miércoles, 30 de septiembre de 2015

HISTORIA URBANÍSTICA Y ARQUITECTÓNICA DE UNA MANZANA (ALAMEDA, AHUMADA, MONEDA Y BANDERA): ORIGEN-CONFIGURACIÓN, CALLES INTERIORES Y EDIFICIOS

Imagen de la entrada de calle Nueva York en 1925, vista desde la Alameda de las Delicias. Al fondo, el Edificio Ariztía. A la izquierda, el Club de la Unión, y a la derecha, el Bidart Hotel. Fotografía del Archivo Histórico Chilectra.
Coordenadas: 33°26'34.26"S 70°39'4.12"W
Publicar esta entrada es otro favor que se le deberá a mi novia, al igual que sucedió con el de la situación hidrográfica de la cuenca del Mapocho que subí hace poco. Me pidió estas reseñas para una investigación para un congreso pero, finalmente, todas estas observaciones quedaron fuera de la exposición por limitaciones de tiempo y cobertura temática... Y bueno, no soy de los que gustan perder trabajo, así que acá lo dejo.
Toda esta entrada está relacionada con la cuadra de las calles Alameda Bernardo O'Higgins, Ahumada, Moneda y Bandera. Sus características son bastante curiosas y particulares para el aspecto dominante de las manzanas en Santiago de Chile, rígidamente ajustadas a la cuadrícula. Con sus esquinas afiladas y distribución de las calles interiores Nueva York, La Bolsa y Club de la Unión, entonces, el aspecto que forman en el plano sus edificios es un caso único en toda la capital.
De todos los edificios, aquellos más importantes que configuran el aspecto de la manzana del llamado Barrio Financiero (sector La Bolsa) y de la primera cuadra poniente de Ahumada, corresponden a los siguientes, enumerados según el esquema que usaré para ordenarlos en esta entrada:
  1. Club de la Unión
  2. Bolsa de Comercio
  3. Edificio Ariztía
  4. Edificio ex Hotel Mundial
  5. Iglesia Vieja de las Agustinas
  6. Edificio Díaz
  7. Edificio La Cañada
  8. Edificio Nueva York 17
Sin embargo, también revisaremos acá los otros de diferentes épocas, que también dan la configuración y característica determinante a esta manzana.
Calle Nueva York hacia 1920, en fotografía de los archivos del Museo Histórico Nacional. El edificio Ariztía, atrás, está prácticamente terminado, el de La Bolsa a su lado ya está en funciones, y el del Club de la Unión aún está en construcción, con las obras aún ejecutándose tras los biombos de tablas. A la derecha, se observa el antiguo edificio de arcadas y dos pisos (tres contando el del altillo) que se levantó hacia la misma época, y cuyo espacio tras la demolición fue ocupado por los edificios Ossandón y Nueva York, entre otros.
Desaparecido edificio de la “Casa Hombo” en 1924, en la esquina adyacente a la del Edificio Díaz, en donde ahora está la pantalla gigante de Ahumada. Por muchos años se han alojado allí expendios de comida rápida, siendo uno de los más recordados "El Tirol". Entre ambos edificios, se formaba la entrada a calle Nueva York desde el cruce de Moneda con Ahumada.
CONVENTO ANTIGUO Y APERTURA DE LA CALLE MONEDA
Sin embargo, esta manzana era muy distinta en sus orígenes, y su nacimiento rompiendo la distribución estricta del damero dominante en nuestra ciudad desde sus orígenes, da una funcional condición urbanística y utilitaria a esas calles cortas interiores, con sus conexiones con las cuatro mayores que rodean la manzana.
El origen de este sitio está en el desaparecido terreno del Convento Viejo de las Agustinas, principal propiedad que daba forma a la cuadra. Los edificios actuales ocupan en su mayoría suelo del ex gran solar que en tiempos coloniales había pertenecido a las monjas agustinas, fundado en 1573, cuya iglesia (muy posterior) se puede observar por el lado de Moneda casi al centro de ese lado de la cuadra. La cuadra era una enorme manzana amurallada que abarcaba las calles que conocemos como Alameda, Bandera, Agustinas y Ahumada.
La Calle de la Moneda, a la sazón, llegaba hasta el muro poniente del terreno de las agustinas en esta cuadra, inconexa con lo que hoy considerados su tramo poniente desde Ahumada hasta Miraflores. En aquellos días, este último tramo partía desde los muros del convento de las agustinas en Ahumada para terminar tres cuadras al Este sobre los muros del convento de las clarisas, por lo que muchos la conocían como la Calle Tapada de las Monjas, y luego Calle del Chirimoyo por la presencia de un gran árbol de esta fruta hacia el siglo XVIII que colgaba por sobre los muros del convento de Santa Clara (donde ahora está la Biblioteca Nacional).
La segregación de terrenos y reducción del predio de las monjas agustinas por ventas hechas en el mismo, comenzó en 1850, precisamente cuando se abrió la calle Moneda para conectarla con la del Chirimoyo y así ser sólo una, como se observa hasta ahora. El terreno que les quedó al Sur de la propiedad entre Moneda y Alameda, sería donde permanecerá hasta ahora la Iglesia Vieja.
Sus patios hacia el lado de la Alameda de las Delicias también fueron vendidos ya a fines del siglo XIX ya existían allí terrenos comerciales. Sólo después del Primer Centenario serían vendidos los demás terrenos interiores de la cuadra, cuando las monjas se cambiaron a un nuevo claustro ubicado en Vicuña Mackenna entre Santa Isabel y Marín, apareciendo así las edificaciones palaciegas y las calles cortas que hoy existen allí.
La antigua manzana, aún unida con la del Norte hasta calle agustinas y perteneciendo a las monjas de San Agustín, en la maqueta del Santiago hacia 1830-1840 del Museo Histórico Nacional. La posición de la Alameda de las Delicias abajo nos da una referencia para ubicar las calles adyacentes Ahumada y Bandera. Moneda aún estaba cortada (hacia la derecha de la propiedad, era la Calle del Chirimoyo). Atrás, fondo a la derecha, la explanada de la Plaza de Armas.
SOBRE LAS CALLES INTERIORES SURGIDAS DE LA URBANIZACIÓN
Las tres calles cortas interiores de la manzana, también están en donde se ubicaban los terrenos de las monjas agustinas, hallándose a espaldas del templo antiguo. Ocupan justo el sector donde se encontraban los patios del viejo convento y sus solares, de hecho, y con la distribución de los proyectos y la construcción del Edificio de la Bolsa de Comercio, se trazaron vías centrales de esta manzana tal como la conocemos ahora, surgiendo con ello la particular forma interior de los pasajes en esta cuadra, logrados con asistencia del arquitecto y urbanista Juan Tonkin, quien tenemos entendido había sido uno de los que presentaron también propuestas para el edificio del Club de la Unión pasado el Primer Centenario, aunque sin conseguir el primer lugar.
Las tres calles interiores que dinamizan el tránsito por la manzana y se abren espacio entre edificios como los que procederemos a revisar, son:
  • Calle Nueva York, formada por la conjunción de los proyectos del edificio del Club de la Unión y luego el de La Bolsa, a pesar de que éste último acabaría siendo el primero en ser inaugurado. Su nombre alude a la famosa Bolsa de Nueva York, matriz referencial del mercado financiero del mundo. La venta de nuevos ex terrenos de las agustinas y el trazado de la sub-cuadra triangular que forman los edificios Ariztía, Mundial y Díaz, permitió el trazado de calle Nueva York en forma de "Y",  continuando nominalmente por el lado derecho, que desemboca sobre Ahumada y Moneda.
  • Calle La Bolsa, que se origina del proyecto del edificio de la Bolsa de Comercio tras comprarle una parte de los terrenos a las monjas agustinas. Tonkin tuvo participación directa en la planificación de esta pequeña callejuela que desemboca sobre Bandera y Moneda. Para efectos prácticos, funciona como la rama o brazo izquierdo de la "Y" de calle Nueva York.
  • Calle Club de la Unión, que a veces es impropiamente llamada también con el nombre de alguna de las dos anteriores. Surge casi naturalmente de la separación de la planta de los proyectos del Club de la Unión y La Bolsa y, de hecho, fue concebida cuando los planificadores de este último edificio debieron negociar con el Club la propiedad y distribución de terrenos que permitiera dar espacio a ambos proyectos. La callejuela conecta Nueva York con Bandera de manera perpendicular a esta última.
Posteriormente, cuando las calles interiores y adoquinadas ya eran de exclusivo servicio peatonal, se agregaron las dos Fuentes de las Tres Gracias que antaño habían estado frente al Palacio de la Moneda y en los jardines del desaparecido edificio del Ministerio de Guerra y Marina donde estaban acompañadas por la Estatua de don Diego Portales, sitio en el que actualmente se abre la Plaza de la Constitución. Una de estas fuentes ornamentales francesas está enfrente del acceso principal de la Bolsa de Comercio, y la otra justo en el vértice donde se divide la calle Nueva York con La Bolsa, al pie del Edificio Ariztía.
Por razones de seguridad, en años posteriores esta pequeña red de calles interiores fue enrejada y se la cierra durante las noches.
Dejo, a continuación, una lista con los principales edificios que han ido dando forma e identidad a esta manzana entre Alameda, Ahumada, Moneda y Bandera, además de las calles interiores que nacen de los planes de edificación mencionados, tras los loteos del terreno de las monjas agustinas. En el esquema enumerado de arriba se pueden identificar individualmente.
Identificación numérica y ubicación de los edificios principales que dan forma a la manzana (imagen base: Google Earth). El color rojo muestra la ubicación y dimensiones del antiguo edificio comercial, hotelero y residencial que daba frente a Alameda en toda la cuadra de Ahumada a Bandera, mientras que el color verde muestra de forma general los ex terrenos de las monjas agustinas que terminaron de ser loteados tras su traslado a avenida Vicuña Mackenna.
EL DESAPARECIDO EDIFICIO DEL "BIDART HOTEL"
Hacia el cambio de siglo y tras los loteos del antiguo terreno de las monjas por el lado de Alameda de las Delicias, existía un amplio edificio hotelero y comercial con frente hacia esta avenida en toda la cuadra Norte, ubicada entre Bandera y Ahumada, formando todo el costado de la manzana en forma continua. Aún no se abría la calle Nueva York.
Este singular y elegante edificio tenía tres pisos, dispuestos para comercio (primer piso), residencial y hotelería. De estilo neoclásico, su frontispicio tenía gran cantidad de vanos con jambas, dinteles y arcos escarzanos, rematado en frontones y cornisas decorativas, que en algún momento de su historia fueron reemplazados por un cuarto piso hecho en mansarda francesa, ya en su última época de existencia.
Por muchos años, este edificio fue ocupado por el "Bidart Hotel", nombre con el que algunos llegaron a conocer el complejo como principal referencia de su tiempo. Sus locales en el primer piso eran ocupados por sastrerías, zapaterías, mercerías, una casa llamada "La Dalia" y la histórica droguería “Botica del Indio” justo en la esquina, permaneciendo en este lugar varios años después que se construyó allí el Edificio La Cañada en las puertas de calle Ahumada. En su esquina en Alameda con Nueva York, en cambio, tras la primera intervención que lo redujo en la mitad de su longitud (para la construcción del Club de la Unión), existió por algunos años un famoso café y club llamado "La Perla", en los bajos del hotel, y el recordado bar-café de "El Negro Bueno",  hacia el lado de Alameda.
Este edificio fue demolido en tres etapas: la primera, para construir el Club de la Unión y abrir la calle Nueva York en el lado poniente, como dijimos recién; la segunda, para levantar el Edificio La Cañada en el lado oriente, en la esquina con Ahumada; y la última, para levantar la Torre Corporativa Banco Bice al centro, en la esquina oriente con Nueva York.
Edificio hotelero y comercial de Alameda de las Delicias, entre Ahumada y Bandera, donde alojó por largo tiempo el "Bidart Hotel" y la "Botica del Indio". Vista desde la esquina de Ahumada hacia el poniente.
El Edificio de Club de la Unión (N° 1): El Club de la Unión adquirió parte del terreno de las monjas agustinas cerca de la intersección de Alameda con Bandera en 1912, llamando de inmediato a concurso para recibir propuestas del edificio que allí se pretendía levantar. La propuesta ganadora fue la del francés Henri Grossin, pero su autor falleció trágicamente durante la Primera Guerra Mundial, dos años después, sin poder concretarlo, por lo que se traspasó la elección al segundo lugar correspondiente a la propuesta de Alberto Cruz Montt. Con algunas modificaciones, la propuesta de Cruz Montt sería la base del edificio actual, obra ejecutada a partir de 1917 por la compañía de don Guillermo Francke, quien era socio del club. El magistral estucado artístico fue tarea de Francisco Allera. Recién en 1925 el edificio pudo ser inaugurado. En 1945 se le concluye el último piso ubicado sobre el Salón Prat, central y principal dentro del edificio. Fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1981.
Club de la Unión
Edificio La Bolsa de Comercio (N° 2): Ocupa parte de los terrenos que pertenecieron a las monjas agustinas y otra parte de los que el Club de la Unión había comprado allí para su proyecto de edificio, debiendo negociar ambas instituciones para fijar los deslindes de ambos terrenos, operación en la que nace la callejuela del Club de la Unión entre ambos inmuebles, y la calle corta La Bolsa. La institución de la Bolsa de Comercio de Santiago, fundada en 1893, encargó la construcción de este edificio al célebre arquitecto Emile Jecquier, llevándose a efectos las obras entre 1913-1917 en la esquina de Moneda con Bandera. Es Monumento Histórico Nacional desde 1981.
Bolsa de Comercio
Edificio Ariztía (N° 3): Su construcción fue iniciativa e inversión de don Rafael Ariztía, quien buscaba aportar con este edificio de oficinas al floreciente barrio bursátil de la capital surgido con la construcción del Edificio de La Bolsa. Forma parte de la cuadra-triángulo entre las calles Nueva York, La Bolsa y Moneda de esta manzana. El edificio se encuentra justo en el vértice sur de este triángulo que hace precisamente de con su presencia, cumpliendo con el interés del propietario de hacer variar la rigidez del “damero” en la distribución de la ciudad. Fue terminado en 1921 con planos de Alberto Cruz Montt y aportes de Ricardo Larraín Bravo. La obra estuvo a cargo de la firma Franke, Jullian & Cía., de gran participación en este sector. Tiene cerca de 13 plantas (contando los tres niveles más en su torre-observatorio) y dos subterráneos. En sus bajos se da espacio a tiendas comerciales y en las superiores a oficinas. Se lo considera el primer “rascacielos” de Santiago y ostentaba el primer ascensor para un edificio de oficinas en Chile, además de la entonces novedosa calefacción central a vapor. Tras ser propietado por Ariztía, pasó a manos de la Mutual de la Armada y del Ejército, pero en el presente siglo cayó en decadencia quedando prácticamente abandonado, y debió ser restaurado y recuperado. Su primer sitio de elegantes locales ha sido ocupado por diferentes establecimientos, destacando hoy una sucursal del restaurante "El Quijote" por el lado de Nueva York.
Edificio Ariztía
Edificio ex Hotel Mundial (N° 4): Se encuentra en la esquina de Bandera con La Bolsa y Moneda, al lado del Edificio de La Bolsa y vecino no pareado al Edificio Ariztía, formando el otro vértice del triángulo interior de la cuadra, en su caso al lado poniente, de espalda al templo viejo de las agustinas a cuyo convento pertenecía este terreno, originalmente. El edificio “La Mundial” fue obra de los arquitectos Alberto Shade y Rodulfo Oyarzún Phillipi, construido en el período 1920-1923. Nació como sede de la Compañía de Seguros La Mundial. Posteriormente, el mismo edificio fue arrendado y pasó a ser el alguna vez celebre “Mundial Hotel”, funcionando en este servicio desde 1938 a 1975. Después de su época hotelera, el edificio pasó a ser casa bancaria, hallándose actualmente como sede del Banco BBVA. También es Monumento Histórico Nacional desde 1981.
Edificio ex Hotel Mundial
La Iglesia vieja de las Agustinas (N° 5): La coloco en este lugar de la enumeración obviando que su cronología obligaría a ponerla primero, pero priorizado su real ubicación dentro de la manzana, ya casi escondida entre edificios más nuevos. Después de los daños al hogar y capilla de las monjas en los terremotos de 1647 y 1730, y de las ventas del terreno del convento viejo en 1850, abierta ya la calle Moneda se puso la primera piedra de esta obra en 1857, iniciándose la construcción de la misma con los planos del arquitecto Eusebio Chelli. Sólo hacia 1871 pudo ser puesta en servicio, aunque se la siguió implementando y hermoseando en los años que siguieron. El terremoto de 1906 obligó a hacerle ajustes y mejoramientos, pero las monjas se retiraron de este convento en 1912 hasta su nuevo lugar en Vicuña Mackenna, poniendo en venta los demás terrenos y entregando el templo al Arzobispado de Santiago. Fue así como nació el plan urbanístico que a espaldas de la iglesia, dio origen a los edificios del lugar y la apertura de las calles interiores. Actualmente, la atención y parte de la administración del templo son realizadas por la Pastoral de Empleados. Es Monumento Histórico Nacional desde 1977.
Iglesia Vieja de las Agustinas.
Edificio Díaz (N° 6): Este edificio forma la punta del triángulo de la cuadra por el lado poniente, en el empalme de Nueva York con Paseo Ahumada y calle Moneda. Fue construido en 1925, con diseño de los arquitectos Fernando Valdivieso Barros y Fernando de la Cruz, también bajo influencia de la escuela Art Decó y el monumentalismo heredado del neoclásico. Tal como el vecino Edificio Ariztía, fue considerado un “rascacielos” y su diseño tenía influencia de la Escuela de Chicago, aunque con alguna semejanza a la famosa Torre del New Yor Times de Manhattan (1905). Tanto este edificio como el Ariztía, están construidos por la misma firma de Franke, Jullian & Cía. La esquina adyacente, de Nueva York con Ahumada, hoy es conocida por sus expendios de comida y su pantalla gigante, pero en el pasado era famosa por la Casa Hombo que allí existía, cuyo edificio fue demolido para la construcción del paseo, como veremos más adelante. Actualmente, los espacios en el zócalo del Edificio Díaz son ocupados por el Banco del Estado, pero en el pasado eran establecimientos comerciales que, según imágenes cercanas a los años treinta, por el lado de Nueva York daban techo a la tienda de sombreros y moda femenina "Mademoiselle Veronique" y a una lechería llamada "La Primavera".
Edificio Díaz.
Edificio "La Cañada" (N° 7): Se ubica en donde estaba el antiguo edificio comercial que hacía frente a la Alameda entre las calles Ahumada y Bandera, que fue demolido parcialmente para abrirle espacio al Club de la Unión y la calle Nueva York, y luego para el ensanchamiento de Ahumada. La Cañada fue el primer edificio de este costado de la cuadra que se construyó con la nueva norma para el ensanche de Ahumada, siendo entregada la obra hacia 1952. Fue concebido para departamentos y oficinas en 12 pisos, con comercio en el primero de ellos. Su nombre procede del que recibía en tiempos de la Colonia la Alameda de las Delicias: Cañada de Santiago. Como dijimos, en los bajos del edificio anterior que fuera demolido, existía la famosa “Botica del Indio”. Al construirse el Edificio La Cañada, el establecimiento siguió en su primer piso como la “Farmacia del Indio” todavía hasta los años 90, desapareciendo después para ser ocupado por otra tienda del mismo rubro.
Edificio La Cañada.
Edificio Nueva York 17 (N° 8): Edificio que nace adyacente a otro de antiguas dependencias de arcadas y dos pisos, que existían este tramo de Nueva York, hacia los años veinte. También surge de las ventas que dan paso a nuevos proyectos ejecutados allí todavía en los años cuarenta. Las fotografías antiguas demuestran, sin embargo, que el zócalo con entradas en arcos que tenía hacia 1925 ha sido muy modificado. Es conocido por acoger en sus bajos al bar y restaurante "La Unión Chica", centro de atracción de poetas, artistas y bohemios de toda la gama. Con seis niveles originales más un séptimo piso agregado de manera posterior en lo que era originalmente su azotea, este edificio pasea por un diseño transicional entre el residuo neoclásico y el Art Decó. Sería uno de los edificios originales que dieron forma y contorno a la calle Nueva York, aunque es un referente menor si se lo compara con los demás edificios palaciegos que conforman la manzana.
Edificio Nueva York 17
Edificio Ossandón (N° 9): Construido en 1944, ocupa con sus 9 pisos el número 25 de la calle Nueva York, aunque los dos últimos pisos fueron agregados posteriormente. Tiene algunas reminiscencias del Art Decó, aunque más bien en los detalles y los caracteres de la fachada (nombre del edificio y número). Según nuestro cálculo, ocupa el espacio que había pertenecido a un edificio anterior de tres pisos de altura y en cuyo primer nivel funcionó el "Bar Jockey Club". El nombre del edificio alude a la Comunidad Ossandón Guzmán, del propio arquitecto Pablo Ossandón Guzmán quien, al igual que su hermano artista pictórico y corredor de propiedades Carlos y otros miembros de la familia, tenía sus oficinas en esta misma propiedad. Con entrada por la planta, en su segundo piso está el restaurante "QuintAvenida".
Edificio Ossandón
Edificio de Valores (N° 10): Ubicado en el número 33, es el más alto de la manzana con sus más de 15 niveles, subterráneos y un gran zócalo ocupado por una sede bancaria. Proyecto concebido por el grupo Financo, diseñado por la casa de los arquitectos Sergio Alemparte, Ernesto Barreda, Manuel Wedeles e Yves Besançon. Inaugurado recién en 1989, su posición lo hace particularmente visible esplendoroso mirado desde calle Bandera a través del callejón Club de la Bolsa, entre los dos palacios. Ocupa el sector que antes había sido parte del edificio comercial de arquerías parecido a los que tuvo alguna vez la Plaza de Armas y que hacía frente a este lado de calle Nueva York en sus primeros tiempos.
Edificio de Valores
Edificio Nueva York 53 (N° 11): Se encuentra cerca de la curva de Nueva York que dobla hacia Ahumada, y fue diseño del arquitecto de la Universidad Católica don Carlos Casanueva Balmaceda. La ingeniería y construcción quedó a cargo de la firma Tinoco y Deves. El edificio también forma parte de la renovación realizada en este lado en los años cuarenta, tras la demolición del antiguo inmueble de arcadas. Sus primeros dos pisos y el zócalo ostentan un grande y elegante portal sólido y acabado escultórico, con influencia Tudor o quizás Art Decó ya en retirada, porque el resto del diseño es más simple y funcionalista. Ocho niveles en total más una azotea habilitada, pero el espacio comercial exterior del primero de ellos ha sido famoso por la presencia del taller de timbres y tampones de la firma Humberto Garetto que se remonta al siglo XIX, histórica ya en la calle a estas alturas y con otros locales en la misma calle que ocupa desde 1970.
Edificio Nueva York
Edificio Nueva York 57 (N° 12): Está ubicado justo en la esquina o "codo" de calle Nueva York, destacando por la estructura techada de sus bajos y por sus ventanas con ajimez en forma de cajones. Tiene 9 pisos usados principalmente como oficinas, algunas de ellas de organismos estatales. El primer nivel de ventanales es ocupado por la florería "Souvenirs". Este edificio era conocido en el pasado por la gran cantidad de compradores-vendedores informales de dólares y de metales preciosos que había allí y en el resto del tramo de cuadra, pregonando durante todo el día su servicio. Cabe añadir que este edificio no se extiende hasta la conjunción de Nueva York con Ahumada, sino que lo hace una estructura menor de locales comerciales que forma aquella punta y que he preferido considerar como parte del complejo del Banco Santander y el edificio adyacente, por el lado de Ahumada, dada su escasa relevancia como unidad y su uso para dependencias de la misma casa bancaria.
Edificio Nueva York 57
Edificio Financiero (N° 13): Ubicado en La Bolsa 81, fue construido por la empresa Foram e inaugurado en 1981 y es obra de los arquitectos Santiago Raúl García de la Huerta A., Raúl García de la Huerta M., Renato Strappa y Gonzalo Zégers. Es un estrecho edificio con abundancia de cristales, que divide los edificios Mundial y Ariztía, y fue construido en el lugar que antes ocupaba una antigua edificación de tres pisos. Su torre de vidrios espejados se observa incluso por el lado de Moneda, atrás del Edificio Mundial.
Edificio Financiero
Edificios Banco Santander - Ahumada 48 (N° 14): Proyecto relacionado con la conocida casa Neut Latour, según nos informan en la administración de este edificio, toda esta estructura comercial, residencial y de oficinas nace del plan que ensanchó la calle Ahumada y acabó volviéndola peatonal en los años setenta, tras la demolición de las antiguas fachadas que estaban a este lado de la calle. En realidad, el edificio es un complejo cuya estructura abarca la mayor parte de la cuadra de Ahumada, entre el Edificio La Cañada y la conjunción con calle Nueva York, ordenando quizás por primera vez el comercio del sector en un esquema de paseo parecido a lo que hoy identificamos como boulevard peatonal moderno, ya que todos los espacios inferiores son locales de venta uniformados en sus dimensiones y con una casa bancaria central que domina corporativamente este prolongado zócalo. Este sector estaba formado antes por una línea de edificios antiguos de estilo neoclásico, en cuyos primeros pisos hubo varios célebres establecimientos de la historia de la ciudad a principios del siglo XX, como la Sastrería Avendaño Hnos. del número 20, la "Imprenta Universo" (Sociedad Imprenta y Litografía Universo) del número 32, que además era casa de venta de artículos de librería. En el número 46 estaban las confecciones José Michel, Hnos. & Cía.; en el 50 la Casa Tornero Hnos. & Otero; en el 56 la "Residencia Francesa"; Cuspinera & Cía. ocupaban el 64, mientras que la Armería de Juan Seyler estaba en el 78. Don Salvador Falabella tenía su recordada sastrería en el 82, y su vecino -ya en la esquina de Ahumada y Nueva York- era el alguna vez el suntuoso y esbelto vértice del edificio ocupado por la “Casa Hombo”, fundada en 1924 por el joven inmigrante japonés Takayasu Hombo, en donde hoy han existido reputados establecimientos de comida rápida como "El Tirol" y hoy "El Prosit", además de la pantalla LED gigante que se instaló en el paseo en lo alto. En esta misma punta de cuadra, durante la creación del paseo peatonal en los años setenta, se había construido una fuente de aguas y unos kioscos de venta de flores, pero tras la remodelación hecha hacia el año 2000 se suprimió la fontana y sólo quedó uno de los puestos florales, en una decisión que no ha sido muy celebrada.
Complejo Banco Santander / Edificio Ahumada 48
Edificio Moneda 1040 (N° 15): Es un edificio de oficinas muy secundario, probablemente de poco valor como unidad al igual que el ubicado en a metros del sector de Nueva York al conectar con Ahumada. Sin embargo, su posición es de relevancia en la cuadra y obliga a considerarlo como unidad al separar el espacio del templo de la Iglesia Vieja de las Agustinas con el Edificio Díaz. Ocupa el espacio que perteneció anteriormente a un antiguo edificio neoclásico y de dos niveles principales que, al parecer, albergó en sus bajos alguna vez al célebre "Roxy Bar", atractivo de intelectuales y escritores de su época, siendo demolido hacia los años sesenta. El actual edificio tiene la particularidad de tener una cobertura exterior de su zócalo y acceso central con el mosaico o baldosilla conocida como muriglass, semejante al que se colocó en las primeras estaciones del Metro de Santiago y cuya fábrica ya no existe.
Edificio Moneda 1040
Torre Corporativa de la Compañía Bice (N° 16): Vecino al Edificio La Cañada, ocupa el último segmento que quedaba en pie del antiguo edificio comercial y hotelero también descrito en la parte anterior y que nació dando frente a la Alameda en toda la cuadra entre Ahumada y Bandera. La torre del Edificio Corporativo de la Compañía Bice, a pesar de sus proporciones y majestuosidad monumental, ha sido criticado por algunas opiniones debido a una supuesta "imitación" de la arquitectura histórica en su diseño y aludiendo al Art Decó pero bajo influencia más organicista y expresiva, tratándose de una construcción muy reciente. La nueva torre fue construida por la firma de ingenieros Echeverría-Izquierdo, y se usaron planos de los arquitectos Jorge Swinburn P., Álvaro Pedraza G.y Ricardo Alegría M., siendo inaugurado en 1995.
Torre del Banco Bice Vida

6 comentarios:

  1. Estimado,
    No se su nombre, pero lo felicito por sus publicaciones.
    Espero no tenga inconveniente en que tome sus publicaciones indicando el origen.
    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había visto su mensaje, estimado! Disculpe... Por supuesto, tiene Ud. todo el derecho. Muchas gracias.

      Eliminar
  2. Mensajes rescatados del artículo continuación de éste, fusionado con el actual en una sola entrada:

    Carlos Sáenz18 de octubre de 2015 a las 02:00

    El edificio al final mencionado "Torre Corporativa de la Compañía Bice", es bellísimo, porque mezcla tiempo pasado/presente.
    ResponderEliminar
    Marcoholic2 de diciembre de 2017 a las 11:45

    espectacular, ojala pueda contactarte por algun medio, quiciera hablar contigo
    ResponderEliminar

    ResponderEliminar
  3. Estimado borgoñino, que buena publicación. Me disculpará, pero he tenido el atrevimiento de citarlo en mi seminario de investigación (5to año de arquitectura).

    Espero que no le moleste mi atrevimiento,
    saludos cordiales,
    Franco, otro borgoñino.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por compartir esta publicación. Ha sido de gran ayuda para mi trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Criss, muchas gracias por este interesante aporte a la historia de Santiago. Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.