jueves, 28 de junio de 2012

El "VIROLA" DE CALLE CHACABUCO EN SANTIAGO

Coordenadas: 33°26'49.68"S 70°40'41.67"W
Se cuenta que el "Virola" era cantante callejero y guitarrero de locomoción colectiva; que murió atropellado o bien asesinado en un asalto; que vivía en el barrio o que sólo iba de visita a este sector. Su animita se encuentra en los límites de las comunas de Santiago y Estación Central, a pocas cuadras de la Alameda. Está exactamente a los pies de un árbol de calle Chacabuco, entre Erasmo Escala y Romero, sobre la acera poniente... Es el lugar exacto de su tragedia.
Con una lámina metálica grabada, se muestra el rostro sonriente del infortunado, justo sobre las flores de la animita y bajo la tosca cruz que la corona. Dice esta misma placa que el nombre real del "Virola" era Héctor Fernando Andrade Salazar, y que nació un día 15 de agosto de 1959. "Tus familiares y amigos te recordarán siempre, Virola", jura el mensaje allí expresado.
Tenía 38 años cuando la desgracia lo tocó aquel día 10 de abril de 1998, también indicado en la lámina. Los comerciantes del sector, particularmente en la vereda de enfrente, conocen mejor esta amarga historia: un grupo de amigos entre los que estaba el finado, se habían reunido en la calle Chacabuco cuando se desató una riña entre algunos ellos mismos, probablemente pasados de copas. Uno de los presentes portaba un arma de fuego y la descargó contra los otros, cayendo herido de muerte por esta razón el "Virola"... Irónicamente, muere asesinado por "fuego amigo".

jueves, 21 de junio de 2012

UNA ANIMITA "PROVISORIA" PARA UN FERIANO FALLECIDO

Coordenadas: 33°32'23.03"S 70°35'0.94"W (lugar de su puesto y donde se puso el altar)
Existe cierta categoría de proto-animitas que nacen intencionalmente como manifestaciones efímeras o momentáneas de homenaje y reverencia a un recién fallecido, pero que por su propia importancia en la fe popular y si las condiciones ambientales lo permiten, pueden constituirse accidentalmente como puntos de origen o gestación de una animita tradicional.
Ejemplos de estas formas de homenaje hay varios: si alguien fallece dentro de una comunidad de estudiantes, al día siguiente su banco en la sala amanecerá con una flor; si una persona muere atropellada en un cruce, esa misma noche serán encendidas un par de velas marcando la esquina de la tragedia. Un caso reciente es el del lugar preciso del Parque San Borja donde el muchacho Daniel Zamudio recibió la brutal agresión que apagó su vida tras semanas de agonía, ahora decoradas con tarjetas y regalos a modo de ofrendas. Personalmente, recuerdo también cuando llegué a casa luego de un pésimo día en junio de 1997, y me encontré allí con la noticia fría como balde de agua helada, de la súbita muerte de mi abuelo René, mi Tata. En aquel día, alguien había colocado en la habitación de mi viejo, sobre su velador y al lado de la antigua radio que siempre le acompañaba desde temprano con tangos, una vela encendida, como si se marcada de alguna manera su presencia ya a nivel espiritual, en el lugar más propio y característico suyo en lo cotidiano.

martes, 19 de junio de 2012

MESAS, COPAS Y DÉCADAS DEL RESTAURANTE Y CLUB SOCIAL "CÍRCULO FORDIPRECA"

Coordenadas: 33°26'11.05"S 70°39'7.95"W
Uno de los salones y centros culinarios más escondidos entre las fachadas del Santiago céntrico es el "Círculo Fordipreca", club social de los jubilados vinculados a la Dirección de Previsión de Carabineros de Chile (DIPRECA) ubicado en calle Santo Domingo 1060, entre Bandera y Puente, frente al Edificio Gasco y al lado de otro conocido restaurante del sector (el "Entre Mesas"), a sólo una cuadra y media de la Plaza de Armas.
Los carteles y pizarras con los platos del día, en el acceso de puertas escalonadas y baldosas formando una estrella octogonal, son el principal indicador para el transeúnte, de que aquella es la entrada hacia los comedores dentro del suntuoso y elegante edificio que los acoge.

lunes, 18 de junio de 2012

¿CAUPOLICÁN O EL ÚLTIMO DE LOS MOHICANOS? (Diario "La Tercera", lunes 18 de junio de 2012)

Artículo "¿Caupolicán o el Último de los Mohicanos?" de Cristóbal Peña, publicado en el diario "La Tercera" del lunes 18 de junio de 2012. Link al artículo original: http://diario.latercera.com/2012/06/18/01/contenido/santiago/32-111706-9-caupolican-o-el-ultimo-de-los-mohicanos.shtml (Clic sobre la imagen para ampliarla).
La estatua emplazada en un peñón del cerro Santa Lucía no representa la imagen del fiero guerrero mapuche. Su autor, Nicanor Plaza, se basó en un indio norteamericano.
Gesticulando a un costado del Caupolicán, la más famosa estatua de Nicanor Plaza, la guía del Museo Nacional de Bellas Artes ha introducido a la audiencia en los orígenes de la escultura chilena, que según su relato sigue los modelos clásicos de la tradición europea, sin reflexión ni conocimiento ni interés por el legado de los pueblos precolombinos. Entonces, interrumpiendo el batir de sus manos, la guía traerá a la audiencia al presente:

miércoles, 13 de junio de 2012

UN RECUERDO PARA EL SALTO ECUESTRE DE LARRAGUIBEL EXISTENTE EN LA FLORIDA

Escenas del famoso salto de Larraguibel montando a Huaso.
Coordenadas: 33°30'42.18"S 70°35'22.95"W
Sobre una sólida plataforma de base circular y escalonada, por las plazas cerca de la intersección de Américo Vespucio con la pista Sur de Departamental hacia avenida La Florida en la comuna del mismo nombre, se encuentra desde hace unos 30 años una estructura de madera que llama la atención de los paseantes pero que, por no existir información sobre la misma, desconocen en su gran mayoría a qué corresponde el conjunto. Como es inevitable, ha sido vandalizado sin piedad: además de varios palos robados, incluyendo uno de los cinco verticales superiores (hoy quedan cuatro), le fueron botados algunos de los postes de concreto que rodeaban la estructura, y los que quedaron fueron pintados con los colores corporativos de un equipo de fútbol, "marcando territorio" sobre el mismo.
La obra corresponde en realidad al Monumento del Salto Ecuestre de Alberto Larraguibel, y fue instalado allí tras la construcción de la vecina Población Alberto Larraguibel de avenida Américo Vespucio, cuya calle central fue bautizada Viña del Mar también para recordar la ciudad donde tuvo lugar esta hazaña, mientras que la segunda principal fue llamada Coraceros, en recuerdo del Regimiento que sirvió de escenario para el record visto por más de 5 mil espectadores, incluidos visitantes extranjeros, jueces internacionales y el propio Presidente de la República don Gabriel González Videla.

martes, 12 de junio de 2012

MANUEL CASTRO RAMOS: LA SENCILLA LÁPIDA DEL PRIMER MÁRTIR DEL PERIODISMO CHILENO

Coordenadas: 20°12'41.29"S 70° 8'25.34"W (aprox.)
Sorprende lo sencillo de la cripta de Manuel Castro Ramos, en el Cementerio General N° 1 de Iquique. Valeroso profesor y periodista del siglo XIX, su infame y alevosa muerte en manos de agentes abusadores del poder público, lo convirtió en el auténtico primer mártir del periodismo chileno, título que algunos han preferido otorgarle -por error, o a veces no tanto- a otros caídos del oficio, muy posteriores a él.
Apenas se distingue la cripta-nicho solitaria entre las demás sepulturas del camposanto, al final de la misma calle del memorial que recuerda el paso de los héroes del Combate Naval de Iquique por este sitio y muy cerca del mausoleo de la Sociedad Veteranos del '79. Yace ahí escondida, tímida y fría. Sólo una placa de homenaje colocada por sus colegas en 1956 y alguna florcita dignifican la categoría de este hombre que fue capaz de ofrendar su propia vida por la defensa de la comunidad chilena residente en la misma ciudad y del derecho a denuncia, en los albores de la guerra salitrera.
Castro Ramos habría nacido en Santiago el 3 de enero de 1843, aunque ciertas fuentes dicen que era oriundo de Copiapó. Estudió en la Escuela Normal de Preceptores graduándose en 1859, tras lo cual asumió como Director de una escuela fiscal en Santiago. Trabajaba orgullosamente como profesor y, un tiempo después, continuó su labor docente y directiva en colegios de Quillota y Copiapó, hasta 1872 cuando fue designado Secretario Municipal de Caldera.

lunes, 11 de junio de 2012

LA TRAGEDIA EN MOTOCICLETA TRAS UNA ANIMITA DE CALLE BLANCO ENCALADA

La animita de Blanco Encalada, con el majestuoso templo del Perpetuo Socorro al fondo.
Coordenadas: 33°27'30.16"S 70°40'26.32"W
Desgraciadamente, los motociclistas son uno de los grupos que más animitas le han aportado a la tradición de la fe popular en las ciudades y carreteras de Chile, especialmente en donde hay caminos peligrosos o cruces con fama de temibles. Ya vimos el caso de la animita de "Paquito", en La Florida. Otro de ellos está desde hace poco en la esquina Noroeste de avenida Blanco Encalada con Bascuñán Guerrero, allí frente al ex Teatro Blanco Encalada y cerca de la imponente Basílica del Perpetuo Socorro. Desde hace muy poco, una sencilla animita de lata y pintada de blanca señala un trágico accidente de este tipo, ocurrido exactamente en este lugar.
Camilo J. Pérez Santos había nacido en 1990, y su familia era oriunda de Los Ángeles. Tenía sólo 22 años, recientemente cumplidos, esa tarde en que se estrellaría con la fuerza de toda un desgracia contra su propia muerte, manejando una motocicleta mientras acompañado de su bella amiga Ivania A. Rebolledo Jara, de 21 años, la que iba como copiloto. Era el jueves 8 de marzo de 2012.

EL "BLACK AND WHITE": AÑOS DESCARRIADOS DE LA CASA COLORADA

Interior del "Black and White" en sus buenos años. Imagen original de Pablo González, perteneciente a la colección del Museo Histórico Nacional.
Coordenadas: 33°26'18.26"S 70°38'57.71"W (ex ubicación)
El bar y boîte "Black and White", símbolo de todo una época en Santiago, se encontraba en Merced 876 "frente al Teatro Santiago, donde al lado se comían tortas milhojas", según escribió de él Claudio Giaconi. Su espacio estaba en el primer piso de la Casa Colorada, la suntuosa ex mansión del Conde de la Conquista don Mateo de Toro y Zambrano, hoy convertida en museo.
El local daba hacia la calle por el lado Oriente de esta casona solariega declarada Monumento Histórico Nacional en 1960, y no era el único de su tipo que ocupó tan elegante arquitectura colonial: atrás, al interior de la casa, estuvo el "Club de Ambulantes de Correos", mientras que "El Colonial" se halló en el segundo piso; y antes, los altos de la residencia habían sido ocupados también por el "Café Fancy", otra atracción para intelectuales y poetas. Se recuerda entre algunos veteranos que el vecino "La Bomba" estaba justo al frente, cruzando Merced. Dentro de la casona funcionaba también una imprenta, una agencia de empleos, una pajarería y lustrines, según recordaba Oreste Plath.

martes, 5 de junio de 2012

LA MANO DE KULCZEWSKI EN MAPOCHO: LA PISCINA ESCOLAR TEMPERADA DEL CLUB DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE


Acceso de avenida Independencia con la Piscina Escolar de fondo, en 1969. Alcanza a verse el famoso cartel de neones de "Aluminio El Mono", ya desaparecido. Fotografía de Josep Alsina, del actual archivo del Museo Histórico Nacional.
Coordenadas: 33°25'53.33"S 70°39'8.43"W
La Piscina Escolar del Club Deportivo de la Universidad de Chile es uno de los más artísticos trabajos del arquitecto Luciano Kulczewski García (1898-1972), sin parangón en toda la ciudad. Por lo mismo, aprieta el alma ver al estupendo y original edificio deportivo, de uno de los más grandes arquitectos nacionales y exponente de estilos de radical influencia en la identidad de Santiago, humillado en todo su exterior, agrietado y vandalizado por infames grafiteros que hasta han escalado sus muros para seguir afeándolo y tratando de convirtiéndolo en una inmundicia digna de sus propios guaridas y cubiles. La Piscina Escolar está, acaso, pidiendo a gritos un rescate que la salve del deterioro y del maltrato.
El origen de este singular edificio se encuentra en un proyecto para ocupar uno de los terrenos que había quedado ganados al río por la ribera Norte, luego de la canalización y estrechamiento del cajón del Mapocho, en las grandes obras realizadas entre 1888 y 1891. Se trataba de una planta situada entre las calles Santa María, Independencia, Artesanos y que quedó como cuadra propia al abrirse después la avenida La Paz hacia el Cementerio General, en 1907, haciéndose provisoriamente allí una plazoleta con arbustos.

lunes, 4 de junio de 2012

LA LARGA Y AGITADA HISTORIA DEL ESCUDO ESPAÑOL EN LA PORTADA DEL CERRO SANTA LUCÍA

El Escudo Español en un fotografía publicada por la revista "En Viaje", en 1936. Al parecer, ya se observan entonces muchos de sus vanos decorativos cerrados entre los ladrillos, seguramente para mejorar la resistencia del portal.
Coordenadas: 33°26'27.82"S 70°38'38.45"W
Una de las piezas más imponentes y atractivas del paseo del Cerro Santa Lucía de nuestra capital, es la portada almenada por la que se accede a la actual Terraza Caupolicán, al fina de la llamada Subida de las Niñas y el desaparecido Acueducto Romano que este sendero contorneaba, hasta dar precisamente en el gran portal de ladrillos y dos torres, con aspecto de ruinas de un castillo.
Sin embargo, destaca en él la presencia de un majestuoso Escudo Español de roca tallada, colocado firmemente en el arquitrabe de la portada, escoltado por dos gallardos leones heráldicos y con varios elementos militares a sus pies y entorno, como tambores de infantería, trofeos de fusiles, corazas, mazas, alabardas, lanzas, sables, cañones de guerra largos, cañones cortos tipo trabuco y sus pilas de balas esféricas, todo con acabados de detalles sencillamente perfectos. La imponente corona colocada sobre el conjunto y que forma parte del blasón original, debe ser una de las más bellas que se hayan esculpido en su época para homenajear el poder soberano del monarca español, pero que, en la práctica, estaba próximo a ser derrocado en aquellos días. Su estilo es un barroco colonial tardío de gran detallismo y delicadeza.

sábado, 2 de junio de 2012

"CASINO BONZI": EL TEMPLO DE LA DIVERSIÓN EN EL DESAPARECIDO PORTAL EDWARDS

Fachada del "Casino L. Bonzi" en la Alameda, en el edificio del Portal Edwards (Fuente imagen: revista "Zig Zag", 1912).
Coordenadas: 33°27'1.38"S 70°40'30.86"W (antigua ubicación)
Al pasar el siglo XX completo, el otrora concurrido y famoso "Casino Bonzi" ha ido convirtiéndose en un desconocido en la historia de la ciudad, como si su época de esplendor estuviese condenada al olvido conforme se aleja en el tiempo, perdiéndose por la oscuridad de la crónica y los recuerdos vagos de generaciones que ya murieron. Por alguna extraña razón quizás vinculada con esto mismo, el conocido cronista se refiere a este histórico centro bohemio sólo como "un tal Casino Bonzi" vecino al popular Teatro Politeama; otros autores ni siquiera han citado su nombre al recordar la antigua bohemia del sector de Estación Central, ejemplificando con otros locales que fueron muy posteriores e incluso menos coloridos que éste.
La verdad es que el "Bonzi" fue mucho más que "tal": el centro de recreación más importante que ha tenido la Alameda en este sector de la ciudad cercano a la Estación Central, y particularmente el más célebre de los que se ha ubicado en las dependencias del desaparecido edificio del Portal Edwards, convirtiéndose en un hito de la abundante vida nocturna y festiva que creció alrededor del portal y del teatro a principios de la pasada centuria, contagiándose de esa vida intelectual y aventurera que rodeó siempre al mismo barrio. Lo poco que ha quedado escrito de él, es lo que ha inducido al ninguneo.

viernes, 1 de junio de 2012

UNA ANIMITA QUE EVITA ACCIDENTES EN PLENO CENTRO DE LA CAPITAL CHILENA

Coordenadas: 33°26'29.73"S 70°38'40.57"W
Ya he comentado que muchas animitas cumplen indirectamente con funciones utilitarias la comunidad, como aquellas que sirven para deducir que se transita por caminos bastante peligrosos para la conducción, motivando a tomar precauciones, o bien otras que se encuentran en carreteras y que sirven de parada, posada o sombra para los viajeros a pie y de vehículos ligeros, además de ser verdaderos puntos de referencia en las rutas. Sin embargo, aunque esta característica es más frecuente en animitas rurales o de autopistas, tenemos en pleno Centro de Santiago un ejemplo muy patente y significativo.
El paso bajo nivel de calle Santa Lucía hacia las calles Carmen y Diagonal Paraguay, tras bordear la cara poniente del cerro Santa Lucía y comenzar a internarse en el subsuelo de la Alameda, es un tránsito peligroso que se ha cobrado varios accidentes, especialmente en las noches. Sus mosaicos artísticos, aparentemente los más grandes que existen en Chile, han sido testigos de choques e incluso muertes, especialmente por un singular efecto de percepción que se produce en el empalme de Santa Lucía con el inicio de la calle Moneda, donde unos pretiles separan el tránsito peatonal de la calzada. Con frecuencia, los conductores no logran ver el bandejón ni la vuelta de la calle, terminando estrellados contra alguno de los bordes del paso o su berma.

PREMIO "LLAVE DE ORO"... SITIO RECOMENDADO DE HOY: "BAILES CHINOS EN ACONCAGUA"

  • Autor: Lautaro Condell (pseudónimo de Mario Enrique Martínez)
  • Categoría: Blog (servicio Blogspot)
  • Inicio: Año 2008
  • Temáticas: Investigación y actividades de bailes chinos, patrimonio cultural intangible, folklore del Aconcagua
Lautaro Condell es un creador incontenible: hombre joven licenciado en Literatura Hispánica, pedagogo teatral de la Universidad Católica, director de la TV Escolar Andina, coreógrafo de bailes folklóricos, escritor novelista, poeta, alférez de cofradía, ganador de varios proyectos culturales y, por supuesto, brillante difusor del patrimonio intangible a través del blog "Bailes Chinos en Aconcagua".
Nos conocimos en la premiación de "El Mejor Contenido de Nuestra Cultura Local en el Bicentenario", dirigido por Contenidos Locales de la DIBAM en 2010, donde ambos fuimos premiados. En la ocasión, realizó con sus pequeños alumnos una presentación en vivo de baile chino, la antigua danza ritual con raíces precolombinas que ha tenido particular arraigo en la Provincia de Aconcagua, motivando los trabajos de rescate y actividades realizadas por este profesor en su "Bailes Chinos en Aconcagua".

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook