sábado, 2 de enero de 2010

EL EDIFICIO CUSTODIADO POR UNA GÁRGOLA

Vista de época del edificio, publicada en el estudio "La Arquitectura Moderna en Chile", de Max Aguirre y Miguel Ángel Baldellou, de la Universidad Politécnica de Madrid (2004).
Coordenadas: 33°26'13.32"S 70°38'10.95"W
Existe una obra de Luciano Kulczewski que parece resumir, en una unidad más bien simple, todo el talento que este extraordinario arquitecto nacional, que constituye uno de los principales configuradores del aspecto artístico y la estética del Santiago moderno, especialmente en el sector de Parque Forestal y alrededores, justo donde se encuentra el objeto de nuestra atención.
Se trata del Edificio de la Gárgola, de Merced 84 a pasos de la Plaza Baquedano, una maravilla artística así llamada por la figura de una gárgola que la custodia desde el borde de la terraza en su altura, con rasgos híbridos entre felino y reptil. Comparando este detalle con las otras gárgolas de las estaciones-castillos del funicular en el Cerro San Cristóbal, también nacidas desde los tableros del afamado arquitecto en 1921-1922, queda claro que Kulczewski tenía una pasión especial por dicha clase de figuras, sin dudas recogida de la visible influencia del gótico en sus obras. A diferencia de otros, sin embargo, las usaba en forma lúdica, casi caricaturesca, y no con la sobriedad grave y solemne ni los contenidos crípticos recurridos entre los arquitectos más tradicionales.

Luciano Kulczewski García (1898-1972).
Curiosamente, esto no ha impedido que algunas publicaciones hayan confundido este Edificio de la Gárgola con el de la Casa de las Gárgolas, ubicada en Vicuña Mackenna esquina Viña del Mar, quizás porque (además de las gárgolas) su numeración también es 84. Incluso aparece mencionada en fuentes periodísticas de la internet esta última obra, como una de las principales de Kulczewski, cuando en realidad perteneció al arquitecto Eduardo Costábal.
Tanto por su diseño de evidente estilo Art Deco como por sus colores pasteles amagentados y ornamentaciones de fachada, esta estrecha construcción es un símbolo en este barrio, tan ligado a la obra de Kulczewski.
Aunque muchos no lo saben, el edificio se prolonga hasta el otro lado de la cuadra, por encima de un conocido bar de la Alameda Bernardo O'Higgins que se interna dentro de su primer piso. Se lo puede identificar por la fachada de la misma geometría y tonalidades rojizas que se ven por el lado del Parque Forestal.
El Edificio de la Gárgola fue el primero de tales características en Chile, y por cierto que una de las pioneras construcciones residenciales tan altas en la ciudad. Es una belleza todo su conjunto: seis pisos, con terraza de alpende y mirador en un séptimo nivel.
Antigua vista de los edificios. El que nos importa está en el tercio derecho de la imagen. Al parecer, era originalmente de un color mucho más claro que el de hoy en día. La mayoría de los demás edificios que aparecen en esta imagen ya no existen.
La entrada está señalada sobre dos peldaños de mármol por un portón metálico, donde la rúbrica del arquitecto se encuentra fijada a un costado, en metal, simulando una firma hecha a pulso. Lo mismo con la numeración del edificio.
Por la pared donde asoma arriba la amenazante la gárgola de gruesa cola, abajo, exactamente en línea recta con ella, se encuentra la abstracción de una antorcha, como si su luz atrajera al monstruo que resguarda al edificio. Ofrece también un balcón en su parte más alta.
Se trata fundamentalmente de un edificio de departamentos residenciales, pero algunos son usados como oficinas. Sus planos fueron trazados por Kulczewski hacia 1927, seguramente muy en su estilo personal de trabajo: a mano alzada, con tinta y pulcramente ilustrado. Por el interior, además, la escalera central gira en torno al foso de un hermoso ascensor antiguo tipo jaula, muy artístico. Según el arquitecto Christian Matzner, este sistema de elevador fue el primero que se conoció en Chile. También lo fue la calefacción centralizada del edificio, pionera en el país.
El edificio visto desde la calzada de calle Merced.
Vista por el lado de la Alameda.
Vista desde el abajo.
 
La gárgola del edificio.
La antorcha fría, de concreto.
No me ha sido posible tomar fotografías dentro del edificio, sin embargo, pero procuraré actualizar a futuro estas imágenes con algunas de su interior. Algunos vecinos hablan de historias sobre supuestas apariciones o presencias fantasmales, pero parecen ser más bien imaginación mezclada con folklore urbano. Hay supuestas presencias que suben y bajan las escaleras del caracol central que asciende los pisos del edificio.
Una inspección rápida es suficiente para advertir que el Edificio de la Gárgola no está hoy en sus mejores condiciones, sin embargo. Partes completas de la cubierta de su fachada y su balcón volado se han desprendido, dejando al descubierto el concreto desabrigado, tanto por su cara principal de Merced como por el lado de la Alameda. Urgen obras de restauración.
Una situación preocupante que debiese poner en alerta a las autoridades, pues sería una desgracia ver deteriorada una de las más importantes obras de Kulczewski y de toda la historia de la arquitectura chilena contemporánea.
Detalles de algunos daños en la fachada.
Vista por el lado de Merced.
Entrada de Merced 84.

4 comentarios:

  1. 2013

    a los arrendatarios nos han pedido los departamentos, señalando que sera reparado el edificio.
    Duda nos cabe por cuanto no se esta hacien segun normativa legal.

    ResponderEliminar
  2. Después del aviso tienes derecho a un mes por año. Si no es respetado se demanda al antiguo dueño.

    ResponderEliminar
  3. Tienes derecho a un mes por año. Y se pondra un hotel

    ResponderEliminar
  4. Fue convertido en un hotel. Destruyeron todas las ventanas del edificio, modificando fachada. Deberian demandarles.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook