sábado, 31 de enero de 2015

LA REVANCHA DE LAS FUENTES DE SODA (Diario "La Tercera" del sábado 31 de enero de 2015)

Artículo "La revancha de las fuentes de soda" de Carlos Pérez E., publicado en la sección "Tendencias" del diario "La Tercera" del sábado 31 de enero de 2015 (para ir a artículo original: http://diario.latercera.com/2015/01/31/01/contenido/tendencias/26-182663-9-la-revancha-de-las-fuentes-de-soda.shtml). Clic sobre la imagen para ampliarla.
En el último mes, dos personajes conocidos de la fauna gastronómica local se instalaron con fuentes de soda. Un acto de reivindicación de estos olvidados pero tradicionales restoranes.
Son las cinco de la tarde y en el restorán Las Cabras el personal por fin se prepara para almorzar. Como todos los días desde que abrió hace un mes, las 70 sillas del local -ubicado en ese pequeño barrio Meiggs que se ha convertido la calle Luis Thayer Ojeda entre la salida de la estación Tobalaba y la entrada del Costanera Center- estuvieron llenas. En la terraza se ve al chef Juan Pablo Mellado, uno de sus dueños, conversando con unos amigos al mismo tiempo que se despide del equipo de un noticiero que fue a reseñar el restorán.
“Espérame cinco minutos en la barra, ¿ya?”, dice Mellado antes de perderse por media hora en la terraza entre las cientos de personas que entran y salen del mall y los vendedores ambulantes que ofrecen desde relojes hasta calcetines. Ya de vuelta, se excusa: “Perdona, pero he estado así todos los días, ¿te ofrecieron algo?”.

lunes, 26 de enero de 2015

MEMORIAS Y OLVIDOS DEL EDIFICIO DE LA FACULTAD DE CIENCIAS QUÍMICAS Y FARMACÉUTICAS DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE

El edificio de la Facultad, hacia los años 40.
Coordenadas: 33°26'17.97"S 70°38'3.82"W
Puede que al palacio universitario de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de Vicuña Mackenna 20, a pasos de la Plaza Baquedano, no le quede mucho tiempo más en pie por decisión de la propia casa de estudios superiores a la que pertenece. La impresionante edificación de unos 120 años ahora está abandonada, cual casa embrujada esperando la ejecución de su sentencia de muerte. En sus jardines, el antiguo cántaro o tinaja que alguna vez soñé con tener en mi patio ahora está roto, partido en dos piezas, mientras que el pedestal del busto de uno de los fundadores de la facultad y está vacío, sosteniendo sólo los recuerdos. Tanto la placa de este monumento como la exterior que junto a las grandes rejas del acceso presentaba a la facultad, han sido retiradas.
Destaca este lugar por su estilo neoclásico palaciego muy afrancesado, con fachada de gran simetría, pasillo exterior de columnas, uso de desaparecidas balaustras en la cornisa del segundo piso y pilastras murales. Su acceso está alineado con el frontón central de alto y artístico tímpano sobre ambos pisos e incluso superando al tercer nivel formado por la falsa mansarda con ventanas-óculos, más una terraza-balcón superior de borde enrejado. Interiormente, la parte original del edificio cuenta con salones altos y pasillos estrechos, además de elegantes escaleras de gruesa madera y pisos tablados. A pesar de las intensas remodelaciones se conserva mucho del aspecto original de sus vanos y pasajes, mientras que las áreas modificadas y extendidas hacia atrás conectan bajo techados lo que habían sido antes patios y otras dependencias del bello inmueble.

sábado, 24 de enero de 2015

LANCES DE TRADICIONES, TRAGOS POPULARES Y MITOS CON PEDICULOSIS EN "LA PIOJERA"

"La Piojera" en los años 60. Imagen de revista "En Viaje".
Coordenadas: 33°26'1.25"S 70°39'7.71"W
No sé si coincide mi apreciación actual de "La Piojera" con las descripciones idealizadas y nostálgicas que ciertos autores asumen, como Maximiliano A. Salinas Campos en su "¡Vamos remoliendo, mi alma!"... Pero es innegable para mí que el boliche que conocí hace tantos años ya, cuando no había que llegar a codazos hasta su antigua caja registradora (una  hermosa National digna de tasar en "El Precio de la Historia" del History Channel) y donde los mozos podían conversar largo rato con uno en la barra de irregular y apozada superficie, ha cambiado mucho desde entonces.
Ubicada en la calle Aillavilú 103o frente a Gabriel de Avilés y llegando a la Estación Metro Puente Cal y Canto, el crecimiento ya no tanto de su popularidad como característica sino más bien su fama transversal como secular y tradicional chichería-restaurante del Barrio Mapocho, le ha significado sacrificar un poco su esencia de "picada" añeja y salvaje, aunque las generaciones más jóvenes que ahora repletan sus salas quizás difícilmente sepan distinguir la diferencia. La irrupción de su imagen como atractivo turístico y la moda de "lo guachaca" han abonado a esta transformación, para bien o para mal dependiendo de cada opinión.
Mencionada por escritores como Waldo Vila Suárez, Javier Mujías, Juan Rubén Valenzuela, André Jouffé Louis, Mónica Echeverría Yáñez y especialmente Ramón Díaz Etérovic en sus sagas del Detective Heredia, "La Piojera" es, sin grietas para la duda, uno de los más internacionales y sólidos símbolos de la actual diversión urbana santiaguina.

jueves, 22 de enero de 2015

EL HOMBRE QUE FOTOGRAFIÓ AL SIGLO XX DESDE EL BARRIO MAPOCHO

Elías Maturana y su vieja cámara. Fuente: diario “La Tercera” junio de 1997.
Coordenadas: 33°25'56.17"S 70°39'9.77"W (Barrio Mapocho)
He comentado en este blog algo sobre los fotógrafos clásicos como Alfredo Molina La Hitte y David Rodríguez Peña, pero también sobre aquellos de cámara minutera que ya están al borde de la extinción; esos típicos de plazas y parques, como era el caso de don Marcos Valenzuela, junto al Cerro Santa Lucía.
Entre los muchos personajes del Barrio Mapocho y del sector de los mercados que sobrevivieron a los drásticos cambios de la ciudad y llegaron a las proximidades del último cambio de siglo como iconos de aquel pasado romántico de las riberas urbanas, estuvo el fotógrafo Elías Maturana, quien fuera identificado en vida como todo un emblema en el arte de la fotografía callejera, además de uno de sus más conocidos exponentes populares en Santiago.
Todos reconocían a don Elías en el barrio, pero a veces costaba un poco pillarlo, haciéndose reconocible sólo por su silueta distante en algún sector junto al río: flacuchento y de gruesos bigotes al estilo mariachi, paseaba por allá su antigua cámara fotográfica de cajón y trípode, me parece que una Kodak de madera o un modelo similar de principios del siglo XX. A veces, intentaba frenar el profundo curtido a Sol de su piel oscurecida con un sombrero artesanal de ala muy grande, que le reforzaba esa falsa apariencia charra.

martes, 20 de enero de 2015

FOLKLORE E HISTORIAS POPULARES SOBRE LA VIRGEN DE LAS VIZCACHAS

Coordenadas:  33°35'50.02"S 70°31'45.85"W
Por la continuación de la avenida La Florida hacia el Sur, la avenida Camilo Enríquez, se llega a Las Vizcachas pasando la curva donde empalma la avenida Eyzaguirre, torciendo hacia las puertas del Cajón del Maipo y pasando a ser el Camino a San José de Maipo desde este punto hacia el interior. Justo atrás de esta vuelta al oriente, está el llamado Cerrillo de las Vizcachas, destacando por su forma redondeada y por la pequeña estación de telecomunicaciones que se encuentra en su baja cumbre, además de una copa de agua.
Ahí, al costado de la ruta y a mitad de la altura del cerrito, se observa la llamada Gruta de la Virgen del Carmen de las Vizcachas, más conocida como la Virgen de las Vizcachas, importante centro de la fe popular y las leyendas en los deslindes urbanos santiaguinos.
La historia de esta gruta y su imagen mariana es poco conocida para el resto de los habitantes de la Región Metropolitana, pues muchos practicantes del turismo cultural por el Cajón del Maipo la pasan de largo, creyendo quizás que su valor sólo se reduce a un asunto de religiosidad.

domingo, 18 de enero de 2015

LA PLAZA PINTO DE VALPARAÍSO, VISTA A TRAVÉS DE LOS OJOS DEL REY NEPTUNO

La Plaza Pinto en fotografía de Le Blanc, hacia 1885-1888 .
Coordenadas:  33° 2'36.08"S 71°37'28.05"W
Siguiendo la sinuosidad del borde costero que caracteriza la forma en que creció el radio urbano de Valparaíso y sus calles, la Plaza Aníbal Pinto del puerto se halla en una curiosa conjunción de importantes calles, formándose allí una suerte de explanada que, con el tiempo, ha ido perdiendo su definición al ser cruzada por las líneas de calzadas. Por estar tan cerca del mar, dice Manuel Peña Muñoz que "un viajero con alma romántica la comparó con la Plaza de San Marcos de Venecia", aunque la modestia obliga a dormir un poco semejante orgullo.
Ubicada en la base de los Cerros Concepción, Cárcel y Panteón, esta singular plaza ha sido mayormente dura desde que nació, pero sobre todo después de la incorporación del carro de sangre, el tranvía y el trolebús (que originalmente corrían por ambos de sus costados) que aún pasa por allí. Fue especialmente famosa entre los bohemios de su buena época, no sólo por ser escenario de actividades artísticas, exhibiciones y encuentros, sino también por hallarse justo enfrente del célebre restaurante y bar "Cinzano", todo un símbolo sobreviviente de la tradición porteña y por muchos años con el desaparecido ascensor "Esmeralda" tras de sí.
No extraña, por lo mismo, que hasta ahora el comercio de las cuadras alrededor de la plaza se amalgame con librerías clásicas y restobares... Y lo admito: es uno de mis lugares favoritos de Valparaíso.

viernes, 16 de enero de 2015

EL PUENTE DE FIERRO DE AREQUIPA: UNA JOYA HISTÓRICA CON GRANDES INCERTIDUMBRES

Enfierraduras y vigas del puente.
Coordenadas: 16°24'37.86"S 71°32'52.84"W
Hace pocos meses, fue publicado un artículo en "The New York Times" donde se cuestionaban la relación con Eiffel atribuida tradicionalmente a ciertas obras arquitectónicas de origen peruano, incluyendo algunas de la hoy ciudad cabecera de Chile, Arica, como la Catedral de San Marcos y a ex Aduana.
Esta lista de revisiones empezaba por el puente metálico de la ciudad de Arequipa, oficialmente llamado Puente Bolívar y Puente de Fierro. A pesar de que allá se lo promociona mucho como el único Puente de Eiffel en Perú, atribuyendo su diseño al afamado francés, ya me había llamado la atención el que aparecieran en su estructura inscripciones demostrando claramente la procedencia de su materialidad desde Filadelfia, y por eso tomé en 2011 las fotografías que publico acá.
Ubicado en el sector Sachaca sobre el Río Chili, el Puente de Fierro une la vía Fernandini en Arrayanes con la orilla Sur hacia la ex Avenida Parra, hoy Mario Vargas Llosa. Corresponde a una estilizada construcción mecano de puente tendido no colgante, con armado modular de cerchas y concebido en estructura de ménsula, entramado de diagonales cruzadas (sistema "en X" o de Warren) y suspensión sobre columnas con la constante de altura y horizontalidad adaptando sus vigas y puntales a la superficie del suelo que lo sostiene, asegurado sobre fuertes machones y sillares fortificados. Mide 488 metros de largo, siendo quizás el más largo del mundo para uso ferrocarrilero al ser inaugurado, según se cuenta.

martes, 13 de enero de 2015

LOS PRIMITIVOS “GENTILES”: LA LEYENDA DE UNA DIMINUTA RAZA PREHUMANA EXTINTA DE PARINACOTA Y TARAPACÁ

Ilustración de una chullpa en ruinas, ubicada por el sector de Sitani, en Isluga (imagen base usada para el dibujo, tomada de MemochiaChilena.cl). Hay quienes creen que esta clase de construcciones precolombinas podrían haber inspirado la leyenda de los “gentiles” y sus "casas".
Aunque en el imaginario folklórico andino son comparativamente frecuentes las historias de personajes equivalentes a los duendes, gnomos y enanos del Viejo Mundo, me ha costado una enormidad encontrar buena información relativa al mito de los “gentiles”, que en la Provincia de Parinacota, El Tamarugal e incluso al interior septentrional de la Región de Antofagasta, tuvo quizás vez gran presencia y vigor, pero ya casi diluido con el desgaste y la muerte de las generaciones que mejor conocieron esta leyenda secular.
Repartidos por toda la Quebrada de Tarapacá, por ejemplo, verifiqué hace un tiempo que aún quedan ciertos ancianos que hablan de estos “gentiles”: una supuesta raza de diminutos seres parecidos a los humanos que vivía en las laderas de los cerros o sus grutas y que ya se extinguieron por completo, al menos en este plano de la existencia física. Sus restos, con pequeñas "casas" e incluso complejos de murallones con alturas de un metro de altura, confirmados por arqueólogos como lugares habitados hace 1.000 años o más, generalmente son identificados como sitios gentilares por los habitantes de provincias como Parinacota y Tarapacá.

lunes, 12 de enero de 2015

EL PUENTE DEL INCA: HISTORIA Y LEGENDARIO DE UNA MARAVILLA A LA SOMBRA DEL ACONCAGUA (PARTE II)

El alguna vez célebre Hotel Puente del Inca, hacia 1910, en postal fotográfica.
Coordenadas:  32°49'35.71"S 69°54'39.01"W
(Continuación de la Parte I de este artículo)
PUENTE DEL INCA AL LLEGAR EL SIGLO XIX
La importancia de las termas del Puente del Inca ya eran tema relevante para la comunidad científica de fines del coloniaje. Hay varios informes tempranos sobre análisis de las composición química de sus aguas termales aunque, curiosamente, no todos coinciden exactamente en resultados. En 1807, por ejemplo, el profesor Pedro Arata publicó un estudio de estas aguas estableciendo relaciones de comparación con las de Bad Kissinguen de Alemania. Se creía, ya entonces, que tenían especiales capacidades de mejorar enfermedades como el reumatismo, la artritis o el estrés, y de hecho aún se las recomienda para éstas y otras dolencias.
La ubicación del Puente del Inca como hito y referencia en el tránsito del camino internacional Mendoza-Santiago, además de convertirse en refugio de dicha ruta, lo hizo importante también en los movimientos de los ejércitos patriotas a partir del exilio en la Provincia de Cuyo tras los desastrosos resultados del atrincheramiento en Rancagua, en 1814. En el resto de la guerra independentista, los jefes militares y las fuerzas de la Expedición Libertadora pasaron reiteradamente por allí desde la campaña de 1817 en adelante, como lo recuerda la placa de un monolito conmemorativo dispuesto en el mirador, desde el primer centenario de aquel hecho histórico:

EL PUENTE DEL INCA: HISTORIA Y LEGENDARIO DE UNA MARAVILLA A LA SOMBRA DEL ACONCAGUA (PARTE I)

Antigua postal del puente, cuando sus termas eran intensamente explotadas.
Coordenadas:  32°49'35.71"S 69°54'39.01"W
Este artículo me lo debo a mí mismo desde hace mucho tiempo, y quisiera terminarlo y dejarlo publicado aprovechando de comentar algunas cosas relativas al tema y corregir otras, de paso, sobre este sitio encantado de la Cordillera de los Andes al que le visualizo un enorme futuro como centro de atractivo cultural e histórico para los amantes del turismo inteligente, potencial por ahora contenido quizás en las represas de cierta apatía por parte de las autoridades correspondientes.
Antaño, la localidad de Puente del Inca con su extraña formación geológica dándole el nombre, fue un gran centro turístico y una estación de enorme importancia para el ferrocarril transandino, con un caserío crecido junto a la carretera, refugios, posadas y un complejo militar. Aún quedan las ruinas de sus salas termales y sus escalinatas, al costado Sur-poniente del puente, donde brotan de fuentes cálidas de aguas muy cercanas a la temperatura corporal.
Si no fuera por su aislamiento, quizás el Puente del Inca del Río las Cuevas hoy sería mucho más famoso y visitado internacionalmente, como lo fue alguna vez. De hecho, por su aspecto no tiene nada que envidiar a otros famosos y espectaculares puentes naturales del continente, como el de río Sumapaz en la región colombiana de Icononzo, o el llamado Puente del Diablo de Jujuy. Las estalactitas y estalagmitas cálcicas y calcáreas del conjunto son un valor adicional a su belleza, aunque el acceso se dificulta a veces en las temporadas más frías.

viernes, 9 de enero de 2015

EL NEGRO ANDRÉS: EL DESCONOCIDO PRIMER "HOMBRE SANTO" DE LA RECOLETA FRANCISCANA DE SANTIAGO

Acercamiento al cuadro del convento recoleto.
Coordenadas:  33°25'48.86"S 70°38'52.20"W (convento)
Pocos santiaguinos conocen ya este dato: que la Recoleta Franciscana de la capital chilena, ha tenido varios "hombres santos", si así podemos llamar a aquellos con fama de milagrosos e incluso candidatos reales o sugeridos a la beatificación y la canonización. Los casos en orden cronológico son el de Andrés de Guinea, el de Pedro de Bardeci, el más conocido de Andresito García y algunos agregan también al líder sindicalista Clotario Blest, que tomó el hábito de San Francisco de Asís en sus últimos días de vida.
A pesar del desconocimiento casi general en nuestros días sobre el primero de ellos, Andrés de Guinea, existen varias menciones de su singular vida en libros de historia y de crónicas, aunque invariablemente como anexo o dato adicional a textos dedicados más bien la vida de los franciscanos en Chile, de la Recoleta o bien de su muy popular tocayo Fray Andresito. Aparece paseando, por ejemplo, en el "Repertorio de antigüedades chilenas" de Ramón Briseño, en "Fray Andresito en la tradición santiaguina" de Carlos Silva Vildósola y en "Presencia franciscana en Chile" de Marciano Barrios Valdés, por mencionar algunos.
Además de participar en las generaciones pioneras de la recolección franciscana junto al río Mapocho y en la vieja Chimba de Santiago, el recuerdo de Andrés de Guinea despliega particularidades tales como el haber sido un religioso de raza netamente africana, un negro originario traído a América en el siglo XVII. Pero también destaca por ser en Chile, acaso, el primer milagroso y con rasgos de santidad populares vigentes antes de morir. Se recordará que otros “prodigiosos” anteriores como los sacerdotes Martín de Aranda, Horacio Vecchi y el hermano Diego de Montalbán, a diferencia del lego franciscano al que nos referimos, eran jesuitas y sí han tenido sus respectivos procesos de canonización por martirio, aunque sin resultados hasta ahora. En cambio, Andrés fue marginado de esta posibilidad.

jueves, 8 de enero de 2015

UNA TRADICIÓN NÁUTICA: LOS CERTIFICADOS DE BAUTISMO ECUATORIAL EN LOS DOMINIOS DEL REY NEPTUNO

Certificado del Rey Neptuno, Rey de los Mares, acreditando el cruce naviero de la Línea Ecuatorial, a bordo del vapor mercante “Claude Bernard” de la Compañía de Navegación Sur Atlántica, extendido el 19 de enero de 1959. Forma parte de las colecciones de reliquias náuticas en exhibición del restaurante "Ocean Pacific's" de Vitacura.
Hay muchos elementos tradicionales de la historia de los hombres de mar que sobreviven en nuestro mundo contemporáneo, varios incorporados a la vida civil de corriente tierra firme. Tenemos, por ejemplo, las medidas de velocidad en nudos, los "bautizos" o inauguraciones de objetos y lugares reventándoles encima una botella de champagne (a la usanza del primer zarpe de una nave desde un astillero), el concepto del "pirateo" (piratería) y su famosa bandera corsaria con calavera y huesos cruzados (el Jolly Roger) que pasó a ser el pictograma para representar peligro o veneno, además de las cartas en las botellas que arrojaban al mar los navegantes en sus viajes con mensajes simbólicos y los famosos amarres técnicos especializados o "nudos marineros".
En nuestra cultura chilena, en tanto, están a la vista casos como el de comer cazuela y/o empanadas los días jueves entre algunas familias modestas de puertos, proveniente de una política de "rancho" adoptada por la Armada de Chile en la primera mitad del pasado siglo; y el famoso caldillo de congrio convertido en un plato típico nacional, según algunos viejos lobos de mar que he tenido la suerte de conocer en viajes, provendría de una costumbre que tenían antes marinos de guerra, marineros y pescadores, al pedir que se les prepara esta delicia en restaurantes cada vez que tocaban tierra, por su frescor y capacidad de "componer" energías, mucho antes que fuese elogiado por poetas como Pablo de Rokha o Pablo Neruda y pasara a ser apropiado por cierto partido político que hoy lo presenta casi como su patrimonio cultural.

miércoles, 7 de enero de 2015

PASIÓN Y MUERTE DE "EL CHANCHO VIÑATERO"

Fachada del local y de la casona hacia inicios del actual siglo.
Coordenadas: 33°25'53.86"S 70°38'53.39"W
La dirección avenida Recoleta 116, entre calles Artesanos y Santa María a un costado de la popular Plaza Tirso de Molina y al borde de la cada vez más dura Plaza de la Recoleta, ya no es la sede del famoso boliche veguino que albergara por tantos años: "El Chancho Viñatero", un palacio rasca de borgoñas, cervezas y pipeños mencionado en su mejor momento por el creador del Detective Heredia, el escritor Ramón Díaz Eterovic, y -según la leyenda- alguna vez visitado por el propio folklorista Roberto Parra, en sus años de correrías por las ferias y mercados chimberos.
Fue una pena enterarme en el recién pasado 2014 que "El Chancho Viñatero", o "El Chanchito" para sus amigos, ya llevaba poco más de un año cerrado, reemplazado por un negocio bastante distinto al que ofrecía sus jarras rebosantes de alegría y bandejas de jugosa suculencia, a los precios generosos que sólo en barrios como La Vega es posible encontrar dentro de la capital chilena.
Situada en los bajos de una antigua casona de dos pisos y del mismo estilo años 30 de la cuadra, con cierta fama pecaminosa sobre su pasado (real o inventada), la cantina y restaurante tenía características de posada. Hay testimonios de que incluso esta picada fue guarida y distracción para algunos opositores durante el Régimen Militar, en los años ochenta. Lo confirmo en un artículo de Ricardo Candia que circula desde 2007 en la red, refiriéndose a los años en que imprimían material político clandestino en la Imprenta Llareta y luego pasaban los nervios "en el Chancho Viñatero con dos jarros de borgoña en frutilla y unos churrascos", según sus palabras.

martes, 6 de enero de 2015

LAS BALAS DEL NIÑO DIOS: UN "MILAGRO" TARAPAQUEÑO EN LA PASCUA DE LOS NEGROS DE 1842

Coordenadas:  19°55'27.18"S 69°30'39.05"W (pueblo)
Hoy es el llamado Día de la Adoración de los Reyes Magos o Pascua de los Negros, denominado así porque en él se les permitía celebrar carnavales navideños a los esclavos negros y a mulatos, en tiempos de la América Colonial. En la tradición cristiana, se conmemora la llegada de los Reyes Magos de Oriente hasta el nacimiento de Belén con los regalos que reconocían al Niño Jesús como el Rey de Reyes e Hijo de Dios anunciado por los profetas bíblicos.
Sin embargo, en la memoria de los territorios de Tarapacá la fecha guarda relación con un singular suceso histórico ocurrido en los tempranos años de las repúblicas del continente y cuando dichas regiones aún pertenecían a Perú.
Francamente, creí por largo tiempo que la historia que comentaré aquí debía ser sólo un mito heroico o un “gol” metido en la narración histórica, aunque por entonces no conocía todos los antecedentes de esta epopeya, como ciertos datos que pude obtener allá mismo gracias a investigadores independientes de Iquique, entre los que está don Iván Navarrete, a quien conocí durante una de las fiestas de La Tirana de los últimos años.
Una descripción de los hechos la hace también Mario Portilla Córdova, del Centro Cultural Mural Pampino. Pero quien más detalles entregó en su tiempo fue, sin duda, el prestigioso escritor y tradicionalista peruano del siglo XIX don Ricardo Palma en su bello trabajo "Tradiciones peruanas", quien parece ser la fuente base para todos los que han recordado este episodio, aunque es justo decir que gran parte de su historia está reconstruida sobre un documento anterior: el relato que se hace de estos mismos acontecimientos y cuando recién habían sucedido, en el diario “El Peruano” del 22 de enero de 1842.

domingo, 4 de enero de 2015

LA PATA DEL DIABLO: LEGENDARIAS PRESENCIAS DEMONÍACAS DEL CAJÓN DEL MAIPO

Fotografía de la Pata del Diablo tomada en los años 30. Perteneciente a don Sergio Campodónico y publicada en la revista cultural "Dedal de Oro" del Cajón del Maipo, en la imagen se alcanza a apreciar el casi tercio de toda la "huella" que hoy permanece bajo el nivel del suelo.
Coordenadas:  33°40'6.97"S 70°20'55.72"W
En Chile existen varias formaciones con aspecto de huellas enormes sobre rocas, por alguna razón insistentemente llamadas de forma popular como Patas del Diablo. Conocemos casos en el sector de Las Chilcas cerca de Llay Llay junto a la autopista, uno reportado por el lado cordillerano de la zona de San Fernando y de Chimbarongo, en unas rocas de Peumo allá en el Cachapoal, otro en la cumbre del cerro Lonquén de Talagante, en la Piedra de la Pisada del Fundo Llancay de San Pedro y otro más en rocas cerca de Vilcún en Cautín.
Hay, también, ciertas huellas de dinosaurios que han sido interpretadas por la leyenda como pisadas del Diablo, en el caso de unas rocas de las que se habla por el sector de Villa Alemana y otras del camino de la Termas del Flaco, por ejemplo. Del mismo modo, hay otras Patas del Diablo en España, en América Latina, en Estados Unidos y distintos puntos del planeta.

viernes, 2 de enero de 2015

HIROHITO Y SU CONJUNTO: 86 AÑOS DE AVENTURAS DE UN "VIEJO LOLERO"

Eugenio León, Hirohito, en los años setenta.
Nació y fue bautizado como Eugenio León Hernández en 1924, pero la historia de la música popular lo tendrá para siempre en el recuerdo como Hirohito, su pseudónimo artístico; y también como el Viejo Lolero, apodo cariñoso que se le regaló por el título de su más famosa canción.
Crecido profesionalmente en un ambiente abundante en cuecas, cha-cha-chás y orquestas bailables tropicales de la vieja bohemia de barrios como Mapocho, Vivaceta, La Chimba y Quinta Normal, Hirohito consiguió fundar con sus cumbias cómicas un estilo de letras ladinas. Como sucediera también con sus contemporáneos musicales como Los CaporalesLos Perlas, y poco más tarde Los Huasos Cochinos y Los Hijos de Putre, su estilo pícaro e irreverente acabaría siendo escuela para muchos otros músicos de canciones graciosas y también de comediantes, en esos años en que el doble sentido era tal: doble sentido, y no el lenguaje explícito y directo de risa burda que es ahora, cuando parece haberse perdido ya ese genio pícaro en nuestra sociedad.
Este verano se cumplirán 5 años desde su fallecimiento, en febrero de 2010, así que vaya para él este pequeño homenaje y recuerdo que tenía pendiente publicar desde el propio día de su triste partida, y al que adjunto una lista de audios con sus más conocidas canciones al final de este mismo artículo.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook