sábado, 23 de diciembre de 2017

LA LOCOMOTORA 3331 DE ARICA: HISTORIA DE UNA RELIQUIA QUE ES, PERO NO ES

La 3331 en los ochenta. Fuente imagen: "Los ferrocarriles de Chile" de W. F. Simms.
Coordenadas: 18°28'35.68"S 70°19'15.88"W
En avenida Comandante San Martín con 21 de Mayo y Pedro Montt, en Arica, enfrente de la antigua Estación del Ferrocarril Arica-La Paz (FCALP) y al costado poniente de la Plaza del Tren o Plaza de la Estación (suerte de apéndice verde o prolongación de la Plaza Baquedano), está estacionada en un andén sin tiempo, como para sostener el recuerdo de toda una época, la locomotora de cremallera Esslingen 2-8-2T FCALP 3331... O al menos eso dice su numeración.
A los lados de su cabina, además de su folio, observamos otra placa intentando no dejar dudas de quién era el fabricante: "N° 4127. Maschinenfabrik Esslingen in Esslingen. 1924". Ciertas piezas de la máquina, sin embargo, tienen rótulo de fabricación de la Pyle National Company de Chicago, como faros laterales, y de la W.A.B. Company de Wilmending, Pensilvania, como los muelles verticales de amortiguación o suspensión (no lo sé, exactamente), en los costados.
Corresponde ésta a una locomotora alemana traída en el señalado año hasta el país, en cumplimiento de las disposiciones contempladas en el Tratado de Paz y Amistad de 1904 entre Chile y Bolivia, en el cual el país altiplánico se comprometía a abandonar todas sus pretensiones litorales en territorio chileno a cambio de varios beneficios estipulados en el articulado del acuerdo, que incluían la liberación de uso y almacenaje en puertos chilenos y, facilitando la comunicación con la costa, la construcción del histórico Ferrocarril Arica-La Paz:
"Artículo 3°. Con el fin de estrechar las relaciones políticas y comerciales de ambas Repúblicas, las Altas Partes Contratantes convienen en unir el puerto de Arica con el Alto de La Paz por un ferrocarril cuya construcción contratará a su costa el Gobierno de Chile, dentro del plazo de un año, contado desde la ratificación del presente Tratado. La propiedad de la sección boliviana de este ferrocarril se traspasará a Bolivia a la expiración del plazo de quince años, contado desde el día en que esté totalmente terminado".
La locomotora era una de las ocho unidades de locomotoras con cremallera que tenía la flota que cumplía con esta ruta Arica-La Paz, hacia fines de los años veinte. Aún llama la atención aquel detalle: su riel central dentado, la cremallera, característica única de este tipo de trenes que, valiéndose de ruedas dentadas en su parte inferior, podían trepar los terrenos con pendientes o escarpados que esperaban en la sinuosa ruta entre Arica, en Chile, y los Altos de La Paz, en Bolivia. Esta cremallera estaba dispuesta entre los rieles del tramo más difícil de la ruta, entre Central y Puquios.
La locomotora, junto a la avenida costanera.
Visitantes de la plaza observando el pequeño cartel informativo.
Las placas de fabricación de la locomotora... Con un pequeño gran "engaño".
Detalle del sistema de cremallera, en la fracción de rieles sobre los que se montó.
Interior de la cabina de mando, muy en ruinas y algo valdalizada.
Un pequeño cartel verde explica a los visitantes, el origen de esta notable pieza de la historia de Chile y Bolivia:
"Locomotora a vapor. De trocha angosta y cremalleras. Cubría 457 Kms. entre Arica y La Paz alcanzando una altura hasta 4.257 metros sobre el nivel del mar".
El experto en historia ferroviaria Wilfrid F. Simms, informa en el volumen 3 de su interesante trabajo "Los ferrocarriles de Chile", de algunos detalles técnicos de estas locomotoras con cremallera:
"El FCALP es un ferrocarril trasandino verdadero y une La Paz, capital de Bolivia, con Arica a través de un nivel alto de 4257msnm en el kilómetro 183. A causa de las numerosas secciones de grados y curvas continuas, además de las locomotoras comparativamente baja potencia de la época que era necesaria la instalación de cremallera Abt en ocho secciones (un total de 40 kilómetros de la ruta). Locomotoras con cremallera se utilizaban entre Central y Puquios.
Una amplia gama de tipos de locomotoras se han empleado en los últimos años para arrastrar los cargueros pesados hasta el más alto del mundo de la ciudad capital, incluyendo Baldwin y Hanomag 0-6-6-0 y Esslingen y Baldwin 2-8-2T. Tres autovías de adhesión se introdujeron en 1913, las máquinas formidables construidos por Baguley a un diseño McEwan Pratt con motores de 100hp y disposición 0-4-0.
La línea ha sido siempre muy difícil trabajar en el lado chileno (la mayor parte de la sección boliviana está en el nivel Altiplano) y la flota fundamental de la línea desde 1924 en adelante fueron locomotoras de cremallera y adherencia 2-8-2T construidas por Esslingen".
Por mucho tiempo ya, la negra reliquia de ingeniería y tecnología ha sido conocida en Arica como La 3331, por el mencionado número que tiene en sus costados, hoy destacados en color rojo. Así ha aparecido en algunas guías turísticas y, en el aniversario de los 75 años del Ferrocarril Arica-La Paz, de hecho, se hizo imprimir una estampilla conmemorativa con la imagen de la locomotora, acompañada por los años 1913-1988 y la leyenda "Locomotora Esslingen N° 3331".
Sin embargo, es el propio Simms quien pone en duda la identidad de la famosa Locomotora 3331. Para él, sería en realidad la Esslingen 2-8-2T FCALP 3315, "disfrazada" de la 3331 con la colocación impostora de sus placas rotulares. Agrega que mientras estuvo bajo un cobertizo cerrado de la Maestranza Chinchorro, al Norte de la ciudad, mantenía su identidad original con la numeración 3315.
De acuerdo a información publicada alguna vez y proveniente del archivo de la FCALP y del Museo Ferroviario de la misma estación, la locomotora 3315 era de 1923 y fue dada de baja hacia 1965, aproximadamente.
Sin embargo, en los años noventa hubo una discusión interesante sobre la verdadera identidad de la locomotora 3331, que según ciertas opiniones, tampoco era la 3315. No encuentro mucha información sobre esta controversia, salvo en fuentes como el libro Dietrich Angerstein titulado "Historia del ferrocarril en Chile" (1997) y un estupendo texto publicado -muy posteriormente- por uno de los protagonistas de aquel debate, el economista e investigador ferroviario Ian Thompson, que aún está disponible en el excelente sitio web Amigos del Tren (artículo "El tramo a cremallera del Ferrocarril de Arica a La Paz"), donde escribe:
"Una de las Uc ha sobrevivido hasta el presente momento, y está exhibida en la plaza delante la estación del FCALP en Arica.
Durante muchos años, ha llevado placas numerales que la identificaba, equivocadamente, como la N° 3331, de tipo Ua. En 1995, se sostuvo una serie de intercambios de opinión, entre los señores Osvaldo Sepúlveda, en ese momento Gerente del FCALP, Eduardo Espinoza, su suplente, un funcionario (cuyo nombre tengo olvidado) del FCALP, y el autor del presente artículo, concluyéndose que se tratara realmente de la locomotora número 3317. El Gerente General de EFE en ese momento era el señor Enrique Méndez, quien autorizó la elaboración de placas con el número correcto, la que constituyó la última tarea jamás efectuada por la fundición de la histórica Maestranza Central de San Bernardo.
El autor llevó las placas (un disco delantero, y dos rectangulares para colocar al costado de la cabina de la locomotora) a la oficina de Torres de Tajamar de la antigua empresa de buses Tramaca, donde fueron embarcadas para Arica, dirigidas al funcionario del FCALP. No se sabe qué haya sucedido con esas placas, que hasta el momento no han sido colocadas en la locomotora".
Esto significa, en consecuencia, que la locomotora correspondería a la Esslingen N° 4153, modelo 2-8-2T del tipo Uc (no Ua), fabricada y entrada en operaciones en 1925, hasta mediados de los sesenta, cuando también pasó a jubilación.
Como sea, ésta es la única locomotora de cremallera que queda de aquel sistema original de ferrocarriles. Tras un largo tiempo sumida en el olvido, fue ubicada en una placita enfrente a la Estación de Ferrocarriles de Arica, cerca de la Aduana, a inicios de los años ochenta. Hasta la década anterior, la pobre había estado abandonada dentro de uno de los galpones cerrados de la Maestranza Chinchorro.
Varias otras máquinas históricas del servicio pasaron su agonía final en estas instalaciones o terminando convertidas en chatarra, dicho sea de paso. Entre otras, padecieron el peso del tiempo allí también la locomotora 3318, los vehículos Chevrolet convertidos en Autovías Ambulancia 2-APM, y algunos carros automotores Schindler (un par de ellos terminaron en un pub, en el sector El Infiernillo), que aparecen en fotografías publicadas por Simms.
La vieja exviajera de hierro, permaneció algunos años rodeada por un cerco en su espacio dentro de la manzana verde, hasta que se hicieron las remodelaciones de la misma plaza que la dejaron con su actual aspecto y retiraron el perímetro enrejado de la locomotora. Hoy sigue allí, entonces, cargando en el estático tonelaje de fierros su parte en la historia del ferrocarril internacional altiplánico y la curiosa confusión sobre su verdadera identidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook