sábado, 7 de septiembre de 2019

"LA PIOJERA DE BAHÍA", O LA CANTINA DE BAHÍA INGLESA

Coordenadas: 27°06'11.3"S 70°51'22.8"W
"La Piojera de Bahía" viene a ser algo así como un enclave en el balneario de Bahía Inglesa, en la comuna de Caldera, en la Provincia de Copiapó. Tiene algo de semejanza con el célebre club democrático de "La Piojera" de Santiago, a la que pretende homenajear con su nombre (o eso dicen aquí), pero también ostenta elementos que le son bastante propios y característicos, siempre en el marco de los negocios con perfil de "nuevas picadas" para la bohemia en todo Chile.
Más aún, es claro que, de entre toda la oferta gastronómica, coctelera y recreativa de la hermosa Bahía Inglesa (tan interesante al turismo en los períodos estivales), este boliche con pediculosis autoconfesada mantiene rasgos únicos, probablemente no habiendo otro con perfil de cantina popular en todo el balneario frente a aquellas tranquilas playas de ensueños.
El bar y restaurante se encuentra ubicado en la corta calle Miramar justo en el cruce con Neptuno, a escasos metros de la Avenida El Morro, en donde suelen aparecer algunos mozos invitando a los paseantes a visitar el local, doblando por la callejuela de tierra y arena. Llena el espacio que, hasta hace algunos años, era el de una sencilla y maltratada casa de madera abandonada, que incluso habría intentado ser tomada por grupos de "ocupaz", ubicada al lado de la que fuera una conocida heladería de la misma localidad.
El espacio de aquella esquina fue totalmente remodelado para el destino que hoy tiene, y así tenemos las actuales dependencias de "La Piojera de Bahía", fundada el 2 de enero de 2015 por una sociedad de los propietarios Luis Venegas y Beatriz Leiva. Hubo tentación por colocarle en un inicio "La Piojera" a secas, pues las comparaciones estéticas con aquel local las advertían los propios clientes. Sin embargo, para evitar problemas con la única y original de Santiago, y tratándose de sólo una alusión a ese nombre inconfundible, decidieron que debía señalar su lugar en el título; en decir, "De Bahía".
Aunque el encargado de las relaciones públicas del bar es don Enrique "Barney" Godoy, a quien tuve el gusto de conocer en la misma visita mientras se encontraba abajo en el paseo, el señor Venegas también me pone al tanto de la breve pero intensa historia que ya ha reunido este negocio en sólo cuatro años de vida. Hablamos mientras ofrece en un toldo, junto a la Avenida El Morro, porciones de un sabroso guiso de porotos con cochayuyo y luche, a cambio de donaciones voluntarias que irán en beneficio de amigo caído en la desgracia de perder sus posesiones por un reciente incendio.
"La Piojera de Bahía" consta de dos espacios principales: su salón interior, con barra de tragos y acceso a las cocinas, y sus comedores al costado exterior, hacia el lado de calle Neptuno. Cruzando ruedas de carreta y cercos de caña, al ingresar destacan las figuras caricaturescas de beodos bebiendo en murales, obras del artista Michael Liquitay, de la cercana ciudad de Caldera, quien ostenta un estilo gráfico bastante propio y definido. Hay otras obras suyas al interior, también.
Todas las paredes del bar están colmadas a dedicatorias de los clientes que han visitado el lugar y ha querido dejar su huella, tal cual sucedía en otros históricos clubes como "El 777" y también en "La Piojera" original de Santiago. Por las fechas de las anotaciones, se puede observar que esta costumbre comenzó con la apertura misma del local, y algunas pertenecen a turistas venidos desde otras tierras lejanas hasta Bahía Inglesa.
Desde que fuera puesto en marcha, entonces, "La Piojera de Bahía" se consolidó como un acierto en el balneario, con gran cantidad de clientela e innumerables visitas ilustres, muchas de ellas recordadas en fotografías y dedicatorias: alcaldes, futbolistas, músicos, artistas, escritores, etc. Entre otros, han estado acá el humorista Paul "Flaco" Vásquez, la orquesta Chico Trujillo y, como no podía ser de otra forma, el Guaripola Guachaca Dióscoro Rojas, arribado acá cuando el local tenía poco más de un mes recién abierto y, sin embargo, de todos modos era asociado ya a aquel movimiento.
Si partimos por las delicadezas criollas para describir su oferta, esa que ofrecen acá los mozos, nos encontraremos con una gran cantidad de empanadas: a las sencillas de queso y pino se suman otras de marisco, camarón, ostión, camarón-ostión, macha, pulpo-queso, jaiba, loco y pino de loco. Una versión especial y propia de la casa es llamada empanada La Piojera, correspondiente a una con relleno de arrollado y queso.
Los platos típicos de mar pasan por la sopa marinera, el necesario caldillo de congrio,  ostiones al pil-pil, pulpo al ajillo, locos parmesanos o mayo, mariscos salteados, pescados fritos o a lo pobre (reineta, congrio, dorado), albacora, chupes (mariscos, locos, camarón, ostión), pastel de jaiba, ceviches, mariscos en salsa verde, palta cardenal, erizos, etc. El resto de los platos incluyen lomos con finas hierbas, pollo salteado con romero, chuletas de cerdo a lo pobre, arrollado con papas y otros de entonación más gourmet. Y para los bajones nocturnos, están las chorrillanas, tablas de mariscos, de tres carnes (vacuno, cerdo y pollo con un salteo de verduras) y otra creación local llamada tabla La Piojera, que incluye arrollado, pollo y pernil, también con verduras salteadas.
Con los tragos, confirmamos el espíritu más profundo de este boliche: el infaltable terremoto, melón con vino, pisco sour, borgoña y una cosa de promesa embriagadora titulada chupacabra La Piojera, además de pisco, whisky, ron y variedad en cervezas. Cuentan que son memorables las fiestas que acá se han celebrado, regadas con aquellos elíxires de Baco, entre estas mesas y paredes rayadas hasta el colmo.
Nos vamos de "La Piojera de Bahía" con la promesa de volver, como siempre que he llegado a un lugar interesante. Se justifica: la carta es grande y asegura muchas visitas pidiendo algo diferente en cada ocasión, allí en la orilla de uno de los balnearios más hermosos y atractivos de todo nuestro país.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.