miércoles, 16 de agosto de 2017

EL ARCO PARABÓLICO DE TACNA: EL PORTAL DE DOS HÉROES MILITARES EN PLENO PASEO CÍVICO

La plaza con el Paseo Cívico y el Arco, hacia los años 70.
Coordenadas: 18° 0'48.96"S 70°15'2.40"W
Ya he hablado antes de los puntos de interés del Paseo  del Centro Cívico de la ciudad de Tacna, al referirme a la Iglesia Matriz y a la gran fontana francesa de su plaza. Con ellas, en el mismo paseo en calle San Martín con Hipólito Unanué, está otro de los más reconocibles símbolos de la histórica urbe: el Arco Parabólico, conocido también como el Arco de los Héroes o Arco del Triunfo. En algunos cuantos días más se cumplirá otro aniversario de su inauguración.
Este monumento destaca por su estilo un poco rupturista con el clasicismo histórico y con el conservadurismo arquitectónico y urbanístico del entorno, allí en el centro de Tacna. Ciertamente, no tiene la majestuosidad ni las enormes proporciones de un Arco Gateway de Saint Louis (1965) y tampoco ostenta el categórico estilo románico de los arcos triunfales europeos; sin embargo, con un diseño de expresionismo monumental y estructuralista, el Arco Parabólico de Tacna tiene su propia atracción y su propia armonía artística, con una fuerte determinación en el paisaje urbano al que pertenece, lo que le hace un punto referente importante allí.
El Arco Parabólico debe su nombre a la elegante parábola que describe con su estructura de piedra rosácea canteada en bloques, elevándose poco más de 18 metros por encima de los paseantes que transitan por la plaza bajo el mismo lugar. Es de suponer que fue un buen desafío matemático y escultórico el lograrle esta forma tan precisa y sin afectar la resistencia de las estructuras con su esbeltez.
En las bases del arco, al pie de sus arranques y sobre sólidos pedestales, están dos estatuas de bronce que dan sentido y razón al monumento, una a cada lado, correspondientes a representaciones que fueron seleccionadas en un concurso escultórico: los héroes peruanos de la Guerra del Pacífico y máximos de su historia militar, el Almirante Miguel Grau Seminario (1834-1879) y el Coronel Francisco Bolgnesi Cervantes (1816-1880), caídos en combate durante la Batalla de Angamos y la Toma del Morro de Arica, respectivamente. Sus apellidos están grabados en cada lado correspondiente, sobre la roca de la estructura base, representando por extensión a las ramas de la Marina de Guerra y el Ejército de Perú.
Ambas estatuas son de gran tamaño y tienen diseños que tocan el gigantismo monumental parecido a lo que esperaríamos de grandes mascarones de proa, idealismo que se reconoce usualmente como la llamada proporción heroica del mundo clásico. Muestra a los dos héroes con cierta simetría, vestidos en sus uniformes institucionales; Grau aferrado a una rueda de mando y Bolognesi a la empuñadura de su sable, reafirmando nuevamente los símbolos institucionales que representa cada uno. Ambos se ven con el pecho gallardamente henchido, detalle este último tan notorio y distintivo que ha llevado a algunos tacneños y ariqueños a hablar coloquialmente de ellos como los Pechugones.
La plaza antes de la construcción del arco. Fuente imagen: Esmiperu.com.
Con el Arco Parabólico ya levantado. Fuente imagen: Tarata21.com.
Vista general de la Plaza y el Paseo Cívico. Fuente imagen: Atv.pe.
Se supone que la forma de la estilizada parábola repite el arco base del perímetro del mismo paseo del Centro Cívico en que se encuentra, en el sector que hay entre este monumento y la plazoleta de la Fuente de los Dioses del Mar, unos metros más al Sur-poniente. La vista aérea permite confirmar que un segundo arco parabólico está trazado por el pavimento del suelo del paseo, efectivamente. Empero, otras versiones aseguran que en realidad representaría el trayecto de una bala disparada hacia el cielo, aunque Raúl Diez Canseco Terry señala en "Hablemos del Perú" (1996) que la explicación es mucho más sencilla:
"El paseo cívico y el arco parabólico en homenaje a los Héroes del Pacífico, edificado entre imponentes esculturas de bronce de Francisco Bolognesi y Miguel Grau, no hacen sino recordarnos la grandeza de Tacna y de sus 224 mil habitantes de hoy".
Echando una mirada retrospectiva por su historia, tenemos que el origen del Arco Parabólico estuvo en una iniciativa del Gobierno de Perú y en el marco implícito de la conmemoración de los 80 años de la Guerra del Pacífico. La Dirección del Tesoro asignó los presupuestos en 1957, emitiendo las resoluciones de pagos para dar marcha a la obra. Su construcción y diseño fue encargado a una casa de ingeniería alemana, mientras que las figuras de los héroes fueron producidas por la fundición del italiano Bruno Campaiola, compañía con sede en Lima y de gran importancia en la ornamentación pública y la metalurgia artística peruana del siglo XX.
Tras algunos problemas y retrasos burocráticos, la obra fue inaugurada solemnemente el  28 de agosto de 1959, con el nombre original de  Monumento a los Héroes Almirante Miguel Grau y Coronel Francisco Bolognesi, durante el gobierno del Presidente Manuel Prado Ugarteche. La forma dominante del monumento destaca tanto en el paseo, sin embargo, que acabó siendo llamado rápidamente como el Arco Parabólico. El primer acto importante de conmemoración histórica que se realizó en él, parece haber sido el del 80° Aniversario del Combate Naval de Angamos, el 8 y 9 de octubre siguientes.
Es tradicional que, en las mañanas de los días domingo, bandas y grupos militares de la ciudad realicen ceremonias frente al Arco Parabólico, acompañadas por autoridades y escolares, repitiendo el juramento que hiciera Bolognesi sobre defender la ciudad de Arica "hasta el último cartucho", antes de caer en el Morro pocas horas después:
"Mi Coronel Bolognesi:
tenemos deberes sagrados que cumplir y los cumpliremos hasta quemar el último cartucho".
El arco visto desde el Norte hacia el Sur, con la Catedral de Tacna de fondo.
Vista de la bajada Sur del monumento, con las dos estatuas de los héroes.
Placa inaugural, junto a la figura de Bolognesi.
A un costado de la estatua del mismo héroe del Ejército, por el lado interior del arranque de este pie del arco, una placa metálica recuerda el origen del conjunto conmemorativo y proporciona más detalles sobre el mismo, o más bien sobre el orgullo de las autoridades en funciones en aquellos días:
"MONUMENTO A LOS HÉROES ALMIRANTE MIGUEL GRAU Y CORONEL FRANCISCO BOLOGNESI
SE INAUGURÓ EL 28 DE AGOSTO DE 1957, SIENDO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DR. DN. MANUEL PRADO
PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS Y MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DR. DN. MANUEL CISNEROS
MINISTRO DE GUERRA GENERAL DE BRIGADA DN. ALEJANDRO CUADRA RABINES
MINISTRO DE FOMENTO OBRAS PÚBLICAS ING. DN. CARLOS ALZAMORA
MINISTRO DE MARINA CONTRAALMIRANTE DN. EMILIO BARRÓN".
Originalmente, el monumento incluyó un foso-candil con tapa metálica diseñado con una secuencia de sables y anclas estilizadas, representaciones del Ejército y la Marina de Guerra, también de la Fundición Campaiola. En su centro, se alimentaba con gas una llama heroica o votiva, que debía arder justo enfrente del arco en el descenso de sus escalinatas, detalle también de carácter conmemorativo y -según algunas interpretaciones más suspicaces- reivindicativo de los territorios "cautivos" en Chile, o al menos lo habría sido en tiempos en que había más animosidad revanchista. Sin embargo, esta llama es encendida solemnemente sólo para actos conmemorativos de la ciudad o en las Fiestas Patrias de julio.
Sin embargo, hay información un poco confusa sobre las estatuas en documentos publicados en 1961, por los boletines del Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú, en donde se indicaba el siguiente llamado público hecho cuando aún no concluía el gobierno de Prado Ugarteche:
"Bases para Concurso Escultórico de Estatuas de Grau y Bolognesi en Tacna: Con fecha 20 de mayo y con Of. N° 380 se remitió al MG, cumpliendo disposición de ese Despacho, el proyecto para las bases del concurso escultórico de las estatuas del Almirante Miguel Grau y Coronel Francisco Bolognesi que deben erigirse en el Monumento Conmemorativo de Tacna en reemplazo de las estatuas actualmente existentes en dicho monumento que son inaparentes".
¿Se refiere este llamado a concurso a las imágenes de Grau y Bolognesi del Arco Parabólico? En tal caso, ¿cuáles estatuas eran las figuras "inaparentes": algunas anteriores que ya fueron reemplazadas por las actuales, o acaso a las mismas que están hasta hoy en el monumento y que, finalmente, nunca fueron sustituidas? Desgraciadamente, no tengo a mano algo que me permita responder concluyentemente este asunto, pero tiendo a creer que, al ser las mismas de la Fundición Campaiola, las actuales deben ser las originales. En algún momento, entonces, habrían sido criticadas por su estilo y hasta se propuso reemplazarlas por otras más exactamente parecidas a los representados.
Estatua del Coronel Bolognesi.
Estatua del Almirante Grau.
Sí podemos comentar que, en sus anotaciones del día 17 de julio de 1961, Luis Oyarzún señala lo siguiente sobre el monumento en su "Diario íntimo":
"Gigantescos, con los pechos inflados,  Bolognesi y Grau, en la plaza principal de Tacna, bajo un arco oval grotesco, miran hacia Chile".
Lamentablemente, las pasiones patriotas que giran en torno a los recuerdos de la Guerra del Pacífico y la convivencia general de ambos países, afloran cada cierto tiempo alcanzando también a este sitio. En junio de 2007, por ejemplo, en una aberrante y violenta reacción de tacneños exaltados, una turba alentada por una radioemisora local destruyó las ofrendas florales que había dejado el Embajador de Chile, Cristián Barros, en un acto público realizado en el monumento como homenaje a los héroes. Lejos de condenar la vil reacción de la chusma, gran parte de la prensa peruana pareció bastante proclive a justificar o minimizar lo sucedido.
En junio de 2011 volvió a ocurrir en una forma todavía menos decorosa cuando, en una estúpido acto de ebriedad, un turista chileno oriundo de Iquique no tuvo mejor idea que la de orinar en la base del monumento, siendo detenido en el acto. Faltaba poco más de dos semanas para las 190° Aniversario Patrio de Perú... Y aunque prácticamente pedían la cabeza del meón en la ciudad, la intervención de la Cancillería de Chile, la fijación de una multa de una multa de 3.500 soles (600 mil pesos chilenos) por el Segundo Juzgado de Instrucción Penal de Tacna y la exigencia de una disculpa pública, zafarían al sujeto de mayores castigos.
El arco es, como se ve, un emblema para Tacna a la altura de los demás revisados en la plaza y el paseo, entonces. Se ha vuelto un símbolo tan importante para la ciudad, que incluso una marca de pisco destilado localmente, reproduce este arco en su envase. Recientemente, además, en septiembre de 2016, la Casa Nacional de Moneda de Lima produjo una nueva moneda de un sol para la serie titulada "Riqueza y Orgullo de Perú", en cuyo cuño se observa el mismísimo Arco Parabólico de Tacna.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook