lunes, 30 de enero de 2012

SAN LÁZARO POR DENTRO, PARTE II: EL CRISTO DE LAS TRINCHERAS


Coordenadas: 33°27'7.98"S 70°39'39.42"W

En la entrada anterior de texto, vimos algo sobre el aspecto y decoración interior de la Parroquia de San Lázaro, imponente templo y Monumento Histórico Nacional levantado en la esquina de Ejército Libertador con Gorbea, cuya historia general ya revisamos con detalle hace algunos años en otro artículo.

Uno de los secretos más interesantes e intrigantes que guarda este templo allí dentro y al que le dedicaré esta entrada especial, es el del llamado Cristo de las Trincheras, figura cuyo altar o espacio consagrado se encuentra en una columna al frente del templo, entre la entrada mayor de la nave central y la nave lateral derecha. Corresponde a una antigua y maltratada imagen de madera tallada de Jesucristo, de aspecto tan santo como siniestro, que fuera rescatada desde una trinchera durante la Primera Guerra Mundial. El cómo llegó a Chile y su fama de símbolo milagroso constituyen una historia que, necesariamente requería de un capítulo especial.

Aunque unas placas explicando el origen de la figura informan muy brevemente, se sabe que el Cristo de las Trincheras fue encontrado dentro de una trinchera francesa que había sido usada por soldados de la trágica Gran Guerra de 1914-1918. La hallaría allí el pionero y héroe de la aviación chilena Armando Cortínez Mujica, quien pasó a la historia tras atravesar de ida y vuelta la Cordillera de los Andes en 1919, luego de la hazaña de Dagoberto Godoy. Supo que pertenecía a una catedral donde era venerado desde el siglo XV, y pareciera ser que fue retirada en pleno conflicto con la intención de resguardarla, quedando abandonada entre fango, ruinas y sangre de las trincheras, olvidándosela hasta que volvió a ver la luz.

Cortínez se encontraba de viaje por Europa cuando se realizó el hallazgo, en 1920, rescatando la figura y trayéndola con él al regresar a Chile. El aviador era hermano del Presbítero Arturo Cortínez, quien estaba a cargo del templo de la Parroquia del San Lázaro cuando le fue donada la imagen por aquél, en 1924.

El grave incendio sucedido en 1928 no alcanzó a la valiosa reliquia, así que cuando el sacerdote Cortínez impulsó la reconstrucción de la parroquia en 1930, la figura permaneció en ella siendo colocada posteriormente en un sitio propio, que hoy se halla en la señalada columna junto a los accesos.

La imagen de madera no policromada es de una sola pieza, pero se partió por sus vetas naturales y quedó con las extremidades mutilada: ya no tiene brazos, por esta razón, y su pecho está aplanado. Se conserva, sin embargo, la expresión dolorosa y sufriente de su rostro -casi como registro de la tragedia a la que está asociada su historia-, que me ha jugado una interesante sorpresa en las fotografías que tomé usando flash (que aquí publico junto a un negativo de la misma). Está montado sobre un paño rojizo de felpa y enmarcado, rodeado de mesitas para velas y paneles de placas y notas de agradecimientos por sus innumerables favores concedidos, pues sirve como animita milagrosa a los fieles. Incluso, bajo los inexistentes pies de la imagen y sobre la alcancía, debió ser colocada una placa metálica con una restricción explícita: "NO PEGAR MANDAS ACCIÓN DE GRACIA EN PAÑO".

El Cristo de las Trincheras está acompañado de una placa adicional con una oración propia para la intrigante figura, al final de la cual se recomienda rezar Padre Nuestro, Ave María y Gloria por el Papa:

¡Oh Cristo de las Trincheras!
Llegaste a nuestra patria destrozado
abandonado entre escombros e indiferencia.

Nosotros queremos acogerte con fe y con amor
como nuestro Dios y Salvador.
Te damos gracias porque escogiste
quedarte con nosotros.

También nuestra vida, como tú sabes
muchas veces es una "Trinchera"
para defendernos de las tentaciones del maligno
de las pruebas físicas y morales de la vida.
Nosotros confiamos en ti.
Confiamos en tu incesante protección.

Tu dulce mirada es consuelo
para empezar a salir de las "Trincheras"
de este mundo
y después vivir eternamente contigo.
Amén

¡Cristo de las Trincheras ruega por nosotros!

Cabe indicar que existe otro Cristo de las Trincheras en el Monasterio de Batalhae, en Portugal, también de origen francés aunque es más famoso que el de nuestra Parroquia San Lázaro. A pesar de haber sobrevivido también a los estragos de la Primera Guerra Mundial, está en bastante mejor estado, faltándole sólo una mano y los pies.

El Lázaro del Nuevo Testamento tuvo la oportunidad de recuperar la vida y lograr una segunda existencia gracias a la intervención de Jesucristo, que lo trajo desde la muerte de regreso a los vivos. Es lo mismo que sucedió a esta reliquia con la imagen de Cristo que, de no ser por la intermediación de un ilustre chileno, quizás habría acabado sepultada, degradada y reducida a polvo en aquella trinchera francesa, entre los demás vestigios de una de las guerras más sangrientas y crueles de la historia de la humanidad.

sábado, 28 de enero de 2012

UN MEMORABLE PUGILATO REVISTERIL: LA PELEA ENTRE IRIS DEL VALLE Y PATY COFRÉ EN EL VERANO DE 1962 EN EL TEATRO ÓPERA

Portada de "La Tercera", tras el bochornoso acontecimiento. Iris y Paty en las fotografías.
Coordenadas:  33°26'21.58"S 70°38'55.26"W (ex Teatro Ópera)
Éste artículo de mi autoría lo he rescatado desde los archivos de respaldo de mi desaparecido blog "Ciudad Extraña", que alojaba en el servicio Bligoo y que cerré hace un tiempo. La entrada de texto la publico completa y con su fecha original (cerca del aniversario 50° del suceso descrito), aunque no me fue posible recuperar los comentarios de lectores.
Las aventuras en la clásica bohemia capitalina de la veterana humorista chilena Patricia Cofré, alguna vez conocida también con nombres artísticos como Paty Jofré y Patty Cofré, son un capítulo que se ha ido rescatando del olvido gracias a los recuerdos de la destacada y querida comediante, además del mérito de algunos entrevistadores y periodistas por recuperarlos. Ojalá la protagonista se tome alguna vez el esfuerzo de registrar todas esas extraordinarias memorias de las que resulta ser una fuente privilegiada, dada la juventud con la que ingresó a esos círculos y el largo período de su vida que dedicó al vodevil y la revista, géneros prácticamente desaparecidos ya de la escena nacional.
La historia del célebre Teatro Ópera y su revista "Bim Bam Bum", donde tuvo lugar la tragicomedia de la que hablaremos, es bien conocida por los amantes de la bohemia perdida de Santiago. Su edificio ubicado en calle Huérfanos entre Estado y San Antonio, que perteneció originalmente al Banco Alemán-Sudamericano, fue adquirido y refaccionado por el empresario, director de orquesta y artista uruguayo Eduardo Félix Peña, más conocido con el nombre artístico de Buddy Day, reinaugurándolo en mayo de 1947 como la boîte “Casanova” y, más tarde, como el Teatro Ópera propiamente tal, dedicándolo a partir de enero de 1953 a espacio de entretenciones artísticas y revistas con abundantes vedettes ligeras de ropas, comediantes y músicos. El principal espectáculo de la sala sería el célebre show de comedia y cabaret "Bim Bam Bum", donde actuaría una pléyade de artistas como “Los Perlas”, Eduardo Thompson, Manolo González, Chicho Azúa, “Los Caporales”, Guillermo Bruce, el dúo “Los Morisquetos”, Violeta e Hilda Parra y vedettes como Wendy y las hermanas Ubilla, además de varias visitas internacionales a lo largo de su historia.
El talentoso director y actor de origen peruano Eugenio Retes estuvo en la inauguración de las revistas del "Bim Bam Bum" y en los inicios de la epopeya del Teatro Ópera. Permaneciendo siempre vinculado al medio, al igual que sus hermanos Rogel, Roberto y Rodolfo Retes, a su talento también debemos varios descubrimientos interesantes del mundo artístico, siendo -de alguna forma-, la propia Paty Cofré uno de ellos. De hecho, él había impulsado con Rogel la carrera de la segunda protagonista de esta historia: Iris del Valle, comediante a la que los hermanos comenzaron a incluir en sus obras de teatro humorístico a partir de 1935 siendo muy joven y, desde 1953, directamente en el flamante Teatro Ópera.
Sucedió que, en el verano de 1962 y en el apogeo del “Bim Bam Bum”, la afamada y consagrada Iris del Valle enfermó y no pudo presentarse en el show del Ópera, ante la angustia de los organizadores pues era el plato central del espectáculo. Con su magnífico don para reconocer figuras prometedoras, Retes sugirió que una joven corista y vedette secundaria la reemplazara. La talentosa sugerida por él fue nada menos que Paty Cofré, destinada a ser una de las comediantes más importantes y de mayor trayectoria en todos los años del humor de base revisteril en Chile.
Con sólo 23 años, Paty trabajaba desde los tiernos 16 en el medio, siendo presentada en cartelera como Patty Jofré porque los productores creían que su nombre así podría ser recordado mejor entre el público.
La chica rubia y alegre lo hizo excelente y con una buena crítica instantánea, pero esta misma hazaña sería la condena para la artista: Iris del Valle, la propia sustituida que ya entraba en los años de madurez de la vida y acababa de vencer un cáncer hacía sólo tres años que la mantuvo en retiro temporal, se sintió amenazada por la joven promesa y montó en cólera, esperando la oportunidad para arrojarse sin piedad contra su sustituta en la noche del lunes 12 de febrero al final de la función. La ocasión la encontró al cierre del sketch llamado "La Escuelita", tras lo cual agarró de un brazo a Paty, arrastrándola y agrediéndola con golpes de puño y rasguños, al tiempo de acusarla de intentar "tomarse" el sketch. También le tiró encima objetos como un canasto usado en otra rutina conocida con el título de "Los Carboneros".
Paty Cofré en sus años de vedette.
Iris del Valle, en imagen del archivo Proyecto Cabaret.
Una vez que lograron ser separadas por otros miembros del equipo como Érika Nobel y Leoncito, el director de escena, no sin antes recibir también golpes de Iris que estaba fuera de sí, la agredida puso una denuncia en el 15ª Comisaría de Carabineros de Chile ya en horas de la madrugada del martes 13, hacia las 1:30. Constatadas las lesiones leves, se dirigió al Primer Juzgado de Menor Cuantía, estampando la respectiva denuncia.
Al parecer, Paty estaba siendo acosada hacía un tiempo ya por los celos de Iris, que a veces trataba de ridiculizarla en el escenario negándose a responderle preguntas que estaban en el libreto de cada rutina o criticándola en vivo, como había sucedido esa misma noche de la riña. La última explosión tras el pequeño reemplazo había sido el reventón de las presiones que había entre ambas divas de las candilejas.
La noticia del escandaloso ataque llegó a los diarios, principalmente por la popularidad que tenía entonces Iris del Valle, apodada "La Pelá" por uno de sus principales personajes humorísticos debutado en 1943, para el programa de humor radial "Hogar, dulce hogar". Causó sensación al punto de ocupar la mayor parte de la portada del diario "La Tercera" del miércoles 14 de febrero de 1962 (irónicamente, el Día de San Valentín), en años en que aún no existía la prensa rosa ni la farándula. Decía el mismo medio, sobre la memorable pelea:
"Sin director y con argumento improvisado, la destacada actriz Iris del Valle, 'La Pelá', las emprendió en forma muy seria a trompadas contra la 'figurita' Patty Jofré, cuyas curvas quedaron resentidas y en estado de reparaciones leves".
Pero Iris del Valle, lejos de intimidarse con cualquier denuncia y el inminente llamado de un juez por su conducta, exigió a Buddy Day (que también había recibido parte del ataque intentando separarlas) sacar a Paty de la revista inmediatamente, siendo relevada a las pocas horas por la famosísima vedette nacional Elba "Pitica" Ubilla. E intentando justificar su bochornoso e inexcusable comportamiento, "La Pelá" declaraba después a la prensa, refiriéndose a Paty:
"Siempre esa jovencita está riéndose delante del público. Y cuando hay poco, trabaja con desgano. Yo quiero esta profesión y a mi público, por eso no permito esas cosas. Lo digo en mi monólogo. Mi profesión no será la mejor de todas, pero si yo naciera de nuevo, tal como soy, volvería a ser actriz. A mi carrera he entregado mi vida, y a ella se lo debo todo. Ojalá todas las jovencitas entendieran esto..."
Así, luego de exitosos siete años en el elenco del "Bim Bam Bum", la bailarina y comediante fue despedida al verse incapaz de enfrentar el poder que Iris tenía dentro del mundo del espectáculo, doblándole la mano a la voluntad del propio Buddy Day con sus caprichos y celos.
Paty Cofré recordó estos hechos como entrevista en la edición del programa del canal Mega “Morandé con Compañía” del jueves 28 de octubre de 2010, donde -por primera vez en muchos años- entregó detalles de la situación que la sacara de la famosa revista pero que, de alguna manera, le permitiera iniciar nuevas proyecciones para su carrera aún vigente, después de tanta vida entregada al escenario y a los espectáculos.
Aunque la situación siempre le provocó dolor y hasta algunas lágrimas al recordarla, confesaría muchos años más tarde, en "Las Últimas Noticias" del 10 de junio de 2013:
"Ella era la vaca sagrada y si yo seguía reemplazándola en los sketches de comedia, ella no volvía. Pero cuando me fui no me vine abajo. Ahí me hice profesional, fui muy feliz".
Tras una larga última época de ocaso, el Teatro Ópera bajo sus telones en diciembre de 1986, con la presentación que cerró la temporada de sus últimas obras. El edificio fue comprado y remodelado por una inmobiliaria, llevándose para siempre sus pasillos con polvos mágicos, sus camarines con estrellas en las puertas y los fantasmas de toda aquella época del "Bim Bam Bum" con sus alegrías, anécdotas y dolores. Iris del Valle, en tanto, falleció en 1990 parcialmente olvidada y sólo tibiamente recordada, injusta situación que no sintoniza con su enorme e importante trayectoria.
Espero que este artículo sirva, entonces, para retrasar el olvido de una de aquellas innumerables historias que, protagonizada por la grande y polifacética Paty Cofré y su Némesis "La Pelá", forma parte del legendario de aquel desaparecido teatro que marcó un hito en la historia de la revista y los espectáculos nacionales.

jueves, 26 de enero de 2012

UN ESCÁNDALO OLVIDADO: EL CASO DE "LA MAFIA DE LOS ASTRÓLOGOS" DE 1962

Hace exactamente 50 años, en enero y febrero de 1962, muchas cosas sucedían coincidiendo con las del actual verano de 2012: movilizaciones sociales, olas delincuenciales y una explosión de funestos incendios forestales en todo el país. Lo más curioso, sin embargo, era que también se había pronosticado el "fin del mundo" para ese año, en este caso por consecuencia de una alineación de ocho planetas del Sistema Solar para el día 2 de febrero. En el mejor de los casos, un acontecimiento extraordinario sucedería entre los  siguientes días 4 y 5, que se especulaba desde el regreso del Mesías hasta el nacimiento del temido Anticristo.
Había un poco más de glamour y exotismo entre los supersticiosos de entonces, sin embargo: a diferencia de este 2012, donde las profecías apocalípticas atribuidas a los mayas han sido contrarrestadas con una horda de brujos cocaleros del Perú, ese año de 1962 la humanidad fue rescatada por santones hindúes y maestros místicos de la India, que hicieron los ritos respectivos para frustrar a los agoreros del desastre. Cuando nada ocurrió y la primera semana de febrero transcurrió sin sobresaltos, cientos de aldeanos indios salieron a linchar a los astrólogos, nigromantes y adivinadores exigiéndoles devolver su dinero, mientras los agredidos debían escapar de los pueblos como almas a las que se lleva el Diablo.
Aunque la mayoría de los chilenos no creyó en los pronósticos fatalistas ni cayó en pánico, el clima de incertidumbre y temor fue aprovechado por una serie de charlatanes y pseudo-magos con consultas propias y visitas a domicilio, ofreciendo desde paz espiritual para enfrentar los adversos momentos que venían hasta la salvación misma del alma una vez cumplido el Apocalipsis. Fueron días rentables para pitonisas, adivinos, curanderos y esos chamanes chupadores de puros a la vez que escupidores de ron barato o aguardiente de enjuague, oficios en algunos casos muy poco conocidos hasta entonces en la sociedad chilena.
"Yo conozco una señora astróloga que tiene tal clientela -comentaba por entonces el encargado de la página editorial de "La Tercera de la Hora"-, que hay veces en que la cola de automóviles frente a su casa en el barrio alto es superior a las de Embajadas en día de cóctel. Y cobra $15.000 por consulta, 5 más que la de los médicos comunes..."
En este ambiente favorable a la especulación y al engaño, fue que quedaría revelado un escándalo que pasó a constituirse en uno de los más extraños, controversiales e intrincados asuntos de la historia criminal chilena: el caso de "La Mafia de los Astrólogos".
UN INTENTO DE ASESINATO
Era el 5 de febrero: el mismo día en que debían desatarse las terribles calamidades causadas por la conjunción de los planetas, la Luna y el Sol. El día en que debía acabarse el mundo... Pero en realidad estuvo por acabarse para un hombre en particular: Luis Rodríguez Mamby, astrólogo, escritor y curandero espiritual de Santiago.
Rodríguez, domiciliado en Pedro de Valdivia 1145 departamento 104, era un hombre de 48 años que cobraba hasta $50.000 por consulta en su local y librería de calle Miraflores 260, considerándoselo por lo mismo como uno de los más solicitados y prestigiosos del rubro, reputación que no lo salvó de haber estado al borde de morir baleado y, luego, de las consecuencias de este impasse que acabó con su carrera y lo enfrentó a los tribunales de justicia.
Sucedió que Rodríguez había recibido en su consulta a una joven que, según se creía, llegó a comprar algunos libros de quiromancia y a pedir ciertas orientaciones de carácter emocional. Sin embargo, de súbito, la clienta habría sacado un arma con la que descargó tres tiros contra el astrólogo, dándose después a la fuga. Sólo uno de los tiros dio en el sujeto y otros dos se trabaron en el arma. La bala lo alcanzó en la garganta, pero milagrosamente sin tocar partes vitales. Eran las 17:45 horas de ese día lunes. Fue llevado de urgencia a la Posta Central, y desde allí a la Clínica Santa María. Esa misma noche fue dado de alta al confirmarse que la herida no era mortal a pesar de que la bala, tras entrar por el cuello, se había alojado en la base del cráneo. Rodríguez podía considerarse, entonces, como un hombre inmensamente afortunado.
Sin embargo, las dudas sobre el incidente comenzaron no bien el atacado debió dar su versión a la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones, en la mañana del día siguiente. Según la versión que proporcionó en esta ocasión, la mujer había asistido a su local a venderle un arma, pero en un descuido y mala manipulación mientras la tomaba, se le escaparon los tiros que casi le arrebatan la vida. Obviamente, nadie creyó semejante explicación y las dudas cundieron sin control.
Asustado e intentando dar una versión menos absurda que la ofrecida a la Brigada de Homicidios, mientras era consultado por periodistas del diario "La Tercera" unas pocas horas después en ese mismo día, Rodríguez explicó ahora que la chica, una "loca" según la definió, había llegado a su librería como cualquier otra cliente, pues ya había hecho algunas consultas anteriores pidiendo orientación conyugal, pero esta vez trató de asesinarlo sin motivos reales.
APARECE LA MUJER
Para su desgracia, sin embargo, la mujer se presentó ante la policía: era una alta y atractiva muchacha, modista de 25 años, que se hacía llamar Alicia Pino Gallardo, quien llegó con una versión totalmente distinta, que presentó después ante el Primer Juzgado del Crimen. Según relató entonces, su violenta reacción fue producto de la desesperación, al sentirse estafada y manipulada por el astrólogo:
"Me di cuenta de que todo lo que me decía el señor Rodríguez era una patraña, y que se estaba aprovechando de mi ignorancia y mi estado emocional. Yo lo consultaba como cliente y le pagaba por ello, por cada sesión que me trataba... Me entregué porque me di cuenta que nada sacaba con huir. Y decidí que era mejor contarlo todo a la policía para que se desenmascare a los que abusan con la gente que cree estas cosas..."
Continuaba su testimonio diciendo que había llegado a Rodríguez por recomendación de un amigo llamado Fernando Betancourt Martínez, de 40 años, para tratarse una depresión y desorientación emocional. Junto con consultar manos y astros, sin embargo, él la sometía a ritos en los que ella debía quedar "ligera de ropas" entre unas lámparas, mientras él rezaba misteriosas letanías. Pero lo más insólito de todo es que, mientras la mujer se hallaba desnudada en cada sesión, el sujeto le tomaba fotografías. Éste fue el detonante: avergonzada y comprendiendo mejor lo que sucedía, Alicia comenzó insistirle a Rodríguez que le entregara estas comprometedoras imágenes, petición a la que el astrólogo se negó. En un último intento, ella llevó el arma y le disparó, intentando vengar la humillación.
- ¡Ud. tiene la culpa y lo voy a matar! -le gritó antes de comenzar a dispararle.
Con el parche aún en el cuello e intentando disimularlo con una bufanda, Rodríguez paseaba nerviosamente por el Primer Juzgado del Crimen cuando fue abordado otra vez por los periodistas. Su librería de calle Miraflores había sido inspeccionada por orden del juzgado, trámite concluido tras dos horas y media de revisión. A estas alturas y ante el vuelco provocado por la aparición de Alicia, el autor de libros como "Curso de Evolución Integral" no tenía más remedio que insistir en su versión de la mujer "loca" que lo había atacado sin motivos reales:
"En nuestra profesión uno se topa con gente así -agregó entonces-. Con neuróticos, psicópatas, etc. Una vez un señor quería pegarme porque le vendí un amuleto, y había perdido 500 mil pesos en la ruleta. Esto fue un gaje de la profesión..."
En esta entrevista, admitió haber conocido a  Alicia en noviembre del año anterior, cuando llegó como cliente a su consulta tras separarse de su marido, y también intentó explicar que la influencia negativa de la conjunción astral que tenía lugar en esos días, pudo haber influido en desencadenar este incidente que casi le cuesta la vida, pues era "mucha casualidad" que sucediera justo ese día. Dijo, adicionalmente, que él no cobraba por las consultas, pues su negocio era escribir y vender libros, de modo que habría atendido gratis a la muchacha. Ahora bien, el porqué la mujer le enrostró una culpa antes de dispararle, fue algo que explicó diciendo que ella había sido mal informada por su ex marido, respecto de que Rodríguez supuestamente le había contado todas las infidencias de Alicia a él, y  ella llegó a su negocio a cobrar venganza.
Finalmente, el astrólogo dijo que ella había ido dos veces al local ese día, primero a discutir y luego a dispararle, y negó categóricamente la acusación de haberle tomado fotografías comprometedoras a su agresora, la que iba a declarar su versión en ese mismo juzgado, pocas horas después.
Luis Rodríguez Mamby y María de las Mercedes Pino, poco después del intento de homicidio (Fuente imágenes: diario "La Tercera").
INDICIOS DE UNA "MAFIA" ORGANIZADA
Tras la interrogación al Rodríguez y luego de escuchar el testimonio de Alicia, la juez subrogante Silvia Dupuy extendió la orden de investigación del caso e hizo citaciones para la joven de 29 años Gloria Muñoz González, quien trabajaba como secretaria de Rodríguez, y para otra mujer que trabajaba en el consultorio espiritual de una tal Petronila Trejo Millaqueo, en San Alfonso 49, donde también se ofrecía adivinación del futuro y venta de libros sobre astrología.
Ocurría que el tribunal había encontrado un nexo altamente sospechoso bajo la punta del iceberg representada por el reciente escándalo: mientras era interrogado, se descubrió que Rodríguez tenía vinculaciones con la supuesta mentalista y astróloga "araucana" doña Petronila, una empleada del astrólogo y charlatana que se presentaba como una maga mapuche, fabricante y vendedora de amuletos y talismanes para la suerte y para el amor, pero que años antes, en 1940, un corresponsal sureño había revelado como una embaucadora y estafadora. La sorpresa fue recordar que, entonces, quien fue señalado como empleador de la supuesta maga mapuche fue Luis Rodríguez Mamby, el mismo que ahora aparecía implicado en el controvertido Proceso 80438 de "homicidio frustrado".
Pero las sorpresas no pararon: tras el allanamiento y los interrogatorios, se llegó a la conclusión de que Rodríguez efectivamente había sometido a Alicia a procedimientos y consejos embarazosos para el honor de la muchacha, y se precisaron vínculos con el señor Fernando Betancourt, el mismo que la muchacha había mencionado como la persona que le sugirió visitar a Rodríguez en busca de orientación.
Betancourt fue una doble sorpresa, de hecho: era el hombre cuyo cariño la modista quería recuperar, por un lado, y por otro fue señalado entonces como un charlatán más de la red, que se dedicaba a las mismas truculencias y engaños bajo la fachada de actividades de astrología y orientación espiritual. Aunque estaba desaparecido en algún lugar de Viña del Mar, se supo que trabajaba asociado a otra adivina llamada Sara Fernández, alias madame Shara, con quien tenía una relación y con la que abrió un consultorio para ambos en Santiago, en la dirección de Ejército 674, que en ese instante estaba encargado a una cuidadora.
También surgió el rumor de que la modista había sido parte de esta farsa lucrativa, asumiendo el papel de una vidente que se hacía llamar Mariana. La duda se acentuó cuando fue revelado que Alicia Pino no se llamaba así, sino que su nombre real era María de las Mercedes Pino Gallardo. Por alguna razón, la modista usaba como seudónimo el nombre de Alicia.
Acorralado, Rodríguez insistió en negar la existencia de las fotos y conocer a Betancourt al que, sin embargo, señalaba como el autor de todo este enredo, por "envidia profesional". También amenazó con querellarse contra los medios de prensa que estaban dándolo por culpable.
RED DE CHARLATANES COMIENZA A CAER
Si las cosas estaban confusas y polémicas a esas alturas, lo que ocurrió a continuación se salió de todo parámetro comprensible.
Betancourt, según la versión de Alicia, era el hombre que le había informado a ella de la existencia de las fotografías que había tomado Rodríguez, y por eso quiso matarlo. La imagen habría sido descubierta y estaba en manos ya del tribunal, según contó ella a la prensa.
No fue todo lo que se supo de estas fotografías: Rodríguez tenía todo un procedimiento de "sexo espiritual" con sus clientas, llevando a ejecución con ellas absurdas sesiones de sanación y magia en las que participaban otras mujeres como María Mejía, Betzabé Fernández y Julia Araya, todas ellas retratadas en una misma fotografía comprometedora, que llegó al tribunal como evidencia.
Pero justo entonces, una llamada anónima alerta a la Policía de Investigaciones: un sujeto había ido a su estudio de Miraflores, había quebrado un vidrio para acceder y sacar de allí fotografías y material comprometedor. Carabineros y detectives volaron hasta la consulta apenas colgaron el teléfono. Los uniformados fueron los primeros en llegar, acompañados de reporteros de prensa. Cuál sería la sorpresa al descubrir adentro al propio Rodríguez, acompañado del joven egresado de leyes Enrique Monti, quien oficiaba como su asesor legal y era hijo de un conocido abogado de la época, además de un empleado de la librería. De hecho, fueron fotografiados por los reporteros en aquella ocasión.
Al ser sorprendidos los tres y solicitárseles una aclaración, Rodríguez intentó explicar nerviosamente que se le había quedado su llave dentro del escritorio y, para recuperarla, debió romper el cristal e ingresar de esta forma a su propio local, explicación que nadie creyó y que causó incluso hilaridad en los presentes. A los minutos llegaron los detectives, pero al no contar con una orden, no pudieron detener al astrólogo a pesar de no haberse tragado su burda versión de los hechos.
A pesar de no poder ser detenido, a menos de una semana de ocurrido su intento de asesinato el tribunal ya tenía claro que el caso era parte de una red mafiosa de supuestos astrólogos dedicados a actividades oscuras de fraude, extorsión y vejámenes inmorales. Se estableció también que Betancourt era un charlatán que había comenzado fingiendo ser un fakir o algo parecido, en exhibiciones que daba en la Plaza Tirso de Molina de Recoleta, cerca de la Vega Chica y la feria de la Plaza Artesanos, desde donde emigró a la Alameda abriendo una consulta con su esposa, la astróloga Shara. Desde entonces, se dedicaba a esta clase de engaños.
Fernando Betancourt en las portadas de los diarios, y Luis Rodríguez llegando a los Tribunales de Justicia acompañado de un policía, después de ser encargado reo.
PRUEBAS DE UNA "MAFIA DE ASTRÓLOGOS"
Las noticias llegaron velozmente a los periódicos y se comenzó a hablar desde entonces de "La Mafia de los Astrólogos" para referirse al caso, que aparecía en grandes titulares de portada. Los flashes de las cámaras iluminaban las puertas de los tribunales en cada movimiento, y los diarios pusieron atención especialmente en el desarrollo de este sensacional escándalo.
A medida que avanzaban las horas y los días, el asunto se hacía más y más complejo. Pudo determinar el tribunal que la tal Alicia, llamada en realidad María de las Mercedes como hemos visto, además de modista se dedicaba a estas mismas actividades de supuesta astróloga, con el pseudónimo de Mariana. La mujer había vivido y trabajado en calle Marina de Gaete 437, donde Betancourt arrendó una pieza y luego se hizo su cómplice, enviándole clientes que él mismo atendía, para así ayudarla económicamente. Betancourt le proporcionaba información de estos clientes para que Mariana supiera qué preguntar y qué responder, sorprendiéndolos y convenciéndolos así de que estaban frente a una auténtica vidente, la que cobraba de 5 a 10 mil pesos por consulta.
María de las Mercedes (ya no más Alicia), también había tenido una relación íntima con Betancourt pero, después de una discusión entre ambos, ella salió a pedir consultas y orientación a Rodríguez, quien la atendió en su local de calle Miraflores 260. Allí fue sometida a las humillantes y pervertidas sesiones "espirituales" que practicaba el astrólogo, ocasión en la que le tomó una fotografía. Ésta imagen, a su vez  y por razones que nunca quedaron claras pero que revelaban un vínculo entre Rodríguez y Betancourt, fue a parar a manos de este último. Fue así que María Mercedes se enteró de la existencia de la fotografía y partió a exigirle a Rodríguez los negativos o bien a atacarlo directamente como venganza. Llevada otra vez ante el tribunal el día 7 de febrero, seguía insistiendo en haber sido sólo una víctima "de depravados", pero de todos modos fue declarada reo.
Obviamente, Rodríguez seguía alegando inocencia a pesar de que todas las constelaciones del zodiaco se desmoronaban sobre su cabeza. Para incremento de su desgracia, se hizo público un antecedente sobre su vida que había pasado medianamente inadvertido: en 1943, y luego de una investigación de la Primera Comisaría Judicial, había sido expulsado del país por embaucador y extorsionador al ofrecer falsos servicios de astrología y ayuda para encontrar la fortuna, con los que comprometía a los clientes en obligaciones de seguir cancelándole dinero. Asistido por sus abogados, logró zafarse de la expulsión en ésta y en otra ocasión, por las mismas acusaciones.
En tanto, al regresar Betancourt a Santiago y ver sus fotos en primera página de los diarios, de inmediato se sintió acosado y perseguido. Se encontró también con la sorpresa de que su empleada doméstica, Sabina Contreras Rivera, ya había hablado con los detectives y les había confirmado que su patrón tenía fotografías de mujeres desnudas que había tomado Rodríguez, todas de clientas del mismo astrólogo, incluyendo una de María de las Mercedes. La empleada también les había entregado la fotografía donde aparecían desnudas María de las Mercedes, María Mejía, Betzabé Fernández y Julia Araya, todas acusando al astrólogo de haber sido humilladas con ritos donde les vendaban los ojos y las desnudaban.
Así, sin ver escapatoria posible, Betancourt se entregó a la policía el día 9 de febrero. Su primera declaración culpaba de todo a Rodríguez y confirmaba como práctica regular de este sujeto el fotografiar a sus clientas en situaciones como la descrita. María de las Mercedes no apeló a la encargatoria de reo, pues no tenía dinero para contratar un abogado, y Betancourt quedó incomunicado.
DESENLACE DEL ESCÁNDALO
Afuera de los juzgados, se agolpaba un enjambre de reporteros y camarógrafos tratando de registrar la llegada, entrada y salida de los tantos personajes implicados en el bochornoso escándalo. Incluso uno de los corresponsales que cubría el caso para "La Tercera" fue llamado por el tribunal, para colaborar con su declaración en la causa, a lo que accedió ayudando con información pero acogiéndose en otros casos al secreto profesional. La expectación era enorme, y se rumoreó también de importantes e influyentes personajes públicos que pudieron estar ligados a las actividades de Rodríguez y Betancourt, pero no hubo pruebas concretas de ello.
Quizás intentando eludir toda esta atención, Rodríguez se hizo internar en la Clínica Alemana de Dávila Baeza 727, para atender sus heridas aún frescas, pero de todos modos fue interrogado en el lugar. La entrevista ordenada por el tribunal resultó nefasta para el astrólogo: nervioso y asustado, cayó en innumerables contradicciones y todo su testimonio que pretendía desvincularlo de las fotografías y de las redes de extorsión, se vino completamente abajo.
En definitiva, el interrogatorio no pudo serle más adverso. Poco rato después de haber abandonar la Clínica, su domicilio de calle Pedro de Valdivia fue allanado, a pesar de los intentos de su empleada doméstica por negar a los detectives que él vivía allí y luego alegar que su patrón estaba en cama convaleciente de la operación y no podía atender a nadie. De nada le sirvieron estas excusas: fue declarado reo "por ofensas al pudor y las buenas costumbres" de acuerdo al código Penal, pero su abogado Osvaldo López logró excarcelarlo en la tarde de ese mismo día, tras pagar una fianza de $20.000... Menos de lo que el propio Rodríguez cobraba a veces por cada consulta.
Betancourt, por su lado, fue encargado reo por "instigador de homicidio frustrado", pues se estimó que había una intención malévola en su revelación de las fotografías de María de las Mercedes, donde aparecía desnuda con otras mujeres sometidas al vejamen "ritual". También se precisó que Betancourt practicaba sesiones de "sexo espiritual" similares a las de Rodríguez, pero dirigidas por un amigo apodado ostentosamente como El Sacerdote, en su consulta de Marina de Gaete, por lo que sería procesado por los mismos cargos de ofensa a la moral. También se extendió una orden de captura para El Sacerdote.
Ni Betancourt ni Rodríguez lo confesaron, pero era probable que existiera alguna conexión "profesional" entre ambos, como la que tenía con Mariana al proporcionarle información de esos clientes que después el adivino hacía pasar como talentos de su clarividencia. Pero sí confirmó que el propio Rodríguez le había entregado estas imágenes donde aparecían las mujeres desnudadas. Esta práctica de colusión entre "brujos" para engañar a clientes incautos ha sido realizada muchas veces por charlatanes de la adivinación, no sólo en Chile, y es casi un secreto a voces que muchos actuales chamanes y curanderos con exotismos tropicales operando en Santiago, también recurren a ella.
Así terminó esta compleja historia de astrología, estafas, chantajes, líos de faldas y perversiones, alguna vez conocida como "La Mafia de los Astrólogos"... ¿Qué tan lejos se está hoy en día de estas prácticas, cuando algunos de los propios tarotistas, quiromantes y astrólogos han denunciado que existen cantidades de falsos practicantes del oficio que, sin embargo, han tenido importantes autoridades políticas y gubernamentales sentadas en sus mesones?... Eso es misterio para adivinos.

martes, 24 de enero de 2012

SAN LÁZARO POR DENTRO, PARTE I: ALGO SOBRE EL INTERIOR DE LA IGLESIA


Coordenadas: 33°27'7.98"S 70°39'39.42"W

Aunque me basé por entonces en un texto anterior también de mi autoría, una de las primeras entradas de este blog -ingresada el año 2006- es la relacionada con la historia del Monumento Histórico Nacional (declarado en 1992) de la Parroquia de San Lázaro, ubicada en el barrio universitario, en la conjunción de las calles Ejército Libertador y Gorbea. Desde entonces, tenía en deuda publicar estas imágenes correspondientes al interior del templo.

Sintetizando la historia expuesta en aquella oportunidad, debe recordarse que esta iglesia fue inaugurada por el año 1877, siendo destruida por un voraz incendio a principios de 1928. La reconstrucción quedó encargada a los arquitectos Gustavo Monckeberg y José Aracena, en 1930. Desde entonces, ha resistido varios terremotos que han dejado también sus marcas sobre la enorme e imponente estructura.

El interior, que es objeto de nuestro interés en este momento, es de notable belleza y delicadeza, con columnas románicas y hermosos vitrales. También expone las marcas de los desastres dentro de sus muros, llenos de historia, y por eso he querido dedicarle una entrada adicional. La distribución es de una nave mayor de gran altura con dos naves secundarias a los costados. El piso de mármol de Carrara y las piezas de gratino le dan una elegancia y lucimiento únicos a este conjunto interior que, dicho sea de paso, se mantiene en bastante buen estado gracias al esfuerzo de la propia administración parroquial, algo que a veces parece tan extraño entre los Monumentos Históricos de Chile.

Destaca el Altar Mayor del templo, también de ese blanquísimo e impecable mármol italiano y finas adiciones decorativas de ónix. Otros altares pertenecen al Sagrado Corazón de Jesús y a San Lázaro con el Santísimo Sacramento, acompañado de imágenes de San Francisco y del Santo Cura de Ars. Los vitrales fueron confeccionados por la Casa Mayer en 1929 y corresponden a series llamadas "Virtudes Teologales" (nave central) y "Cristo y su Familia" (naves laterales). Los confesionarios son de roble americano y, sobre la nave central, alrededor de su cúpula se pintaron frescos representando la Anunciación, Nacimiento, Muerte y Resurrección de Cristo, además de platos circulares con más iconografía. La distribución de los arcos y columnas que desplazan la resistencia de esta imponente estructura interna, tienen una evidente inspiración neogótica con una elegancia única, combinada con la majestuosidad de las proporciones y los mencionados elementos del mobiliario interior.

También es una pieza de enorme valor el órgano de tubos del coro. Según el Sitio Chileno de Órganos de la Iglesia (clr.cl, de don Carlos Lauterbach), este instrumento fue construido por Oreste Carlini con un costo de 80 mil pesos, e inaugurado el 20 de abril de 1935. La homilía pronunciada durante su bendición por el párroco Alberto Cortínez, se conserva impresa en la página 5 de la revista "La Parroquia de San Lázaro" N°17 de 1935. Aunque se conserva bien, este órgano arrastra algunos problemas menores desde el terremoto del año 1985, que lo tienen paralizado.

Aunque me atrevería a decir que el estilo general de la parroquia podría definirse como románico galo con planta casi basilical y gran cúpula central, hay varias características artísticas tomadas de la transición al bizantino y al mencionado gótico, especialmente por los comentados arcos interiores, lo que le da un carácter único de fusión arquitectónica a este edificio. Este rasgo gótico era más evidente en la torre-campanario del antiguo edificio siniestrado, que contaba con varios arcos y calados que ya no existen en el actual.

También destacan allí adentro varios altares menores. Uno de los principales es el de San Miguel Arcángel, al inicio de la nave izquierda, y otro es del Santo Niño de Praga. Muchas placas de agradecimiento se encuentran en la columna junto al altar del Arcángel, al estilo de las animitas milagrosas. Una característica de estos altares laterales es el que las figuras respectivas están montadas y rodeadas de una hermosa forja metálica de fierro, pieza que, me parece, no es tan corriente en la ornamentación religiosa chilena, sino más bien en casos como el del barroco colonial del Sur del Perú, por ejemplo, de modo que constituyen una delicadeza y una sofisticación artística no muy frecuente en nuestro país.

La pieza más intrigante y curiosa, sin embargo, está frente al acceso de la nave derecha: llamado el "Cristo de las Trincheras", es una maravillosa figura de Jesucristo de madera rescatada de entre la escoria y cenizas de la Primera Guerra Mundial, y de la que hablaremos más en la segunda parte de este texto, en la próxima entrada.

viernes, 20 de enero de 2012

"EL NEGRO BUENO" DE LA FLORIDA: UN TREMENDO PASADO CON FUTURO INCIERTO

Bomberos desfilando frente al local de "El Negro Bueno" en 1956, por calle Vicuña Mackenna. La calle lateral corresponde a la actual Lía Aguirre.
Coordenadas: 33°31'21.60"S 70°35'57.39"W
En este mes de enero tan de teatro en Santiago, en los días sábado 14 y domingo 15 se realizó en el popular restaurante y cantina "El Negro Bueno" de La Florida, una presentación teatral sobre la historia de este conocido local del sector Sur de la capital, con una característica adicional de denuncia, pues revela la situación en la que se encuentra enfrentado al inminente desalojo por demandas urbanísticas y de transporte público que han sido priorizadas ante la tradición representada por el viejo boliche de muros hoy amarillos, con dos pisos y lleno de antiguas fotografías resumiendo toda la historia de esta comuna.
Ya hemos hablado de la bohemia "diurna" y la fama que atrajo antaño el desaparecido salón de té "El Negro Bueno" de la Alameda de las Delicias. También hemos mencionado que muchos otros locales chilenos llevaron ese mismo nombre por coincidencia o bien por apropiación impostora. El más famoso de todos ellos es "El Negro Bueno" de La Florida, del que hablaremos ahora.
La historia del boliche comenzó en 1932, cuando Don Gino y don Luis Verdugo fundaron un restaurante que después pasaría a manos del señor Luis Brito, y desde éste a don Eulogio Bravo, quien a su vez vendió el local, hacia 1953, al comerciante Miguel Carrasco, quien había sido propietario de una bodega de licores y vinos. Casado con doña Fredesvinda del Carmen Alfaro, el señor Carrasco acababa de trasladarse hasta una tranquila parcela en el barrio floridano, cuando casi todo aquí todavía era campo.
"Eran los tiempos en los que el retén tenía cinco funcionarios -dicen en el sitio web del restaurante-, dos a caballos y dos a pie, más un supervisor y los únicos medios de transportes eran un bus, que pasaba un par de veces al día, y el trencito de la Papelera que iba a San José de Maipo".
El día 15 de marzo de 1956, la pareja reinaugura el restaurante en el mismo lugar de avenida Vicuña Mackenna 1799, en la esquina con la calle diagonal Lía Aguirre, frente a la Parroquia de San Vicente de Paul y a la desaparecida plaza-rotonda del paradero 14. Como don Miguel era un gordo moreno y se le reconocía por su generosidad y desprendimiento, el boliche adoptó como nombre su propio apodo: "Quinta de Recreo El Negro Bueno", asumiendo las características de una cantina popular y "picada", notoriamente influida por el ambiente campesino y rural que dominaba por entonces en La Florida y que determinó el carácter de muchos de sus otros famosos locales históricos, como los desaparecidos restaurantes "El Rojas Magallanes" y "El Quetal". Muchos de sus clientes eran viajeros que iban hacia el sector de Puente Alto y las estancias y haciendas que había por el interior del territorio floridano.
Desde entonces, la oferta de su cocinería es, principalmente, de platillos criollos y sándwiches tradicionales, acompañados de chicha, pipeño en garrafas, vino, cerveza y, desde hace algún tiempo, también los infalibles "terremotos". Las cazuelas son de lo más célebres en este local, aunque por una módica suma también hay quienes saludan con los tenedores de cada jornada sus arrollados, perniles con papas, tallarines con salsa, lomos, guatitas con arroz, costillares, mechadas, empanadas y chuletas fritas.
Muchas visitas de ilustres, de famosillos a de aspirantes a tales han tenido sus mesas. Durante sus días de campaña para alcalde, el actor Jorge Gajardo se hizo entrevistar por el diario "La Nación" (10 de agosto de 2008) en este mismo boliche, declarando allí, pocos meses antes de ganar las elecciones y asumir su corta y fallida aventura edilicia en La Florida, algo más sobre su preferencia y recuerdos en "El Negro Bueno":
"Por el olor campestre que tiene, es como de una era campesina. Yo vengo hace como 20 años, pero este lugar es más antiguo. Cuando era niño e iba para el Cajón del Maipo con la familia, este lugar ya estaba. Hay gente que tiene como 40 años de tradición acá. Lo que pasa es que, aunque de repente es un rincón de curaditos, la comida es otra cosa. Es muy rica. ¡Esto es cazuela, mierda!"
Esta larga historia del restaurante -y la de toda la comuna de La Florida- está retratada en las innumerables fotografías reproducidas dentro del local, especialmente en el segundo piso, al que se accede por una estrecha galería que desafía a los "mareados" y cuyo salón en lo alto es usado como centro de eventos, tales como la obra de teatro de gran concurrencia que allí acaba de tener lugar. Muchas despedidas, bautizos, matrimonios y graduaciones se han festejado en este ático, además de encuentros de cueca y recitales.
Imágenes familiares entre las fotografías del local.
Más imágenes familiares dentro de la cantina (el "Negro" Miguel, al centro).
Ilustración del local, como lucía en sus años recién inaugurado. Imagen exhibida dentro del propio restaurante (clic encima para ampliar).
Los dueños también lucen orgullosos los recortes de diarios donde han sido mencionados varias veces ya, y que ahora cuelgan enmarcados en muros y repisas de botellas. La caja registradora es otra pieza de museo dentro de este local, no muy distinta de reliquias del mismo estilo que se conservan en famosos restaurantes como "La Piojera" o "El Touring". Una pintoresca y jocosa descripción del lugar la proporciona un reportaje del informativo comunitario "El Quillayino", del 2 de noviembre de 2011 (artículo "El Negro Bueno: lugar de despegue (y aterrizaje)":
"La fiesta sigue. La poca iluminación hace que el lugar sea sombrío, pero ameno, porque los clientes están en familia. Hace casi 40 años que todos van para allá y el bar existe hace 56. Allá no van desconocidos. Se juntan los mismos de siempre: el Lucho Barrios, el Calderón, Manuel, Tito y el Memo, entre otros que hoy no estaban. Algunos van porque trabajan cerca y otros llegan sólo los fines de semana.
No hay música en el restaurante, pero sí una tele gigante (sobre un mueble muy alto) que armoniza el lugar, aunque sea con una teleserie cebolla de Chilevisión a las 3 de la tarde. Debajo hay un espejo con los precios: pernil, chuleta, carne y pollo con agregado a $1.300; Sandwich’s desde $700 hasta $2.000. También empanadas de queso y pino. Además de la típica y siempre bien preferida cazuela de carne. Al lado derecho, el baño de mujeres. Fatal. No tiene mal olor, sólo es un poco grosero. La tasa del WC ya no puede más del sarro. Un tubo largo la une con el estanque de plástico, cuya cadena es una pitilla roja unida a un clavo oxidado. No hay espejo y la llave del lavamanos gotea incesante. Tampoco confort y menos un basurero para éste y eso que era de el de mujeres".
Son hombres de pueblo y de trabajo los que llegan mayoritariamente hasta acá, sin duda, algunos desde populares villas del entorno y otros del propio ambiente medianamente bravo que aún sobrevive en algunos rincones del paradero 14 y que hasta hace pocos años alojaba también en desaparecidos boliches como uno que me parece se llamaba oficialmente "El Galeón" (o algo así), que estaba situado unas cuadras más abajo de Vicuña Mackenna, junto a la Municipalidad y frente a la calle El Cabildo.
Entre naipes, dados y dominós, las mejillas rojas y los tambaleos abundan, pero las reglas de doña Fredesvinda son claras: no le gustan los curados "jugosos" en el local y los sacan discretamente del recinto cuando se ponen pesados, así que impera un ambiente más bien calmo dentro de la quinta de recreo. 
Afuera, los vidrios llevan innumerables indicaciones escritas sobre la oferta que se encontrará al interior. Al carecer de estacionamientos, muchos optan por ir en bicicleta, en otro notable desafío a la ebriedad, por lo que junto a la entrada hay unas rejas de jardín que usan como destartalado dispositivo para estacionarlas y encadenarlas con tranquilidad mientras se celebra.
Comparando fotografías antiguas con el aspecto que ofrece actualmente este edificio, se observa que ha perdido un poco la forma redondeada que antes contorneaba a la aguda punta de la cuadra, además de aparecer locales menores en sus bajos, como una botillería también llamada "El Negro Bueno" y un expendio de comida rápida, sándwiches y completos, ideal para "bajones" de hambre. Pero también hay una prolongación y extensión del local sobre esta esquina, especialmente hacia el lado de Lía Aguirre, que no existía en sus inicios. 
Vista actual del local de "El Negro Bueno".
Vista interior de la sala principal.
Detrás de la barra...
Salón de eventos, en el segundo piso.
"El Negro Bueno" siempre ha sido un negocio de carácter familiar, atendido por los propios Carrasco Alfaro. Don Miguel abandonó este mundo súbitamente en 1986, producto de un paro cardíaco, una tragedia que dolió hasta lo profundo de sus leales comensales, pasando el local desde entonces a la administración de doña Fredesvinda, atenta dama que es, además, uno de los personajes más queridos de toda la comunidad floridana. Sus hijas le ayudan en estas labores, dirigiendo a los demás empleados que entran y salen por la cocina y detrás de la barra. Fue doña Fredesvinda quien me invitó a la presentación de la obra de teatro aún faltando cerca de un mes, además de ponerme al tanto de la grave situación que afecta a "El Negro Bueno" en estos precisos momentos.
En todos los años que lleva allí el negocio en el famoso triángulo de calles, este sector de La Florida ha experimentado cambios dramáticos en nombre del progreso y del desarrollo, para bien o para mal: destrucción de la rotonda y sus jardines, apertura de la avenida Américo Vespucio y sus pasos bajo nivel, amenazas por la construcción de la Estación Metro Bellavista de La Florida, la construcción de los malls, el auge comercial del paradero 14, etc. Como la caja de Pandora está abierta y los nuevos ajustes desencadenan nuevas demandas, en este contexto, a partir del año pasado, lo dueños comenzaron a ser insistentemente advertidos del inminente desalojo y demolición del local, para darle espacio al ensanchamiento de las calles para los corredores del infame Transantiago (es decir, seguir adaptando la ciudad a un problema, en lugar de solucionarlo) y, eventualmente, nuevos accesos del metro.
Aunque existe la alternativa de trasladarse completamente a la casa familiar atrás de la quinta, la noticia causó escozor entre los adictos y amantes de "El Negro Bueno". El músico nacional Víctor Cáceres, que escribió una canción en ritmo de foxtrot dedicada al boliche, presentó una adaptación teatral-musical de esta misma a cargo de Raúl Oyarce Quezada y un elenco compuesto por adultos mayores y actores del taller de la Caja de Compensación La Araucana “Tiempo Pleno” sede de La Florida. La obra fue presentada en esa misma sede el 30 de noviembre del año pasado, y luego el 10 de diciembre en el segundo piso del propio local de "El Negro Bueno".
Sobre la obra, que recién tuve ocasión de conocer el día 14 de enero de este año, su presentación oficial decía en grandes pendones (los destacados son originales):
"Nuestro Colectivo Teatral "Dulce Ocio", desde un principio se planteó la posibilidad de realizar un montaje teatral sobre la temática del DESARRAIGO QUE HACE NUESTRA SOCIEDAD DEL ADULTO MAYOR, con la creación de una obra teatral original, propia basada en el refrán 'HABLA DE TU PUEBLO Y HABLARÁS DEL MUNDO' como eje central del argumento.
Luego de una larga investigación, dimos con la 'Quinta de Recreo El Negro Bueno', un local comercial típico, emplazado en el corazón de la comuna de La Florida, en pleno paradero 14 de Vicuña Mackenna, por lo que decidimos situar nuestro montaje teatral en este lugar histórico...".
La pieza representa en tono de comedia la historia de la clientela del local, idealizándola como variada y amplia, con historias personales de cada comensal y un ambiente de celebración parroquiana, interrumpido por la noticia de que la quinta será expropiada y destruida, cual reflejo de la situación que lo afecta en el mundo real.
Presentación de la obra de teatro, en el segundo piso.
Canción "El Negro Bueno", con letra y música de Víctor Cáceres Díaz. Interpretada por Víctor Cáceres y "Nuevos Cantares" (fuente: http://www.youtube.com/watch?v=Ej9v5wJZiuQ).
Si bien, en estos momentos, parecen haberse agotado ya todos los recursos posibles para poder detener la decisión de pasar por la picota a "El Negro Bueno", la intención del colectivo teatral y los dueños es que el restaurante sea declarado y reconocido como Patrimonio Cultural de la Comuna de La Florida. Empero, aunque los candidatos a alcalde por esta comuna ya han comenzado a coquetear con el electorado enviando mensajes y hasta molestando a los residentes con llamados telefónicos grabados (violando las normas sobre períodos para las campañas, por supuesto), ninguno de ellos ha hecho alguna mención relacionada con el destino de "El Negro Bueno", seguramente reflejando la opinión sumisa de las autoridades en general para la clase de intereses que ponen en peligro la continuidad del lugar.
En tanto, La Florida es una comuna no sólo sobrepoblada, sino que crece aún al mismo ritmo vertiginoso que pierde su propia historia. A la destrucción de la Casona Alemana, de la "Quinta de Recreo El Quetal" y de las alamedas de Enrique Olivares, se suman las amenazas de las inmobiliarias al antiguo fundo precordillerano de El Panul y sus bosques, de igual manera que fueron aplastados por enormes colmenas de departamentos los antiguos fundos del sector cercano a avenida La Florida, sin que la tendencia parezca detenerse. Cada nuevo proyecto suma una nueva cantidad de habitantes al medio millón que ya satura esta comuna nacida a partir de caminos para carretas y caballos, obligando a nuevos excesos urbanísticos para adaptar esas mismas vías a un tráfico infernal y sofocante, dominado por los vehículos motorizados movilizando a las masas humanas desde la "ciudad dormitorio" hacia otras zonas capitalinas.
Estaremos atentos al destino de "El Negro Bueno", acaso último local de una generación perdida de "picadas" y boliches que antes fueron característicos de la cada vez menos reconocible comuna floridana.
"Terremoto" en "El Negro Bueno".
Doña Fredesvinda y su hija, en la actualidad, detrás de la barra.

domingo, 15 de enero de 2012

DON JUAN HUATALACHO, EL BIÓGRAFO DE PICA Y SEÑOR DE LOS ALFAJORES

Don Juan Huatalcho (en 2011).
Coordenadas: 20°29'29.37"S 69°19'47.18"W (casa, taller y museo de don Juan)
Don Juan Renán Huatalcho H. es un auténtico hombre de la pampa nortina chilena, y por eso ha visto pasar gran parte de la historia de Tarapacá como parte de la suya y propia, desde la época de las salitreras hasta los últimos azotes telúricos de la región. Es, además, uno de los personajes más célebres y queridos de la localidad de San Andrés de Pica.
Su interesante vida ha sido investigada por el cronista nortino Reinaldo Riveros Pizarro, más conocido por su pseudónimo Reripi. Cuenta que don Juan nació aquí mismo en Pica, en 1925, siendo hijo "natural" de doña María Huatalcho y de un señor llamado Juan Almonte Delgado, vinculado a la familia de los fundadores del poblado de La Tirana y a cuyo apellido fue compartido con el de Pozo Almonte, por haber sido dueños y comerciantes de agua de pozos que propietaban en esta localidad (el "Pozo de los Almonte").
Algunos reconocimientos recibidos por don Juan.
Siendo niño, don Juan estudió en la Escuela N° 47 de Pica. Ya en los albores de la adolescencia trabajó como jardinero, chacarero y empleado de aseo de la parroquia. En 1943, ayudó a su cuñado Amadeo C. Valenzuela a transportar muebles hasta la Salitrera Cecilia en el Desierto de Atacama, ocasión en la que fue contratado para quedarse en esta oficina calichera de Antofagasta, primero como carpintero y después en faenas de la fundición. Trabajó allí hasta que cerró la oficina, emigrando entonces a la Salitrera Victoria, desde donde fue despedido en 1957 cuando la crisis terminal comenzó a afectar lo que quedaba de la industria, muy lejos de su esplendor del pasado. Desde este escenario, entonces, vio caer para siempre la epopeya del salitre chileno.
Don Juan nunca se casó, pero confesó a Reripi que tuvo un hijo con el que, por las circunstancias de la vida, se alejaron. Tras su experiencia en las salitreras regresó a su natal Pica y volvió a trabajar en cuestiones municipales de la entonces recién creada comuna.
EL HOMBRE DE LOS ALFAJORES: UN PRODUCTO TÍPICO
A merced de su impulso emprendedor, en 1958 había fundado una fábrica llamada "RACH", que produce hasta ahora alfajores piqueños, sabroso producto típico del poblado que se hace con tres hojas de masa horneada y mermelada o miel de mango, por lo general cubiertos de coco. Emplea una antigua receta familiar para producirlos, la más famosa y cotizada del pueblo, por lo que también patentó la denominación "Alfajor Rach de Pica con miel de mango" en el Ministerio de Economía.
Según don Juan, estas sabrosuras se basan en una tableta dulce de origen árabe, la que después fue asimilada por los españoles y traída a América por la vía de Río de la Plata. Cuando los comerciantes de Pica comenzaron a exportar sus mercaderías hacia San Pedro de Jujuy, conocieron la receta y la trajeron, pero la adaptaron notoriamente convirtiéndola en un producto nuevo y especial, aunque cada fabricante de Pica y de Matilla declara secreta su receta y rara vez la revela.
Hacia 1840, aproximadamente, se comienzan a producir alfajores en Pica y después se venden en grandes cantidades por las salitreras. Para el siglo siguiente, y al igual que sucede nominalmente con los célebres vinos "piqueños" del pasado, los principales talleres estaban en la vecina Matilla, sin embargo, según se observa en notas de prensa de mediana centuria, aunque todo el mundo ya los reconocía como alfajores piqueños y eran los productos más populares de la zona después de los célebres limones. Importancia parece haber tenido en la gestación del "definitivo" alfajor piqueño como adaptación local, la pastelera Laura Mora, vecina de la zona quien tenía su taller de producción en Matilla.
El taller de pastelería artesanal de don Juan, particularmente, vino a reactivar esta tradición ya pasada la época del salitre, hasta convertirse otra vez en uno de los productos más conocidos y comerciados de Pica y que aprovecha la característica y rica producción frutal del mismo lugar, dicho sea de paso. Son vendidos en paquetes cilíndricos formando una secuencia de alfajorcillos, aunque más modernamente han aparecido comerciantes que los ofertan en bandejas con cobertura plástica.
Alfajores piqueños (Fuente imagen: labuenavida.cl).
Casa, taller y museo de don Juan, frente a la Iglesia de Pica y junto a la plaza.
Antigua máscara de diablo de La Tirana en la casa-museo de don Juan. Éstas eran las máscaras diabólicas que se empleaban en las fiesta, antes de la llegada de las más espectaculares provenientes de las diabladas Bolivia, hacia mediados del siglo XX aproximadamente, propias del Carnaval de Oruro.
INVESTIGADOR CON MINI-MUSEO PROPIO
Sin embargo, el señor Huatalcho era inquieto por naturaleza y tenía también una afición incontenible por investigar y recopilar información sobre su terruño allí en los reinos de la Pampa del Tamarugal, de modo que el vecino, además de ser conocido y respetado por su aporte al folklore culinario de Pica a través de sus tradicionales alfajores, también se ha vuelto un gran informador histórico, folklórico, patrimonial y cultural.
Don Juan sentado en su casa, con mural de fondo retratando motivos incásicos-aymarás y al General inka Apu Maita, conquistador de Tarapaccane (Tarapacá) hasta Copiapó.
Con el tiempo, entonces, don Juan fue convirtiendo su casa-taller en la esquina de Balmaceda con Maipú en un verdadero museo particular, realmente desbordado por la cantidad de piezas o reliquias que exhibe en precarias condiciones y permanentemente abierto a los visitantes y turistas. Allí se pueden encontrar objetos históricos, herramientas antiguas de minería, muestras geológicas, artefactos de la época salitrera, innumerables fotografías y paneles con información sobre la Comuna de Pica. También pone algunas de sus hojas informativas alrededor de la plaza y la iglesia, ubicadas a sólo metros de su residencia. Es, por lo mismo, el principal informante histórico de Pica, visitado por muchos viajeros y curiosos.
Además de ser uno de los personajes más queridos y respetados de la comunidad piqueña, don Juan se ha constituido en el cronista y recopilador histórico más importante que tiene la localidad actualmente, acumulando una enorme cantidad de información, investigaciones, artículos, documentos y material de estudio dispuesto al público libremente y motivado sólo por el amor al patrimonio, la cultura, las tradiciones, el folklore y el legendario de su hermosa tierra, el oasis que pinta de verde un vergel frutal en medio de la aridez del desierto... "La Flor de la Arena", como es la traducción desde el quechua del nombre de Pica (Piqai).
Lamentablemente, las condiciones descuidadas y poco asesoradas en que expone sus piezas, fotografías y escritos ha hecho que muchos de ellos se pierdan asoleados, erosionados o simplemente desgastados por acción de los elementos del aire libre, por lo que habría sido algo extraordinario que las autoridades se hubiesen preocupado de rescatar esta enorme cantidad de información que no pocas veces ha servido de material para la prensa tarapaqueña y para los estudios de profesionales de la investigación histórica.
Por mi parte, he querido poner a disposición de los lectores de este sitio parte del tesoro cultural ofrecido hasta ahora sólo a los visitantes de San Andrés de Pica. Comenzaré a publicarlo a partir de ahora, en artículos independientes. Y lo hago a través de este blog como humilde reconocimiento a la infatigable y generosa labor de este residente piqueño, el señor Juan Huatalcho.
Parte de sus colecciones de reliquias reunidas por don Juan, al aire libre.
Viejos cántaros y botijas de vino en casa-museo de don Juan.
Bandera original izada en la Plaza de Armas de Pica el 18 de enero de 1958, para celebrar la ley que reestableció la Municipalidad de Pica (creada en 1891 y suprimida en 1907) durante el Gobierno del Presidente Carlos Ibáñez del Campo, el 4 de enero del año anterior. Nótese que la estrella respeta la posición y diseño original de la primera bandera oficial de la Patria Nueva. Lamentablemente, un mal intento de restauración de su descolorida tela le dejó unos colores impropios a la bandera chilena. Está en la casa-museo de don Juan.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (37) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (71) Cine (11) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (18) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (77) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (121) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (50) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (77) Musica (68) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (160) Personajes ficticios (52) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Philadelphia (1) Pisagua (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (1) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (95) Tecnologia (82) Terrores y fantasmas (94) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (199) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (32) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)