jueves, 2 de enero de 2014

UNA ALEGORÍA DE LA LIBERTAD EN ANTOFAGASTA: EL MONUMENTO ALEMÁN DEL CENTENARIO EN PLAZA SOTOMAYOR

Coordenadas: 23°39'4.93"S 70°23'52.33"W
Adelante del Mercado Municipal Central de Antofagasta, allí en lo que ahora es la dura Plaza Sotomayor por el lado de calle Manuel Antonio Matta, hace pocos años recuperó protagonismo la estatua alegórica de la libertad que donó la colonia alemana a la cuidad de Antofagasta, aunque queda bastante poco del aspecto original que tenía el conjunto conmemorativo cuando fuera inaugurado en el Primer Centenario Nacional. A decir verdad, toda esta plaza ha sido transformada mucho en poco más de un siglo.
Este lugar corresponde a la antigua Plaza del Ferrocarril de los años previos a la Guerra del Pacífico, donde se constituyó el área verde que dio origen a la alguna vez llamada Plaza Municipal, rebautizada oficialmente con el nombre del Coronel Emilio Sotomayor Baeza (1826-1894), personaje que se recuerda acá especialmente por haber sido quien debió ocupar la ciudad antofagastina al producirse el quiebre diplomático final de 1879.
La figura alegórica de la libertad aparece en esta plaza en 1910, correspondiendo a uno de los varios obsequios de comunidades extranjeras que recibió la ciudad en el marco del Centenario de la Declaración de Independencia de Chile de 1810, en este caso de manos de la colonia alemana.
Este Monumento Alemán al Centenario de la República de Chile, como se llama más formalmente, fue instalado en la plaza constando de una torre trunca de piedra con diseño neoclásico y alusiones conmemorativas inscritas en su base, además del Escudo de Chile y el del Imperio Alemán. La estatua femenina de bronce que sostiene simbólicamente una antorcha con la luz emancipadora, no estaba en lo alto de este pedestal, sino en la cara frontal de la torre sobre el plinto de la misma. Lo que al parecer sí existió en lo alto de esta torre u obelisco, fue una efigie del águila imperial germánica que desapareció, según veremos. Un jardín circular rodeaba al monumento que se hallaba entre los dos niveles de escalinatas de acceso a la plaza por el lado de calle Matta.
En aquellos años, la Plaza Sotomayor también era muy diferente en su aspecto comparada con la actual. El edificio del Mercado Municipal fue contruido e inaugurado allí unos años después, hacia 1927-1930, justo a espaldas del monumento alemán que los antofagastinos llamaban cariñosamente su Estatua de la Libertad. Este cambio formó parte de la transformación radical de la plaza, pues muchas de sus áreas verdes fueron desapareciendo al igual que antigua ornamentación neoclásica que se encontraba por la misma y de la que aún quedan algunos recuerdos e imágenes. El paradero de varias de estas estatuas parece ser desconocido en este momento, incluyendo algunas de las propias figuras decorativas que tenía el monumento alemán, acompañando a la figura principal femenina.
El monumento, antes de la construcción del Mercado Central de Antofagasta.
Ya con el edificio del Mercado al fondo (Fuente: Flickr de Santiago Nostálgico).
Aparentemente, para entonces ya había sido retirada la comentada águila imperial que algunos antofagastinos le describen al primer monumento de la libertad: al estallar la Primer Guerra Mundial y a pesar de las acusaciones de germanofilia que pesaron sobre Chile en ese período, alguna autoridad habría decidido quitar dicho emblema y así la torre quedó desierta en su extremo superior. Al menos esta es la versión de la leyenda sobre su desaparición.
Hacia los años sesenta o setenta, la torre del conjunto fue pintada blanca y se hicieron pequeñas restauraciones en la misma. Sin embargo, el monumento ya no estaba en su época más esplendorosa y ofrecía pequeños rastros de deterioro provocados por el paso del tiempo y terremotos como los de 1953 y 1966. Muchos de sus ornamentos laterales se habían ido destruyendo por la mala calidad del material original, impidiendo la posibilidad de restaurarlos con pulcritud hacia la década siguiente.
Una serie de nuevas transformaciones de la plaza comienzan después en los años 80, como la incorporación de puestos de comercio y el trazado de otras rutas peatonales dentro de la misma, seguidas de los grandes terremotos de 1987 y 1995. El viejo monumento había quedado rodeado por un enrejado bajo, además, en este tránsito de tiempo.
Otra enorme remodelación se realizaría en la Plaza Sotomayor entre 1999 y 2002, la mayor de todas, causando gran controversia entre varios antofagastinos que no estuvieron de acuerdo con el proyecto y que advirtieron que esta modernización iba a poner fin a las pocas áreas verdes que le quedaban al recinto y a terminar de convertirla así en plaza dura, para priorizar su función de anfiteatro. De alguna manera, el recinto pasaba a ser la explanada del Mercado Central más que una plaza propiamente dicha.
Esta transformación alcanzó también al monumento: en otro acto que ha sido duramente reprochado por parte importante de la opinión de los ciudadanos, se había desmontado la figura de la alegoría de la libertad (que permanecía guardada en una bodega) y se había removido su gran torre pedestal, siendo reemplazada por una columna cilíndrica con segmentos forrados en cobre. Sobre ella, en su punto más alto, fue instalada la imagen de la libertad con el blasón del escudo nacional y la antorcha.
Actualmente, en la base del muevo monumento ya carente de casi todos esos rasgos neoclásicos que identificaron la ornamentación de la plaza, se colocaron caracteres dorados con las fechas de 1810 (Independencia), 1910 (Primer Centenario) y 2010 (Bicentenario), acompañando a una placa metálica conmemorativa de la inauguración de estas últimas obras, donde se lee lisonjeando el orgullo de las autoridades de aquellos días:
PLAZA CORONEL
EMILIO SOTOMAYOR
OBRA BICENTENARIO DE LA
REPÚBLICA DE CHILE
INAUGURADA POR EL EXCELENTÍSIMO
SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
DON RICARDO LAGOS ESCOBAR
"UN LUGAR DEDICADO A LA CULTURA
E IDENTIDAD ANTOFAGASTINA"
PEDRO ARAYA ORTIZ
ALCALDE DE ANTOFAGASTA
ANTOFAGASTA EN LA RUTA DEL BICENTENARIO
1810-2010
28 DE MAYO DE 2002
Sin embargo, el lugar consagrado a "la cultura e identidad antofagastina" no tardó en volver a llenarse de comercio, parte de él establecido legalmente y otro de manera por completo irregular, generando nuevos malestares en la ciudadanía. Hoy, estas ferias y los puestos de venta están mucho más ordenados por el lado de la calle peatonal, aunque de todos modos cuesta transitar por el sector y encontrar un lugar despejado desde el cual, por ejemplo, tomar una buena fotografía del monumento alemán. Un reciente reordenamiento ha obligado a poner cordura a la aglomeración de puestos en este sitio, recuperándose en parte la condición de plaza más que de mercadillo que estaba adquiriendo el recinto.
Mi impresión, sin embargo, es que pocos antofagastinos están realmente satisfechos con el drástico cambio de la plaza y del monumento. Me aseguran también que la presencia de actos culturales y artísticos que ahí se realizan, muchos justo a los pies de la columna de la estatua, no son tanto más que antes de la remodelación, aunque creo necesario decir -por justicia- que el espacio es mucho más amplio y cómodo ahora que se ha convertido en auténtico anfiteatro. Dedicaré alguna futura entrada especialmente a la Plaza Sotomayor y esta clase de cambios en su historia.
Afortunadamente, y a pesar de las mutaciones, la mujer libertaria de bronce permanece allí en lo alto, con la antorcha de la independencia alzada sobre su cabeza y con el blasón del escudo chileno a sus pies. Su presencia secular y mirada hacia la costa es todo lo que queda de aquel monumento germánico que engalanó este lugar de la ciudad por tantos años.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La columna de la libertad fue donada por la entonces colectividad alemana residente en Antofagasta para el Primer Centenario de la República (1910).
En Mayo de 1920, casi diez añoS después, el edificio del Mercado Model fue inaugurado, restringiendo la Plaza Sotomayor a media manzana.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook