miércoles, 4 de septiembre de 2019

"LA CHISPA DE DOÑA LUISA": EL RESTAURANTE DEL MUELLE EN CALDERA

Coordenadas: 27°03'49.8"S 70°49'26.2"W
Volveré a mis reportes en estilo más bien gonzo con este artículo, pues he conocido este simpático boliche estando ya cerca de un mes o más, nuevamente, en el balneario de Caldera, en la Provincia de Copiapó.
El sector más turístico de Caldera quizá sea el borde costero en la playa y el puerto, lugar de gran circulación turística durante los veranos, por supuesto. Muchas modificaciones y remodelaciones han ido convirtiendo este tramo urbano en un paseo de recreación y comercio, especialmente en el sector de la caleta de pescadores y la hermosa Estación del Ferrocarril, convertida en centro cultural, sala de teatro y museo paleontológico local.
Hacia atrás del conjunto histórico, en donde están los muelles, se llega al galpón del terminal pesquero: un agitado y ruidoso mercadillo de productos marinos frescos, muy típico de nuestros puertos y a precios muy convenientes. Destacan, entre otros, los cotizados ostiones de la zona, famosos por su sabrosura. También están algunos restaurantes y una pequeña feria adyacente, concentrando gran actividad de visitantes.
Siguiendo el camino principal hacia el muelle fiscal durante un fin de semana de estos, por detrás de la estación y hacia los malecones de la caleta, en el puesto número 100 hallamos un pintoresco edificio de dos pisos con torreta de aguja y lucarna en un tercer nivel, justo al lado del mar y de las pasarelas que se construyeron allí para los visitantes. Tiene un nombre sugerente: "La Chispa de doña Luisa". Pato, un compañero de trabajo que residió en Caldera y que aún tiene familiares acá, me señaló hace poco que este restaurante ocupa dependencias que antes eran oficinas administrativas.
Vista del restaurante, desde el borde costero.
Vista desde el acceso al muelle fiscal.
Doña Luisa, la patrona, entrando a su "Chispa".
Vladimir, promocionando el local entre los paseantes.
Admito que, en principio, me llamó la atención sólo el edificio y su historia, por tener ciertas características propias de la arquitectura en madera de la ciudad cuando no corresponde al más usado método de quincha dentro de la zona poblada. Dentro de su sencillez, tiene algo de estilo georgiano o victoriano, abundante en ventanales, con pasillo de balaustras y un tono azul que pretende fundirse con el del mar que ondea a su lado.
Iba disponiéndome a regresar cuando alguien me alcanza corriendo, con una especie de lista menú en la mano: es Vladimir, el muchacho que hemos conocido en el vecino balneario de Playa Loreto en donde nos encontramos, pues trabaja en obras de construcción en una de las varias residencias cercanas durante los días hábiles, con un maestro albañil. No sabía que se desempeñaba también captando clientes para el restaurante en los fines de semana, y me invita a conocerlo usando como enganche los buenos precios que se ofrecen acá, con los platos marinos frescos. Me pregunta, de paso, si soy escritor. "Algo así", le respondo, pero no me confiesa cómo es que lo supo.
Pasando el alero hasta la entrada, entonces, se llega a una sala grande de dos espacios (frente y atrás), el comedor principal con las cocinas al fondo, también tras una barra. Las vidrieras principales abarcan la vista casi completa de la postal marina, a la derecha. Por sólo unos pocos metros no estamos en el borde mismo del mar de la bahía. Y por las escalas en el bloque delantero de este inmueble, se llega al comedor del segundo piso, de proporciones más pequeñas.
Este edificio tenía algo de institucional, originalmente: en su primera historia, fue un recinto relacionado con la administración en el muelle fiscal. Haber prestado algún servicio para oficinas de ferrocarriles parece haber sido su primer uso, pero la función como dependencias para los pescadores portuarios fue la de mayor tiempo y la más distintiva. Esto sucedía en la época de las descargas de carbón para las fundiciones de la ciudad de Paipote, vecina a Copiapó, cuyas faenas se iniciaron justo a mediados del siglo XX.
Pasados aquellos años en tales usos, el edificio de los pescadores quedó disponible a otros servicios, pues la administración se mudó a nuevos espacios. Hasta entonces, este inmueble no era más que su actual pabellón principal, el del frente y de dos pisos. Fue con su conversión a restaurante que le fueron agregadas las grandes extensiones de un piso para los comedores y cocinas, que se prolongan hacia atrás del mismo.
Comedor principal, sala del primer piso.
Vista de la sala principal hacia el comedor secundario, hacia el frente.
Ventanales del comedor principal, hacia el océano.
Comedor del segundo piso.
Doña Luisa Muñoz Núñez, a quien conozco en este mismo sitio mientras reviso su carta, fue quien decidió remodelar el local y convertirlo en el actual restaurante de tipo pescadería y marisquería. Aunque lo fundó recién en el año 2015, el éxito que ha demostrado este centro culinario calderino sin duda habla de una rápida consolidación y de un brillante prospecto culinario para los atractivos del sector estación-muelle, además de ostentar el apropiado nombre de "La Chispa de doña Luisa", alusivo a las virtudes de la jefaza.
La misma regenta considera este sitio como un negocio familiar, en donde incluso sus nietos andan por las mesas desocupadas durante algunas horas del día. Y además de la clientela que no falta, tiene pedidos de comida para entregar en algunos de los puestos de los varios comerciantes del sector. Los menús económicos salen en torno a la hora de almuerzo, como es de esperar.
La especialidad de esta "Chispa" es, por supuesto, la carta marina: caldillos de congrios, pailas marinas, empanadas marinas (pino de mariscos, queso y marisco,  camarón, ostión, jaiba), pescados fritos, sopas marinas, mariscales, locos mayo, ceviches, jardines de mariscos, pastel de jaiba, mariscos al ajillo, a la parmesana, con salsa verde, etc. El infaltable pebre con ají y rebanadas de pan sobre las mesas, entretienen las tripas durante la corta espera. Buenas recetas y platos abundantes, con la calidad de los productos marinos que sólo en Chile hay, por algún generoso favor de la naturaleza.
Después de hablar con doña Luisa sobre la historia de este sitio y tomar apuntes sobre tan pintoresco local, me retiro satisfecho y contento desde el boliche, con la satisfacción de haber conocido un sitio notable y muy recomendable, sin duda. Ahora soy yo quien alcanza a Vladimir, para agradecer la sugerencia y confirmar las promesas que me hizo del mismo.
Ya lo saben, entonces: "La Chispa de doña Luisa" espera con sus exquisiteces a los visitantes en el muelle, junto a la exestación del histórico tren Copiapó-Caldera y las caletas pesqueras.
Las mesas junto a los ventanales.
Caldillo de pescado.
Pescado frito.
Sopa marinera.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.