente en el mismo momento a ambos cónyuges pero en lados distintos: al primero en la misma vega del río, pidiéndole recapacitar, y a la segunda en su casa, sugiriéndole pedir perdón a su marido por las razones de la pelea.
En cierta ocasión también jugó con lo que hoy algunos llamarían telepatía o clarividencia, al advertir a una mujer de las verdaderas y oscuras intenciones de un señor que solía visitarla pidiendo limosnas; y frustró el intento de fuga de un novicio del convento, el futuro sacerdote Fray Nicolás de Vera, al comentarle que conocía de alguna misteriosa manera de sus planes secretos. Y como si fuera poco, en alguna otra oportunidad el sacerdote confrontó a otro novicio, el más tarde investido Fray José de Santander, por fingirse loco para no ir a las reuniones adivinando con esa inexplicable virtud que sus actos de perturbación mental eran actuados. También, en otro de los varios casos parecidos, reveló al mismo novicio saber que pretendía dejar el convento y lo persuadió de lo contrario.
Y parece ser que Bardeci se reservaba un milagro por cada asomada a la calle, porque refiere Cazanova que en otra ocasión, un joven que tenía amoríos impropios con una muchacha de La Chimba, tarde en la noche se encontró con él en el camino hacia esta querida. Usando su poder (o lo que fuera), el franciscano le advirtió que se retirase y abandonara esa relación por el bien de su cuerpo y de su alma. El muchacho se devolvió confundido pero, tras atravesar el río, regresó sobre sus pasos convencido de que la aparición del cura había sido su imaginación o casualidad. Tuvo la precaución, sin embargo, de tomar ahora otra calle. Cuál sería su sorpresa al descubrir también en ella a Fray Pedro, otra vez. Probó con distintas rutas y siempre fue lo mismo. Perturbado y sorprendido, finalmente, se rindió y se retiró, al fin. Al día siguiente, la propia niña de sus aventuras le contó que acababa de salvarse de la muerte por no haber ido a visitarla, pues los hermanos de la misma chica ya se habían enterado de esta relación pasional y le prepararon una mortal emboscada en la casa como castigo y venganza a las vergüenzas.
Ocasión en la que Bardeci logró detener un toro bravo y suelto por las calles cuando éste trató de atacarlo, según la historia que se cuenta de aquel incidente. Imagen tomada de la secuencia biográfica en torno a su cripta.
En otra experiencia sorprendente, el síndico del convento don José López Villamil, tuvo un altercado con don Juan Zerán, en el que ambos llegaron a sacar espadas para irse a duelo. El Guardián Toro intervino tomando a López y escondiéndolo en la celda de Bardeci, quien al verlo le advirtió que esa misma “naturaleza” que acababa de poner de manifiesto le iba a quitar la vida. Poco después, el síndico falleció de… ¡cólera!
Está también el caso de doña Josefa Alfaro quien, tras negársele una confesión porque el sacerdote jesuita Domingo Marini le exigía necesario comulgar, se retiró de la Iglesia de la Compañía de Jesús siendo alcanzada en la calle por Fray Pedro: él sabía misteriosa y perfectamente lo sucedido, aconsejándole obedecer al cura.
Hubo también una vez en que, para atravesar el río más caudaloso que de costumbre, Bardeci y su compañero el donado José pidieron ayuda a un caballero joven llamado Juan Contreras, que iba hasta la otra orilla en lomo de mula. Sin embargo, él se excusó advirtiendo que el animal era un poco intranquilo y que fácilmente podría derribarlo sobre el agua en una sacudida. Fray Pedro insistió y, lleno de temor, Juan accedió a llevarlos. Estaban en esto cuando el cura le dijo dulcemente al muchacho que abandonara la relación ilícita que tenía con una joven a cuya casa se dirigía, y que usara los doce pesos que llevaba en el bolsillo con la intención de complacer su lujuria, en necesidades de su numerosa familia. Tras quedar pasmado por el comentario, Juan se dispuso a volver para traer a la otra orilla al donado José. La mula, en ningún momento se puso violenta; pero sí el corazón del muchacho al verificar que llevaba, efectivamente, doce pesos en sus bolsillos, esos que pensaba gastar en sus secretillos.
Otras maravillas de su vida como sacerdote milagroso (o de paragnosta, quién sabe) siguen siendo reportadas por Fray Cazanova. En una de ellas, Bardeci salvó la vida a don Juan de Hermua, natural de Lima que había llegado a la Recoleta a pasar sus últimos días gravemente enfermo y ya agónico. Su último consuelo era ver frente a su lecho de muerte a la imagen de Nuestra Señora de la Cabeza. Cuando se la llevaron, Fray Pedro se arrodilló y le rogó por la vida del moribundo. Permaneció largo tiempo así, mientras todos los demás presentes se durmieron al avanzar la noche. Pero en un instante, el enfermo despertó animoso y consciente: Bardeci le había conseguido una valiosa prórroga de vida de seis meses más, a cuyo fin de plazo volvió hasta la Recoleta pidiendo estar presente en lo que fueron sus últimos momentos de feliz vida.
Hay otros fenómenos que algunos se apresurarían a definir como precogniciones y más clarividencias en la vida del Fray Pedro Bardeci. A la angustiada Doña Catalina de Arteaga, por ejemplo, le reveló que su marido Juan Diez Gutiérrez estaba sano y vivo en momentos en que ella lo creía atrapado por corsarios tras salir de Valparaíso al Callao y no recibir nuevas noticias de él. Le informó de detalles del viaje que no podría haber conocido. Y en otra ocasión, a esta misma señora le advirtió que su hijo sano y alegre de dos años iría “¡Al cielo, al cielo!”, levantándolo el brazos y haciendo esta exclamación. Sin que nada lo hubiese hecho prever, el niño murió pocos días después; se fue al cielo.
"Entró una vez el Siervo de Dios –cuenta Cazanova- en casa de un caballero apellidado Inza, vizcaíno de nación y paisano suyo, en circunstancias de que estaba muy afligida la señora, su esposa, de los dolores del parto, a que se hallaba próxima. Pidióle la paciente rogase a Dios por ella, para que saliese con felicidad de tal aprieto, y el Siervo de Dios la consoló diciéndole que luego que él se fuese daría a luz un niño sin novedad alguna. Despidióse a poco rato, e iba saliendo todavía por el zaguán de la casa, cuando le detuvieron para que viese al recién nacido, y le diese su bendición. Vuelve gustoso el Siervo de Dios, y tomando en sus brazos al infante, le besó los pies diciendo que ese paisano sería un gran religioso sacerdote; que se lo cuidasen mucho. El suceso verificó esta predicción. El niño fue un ejemplar religioso llamado Fr. Manuel Inza en el mismo convento que vivió el S. de Dios”.
A pesar de sus increíbles capacidades que lo hicieron candidato a santo, estaba escrito en alguna parte del libro del destino que allí, en la misma Recoleta, Bardeci encontraría la muerte sólo siete meses después de completado el traslado de los franciscanos hasta el convento.
Pintura reproduciendo una de las supuestas experiencias de levitación de Bardeci, durante sus trances de éxtasis. Imagen tomada de la secuencia biográfica en torno a su cripta.
Las historias sobrenaturales no concluirían con la partida de Fray Pedro Bardeci, pues hubo una enormidad de otros milagros que se le atribuyeron en este período. Por espacio y para no terminar en una semblanza completa suya (que de milagros parece construida, precisamente), sólo mencionaremos en términos generales sus últimos prodigios en vida; y algunos incluso después de ella.
Uno de estos fenomenales acontecimientos ligados a la leyenda de Bardeci fue el dado a doña Cecilia Henríquez, que estaba afectada por un grave y persistente dolor de cabeza. Fray Pedro pronosticó que cuando él muriera, esta terrible jaqueca pasaría. Y a Francisca Calderón, niña ciega de nacimiento, también le predijo que vería después de morir él. Y así fue en ambos casos: tanto el dolor de la señora Cecilia como la ceguera de Francisca se fueron con la vida de Bardeci, extinta el 12 de septiembre de 1700, a las cuatro de la mañana.
Tenía 59 años al expirar liberando su último aliento. Ese mismo domingo se había celebrado la fiesta del Dulce Nombre de María. Su última voluntad en la agonía de fiebre y dolores, expresada al mencionado sacerdote Domingo Flores, fue que cuando éste fuera prelado, exhumaran su cuerpo para sepultarlo a los pies de Nuestra Señora de la Cabeza en la Recoleta.
Sin embargo, es aquí donde quedará demostrado que su registro de milagros no cesaría con la muerte. Reaparecen, de hecho, al momento mismo de fallecer, pues se habría presentado ante su amigo el leal hermano José, vestido de blanco y resplandeciente para despedirse de él. Por ello, cuando fueron sus compañeros a avisarle de la muerte del estimado Pedro, él ya estaba perfectamente enterado de lo sucedido, según lo testimonió el padre Freites. En esta aparición, Bardeci le pronosticó a José que volvería a buscarlo en un año más, falleciendo éste, efectivamente, en septiembre del año siguiente. Esto lo habría alcanzado a informar el propio hermano Pedro, en vida.
Incluso en sus exequias seguían ocurriendo cosas increíbles, como curaciones de enfermedades y visiones que son detalladas por Fray Cazanova, todas ellas documentadas por innumerables testigos y reportes.
Durante los tres días que siguieron a su deceso, además, el cuerpo del sacerdote se mantuvo flexible y sin la rigidez cadavérica, con aspecto de persona viva y con una extraordinaria blancura, permitiendo que se postergaran en un día sus funerales, para que los miles de fieles pudieran visitarlo y ser testigos de los sensacionales acontecimientos que seguían produciéndose:
"Quedó el cadáver del Siervo de Dios muy blanco, su semblante sereno, con aspecto de persona viva y con toda su flexibilidad natural; así lo aseguran cuantos le vieron. Todos los habitantes de esta ciudad, a la noticia de su fallecimiento, recurrían en tropel para tener el consuelo de ver por última vez al varón admirable, al bienhechor generoso de los pobres y de cuantos a él habían recurrido. Llenóse de pueblo el interior de los claustros, la iglesia y la plazuela; ya no quedaba lugar para la gente que de hora en hora se aumentaba, viniendo hasta de los campos al ruido de tan extraordinaria novedad. Unos, postrados ante el féretro, buscaban los pies y las manos del venerable difunto, reconocidos por sus beneficios, otros cortaban pedazos del hábito para llevarlo por reliquia; cual lloraba su irreparable pérdida, cual se encomendaba al Siervo de Dios como a un verdadero santo; y todos le invocaban a grandes voces, diciendo no se les impidiese ver su cadáver por la última vez, que era el único consuelo que podían esperar".
Sólo el día 15 pudo ser despedido de este mundo en la iglesia del Convento Grande y llevado al Presbiterio de San Francisco. Cabe añadir que, por la presión popular, el cuerpo de Fray Pedro Bardeci fue sepultado en un cajón en esta cripta de la Iglesia de San Francisco en la Alameda, y no desnudo en la tierra como era la voluntad franciscana, por lo que debió autorizarse por dispenso este descanso en un ataúd especial.
Aparición de Bardeci apenas murió en el Convento de Nuestra Señora del Socorro o de San Francisco. Imagen tomada de la secuencia biográfica en torno a su cripta.
Sin embargo, durante la ceremonia tendría lugar otro asombroso hecho: cuando Fray Antonio Navarro intentó recitar la clásica oración de los difuntos “Absolve quesumus, Domine, animan famili Petri”, sólo conseguía vocalizar el rezo “Confesoris tui solemmitate letificas”, que es el de los santos confesores. Por más que lo intentó, no pudo corregir y repitió la oración con estas mismas palabras. Al terminar la ceremonia, cayó de rodillas ante el cuerpo y llorando emocionado, pues había comprendido como una intervención divina lo que había provocado tan simbólico suceso.
Todavía hay reportes de una serie de casos de curaciones milagrosas y sanaciones de agónicos que fueron llevados hasta el lugar de su sepultura cuando aún estaba fresca, y que se suman al interminable historial de milagros atribuidos a este hombre santo.
Cuando se intentó una posterior exhumación de su cuerpo para sepultarlo según su petición, se enfrentaron con otra sorpresa en esta cripta, que estaba junto a la tarima del Altar Mayor de San Francisco Solano que existía al momento de ser sepultado. Los sacerdotes Domingo Flores, Pascual Garay, Nicolás Freites y otros religiosos abrieron este sepulcro con ayuda de unos trabajadores, pero sólo encontraron dentro del cajón un agua perfumada que llegaba hasta el borde y que, también milagrosamente -según su interpretación- no se filtraba por entre las tablas. Tras buscar en torno a la cripta, pensaron que se trataba de alguna veta de agua o filtración que se habría escurrido al sepulcro, pero nada encontraron confirmando esta idea. Dentro de esa misteriosa sopa había sólo un hueso, muy blanco y pulido, que fue retirado por Garay para ser observado. Flores, que a la sazón era padre provincial, ordenó colocar la pieza ósea otra vez dentro de la cripta, pero con las osamentas de otros tres cadáveres vecinos, para evitar que los restos se convirtieran en lugar de un culto popular que no estaba autorizado aún por la Iglesia, decisión que le ha sido reprochada duramente en épocas posteriores. El prelado también ordenó cerrar el sepulcro y suspendió el traslado a la Recoleta.
Años después, el 23 de diciembre de 1733 y cuando estaba iniciado ya el proceso para su reconocimiento, la cripta volvió a ser abierta, inspeccionada y cerrada otra vez, permaneciendo en el mismo lugar de la Iglesia de San Francisco.
En tanto, en la pared de este claustro franciscano de la Alameda se instaló un retrato suyo con la siguiente inscripción:
"El venerable padre fray Pedro Bardesi, hijo de esta provincia y natural de Orduña, hijo de don Francisco Bardesi y doña Catalina de Aguinacio y Vidaurre, oriundos de Vizcaya".
El Convento de San Francisco también atesora parte de la cruz que usaba Bardeci para pasear por el Vía Crucis en la Recoleta, pieza de madera cuya otra mitad fue enviada a la iglesia franciscana de Orduña, en España, donde es conservada con devoción.
Con respecto al hasta ahora fallido intento de canonización, el camino comenzó el 14 de febrero de 1724, cuando los religiosos de San Francisco presentaron al Obispo Alejo Fernando de Rojas y Acevedo una carta solicitando iniciar un proceso con un informe “Non Cultu”. La intención era que la devoción hacia su alma, hasta ese momento irregular, fuera aceptada y aprobada para avanzar hacia la beatificación. Se creó una comisión para atender el caso y así fueron reuniéndose testimonios que acreditaban la condición especial del fallecido.
Sólo en 1730 pudo despacharse este proceso a la Santa Sede, pero la inexperiencia en los procedimientos comenzó a pasarle la cuenta a los chilenos. La Sagrada Congregación de Ritos encontró que faltaban antecedentes y mandó una guía informativa para que pudiera cumplirse correctamente con el procedimiento, retomándoselo en 1732 con el estudio de otra colección de casos documentados de milagros suyos, entre los que estaban los testimonios de importantes ciudadanos y religiosos de Santiago como los que revisamos anteriormente. El informe de los jueces quedó listo para ser presentado al Vaticano en septiembre de 1734.
También se inició el segundo proceso, titulado “De la Fama de Santidad, Virtudes, Dones Sobrenaturales y Milagros del V. S. de Dios”, concluido recién en 1751 y enviado a Roma al año siguiente. El proceso encendido con el “Non Cultu” fue aprobado por la Santa Sede en 1755; pero el “De Santidad, Virtudes, Dones” quedó pendiente mientras se verificaba la constancia de la fama del Siervo de Dios. También se inició un nuevo proceso de “Non Cultu” a principios de ese año y remitido al siguiente. Se empezaron otros dos titulados “De Virtutibus et Miraculis in Specie”, terminado en 1775, al que siguió “De Virtutibus in Genere”, que se prolongó por varios años más y sufrió una suspensión en 1793.
Acercamiento a los agradecimientos de los fieles.
Plazoleta Pedro de Bardeci, afuera del templo.
Hubo varios intentos e insistencias posteriores para reponer el proceso, pero la mencionada falta de experiencia en estos trámites y las intrigas rondaron durante todo el noble trabajo. En 1853 se emitió un decreto a tales efectos, pero todavía en los tiempos de Vicuña Mackenna este proceso seguía en suspenso. Según este autor, en 1863 se había realizado una nueva apertura de su lugar de reposo, en donde se verificó que el cuerpo del sacerdote no estaba en el sarcófago, para el asombro de los trabajadores e inspectores , pero para confirmación también de las historias registradas en las anteriores inspecciones de la cripta.
Aunque el título de venerable Siervo de Dios acompaña su nombre casi como parte del mismo mientras está pendiente el avance hacia el reconocimiento de sus condiciones atribuidas, su beatificación y posterior canonización nunca avanzaron pese a la rauda celeridad que el Vaticano (a veces ensombrecido por las cuestiones políticas y otras todavía menos decorosas) ha expresado en otros casos mucho menos interesantes o menos documentados que el de Fray Pedro Bardeci, el posible Santo que vivió en las orillas del Mapocho.
Pero no menos ingratos han sido los propios santiaguinos, que jamás cumplieron con su deseo final de ser sepultado en tierra, ni la voluntad popular de que sus restos (o lo que haya dentro de su ataúd) se trasladaran a tiempo desde la Iglesia de San Francisco a la de Recoleta, ante su Santa Madre.
Un pequeño santuario con imágenes de su vida se ha hecho en torno a su cripta al inicio de la nave derecha del templo, con placas de agradecimientos por milagros que sigue haciendo todavía desde el Más Allá, según sus fieles. Una placa colocada por representantes de la Ciudad de Orduña, recuerda al personaje allí en la sala de su sepultura con parte del mensaje que la Virgen le habría dado enviándolo a nuestro país:
Vble. Fr. Pedro de Bardeci
Vete a Santiago de Chile y toma el hábito de religioso en el convento de Descalzos de Nra. Sra. de la Cabeza.
Murió en Santiago el doce de Septiembre de 1700
Homenaje de la Excma. Diputación de Vizcaya y de la M. N. y M. I. Ciudad de Orduña.
Otra placa de mármol, del Instituto de Conmemoración Histórica, aporta con el siguiente mensaje:
EN ESTE TEMPLO REPOSAN LOS RESTOS DEL CIERVO DE DIOS
FR. PEDRO DE BARDECI O.F.M.
APÓSTOL FRANCISCANO DE LA PAZ EN LAS FAMILIAS Y SERVIDOR DE LOS POBRES Y LOS ENFERMOS.
EN EL TRICENTENARIO DE SU FALLECIMIENTO
1700 - 12 DE SEPTIEMBRE - 2000
INSTITUTO DE CONMEMORACIÓN HISTÓRICA DE CHILE
La plaza dura con la fuente de aguas que hasta cuarenta había pertenecido a la desaparecida Pérgola de las Flores, frente al acceso a la misma iglesia y su convento en Alameda Bernardo O'Higgins junto a la abertura de calle Londres, siendo la misma que en su momento se viera colmada de fieles despidiendo al venerado sacerdote, hoy lleva su nombre: Plazoleta Fray Pedro de Bardeci O.F.M.

lunes, 27 de junio de 2016

ESPLENDORES PASADOS DEL EX-CENTRO DE ENTRETENIMIENTOS POPULARES DE LA FUNDACIÓN ARRIETA

Acceso al teatro-circo hacia los años 20, con sus puertas de madera y leones.
Coordenadas:  33°27'32.37"S 70°34'18.45"W
Aunque la Comuna de Peñalolén fue fundada recién en los ochenta, su historia es más bastante larga y activa en este sector de la ciudad de Santiago de Chile, especialmente tras la Independencia. Su nombre proviene de la Hacienda Peñalolén que, con los fundos Lo Hermida de los Von Schroeders y Macul de los Cousiño, se constituían las tres grandes propiedades en las que estaba dividido el terreno de la futura comuna en el siglo XIX.
El fundo Peñalolén había sido propiedad de los sacerdotes jesuitas y a continuación de doña Ana Josefa Vicuña. Sin embargo, tras adquirirlo a ella, don Juan Egaña y luego su hijo Mariano habían convertido la hacienda en un verdadero parque, con especies traídas especialmente desde Europa. Margarita Egaña, hija de don Mariano, puso en venta la propiedad (salvo algunos terrenos sometidos a régimen de mayorazgo), siendo adquirida en 1869 por el aristocrático uruguayo José Arrieta y Perera, que por entonces se desempeñaba como cónsul de su país en Chile sólo por vocación, sin recibir remuneraciones por este servicio. Don José residía desde 1844 en nuestro país, habiendo llegado con su familia cerca de los 10 años y contrayendo matrimonio con doña María Mercedes Cañas y Calvo en 1858.
Al momento de ser comprado por el acaudalado Arrieta, este fundo era arrendado y trabajado por D. Juan de Dios Morandé Portales, quien permaneció un tiempo más allí antes de irse. Don José llegó a establecerse y a convertirlo en un maravilloso parque privado, además de introducir grandes avances en la explotación agrícola del terreno, arrendándolo por temporadas a Vicente Alcérreca y Teófilo Cornejo. En alguna futura entrada quizás hablemos del fastuoso palacio con laguna propia que allí habitaba y que aún se mantiene en pie en lo que queda del parque, siendo sede de la Universidad SEK.
La familia Arrieta mantuvo su importancia e influencia en este lado de la ciudad, tanto durante el oscuro período de la Guerra Civil de 1891, durante la cual don José diera albergue allí a algunos perseguidos (además de procurar su primera sepultura a su amigo el Presidente José Manuel Balmaceda, por encargo de él mismo). Un tiempo después de la fundación de la Comuna de Ñuñoa en 1894, más o menos los años del Primer Centenario y en el período el que fallece don José Arrieta en 1911, los terrenos comenzaron a ser loteados y la población aumentó con residentes estables, además de otros ricos propietarios y los trabajadores de los fundos.
Don José Arrieta Perera, y su hijo Luis Arrieta Cañas.
LA FUNDACIÓN ARRIETA
De gran espíritu filantrópico y de responsabilidad social, don José Arrieta creó la fundación con su nombre por escritura pública de 1910, con el objeto de poner a disposición de la comunidad de un gran centro de recreación en terrenos de su propio fundo, para mejorar la calidad de vida de los residentes locales. Trazó así un gran proyecto para proveerlos del edificio con teatro y salones en el sector Los Guindos, además de contar con áreas deportivas y bibliotecas. Para financiar tan oneroso plan, Arrieta dejó establecido un censo sobre la Hacienda que proporcionaba a la fundación una renta de $6.400 anuales.
En tanto, el hijo de don José, el músico y filántropo Luis Arrieta Cañas, llegó a ser el sexto alcalde de la aún nueva comuna de Ñuñoa entre 1900 y 1912, llevando adelante varias iniciativas de servicio social y sanitario para los más necesitados. Como su padre había destinado parte de su herencia a labores sociales, le correspondió hacerse cargo de la beneficencia a través de la Fundación Arrieta. Se sabe que don Luis había comprado a su padre gran parte de los terrenos de la hacienda hacia 1894, además.
Cercano a grupos intelectuales y de pensamiento liberal desconfiado de las corrientes socialistas, don Luis continuó su obra como Patrono de la Fundación y poniendo a disposición de la ciudadanía el gran complejo recreativo, destinado a fomentar la entretención sana entre las clases modestas. Además de la Fundación Arrieta, René León Echaíz menciona la existencia de una posterior Fundación Arrieta Cañas en estas mismas actividades, en su libro "Ñuñohue". Fue la heredera del trabajo benefactor de la anterior.
De acuerdo al documento titulado "Centro de Entretenimientos Populares 'José Arrieta'" de 1921, publicado por la fundación en talleres de la Escuela Tipográfica La Gratitud Nacional, la labor que llevaban adelante debía mantenerse ajena a todas las cuestiones políticas y religiosas en su "acción social", aclarando que "decimos 'su Acción Social' porque creemos que el problema social no es un problema político y que ese problema debe ser resuelto por la sociedad misma", no inclinándose así al "paternalismo político" en que degeneran las políticas públicas cuando caen en "un tutelaje absorbente y exagerado", a juicio del liberalismo de los Arrieta.
Desde que fuera concebido por don José, entonces, la misión del complejo recreativo iba a ser: "combatir los vicios de las clases populares, especialmente la embriaguez y fomentar los sentimientos de amor a la familia, a la propiedad, al ahorro, a la libertad y a la Patria". Esta preocupación de los Arrieta con el flagelo del alcoholismo es evidente y reiterativa en el trabajo y las publicaciones de la fundación. De hecho, el fundador dejó establecido también un premio anual en dinero "al padre de familia pobre que sea el trabajador más sobrio, honrado y que mejor llene sus obligaciones y que esté domiciliado en la Comuna de Ñuñoa", la que correspondía administrativamente a la sede de la fundación.
Esta imagen está referenciada como "Almuerzo en el Teatro de Peñalolén después del Paperchase" y corresponde a una donación de la familia de don Ernesto Barros Jarpa". Fechada el 23 de julio de 1923. No estoy muy convencido, pero la dejo para la discusión. Fuente imagen: Archivo General Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores.
Visita del Presidente Arturo Alessandri Palma al Teatro Circo Peñalolén, en los años treinta. Fuente imagen: Brugmannrestauradores.blogspot.com.
EL EDIFICIO Y SUS DEPENDENCIAS
El complejo de la fundación contaba con el edificio principal aún existente, que comenzó a ser levantado en 1910. Está situado en la esquina Nor-oriente de lo que ahora es la vía lateral Egaña de Américo Vespucio con la ex calle Peñalolén, actual calle José Arrieta, continuación de Diagonal Oriente.
De frontispicio neoclásico y frontón con gran entrada con escalones escoltados por dos leones echados, fue construido albañilería exterior con armazones y techos de madera en su interior. Cuando don José Arrieta falleció, se habían construido ya 900 metros cuadrados de superficie y sus murallas de concreto con cerca de 5 metros de altura, quedando pendientes otras dependencias de la fundación como el jardín infantil y la cancha que fueron completadas por don Luis.
Originalmente, este edificio se había concebido sólo para ser un circo-teatro y para que pudiesen caber en él 2.500 espectadores. Sin embargo, la cifra era demasiado grande para la cantidad de público que había en la zona y para las capacidades de los circos que llegaban a Ñuñoa, a veces temerosos muchos de ellos de presentarse ante una audiencia tan numerosa. Por este motivo, la fundación decidió modificar el proyecto del fallecido benefactor y adaptar el edificio con dependencias complementarias y distribuidas optimizando el espacio, labor iniciada en 1915, refaccionándolo casi totalmente en su interior. Aunque la mayor parte de los trabajos quedaron concluidos ese mismo año, algunas modificaciones se extendieron todavía hasta la década del veinte.
Aviso de 1920 anunciando funciones en el Teatro Peñalolén. Fuente imagen: blog de Brugmann Restauradores.
Ya subdividido en secciones, el inmueble era el corazón del Centro de Entretenimientos Populares de la Fundación Arrieta, que con cierta autonomía respecto de la fundación, siendo dirigido y administrado por el Centro de Recreo e Instrucción "José Arrieta". Tras la remodelación, en él se encontraban las siguientes dependencias o secciones del servicio social de la fundación:
  • El Teatro Circo Peñalolén, con presentaciones familiares de  bailes, teatro y proyecciones de cine (algunas de las cuales don Luis hizo traer desde los Estados Unidos. Según la declaración de la Fundación Arrieta, en este espacio "deben darse funciones que entretengan a los pobres en los días feriados y también espectáculos cultos y morales encaminados a crear en el corazón del pueblo el amor a la práctica de las virtudes cívicas y domésticas y a combatir el hábito de la embriaguez". El teatro era también un centro importante de reuniones sociales y celebraciones recreativas, algunas de ellas bastante copetudas considerando la orientación social y popular que tuvo como centro de recreación. Hecho de albañilería con envigado de madera y una estructura de techo en forma de cañón corrido de madera en su volumen central, estilo hangar, tiene una nave de unos 250 metros cuadrados, anteriormente con dos niveles aunque sin platea alta. Dijimos que antes de ser remodelado y subdividido el edificio éste sólo servía como espacio para los circos. A pesar de su gran capacidad de público, sólo llegó a tener dos o tres reuniones sociales importantes durante este período inicial, por lo que se redujo el espacio del mismo para destinar el resto a otros departamentos. Su capacidad quedó así para unas 400 a 500 personas frente a un escenario amplio, después de las remodelaciones de 1915. Con este nuevo aspecto debutó como biógrafo el 16 de septiembre de 1916, con funciones de proyección organizadas por los jóvenes Carlos y Enrique Contreras e Ignacio, Alfredo y Enrique Ríos. Fue difícil superar las limitaciones de la falta de electricidad y de buena iluminación, pero de todos modos se exhibieron 22 funciones hasta el 21 de diciembre de ese año, con películas como "Borrascas de vida", "Las lágrimas del perdón", "La danza heroica" y "Los miserables". A partir de enero de  1917 se facilitó el teatro a una compañía de variedades circenses que dio diez funciones. Como la sala no tenía por entonces butacas fijas sino bancas, sus pisos originalmente de tableados y parqués también servían para que el espacio fuese utilizado como gimnasio y salón de bailes. El circo-teatro fue lugar de ceremonias especiales, como premiaciones a alumnos de las escuelas, conciertos de beneficencia y el acto inaugural del centro Unión Nacional. Desde que el Centro de Recreo e Instrucción "José Arrieta" tomara su administración en 1919, quedó incorporado al circuito artístico y educativo con entradas gratuitas o a precios muy bajos, con presentaciones musicales de Tanner y del barítono Zanelli, además de la comedia en vivo de Barra. Hacia 1920, además, se le incorporó luz eléctrica, decoraciones de los muros y butacas, entre otros mejoramientos.
  • La Sala de Conferencias "Blas Cañas", inaugurada hacia 1923 aproximadamente, hacia el final de las transformaciones del espacio interior del edificio. Es una sala lateral, también con techo de envigado.
  • El departamento de la Escuela Popular Gratuita "María Mercedes Cañas de Arrieta". La fundación tenía allí una escuela nocturna para adultos, que surgió de una idea de fundar esta clase de institución por varios vecinos de Los Guindos, en abril de 1919, dirigida principalmente a obreros y que comenzó a funcionar inicialmente con seis alumnos frente a Plaza Egaña, en un modesto local arrendado. El primer directorio de esta escuela era presidido por Eduardo Castillo U., con Máximo Kahni en la vicepresidencia, Hugo Ercilla en secretaría y Fernando Llona Cuevas en tesorería; sus directores eran Manuel Muñoz T., Aurelio Valladares, Hugo Fuenzalida y Joaquín Muga. Antes de un año, el exitoso proyecto ya tenía 80 alumnos, por lo que la fundación decidió acoger a la escuela y trasladarla a sus dependencias en el Centro de Entretenimientos Populares, ocupando un espacio adyacente al circo-teatro y contando siempre con la colaboración de los vecinos de Los Guindos. Muchos hombres del mundo de la educación y del pensamiento pasaron por el directorio de esta escuela: Pedro Ríos, Ignacio Rencoret, Rosalindo Gómez, Demetrio Danus, Arturo Mewes, Antonio Trabucco, Miguel Abatte, Clodomiro Rosenthal, Demetrio Carrasco, Alejo Catenacci, Luis Morchio, Antonio Aguiló y Luis Correa, entre otros.
  • Un sector de tres salones, que incluiría a una Sala de Temperantes desde cerca de 1925, departamento "formado por vecinos, artesanos y obreros de la localidad y en donde encontrarán durante las horas desocupadas de los días de descanso, entretenimientos honestos, lecturas patrióticas, morales y útiles". Estas dependencias fueron importantes también en el trabajo de fomento a la música y la intelectualidad que llevó adelante don Luis Arrieta durante toda su vida.
  • La casa-habitación que funcionaba como consulta del médico de la comuna, cedida con la condición de que éste atendiera a diario el dispensario público, contando con un sueldo pagado por la fundación y un reconocimiento de sus funciones por parte de la Municipalidad de Ñuñoa.
También había una casa-habitación dentro del Centro, correspondiente a la persona encargada de regentar a la Escuela Popular una vez que ésta se puso en funciones, pero esta dependencia no dependía directamente del Centro de Recreo e Instrucción "José Arrieta".
Poco se puede ver del complejo hoy, rodeado de paneles publicitarios.
El edificio del gran centro recreativo y del teatro, en nuestros días.
El acceso con puertas de madera a la sala del ex teatro-circo.
OTRAS DEPENDENCIAS
Fuera del área construida del Centro de Entretenimientos Populares "José Arrieta", hacia el sector de los terrenos posteriores pero que formaron parte de la misma propiedad en sus orígenes, funcionaban también los siguientes espacios comprometidos en la recreación sana y el esparcimiento familiar de los ciudadanos menesterosos:
  • La Cancha de Ejercicios Atléticos entregada a la Liga "José Arrieta" de Football, antigua sede del Club Arrieta-Guindos fundado en 1915, uno de los más antiguos de Chile. Este espacio deportivo es el actual Estadio Arrieta-Guindos. La Liga "José Arrieta" que funcionaba en él, nació originalmente como Asociación por una iniciativa presentada el 11 de agosto de 1913 en el Club Presidente Balmaceda, durante reunión de 10 deportistas ñuñoínos realizada en Huérfanos 824 y en la que se decidió poner en marcha una institución que agrupara a los futboleros de la comuna e integrarse a la Asociación de Football de Chile. El primer directorio quedó bajo presidencia de Ramón Luis Hernández, siendo su vicepresidente Víctor F. Bravo, secretario Fernando Morales, pro-secretario Aureliano Oyarzo y tesorero Sebastián Segundo Ilabaca. Siete clubes se integraron iniciando la temporada y pasando a ser fundadores, como el Primavera Football Club y el Cross Football Club, este último con el mérito de conquistar la primera Copa José Arrieta de la liga y lograr 11 medallas de plata en 1913. Don Luis Arrieta, al enterarse que existía esta liga de fútbol con el nombre de su padre, le ofreció a los clubes miembros la cancha que había dentro del terreno y que estaba destinada a los juegos de destreza para la comunidad, por lo que la agrupación crearía una comisión liderada por don Luis Zégers H. para conseguir la personalidad jurídica, reconocida por decreto del Ministerio de Justicia del 3 de julio de 1914, recibiendo así de la Fundación Arrieta la cesión de uso del terreno por escritura del 15 de octubre. Ese mismo año, con sólo 5 clubes miembros, la copa de la liga fue ganada por el Primavera Football Club. Tres clubes más se unieron en 1915, con equipos en primera y segunda división. Hoy, esta cancha está separada del resto de la propiedad donde se encuentra el edificio, con acceso por el lado de Egaña-Vespucio.
  • El Jardín Infantil, "destinado a servir de campo a los niños de las escuelas públicas" según los estatutos, y que fue puesto en servicio hacia 1923, aproximadamente.
Por algún tiempo, funcionó también en este Centro el llamado Servicio de Carros Mortuorios y Ambulancia "Peñalolén" creado por don Luis Arrieta en 1913, también dirigido a los pobres de la comuna y por una instrucción dejada por don José antes de fallecer. Desde ese año hasta 1920, el servicio gratuito había transportado 225 cadáveres del sector Los Guindos, 136 de la Población San José, 200 de Ñuñoa y 212 de fundos de la zona, además de contabilizar 451 casos del servicio de ambulancias, lo que sumaba 1224 conducciones a razón de $10 cada una cubiertos por la fundación.
Y así se ven hoy sus ayer gallardos leones.
Una de las ventanas, con su protección de forja original.
Vigas, techado y muros por el ala del edificio (calle Arrieta).
EL EDIFICIO EN LA ACTUALIDAD
Gran parte del complejo de fundación fue vendido hacia mediados de la década del cincuenta, cuando el Parque Arrieta ya había sido bastante loteado para proyectos residenciales nuevos. Antecedentes publicados por los infatigables investigadores de Brügmann Restauradores, verifican que la mansión del parque fue vendida en diciembre de 1954, según consignaba el diario "El Mercurio". Con el advenimiento de la Reforma Agraria, además, muchas propiedades de la actual comuna fueron subdivididas en predios de 10 hectáreas o incluso menos, transformación que, por singular paradoja, a la larga facilitó la asimilación urbana de los terrenos precordilleranos y el alejamiento de su antiguo rasgo agrícola, seguida de apariciones de tomas y levantamientos de poblaciones populares en el sector.
Sin embargo, el viejo teatro siguió funcionando hasta el año 1960, como se lee en el artículo del periodista Iñigo Díaz en el mismo diario "El Merurio" ("Al rescate de un histórico teatro popular", 5 de abril de 2015). Para  evitar que fuese ocupado ilegalmente y deteriorado, la fundación lo arrendó a una barraca de fierros, áridos y materiales de construcción ("Los Tigres"), que aún se encuentra allí. Otros negocios se encuentran por el lado de calle Arrieta ocupando las dependencias laterales.
Ubicado casi en el límite de las comunas de Peñalolén, Ñuñoa y La Reina y perteneciendo a esta última por la actual distribución administrativa, el edificio del teatro aún conserva la fachada con frontón, aunque muy modificada a fuerza de terremotos y reparaciones. Cuesta divisarlo desde la avenida, pues parece casi escondido tras los enormes paneles publicitarios que tapan gran parte de su estructura, problema que afecta la mirada desde todos los ángulos exteriores que son posibles. Debe ser el edificio más antiguo que se haya hasta hoy en este grupo de cuadras, sin duda.
El vetusto lugar aún conserva -casi como milagro del tiempo- el nombre de la fundación en su fachada y los restos de sus dos leones de concreto que vigilaban el acceso, aunque muy deteriorados, casi irreconocibles, doblegados por olvido.
Un plan de restauración y rescate se encuentra en ejecución gracias a los descendientes Santiago Marín Arrieta y Juan Pablo Arrieta, nietos de Arrieta Cañas y encargados de la actual fundación, por lo que está la expectativa de recuperación de tan histórico sitio y hasta la reapertura del teatro para funciones artísticas, además de disponerlo otra vez como gran centro cultural y bibliotecario.
Otra vista de la fachada, hoy ocupada por una bodega.
Sector lateral del complejo, a calle Arrieta.
Acceso por calle Arrieta.
Vista hacia el interior del recinto, también por calle Arrieta.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (37) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (71) Cine (11) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (18) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (78) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (121) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (50) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (77) Musica (68) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (160) Personajes ficticios (52) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Philadelphia (1) Pisagua (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (1) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (95) Tecnologia (82) Terrores y fantasmas (94) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (199) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (32) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)