jueves, 24 de julio de 2008

EL FANTASMA DE EIFFEL EN EL EDIFICIO COMERCIAL EDWARDS

Vista del edificio hacia los años veinte (archivo de Chilectra).
Coordenadas: 33°26'18.50"S 70°38'58.45"W

Fue construido en Francia entre 1892 y 1893, con el mismo estilo de mecanos armables de la Torre Eiffel, del que tenemos varios ejemplos en Santiago, como el Museo Artequín, la Estación Mapocho, los puentes metálicos del río y el majestuoso Mercado Central.
Acá en la esquina de calle Estado con Merced simplemente se lo armó con las piezas enviadas desde Europa, de cara a la Plaza de Armas y con ese típico aspecto de las estructuras ideadas por Gustave Eiffel y su compañía parisina.
El edificio de tres pisos tiene también un subterráneo, además de la cúpula característica. Su nombre deriva de haber sido propietado por don Raúl Edwards McClure tras recibirlo de regalo de su hermano Agustín. Don Raúl lo vendió a Agustín Gómez García en 1902, pero el público siguió llamándolo con el apellido del que fueran, en realidad, sólo sus segundos propietarios.
El Edificio Comercial Edwards tiene el mérito, además, de ser el primero de su tipo en tiempos modernos acá en Chile: dedicado exclusivamente al servicio comercial, representando un reflejo de la prosperidad que se vivía en la post Guerra del Pacífico y del gusto afrancesado que imperaba en la arquitectura en aquellos años, más o menos desde los tiempos de la Intendencia de don Benjamín Vicuña Mackenna.
Hay mucha historia en esta esquina. El comercio ya estaba presente por este lado de la plaza con los mercados coloniales, y exactamente en esta esquina había tenido su propiedad el Capitán Francisco Martínez de Argomedo, aparentemente el primer dueño de una residencia en este terreno, entre los años 1679 y 1684. También muy cerca de allí eran ejecutados los prisioneros y rufianes, que amanecían colgando cada mañana.
La historia del Edificio Comercial Edwards propiamente, comienza en los tiempos del Presidente Balmaceda, cuando hacia 1890 el terreno de esta esquina es adquirido por la aristocrática señora Enriqueta Jaraquemada viuda de Hernández, la que encarga la construcción de un edificio de tres pisos al arquitecto Eugenio Joannon Crozier. Como estaba de moda el estilo Eiffel en esos días, Joannon lo diseñó en base al estilo de mecanos armados y solicitó la construcción a los ingenieros franceses, quienes mandaron a Santiago a través del puerto de Valparaíso la estructura, como un rompecabezas, para ser levantada. Esto ha dado origen a la creencia popular de que habría sido el propio Gustav Eiffel quien lo diseñó y construyó.
Con ese estilo rotundamente francés reforzado por toques de art nouveau en su decoración exterior, a continuación fue que pasa a manos de los Edwards en la situación que hemos descrito, dejando su apellido asociado irrevocablemente al edificio, aún cuando lo vendiera a Gómez García a principios del siglo XX.
En 1909, sin embargo, el edificio sale a remate por deudas con el Banco Español, quien se lo adjudica, pasando a manos de los asociados Luis Barros Borgoño, Luis Claro Solar, Alejandro Valdés Riesco y Arturo Alessandri Palma. Barros Borgoño lo vendió al año siguiente al Arzobispado de Santiago, y en 1932 lo compra la Mutual de la Armada. Etelvino Villanueva lo adquiere en 1942, destinándolo al arriendo tal como se mantiene hasta hoy.
Por Deceto Nº 1903 del 11 de octubre de 1972, del Ministerio de Educación, el Edificio fue declarado Monumento Histórico. Por Decreto Nº 1551 de 1986, fue declarado parte de la Zona Típica del Centro Histórico de Santiago. Lamentablemente, en la actualidad se observa un tanto inhóspito, pues sólo se está totalmente ocupando el primer piso.
Ésta es la razón de la presencia indirecta de Eiffel, entonces, en nuestra propia Plaza de Armas de Santiago.

5 comentarios:

  1. muy hermosa la casona y su estilo arquitectonico,digna de admiracion,como muchas otras casonas o palacetes de estilo frances,un ejemplo,el edificio de correo,es muy hermosa su arquitectura.

    ResponderEliminar
  2. seria bueno indicar que el arquitecto encargado del proyecto tambien era frances: Eugéne JOANNON CROZIER, ademas el primero en utilizar hormigon armado en Chile en arquitectura en otro edificio.

    ResponderEliminar
  3. Pero sí lo dice: Eugenio Joannon Crozier...

    ResponderEliminar
  4. es un hermoso edificio pero la empresa que se encuentra en estos momentos no se preocupa de hermosear el edificio ni su entorno como son sus pisos de marmol,ventanas de sus pisos superiores antes de llegar la farmacia habia una tienda de guagua que se preocupaba de pintar y limpiar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón. La tienda anterior lo mantenía mejor, da pena un edificio tan lindo este tan mal cuidado y con esa publicidad tan llamativa y fea de la farmacia. Se debería normar los letreros luminosos en edificios históricos...es urgente ¡¡

      Eliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook