martes, 10 de septiembre de 2019

EL DELFÍN CON EL GORRO: ALGO SOBRE EL MIRADOR JACQUES COUSTEAU DE CALDERA

Diario "El Chañarcillo", con la inauguración del mirador.
Coordenadas: 27°03'52.0"S 70°49'50.7"W
Recientemente, un singular homenaje y monumento conmemorativo ha cumplido 22 años de existencia en la ciudad de Caldera, Provincia de Copiapó. Se encuentra en el borde de la Avenida Arturo Prat, continuación hacia el poniente del paseo costanero de la Avenida Guillermo Wheelright y la Playa Mansa, enfrente de la Bahía de Caldera.
Se trata de un óvalo de plaza semidura ubicado en el que ha sido un tradicional mirador de la bahía hacia final de Prat, por el camino que conduce a las viejas instalaciones del que fue el Muelle Industrial, cuyas ruinas siguen en pie un poco más allá. El lugar fue remodelado y reinaugurado en 1997 como Mirador Cousteau por la Municipalidad de Caldera, siendo alcalde don Emilio Bianchi Falchi.
El homenaje va dirigido al célebre biólogo marino, documentalista, inventor y explorador oceánico francés Jacques-Yves Cousteau (1910-1997), recordado especialmente en la cultura popular por su serie televisiva documental "El Mundo Submarino de Jacques Cousteau" y sus famosos viajes por todos los océanos, navegando con su equipo de amigos y colaboradores en el legendario barco científico "Calypso".
La memoria de Jacques Cousteau lo reconoce también como uno de los primeros divulgadores y activistas denunciando la contaminación de los mares e invitando a las sociedades a hacerse responsables de conductas que revirtieran este problema, algo de tanta relevancia en nuestros días, especialmente por la infame cantidad de residuos de plástico en los mares. Sus actividades de difusión documental presentaron, por primera vez para muchos, el conocimiento sobre las maravillas de la vida marina, marcando generaciones de espectadores con su trabajo. Fue noticia mundial, también, cuando falleció su hijo compañero de aventuras Philippe Cousteau, en un accidente aéreo, creándose una fundación que hoy lleva su nombre y que es dirigida por su hermano menor, Pierre.
Las visitas de Cousteau a Chile, siendo la principal de ellas quizá en la Isla de Pascua, dejaron una grata impresión sobre los hombres del "Calypso" y hasta algunas leyendas sobre su supuesto paso de exploraciones por tierra. Y, coincidentemente, Cousteau estuvo en Caldera cuando rodaba el que habría sido uno de sus últimos documentales.
No fue extraño, entonces, que la Municipalidad de Caldera adhiriera a la congoja internacional provocada por la noticia del fallecimiento del oceanógrafo y documentalista, sucedida el 25 de junio de 1997, pocos días después de su cumpleaños número 87, tras una extraordinaria, entretenida y prolífica existencia. El homenaje calderino parece corresponder a uno de los primeros monumentos públicos que se hicieron para su memoria, tras haber muerto, además.
Por las descritas razones, se decidió mejorar punto específico el Mirador de Caldera y colocarle su nombre a una pequeña plazoleta dura del mismo, que se sitúa a un costado del Club de Yates de la ciudad y por encima del pequeño muelle utilizado por una firma de ecoturismo por la costa de Caldera.
El día de la inauguración,  jueves 4 de septiembre de 1997 a las 17 horas, se hizo coincidir con el contexto de la apertura de la XXI Versión del Sudamericano de Actividades Submarinas de Caldera. Fue un evento mucha atención de la comunidad residente, asistiendo gran público al acto. La noticia fue cubierta por medios locales como los diarios "El Chañarcillo" y "El Atacama".
Además de los vecinos y la prensa, estuvieron en la presentación de la plaza a la ciudadanía autoridades y representantes. Por la Embajada de Francia en Chile, se hizo presente el Delegado Cultural de la Jacques de Croizant, y el primer secretario del embajador, Bruce Bourdon. Ambos se mostraron muy agradecidos y complacidos con el homenaje a Cousteau y los discursos del día.
Otro personaje presente en la inauguración fue Henry García, quien había trabajado como asistente de cámara en las expediciones del "Calypso". También estuvieron representantes de las delegaciones participantes en la competencia deportiva, cuyas banderas de Chile, Argentina, Brasil, Venezuela, Perú, Colombia y Uruguay quedaron flameando en las astas instaladas en la misma plazoleta. Los siete equipos lucharían por los cinco cupos para el Mundial de Croacia, a partir de ese día.
También estuvo en la inauguración el escultor francés residente en Chile, Polyte Solet (pseudónimo de Lucien Burquier), autor de la talla en madera del delfín que destaca en el mirador desde aquella jornada. Y el alcalde Bianchi, además, aprovechó la ocasión para anunciar que a contar de junio del año siguiente, se instauraría en la comuna la Semana Coustiniana, relacionada con actividades acuáticas y su fomento. Poco después, a las 19:30, el mismo alcalde daba inicio oficial al campeonato en la explanada de Avenida Wheelwright, seguida de un cóctel en el Salón Azul de la Casa de la Cultura de Caldera.
En el lugar se instaló también un poste con un ancla tipo almirantazgo, señalando el lugar de hermosa observación del puerto y las aguas calderinas. Enfrente de ésta, se elevaba también un mástil con la figura tallada del delfín, el que nada con un gorro de lana en su hocico: es la famosa prenda que Cousteau usaba cuando se encontraba en mar, casi un fetiche en su característica apariencia. La versión de Caldera, sin embargo, lleva un pompón, más parecido a los que usan los pescadores locales que estacionan sus naves justo enfrente del mirador y otros lados de la bahía.
El delfín de 2,40 metros de longitud (tamaño real), fue tallado en madera laminada de lingue por Solet, cuyo estilo es conocido por inspirarse siempre en motivos marinos. Desde 1981, el escultor ha confeccionado otras obras de monumentalidad pública que pueden encontrarse en diferentes localidades de Francia y Chile.
En la base del mástil que hoy eleva al delfín, encontramos la siguiente inscripción inaugural: "MIRADOR COUSTEAU. I. MUNICIPALIDAD. CALDERA CHILE 1997". Hay espacio suficiente para que algunos vehículos puedan estacionar alrededor de este monumento, además.
No fue la única inauguración para Cousteau de esa jornada, por cierto: caminando hacia el Norte de la bahía, en las aguas enfrente al Anfiteatro del Mar, se encuentra un monolito submarino considerado el primer monumento de este tipo para una persona. Corresponde a una representación de la diosa Calipso, deidad griega de los mares que daba nombre al barco del científico, montada sobre una base del maravilloso granito orbicular extraído del santuario de la naturaleza ubicado al Norte de Caldera y señalado en la superficie por una boya con las banderas de Chile y Francia. La obra es de Pablo Quercia y Alejando Mohor, asistidos por el acuicultor Claudio Larco.
El monolito submarino pertenece a la misma inauguración de homenajes a Jacques Cousteau aquel día y había sido entregado a la ciudadanía poco antes, a las 13 horas. Para muchas opiniones es, de hecho, el primer monumento público que se inauguró para Jacques Cousteau en alguna parte del mundo tras haber fallecido. Sin embargo, por su distancia y sus características que lo hacen diferente al que nos importa, no relacionado con el mirador, no nos extenderemos acá sobre el mismo.
El Mirador Cousteau recién inaugurado tenía ciertas diferencias con el aspecto que tiene ahora, sin embargo. Originalmente, el monumento principal era el ancla, que estaba en la orilla de la plazoleta junto a vallas encadenadas que formaban un pretil sobre la orilla del mar, y a sus pies estaba la placa conmemorativa con la información que hemos descrito. En cambio, el mástil con el delfín estaba más allá, abajo y con mayor altura, empotrado justo sobre las rocas de la rompiente y casi enfrente del ancla, con las olas golpeando su base.
Empero, por algunas razones estéticas y otras que se relacionan con la preservación de los materiales metálicos expuestos a la corrosiva salinidad, el poste del delfín fue subido hasta la plaza, en el lugar del ancla y sobre un pequeño jardín, y ésta fue retirada un poco más atrás, en la disposición actual que mantiene desde el cambio de siglo, aproximadamente, sobre unas rocas naturales del lugar. El pretil con cadenas también fue retirado despejando la vista desde el mirador, aunque el cambio se llevó también las astas donde habían estado las diferentes banderas de países sudamericanos que flameaban allí en el borde.
Cabe señalar que otra escultura del delfín de Solet dedicada a Cousteau, está en una rotonda de su localidad natal de Saint-André-de-Cubzac. Básicamente, es similar a la que puede verse en Chile, pues sólo modificaron su gorra por una sin pompón y pintada roja, como la que solía usar. Esta obra fue donada al municipio francés por la Municipalidad de Caldera en 1998, siendo instalada en la proximidad del cementerio en donde está sepultado el insigne y recordado oceanógrafo, como símbolo de su enorme e invaluable legado cultural y científico. Y además de representar la vida marina, el delfín alude al animal heráldico del escudo de armas de Saint-André-de-Cubzac, ciudad donde Cousteau tuvo su cuna y su tumba.
Con acceso de automóviles por ambos extremos del óvalo en Caldera, a un costado del Mirador Cousteau existe un pequeño kiosco de ventas rápidas, llamado "El Delfín", en alusión al personaje del monumento principal en el conjunto. Algunos la conocen como la Plaza o Mirador del Delfín, de hecho, ya perfectamente posicionado en la identidad cultural de la ciudad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.