lunes, 9 de septiembre de 2013

EL PASADO PRESENTE DE LA CASONA DECIMONÓNICA CON MOJINETE DE CALLE BOLOGNESI EN ARICA

Antigua fotografía publicada por don Pedro Encina en su flickr "Santiago Nostálgico", con la ciudad de Arica vista desde el Morro. Destaco en la imagen cómo se observa ya entonces en pie la casona de mojinete de calle Bolognesi.
Coordenadas:  18°28'40.82"S 70°19'12.58"W
Había notado ya la existencia de un techo extraño en calle Bolognesi sobre un par de pubs, con aspecto como de pajarera en ruinas, con recubrimientos de adobe o quincha y un esqueleto parcialmente desnudado de vigas y tablas de madera, me parece que también con refuerzos interiores de caña y carrizo en las paredes. Este techo es de cubierta con tablones largos, muy probablemente aisladas con estuco de barro en el pasado, y los vanos lucen restos de lo que alguna vez fueron protecciones abarrotadas.
Al menos eso es lo poco que alcanza a verse desde abajo, en el popular y transitado paseo.
No hace mucho, sin embargo, el miembro del grupo Facebook "Ese Arica de Antes", don Máximo Karl, publicó allí una fotografía antigua de la ciudad observada desde el Morro, señalando en ella una casona con techo de mojinete que ya existía en la segunda mitad del siglo XIX, indicando también que dicha residencia aún existía.
Esto ha sido una interesante revelación para mí y sólo ahora que me hallo de regreso en Arica, he podido complacer todas las curiosidades e inquietudes al respecto, o al menos la mayoría de ellas.
Vista actual desde el Morro de Arica, con la ubicación de la casa.
LA ÉPOCA DORADA DE LAS VIVIENDAS CON MOJINETE
Como se sabe, el mojinete es una forma techo romo con una línea plana o bien biselada, llamada por algunos "caballete" o "albardilla", que se sitúa entre las dos aguas principales, donde iría el vértice. Fue un elemento muy característico de la arquitectura colonial de estos lares sur-peruanos, especialmente en el período entre los siglos XVII y XIX.
Parece ser que ha existido cierto interés zonal por reponer patrimonialmente al mojinete, como elemento cultural de estos territorios, aunque desconozco los resusltados de este entusiasmo. Sólo sé que, en relación a la ciudad de Tacna, por ejemplo, se han realizado seminarios alrededor de esta forma de arquitectura, pero tampoco estoy al tanto de si esto ha tenido resultados concretos y realmente auspiciosos.
Tradiciones orales proporcionan algunos antecedentes interesantes sobre las propiedades de estos techos, además de una frase que repetían, por ejemplo, los abuelos de las localidades de Pica y Matilla en Tarapacá, cuando describían un clima de lluvias bastante diferente al actual: "Enero poco, febrero loco, marzo y abril aguas mil", quizás aludiendo al fenómeno de llamado "invierno altiplánico". Las casas de mojinete, justamente, suelen asociarse a un clima con cierta presencia de lluvia y brumas espesas
Si bien el mojinete fue tal característica urbana rotunda de estos territorios, tanto en las urbes como en las aldeas, incluso en los templos más antiguos, no quedan muchos ejemplos en la ciudad de Arica, a diferencia de la cercana Tacna donde sobreviven varios ejemplos. El trazo de la fronteriza Línea de la Concordia parece haber marcado diferencias profundas incluso el esos aspectos.
Desde la altura del Morro y observando con detención los techos antiguos de Arica, casi se puede adivinar qué casas tuvieron este tipo de remate en el pasado, quedando pocos rastros del mismo o definitivamente ninguno en ellas.
...Un caso destaca particularmente.
Acercamiento a la casa vista desde el alto mirador del Morro de Arica.
Parte del techo visible desde calle Bolognesi, sobre los restaurantes que ocupan sus bajos.
Mojinete "moderno" de otra casa visible desde el Morro, al final de calle Colón, aunque ésta es de factura nueva.
UN ENCLAVE DEL SIGLO XIX EN EL CENTRO
Por su ubicación a menos de una cuadra de la Catedral de San Marcos en las fotografías del siglo XIX, la imagen que comenté al principio debía corresponder al fragmento de techo que se observa en Bolognesi y que desde la altura es reconocible hoy usando como referencia una vistosa palmera que se eleva en la propiedad vecina. Dos subidas al Morro de Arica, con fotografías y comparaciones desde el mismo, me confirman que esta estructura en forma de "L" invertida es, definitivamente, la casa que he visto antes, compuesta en realidad de dos mojinetes casi empalmados: el más alto de eje Norte-Sur paralelo a Bolognesi, y otro más bajo de eje Este-Oeste que sale desde atrás de la punta del anterior.
Esta construcción decimonónica en particular, sin embargo, no es tan desconocida como yo pensaba en Arica: algunos la reconocen también por ese "cachito" que se asoma sobre los pubs en el paseo, aunque no son muchos los que así la notan. Su ubicación exacta está en Peatonal Bolognesi entre las calles 21 de Mayo y Sotomayor, al costado poniente. Abarca los altos de dos locales recreativos: la cafetería-restaurante "Espacio Ribu's" en el número 347, y el pub-restaurante "Nuestro Bar" en el número 351, aunque los administradores no conocían mucho respecto de esta estructura sobre ambos establecimientos. Una profana antena de televisión satelital ha sido adosada con su plato a uno de sus extremos, alzándose sobre la calle.
Desde las terrazas del edificio de administración pública construido justo atrás, en calle Prat, se puede tener una elocuente vista de la estructura parcialmente escondida entre las remodelaciones y nuevas construcciones, postal que aproveché para observar la casona (o lo que queda de ella) y tomar algunas de las fotografías que aquí publico, luego de rogar autorización de los funcionarios de esas oficinas. En otros lados me consta que la respuesta habría sido el portazo en la cara; pero acá se impuso la generosidad y calidez ariqueña, y así pude acceder a esas dependencias. Tampoco sabían allí de la antigüedad y peculiaridad de ese viejo techo que tenían enfrente.
Debo comentar que, vecino al "Ribu's", en el número 345 de Bolognesi para ser más preciso, existe la notaría de don Víctor Warner, que conserva algo de la fachada original que pudo haber tenido la línea general de residencias de esta estrecha calle. Este detalle quizás proporcione alguna vaga aproximación a cómo debió lucir en su época el frente de la casa hacia esta misma callejuela que en tiempos peruanos creo era llamada calle Unanué, aunque admito que se necesitaría una buena batería de imaginación para poder hacer las correspondientes asociaciones y apuestas.
Aunque, como he dicho, para los ariqueños la presencia de esta casa no es demasiado desconocida después de todo (al menos para los que pasan y trabajan a diario en este sector), el conocimiento sobre su época no es algo bien sabido. Como suele suceder con esta clase de residencias históricas, hay quienes especulan con errada certeza que debe tratarse de una casa de origen colonial, cosa muy dudosa, pues si bien el mojinete era una técnica usada desde antaño en la arquitectura de lo que hoy es el Sur del Perú y el Norte Grande de Chile, toda esta zona entre las calles céntricas de Arica fue totalmente arrasada por el fatídico terremoto con maremoto del 13 de agosto de 1868, quedando casi rasa. La tragedia no respetó ni a la solidez de la Iglesia Matriz, de modo que puedo dar por hecho que la construcción correspondería a años posteriores.
Si asumimos que la casa ya debía estar en pie al comenzar la Guerra del Pacífico y producirse la ocupación chilena de Arica, pues el segundo maremoto con terremoto del 9 de mayo de 1877 golpeó justo hasta la cercanía de este sector de la ciudad según se aprecia en fotografías de la época, apostaría entonces a los años entre 1870-1875 como el período más aproximado para su levantamiento allí en la ciudad, en plena reconstrucción post cataclismo.
Vista de la casona desde el edificio de administración pública de calle Prat.
Vista frontal desde el mismo edificio.
Los dos locales que se ubican en el primer piso de la ex casona: el "Ribu's" y el "Nuestro Bar".
UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN
Algunas versiones no muy precisas, aseguran que la destrucción progresiva de las casas ariqueñas de mojinete se debieron al proceso de la "chilenización" de esta ciudad y la de Tacna hasta el Tratado de 1929: esta explicación, más bien folklórica, dice que supuestamente, se quería eliminar un rasgo estilístico de influencia sur-peruana de la urbe, como es el de las clásicas casas.
La verdad parece ser, sin embargo, que muchas de estas viviendas habían sido levantadas con cierta prisa después del maremoto de 1868 y que la resistencia de sus materiales ante posteriores terremotos no demostró ser la adecuada, por lo que fueron progresivamente cambiados sus techos por otros más sólidos o aislantes, y también reemplazadas completas por otras de albañilería en concreto. Recuérdese que muchas casas "modernas" de Arica ofrecen influencia de la escuela del art decó en su estilo y comienzan a levantarse ya pasado el proceso de la "chilenización".
La construcción de residencias con mojinete en estos territorios, duró más o menos hasta ese mismo período. El retroceso no sólo ocurrió en Chile: muchas de estas bellas casonas se perdieron también en Tacna cuando ya estaba de regreso a manos del Perú y a pesar de las varias que existen todavía allá. Algo parecido sucedió en Arequipa y Moquegua.
Por decisiones particulares y por la renovación del tiempo reflejada sobre el urbanismo, entonces, las casonas de mojinete fueron víctimas de una conspiración urdida entre el afán de progreso y los caprichos naturales, más que de algún oscuro propósito concensuado. Las sobrevivientes de nuestros días y las rescatadas son, por consiguiente, las últimas sobrevivientes del estilo.
La epopeya de la vieja casa del mojinete de Arica, entonces, corresponde originalmente a otro tiempo y a otra era urbana, pues los intentos por reponer esta bella solución de los techos de las viviendas más antiguas no podrían traer de regreso más que una imitación de todas aquellas construcciones rústicas exponentes del estilo y que fueron aplastadas por el peso del desarrollo de la ciudad, sobreviviendo hasta ahora sólo en algunos ejemplos casi románticos y pintorescos como el de este semi-oculto segundo piso de los pubs de calle  Bolognesi, habitado sólo por palomas evitando el Sol y fantasmas rehuyendo a las centurias.

5 comentarios:

  1. hola con mucha pena debo comentar que esta hermosa casa esta siendo destriuda para la construccion d una terraza. todo con la complicidad de la municipalidad de arica. aludiendo que se encuentra deteriorada. cosa que me consta de absoluta falcedad. yo poseo fotos que lo acreditan. cualquier informacio que puedan darme para evitar esta averracion mi correo es polash1005a@yahoo.es

    ResponderEliminar
  2. la mitad norte de este mojinete fue desarmado (pub), conversé con el administrador de la mitad sur (un restaurant) y el sr me dijo que iban a desarmar su lado de este "vejestorio" ya que no les convenía para una ampliación.
    me acordé del cuento del león sordo.
    salu2.

    ResponderEliminar
  3. bueno, amigo te doy un dato entes de llegar al pueblo de molino, encontré 02 casas del mismo estilo y en optima condiciones y están siendo habitadas.
    saludos

    consultas de la ubicación
    c.guerrero.fernandez.76@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. hola, tengo un dato camino al pueblo de molino, encontré 02 casa del mismo estilo y en optima condiciones y están siendo habitadas.
    saludos
    c.guerrero.fernandez.76@gmail.com

    ResponderEliminar
  5. Hola Urbatorivm, me interesa muchos esas construcciones estilo mojinete, quisiera saber si alguien puede dar informacion sobre su origen y si hay profesionales o historiadores que sepan sobre su arquitectura. Saludos Ismael

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook