lunes, 7 de octubre de 2019

UNA CAPILLA PARA NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA EN LAS ALTURAS DE SANTIAGO

La capilla, ya cerca de ser concluidas las obras de su construcción, en 2011. Fuente imagen base: sitio web de Plataforma Arquitectura (fotografía de N. Quezada y R. Sotomayor).
Coordenadas: 33°32'8.66"S 70°32'41.71"W
Se sabe que la Virgen de Fátima es bastante popular en Chile, como quedó en evidencia con la reciente visita de una efigie oficial de esta advocación mariana al país. Dicha imagen fue enviada por El Vaticano y recibida con gran pompa, a pesar de las críticas que generan en nuestra época estas formas de devoción y la participación de autoridades del Estado en las ceremonias relacionadas con la religión.
Los aficionados a visitar los bosques y senderos de El Panul en la precordillera a la altura de La Florida en Santiago, en tanto, seguramente ubican bien un curioso templo para aquella advocación mariana, que probablemente sea uno de los más modernos y vanguardistas de Santiago, además de estar entre los de mayor altura en la cota urbana de la capital chilena. Corresponde a la Capilla de Nuestra Señora de Fátima, justamente.
La capilla es dependiente de la cercana Parroquia Jesús Maestro, ubicada a la misma altura de la ciudad pero más abajo, en calle Enrique Olivares, misma comuna de La Florida. Y, de acuerdo a la información parroquial, ambos templos debieron ser levantados en aquellas nuevas urbanizaciones por solicitud popular y por acuerdos de los proyectos con las inmobiliarias. Todos estos terrenos, además, han tenido tradicional influencia de la Iglesia, ya que varias propiedades de la precordillera le habían pertenecido.
Se encuentra, más precisamente, en el tramo final de la calle Rojas Magallanes 4295 esquina Las Perdices, entre villas profusamente construidas y pobladas a partir del último cambio de siglo. Antes, el final de esta vía era sólo de potreros y terrenos rurales en los que vivimos algunas malas experiencias con residentes cercanos, durante nuestra infancia como floridanos, y de las que hablé en otro artículo. Hoy, en cambio, se trata de un amplio plano residencial con una gran cantidad de habitantes, por lo que no extraña que muchos de ellos hayan requerido de un espacio para su credo, concedido con este edificio.
El sitio del templo, además, es justo en el último paradero de la locomoción colectiva que lleva a los residentes de estas villas y a los paseantes que visitan El Panul cada día. Desde este punto preciso se sigue a pie hacia la calle Las Tinajas, la que lleva hacia el acceso al parque de bosques y cerros.
El inmueble fue construido entre 2011 y 2012, sobre lo que habían sido terrenos agrícolas con sembradíos y viñas casi hasta los mismos días en los que fue urbanizado todo este lugar. Su materialidad dominante albañilería basal con armazones superiores y metálicas, con cierres de planchas de madera y revestimiento de placas graníticas, además de las maderas del cielo. Participaron en las obras los propios devotos, que trabajaron en la construcción todavía hasta la etapa de decoraciones artísticas externas de la capilla, ya después de inaugurada.
Su consagración formal de la capilla tuvo lugar la noche del sábado 12 de mayo de 2012, con solemne procesión de la imagen peregrina de la Virgen de Fátima, que llegó al lugar transportada con el estandarte por los Heraldos del Evangelio, dirigidos por el entonces Arzobispo de Santiago de Chile, Monseñor Ricardo Ezzati. En la ocasión, una multitud de fieles acompañó a los organizadores llevando la imagen mariana a la inauguración, rezando el santo rosario en toda la ruta y entonando cantos religiosos.
Participaron de aquella ceremonia el Alcalde Rodolfo Carter, dirigentes católicos, delegaciones estudiantiles y vecinos de la misma comuna. Y, como dato curioso, en la homilía el futuro Cardenal Ezzati dijo con elocuencia a los concurrentes, que "es justamente en tiempos difíciles cuando la comunidad cristiana está llamada a tener el orgullo", sin saber que tendría que abandonar el cargo arzobispal en escandalosas circunstancias que sólo han dañado más la imagen de la Iglesia, pocos años después.
La Capilla Nuestra Señora de Fátima es un edificio inconfundible en su ubicación y destaque: luce con un estilo racionalista y bauhaus, con algún grado de brutalismo, entre casas de villas mucho más tradicionales en sus formas y líneas. El diseño surgió de los tableros de la oficina arquitectónica de Nicolás Quezada, ganadora del proyecto. Consta de un pabellón rectangular con una sola nave muy bien iluminada y un atrio interior, en donde se encuentran también las oficinas.
La inteligente distribución en este salón de la capilla concibió el sector de su presbiterio en un magnífico ventanal, un mirador completo, desde donde se observa todo el Sur de Santiago aprovechando esta altura de los terrenos. El frente del templo hacia el poniente, dirección en la que apunta el salón y sus ventanales, también cobra más altura en el diseño que la parte posterior del mismo, realzando su funcionalidad como observatorio del paisaje.
En aquel sector del altar y el sagrario, están también las imágenes de Cristo en la Cruz (al centro, atrás de la mesa altar), la de San José con el Niño (a la izquierda, tras el podio) y la Virgen María (a la derecha), completando la Sagrada Familia. El resto de la ornamentación es muy sobria, carente de capillas laterales o de imaginería mural, reduccionismo que parece ajustarse a la concepción del estilo del edificio, al menos al interior de la nave del mismo.
A pesar de aquellos ajustes racionales, los renders del proyecto parecen demostrar que hubo algunas modificaciones del mismo en su actual resultado, como el paso expedito que debía existir entre la entrada y la salida por el costado Sur, atravesando el edificio, que quedó bloqueado por una sala menor y un cierre, finalmente.
El templo cuenta con un entorno de jardines que ha sido convertido en un Vía Crucis, con las paradas señaladas por imaginería también cargada de cierto espíritu de modernidad y diseño más libre, desprendido del estricto figurativismo iconográfico. Hay algunas estatuillas religiosas por estos lados, sin embargo. Tanto esas escenas en los paneles del Vía Crucis como la fachada que da hacia calle Rojas Magallanes, además, fueron hechas con un minucioso trabajo de mosaicos trencadís, con colorido uso de fragmentos de baldosas, teselas vítreas y trozos de rocas de diferentes texturas. También hay ornamentación mural de este tipo en la Parroquia Jesús Maestro, cabe comentar.
El costado principal del templo, además, tiene confeccionada en la misma técnica la inscripción "Paceam in Terra" ("Paz en la Tierra"), con una estilización de la Virgen de Fátima sobre la misma, acompañada de su disco solar y los tres pastorcitos con sus ovejas, testigos de las famosas apariciones de la Virgen María en 1917, en Portugal. Sobre la entrada está el ictus y el nombre de la capilla. El campanario, en tanto, es una torreta lateral independiente y junto al acceso exterior, de igual sentido estructural que el resto de la arquitectura dominante. Y además de los aspectos conceptuales y estilísticos, el edificio resolvió de manera muy eficiente con sus cimientos y con su geometría la fuerte pendiente de la calle Rojas Magallanes a estas alturas de la numeración tocando las faldas serranas
Por alguna razón, hay cierto conservadurismo de fe entre los residentes de estos barrios, de modo que la capilla ofrece misas de martes a domingo y, según nuestra impresión, parece que nunca le faltan fieles. Así, el blandir de su campana hace con tranquilidad su llamado a los feligreses.
Más allá de su modernidad arquitectónica, la capilla también es sede de cierto tradicionalismo y folklore, por su ubicación en las estribaciones precordilleranas donde aún quedan restos de haciendas, viejos bodegones y medialunas, por lo que no es raro que aparezcan fieles en trajes de huasos, de manto y sombrero, bailando o tocando cueca y participando alegremente de las misas a la chilena que acá se celebran.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.