lunes, 11 de diciembre de 2017

PEQUEÑO LUGAR CON MUCHA HISTORIA: LA PLAZA EL PEDREGAL EN LA REMODELACIÓN SAN BORJA

La Plaza el Pedregal vista desde las pasarelas, con su minúsculo jardincito verde al lado derecho del encuadre. Fuente imagen: Plataforma Arquitectura.
Coordenadas: 33°26'28.44"S 70°38'19.88"W
Al centro de las torres de la Remodelación San Borja de Santiago, a pocos metros del parque del mismo nombre y en la explanada que se forma entre pasarelas y escalinatas, está una pequeña y sencilla plaza que parece un oasis verde de palmeras pequeñas y arbustos. Luce aislada entre el cemento dominante del entorno, allí en la cuadra de Portugal entre Carabineros de Chile y Marcoleta, rasgo duro interrumpido sólo por grandes maceteros con vida vegetal. Es la Plaza El Pedregal, bastante conocida entre estudiantes universitarios y residentes del sector.
La placita rinde tributo a su nombre con algunas piedras y rocas rodeando su círculo de césped, que parece más bien un modesto jardincillo perdido entre los edificios. Se llega a ella siguiendo al ruta peatonal entre las torres 4, 5 y 6, subiendo por las escaleras hacia la explanada del conjunto residencial. Suele haber estudiantes de las dos principales casas universitarias chilenas allí, ambas con sedes en el entorno. Además (y no fingiré desconocerlo), justo enfrente de ella se ubicó una conocida botillería del barrio: la "Nueva Generación", nombre que aludiría a su principal clientela, suponemos. Este paisaje era el mismo en que solía desplazarse, hasta su reciente fallecimiento, el querido mendigo y personaje popular santiaguino conocido como el Divino Anticristo, habitante de estas calles.
Retrocediendo por el tiempo y en los orígenes del nombre de la plaza, sabemos que allí existió la llamada Calle Pedregal o Del Pedregal, que nacía en el borde de la Alameda de las Delicias y corría hacia el Sur justo hasta el sector en donde ahora está la Plaza del Pedregal, doblando en ángulo recto hacia el poniente. A su vez, su nombre provendría del título El Pedregal, que se daba antaño a este sector junto a la Alameda de las Delicias poco antes de cruzarse con el Cerro Santa Lucía.
El curioso nombre de El Pedregal, al parecer se debía a la presencia de grandes depósitos de piedras en el terreno primitivo, probablemente usadas para extracción de material de construcción y asfaltado de calles, como sucedía en el río Mapocho. Esta característica podría estar relacionada con el origen de la Cañadilla como un brazo desaparecido del mismo río que, según autores como René León Echaíz, ya desaparecía cuando fue fundado Santiago. El pedregal que originó el topónimo, entonces, podría haber surgido de antiguos arrastres y acumulaciones por aquel cauce.
Detalle de un Plano de la ciudad de Santiago de 1824, hoy en la Sala Medina de la Biblioteca Nacional. La cardinal del Norte se encuentra girada hacia izquierda. La flecha roja señala un sector de arrabales y chacras del Pedregal, en donde parecía existir ya entonces una plazoleta central, justo en la manzana que se formaba junto a la Cañada del Carmen (tramo oriental de la Alameda) por la calle del Pedregal. El número 17 del plano indica el antiguo Monasterio del Carmen Alto; el 31 el Paseo del Tajamar, junto al Mapocho; el 32 señala al Cerro Santa Lucía; el 33 al hospital de caridad; y el 34 la fábrica de cerámicas y ollas, donde se vendían por los jesuitas. Fuente imagen: Archivo Visual de Santiago.
Otro plano de la capital chilena, de 1855, también a custodia de la Sala Medina. Vemos que ya aparece la cuadra formada por la calle del Pedregal junto a la Alameda, señalada con la flecha roja, aunque un poco deformada con respecto a su geometría rectangular (más ancha que larga, en el grabado). El número 25 muestra la Escuela Militar que ocupó la antigua dependencia religiosa; el 26 corresponde a la casa de acogida; el 27 al Convento de Monjas del Carmen; y el 40 al observatorio del Cerro Santa Lucía. Fuente imagen: Archivo Visual de Santiago.
Detalle del conocido plano de Ernesto Ansart, hecho en 1875, con la orientación cardinal invertida (Norte hacia abajo). Se observa que la calle el pedregal, indicada con la flecha roja, no era solamente el tramo Norte-Sur de la misma, sino también la Este-Oeste que completaba la cuadra rectangular. Fuente imagen: Archivo Visual de Santiago.
Detalle en el Plano de Santiago de Nicanor Boloña, de 1895. La manzana del Pedregal se indica con la flecha roja. El cartógrafo colocó también el nombre de la calle en su tramo Este-Oeste, demostrando que a la sazón, era llamada así tanto ese tramo como el de dirección Norte Sur. Las líneas punteadas señalan, además, que ya entonces existía un proyecto de unirla -más allá de Marcoleta- con la calle Fray Camilo Enríquez, proyecto que nunca se concretó. Fuente imagen: Archivo Visual de Santiago.
Detalle del Plano de Santiago de 1911, hecho también por Nicanor Boloña. La flecha roja señala a la calle y cuadra del Pedregal, con la línea punteada indicando el postergado proyecto de unión de esta calle con Fray Camilo Enríquez. Fuente imagen: Archivo Visual de Santiago.
La callejuela, de dos tramos, apareció en los planos de Santiago trazada sobre antiguos predios agrícolas surgidos en El Pedregal y sus terrenos periféricos a la ciudad de entonces, pero duró largo tiempo en la misma y, así, la hallaremos mencionada incluso en algunas obras literarias, como "Confesiones imperdonables" de Daniel de la Vega y "Breviario de fantasmas" de Mario Valdovinos.
Detallando más la relación sobre su aspecto, era en realidad un callejón en forma de letra L volteada, que formaba una cuadra rectangular en el sector de unión de la Alameda Bernardo O'Higgins, por entonces conocida como La Cañada y la Alameda de las Delicias, y la actual calle Portugal, llamada antaño Calle de la Ollería y, en los años a que nos referimos, Calle de la Maestranza. De hecho, El Pedregal estaba a escasa distancia de los recintos religiosos y luego militares, que dieron esos nombres primitivos a la vía que hoy llamamos Portugal, y que se hallaban en la siguiente cuadra, junto a la calle Marcoleta.
La doble calle con su vuelta interior, tenía salida por ambas de avenidas, entonces, conformando así a la particular manzana. Cabe recordar que, en esos años, la parte de la Cañada de Santiago que estaba al oriente del paseo estrictamente llamado Alameda de las Delicias, recibía el nombre de Alameda del Carmen, pues correspondía al sector de la actual Plaza Baquedano hasta el desaparecido Monasterio del Carmen, en donde empieza la calle del mismo nombre.
La Calle del Pedregal era, por otro lado, en su tramo principal Norte-Sur, el límite poniente del histórico complejo hospitalario de San Francisco de Borja. El otro extremo del hospital estaba en la Avenida Oriental o Camino de Cintura, actual avenida Vicuña Mackenna, en todo el sector que hoy ocupan el Hotel Crowne Plaza y la Plaza Carabineros de Chile. A espaldas de ambos correrá después la calle José Alfonso, extendida y rebautizada como Carabineros de Chile al abrirse hasta Portugal y pasar por un costado del Parque San Borja.
Esquema de los enterramientos incásicos encontrados en el sector de Marcoleta-Portugal en 1970, según croquis publicado por la revista "En Viaje".
Plano esquemático con el Proyecto Remodelación San Borja, en su aspecto original. La flecha roja señala el espacio abierto y con pasarelas en donde se ubicó la Plaza del Pedregal, aunque en el esquicio no aparece muy destacado algo presente allí. Fuente imagen: Revista "AUCA" N° 16, de 1969.
Iglesia de San Francisco de Borja y espacio en donde se creará después el Parque San Borja, hacia 1970. Atrás, bordeando las torres de la Remodelación San Borja, se observa lo que quedaba de la calle del Pedregal, rebautizada Jaime Eyzaguirre. La Plaza del Pedregal se encuentra detrás de las torres ubicadas al centro de la imagen. Fotografía la colección del Archivo del Instituto de Historia y Patrimonio de la FAU y del Archivo Personal del Profesor Ignacio Salinas. Fuente imagen: UChile.cl.
Vista de la explanada, la plaza y las pasarelas, desde la altura de la torre 5 . Se observa el círculo verde de la plaza un poco maltratado, al momento de tomarse la fotografía. Fuente imagen: Plataforma Arquitectura.
El antiguo pedregal y los senderos más remotos en los que crecería la calle, están muy cerca del lugar de la Maestranza en que despegó el primer vuelo de globo tripulado en Chile, en 1839, acontecimiento al que se ha referido Diego Barros Arana y, mucho tiempo después, Enrique Flores Álvarez.
La Calle del Pedregal propiamente dicha y que se internó unos cuantos metros desde la Alameda hacia el Sur, se asoma con su manzana en los planos santiaguinos hacia el año 1855, por lo que podemos suponerla aparecida en urbanizaciones de mediados de la centuria. En la Memoria del Ministerio del Interior presentada al Congreso Nacional en 1868, se indica que acababa de ser empedrada su calzada, junto a otras importantes vías como Mapocho, Moneda y Purísima. Y, hacia los días de la Intendencia de don Benjamín Vicuña Mackenna, en la Calle del Pedregal tenían dirección algunos negocios y oficinas populares de entonces, como el taller de construcción de don Adolfo Willingman. Décadas más tarde, se estableció en la misma el Hotel Nancy, de la sociedad Barral & Lagriffe, con cierta importancia en los años treinta y cuarenta.
Desde que venía acercándose el 1900, sin embargo, los planos oficiales de Santiago mostraban un proyecto para unir la Calle del Pedregal con la de Fray Camilo Henríquez y hacerlas una, prolongando su trazado por sobre los terrenos que pertenecían a las antiguas Maestranzas y Cuarteles Militares, luego a un Mercado Modelo y hoy a la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile (FAU). Este plan nunca se concretó, tal vez para mejor, según nuestra opinión.
En 1947, se construyó un edificio en la entrada de la Calle del Pedregal con la Alameda, de los arquitectos Carlos Cruz Eyzaguirre, Escipión Munizaga Suárez y Viterbo Castro Martel. Hace esquina en este vértice Nor-oriente de la manzana, y fue levantado originalmente para la Sucesión Suárez Mujica. En su primer nivel, se encuentra la conocida fuente de soda y restaurante "Costa Brava".
Tres años después, Cruz y Munizaga diseñaron otro edificio comercial y residencial de la cuadra, con cierto romanticismo neoclásico en complicidad con el modernismo art decó. Se encuentra desde 1950 en la otra esquina de la manzana de El Pedregal, la Nor-poniente del rectángulo de la cuadra, en Alameda con Portugal, enfrente del actual Centro Cultural Gabriela Mistral (ex Diego Portales) y a un costado del Metro Estación Universidad Católica. En sus bajos, albergó por más de medio siglo al recordado restaurante "Valle de Oro", cerrado hace pocos años.
Desde la construcción de la Línea 1 del Metro, ambos edificios que dan forma a las esquinas de la antigua cuadra del Pedregal -con las manos de Cruz y Munizaga en ellos- están separados por el acceso a la terminal, "amortiguado" visualmente por otras dos construcciones más modernas, que les sirven de lindes a sus caras interiores.
Plaza del Pedregal, explanada, jardín y locales comerciales del costado Norte.
La pequeña área verde de la plaza, al centro de la explanada entre las torres.
Vista de la explanada y la plaza desde los accesos por el lado Portugal, entre un supermercado del lugar y unos locales comerciales que bordean este costado bajo las pasarelas. Por este mismo sector pasaba el ala Este-Oeste desaparecida de la calle del Pedregal, paralela a la actual Carabineros de Chile.
Entrada actual de la calle Jaime Eyzaguirre junto a la Remodelación San Borja, en la Alameda, correspondiente al antiguo empalme de la calle del Pedregal.
La Remodelación San Borja fue ejecutada a partir de 1969 por la Corporación de Mejoramiento Urbano (CORMU), sobre los terrenos del antiguo Hospital San Borja y los de su entorno inmediato. El proyecto no estuvo exento de controversias, pues involucró la expropiación de propiedades de particulares del barrio, como sucedió con inmueble de doña María Mercedes Echeverría ese mismo año, cuya dirección eran los números 14 y 15 de nuestra calle Pedregal casi con la Alameda. Muchos residentes, en su momento, se sintieron abusados por la indemnización que les fijó la Comisión Tasadora.
Observando los planos que se publicaron por entonces sobre el proyecto, no parece que se haya considerado la creación de una plaza de proporciones importantes allí en donde está la del Pedregal, pues se observa sólo como un patio abierto y atravesado por las pasarelas de interconexión peatonal elevada entre las torres, hoy cerradas por razones de seguridad. El detalle confunde un poco, pues parte importante del proyecto CORMU involucraba aprovechar al máximo espacios abiertos como éste, y de ahí la existencia de esos circuitos de recorrido "en altura" hoy condenados, por ejemplo.
Por alguna razón, sin embargo, los proyectistas, los urbanistas y la Empresa Constructora de Viviendas Económicas Gama S.A., iban a dejar esta plaza ubicada justo al lado del tramo Este-Oeste de la primitiva Calle del Pedregal, en donde están ahora las torres 5 y 6.
La calle era coincidente con la actual Jaime Eyzaguirre, nombre que se le dio en plena ejecución del plan de la CORMU y luego de la trágica muerte del abogado e historiador en un accidente carretero, como homenaje a su memoria. El tramo Norte-Sur que pasaba atrás de la actual plaza homónima, en tanto, quedó transformado e irreconocible entre los edificios de esta manzana, en 1970. El aspecto sinuoso y de varias alturas con el que terminó la calle, tras estas remodelaciones, no es usual en las arterias de nuestra ciudad, como lo hiciera notar Roberto Merino en su "Santiago de Memoria":
"Cuestión digna de verse -más que nada de noche- son los paisajes futuristas a los que se accede por Jaime Eyzaguirre, frente al Diego Portales: túneles impensados, cilindros enormes para la incineración o la extracción de aire, enrejados misteriosos, laberintos".
Alameda con Jaime Eyzaguirre, excalle Pedregal. La esquina la hace el edificio de 1947, en cuyos bajos está la conocida fuente de soda "Costa Brava".
Acceso actual al Metro Universidad Católica, conexión directa a la Remodelación San Borja y sus pasarelas. Siguiendo  por los pasajes a ambos lados del bajo nivel, cruzando la calle Carabineros de Chile que está atrás, se llega a la Plaza del Pedregal.
Calle Carabineros de Chile esquina Portugal. Nacida como Calle Nueva 1 hasta la apertura hacia el Oriente y su unión con calle José Alfonso, quedaron convertidas en una con el nombre de Carabineros de Chile. Técnicamente, esta calle cortó la antigua manzana que antes estaba determinada en sus límites por las dos alas de la calle del Pedregal.
Edificio de 1950, en la esquina Norte-Poniente de la cuadra que formaban las calles del Pedregal, (hoy Jaime Eyzaguirre) y Portugal en la Alameda. En sus bajos, justo en el vértice, por mucho tiempo existió el popular restaurante "Valle de Oro", desaparecido hace pocos años.
El tramo Este-Oeste donde doblaba la calle hacia Portugal es, aproximadamente, el que da hacia los estacionamientos subterráneos por la misma vía Jaime Eyzaguirre, enfrente del Parque San Borja. Calculamos que corría por el sector en donde se hallan las escalinatas de acceso a la plaza, justo a un lado del supermercado y de un grupo de locales comerciales del sector, por Portugal.
Cabe comentar que, muy cerca de allí, hacia el lado de Marcoleta, se encontraron vestigios arqueológicos de ancestrales enterramientos indígenas, durante los mismos trabajos de la Remodelación San Borja, hallazgos con influencias incásicas de los primeros tiempos de la Conquista.
Tras la demolición total del edificio del Hospital San Borja en 1977, apareció más tarde la calle Carabineros de Chile y la plaza dedicada a los mártires de la institución adyacente a la misma, con un monumento propio (de 1989). Ese mismo año, hubo un traspaso entre el Fisco y el Servicio de Vivienda y Urbanismo, de los edificios conocidos como Chapa A, Chapa B y Edificio Casino, con sus respectivos subterráneos, ocupados por oficinas del Ministerio de Tierras y Colonización, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ejército de Chile y Carabineros de Chile. La Estación Metro Universidad Católica acababa de ser inaugurada, por entonces.
Así desapareció, con las modificaciones del plano urbano, la antigua calle José Alfonso, que fue unida con la efímeramente llamada Calle Nueva que se abrió por el lado de Portugal, juntándolas ambas con un trazado único que corre más al Norte de la plaza que nos importa, pero que dejó cortada la manzana antigua que formaba la Calle del Pedregal. Esta nueva calle fue la bautizada como Carabineros de Chile, en toda su longitud desde Vicuña Mackenna hasta Portugal, paralela a la Alameda.
Hacia fines de los años ochenta, este mismo sector y el de la Plaza del Pedregal, adoptaron cierto atractivo para representantes de la contracultura y tribus urbanas, con miembros que solían reunirse allí, especialmente en los fines de semana.
Nada queda ya de la Calle del Pedregal, salvo el topónimo recuperado en la Plaza del Pedregal y un acogedor café-restaurante  con el mismo nombre en el lado de Marcoleta, enfrente de la FAU. El difundido Proyecto Pasarelas Verdes para la Remodelación San Borja, que aspira a recuperar estos espacios, considera rehacer la plaza y darle un mayor protagonismo a su urbanística, pero hasta ahora, nada relevante se ha hecho allí para avanzar en esta intervención en particular, salvo en modelos digitales renderizados que, como sabemos, aguantan de todo. De todos modos, la plaza ha sido escenario de actos públicos y artísticos, con escenarios que se montan hacia el costado de calle Carabineros de Chile.
Estas alusiones al desaparecido Pedregal y la callejuela, como se advierte, serían los vestigios testimoniales de aquel nombre que por tantos años tuvo tal punto específico de la ciudad, hoy tan intervenido, mejorado, desmejorado y pidiendo una nueva oportunidad para regresar al esplendor.

2 comentarios:

  1. Felicitaciones, soy residente de las torres y esta es uno de las mejores crónicas del barrio.

    ResponderEliminar
  2. Excelente articulo sobre una parte de Santiago que se niega a desaparecer y he vivido en ese sector por más de 40 años. Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook