martes, 26 de febrero de 2013

EL ESTADIO DE CAVANCHA: AYER IMPRESCINDIBLE... HOY AMENAZADO

 Vista del exterior del Estadio Cavancha en sus primeras décadas.
Coordenadas: 20°14'5.89"S 70° 8'46.51"W
El coliseo deportivo de Cavancha hoy se ve como los restos casi ruinosos de un fuerte: prácticamente irreconocible para quien haya estado alguna vez mirando desde sus galerías o palcos los recordados partidos de fútbol o bien en su chancha durante los campeonatos escolares de antaño. Queda tan poco del interior que le diera vida a su servicio por el deporte iquiqueño que, si no fuera por ese edificio digno de ser custodiado por el dragón símbolo y mascota de la ciudad, probablemente ni siquiera podría ser identificable en el paisaje urbano de nuestros días frente a la Playa Cavancha.
El otrora magnífico centro deportivo nació con el nombre de Estadio Regional de Iquique, aunque popularmente se le llamó desde siempre como el Estadio Municipal o el Estadio Cavancha. Fue construido en el terreno del parque viejo, en lo que hoy es frente al Casino y sus estacionamientos, en avenida Arturo Prat antes de llegar a la actual rotonda, cuando este sector en las puertas de la península y la playa cavanchina, mientras que a espaldas del estadio se encontraba la pista del antiguo aeropuerto, convertida hoy en la avenida Héroes de la Concepción y un gran complejo comercial.
Cabe recordar que el área urbanizada y residencial del Iquique central terminaba, en aquellos días, más o menos hacia lo que ahora son las las calles Tomás Bonilla y Hernán Fuenzalida, cuando se podía llegar al estadio en el tranvía o ferrocarril urbano que enfilaba hacia la península. Sin embargo, el crecimiento de la metrópolis no tardó en desbordar estos deslindes y avanzar sobre lo que antes eran sus terrenos periféricos y disgregados, absorbiéndolos en pocas décadas.
Vista aérea de la antigua península y bahía de Cavancha, con el estadio junto a la avenida y atrás la pista del aeropuerto. Nótese lo bajo de los edificios y cómo el sector quedaba entonces en la periferia de la ciudad.
ORIGEN DEL ESTADIO
El estadio de administración municipal se creó como respuesta a las necesidades que demandaba el fútbol iquiqueño con cada vez más clubes y equipos, pero pocos escenarios a la altura de la actividad. Muy probablemente por la influencia inglesa en sociedad iquiqueña, acá ya se conocía este deporte oficialmente desde fines del siglo anterior, naciendo después equipos como el "Yungay", el "Unión" y el "Maestranza", entre muchos otros pioneros de la actividad y que contribuyeron en dar fundamento al mote de Tierra de Campeones, adoptado por la ciudad.
Estas mismas demandas de organización y espacios llevaron a crear, en 1931, la Asociación de Fútbol de Iquique, que sustituyó a la pequeña liga anterior de los equipos futbolísticos locales y abrió las puertas a la materialización de las solicitudes del rubro, empezando por un estadio propio.
El sitio escogido para la construcción del Estadio Regional frente a la Playa Cavancha, correspondía los terrenos adyacentes a los del Regimiento Granaderos y su Casino de Oficiales. Hasta hacía poco, además, el lugar que se destinó al estadio había sido vecino al terreno del hipódromo del Tarapacá Sporting Club de Iquique o, como era llamado por los siúticos, el Club de Sport Tarapacá, cuyo edificio sede era un bello inmueble de aspecto palaciego e influencias de la arquitectura británica decimonónica, por lo que procuraré dedicar alguna futura entrada a lo que fue este recinto y dicha institución. El también desaparecido Velódromo Municipal se hallaba vecino al hipódromo y, si entiendo bien la historia de este recinto, acabó asimilado por los del flamante estadio.
El nuevo estadio, inaugurado en 1933 (se hizo coincidir el acto con las celebraciones de la epopeya del 21 de Mayo), contaba con una edificación central de tres pisos con fachada y pasillos de estilo ecléctico, fusionando elementos que van del Tudor a la arquería neomedieval casi de imitación gótica, además de darle toques afrancesados que le procuran aspecto de castillo o fortaleza, especialmente en el marco del portal de la entrada. El detalle se repite en los arcos geométricos que se extendieron posteriormente en secuencias de a seis a cada lado del edificio central, con algún grado de influencia del Art Decó.
Según información que encuentro en internet, para hacer más simbólico y localista el acontecimiento histórico de su presentación en sociedad, el Estadio Regional de Cavancha fue inaugurado oficialmente en el aniversario 54° del Combate Naval de Iquique y Punta Gruesa, durante la Presidencia de Arturo Alessandri Palma. Quedarían a un lado del mismo también, por el costado Norte, las instalaciones para el público del aeropuerto.
Ubicación del estadio en la maqueta de la ciudad, en la ex central ferrocarrilera.
SU HISTORIA DEPORTIVA
El estadio se volvió de inmediato un impulso formidable no sólo al fútbol local, sino también al deporte iquiqueño en general y a las actividades culturales pues, hasta entonces y salvo por casos como la misma anterior pista del hipódromo, Iquique no había contado con un recinto de tales dimensiones que permitiera semejante concentración de gente en forma cómoda y ordenada. La historia de la propia metáfora de la Tierra de Campeones encuentra sus cimientos más sólidos en este estadio, precisamente.
Al ir creciendo paulatinamente la ciudad hacia el Sur antes aún del traslado del aeropuerto, el entorno del estadio iría quedando encerrado por los barrios, plazas y conjuntos comerciales que actualmente se pueden ver allí.  Así, en los años sesenta, las villas y vecindarios habían avanzado sobre Playa Brava por el Sur y superaban Pedro Prado por el oriente, cercando el aeropuerto y las instalaciones del estadio. La situación del mismo en el orden de la ciudad ya no era la misma de sus orígenes, por consiguiente.
Hacia el año 1976 se aumentaron y mejoraron las graderías. Por entonces, había tenido lugar también el traslado del viejo aeropuerto hacia afueras de la ciudad, lo que permitió el rápido aumento de la urbanización residencial ahora en los propios inmediatos del estadio, donde aún era contenido este avance. Luego, en 1978, al fusionarse el Equipo Cavancha con el Club Estrella de Chile y otros menores de la liga amateur, el naciente equipo del Club de Deportes Iquique comenzó a utilizar el estadio municipal como su sede local.  Ese mismo año, los trabajadores pequeño industriales y artesanales de Iquique habían hecho colocar una piedra con una placa a modo de monolito honorífico, al lado del acceso al estadio, donde aún se lee sobre el mármol:
ASOCIACIÓN DE PEQUEÑOS INDUSTRIALES
Y ARTESANOS DE IQUIQUE
"ASPIA"
HOMENAJE AL FÚTBOL IQUIQUEÑO
EN EL 37 CAMPEONATO NACIONAL
21 DE ENERO - 5 DE FEBRERO DE 1978
"OBTENIDO EN LA PRESIDENCIA
DE RAMÓN PÉREZ OPAZO
COOPERACIÓN RGMTO. LYNCH"
Un año después, en 1979, el flamante Club de Deportes Iquique lograba con su energía de dragones el preciado ascenso a Primera División, en uno de los hitos más emotivos y recordados de los que se vivieron en aquel estadio. Hubo varios otros triunfos históricos en esa desaparecida cancha verde, incluso sobre célebres equipos internacionales de las divisiones profesionales y amateurs, epopeyas que los miembros de la llamada hinchada celeste seguramente sabrán recordar con más precisión o detalle que quien escribe.
EL CIERRE DEL ESTADIO
La última gran campaña local de Deportes Iquique en el Estadio de Cavancha tuvo lugar en 1992, con el equipo titular dirigido por Jaime "Pipi" Carreño, quien consigue el segundo lugar del Campeonato de Segunda División y logra devolver al equipo a la Primera División para toda la temporada del año siguiente.
Pero sucedió entonces que, para diciembre de 1993 y siendo alcalde Jorge Soria, quedó terminado y fue inaugurado el Estadio Tierra de Campeones en avenida Pedro Prado, que se venia construyendo con varias etapas y problemas desde aproximadamente 1988, bajo la primera administración edilicia de Myrta Dubost. El club había comenzado a jugar cada vez más seguido en esta cancha con graderías para 12 mil personas, hasta dejar definitivamente atrás al viejo Estadio de Cavancha. Hasta ahora, el Tierra de Campeones es su sede local y también la del Club Deportivo de la Universidad Arturo Prat.
Su último partido allí fue uno con Provincial Osorno, siendo derrotado el club iquiqueño por la cuenta mínima, como mal presagio del descenso que volvería a experimentar el equipo y de los peligros que comenzarían a asechar al antiguo estadio.
Desde entonces, el recinto fue quedando abandonado y con su sector de cancha y graderías totalmente desmantelado a partir de 1998. En algún momento pretendió ser revivido incorporándolo a algunas actividades que se realizan en su interior, especialmente ligadas a la recreación y el espectáculo, en tanto que los jardines han servido por largo tiempo al albergue y criadero de llamas y otros animales. Sin embargo, gran parte del interior del ex estadio pasó a ser ocupada por la Municipalidad como bodegas y corrales, guardándose allí incluso algunos camiones de servicios y convirtiéndoselo hasta ahora en la sede de la Dirección de Seguridad Vecinal.
El deporte, su razón esencial de existencia, parece haber sido marginado definitivamente del lugar.
Postal de colección, con el Estadio Cavancha en sus buenos días.
AMENAZAS Y CAMPAÑAS DE RESCATE
Durante el año 2012, comenzó a correr un fuerte rumor de que el ex estadio estaba siendo ofrecido a la venta a algún proyecto inmobiliario, dada su ubicación privilegiada frente a las playas, paseos y el Casino de Iquique. Algunos indicios en el sentido de confirmar esta noticia de manera no oficial, encendieron las balizas de los defensores del patrimonio histórico en la ciudad, más aún cuando viniéndose encima ya el período de elecciones municipales no había desmentidos formales de parte de la Municipalidad de Iquique a las informaciones circulantes sobre la posible venta y eventual demolición del recinto.
Poco después, al ganar las elecciones el ex Alcalde Jorge Soria asegurando su regreso al mando municipal, cundió el temor de que el señalado destino del ex Estadio Cavancha se precipitara de seguro hacia su destrucción, considerando que, en 1999, el mismo edil había suscrito un documento informativo donde promovía las conveniencias de la venta del recinto para inversiones del rubro inmobiliario, precisamente.
Alertados por las cada vez más preocupantes noticias y circunstancias desfavorables a la conservación del ex recinto deportivo, un grupo de iquiqueños se organizó espontáneamente en octubre de ese año y comenzó a reunir firmas contra la decisión, habilitando para ello un libro especialmente dispuesto en la Sede Social del Sindicato de Estibadores, ubicado en la conjunción de calle San Martín 344, recibiendo apoyo de la ONG Iquique Ciudadano, además de varias organizaciones y particulares vinculados al deporte regional. Al poco tiempo y para similares propósitos, se habilitó también un libro de firmas en Santiago, en el Centro Hijos de Tarapacá ubicado en Escanilla 525, en la comuna de Independencia.
Cabe señalar que, hacia el final de su alcaldía, la saliente edil Myrta Dubost habría señalado que la venta del recinto permitiría reunir fondos para la ejecución del Proyecto Ciudad Deportiva de Iquique, o al menos eso se sugirió. Empero, este argumento trajo a muchos el recuerdo de otro embaucamiento similar: cuando se vendió y destruyó la antigua Casa del Deportista, con la excusa de construir un moderno Edificio Consistorial que jamás llegó a verse.
Monolito conmemorativo, colocado por la ASPIA en 1978.
UNA POSIBLE NUEVA VIDA PARA EL ESTADIO
La aspiración principal de los activistas opositores a la venta del ex estadio, liderados por el residente del Círculo de Futbolistas "Tierra de Campeones" don Mario Cayazaya García, es conseguir la paralización total del proyecto y la declaratoria de Monumento Histórico Nacional para el lugar, permitiendo que sea aprovechado como centro deportivo, social, cultural y de áreas verdes.
En el caso más ambicioso, se espera fundar allí un gran Centro Regional de Deporte y Cultura. Antecedentes históricos como -por ejemplo- el del cuasi "salvataje" ejecutado con la Estación Mapocho en Santiago durante los años ochenta, hoy principal y más grande centro cultural de Santiago, da abrigo a las esperanzas que van por este mismo sentido con respecto al ex Estadio Cavancha.
Aun dejando de lado los romanticismos y las pasiones de amor por el patrimonio, no hay duda de que el ex Estadio Cavancha sigue siendo un importate espacio de actividades y encuentros para la sociedad local, por lo que cabe preguntarse también: ¿Puede prescindir la ciudad de Iquique de un recinto con el espacio y la comodidad del ex Estadio Cavancha? Ubicado casi en el actual centro geográfico del borde costero de la metrópolis, en este verano -la estación de más visitantes y turistas por excelencia-, en sólo un par de semanas, he visto allí la realización de exposiciones, presentaciones, una multitudinaria "fiesta de la cerveza" y a los pocos días un "tambo" bailable en el marco del Carnaval Andino. También se ha desarrollado el Festival de Verano de Iquique en él... ¿Es, semejante nivel de actividad, algo propio de un espacio "subutilizado" o que merezca alguna clase de reformulación de su uso práctico en la urbe?
Nos encontramos exactamente en este punto preciso de discusión y debate con respecto al futuro del ex Estadio Cavancha en estos momentos, de modo que el capítulo final de esta historia no ha sido escrito aún. Mientras reflexiono sobre esto, sin embargo, se realiza otro interesante encuentro de carácter festivo y cultural en el mismo recinto, por lo que esperaría que al menos por cuestiones pragmáticas o utilitarias, la cordura y la mesura se impongan a las ambiciones del instinto mercachifle vernáculo en las autoridades chilenas, especialmente después de presenciar en Santiago experiencias con traumas tan parecidos, como la destrucción del Gimnasio Manuel Plaza, el Estadio Nataniel, el Estado San Eugenio y, en la corona de todas las calaveradas, el Aeropuerto de Los Cerrillos.
Esperamos sinceramente, entonces, que se preserve este patrimonio auténticamente ciudadano en la ciudad de Iquique, representado por su histórico y epopéyico ex Estadio Cavancha.

1 comentario:

  1. MENSAJES RESCATADOS DESDE EL ANTERIOR BLOG DONDE FUE PUBLICADO ORIGINALMENTE ESTE ARTÍCULO:

    Jorge Jonathan Araya Yueng · Calama, Antofagasta
    lindo
    Reply · · April 14, 2013 at 1:08pm

    Marcia Lorena Castillo Robles · LICEO FRANCISCO DE AGUIRRE B-8
    El estadio tiene una historia preciosa, pero hoy en dia esta convertido en patio de acopio de el departamento de aseo y ornato y talleres municipales, de deportivo no tiene nada a excepciona por algunos grupos de deportista que practican gimnasia y arco prácticamente un basural. lamento que la Ilustre Municipalidad de Iquique no realice nada para mejorar este recinto y darle un auge al deporte.
    Reply · · 4 hours ago

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook