miércoles, 8 de junio de 2016

ANIMITA DE UN QUERIDO "MOTOQUERO" EN LA AUTOPISTA DEL ITATA

Imágenes: gentileza de Rodolfo Morales.
Coordenadas: 36°41'38.35"S 72°33'6.57"W
La Ruta 152, la llamada Autopista del Itata, ya ha cobrado varias vidas que recuerdan animitas solitarias a sus costados. Recientemente se ha sumado otra, en el kilómetro 30,4, al poniente de Chillán; animita que -por sus características y el estilo de vida del homenajeado- se ha ido convirtiendo en una suerte de altar de motociclistas de paso por la zona.
Rodolfo Morales Moreno, amigo del fallecido y testigo de su tragedia, nos ha permitido reconstruir su historia... Hela aquí.
Francisco José Bozzo Bozzo había nacido el 1° de diciembre de 1972. Fue un apasionado motociclista durante toda su vida, y su primera máquina había sido una Honda Steed 400 cc. Fue en esta motocicleta donde descubrió y desarrolló su pasión "motoquera", adquiriendo posteriormente una Suzuki Intruder 900, su tronador soporte de grandes rutas y primeras aventuras rodadas, a la que sumó paralelamente también una multipropósito Aprilia Pegaso 650. Apodado el Hot-Dog, era uno hombre muy querido en sus grupos de camaradas de montura y ruedas, donde lo consideraban una persona muy especial, con alma de niño.
Tras un gran esfuerzo y buscando complacer un largo sueño personal, durante el año 2014 Francisco pudo adquirir al fin una bella motocicleta Harley-Davidson modelo Fat Bob. Configurado así su definitivo estilo de vida, esta máquina sería desde entonces su compañera de viajes... Y también la última en que sentó sus epopeyas.
Como lo hacen muchos "motoqueros" de nuestro largo país-carretera, Francisco comenzó a planificar un viaje veraniego con un grupo de cinco amigos hacia fines del año 2015, pero de largo trayecto: desde la ciudad de Calama hacia el Sur. Zarparon así el sábado 23 de enero de 2016, y le acompañaban en el viaje su esposa Mónica Bravo, los hermanos Javier y Jaime Lucas, y nuestra valiosa fuente su amigo Rodolfo Morales. Por supuesto, nadie sabía el dramático final que iba a tener esta odisea.
El grupo de viajeros había recorrido ya más de 3.300 kilómetros por el país vía Ruta 5, cuando llegaron al Hito Cero de la localidad de Quellón, al Sur de la Isla Grande de Chiloé, el viernes 29 de enero a las 21 horas de la noche. Era la marca del éxito de esta expedición. Cumplidos los ritos y protocolos de los círculos de aventureros que conquistan esta ruta hasta tal punto, entonces, pusieron proa de regreso hacia el Norte, convencidos de haber logrado ya la parte más importante y significativa de este viaje.
El primer día de febrero, se encontraban ya en la Autopista de Itata, cerca del mencionado kilómetro 30,4. Eran las 17:50 horas cuando sobrevino la tragedia: Francisco se encuentra de súbito con un trozo de fierro abandonado en la carretera, presumiblemente caído desde la carga de algún vehículo. Todo fue tan rápido como fatal: perdió el control de su amada y leal Harley-Davidson, estrellándose contra las barreras de contención en un accidente cuyas características no han sido poco frecuentes en nuestro país, infelizmente.
Francisco Bozzo falleció instantáneamente allí, ese día 1° de febrero de 2016, ante la mirada desesperada de su esposa y amigos. Su gran ruta por Chile había terminado enfrentado de improviso al viaje final de su existencia... El último, sin regreso.
Convertido en sólo una fría estadística más de las muertes de cada verano, sus amigos y deudos no olvidaron, sin embargo: rápidamente, se organizaron por iniciativa de Morales e instalaron una animita en el lugar del triste accidente, con una pequeña pero elevada casuchita que alberga un retrato del fallecido, regalos y, en su nivel inferior, su casco. Una placa de mármol le promete no olvidarlo jamás, recordando su hazaña de conquista del Hito Cero.
En el poco tiempo que lleva allí, la animita se ha vuelto un lugar de paradas y rogativas de sus camaradas "motoqueros". Los viajeros se detienen a dejar ofrendas, especialmente los motociclistas, quienes han ido colocando recuerdos en la misma como placas, figuritas y stickers, además de suplicarle en cada ocasión su guía, luz y protección en estas rutas.
Entonces, viajero, no confundas esta animita blanca con otra de las tantas anónimas que hay en las carreteras de la Región del Biobío: ésta es de Francisco Bozzo, el aventurero de cabalgadura sobre hierros... Guarda allí silencio por él, para que sólo el eco del rugido de esa motocicleta de tantas andanzas de vida alcance su lugar de descanso; su asiento en el último y más grande de los viajes de todo hombre.

11 comentarios:

Programa En Ruta Calama dijo...

Muchas Gracias por este post, emociona leer cada texto que esta en el, nunca te olvidare Querido Amigo.

Unknown dijo...

Hasta siempre querido Panchito.
Hermosa reseña!

k9chile dijo...

Exelente nota

Jaime Lucas dijo...

Fui y soy uno de sus amigos y gracias a Dios compartí hasta el ultimo con El. Un tipo que no era para este mundo banal!

Jaime Lucas dijo...

Muy emotivo.....comparti con Pancho hasta el final...gracias a Dios.

Monica Bravo dijo...

Besos por siempre amor����

Monica Bravo dijo...

Besos por siempre amor����

Monica Bravo dijo...

Besos por siempre amor..te extraño mucho

Monica Bravo dijo...

Besos por siempre amor..te extraño

Adrián Sánchez dijo...

Leer esta hermosa historia aunque con un lamentable final solo hace que tenga aun mas ganas de comprarme mi primera moto, coincidentemente tambien sera una Honda Steed de 400cc. Es un estilo de vida que deseo llevar de aqui hasta el fin de mis dias y tambien llegar a tener grandes camaradas y compañeros de hazañas como las que vivio este querido motociclista, solo espero que su luz y la de muchos otros motociclistas me guien y protejan en esta nueva etapa de mi vida que planeo comenzar muy pronto, mis mas sinceros respetos a este hombre.

Adrián Sánchez dijo...

Leer esta hermosa historia aunque con un lamentable final solo hace que tenga aun mas ganas de comprarme mi primera moto, coincidentemente tambien sera una Honda Steed de 400cc. Es un estilo de vida que deseo llevar de aqui hasta el fin de mis dias y tambien llegar a tener grandes camaradas y compañeros de hazañas como las que vivio este querido motociclista, solo espero que su luz y la de muchos otros motociclistas me guien y protejan en esta nueva etapa de mi vida que planeo comenzar muy pronto, mis mas sinceros respetos a este hombre.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook