martes, 10 de abril de 2018

EL MURAL DE LOS CÓNDORES: LAS AVES DE UN AEROPUERTO SIN VUELOS

"Mural de los Cóndores", hacia el año 2005, antes de la última remodelación del edificio, hoy centro cultural.
Coordenadas: 33°29'41.81"S 70°42'15.44"W
El Centro Nacional de Arte Contemporáneo Cerrillos, ubicado en Pedro Aguirre Cerda 6100 de la comuna de Cerrillos, ha elegido como logotipo una secuencia simétrica de líneas que aluden en forma abstracta al ritmo visual y los elementos básicos del llamado "Mural de los Cóndores", obra que engalana la fachada del edificio hacia el lado de los actuales jardines y la avenida, en el acceso. La imagen corporativa surge del talento de la joven diseñadora Milena Hachim, a quien tuvimos oportunidad de conocer hace pocos años, por sus intereses en la mismas materia clase de materias urbanas de este blog.
Falta aún, sin embargo, para poder aplaudir el buen aprovechamiento de este enorme espacio, pues da la impresión de que pasa mayormente el desuso, inhóspito. Perteneció a lo que fue el Aeropuerto de los Cerrillos hasta su infame cierre por parte de las autoridades, en 2005, motivadas por intereses paraestatales, por bajar la norma de alturas de la comuna para facilitar así proyectos inmobiliarios y por las grandes inversiones planificadas en él para la nunca construida Ciudad Parque Bicentenario. Aunque se lo ha utilizado para eventos artísticos, realmente apena haberlo visto en pleno verano de este año, ocupado sólo por una pequeña feria de artesanos y emprendedores.
Ya he contado en otra entrada de este sitio, lo que fue la cruzada transversal contra el cierre del aeropuerto, de la que fuimos partícipes hasta consumado el crimen contra la aviación civil de Chile. La desproporción de fuerzas hizo imposible evitar el desmantelamiento de la base, en aquel momento.
Todos nuestros peores pronósticos de entonces, sin embargo, sobre la inviabilidad del proyecto Ciudad Portal Bicentenario, la toxicidad de algunos sectores del terreno (por su anterior uso para reservas de combustible) o la incapacidad del Aeropuerto Comodoro Arturo Merino Benítez de Pudahuel de absorber todas  las operaciones que desde acá se desplegaban, se cumplieron prácticamente tal cual fueron anunciados, provocando en su momento reacciones prepotentes e insultantes de ciertas autoridades comprometidas con la destrucción de Cerrillos.
El edificio principal del entonces llamado puerto aéreo, fue construido en los años treinta con la influencia art decó tan propia de la arquitectura de entonces, con sala de espera, oficinas y torre de control. La obra se hizo con planos de Juan Mena y Adolfo Ruiz, en 1934. Sin embargo, los requerimientos obligaron a ampliarlo y remodelarlo hacia mediados del siglo, esta vez desde el tablero de la arquitecto Iris Valenzuela, ocasión en la que se decidió elegir alguna propuesta artística para la fachada delantera.
Fue encargado el proyecto ornamental a los prestigiosos los artistas escultóricos chilenos Samuel Román Rojas (1907-1990) y su joven hijo y alumno Héctor Román Latorre (1932-2007), ambos de gran presencia conmemorativa y artística en Santiago y otras  ciudades. Su obra propuesta era el "Mural de los Cóndores", concebido como un homenaje a la historia y la cultura de la aviación en el país.
La fachada del edificio central del aeropuerto, hacia 1948, poco antes de la remodelación y adición del mural artístico.
El "Mural de los Cóndores", hacia los días del cierre del aeropuerto.
Vista actual del edificio y del mural.
La fachada completa del actual edificio.
Vista hacia la explanada, por atrás del panel del mural.
Los artistas confeccionaron y armaron el mural durante el año 1957, mismo de la remodelación del edificio. Se valieron de la técnicas de estructuralismo mobiliario, aplicaciones de gres cerámico parecido al mosaico y figuras iconográficas de cerámica esmaltada, representando en estas imágenes en relieve a los cóndores, de  textura y colores fríos minerales (azul cobalto, celestita, malaquita, mármol). Era la presentación perfecta para un edificio de tradición aeronáutica, en el más importante de los aeropuertos que tenía por entonces Santiago, pues faltaba una década aún para la inauguración del aeropuerto mayor de Pudahuel.
Se trata de un diseño base geométrico y de paneles zigzagueantes, precisamente los aludidos en el logotipo:  son casi estroboscópicos, y sobre ellos se montó la composición cerámica. Está dividido en dos tramos, separados por la entrada y escalinatas al edificio: el del Sur es más pequeño, siendo el del lado Norte el más extenso y majestuoso. Los cóndores se ven de perfil, en direcciones distintas en la banda superior y la inferior (las aves van en formas opuestas). Estos cóndores están estilizados, con formas de diseño influidas por el movimiento modernista del arte, variando sólo la coloración del material y la posición hacia la izquierda o la derecha según el lugar que ocupan.
Para poder trabajar la cerámica con mayor precisión, los Román contaron entonces con la asistencia del ceramista y asesor técnico Antonio Conte Tramontín, de la empresa Ceramital Ltda., la misma compañía fabricante del material principal de la obra. Los nombres de los tres protagonistas están en el rótulo del mural, por el lado Sur del mismo y acompañando a un cóndor blanco.
Aunque desconozco si es coincidencia o no el que la familia Conte tuviera miembros en la aviación, sí sabemos que otro hermano de Samuel Román, don Benito Román (nacido en 1915), era a la sazón un conocido ceramista, iniciador con otro hermano fallecido a temprana edad, Samuel Román (1916-1949), de las exposiciones de obras en cerámica como expresiones de arte popular. El trabajo de  ambos, rubricado como Hermanos Román, paseó así por galerías de Chile, Estados Unidos y Europa, obteniendo medallas en varias exposiciones.
Quizás influido por el oficio de sus hermanos o participando desde el inicio en esos mismos talleres, entonces, Samuel Román también abrazó la belleza del arte cerámico en su taller, haciendo clases de Escultura Cerámica en la Escuela de Artes Aplicadas, donde trabajaba como académico cuando le fue encomendado el hermosear la nueva fachada del Aeropuerto de Los Cerrillos. Ya tenía en su currículo importantes obras de la ciudad, como el Monumento a las Educadoras Tarragó y Le Brun en la Alameda y la escultura de bronce del Presidente Balmaceda a un lado de la  Plaza Baquedano, que comparten el estilo americanista y voluminoso reflejado también en los cóndores. El Premio Nacional de Arte recayó en sus manos después, en 1964.
El mural permaneció durante todo lo que quedó de vida y actividad al aeropuerto, entendemos que siendo restaurado o mejorado en alguna ocasión durante este largo período. Cuando se cerró el servicio aeroportuario y el Estado de Chile se apropió del recinto arrebatándoselo a la aviación civil (porque,  a fin de cuentas, fue exactamente eso lo que sucedió), cundió el temor de que las históricas instalaciones terminaran demolidas, incluida la obra artística de los Román, tan ligadas al pasado aeronáutico de las instalaciones.
Sin embargo, el Servicio de Vivienda y Urbanismo aclaró, en aquel período, que no sería destruido el edificio principal y hasta se lo reutilizó como oficinas del frustrado primer proyecto Ciudad Parque Bicentenario. Al mismo tiempo, los suspicaces pudieron tener la tranquilidad de que el mural no sería removido ni retirado del lugar, cuando comenzaron en 2013 nuevos trabajos de remodelación del inmueble, trazados por los arquitectos Humberto Eliash, Sebastián Lambiasi y Tomás Westenenk.
Con la creación del Centro Nacional de Arte Contemporáneo ocupando estas mismas instalaciones, se mejoró el recinto una explanada y buenas áreas verdes, y se remodeló parte del edificio para hacerlo más funcional a su nuevo cariz, ahora al alero del Consejo Nacional de las Artes y la Cultura, hoy ministerio. De este modo, el "Mural de los Cóndores" fue restaurado, devolviéndole su esplendor de antaño y dándole al centro cultural su principal símbolo y distintivo ante la comunidad desde que fuera inaugurado, el año 2016. De ahí que haya sido incorporado en su logotipo.
En aquel período, también se instalaron en el lugar buenas iluminaciones, para la admiración en horas nocturnas de la fachada del histórico edificio y de su estupendo gran mural.
Ese mismo año, si embargo, se anunciaron próximos loteos de terrenos para proyectos inmobiliarios privados, esperándose la construcción de unas 20 mil nuevas viviendas en el sector del desmantelado aeropuerto y sus pistas, suerte de reemplazo al ostentoso y megalómano proyecto original de la Ciudad Parque Bicentenario. Es el resultado de una singular manipulación de la venta del suelo por parte del propio Estado, dicho de otro modo, digna de enrostrar como caso a quienes consideran aún que los abusos mercantilistas en los valores de los terrenos provienen sólo desde el mundo empresarial o desde resquicios ajenos a las capacidades de cobertura de la administración pública (la misma siempre sedienta de más medidores y boletas de contribuciones por manzana).
El mural y las instalaciones del centro cultural, por lo tanto, quizás pasen a ser con el tiempo, lo último visible de antiguo puerto aéreo, de concretarse este nuevo proyecto 2.0 para urbanizar los terrenos de Los Cerrillos y evitarle cualquier posibilidad de recuperación funcional al histórico aeropuerto.
De aquella misma época dorada para la aviación, en la que el aeropuerto definía la identidad de la comuna (estando presente incluso en el símbolo del avión de su escudo de armas municipal), sobreviven el vecino Museo Aeronáutico y las dependencias de la FACh, el avión que colgaron con cables dentro de la Estación Metro Cerrillos inaugurada hace pocos meses (casi como chiste cruel) y la propia resistencia de los habitantes de la comuna que siguen llamado aeropuerto al sector ocupado por el centro cultural.
El "Mural de los Cóndores" es así, como en los mencionados ejemplos, un vestigio histórico local: un rotundo recuerdo de cuando Cerrillos era cruzado por las alas del progreso, en la más importante sede nacional que tuvo entonces la aviación civil.

3 comentarios:

  1. En caso que el Aeropuerto "Comodoro Arturo Merino B." tenga una EMERGENCIA, ¿Que aeropuerto existe de alternativa?

    ResponderEliminar
  2. En caso que el Aeropuerto "Comodoro Arturo Merino B." tenga una EMERGENCIA, ¿Que aeropuerto existe de alternativa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ha sucedido... y los desvian a... ¡Concepcion!!!!

      Eliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook