domingo, 1 de febrero de 2009

LA GENERACIÓN DE LOS VIDEOJUEGOS DEL “DELTA 15”

Actualización: Imagen de la cuadra de Ahumada donde estaban los "Delta 15", justo entre las tiendas de zapatería "Hush Puppies" y "Feria del Disco". Se alcanza a observar el panel luminoso del centro de videojuegos y la toldera sobre su entrada, justo atrás de la también retirada fuente de aguas ubicada frente al Banco de Chile (Fuente imagen: Foro de usuarios de Playadictos.net).
Coordenadas: 33°26'25.01"S 70°39'3.54"W
Donde hoy se emplazan unas conocidas tiendas y oficinas de atención de público en el borde poniente del Paseo Ahumada, entre Agustinas y Huérfanos y muy cerca de la ex Feria del Disco, hubo un centro de videojuegos que fue, quizás, el mejor local de reunión que hayan tenido por entonces los niños y adolescentes de los ochentas y parte de los noventas. Pertenecía a la red de sucursales “Delta”, y ostentaba un número que se nos quedó a todos en la memoria, para siempre: el 15, sinónimo de diversión, de cimarras y de tantos retos de madres enojadas con el niñito que volvía tarde a casa luego de reventarse toda la tarde en los videojuegos.
“Delta 15” era todo un icono del Paseo Ahumada, además de su local más importante para toda la empresa con tal franquicia. Era un punto de encuentro obligatorio en el que se reunían todos los escolares que acordaban verse en el centro antes, después y -lo que es peor- durante las horas de clases. Hubo otra sucursal cercana, en el Edificio Edwards junto a la Plaza de Armas, pero resultó de corta duración: por alguna razón casi espiritual, todos preferían el gran templo principal del paseo.
Como sucedía con su competencia, los "Diana" también en Ahumada, creaba una especie de lealtad por parte de nosotros, sus clientes, que nos sentíamos en casa: después de quemarnos las retinas todo el año en esta sucursal céntrica, continuábamos jugando en el “Delta” de El Quisco o Valparaíso, el resto del verano y las vacaciones. En los de Ahumada hubo un tiempo en que regalaban una ficha premium para aquellos clientes más frecuentes, aunque me parece que en algún momento se prohibió ya la entrada de chiquillos en uniforme escolar.
Como había también había quienes preferían los cercanos “Diana”, ambos públicos se tenían un poco de recelo y desprecio entre sí, casi como sucedería con las barras de fútbol. Los fieles al “Delta” éramos mal vistos entre la gente de bien: se nos asociaba exageradamente a vicios precoces y al callejeo, nunca supe por qué. Varias veces escuché esta clase de apreciaciones en los colegios, por ejemplo. Los del “Diana”, en cambio, eran considerados en principio como niñitos más sanos, al menos al principio: lugar para arribistas y para sacar a pasear pololas, era el anatema. Sin embargo, después la leyenda se invirtió y los fans del lúgubre sótano del "Diana" comenzaron a ser los mal señalados. De hecho, este centro "Diana" terminó cerrando sus puertas agobiado, entre otras razones, por la desbordada delincuencia del núcleo capitalino que allí buscaba refugio, dejando otro gran vacío en el centro.
Los noctámbulos solíamos ir o quedarnos hasta la noche en el “Delta 15”. Era una entretención única, pues no había otro lugar del centro de Santiago para niños que cerrara tan tarde. Cuando comenzaban a apagarse las luces azulinas y verdosas del local, nos íbamos al frente cruzando la antigua fuente de aguas para aprender garabatos y chistes picantes de “Les Roteques”, un grupo humorístico que se colocaba en el acceso del Banco de Chile y que anticipó a los hoy populares "Atletas de la Risa". Era el panorama imperdible de un buen día viernes, cuando el local no daba abasto en sus capacidades de atender público.
Una reliquia numismática: la ficha original de los videojuegos "Delta".
Sector preciso donde se ubicaban los "Delta 15", en Paseo Ahumada.
El “Delta 15” era un salón enorme de dos accesos, muy iluminado y aseado, de sólo un piso alfombrado y otro nivel embaldosado. Algunas plantitas lo decoraron por algún tiempo. Estaba lleno de máquinas de toda clase de videojuegos, flippers (pinballs) y uno que otro artilugio más artesanal, como taca-taca y mesa de ping-pong en un sector inferior del edificio. La mezcla de luces y sonidos espaciales perturbaba al que no estuviese acostumbrado a estos ambientes.
El número 15 del "Delta" coincidía también con el valor de la ficha o coin hacia el año 1985: $ 15 cada una. Con la cantidad adecuada de monedas, uno podía echarse la tarde completa en sus varias máquinas y pasarse de largo hasta la noche, como hemos dicho. Me acuerdo particularmente de juegos como el “Yiear Kung-Fu”, el "Ghost Goblin" y el “Sigma Spiders”. También estaban los clásicos de culto, como el “Pac-Man”, “Space Invaders”, “Mario Bross”, “Phoenix” y “Donkey Kong”. Las escasas mujeres que aparecían por allí, se entretenían en el “Pengo” o el “Rally X”, de preferencia.
Pulcramente, el local uniformaba varias de sus máquinas colocándoles una carcasa estándar con los colores y logos corporativos de “Delta”. Por las presentaciones en las pantallas, sin embargo, uno iba conociendo los nombres de las empresas que fabricaban el juego: Namco, Taito, Centuri, Nintendo, Capcom, etc. Inolvidables.
Al aproximarse los años noventas y las buenas consolas de juegos caseros post-Atari, el nuevo escenario terminó liquidando estos grandes centros de entretenimiento electrónico. “Delta 15” cerró sus puertas inesperadamente, un triste día de aquellos, dejando a toda una generación de chiquillos con los brazos cruzados y las monedas en el bolsillo. El local no era propio y los administradores sólo lo arrendaban, según se cuenta con grandes dificultades por las alzas de alquiler. Actualmente, está dividido en recintos menores, con nada que recuerde su glorioso y alegre pasado.
Desde este cierre en Paseo Ahumada, la cadena “Delta” comenzó a derrumbarse completa. Aunque muchos pillos ostentaron falsamente su nombre, al parecer la última sucursal auténticamente "Delta" se mantuvo estoicamente en el barrio universitario de Almirante Barroso hacia los noventa y el cambio de siglo, hasta que siguió el mismo destino de su casa central con el número “15”.
Se apagaron para siempre, así, sus vaporosas luces de colores, sus efectos gorgoreantes de sonidos midis y las palanquitas con una bola atornillada en la punta, teñidas de la irradiación luminosa de pantallas garantes de una mágica tarde de entretención.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Ellos tenían una promoción pionera en esa época, un preciosa promotora cuando te reconocía como cliente habitual te regalaba unas fichas plateadas, distintas a las amarillas comunes de bronce, nosotros íbamos muy seguido, pero por lo linda de la promotora...

Criss dijo...

Parece que sólo le daba a algunos, porque a mí nunca me dio ni pelota.

Anónimo dijo...

Niños del ayer...quien quiera tener una de estas maquinas "joyitas" ochenteras en su casa, como el pacman, rally X, exerion u otro,totalmente restauradas contactenme al (71799735 andres) en santiago tengo un par nuevecitas para la venta (15/may/2011)

Anónimo dijo...

Desubicado. Ponte un aviso en el diario si quieres hacer negocios. Este blog no es para eso. Si solamente Criss estuviera vivo...

Anónimo dijo...

Se agradece este artículo. Veo la ficha de los juegos "Delta" y los recuerdos abundan.

Anónimo dijo...

En la serena hubieron locales miticos como el delta y el play center que tenia un conejo playboy en el local y afiches de cigarros el delta era un pasillo largo lleno de juegos yel otro era oscuro y con mas juegos.el delta.se cambiode nombre a delta sur y murio ahora es un local todo a mil el sobach de coquimbo todabia tiene flippers pero con tragamonedas

Anónimo dijo...

los delta que se instalaron aca en coquimbo eran imitacion alos de santiago .
compraron el puro nombre .
los locales que la llebaban eran los macloren y play center esos son miticos
el macloren con monedas de cincuenta pesos con dos podias jugar .
y el play center era jenial con artos videos y flypper .
y el unico que esta quedando aca son los sobach

lusho dijo...

Buen post. Aqui en Iquique hubo uno llamada "Galaxia", que cumple con la idea que quisiste transmitir... Anduvo por varios locales pero nosotros sagradamente lo seguíamos. Los locales de "videojuegos" fueron la plaza de reunion de nuestra generación cuarentona. Slds.

Unknown dijo...

Excelente artículo amigo,tal vez lo leí un poco tarde, pero bueno,mas vale tarde que nunca.
Mis inicios en los videojuegos fue en atari ,con esos cassettes que se demoraban muuuucho en cargarse y entregaban juegos planos ,básicos y con una gráfica que causaría dolor de estómago a nuestros hijos tanto reírse,pero pucha que me gustaba jugar atari.
Ya con el tiempo aparecieron estos locales de vídeo juegos,yo iba a uno que estaba en los locales de serafín Zamora ,paradero 13 de vicuña mackenna ,al lado de donde vendían los helados"glotones" y el video club "asve"
Esa cuadra era central neurológica de la juventud de fines de los años 80's los días viernes y sábados ,si te gustaba una niña ,primero debías invitarla a los vídeos a intentar enseñarle como jugar ,aunque su inexperiencia te hacia sentir mas audaz ,luego de esto,a tomar un helado ,evitsbas los glotones ,por que de seguro te manchabas la ropa ,polera o camisa y jeans por lo gral de colores claros por ser "amasados" ....ahhh que tiempos aquellos!!!

jaime melgarejo dijo...

Excelente artículo amigo,tal vez lo leí un poco tarde, pero bueno,mas vale tarde que nunca.
Mis inicios en los videojuegos fue en atari ,con esos cassettes que se demoraban muuuucho en cargarse y entregaban juegos planos ,básicos y con una gráfica que causaría dolor de estómago a nuestros hijos tanto reírse,pero pucha que me gustaba jugar atari.
Ya con el tiempo aparecieron estos locales de vídeo juegos,yo iba a uno que estaba en los locales de serafín Zamora ,paradero 13 de vicuña mackenna ,al lado de donde vendían los helados"glotones" y el video club "asve"
Esa cuadra era central neurológica de la juventud de fines de los años 80's los días viernes y sábados ,si te gustaba una niña ,primero debías invitarla a los vídeos a intentar enseñarle como jugar ,aunque su inexperiencia te hacia sentir mas audaz ,luego de esto,a tomar un helado ,evitsbas los glotones ,por que de seguro te manchabas la ropa ,polera o camisa y jeans por lo gral de colores claros por ser "amasados" ....ahhh que tiempos aquellos!!!

Jorge Gallardo dijo...

Y los pasaporte a la alegría,eran geniales,te ganabas uno que consistía en 20 fichas.Grande los Delta,acá en San Felipe eran los Delta 5.

Andrés E. Cáceres B. dijo...

En Rancagua existía un local Delta 7, competía con los Dumbo que estaban a un par de cuadras, aun conservo algunas fichas Delta 7 que son las mismas que publicaste. En ese local había un "Tiro a los platillos" que era muy interesante, una pantalla blanca en la cual se movian dos platillos (de luz) y uno disparaba con un rifle con un cable a unos 5 mt de distancia. ¿Alguien tiene info de esa tecnología?

Rodrigo dijo...

Cuando no podía ir al centro me quedaba cerca el DELTA del metro Lo Ovalle, aquí tenían una suculsal oficial al fondo del Caracol 18, que funciono incluso hasta fines de los 90. Y hasta el 2005 apróx... no sé si con otros dueños pero cuando pasabas, aún se podía ver el letrero de la franquicia original con las clásicas letras verdes.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook