lunes, 28 de mayo de 2018

UN BUEN DEBUT PARA EL MUSEO DEL CIRCO CHILENO

La carpamuseo en que se presentaba hasta ahora el Museo del Circo Chileno. Fuente imagen: FB de la propia fundación del museo.
Coordenadas: 33°32'13.9"S 70°35'13.7"W
El pasado domingo 27 de mayo, en la segunda jornada del Día del Patrimonio, se dio un "vamos" oficial a la sede del Museo del Circo Chileno, creado por iniciativa del investigador y actor profesional Héctor Valencia Rocco. La joven institución cuenta con respaldo en la Fundación con el mismo nombre del museo. Su día de actividades allí comenzó a las 10.30 A.M. y se prolongó con gran afluencia de público hasta las 17 hrs.
El lugar sede de esta exposición ahora permanente, en el de avenida Perú 9053, entre Enrique Olivares y Rojas Magallanes, en la comuna de La Florida, en Santiago, por lo que sus colecciones comienzan a dejar atrás el carácter andariego que tuvieron hasta hace poco, y el propio nombre que ostentaba hasta hace poco, cuando comenzó hacia marzo su traslado a este sitio: Museo Itinerante del Circo Chileno.
De acuerdo a lo publicado por la propia institución, el museo surge con la siguiente misión cultural:
"Nace de la iniciativa particular de recopilar y materializar el desarrollo de nuestra práctica circense en estos doscientos años y de esa manera exponer al público cómo y por qué el circo alcanza la calidad de patrimonio cultural de Chile".
Presentación del museo en la sala de exposición.
Acceso al lugar del museo en avenida Perú, de La Florida.
Acceso a la sala de exposiciones.
Paneles informativos (historia del circo chileno) dispuestos en el Día del Patrimonio.
Las infaltables manzanas confitadas.
Afiche de la obra "Cirquero", de Héctor Valencia.
Formalmente, Valencia creó su museo el 8 de septiembre de 2013, en la comuna de Recoleta. Por entonces, su colección no tenía más de 20 piezas de exhibición, destacando de ellas las maquetas, vestuarios y artículos de malabarismo o espectáculos. Para el año siguiente, sin embargo, la colección llegaba ya a unas 45 piezas, al recibir donaciones variadas, como valiosos vestuarios circenses de hasta 70 años y que hoy son parte de su muestra.
Las primeras grandes exposiciones temporales las hizo en su flamante carpamuseo, justo en mayo de 2015, por lo que haber pasado ahora a una sede propia en este mismo mes, es profundamente significativo. También realizaron presentaciones especiales en colegios, durante este período. Hace poco fue ingresado al Registro de Museos de Chile, además, ofreciendo en forma complementaria talleres patrimoniales, talleres de maquillaje de payaso y carteleras circenses.
Toda su primera etapa de existencia la pasó como museo itinerante, entonces, destinado a buscar "el rescate patrimonial de nuestro circo tradicional" por la vía de las exposiciones, de acuerdo a lo que declara, motivando a su vez la "constante renovación, actividades de extensión, investigación, recopilación histórica y protección del material museológico mantenido por el museo".
El sitio en donde lo encontramos ahora establemente, tampoco es cualquier lugar: ocupado hasta hace algunos años por un jardín infantil, en los años setenta había sido el llamado Nido 18, un centro detención y de torturas por argentes del llamado Comando Conjunto. Fue el lugar en donde el detenido político Arsenio Leal Pereira se quitó la vida en una distracción quienes lo mantenían cautivo, además. Un pequeño memorial recuerda este pasado del recinto en el exterior del mismo, aunque las risas de los niños y la memoria del circo chileno han ido resignificando y exorcizando este lugar de dolores.
Panel de boletería de circo.
Interior de la sala de exposiciones.
Sala de proyecciones, con un documental sobre el circo en exhibición.
Antiguo baúl utilizado en equipos circenses.
Maqueta de Circo del Tony Caluga, en la época dorada de la actividad.
Algunos libros sobre el circo chileno y zapatos de payasos.
Hasta ahora, el museo se había ido presentando con muestras en La Florida, Peñalolén, Huechuraba e incluso en Valparaíso, entre otras comunas. Valencia ha seguido armando las colecciones con donaciones de los protagonistas de la historia del circo en Chile, especialmente del querido tony Cucharita, del inolvidable trío Copucha, Chirola y Cuchara, residente cercano al lugar en donde está ahora el museo.
La colección está compuesta por prendas del célebre tony Caluga, maquetas, artículos usados en los espectáculos, monociclos y fotografías históricas, con una incipiente biblioteca ad-hoc. Su muestra también incluye los paneles informativos del circo chileno expuestos en 2011 en la exposición "Circo chileno" de la Biblioteca Nacional, a cuyos contenidos dimos cobertura acá en el blog, por entonces. Dicha exposición se había hecho a propósito de la inauguración de la muestra fotográfica "Circo Hoy" de Francisco Bermejo, de la presentación del libro "Años de Circo" de Pilar Ducci, y del lanzamiento del sitio temático "El Circo Chileno" del portal Memoria Chilena. El libro de Ducci también está para consulta del público en el actual museo.
El creador del museo también ofrece un espectáculo ilustrativo llamado "Cirquero", obra en la que Valencia se permite repasar algunos de los principales y más clásicos actos de la historia circense nacional, también asesorado por el tony Cucharita en este desafío. Valencia interpreta al personaje: un hombre de circo del 1900, que expone todo lo que sucede detrás de su arte escénica. Ha paseado por varias ciudades esta interesante propuesta y ya había participado en versiones anteriores del Día del Patrimonio en La Florida, valiéndose de su carpa para montar al interior la muestra museológica.
Trapecio de ensayo, para artistas circenses.
Artículos varios usados en shows de malabarismo y titiritería.
Muerto o estaca para tensión de las carpas de circos sobre suelos débiles.
Panel con grandes artistas circenses y traje del Tony Caluga.
Traje del Tony Caluga (Abraham Castillo Lillo, 1917-1997).
Traje de clown, monociclo corto y monociclo "girafa" (mezcla de giro con jirafa).
Desde la jornada del domingo, sin embargo, el museo estará establemente en su nueva casa de La Florida del ex Nido 18, facilitada por la agrupación Derechos Iguales. Los preparativos para la jornada, como la pintura y montajes, se extendieron casi hasta encima del mismo día de abierta la muestra que incluyó, además de la exposición y la proyección audiovisual, las visitas guiadas, las sesiones de narrativa y un buffet circense.
Las actividades del Día del Patrimonio fueron acompañadas por proyecciones de documentales en una sala especialmente dispuesta a este uso, y la charla "Narrativa del Circo Chileno" de Alonso Garay, autor del libro "Recordar es vivir: conversaciones con el Tachuela Grande". El lugar de la exposición de las colecciones principales es más bien pequeño; suficiente por ahora, pero no extrañaría que debiese ser ampliado a futuro.
Queda cumplida ya esta etapa de crecimiento y el mejor Día del Patrimonio en el que haya participado el museo, entonces. Por ahora, estará abierto al público los viernes y los sábados. Quizás vaya adquiriendo más y más protagonismo y actividad conforme se acerca también el Primer Congreso Internacional de Circos Sudamericanos, que se realizará en Santiago de Chile entre el 28 de agosto y el 1° de septiembre de este año, en el Teatro Caupolicán.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook