viernes, 13 de julio de 2018

PARROQUIA DEL CORAZÓN DE MARÍA: EL TEMPLO DE PINO OREGÓN EN MEJILLONES

La iglesia en su día de inauguración, diciembre de 1908.
Coordenadas: 23° 5'59.22"S 70°26'36.45"W
Uno de los varios encantos de la ciudad de Mejillones, en la región chilena de Antofagasta, es la singular iglesia de la Parroquia del Corazón de María, ubicada en la esquina de avenida almirante Latorre 996, con calle Almirante Castillo. Es uno de los edificios más altos y característicos de este pintoresco puerto nortino, que tiende más bien inmuebles bajos en su línea urbana.
Ubicada a poco más de una cuadra del borde las playas y cerca del sector industrial al Este de la pequeña ciudad, de estilo neoclásico con influencias georgianas-victorianas, su origen se encuentra en el Decreto Supremo N° 101 del 5 de febrero de 1906, de la Sección Culto del Ministerio de Relaciones Exteriores, Culto y Colonización, en donde se aprobó el auto de erección del 22 de enero anterior del Vicario Apostólico y Primer Obispo de Antofagasta, Padre Luis Silva Lezaeta, creando y demarcarndo las nuevas Parroquias de Mejillones y Calama, y las Viceparroquias de Coloso y El Toco.
El propósito de la fundación de las nuevas parroquias y viceparroquias, era reemplazar las antiguas y ya ineficientes administraciones parroquiales en la región. Decía allí, tomando las observaciones de Silva Lazaeta, en el preámbulo:
"...la falta de exploración científica del Desierto fue causa de los límites se señalaron entonces a las nuevas Parroquias adoleciesen de tales errores, que hoy en la práctica son ininteligibles.
La construcción de líneas férreas que hoy principian a cruzar el Desierto en todas direcciones y el extraordinario desarrollo de las numerosas faenas salitreras y marineras que se están estableciendo con febril actividad, han venido a traer una nueva modificación en las poblaciones del Vicariato y a crear otros centros habitados".
En lo referido a la Parroquia de Mejillones, decía el decreto de marras que dejaba por titular de la misma al Sagrado Corazón de María, estableciendo para ella los siguientes límites:
"Al Norte: Una línea que partiendo de la Punta Chacaya termine en Cerro Solitario.
Al Oriente y Sur: Una línea que partiendo de Cerro Solitario pase por los Cerros de la Fortuna y Cerro Gordo, y termine en la costa de la Caleta Bandurria.
Al Poniente: el Océano Pacífico".
Hasta entonces, la máxima presencia religiosa de Mejillones había sido sólo una Viceparroquia dependiente de la principal de San José de Antofagasta, por disposiciones que se remontaban al 14 de octubre de 1875, en una de las varias decisiones tomadas con poca precisión para la administración del territorio durante ese período de soberanía boliviana post Tratado de 1866, medidas generalmente concebidas desde el centralismo político de Sucre, sin identificar bien los límites en aquellos desiertos de mineros y costas de pescadores, todos requiriendo servicios religiosos.
La Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María o claretianos, en tanto, compuesta por seis presbíteros y tres hermanos encargados de una viceparroquia en Antofagasta, sólo pudieron llegar al vicariato el 8 de diciembre de 1904.
Simultáneamente, por la Ley N° 1.829 del 7 de febrero de 1906, se hizo modificaciones al plano urbano de Mejillones para abrirle camino al progreso de la industria ferroviario-salitrera en la misma, asignándole a la compañía The Antofagasta and Bolivia Railway Company Limited el uso de terrenos fiscales requeridos con este propósito. En su artículo 1°, decía esta ley:
"Se declaran de utilidad pública los terrenos de propiedad particular o municipal que sean necesarios para la construcción del ferrocarril de Mejillones a un punto de la línea de Antofagasta a Bolivia, situado entre los kilómetros treinta y cinco y sesenta a que se refiere el decreto del Ministerio de Industria y Obras Públicas, de fecha 11 de octubre de 1904, y asimismo los que se necesiten para las estaciones, bodegas, oficinas de aduana y muelles, con arreglo a los planos que apruebe el Presidente de la República".
Agregaba la ley que el Presidente de la República quedaba con facultades para que, en un año, pudiese "enajenar en pública subasta, y al contado, los sitios que se formen en los planos que se ejecuten por orden del Gobierno", pero pudiendo hacerlo también con los que fuesen necesarios "para los servicios públicos y municipales", declarándose así "de utilidad pública los terrenos de propiedad particular, ubicados dentro del área que debe ocupar la población". Lo que se obtuviese de los remates debía ser utilizado en la pavimentación de calles y aceras, además de la construcción de desagües y otros servicios requeridos para la ciudad de Mejillones.
Respondiendo al nuevo ordenamiento urbanístico, en abril de 1907, la Dirección de Obras Públicas del Gobierno de Pedro Montt Montt, planificó y ordenó los proyectos de construcción de los nuevos edificios públicos de la ciudad costera, entre los que se encontraba la Iglesia del Sagrado Corazón, en la señalada ubicación de la esquina de dos importantes avenidas, correspondiente a la manzana 42 del loteo original que figuraba desde el año anterior en el proyecto del Ingeniero Emilio de Vidts, Consultor de la Armada de Chile.
El año que se toma en la parroquia como la del inicio del proyecto que le dio vida, entonces, es aquel de 1906 correspondiente al del decreto vicarial, pero celebrándose la fiesta respectiva cada 22 de agosto y días alrededor, por tratarse de la fecha santoral del Inmaculado o Sagrado Corazón de la Virgen, la santa patrona titular de la parroquia.
Cabe observar que la descrita situación de cargo al Estado por la iglesia de la parroquia, al ser considerada dentro de los edificios públicos pendientes, se dio porque aún la Iglesia no estaba totalmente separada del Estado sino hasta la Constitución de 1925, de modo que el templo estaba entre los requerimientos a la administración gubernamental en aquel proyecto, además del financiamiento fiscal de las obras.
La iglesia fue construida a partir de ese mismo año, fabricada enteramente en pino Oregón, material que fue popular en la arquitectura del Norte Grande de Chile por haber sido utilizado como cargas de lastre de los antiguos navíos clippers, que llegaban desde el Hemisferio Norte hasta los puertos para embarcar salitre, dejando allá la madera al zarpar. Incluso las escalinatas de acceso con gradas-aceras y los pilares estructurales del edificio, están confeccionados en madera.
Al perecer, el templo tuvo dos inauguraciones: una del edificio general, un año casi exacto después, el 24 de abril de 1908; y otra posterior, pues el 11 de diciembre siguiente fue aprobada la fachada definitiva, obra del arquitecto Onofre Montané Urrejola, el mismo que, unos años después, se encargaría del Liceo de Hombres de Concepción. Varias fuentes coinciden en señalar un acto oficial de entrega del edificio a la comunidad, hacia fines de 1908.
Empero, sólo después de grandes esfuerzos personales de su primer párroco, el Padre Ambrosio García, logrando primero la construcción del templo y luego la culminación exitosa de las obras, la iglesia pudo ser bendecida recién el 10 de enero de 1909, por el propio Vicario Apostólico Silva Lezaeta, gestor de la creación de esta parroquia, como vimos. Infelizmente, esto sucedía en las puertas de la primera crisis en la industria salitrera, que comenzó a alejar al país de su época de prosperidad del caliche, hasta la debacle final de los años treinta y cuarenta.
El edificio de frente tradicional con tres accesos y óculo central, cuenta con torre campanario adelante, elevándose sobre su frontón de voluminoso tímpano. La fachada mide 12 metros de ancho y 17 metros de altura sobre el altillo, en el campanario. Alcanza los 35 metros de fondo y nueve de ancho, más los patios abiertos y las dependencias anexas del conjunto.
Interiormente, se trata de una magnífica y amplia construcción de maderas en un nivel principal, con tres naves (la central de seis metros y las laterales de tres metros), postes del mismo material y vanos con cristales, en el caso de las mamparas coloridos. De líneas rectas predominantes, tiene un coro con balaustras que está en el nivel secundario de alturas y un gran altar con el trabajo de labrado y escultura más fino del mismo templo, seguido del elegante púlpito con cierta evocación gótica o romántica.
A la torre se accede por un costado del coro, tenuemente iluminada por el óculo y, más arriba, por las celosías del nivel antes del remate chapitel, donde cuelga una antigua campana desde una viga, apoyada hoy por amplificadores megáfonos.
Destacan en este interior del templo las imágenes de diferentes tamaños y facturas, como Cristo en la Cruz, el Sagrado Corazón de Jesús resguardando la pila bautismal de fino trabajo, Nuestra Señora de la Merced, una pequeña Virgen de Pompeya, la efigie de San Pío, el infaltable Santo de los mineros Lorenzo Mártir, y el Sagrado Corazón de la Virgen tras el altar y acompañada por querubines. Un gran copón de madera labrada y con el nombre de la iglesia inscrito en él, sostiene un aguabenditera.
En el patio, en tanto, en una grutita propia, se encuentra también otra imagen mariana, correspondiente a la Virgen de Lourdes, con una placa alusiva a los 500 años de evangelización de América (aniversario del 12 de octubre de 1992).
El mencionado patio está atrás de las oficinas parroquiales que se encuentran adosadas exteriormente al frente del templo, por el costado derecho si se lo observa de frente. Dichas dependencias, que incluyen la casa parroquial, también forman parte del complejo original concluido en 1908.
Una placa conmemorativa dispuesta al público, recuerda el centenario de la parroquia en la fachada del templo:
MEJILLONES JUNTO A SU PARROQUIA
"CIEN AÑOS EVANGELIZANDO"
1906-2006
HOMENAJE DE LA ILUSTRE MUNICIPALIDAD
DE MEJILLONES
Y TODA SU COMUNIDAD
Mejillones, Agosto 2006
El acto de celebración del centenario al que se evoca, fue conducido entonces por el Arzobispo de Antofagasta, Monseñor Pablo Lizama, con asistencia del Vicario General del Arzobispado de Antofagasta, padre Leonel Clavería, del Provincial General de los Padres Claretianos en Chile, R. P. Agustín Cabré; y del Administrador de la misma parroquia local, el R. P. Juan Rendic. Lizama ofició una misa ecuménica con presencia de autoridades civiles, militares, eclesiásticas, municipales, periodistas y representantes del mundo social, además de la multitudinaria comunidad de residentes de Mejillones y algunos de sus vecinos más ilustres aún vivos.
La fachada de nuestros días ofrece una coloración con sobriedad, manteniéndose así en tonos cremas y filetes verdes apastelados y grises, mientras que los arcos y pilastras perfilan las puertas tienen un tono rojizo oscuro, más cercano al marrón.
Cada mes de agosto, la parroquia celebra su aniversario con ceremonias, bailes religiosos, cantos corales, juegos populares y presentaciones musicales, correspondiéndole los 112 años en el mes que se aproxima. Desde hace poco, recibe también un apoyo financiero del Puerto de Andamos, en el concepto de la responsabilidad social corporativa, pues se trata de la principal casa religiosa en Mejillones y el lugar de innumerables ceremonias ligadas a toda la vida de cada feligrés allí residente: bautizos, matrimonios, velorios, etc.
A cargo de un sacerdote y de las monjas de la comunidad Hermanas Mercedarias de la Caridad, los énfasis de labores pastorales en la Parroquia del Sagrado Corazón de María se dirigen a los jóvenes y a la asistencia a los enfermos y ancianos, además de alimentar en sus comedores a cerca de 50 niños vulnerables diariamente, manteniendo todavía necesarios nexos administrativos y fraternales con la cercana ciudad de Antofagasta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook