lunes, 10 de mayo de 2010

EL POLLITO ASADO A LAS BRASAS Y UNA FALSA CONTROVERSIA, SEGÚN PARECE

Por su sencillez y economía, el pollo asado a las brasas (o a la brasa) quizás se trate de una de las ofertas de comida más populares en Chile, con del completo y la empanada. Es típico de los borrachines con bajón de hambre o de los viajeros que quieren comer algo rápido y contundente ojalá sin bajarse del vehículo. Los universitarios suelen comprarse uno para entre cuatro o cinco bocas y lo devoran sentados en el pasto o en las típicas mesitas que suelen colocar estos locales de asaduría, devenidos en restaurantes.
Las casas de pollos a las brasas ya son parte del stock de comida rápida en venta en Santiago, a veces hasta altas horas de la noche. Los supermercados han abierto sus propios sectores para la cocción y venta de estos pollitos asados, que rondan los $ 3.200 pesos entero. ($2.600 los más baratos) Los pollitos asados de esta manera tienen un plus especial de venta: se publicitan solos a través del olor. No conozco otro método tan eficaz de promover una compra por intermedio de los aromas del producto; esto no sucede ni con los perfumes.
Lo tradicional es comprarlo con papas fritas, según la moda ultracalórica impuesta por los tradicionales locales de barrio ofreciendo el producto. Ni siquiera el arribo masivo del pollo frito, que nos parece comenzada a principios de los ochentas con la cadena "Pollo Broadster" por ahí por paseo Philips, ha podido con el tradicional pollito asado y, especialmente, el pollo a las brasas o al spiedo, como se le llama al estilo italiano.
La venta también es uniforme: está el pollo entero, medio pollo y cuarto de pollo. Cuando uno pide este último, la pregunta del vendedor ya es clásica: "¿Tuto o pechuga?". Lo tradicional es acompañarlo de papas fritas. Las cadenas más grandes de comida también ofrecen el vaso de bebida gaseosa y empanadas fritas para subir la compra y bajar la expectativa de vida del cliente. Como está en el borde de la comida chatarra, la oferta incluye mostaza, mayonesa y ketchup.
Algunos de los más famosos y apreciados centros de venta de pollos a las brasas de la ciudad de Santiago han sido la"Vaquita Sabrosa" de Antonia López de Bello, el "Pollo a las Brasas" de Av. Vicuña Mackenna, el clásico "Los Pollitos Dicen" de Ahumada 189 y Estado, la "Asaduría de Ave" en Almirante Barroso, el centro bohemio del "Cara de Palo" en Ricardo Cumming, el "D'Hantan Restaurante" de Rosas, "Los Compadres" de San Ignacio, los famosos de Irarrázaval "Aló Pollo", "Pepe Pollo" y "Hot Pollo"; en Av. Matta "El Manina" y el "Repollo Asado"; "Papipollo" de 11 de Septiembre y "Pollo Pa Tí" en Pedro de Valdivia, sólo por mencionar a algunos de los innumerables locales.
Mi amigo Ramón amaba estos pollos asados en rotativas. Se compraba dos por jornada: uno para él y otro para su familia. Fue así como falleció fulminado por un infarto, víctima de su propia obesidad, un día de 1994, a los jóvenes 30 años de edad. Nada es bueno en el abuso, y mucho menos las delicias de los mesones del pueblo chileno, con tendencia casi natural hacia el exceso y la gula, en una sociedad que había sido más tiempo pobre, carente y menesterosa, siempre acosada con el humillante terror al hambre, en vez de la felizmente próspera que se nos intenta describir en nuestros días como una promesa imperecedera.
En Chile, se le llama desde antaño también spiedo a la máquina rotativa donde se atraviesan los pollos para ser asados sobre la fuente de fuego. Con el tiempo, el asado original al carbón-piedra ha ido siendo reemplazado por el horno a gas o eléctrico, algo que podría ser positivo para la salud pública considerando que está demostrada cierta correlación entre el consumo de carnes asadas al fuego y la tendencia al cáncer, por la combustión de las grasas que escurren y la exposición del alimento a los humos de esta misma grasa durante su cocción.
"El Pollo Caballo", quizás el más conocido y tradicional de los restaurantes santiaguinos especializados en el comercio de pollitos a las brasas, en la esquina de Avenida Viel con Ñuble, junto a la Estación Metro Rondizzoni. Tiene otra sede en Vicuña Mackenna, paradero 14-15.
Portada de la revista de consumo "Saber comer... y vivir mejor", publicada en Santiago por Editorial Zig-Zag, edición N° 66 de julio de 1970.
¿DISPUTAS PATRIMONIALES?
Nos parecería ridículo poner en disputa la paternidad de algo tan básico como un pollo asado al fuego, probablemente el alimento más rudimentario y simple después del pan con mantequilla. Sin embargo, desde hace unos años, la decisión de las autoridades de un país vecino adjudicándose la creación del pollo a las brasas o al spiedo nos obliga a meter manos en el asunto de una curiosa y pintoresca controversia sobre el mismo producto.
Así es: aunque parezca extraño, hasta el dorado y jugoso pollito a las brasas se ha prestado para las permanentes rencillas por la paternidad de los objetos de la góndola de los supermercado chilenos y/o peruanos, especialmente por el lado de nuestros amigos limeños, algunos por desgracia atentos a lavar las heridas de la historia enrostrándole al vecino rebuscadas interpretaciones sobre el plagio de sus supuestos productos nativos u originarios, como en el caso de la presencia ancestral de las lúcumas, las papas o de los camélidos en Chile. Como se recordará, además, el pollo asado a las brasas de carbón fue declarado plato típico y patrimonio de la nación peruana durante el 2004, por el Instituto Nacional de Cultura del Perú.
En este interés por establecer la paternidad del producto en cualquier parte de América, parece no haber noción con el hecho de que el pollo a las brasas era conocido en Europa desde que se inventó la ganadería avícola o quizás antes; quién sabe si desde que se descubrió el fuego. Hay un mosaico del siglo XII en la Catedral de Otranto, de la región italiana de Apulia, donde se ve una mujer asando un cerdo en o que parece ser un sistema giratorio que manipula el mismo personaje, por ejemplo. No por nada, la asignación oficial del platillo al estatus de producto típico ha provocado algunas controversias incluso dentro de ese mismo país vecino. Una confesión crítica e interesante es la que proporcionara el periodista e investigador culinario peruano Jorge Salazar, autor del libro "Crónicas Gastronómicas", quien declaró en el diario limeño "El Comercio" del sábado 15 de enero de 2005:
"Para mí es vergonzoso todo este asunto. Peor es lo del pollo a la brasa. Todo pueblo primitivo lo come. Somos una gran civilización que no necesita andar inventando cosas".
En primera mirada, nos parece que la medida buscaba engrosar la lista de objetos que el Perú considera exclusivos y originarios. Pero si acaso debía ser Chile el principal aludido con esta declaración de peruanidad del pollo a las brasas (como en el caso del pisco, las chirimoyas, las paltas, las llamas, el cebiche, las alpacas, las lúcumas, las papas... y como el chiste del alza en todos los productos con "t": Todo) no es mucho lo que necesita decirse como refutación. Basta recordar, por ejemplo, que la ancestral "gallina mapuche" chilena (famosa por sus variedades de plumas rizadas o sin cola, y sus huevos de color azulino) desde épocas precolombinas fue comida por los indígenas de la zona de la Araucanía, cocida al palo y de una forma que no difiere mayormente del procedimiento del pollo asado a las brasas o de carbón con piedras.
En fin, exploremos un poco esta situación, porque ya he visto a algunos compatriotas cabezaduras tentados también con la idea de enfrascarse en esta discusión bizantina y poco ilustrada, adjudicándose un origen que no es real.
Desaparecido local de pollos a las brasas en un sector cerca del Paseo Bulnes.
EL POLLO ASADO EN PERÚ
Desde nuestro punto de vista, todo el asunto de la peruanidad del pollo a las brasas se debe a una curiosa confusión, quizás intencionalmente provocada.
El pollo a la brasa del Perú es, en verdad, una receta o tradición específica que por alcance de nombres coincide con el sistema mismo del pollo asado al estilo spiedo, manera que también se consume masivamente en Chile y en otros países. En el país incásico, sin embargo, este pollo a la brasa corresponde a un asado preferentemente de gallina al carbón-piedra, con ciertos aderezos específicos y una cobertura de ají, además de salsas y otros agregados. Como en el sistema spiedo, sin embargo, el pollo es girado entero, atravesado por el fierro, mientras se asa. Es posible encontrarlo en algunos restaurantes peruanos que han ido instalándose en Chile, por cierto.
El caso es que ahora, sin embargo, ciertos asociaron uno de sus platos más típicos del Perú con el nombre del pollo a las brasas que se comercia también en Chile y en todas las cocinerías del mundo basadas en el sistema spiedo, llegando incluso a motivar las decisiones gubernamentales en torno al mismo, que hemos visto.
Ahora bien, el pollo a la brasa peruano, considerado como sistema de cocción (no la receta) es, además, una propuesta bastante reciente. Aunque se ponga énfasis en tradiciones ancestrales de la cocina limeña, se atribuye la "creación" y popularización del platillo al comerciante hotelero suizo Roger Schuler quien, tras llegar a Lima en observó junto a su colega y compatriota Mario Bertoli Dermachi cómo una cocinera de Santa Clara cocía pequeños pollitos ensartados en un fierro y los giraba sobre de las brasas calientes. Schuler solicitó a otro suizo, el mecánico Franz Ulrich, la construcción de un horno para lograr este mismo resultado en los pollos y, con él, inauguró el restaurante "La Granja Azul" junto a una carretera de Chaclacayo, y luego otro llamado "El Rancho", más central.
Al menos esa es la versión que el hijo del señor Roger, don Johnny Schuler, ha hecho correr orgulloso por los diarios peruanos. Coincidentemente, Schuler también fue conocido hace pocos años por su enfática defensa de la idea de que el pisco y el pisco sour son productos exclusivamente peruanos pero "robados" por Chile (es catador y miembro de una cofradía de adoradores de productos vitivinícolas de su patria).
Sin embargo, nos parece que la oferta de pollo a la brasa en Perú, aún dando por oficializada su aparición a mediados de siglo con la irrupción del sistema de Schuler en el medio, se trata sólo de una adaptación y no de una invención típicamente tradicional, como han alegado algunos publicistas, pues el método de cocción es ampliamente conocido en las artes culinarias internacionales desde hace siglos. La identidad debe ir, entonces, por la receta y forma general de preparación más que el mero sistema de cocinarlo que le ha dado el nombre.
Una observación final para este subtítulo: en su "Diccionario de gastronomía peruana tradicional", el investigador peruano Sergio Zapata Achá admite textualmente que el pollo a la brasa es una adaptación de su patria al pollo al spiedo, procedente de Europa. Distinto y legítimo es, sin embargo, que el mismo platillo se haya integrado a la tradición cultural y a la identidad culinaria de la conocida comida peruana, situación connatural y que suele ser base de la diversificación de la cocina tradicional de los países.
Asadores del siglo XVI en el "Opera di Bartolomeo Scappi" de 1570.
 
Grabado con artefacto usado en los tiempos de Scappi para asado rotativo.
 
Grabado germano del "Theatrum machinarum novum" (G. A. Böckler, 1662).
EL POLLO ASADO EN CHILE
En Chile, los pollos asados también son de larga data, como hemos dicho. Registros de su existencia en la mesa citadina aparecen también con el caso de la gallina asada y es mencionada presente en mesas aristocráticas en un testimonio de Santiago que anota en sus memorias, en septiembre de 1838, la noble dama Mary Elisabeth Causten, esposa del Ministro Plenipotenciario de Chile en los Estados Unidos, don Manuel Carvallo.
Otra cosa, sin embargo, es hablar del pollo a las brasas propiamente tal y con el sistema de rotación señalado, por lo que se precisa en este punto indagar algo más al respecto.
Sobre el tipo de asado con la presa ensartada en un palo giratorio, se recordará que este proceso de cocción es casi tan antiguo como la colonización del sur de Chile, siendo una de las variantes del famoso asado al palo. Y sobre el detalle del pollo cocido entero (en una pieza), consultando el recetario "La negrita Doddy: Nuevo libro de cocina", de Lawe, publicado en Santiago en 1911, vemos que se mencionan allí recetas internacionales de pollos horneados completos, como por ejemplo el Pollo en fuente a la Crécy. La cocción de aves enteras a las brasas y con el elemento de la rotación periódica (aunque no mecanizada) aparece mencionada por Marta Brunet, en la receta para pavo que describe en su "La hermanita hormiga: tratado arte culinario", de 1931, ensartado en el asador, rociado con mantequilla batida y otros ingredientes.
Éstas son sólo recetas de mesas acomodadas, pero la alusión al asado de aves a fuego lento tampoco es exclusiva de tales cocinas aristocráticas, sino que era lo común para los pollos cocidos enteros de esta forma, según se desprende de la lectura de la receta que da acá en Chile doña Olga Budge de Edwards, en su libro "La buena mesa", de 1935:
"Se riega constantemente con su propio jugo hasta que esté bien dorado".
"Deberá tardar de 45 minutos a 1 hora en quedar a punto; pero esto depende mucho del tamaño del ave y el grado de calor del horno. Mientras más lento sea el cocimiento, más sabroso y jugoso queda el pollo".
¿Dónde aparece el pollo a las brasas con rotación propia y mecanizada, entonces? Si nos guiamos por lo escrito por Oreste Plath, el sistema spiedo, que nos interesa particularmente para este tema, está asociado en Chile a un inolvidable local de la historia gastronómica nacional: el desaparecido restaurante "La Bahía", que atendía con dueños españoles desde 1922 en calle Monjitas a una cuadra de la Plaza de Armas: entre otros detalles que lo hicieron famoso, "La Bahía" trajo hasta su famoso local cerca de la Plaza de Armas una máquina asadora de este tipo, la que causó gran sensación entre los clientes y que bien podría corresponder a una de las primeras conocidas por esta región. Estos datos son señalados por Plath en "El Santiago que se fue". Desde entonces, la tecnología spiedo automático para asar pollos se ha popularizado y masificado en el comercio capitalino, tanto para el pollo asado a las brasas como los hornos más modernos a gas y electricidad, que simulan ese mismo tipo de cocción.
Es apropiado destacar que muchos locales de barrio o restaurantes tradicionales de la capital aún conservan el sistema antiguo de cocción a las brasas, eludiendo las tecnologías, pese a contar también con máquinas rotativas de esta clase para los pollos mientras son asados.
Otro de los pollos asados más famosos de Santiago fue el del restaurante "El Pollo Dorado", que estuvo ubicado en el famoso sótano de la Quintrala, en Estado con Huérfanos que alcanzó su peak de popularidad hacia los años sesentas. No sabemos particularmente si su método de asado era a las brasas o al fogón directo, pero ciertamente fue el pollito más famoso de todas las cartas chilenas en su época. Se lo servía entero, "dorado" al calor del fuego lento, con papas y abundantes ensaladas. Parte de su receta permaneció siempre en el estricto secreto y se perdió con la desaparición del tradicional restaurante.
Local de "Los Pollitos Dicen" de la primera cuadra de Ahumada. Corresponde al tipo de locales de comida rápida que ofrecen pollos a las brasas en nuestros días.
UNA REFLEXIÓN PACIFISTA...
Si acaso la decisión peruana de nacionalizar el pollo asado "a la brasa" fue tomada considerando la popularidad y difusión que tienen también en países como Chile el pollo a las brasas pero con recetarios distintos, sería una curiosidad considerando que se trata de un platillo con bastante arraigo americano pese a provenir, en lo estrictamente histórico, del pollo spiedo europeo. No es por paranoia, pero frecuentes tiradas de cola y menciones un tanto inamistosas en medios de comunicación del vecino país, dan a suponer que quizás se quiso marcar un antecedente en este sentido.
El hecho relevante ya visto, además, es que el sistema de rotación de pollos para asarlos al fuego o a las brasas no es un invento peruano, y menos del siglo XX, por lo que no correspondería señalar una especie de plagio o imitación entre dos países que también lo habían adoptado y en circunstancias que admiten distintas.
Quien pretenda otra cosa, no habla exactamente desde el rigor histórico, pues el sistema spiedo aparece perfectamente documentado en el trabajo "Obra de Bartolomeo Scappi, maestro del arte de cocinar", publicado en 1570. Se observan ya entonces los grabados de artilugios rotativos mecánicos con manivelas de tracción humana para el asado de aves y otras carnes, por lo que no merece la menor duda de que se trata de un método de cocción usado en Europa desde mucho antes que fuese tomado para sí por los pueblos americanos, y varios siglos antes de que se implementara alguna clase de máquina ad-hoc a estos menesteres en Lima, Santiago o cualquier otra parte del ex Nuevo Mundo. Pero debe insistirse: cada país lo incorpora a su tradición y folklore culinario con elementos propios, aspecto desde el cual fluye la autenticidad y legitimidad de su presencia como aporte a la identidad de cada pueblo.
Por otro lado, ya nos estamos habituando a que en tantas referencias sobre platos, tragos típicos chilenos o criollos en general, aparezcan seguidamente la sombra de las Relaciones Exteriores. En efecto, prácticamente todos los sellos culinarios presentes en Chile han sido ofrecidos a la disputa: el "bife a lo pobre", las entradas de paltas (York, reina, cardenal, etc.) y hasta las empanadas de pino, según hemos comenzado a constatar en algunos foros. Nada se salva en este tema, ciertamente de orientación más pasional y patriótica. Hasta la leche con plátano terminará ofrecida a disputa, a este ritmo.
La sombra alcanzó, entonces, al famoso pollito asado a las brasas, una de las comidas más populares de Santiago, de Lima y de todo el mundo, que ya hace rato perdió el gentilicio. Las esencias de cada pueblo se reflejan, entonces, no en la exclusividad del invento, sino en el valor que se le de como dentro de la identidad propia. Quizás sería mejor disfrutarla tranquilamente con esta filosofía y en la misma mesa, que sufrir añorando nacionalizaciones culturales y perpetuando discusiones que no cambiarán la realidad en lo más mínimo.

23 comentarios:

  1. Pollito al spiedo, a la brasa, invento peruano o chileno o francés.

    La historia de la cocina es la historia de las influencias y de las ideas que en cada lugar evolucionan de manera independiente, hasta que adquieren carta de ciudadanía.

    Pensar lo contrario sería aceptar que no somos ni chilenos ni peruanos porque nuestros antepasados fueron en algunos casos extranjeros.

    No es asi no es cierto? Somos cada uno de nosotros peruanos o chilenos, independientemente de nuestros ancestros.

    Del mismo modo, el pollo a la brasa es totalmente peruano, y si sólo fuera una imitación, no existiera la explicación para el éxito de las pollerías peruanas en Santiago.

    Sin embargo, además de lo divertido y apasionante de una discusión gastronómica, felizmente en este caso, sólo quedan ganadores, pues si nos sentamos a la mesa a probar un pollito a la brasa bien cholito, estoy seguro que quedaremos muy satisfechos, mientras nos ponemos de acuerdo en que quizás no lo inventamos del todo en el Perú, pero que si lo hacemos mejor...

    Cordialmente. Alberto Morán

    ResponderEliminar
  2. Estimado, sólo para aclarar: el mercado culinario en Chile incluye comida china, japonesa, thai, árabe, hindú, italiana, española, alemana, vietnamita y peruana entre muchas otras muy exitosas, porque la demanda es alta y existe un poder de compra suficiente para sostener tanta variedad. Las "pollerías" peruanas (cocinerías tradicionales de pollos) casi no existen en Santiago: lo que sí hay son restaurantes peruanos donde se ofrece también pollo dentro una gran variedad de otros platillos de distintos productos pero, como Ud. seguramente ya sabe, la principal demanda de estos restaurantes en Chile son platos a base de productos marinos, o al menos es la que más utilidades deja. Los pollos a las brasas existen en Chile desde tiempos muy anteriores a la introducción de estos restaurantes de comida peruana en el país y le aseguro que no logro intuir ningún hilo que pueda vincular cronológicamente la antigua popularidad de este platillo en Chile con alguna influencia de las recetas peruanas, que todavía son recientes en Santiago. Menos aún para pretender que se tenga alguna clase de paternidad sobre el grupo general de lo que podríamos llamar pollos a las brasas y sistemas rotativos de asado, remontados a la Edad Media cuanto menos. No le discutiré si en Perú hacen todo mejor que en el resto de los 197 países del mundo; pero a mí, en lo personal, no me gusta la carne con demasiados aliños, así que prefiero el pollito a las brasas que conozco desde mi temprana infancia. Son sólo cosas de gusto, ya que mi lengua sirve más para saborear comida que para lamer banderas. Saludos para Ud. y todos los amigos peruanos que pasen por este blog.

    ResponderEliminar
  3. totalmente de acuerdo con criss
    solo se aprecia el sabor de los alimentos con la lengua no el clor de las banderas, y si no tienen tanto aliños mucho mejor, mas sano para el estomago.

    ResponderEliminar
  4. Bueno muy interesante el análisis del origen del POLLO A LA BRASA, pero una cosa es cierta según tu definición nadie inventó nada pues si analizas todos los inventos, tuvienron una precesión o una fuente de inspiración, entonces tu reseña sería un compendio de otras investigaciones y testimonios mas no tuya según tu lógica y mi comentario sería quiza tuyo pues tu lo impulsate, bueno me despido, porque ya me dio hambre y voy a comer un pollito a la brasa bien condimentado. Que pensando en esto, ese gusto no será ya jamas mio porque seguro a alguien así le gustaba primero que a mi CARARY...

    ResponderEliminar
  5. La investigación obviamente es mía. Lo ridículo e infantil sería que yo me propusiera como el descubridor del origen del pollo asado a las brasas en la Edad Media, de donde realmente procede... Buena suerte con sus aliños (ya debo comenzar a suponer quiénes inventaron también la sal de fruta, supongo).

    ResponderEliminar
  6. Nadie dice que los peruanos inventaron el sistema spiedo para cocinar un pollo, es solo una forma usado por millones de recetas únicas y propias de diferentes partes del mundo, lo que hacen los peruanos es reservar el proceso de amaceramiento preparación y presentación como propio, que como dices a mucho insulsos, COMO TU lo sabes bien no les gusta, pues que se coman un pollo a las brasas de tu país y no un POLLO A LA BRASA que es el platillo peruano, el nombre quiza es un poco simple, al igual que nuchos otros como el Arroz con pollo que tiene un proceso de condimentación especial y no el comun que les gusta a otros, bueno en gustos no discuto, pero el paladar de los peruanos es un poco mas exigente, por la variedad de platillos y está reconocida por VERDADEROS expertos internacionales de la gastronomia como una de las mejores del mundo, no por ser simple ni andar registrandose nombres, sino por ser diferente en la preparación, aderezo y presentación, la comida típica es más que los ingredientes básicos y una técnica de cocción, te falta demasiado para comprenderlo, que buscas en la historia algo que tiene una logica obtusa, es como decir que los platillos típicos chilenos en mayoría a base de mariscos y pescado, no sean suyos pues ya eran usados muchos siglos antes que ustedes por japoneses e italianos porteños como ustedes pero mas antiguos utilizando los frutos del mar con técnicas similares en la preparación de estos, que coinciden en mucho con variados platillos de bandera chilena y ningún peruano ha hecho una ridícula comparación con esa, ni como esta. Ponte a disfrutar la gastrononía de tu país y deja de escribir sandeces.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto... revise el folleto que presentaron en las ferias gastronómicas realizadas en Europa durante el gobierno del Presidente Toledo (por ahí tengo una copia, la buscaré para Ud.), y efectivamente verificará que el mito sí adjudicaba la invención del pollo a las brasas con un sistema rotativo creado "en Perú", independientemente de la receta... El resto son sólo insultos innecesarios de su parte. Saludos otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DISCULPA LOS INSULTOS GRATUITOS QUE SOLO DEGRADAN LA DISCUSIÓN
      PERO EN REALIDAD EL ASPECTO DIFERENCIADOR DEL POLLO A LAS BRASAS PERUANO ESTA EN EL ADEREZO, RECETA CELOSAMENTE GUARDADA POR LOS DISTINTOS EMPRESARIOS GASTRONÓMICOS DEL PERÚ, BASADO FUNDAMENTALMENTE EN ALIÑOS Y RAÍCES AUTÓCTONAS

      Eliminar
  8. Bueno dejemos que "a la brasa" fue registrado como peruano y "a las brasas" chileno (que, por lo leído, no necesitan nacionalizar). Los peruanos asan el pollo en una brasita y los chilenos en muchas.
    Soy mexicano y en algunas zonas de mi país también se asan aves desde tiempos precolombinos. Esta tradición se mantiene hoy en locales usando mecanismos tipo Spiedo asi como parrillas. Lo curioso es que nosotros también hemos condimentado los pollos con una marinada donde entre varios ingradientes el "Chile" es el rey.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Esto me hizo recordar mucho el post de un Chef Chileno que encuentro muy pertinente y acertado: http://prietaconpapa.blogspot.com/2010/05/el-curry-chileno.html

    saludos,

    Daniela.

    ResponderEliminar
  10. hey man el pollo a la brasa original del peru solo tiene dos ingredientes sal y el otro para qu te voy a decir si lo van a copiar. Aun se consigue en lima y es de la ptmr.

    ResponderEliminar
  11. En una pasada feria gastronómica realizada en tu país durante las Fiestas Patrias del Perú, probé cerca de 10 formas distintas de preparar el Pollo a la Brasa, así que la receta que mencionas es sólo la popular y más barata... Ah, y por cierto: esa novedosa "palta rellena a la limeña" se llama en realidad "palta reina": para que copien bien, con nombre y todo. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Seria absurdo pensar que colocar carne al fuego es un invento solo peruano, soy de lima y nunca necesite que alguien me diga que el pollo a la braza no es un invento de aquí, por pura lógica se deduce. Me da vergüenza como mucha gente en mi país piensa y defiende la paternidad de este producto, pero también me doy cuenta que este tema es utilizado para hacer politiquería y muchos retrasados se la creen. Por cierto que feo lo de los insultos. Saludos

    ResponderEliminar
  13. El plato que abunda en Valparaìso: Chorrillana es un viejo plato peruano traído receta traído desde allá y actualizado en los años 70 por un señor que dice los descubrió. Favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se ha sabido que la chorrillana que se come aca es una adaptacion de la original peruana, y su presencia es anterior, desde la epoca de la post guerra. Es la misma razon por la que quedo en Peru una version adaptada de la marraqueta chilena, por intercambio y adocpciones connaturales.

      Eliminar
  14. Tengo un local "LA PICA DEL POLLO" es pollo asado y ahumado con carbón de hualle único en chile y verdaderamente CHILENO

    ResponderEliminar
  15. Hola, soy peruano y creo que es bastante fácil darse cuenta de que el pollo a la brasa (en lo general: un pollo girando sobre el fuego o las brasas) es de inspiración europea. Recuerdo que en los 90s, cuando era niño, mi tío abuelo (nacido en 1940) me comentó que en su niñez y adolescencia comió algunas veces "pollo al spiedo" en Lima y que era un plato caro y poco común, pero fundamentalmente parecido al pollo a la brasa. También mi padrino, de origen estadounidense, me decía que le gustaba comer en cierta conocida cadena de pollerías peruanas porque el sabor del pollo le hacía recordar a uno muy similar que había en su país. De hecho, decía que le parecía casi idéntico.

    Hace unos días estuve en Bolivia y ví varias tiendas de pollos "a la brasa". Pensé (como seguro muchos pensarán) que había llegado hasta ahí por influencia peruana, pero cuando lo pedí la señora me dijo que era un "pollo al spiedo". Regresando a Lima investigué en internet y me ha quedado muy en claro que el plato dista mucho de ser peruano. La única particularidad del hecho en Perú es que aquí se prepara con la piel del pollo bastante más dorada y condimentada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. cuando se visita el Museo Gastronómico del Perú en Lima, hay una representación de la máquina, del pollo asándose, y del cocinero o pollero como llaman allá.

    ResponderEliminar
  17. Hola, alguien me puede ayudar como hacer la maquinaria donde giran los pollos a las brasas, algún dibujo, plano etc. Muchas gracias.
    Mi correo es pantro75@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado: busca en internet "sistea spiedo". Recuerdo haber visto unos manuales para construir la rotatoria.

      Eliminar
  18. LA COMPUTADORA EXISTE Y LO TIENEN CASI TODO EL MUNDO; AHORA SI TÚ FABRICARÍAS UNA, SIN MANUALES O GUÍA DE POR MEDIO, BASÁNDOTE EN TUS SABERES PREVIOS, A QUIEN ADJUDICARÍAS LA FABRICACIÓN?.... LA CONTROVERSIA ESTA Y SIEMPRE ESTARÁ, ES QUE CHILE SIEMPRE QUIERE ADUEÑARSE DE ALGO QUE ES DE PERÚ, EL PISCO, Y TU DEBES SABER QUE SIGNIFICA ESE NOMBRE Y DESDE QUE EPOCA, LOS PICARONES, EL TUMI (DONDE TIENDAS DE ARTESANIAS DE METAL OFRECEN A TURISTAS Y ABAJO DEL TUMI DICE CHILE), LOMO SALTADO (PUBLICITADO RECIENTEMENTE POR UN BANCO DE TU PAIS), SUSPIRO A LA LIMEÑA Y CAUSA LIMEÑA, SU MISMO NOMBRE LO DICE TODO, LAS HUMITAS, ANTICUCHO, LA CHIRIMOYA Y LA LÚCUMA QUE LO VEMOS EN LOS HUACOS PREINCAS, DE ECUADOR Y PERÚ, LA QUINUA, LO SACAN COMO PLATOS TÍPICOS EN EL PORTAL DE FACEBOOK DEL GOBIERNO DE CHILE, EL MINISTERIO DE CULTURA DE PERÚ SE PRONUNCIA Y SOLO DICEN : "LO SENTIMOS, EL QUE COLGO ESTAS FOTOS PENSÓ QUE ERAN CHILENOS" PLOP, PATAS ARRIBA COMO SU CONDORITO.... ENTONCES QUE APTITUD CREES TÚ QUE DEBEMOS TOMAR... SALUDOS CRISS

    ResponderEliminar
  19. Gladys, te lo diré corto y sencillo: el día que Uds. superen ese deseo de vengar la Guerra del Pacífico mirando con lupa y sin pestañar cada pelo que cae de la cabeza de Chile (para acusar plagios y robos con toda una orquesta atrás), conseguirán avanzar mucho más en sus verdaderos grandes potenciales de todo orden. Si quiere discutir de eso, también puedo: se ha demostrado hasta el cansancio que en la zona de Coquimbo había producción pisquera en el siglo XVIII, con ese nombre y no otro, pero sus autoridades siguen obsesionadas en no retroceder un sólo centímetro en la tesis de la exclusividad y que la relación nominal de Pisco es originaria con el destilado homónimo, cuando en realidad era meramente comercial y portuaria. Son Uds. los que se ataron cruzados los cordones de los zapatos, en otras palabras. Lo mismo para la lúcuma, quinoa, chirimoya, palta y tantos productos que están en Chile desde tiempos coloniales y que nadie ha dicho que sean originarios de acá, sino tradicionales (tragedia para quieren ser infantilmente "los únicos"). El problema es que, personalmente, me importa un bledo ya esa discusión del pisco, pues los tratados internacionales son los que mandan y hasta lo encuentro un pésimo nombre para un producto que pretende posicionarse países que no son de habla hispana. Y en definitiva, si está del lado del respeto a exclusividad y justifica la paranoia en la filosofía de "lo mío y lo tuyo", le agradecería mucho -por ejemplo- iniciar una campaña para que Perú dejaran de ofrecer a turistas de ciertos centros gastronómicos de buena categoría, vino chileno sin aclarar su procedencia e induciendo a creer que corresponde a producción local, porque he visto personalmente que algunos tienen esa nada decorosa y muy engañosa costumbre, sólo por dar un ejemplo de muchos más que he observado en su hermoso país con gente estupenda.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook