viernes, 5 de octubre de 2018

EL EDIFICIO COMUNIDAD MONEDA-AGUSTINAS Y SU ASOMBROSA GALERÍA COMERCIAL SECRETA

El Edificio Comunidad Moneda-Agustinas, esquina de Agustinas con Ahumada, años ochenta. Imagen publicada en "Arquitectura y modernidad en Chile / 1925-1965. Una realidad múltiple", de Humberto Eliash Díaz.
Coordenadas: 33°26'28.5"S 70°39'00.2"W
Ya es casi una leyenda en el sector de calle Matías Cousiño: una gran galería comercial escondida dentro de uno de los edificios que dan forma a este céntrico pasaje de Santiago. Prácticamente, nada afuera del mismo hace sospechar de su existencia, por lo que su presencia allí se ha convertido en una suerte de secreto iniciático, de los buenos conocedores del barrio. Galería y edificio están en su aniversario octogenario, este año, además.
El inmueble del que hablamos es el Edificio Comunidad Moneda-Agustinas, situado en la cuadra entre las calles Moneda, Agustinas y Matías Cousiño, ocupando la mayor parte de la misma manzana, incluso hasta la esquina de Ahumada con Agustinas. El resto del rectángulo de la cuadra lo forman los edificios del lado de la peatonal Ahumada, incluyendo el que acogió en sus sótanos al clásico club "Waldorf" y luego a los entretenimientos "Diana".
En sus pisos se encuentran oficinas privadas, oficinas de organismos públicos, centros dentales, locales de belleza, casas de abogados, etc. En los bajos exteriores del inmueble, en tanto, los locales comerciales se dispersan por todo el zócalo del edificio contorneado por una larga cornisa tipo alero, con las más variadas propuestas que incluyen actualmente bares, restaurantes, librerías, cafés, un centro de apuestas hípicas, oficinas bancarias, centros comerciales, casas de modas, notarías y el estacionamiento de motocicletas tradicionalmente alineadas frente al pasaje Ramón Nieto, en Matías Cousiño.
Los señalados locales comerciales del primer nivel y los accesos, están distribuidos por los números 946 a 996 de Agustinas, 102 a 192 en Matías Cousiño, 951 a 973 en Moneda y 183 a 199 en Ahumada, incluyendo entre estos últimos uno en donde estuvo alguna vez el famoso centro de entretenimientos eléctricos "Games Center". Además, por el pasaje de acceso al edificio por la dirección de Agustinas 972 y Moneda 973, existe también otro par dd  grupos de pequeños locales comerciales que anteceden el vestíbulo y la recepción.
Agustinas vista desde las alturas, entre las calles Estado y Ahumada, por entonces abiertas al tránsito vehicular. Al centro, calle Matías Cousiño y el Edificio Comunidad Moneda-Agustinas haciendo la esquina derecha. Detalle de una fotografía de 1964, tomada por  Higinio González y el piloto Juan Pablo Avendaño. Donada al Archivo Visual de Santiago por Avendaño. Fuente imagen: Archivovisual.cl.
Calle Agustinas vista desde Estado, hacia el poniente, hacia 1970. Se observa la boca de calle Matías Cousiño y al Edificio Comunidad Moneda-Agustinas haciendo la esquina poniente de la misma. Imagen de J. Alsina, Donación Teatro Municipal a los archivos del Museo Histórico Nacional.
Otra fotografía de J. Alsina hacia 1970, con la calle Agustinas vista desde Estado hacia el poniente y el Edificio Comunidad Moneda-Agustinas justo en la esquina con Matías Cousiño, antes de llegar a Ahumada. Imagen de J. Alsina, Donación Teatro Municipal a los archivos del Museo Histórico Nacional.
El flamante Auditorium de la Radio Carrera, la primera en establecerse en el edificio, antes de pasar a ser la radio de la Sociedad Nacional de Minería. Era considerado, a la sazón, el más elegante que se había construido en Chile,  con muebles de lujo para el público asistente. Imagen publicada en la revista "Ecran" de agosto de 1941.
Sala de equipos de la Radio Carrera, considerados de la tecnología más moderna llegada a Chile en aquellos momentos. Imagen publicada en la revista "Ecran" de agosto de 1941.
El mismo Auditorio ya bajo el nombre de la Radio Minería, hacia 1950, en el famoso piso 3° del edificio, a un costado de la Galería Comercial. Fuente imagen: Discotecaotonal.blogspot.com.
Afiche de fiesta infantil de la Radio Minería, en ayuda de los niños hambrientos de Checoslovaquia, en 1945. Diseñado por Francisco Otta y recuperado por Alejandro Godoy en "Historia del afiche chileno". La fiesta tendría lugar en la sala de la radioemisora, en el mismo edificio.
HISTORIA Y CARACTERÍSTICAS DEL EDIFICIO
Hay poca información publicada sobre este edificio, destacando la del trabajo "Santiago Centro. Un siglo de transformaciones", de la Ilustre Municipalidad de Santiago, y algunas líneas en la "Arquitectura y modernidad en Chile / 1925-1965. Una realidad múltiple", de Humberto Eliash Díaz.
Destinado a oficinas y comercio, este edificio de varias escalas caracol está sentado en un terreno de 4.010 metros cuadrados, y su superficie edificada alcanza los 35.683 metros cuadrados, de acuerdo a la Ficha N° 685 de Inmuebles de Conservación Histórica de la Ilustre Municipalidad de Santiago, pues está considerado en tal categoría por disposición del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.
Alcanza los 10 pisos, contando el entrepiso, en 32 metros de altura rematados por las salas de máquinas de los elevadores, al final de las escaleras. Destinado desde sus orígenes a oficinas y establecimientos comerciales, sus accesos son por Agustinas, Matías Cousiño y Moneda. A espaldas del mismo, separándolo de los demás edificios, hay gargantas de patios interiores. Tiene un pequeño casino en el entrepiso, además de algunos cuartos administrativos en sus primeros niveles.
Levantado sobre el lugar que ocuparon antes antiguas propiedades particulares, corresponde a un gran ejemplo del estilo art decó, que se había desarrollado ya hacia rasgos monumentales en los años treinta en Santiago, imitando la escuela arquitectónica de Chicago, con resultados de gran elegancia y belleza como éste. Es muy simétrico en sus líneas, con grandes accesos de portales y vértices redondeados con observatorios en sus cúspides. Sólida obra de albañilería del prestigioso arquitecto Alberto Siegel e hijo (Alberto Siegel Gerken), con otros casos rugidos desde su tablero alrededor de la cuadra, además de tratarse de uno de los principales configuradores del aspecto adquirido por la arquitectura santiaguina en aquel mismo período.
Aunque ahora la propiedad del Edificio Comunidad Moneda-Agustinas está repartida entre varios particulares, el primer dueño y solicitante del proyecto de construcción del mismo fue el Banco de Chile, con su enorme y lujoso cuartel en la vecina cuadra de Ahumada con Agustinas, también obra de Siegel. La empresa constructora fue Bade, Albertz y Cía. Ltda., cuyo socio Enrique Albertz sería el encargado de levantar después el conocido edificio de la tienda "Los Gobelinos", en Merced con Ahumada, entre otros.
Los locales comerciales dispuestos desde el inicio a régimen de renta en el zócalo, convivían también con el espacio que perteneció alguna vez al Cine Teatro Cervantes, cuya entrada estaba en Matías Cousiño 134. Puesto en servicios en 1940, la sala de este cine está tan transformada hoy que no puede reconocerse con facilidad su pasado, correspondiendo a un centro de apuestas de carreras de caballo: un "Teletrack", cuya sede acá se llama, precisamente, Sucursal Cervantes. En este teatro hubo, además de exhibiciones de películas, conciertos de música docta como los de la Sociedad de Música de Cámara y los del Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile.
Era algo habitual que los concurrentes al Cervantes pasaran también al -cronológicamente hablando- segundo cuartel que tuvo el restaurante "Pinpilinpausha" de don Mauricio Sanz, en la cuadra anterior de Matías Cousiño. Este centro culinario fue fundado en el mismo año del cine-teatro, y es recordado por autores como Roberto Merino, en sus "Horas perdidas en las calles de Santiago". Su actual espacio está en Isidora Goyenechea.
El edificio está bien conservado por dentro y por fuera. Sus pasillos pueden resultar un poco confusos al principio, pero hay un diseño bastante intuitivo en las rutas de desplazamiento interior cuando se lo explora mejor. Tiene algunos espacios usados por la administración que realmente parecen recreaciones de cómo este edificio pudo haberse visto en sus primeros años, más allá del envejecimiento, conservándose hasta los muebles originales.
Fachada del edificio por calle Agustinas.
Acceso monumental por calle Agustinas.
Esquina del edificio en Agustinas con Ahumada.
Esquina del edificio en Agustinas con Matías Cousiño.
Acceso y fachada del edificio por calle Moneda.
Acceso por calle Matías Cousiño.
LA GALERÍA COMERCIAL DEL TERCER PISO
Lo que más asombra en el edificio, sin embargo, es la extensa y alguna vez esplendorosa galería comercial del tercer piso, de dos codos en sus extremos y formando el trazado de un medio rectángulo, conectada a tres grupos de ascensores y grupos de escaleras. Abarca todo este piso a lo largo del edificio, desde Agustinas hasta Moneda, por lo que se trata también de una de las galerías más grandes de su época.
Ha sido llamada en el pasado con varias denominaciones: Galería Comercial Agustinas, Galería Moneda 973 y, más exactamente, Galería Comercial Moneda-Agustinas. Su diseño se ordena como una fila de voluminosas columnatas y vidrieras de los escaparates, cada espacio numerado a ambos lados del corredor, con elementos muy acordes al art decó dominante del edificio.
Actualmente, en la gran galería podemos encontrar peluquerías, centros de belleza, barberías, locales de masajes de relajación, centros médicos, centros de fotocopiado, servicios de depilación, una oficina de ingeniería, un local de venta de minerales y hermosos cristales naturales, pequeños cafés con bocadillos y platillos de colaciones, confecciones de vestuario masculino, sastre, moda femenina, etc.
Como es de esperar con un lugar tan escondido, sin embargo, el público que llega no es de paseo, sino más bien específico y, por lo tanto, mucho más escaso que en las galerías comerciales de primer piso que abundan en el centro de Santiago. Suelen llegar en mayor numero en las horas previas al mediodía, a partir de la apertura hacia las 10 horas, permaneciendo los puestos abiertos hasta la tarde, cerca de las 18 ó 19 horas.
Esta comunidad de locatarios está liderada por doña Ramona, en una de las varias peluquerías-centros de belleza de la galería, quien accedió gentilmente a facilitarnos el poder conocer este sitio. Su hermana Nancy trabaja también en este lugar, en otro de los centros de belleza.
La galería comercial es un buen ejemplo de lo bien conservada que está la fábrica original del edificio: se mantiene prácticamente la totalidad de las piezas originales, como los ventanales con vitrales de las escaleras, ventanas con sistema de cierre tipo guillotina, rejas plegables en algunos intermedios entre escalas, los pasamanos de bronce en las mismas, las baldosas geométricas del piso y las puertas de estilo Broadway de varios locales y pasillos, con mucho uso de espejos, vidriería, bronces y placas de color azabache en los diseños. La calidad de Inmueble de Conservación Histórica del edificio impide a propietarios y locatarios alterar alguna de estas piezas, por lo que se ha conservado también la uniformidad y la coherencia funcional en su materialidad.
Es tanta la intriga y encanto que genera esta galería como lugar casi secreto de la ciudad de Santiago, que ha sido visitado por equipos de algunos programas culturales y estudiosos de la arquitectura, sin dejar de causar asombro a quien descubre su existencia, a pesar de llevar 80 años ya acompañando a la capital chilena. No puede haber consejo más sincero de un amante de la crónica urbana a otro, que el de visitar este singular e incomparable sitio oculto entre el concreto y la geometría de Santiago.
Empero, tratándose de un caso quizá único en la arquitectura chilena, la cantidad de locales cerrados en la galería a causa de una decadencia que comenzó a fines de los los ochenta o principios de los noventa, pone en urgencia la necesidad de hacer un esfuerzo por recuperar este sitio y devolverle el público que tuvo antaño, en sus días más luminosos, tal vez atrayéndolos con las propias características de tan singular sitio.
La galería comercial del tercer piso, vista de Sur a Norte.
Codo Sur de la galería comercial, en donde estaban los estudios de Radio Minería.
Local comercial "Danielita" y sus locatarias. Posible exsala de equipos de la radio.
Otros de los establecimientos que ocupan la uniforme galería comercial.
Codo Norte de la galería, hacia el lado de Agustinas.
Vitrinas de la sastrería, en el costado Norte de la galería comercial.
Neones en la vidriera de un salón de belleza, hacia el centro de la galería.
Local de venta de minerales, cristales naturales y piedras de joyería.
LOS BUENOS AÑOS RADIALES
Otra curiosidad de enorme interés para los patrimonialistas e historiadores urbanos, es que parte de esta galería comercial y del tercer piso del edificio, están relacionados estrechamente con la edad dorada de la radiofonía chilena: la presencia de la Radio Carrera, luego convertida en Radio Minería, y otro sector del dependencias que pertenecerían después a la Radio Agricultura.
Las emisiones de la Radio Carrera debutaron allí el 21 de julio de 1941, con el auditorio lleno en aquel día lluvioso, poniendo en funciones equipos de transmisión que fueron considerados los más modernos de aquel momento en el país. Su lugar en el dial quedó en el CB 126, que antes había pertenecido a Radio España, la misma que vino a reemplazar la nueva emisora.
La dirección precisa de la radio en el edificio era la entrada de Moneda 973, tercer piso. En el mismo nivel de la galería comercial estaban el estudio, las oficinas administrativas y el amplio auditorio de la emisora, considerado uno de los más lujosos del país. Por la elegancia de este último, era apodada "la radio forrada en lamé".
Sin embargo, a pesar de las expectativas y de la dirección por exitosos empresarios comunicadores u hombres de espectáculos como Ricardo Moller, Mario Peccini y Carlos Cariola, la Radio Carrera partió con problemas desde el mismo día de la inauguración, muy mal evaluada en la revista "Ecran", perdurando la crítica por su enfoque poco ameno y por presentar incluso programas copiados de otras emisoras. Otros errores le valieron escaso afecto en la prensa de medios, a pesar de que por su sala pasaban excelentes artistas como Los Cuatro Huasos, Buddy Day y su Orquesta o el actor-poeta argentino Juan Carlos Cohare.
Cuando la situación de Radio Emisora Carrera se hizo insostenible y requería de una transformación profunda, fue adquirida por la Sociedad Nacional de Minería, gracias a una iniciativa de don Hernán Videla Lira para darle voz y representación al organismo. De esta manera, el 22 de junio de 1943 fue convertida en la Radio Sociedad Nacional de Minería, al mando de don Fernando Ortúzar.
Los primeros artistas que se presentaron allí en los días inaugurales de la nueva etapa radial, fueron el pianista polaco Witold Malcuzynski y el artista francés Daniel Ericour, además figuras que provenían del elenco artístico Radio Carrera, como Sonia y Miriam, Cora Santa Cruz o Marta Petit. "El resto del conjunto artístico de la emisora de la Galería Comercial -decía entonces el crítico de "Ecran"- se esta formando rápidamente bajo el ojo certero de su actual director, Ricardo Montenegro". Su voz principal fue la de Carlos de la Sotta, en este debut.
Más tarde, la estación de la Sociedad Nacional de Minería pasó a ser llamada Radio Minería, con su recordado eslogan "La radio de la mayoría" y las cortinas con el tema "Welcome", del director musical Eric Ball. En donde hoy quedan unas puertas metálicas en un extremo de la galería, solía tener lugar la espera paciente y diaria de muchas chicas calcetineras, que aguardaban para arrancarle un autógrafo a ídolos del momento, como Buddy Richard o José Alfredo Fuentes, el Pollo, según recuerdan los comerciantes de este sitio. Era cosa cotidiana, entonces, que muchos jóvenes estuvieran desplazándose por escaleras, pasillos y ascensores del edificio, asistiendo a las presentaciones en vivo o esperanzados en toparse con alguno de sus ídolos; en el peor de los casos, como premio de consuelo, conocer el rostro de alguno de los locutores.
Otro hito relacionado con la presencia de Radio Minería en este sitio, es que desde los mismos estudios fue transmitido el primer programa chileno de televisión artística, el 7 de enero de 1953, como celebró la revista "Ecran" a los pocos días. Dicha transmisión formó parte de un programa llamado "La Cadena de la Amistad", dirigido por Lucy Dunsmore, participando en él próceres de la radiofonía y las candilejas chilenas como Eleodoro Achondo, Raúl Matas, Sonia Vidal, Lucho Gatica, Pepe Carrera, y Theo Van Rees. Se pudo ejecutar a través de un circuito cerrado de transmisión dentro de los mismos estudios. Desde la misma, Matas condujo la primera etapa uno de los programas más longevos de la radio chilena: "Discomanía", que se transmitió desde 1946 hasta 1975.
Fue tan importante y determinante la presencia de Radio Minería en este edificio, que la Radio Sociedad Nacional de Agricultura, también a inicios de 1953, tomó la decisión de instalar en él su propia sala de grabaciones y auditorio de RCA Víctor, aunque varios pisos más arriba.
Por todo lo revisado, pasaron por la radio minera figuras de la talla de Aurelio Rojas,  José María Navasal, Sergio Livingstone, Raquel Correa, Humberto Cecchi, Alejandro Michel Talento, Julio Tapia, Julio Martínez, Roberto Romero, Juan Carlos Gil; y artistas Pedro Mesías, Los Peregrinos con Raúl Shaw Moreno, Violeta Parra, Los de Las Condes, el Dúo Rey-Silva, Rayén Quitral, Tato Cifuentes, Margot Loyola, Jorge Romero Firulete, los Hermanos Lagos, el recientemente fallecido maestro Vicente Bianchi y el internacional Paul Anka. Todos ellos caminaron por la galería comercial, de ida o de vuelta desde los estudios de la radio, para presentarse en el auditorio o ser entrevistados en programas como el "Buzón de Radio Minería", conducido por Cecchi.
Otro episodio importante de los tiempos de Radio Minería en el Edificio Comunidad Moneda-Agustinas, es que esta estación estuvo encargada de la transmisión radial de las primeras versiones del Festival de la Canción de Viña del Mar, a partir de 1960, encuentro por entonces muy precario y modesto. Información dispuesta en el Museo de la Prensa agrega, además, que su primer animador fue Ricardo García, locutor de la misma radio y muy popular, con un show en el que participaban artistas conseguidos por el Casino de Viña del Mar, como el humorista Carlos Helo y el conjunto Los Huasos Quincheros, presentándose durante los cinco días seguidos que duró el festival.
Los estudios y oficinas de la Radio Minería se mudaron a Providencia 2640 en las Condes y luego en una casona de Providencia, para vivir su época más próspera, pero también su ocaso. Tras 57 años de labor, habiendo sido una de las emisoras más importantes del dial AM, Radio Minería realizó su última transmisión el día miércoles 31 de marzo de 1999, uno de los más tristes para la historia radial chilena.
Al menos dos de los locales de la galería comercial del tercer piso del edificio, habrían formado parte de las desaparecidas instalaciones radiales: uno es el café y expendio de comidas llamado "Danielita", cuyas locatarias están enteradas de que el espacio que ocupan su cocina y sus barras fue la antigua sala de equipos de transmisión de la radio. El otro local sería el vecino, convertido en una oficina bancaria, aunque las salas y estudios radiales están atrás, llegando por la vuelta de la misma galería en donde hoy están las señaladas puertas que, antaño, eran el acceso esas dependencias.
Pequeño pasaje comercial en el pasillo de ingreso al edificio, por Agustinas.
Hall y recepción del lado de Agustinas.
Art decó rotundo en el diseño de los ascensores y el vestíbulo.
Caracol de la escalera central del edificio.
Pasillos de los pisos superiores del edificio.
Ventanas con diseño de vitrales, en las escaleras laterales.
Típica puerta del sector tercer nivel.
Escalas centrales del sector posterior, con sus vitrales y diseño modernista.

7 comentarios:

  1. Genial!!! Estoy sorprendido con este lugar, tantas veces haber pasado por ahí y no imaginar que existía esto, gran recomendación para los que nos gusta la historia urbana y "aplanar" las calles a pie.
    Me llama la atención como ha desaparecido con el tiempo todo lo lleve el nombre "Carrera";Hotel, Teatro, Universidad, y ahora una Radio, tienes datos de algo más?, irónicamente Radio España reemplazada por radio Carrera.

    Saludos don Criss y como siempre un agrado leer y descubrir estos relatosrelatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena observación. Creo que haré una entrada a futuro sobre ese tema, pues me quedo gustando.👍

      Eliminar
  2. Me encantó la nota! Para uno de los ramos que imparto en la carrera de Publicidad hacemos un recorrido por todas las galerías comerciales del centro y comparamos la evolución del comportamiento de compra del consumidor... ¿pero una en un 3er piso? Con esta info tengo que replantear que sucedió en esos años y que pasa ahora ¡mil gracias por la nota, buenisima!

    ResponderEliminar
  3. Una pequeña rectificación, el programa que animaba Raúl Matas (y que cuando él se fue a EE.UU. y luego a España) pasó a animar Ricardo García, no se llamaba Radiomanía, sino Discomanía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razon. Me confundi con otro. Muchas gracias. Corregido!

      Eliminar
  4. Excelente crónica, Criss.

    Recuerdo haber leído en Ecran o Radiomanía, que la transición de Moneda a Providencia supuso toda una proeza técnica, pues durante la mudanza los programas se transmitían desde sus nuevos estudios y las noticias de "El Correo de Minería", desde los antiguos.

    Es muy interesante cómo los años dorados de la radiotelefonía chilena escribieron en el centro de Santiago sus páginas más gloriosas. Con Cooperativa en Bandera, Portales en Agustinas, Agricultura en Teatinos, Chilena en Philips, Corporación en Morandé y Minería en Moneda, entre las grandes. Y Bulnes con Nuevo Mundo en Estado, Santiago en Agustinas, Yungay en Santa Lucía, por nombrar algunas.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook