jueves, 15 de septiembre de 2016

PLAZA DE LA VICTORIA DE VALPARAÍSO: ANTECEDENTES E INFLUENCIAS EN LA IDENTIDAD PORTEÑA; SU FUENTE ORNAMENTAL, LAS ESTATUAS Y LAS LEYENDAS NEGRAS SOBRE SU ORIGEN

Imagen de la plaza en postal fotográfica de Carlos Brandt, hacia 1905.
Coordenadas: 33° 2'46.49"S 71°37'11.72"W
Ubicada entre lo que hoy son las calles Arturo Edwards, Chacabuco, Molina e Independencia-Condell, en los deslindes del Barrio del Almendral, la Plaza de la Victoria es uno de los rincones verdes más célebres, turísticos y connotados de la ciudad del Valparaíso.
Llamado también Plaza Victoria y alabado por poetas y trovadores, este lugar conserva mucho del resumen histórico del puerto, desde sus orígenes hasta nuestra época; pero también es testimonio de los cambios que ha experimentado la línea urbanística local, por bien o por mal. A veces acogedora, y a veces peligrosa, la plaza es el espejo profundo de la historia del puerto y de su alma, en todos sus alcances. No se puede conocer Valparaíso sin haber pasado por este sitio único en todo Chile.
Todo lo que es Valparaíso se sintetiza acá, entonces, en el parque de la gran fontana francesa: cultura, intelectualidad, criollismo, extranjeros, música, folklore, marina militar, marina mercante, bomberos, religiosidad, amor, alcohol, mendicidad, prostitución, vejez, juventud... Todo. Un encanto ingenuo e inocente lucha cada pulgada de terreno con los rasgos de seducción más siniestros y oscuros, y así niños pasean o juegan absortos en su entretención, pasando entre ebrios terminales con el rostro curtido a Sol y a ebriedad, pasando la caña mala a los pies de alguna de las estatuas.
Dedicaré una primera parte de la historia de la turística y concurrida Plaza de la Victoria a sus orígenes, su transformación y la formación del carácter cultural tan rotundamente porteño que podemos reconocerle incluso en nuestra época, en que se lucha por salir de los primeros vahos de decadencia que la amenazan desde los años noventa, o quizás antes. El resto del mismo será sobre su ornamentación artística y las leyendas que rondan a su fuente y las estatuas de las estaciones del año.
La Plaza Orrego, contorneada por el mar. Se observa también la casa del sacerdote Vicente Orrego. Ilustración de 1834 perteneciente a Conrad Martens, hoy en el Museo Británico. Fuente imagen: sitio web de la Corporación Patrimonio Urbano.
La Plaza Victoria antigua, con su primera gran fuente de aguas, en fotografía de Eugene Maunory, hacia el año 1860. Esta fuente fue traslada, no sabemos si dentro de la propia ciudad o a Limache, según aseguran algunas versiones.
Imagen fotográfica de 1867, perteneciente al álbum de viajes del marino británico George Fowler Hastings. Se ve ya a la Plaza de la Victoria con su fuente francesa y las estatuas, pintadas de blanco. Fuente imagen: Flickr de Santiago Nostálgico.
ANTES DE SER LA PLAZA DE LA VICTORIA
La plaza se encuentra en un sector que, antes de la ganancia de terrenos al borde costero, había pertenecido a un terreno baldío en la orilla de playa, abierta y despejada hacia este costado. Tras la construcción del Camino Real Santiago-Valparaíso, durante la gobernación de don Ambrosio O'Higgins, comenzó a ser utilizado como aparcadero de las carretas coloniales que llegaban desde la capital chilena. También se la habilitó como plaza de toros, en aquellos años.
Después de las Guerras de Independencia, ya en 1819, el Alcalde Diego de Almeyda ordenó expropiaciones del terreno, comenzó a rellenar el lugar hacia el mar y ordenó construir lo que, en principio, quiso llamar Plaza Bernardo O'Higgins, en homenaje al Libertador y Director Supremo. Sin embargo, la denominación no prendió, quedando identificada como la Plaza Nueva.
A la sazón, el límite Norte de la plaza donde está la calle Chacabuco, era el borde de la playa. Benjamín Vicuña Mackenna comenta en su "Historia de Valparaíso", que la fragata "Dolores" encalló en este lugar durante una tormenta de 1823. Pocos años después, en 1827, el empresario Nathaniel Bogardus instaló por allí el primer circo moderno en Chile, dejando huellas en la toponimia: la llamada Calle de los Cachos, sería denominada desde entonces Calle del Circo, antes de ser la actual Edwards.
Tenía la plaza un mercado o feria popular en uno de sus costados, y además se realizaban en ella juegos de cabeza y sortija. Aunque en aquella misma época se erradicaron las corridas de toros, también se instalaban chinganas durante las fiestas, y se realizaban proclamas de las autoridades o incluso ejecuciones de condenados.
La Plaza Nueva comenzó a ser llamada también Plaza de Orrego o, simplemente, Plaza Orrego, ya que se encontraba en frente de la residencia y estancia del párroco franciscano José Vicente Orrego Hurtado, en el lugar que ocupa actualmente la Catedral de Valparaíso, separada de la plaza por la calle Edwards. Hay información interesante al respecto, publicada en el sitio web de la Corporación Patrimonio Urbano. El mercadillo o recova que se instalaba frente a la plaza, en tanto, también comenzó a ser llamado Mercado Orrego.
Hacia 1837, los monjes agustinos se trasladaron desde su monasterio en la Quebrada de San Agustín hasta un costado de la plaza, en la casa conventual y el templo conocidos después como la Parroquia del Espíritu Santo. Funcionó allí hasta 1849, cuando fue clausurada la propiedad y vendida al Estado.
Orrego, sacerdote, político y catedrático, vivió en el puerto entre 1829 y hasta 1837, cuando marchó con los soldados chilenos a la Guerra Contra la Confederación Perú-Boliviana, en calidad de Capellán del Ejército. Regresó en 1839, al terminar la guerra tras el triunfo chileno en Yungay, ahora como prebendo de la Catedral de Santiago, como premio a sus méritos, involucrándose otra vez en cuestiones políticas.
Entretanto, la Plaza Orrego habría sido el escenario de uno de los fusilamientos más recordados de la historia: el del Coronel José Antonio Vidaurre y otros asesinos de don Diego Portales, el 4 de octubre de 1837.
Fotografía de la Plaza de la Victoria y sus estatuas hacia 1888, en el "Álbum Vistas de Valparaíso", de Félix Le Blanc. Aún no estaban los leones de concreto, instalados en la remodelación de inicios del siglo XX.
La Plaza de la Victoria sirviendo de área para albergar a los damnificados por el terremoto de 1906, en imagen publicada por la revista "Sucesos", después del cataclismo.
NACE LA PLAZA DE LA VICTORIA
Coincidió que, en 1841, la misma Plaza Orrego sería rebautizada oficialmente Plaza de la Victoria, en alusión al rotundo triunfo marcial de Yungay, precisamente. Sin embargo, este nombre ha ayudado a fomentar la burda creencia de que la plaza está ornamentada con trofeos de guerra traídos desde Lima, según nuestra impresión, por razones que veremos en este artículo. Ese mismo año, además, fue cuando asumió la presidencia el General Manuel Bulnes, precisamente el héroe triunfador de la Guerra contra la Confederación.
A partir de entonces, la plaza comienza a incrementar su importancia en la actividad de los porteños, tanto para las reuniones sociales y paseos como para el comercio y la actividad recreativa. Los trabajos de rellenos alejan de ella la costa, por esos mismos años, y se aumenta su área verde entre 1857 y 1858, arbolando sus senderos con acacias y olmos, aunque después aparecen también naranjos y aromos; son mejorados sus escaños y espacios para encuentros y retretas, además.
En 1844, se había construido el Teatro de la Victoria y la calle Chacabuco, al Norte donde se halla la actual Plaza Simón Bolívar, cerrando la plaza por este costado. Se instaló también una primera fuente de aguas central, hacia 1850 a 1852 aproximadamente, obra realizada por don Guillermo Wheelwright. Esta primera pila habría estado hecha de mármol y tenía taza con dos niveles o platos. Como el suelo de la plaza estaba un poco bajo con relación al resto de la planta costera de Valparaíso, sin embargo, hubo episodios de inundaciones en ciertas ocasiones durante aquel siglo e inicios del siguiente. También se agregaron los faroles de gas en sus bordes y senderos.
En su artículo "Plazas y parques de Valparaíso, transformaciones en el micro paisaje urbano" ("Valparaíso 1536-1986", Instituto de Historia de la Universidad Católica de Valparaíso, 1987), Luz María Méndez comenta de un proyecto de remodelación que enfrentó a la Municipalidad con doña Tomasa Bazán por largo tiempo, siendo resuelto en 1856. Ella era propietaria de un terreno en el área de la plaza de 36,5 varas, que la Municipalidad adquirió por dos mil pesos.
En 1864, se colocan las soleras perimetrales. Dos años después, durante el infame bombardeo de Valparaíso por la flota española, el 30 de abril de 1866, muchos porteños y extranjeros que no alcanzaron a huir a los cerros, corrieron a refugiarse a la plaza. Sería en esta década que aparece la ornamentación francesa y la actual fuente en la misma, por cierto.
En 1872, Recaredo Santos Tornero describe de la siguiente forma a la plaza -tal como se veía a la sazón- en su "Chile ilustrado", según parecería cuando aún no era instalada la fuente que actualmente se ve ni las estatuas, aunque ya precisaremos un poco más al respecto:
"La de la Victoria mide 112 metros de Norte a Sur por 109 de Oriente a Poniente, y tiene en el centro una hermosa pila rodeada de una explanada formando cuadro y con 2.600 m. c. de superficie. La explanada está rodeada a su vez de bancos de hierro, y de una doble hilera que forman a su rededor un espacioso y cómodo paseo. Los edificios notables que existen en esta plaza son el magnífico edificio de tres pisos construido recientemente para el uso de la Municipalidad y varias oficinas públicas, y cuya parte posterior está destinada al cuartel de Policía; el palacio que a todo costo levanta el Sr. Edwards; el Teatro, y la Iglesia de San Agustín, que llama la atención por su enorme torre pegada, como la nariz histórica de Quevedo, a un pequeño frente de 15 metros".
Era, a la sazón, el único buen paseo público del puerto y un lugar de reunión de músicos y bandas, lo que explica la necesidad de las autoridades por darle mayor ornato y atractivo a este lugar.
Detalle de la fuente y estatuas en fotografía de la Plaza de la Victoria y sus estatuas hacia 1888, en el "Álbum Vistas de Valparaíso", de Félix LeBlanc.
La plaza después del terremoto de 1906, en detalle de imagen publicada por la revista "Sucesos". Se observa el antiguo kiosco de hierro, uno de los postes de alumbrado y, al fondo, el antes lujoso Teatro de la Victoria, en ruinas.
MÁS MEJORAMIENTOS Y MÁS POPULARIDAD
Entre 1885 y 1886, se realizan nuevos arreglos a la plaza, se renuevan sus arboledas y se reinaugura el Teatro de la Victoria. Centro de incipiente actividad bohemia a partir de aquellos años, su forma es mas o menos la que le reconocemos ahora, con la Fuente Monumental al centro pero senderos dispuestos formando una "X" hacia ella.
Como ya han sido instaladas, a la sazón, la fontana, estatuas y glorieta de la que hablaremos más en la continuación de este artículo (próxima entrada), quizás era entonces la plaza más importante y bella del puerto, y una de las más atractivas de todo Chile.
Tras varias postergaciones, en 1902 se aprobó una nueva remodelación de la plaza, cuyo aspecto proyectado la prensa de la época comparó con una versión modesta  y a escala de la Plaza de la Concordia de París. El proyecto, presentado y aprobado por los vecinos durante el año anterior, pertenecía a don Roberto Nordenflycht. Incluía la distribución de senderos interiores que actualmente se conserva, pero reduciendo el área verde.
Correspondió al veterano de la Guerra del Pacífico y a la sazón Alcalde de su ciudad natal, Arturo Benavides Santos, no bien asumió, realizar por fin la refacción en 1903, como parte de un paquete de medidas para hermosear el puerto. Los trabajos fueron grandes y afanosos, con enormes rellenos de arenas y remoción de viejas estructuras, causando gran inquietud y hasta cierto temor en la población. Un anónimo versista de la revista "Sucesos" escribía ese mismo año:
Estos, Fabio, ¡ay dolor! que ves ahora
Campos para trillar, terreno eriazo,
Fue en un tiempo la Plaza de Victoria.
Hubo bancas aquí, allí hubo escaños,
Bronces y estatuas, pero todo en balde,
Pues cayeron al hacha del alcalde.
A pesar de las desconfianzas, las obras fueron inauguradas en los días de las Fiestas Patrias de 1903, cuando Benavides acababa de dejar ya su corta pero enérgica alcaldía. Sí bien se aplaudió la cantidad de bancas incorporadas, se criticó lo pequeño de los árboles y la falta de sombras, sin embargo. La misma revista informaba sobre la entrega de la renovada plaza a la ciudad:
"Para dar mayor realce a la fiesta inaugural se ha acordado la plantación de una encina que perpetúe el recuerdo y a su alrededor se verificará una escena infantil, tierna a la vez que sencilla.
Consistirá ella en un coro entonado por numerosos niños, mientras otros sostienen una cinta de color ligada al tierno arbolito. Tras de esto el señor Benavides pronunciará un discurso haciendo entrega al alcalde en ejercicio de la misión que el pueblo le confiara".
Si acaso no lo estamos confundiendo, este árbol mencionado es el que aparece en algunas fotografías hasta tiempos muy recientes, cerca de donde están los leones del acceso. Habrían sido taladas sus ramas recién en 2013, según información publicada por la Corporación Patrimonio Urbano, aunque si correspondiera al que creemos, aún queda parte del tronco, como un tocón relicario. Aquél fue el año en que se cortaron también árboles de la Plaza Simón Bolívar, causando gran molestia ciudadana.
Tras el terremoto del 16 de agosto de 1906, sin  embargo, la plaza debió ser usada para albergar a los damnificados del sector El Almendral y establecer algunas secciones de la administración local en medio de la emergencia. Por algún tiempo se verán en ella improvisados tendales, rucos y construcciones ligeras. Se instalaron también representaciones extranjeras para atender a sus paisanos, como el Consulado de Perú, que debió quedar en una fea pero necesaria casucha, mientras se reconstruía la ciudad.
El espacio en ruinas que ocupaba el teatro y el edificio de la Prefectura terminó convertido en un terreno vacío utilizado como cancha deportiva y luego para estacionamientos. La flamante sede del enorme Club Valparaíso, en tanto, que estaba lista para ser entregada en Condell con la calle de la plaza, acabó destruida y prácticamente inutilizada, ante la desazón de inversionistas y miembros.
Hacia 1910-1915, sin embargo, se recuperó el terreno del ex teatro haciendo otra plaza, una suerte de anexo o prolongación de la Plaza de la Victoria, correspondiente a la Plaza Simón Bolívar. Por entonces, había varios servicios de tranvías instalados en ella, destacando las líneas N° 3, N° 4 y N° 5, antecedentes del actual paso de trolebuses eléctricos que sobrevive estoicamente, pasando por la plaza.
Como se ve, entonces, a pesar del terremoto, en los años de preparativos para el Primer Centenario, la Plaza de la Victoria había sido perfeccionada y decorada enormemente, además de levantarse su nivel y renovarse sus arboledas por ejemplares más nuevos y bajos. También se habían instalado los afrancesados faroles de luz eléctrica que pueden observarse en muchas fotografías históricas del lugar.
La fuente y las estatuas, además de dos vistas de la plaza, en imagen publicada en 1910, en "Valparaíso 1536-1910, recopilación histórica, comercial y social", de Juan de Dios Ugarte Yávar. A la sazón, la plaza con el aspecto de senderos circulares interiores que aún conserva, llevaba sólo 5 años de remodelada.
RECREATIVA, POPULAR Y BOHEMIA
A la sazón, la Plaza de la Victoria ya era considerada punto limítrofe de la zona Centro de la ciudad y del Barrio del Almendral, como se verifica en "Valparaíso 1536-1910, recopilación histórica, comercial y social" de Juan de Dios Ugarte Yávar, publicado en 1910. Dice allí que dicho sector céntrico ocupado "por la mayoría de los Clubs Sociales y por todos los almacenes de artículos de lujo" estaba determinado entre esta plaza y la de Aníbal Pinto. Curiosamente, ambas están custodiadas por la presencia de fuentes con el dios Neptuno, que llegan al puerto por a misma época, según parece.
Además de las playas, la Plaza de la Victoria seguía siendo considerada uno de los principales paseos del puerto, junto con el Parque Municipal y el Parque de Playa Ancha. También eran los puntos escogidos por los participantes en carnavales como el de la motejada Fiesta de Momo (Dios del Carnaval) y se elevaban sobre ella globos publicitarios, que dejaban caer volantes con avisos de casas comerciales para los paseantes.
Varias veces fue escenario de encuentros políticos en los años entre las dos Guerras Mundiales, y es de suponer también que de algún enfrentamiento entre militantes de partidos, dados los acalorados ánimos de esos años. Muchos discursos se hacían desde la estupenda glorieta de hierro. Los desfiles militares, bandas de guerra, ejercicios de bomberos y pasos de carnavales también se ejecutaban con frecuencia por sus calles adyacentes. Lo mismo sucedía con las Procesiones de la Virgen del Carmen, que entraban y salían de la Parroquia del Espíritu Santo. Muchos hombres ilustres fueron despedidos en este lugar, al dejar este mundo.
A pesar de todo, su fama de refugio popular, reflejando lo bueno y lo malo de un puerto, se impuso como principal rasgo en la plaza. Atrajo así a los infaltables nocherniegos, los vividores y los bohemios que la venían acompañando desde el siglo XIX y que nunca escasean en los puertos. Grande fue la congoja de los borrachines, por ejemplo, cuando en marzo de 1905 se les incendió una de las sedes de sus correrías frente a la plaza: la cantina "El Sol de Septiembre", justo cuando sus comensales peleaban con los decretos para clausurar esta clase de establecimientos.
De todos modos, era probable que ésta y otras tabernas porteñas cayeran al año siguiente, con el fatídico terremoto. Fue lo que sucedió al "Bar Inglés", por ejemplo, famoso atractivo del mismo lugar y de mejor pelo que otros de la plaza, cuyo primer local terminó entonces reducido a escombros e incendiado.
Por alguna razón, los músicos populares sentían una atracción romántica incontenible por este punto de la ciudad de Santiago, y también sus públicos. Muchos artistas de los circuitos más modestos y lejanos a las grandes candilejas se relacionaron de una forma u otra con la Plaza de la Victoria. Si los caballeros mayores, futres y gañanes, no iban a escucharlos a algún boliche del entorno, se sentaban en las bancas a alimentar palomas o bien a leer "El Mercurio". Las damas, en tanto, paseaban juntas o con sus hijos de las manos.
En 1942, el compositor y letrista oriundo de Vallenar, don Víctor Acosta, compuso en Santiago el famoso vals popular "La joya del Pacífico", al parecer con colaboración de Lázaro Salgado. Es alternativamente conocido como "Valparaíso de mi amor" por el remate de los versos donde menciona precisamente a la plaza de nuestra atención:
La Plaza de la Victoria
es un centro social
o Avenida Pedro Montt,
como tú no hay otra igual,
Mas yo quisiera cantarte
con todito el corazón,
torpedera de mi ensueño
Valparaíso de mi amor.
Esta canción, contrariamente a lo que se asegura a veces, no fue popularizada por primera vez por el inolvidable cantante peruano Lucho Barrios tan asociado al mismo tema, sino que su primera gran acogida fue en la bohemia y ambiente artístico del propio puerto gracias a un recordado cantor porteño: Jorge Farías, apodado El Negro, El Ruiseñor y El Ciego Farías. Esto explica que su versión del tema aparezca en el filme de Aldo Francia titulado "Valparaíso, mi amor", de 1969. A Perú llegó gracias a adaptaciones e interpretaciones hechas por artistas como Carlos Reyes Orué, a fines de los cuarenta, y por Eduardo Zambo Salas en los sesenta, pero siendo grabada por Barrios recién en 1970, con lo que se internacionalizó arrastrando en su letra, con ello, a la fama de la Plaza de la Victoria.
En esta última época, poco antes del homenaje en la voz del laureado Lucho Barrios, fue cuando también se instalan las baldosas de diseños serpenteantes y casi estroboscópicos de la Plaza de la Victoria, dándole el aspecto más o menos definitivo que sobrevive hasta nuestros días, a pesar de los grandes cambios del contorno urbano.
Centro de la plaza con la fuente francesa y la glorieta, atrás a la derecha. Se observa el diseño de las baldosas, formando líneas onduladas.
Fuente vista desde atrás de una de las Estatuas de las Estaciones.
La fuente monumental y su pilón de aguas al centro de la plaza, de la que hablaremos más en la continuación de este artículo (próxima entrada).
LA FUENTE MONUMENTAL Y EL PROYECTO
Antes de continuar, debe recordarse que uno de los mitos urbanos más atroces, odiosos y porfiados sobre la historia de Valparaíso, es la gansada sobre el supuesto origen de la Fuente Monumental y las estatuas ornamentales de la patrimonial plaza del puerto, como trofeos de la Guerra del Pacífico traídos desde Lima: como sucedió alguna vez con los Leones de Providencia y hasta la Fuente de la Plaza de Armas de Santiago, esta memez ha sido rumiada incluso en guías turísticas, hasta hace pocos años.
Por mi parte, recuerdo que hasta tuve una fuerte discusión epistolar al respecto, con un "experto" en temas de historia que se presentaba por entonces como uno de los asesores de la comisión de investigadores encargada de identificar los libros de la Biblioteca de Lima que estaban en nuestra Biblioteca Nacional (nunca verifiqué esta supuesta referencia profesional, aclaro), devueltos hace varios años ya. Me reservaré su identidad, pues dudo que siga sosteniendo semejante patraña y apostaría a que ya se retractó de tales creencias... Salvo que su ciega militancia en algún círculo político le exija lo contrario, se entiende.
Parte de la creencia que serían trofeos de guerra surge, quizás, de otra interpretación errada (o tendenciosa): que se llamaría Plaza de la Victoria aludiendo a la Guerra del Pacífico (1879-1884), cuando en realidad se refiere al triunfo de Yungay en la Guerra contra la Confederación Perú Boliviana (1836-1839), como ya mimos en la primera parte.
Siendo esta leyenda negra fácil de desmentir con sólo revisar la prensa de la época y las fotografías disponibles, se conoce de sobra que la tozudez ideologizada no interactúa con los argumentos, sino con las pasiones viscerales y los dogmas monolíticos. De todos modos,  insistiremos acá en que la magnífica gran fuente y los demás ornamentos de la Plaza de la Victoria son anteriores a la Guerra del Pacífico, como observaremos.
En efecto, las obras ornamentales de marras -independientemente de lo que algunos quisiera creer sobre ellas- fueron encargadas a Europa por una gestión que habría sido iniciada por el ilustre Intendente José Ramón Lira Calvo. Fuente y estatuas fueron adquiridas por catálogo a la célebre casa metalúrgica parisina Val d'Onsé, de la que hemos hablado ya en con relación a sus muchas obras existentes en Santiago.
La fuente antigua que existía en la plaza, instalada hacía no tantos años (en 1852, según algunas fuentes), iba a ser reemplazada por la nueva llegada a Chile e instalada en 1867-1868, aproximadamente o un poco antes, de hierro bronceado y magnífica factura, aunque debió pasar algún tiempo desarmada en unas bodegas, esperando la ocasión para que fuese llevada a su lugar elegido.
El proyecto de hermoseamiento fue consumado ya en los días de la administración de don Francisco Echaurren Huidobro, quizás el mejor de los intendentes que haya tenido Valparaíso en toda su historia. El pago de todas las obras y la adquisición concluyen hacia 1875-1876, cuando comienzan a ser instaladas. Los pagos quedaron a cargo de las arcas municipales, aunque parte de los costos que involucró el esfuerzo de reforzar el esplendor del puerto, los habría asumido el propio Echaurren, según se cuenta, tal vez ya en la parte de ejecuciones, tal como sucedió por esos mismos años con el Intendente Benjamín Vicuña Mackenna y su transformación del Cerro Santa Lucía en un paseo para Santiago.
Existe la creencia de que la esplendorosa Fuente Monumental pudo ser instalada en la Plaza de la Victoria recién en 1877, dato que verifico en documentos como el catálogo "Monumentos públicos de la V Región de Valparaíso", del área de historia forense de la Policía de Investigaciones de Chile, aunque hay testimonios anteriores de ella. No obstante, la misma fuente aparece en fotografías fechadas en épocas anteriores a la señalada, por lo que también debe ser revisado este dato. La retirada fuente anterior, de naturaleza escultórica como hemos dicho, sería la misma que se trasladó después dentro de la misma ciudad o a Limache, según Patrimonio Urbano y otras fuentes consultadas, existiendo otra ambigüedad en la información disponible sobre este punto.
Lo que tenemos por seguro, por ahora, es que la obra corresponde al mismo modelo de enormes fontanas artísticas que existen también en la avenida Córdoba de Buenos Aires, en el Place de l'Assemblee Nationale en Quebec, otra del Boston Common en Massachusetts, en Champagne, Bordeaux, Liverpool, Genève y Tasmania, entre varios otros sitios. Hemos descrito sus características al referirnos a la que existe en Tacna, Perú, denominada allá Fuente de los Dioses del Mar, correspondiente a otra del mismo diseño.
Se trata de una fontana basada en la obra del escultor Mathurin Moreau de 1854, cuyo primer segmento sobre el pilón de aguas está custodiado por las figuras de cuatro dioses clásicos de aguas y mares:
  • Neptuno: o Poseidón, el señor soberano de los mares del mundo.
  • Anfítrite: o Salacia, su hermosa nereida y amada esposa.
  • Acis: dios del río homónimo en Sicilia, cercano al Etna, a veces asociado a la imagen de Tritón.
  • Galatea: nereida amante de Acis y creadora de su río, que a veces se interpreta como Roda, hija de la pareja de reyes marinos.
Cabe comentar que las imágenes de Neptuno y Anfítrite son las mismas que pueden verse en la fuente a espaldas del Cerro Santa Lucía de la ciudad de Santiago, en Victoria Subercaseaux llegando a Merced, y que antes pasaron una larga vida en el Parque O'Higgins (ex Parque Cousiño).
Sobre las cabezas los mencionados dioses, se extiende un gran plato octogonal cuyo diseño parece aludir al reloj solar horologion y los ocho dioses cardinales de la Rosa de los Vientos (Bóreas, Austros, Euro, Céfiro, Cecias, Apeliotes, Coro y Libis). Le sigue un nivel de cuatro niños con aspecto de querubines sobre peces de diseño barroco, de espaldas entre sí y tomándose las manos, y sobre ellos un plato menor, remata en la parte más alta con una forma de ánfora con grutescos y surtidores de agua, a más de seis metros y medio de altura.
La fuente fue restaurada recientemente, en el verano de 2015, ocasión en la que se le dio mantención y también se recuperó un antiguo pozo de aguas para riegos. En general, el estado de la plaza y su fontana es bastante positivo y prometedor, a diferencia de otras áreas verdes del puerto.
La fuente y el centro de la plaza con sus actuales faroles.
La fuente de aguas, su estanque y jardines de roquera.
Los dioses clásicos de aguas y mares, en la base.
Los dos niveles de platos de aguas de la fuente francesa.
LAS CUATRO ESTACIONES
Las estatuas denominadas las Cuatro Estaciones, en tanto, formaron parte de las mismas adquisiciones a Francia del siglo XIX y están dispuestas alrededor de la fuente, en los bordes de los senderos que llegan al círculo central, constituyendo otro de los símbolos más potentes de la Plaza de la Victoria y de toda la iconografía turística o cultural de Valparaíso.
Llamadas también las Cuatro Diosas o las Cuatro Mujeres, si bien el diseño varía en cada representación, el concepto ha estado presente o interpretado en muchas otras plazas y parques de Chile, como la de Copiapó, la  de San Felipe, en el Cerro Santa Lucía de Santiago o en la Plazoleta de Santo Domingo en La Serena. Las fundiciones artísticas francesas fueron grandes promotoras de este concepto, por cierto.
Ha habido algunas discrepancias sobre la identidad de las alegorías de Valparaíso, por lo que nos remitimos a la información oficial del grupo escultórico original, también obras de Mathurin Moreau. Las de la plaza porteña, entonces, con cerca de dos metros y medio o más de altura sin contar el alto de los plintos, tienen las siguientes características:
  • La Primavera: es la más joven y ligera de ropas de las muchachas, sosteniendo con sensualidad una flor con su mano derecha, que ha sacado de un ramillete completo que tiene en la izquierda. Se ubica hacia la esquina de Condell con Edwards.
  • El Verano: es una mujer más sobria, con un peinado en tiara y vestida con ropas sencillas, que sostiene en su mano derecha unas mieses. Se sitúa hacia la esquina de Edwards con Chacabuco.
  • El Otoño: es una dama alta y sofisticada, con un peinado con tocado o diadema de hojas y unas frutas en su mano izquierda. Se ubica hacia la esquina de Condell con Molina. Las frutas, sin embargo, inducen a muchos a interpretarla como el Verano.
  • El Invierno: es la que se ve más madura y de cabello largo, con un vestido de manto que tapa parte de su cabeza y envuelve su cuerpo doblado, mientras calienta sus manos con un pequeño brasero. Se encuentra hacia la esquina de Molina con Chacabuco.
La información disponible señala que la primera imagen del grupo fue instalada en su pedestal el 6 de febrero de 1877, con gran atención y aplauso de la ciudadanía, aunque a la prensa no le agradó su emplazamiento y lo criticó. Sin embargo, perturba que aparezca en fotografías tomadas por el británico George Fowler Hastings, junto a la fuente, una década antes. Como curiosidad, además, cabe observar que estas estatuas hoy están dispuestas de frente hacia la Fuente Monumental, desde sus respectivas posiciones dentro de la plaza; sin embargo, al observar imágenes antiguas de la plaza se advierte que su posición estuvo en algún período dándole la espalda a la fontana, según parece.
Adicionalmente, existen ciertas interpretaciones imaginativas sobre lo que representarían realmente estas estatuas y su disposición en la plaza, particularmente asociándolas a la simbología masónica. Sí es un hecho que la calle Victoria fue importante para la Logia en el puerto, con más de alguna sede y club por el sector.
Los terremotos del 8 de julio 1971 y del 3 de marzo de 1985 causaron daños en las estatuas del Invierno y el Verano, respectivamente, derrumbándolas de sus pedestales. Curiosamente, cada sismo atacó a la estatua que correspondía a la estación del año en que sucedió, cosa que antes era comentada con extrañeza por los porteños. Por las postales que existen, se observa también que después de estos episodios sísmicos fueron cambiados los pedestales de todas las estatuas, que antes eran de considerable mayor altura, hoy reducidos a un plinto graduado.
La Primavera.
El Verano.
El Otoño.
El Invierno.
EL KIOSCO DE HIERRO
Con estos conjuntos ornamentales de los años previos a la Guerra del 79, también se instaló un hermoso kiosco de música a un costado de la plaza, otra pieza metálica de fabricación francesa con claras influencias de la Escuela de Gustav Eiffell, que se ubicaba en donde está actualmente una glorieta más moderna y menos espectacular.
Según autores como Baldomero Estrada, en su "Valparaíso: sociedad y economía en el siglo XIX", la llegada de este kiosco tiene lugar en 1876, cuando se levantaron varios odeones y glorietas de este tipo en las plazas del puerto, destinados a servir de pequeños escenarios para las orquestas de músicos. Su belleza recuerda otras obras del mismo tenor artístico, adquiridas en Chile por el mismo período de grandes remodelaciones urbanísticas en las ciudades, impulsadas por visionarios como Vicuña Mackenna.
El hermoso kiosco-glorieta de la Plaza de la Victoria, muy francés y victoriano en sus líneas de diseño, fue levantado al poniente dentro de la cuadra ocupada por la misma plaza. Era de dos niveles, a diferencia del actual, con una escalera de acceso. Motivos de sus forjas en enrejados y pretiles parecen ser los mismos o muy parecidos a los que se pusieron en algunos lugares de los jardines de la plaza y sus senderos, contorneándolos, y que todavía se observaban en imágenes de los tiempos cercanos al Primer Centenario.
Por las mismas fotografías antiguas, sin embargo, se verifica que, originalmente y desde que fuera instalado, el viejo kiosco era más bien una plataforma elevada de arquitectura modular en hierro, sobre la cual se instaban bandas y oradores de mítines políticos.
Sin embargo, hacia 1910 aparece ya con un singular techado de vertientes muy apropiado a su estilo romántico y neoclásico. Según la comentada información publicada en el sitio de la Corporación Patrimonio Urbano, este cambio habría tenido lugar en 1903, con las mejoras realizadas y entregadas en septiembre de ese año y que incluyeron la instalación de esta cubierta, aunque tendemos a creer que su aspecto final resultó más bien de la gran intervención de 1905 o una posterior.
El kiosco sigue observándose en las imágenes por largo tiempo más, hasta la modificación de los años sesenta que cambió el pavimento de la parte dura de la plaza por los pastelones en diseños estroboscópicos y ondulantes. Según parecería, en aquella época o después es reemplazado por la actual glorieta con una construcción posterior, diría que en la década siguiente, de menor altura y más sobria, aunque recuerda un poco en sus líneas al excelente pieza anterior.
Detalle del remate de la fuente de aguas.
Los leones habrían sido instalados evocando a los del desaparecido Teatro de la Victoria, según ciertas fuentes, aunque en algunas imágenes los del teatro aparecen de pie. Se observa también el diseño de las baldosas incorporadas en los años sesenta. Entre ambos felinos, al fondo, creemos que están los restos de la encina trasplantada en la inauguración de los trabajos de 1905.
Vista de ambos leones. Al fondo, la actual glorieta de la plaza.
OTRAS ESTATUAS Y FIGURAS
Otras estatuas del conjunto del parque y que muchos confundieron algunas veces con las Cuatro Estaciones, de esta misma época y partidas, corresponde a las alegorías de las actividades que dieron prosperidad a Valparaíso:
  • Marinería
  • Agricultura
  • Industria
  • Comercio
Empero, por haber quedado dispuesta en lo que es la actual Plaza Simón Bolívar, prefiero referirme a ellas en una futura entrada y no en ésta sobre su vecina más vieja.
Como a muchos otros edificios del entorno, el terremoto del 16 de agosto de 1906, destruyó -esta vez para siempre- al histórico Teatro de la Victoria. Por esta razón, al ser demolidas sus ruinas y las del vecino edificio de la Prefectura, se habrían trasladado figuras ornamentales del edificio como unos leones del acceso del siniestrado teatro, cerca de la época en que se construyeron otros en una ya desaparecida doble pila espejada de aguas en la Plaza de la Victoria, donde permanecen hasta ahora. Según antiguos vecinos, serían una evocación a esos mismos leones, por lo tanto.
Siempre han existido leones vigilantes en la plaza de alguna forma, entonces, por curiosa simbología, otro elemento que algunos sospechaban relacionado con iconografía de logias y sociedades secretas. Los originales del teatro, de tipo florentinos, fueron a parar al Parque Italia, según parece.
Como no podían faltar, sin embargo, algunos mitómanos también han caído en la tentación de señalar aquellos leones echados sobre pedestales y vigilantes de la Plaza Victoria, al igual que otros ubicables dentro del puerto, como otros "recuerdos" traídos por la soldadesca desde Perú, cuando se trata en realidad de figuras de concreto, en este caso.
Y aunque no sean piezas de naturaleza artística como las Cuatro Estaciones o los leones, sino más bien piezas funcionales, no podríamos concluir este artículo sin comentar algo también  sobre los elegantes faros de iluminación del lugar: tras las mejoras de la Plaza de la Victoria en 1905, fue instala la luz eléctrica en reemplazo de los viejos faroles del siglo anterior. Sin embargo, los postes de luz la plaza que se observan en muchas fotografías de la primera mitad del siglo XX, se habían instalado hacia fines de los años veinte, aunque fueron reemplazados en los años sesenta, manteniendo su estilo clásico europeo.
Ya para concluir, es algo sabido que durante la Guerra del Pacífico y hasta terminado el conflicto, la Plaza de la Victoria fue lugar de muchos homenajes públicos a los batallones y regimientos que llegaban desde el Norte y desembarcaban en el puerto. Esto pudo haber abonado a la leyenda de que su nombre alude a la victoria en dicha guerra o que sus ornamentos proceden de Perú, como vimos.
A la majadería a veces sólo se puede responder con más majadería, así que insistimos en que documentos como el "Álbum Valparaíso Panorámico", de la Municipalidad de Valparaíso (1924), señalan perfectamente que las obras artísticas de la plaza fueron adquiridas por la autoridad para mejorar el aspecto de la ciudad en años anteriores a la conflagración. Además, estas adquisiciones no fueron sólo para la Plaza de la Victoria: está el caso de la Estatua de Colón, ubicada primero en calle Victoria (luego llamada Pedro Montt) y trasladada hasta la avenida Brasil, y la Alegoría de la Justicia de la Plaza de los Tribunales, cuya extraña actitud ha hecho correr la leyenda de que fue instalada por un adinerado señor que se sintió atropellado por un fallo injusto.
Curiosamente, tanto Colón como La Justicia también han aparecido señalados como otros trofeos de guerra, en el incorregible e irrenunciable chisme con ladinas pretensiones historiográficas que se ha buscado arrojar también en la sempiterna y cultural Plaza de la Victoria.

1 comentario:

  1. Mensajes rescatados de la segunda parte de este artículo, fusionada con éste en una sola entrada:

    Alberto López20 de septiembre de 2016 a las 23:20

    Muy buen artículo, pero quisiera hacer algunas precisiones.
    La fuente se instaló en 1867 y convivió por casi 10 años con las antiguas estatuas de la plaza. Existen numerosas fotos que lo demuestran.
    La remodelación de la plaza fue inaugurada para las fiestas patrias 1903, junto con la plantación de la encina. (Ver artículo en la revista Sucesos nº 57)
    Los leones de cemento (Iguales a unos que había en la Plaza Aníbal Pinto) fueron instalados en esta remodelación y no son los que estaban en el Teatro de la Victoria. Los del teatro (de mármol) ahora están en el Parque Italia.
    El kiosko antiguo fue retirado a mediados de los '60 para construir uno nuevo de líneas modernas, muy criticado. Quedó mal hecho y tuvo que ser demolido por problemas estructurales. El actual es de 1979.
    ResponderEliminar
    Eduardo Salazar23 de enero de 2018 a las 09:11

    De acuerdo con todo, excepto que el origen de las esculturas de mármol de los perros molosos no está aclarado. En 1872 se encargaron varias de éstas estatuas a Italia con motivo de la inauguración del Palacio de la Exposición de Lima, hay fotografías u grabados de la época en donde se aprecian éstas estatuas. Las cuales durante la Guerra del Pacífico, desaparecieron. Destino incierto, desconocido. Sería interesante que se aclare el origen de las esculturas de perros molosos de la Plaza Italia de Valparaíso. Saludos,
    ResponderEliminar
    Claudio Alvarado Solari24 de abril de 2018 a las 11:37

    Muy interesantes los dos artículos sobre la plaza Victoria. A propósito de un estudio sobre los árboles de las plazas Victoria y Simón Bolívar (sobre esta última la Municipalidad se ha dedicado lamentablemente a cortarlos indiscriminadamente), publiqué en 2013 artículo que comparto:
    www.ventana-verde.blogspot.cl/2013/01/arboles-notables-de-las-plazas-victoria.html
    ResponderEliminar

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.