jueves, 29 de agosto de 2013

Y LA "REINA DEL MAR" YA LLEGÓ A IQUIQUE...

Coordenadas: 20°13'0.38"S 70° 9'23.64"W
Quienes visiten la Playa Bellavista al Sur del Morro en Iquique, abajo de los pretiles peatonales y casi atrás de la torre de vigilancia de los salvavidas, podrán observar sobre las arenas blancas y contra el pequeño murallón de sillares, una especie de altar azul de decoración muy colorida y con cierto saborcillo tropical que no es casualidad.
Al centro de este altar, se puede ver la ilustración enmarcada de una bella mujer con aspecto de ninfa marina, señalada como la "Reina del Mar". Su cuadro está dentro de una especie de acuario seco con muchas conchas marinas, estrellas de mar y caracolas, entre un tupido arreglo floral de clara inclinación al gusto femenino. Algunas de las flores son plásticas, y otras reales, incluso de plantas enterradas como jardincito allí, en el túmulo de piedras y conchas marinas que sostienen este conjunto.
¿A qué podría corresponder esta curiosa instalación? En principio, podría parecerse a alguna de las innumerables animitas que pueden verse en Chile en las playas, generalmente pertenecientes a ahogados o pescadores perdidos, y unificadas en aspecto por reforzar su relación marina en la decoración y diseño de las mismas.

"LA PICÁ DEL CHINO": UN BASTIÓN DE GUACHAQUISMO ARIQUEÑO EN LA COSTANERA

Don Carlos y su local en fotografía de "La Estrella de Iquique", hace unos años.
Coordenadas: 18°28'30.47"S 70°19'7.91"W
El término "guachaca" o "huachaca", un tanto convertido en lata de sopa para pop art en estos días (y por lo mismo banalizado), se refería antaño a los viejos chichas que terminaban tirados en la calle, cocidos en alcoholes. Incluso existía un trago llamado guachacay, parecido a un aguardiente de muy mala calidad.
Sin embargo, toda esta cultura de cantinas y tragos económicos tan asociada a las Fiestas Patrias que se aproximan, fue quedando identificada con el tiempo con la orientación de lo guachaca como estilo de vida. Los casos se pueden hallar por todo Chile y las regiones extremas no se exceptúan. Así es que, acá en Arica existe un caso especial de aquellos boliches que se erigen como picadas "guachacas", en este caso con bastante honestidad y acierto, a diferencia de otros que se han apropiado del apelativo sólo para sostener imágenes populares en meros negocios de espectáculo y recreación.

UN HERMOSO TEMPLO PROTESTANTE DE LA CALLE ORELLA DE IQUIQUE

Coordenadas: 20°13'13.00"S 70° 9'2.70"W
Debe ser una de las edificaciones de carácter religioso más hermosas que existen en Iquique, muy elegante en su sencillez y totalmente distinguida en sus líneas de arquitectura con estilo británico victoriano, sin grandes pretensiones exteriores salvo la torre con falsas almenas y campanario con chapitel.
El templo protestante de calle Orella es, así, una delicia inglesa de madera, arcos apuntados y ángulos ascendentes. En el vano circular de su torre incluso se ven protecciones conformadas por la triada de círculos, símbolo que la tradición popular a veces justifica como supuesto talismán para contrarrestar hechizos e influencias de brujos. Una fantasía de Salem necesitaría un escenario como éste, sin duda.
Ubicado más precisamente en Orella 576 casi esquina Obispo Labbé, el templo se remonta al pasado de honda influencia británica en Iquique, en los años de la industria salitrera y cuando el territorio ya era parte de la soberanía chilena. Fue la sede de la religión anglicana en toda la provincia.

martes, 27 de agosto de 2013

LOS ANCESTRALES "PAREDONES DEL INCA" QUE BORDEARON AL RÍO MAPOCHO

Coordenadas:  33°25'59.75"S 70°39'15.05"W (inicio, aprox.) 33°25'56.03"S 70°39'54.20"W (final, aprox.)
He estado resumiendo acá en el blog material sobre los estudios del arqueólogo Rubén Stehberg y el historiador Gonzalo Sotomayor su célebre artículo del "Boletín del Museo Nacional de Historia Natural" N° 61 de 2012, titulado "Mapocho incaico". Complementados con publicaciones de otros autores, ellos han ido demostrando la existencia de un asentamiento humano de influencia incásica en el Valle del Mapocho, antes de la llegada de los españoles y de la fundación oficial de la ciudad de Santiago del Nuevo Extremo.
Con relación a este tema, importante evidencia podría ser también el caso de los "tambos", "tambillos" o "paredones del Inca" que había en la vega Sur del río Mapocho, desde el actual sector de calle Bandera o Morandé hasta la Quebrada de Saravia, hoy sector del barrio y la avenida Brasil.
De acuerdo a la información que se conoce de ellos, eran murallones relativamente pequeños que desaparecieron con el tiempo, probablemente a mediados del siglo XVII, debido a los cambios urbanísticos de la joven ciudad. Habrían estado formados por una serie de pequeños tramos construidos con piedra y enfilados a la sombra de los arbustos o junto a los pedregales del río.

lunes, 26 de agosto de 2013

LA CASA YANULAQUE (PARTE II): EL MARAVILLOSO MUSEO DEL MAR

Antiguo grabado coloreado de caracolas marinas, en exposición dentro del museo.
Coordenadas: 18°28'45.39"S 70°19'9.86"W
Puede que la decimonónica Casa Yanulaque a la que me referí en la entrada anterior, no sea un gran edificio comparado con otros lugares históricos de Arica y a pesar de su declaratoria como Inmueble de Conservación Histórica. Sin embargo, basta este espacio de su primer piso ahí en Sangra 315 esquina Sotomayor, ex cuartel del histórico almacén "La Colmena" de don Manuel Yanulaque, para alojar desde el año 2006 a uno de los museos que considero más hermosos y cautivantes de Chile: el Museo del Mar, o Sea Museum para los turistas.
El Museo del Mar exhibe las extraordinarias colecciones de su Director, don Nicolás Hrepic Gutunic, un afable señor obsesionado por 50 años o más con la paciencia de recoger y reunir por todo el mundo las más insólitas y preciosas caracolas marinas que ahora expone en sus vitrinas, para deleite de los visitantes. Este caballero de orígenes croatas ha reunido más de 1.200 especies catalogadas, con lo que su museo le da paliza incluso a las famosas colecciones de Pablo Neruda. Algunas pocas de las piezas las ha recibido de donaciones, pero la mayoría son resultado de su esmero personal y su dedicación a esta saludable pasión. Es entretenido conversar con él y escuchar la aventura y el casi secreto que guarda tras cada unidad de la muestra, además de ser una persona muy cálida y amena al hablar.

LA OCTAVA DE SAN LORENZO DE TARAPACÁ: UNA FIESTA "CHICA" QUE EN REALIDAD ES MUY GRANDE

Coordenadas: 20°12'39.41"S 70° 8'21.81"W (Capilla) 20°12'40.42"S 70° 8'25.74"W (Cruz del Calvario)
Ya he comentado en un artículo anterior de este blog la historia de la Capilla de San Lorenzo de la Reconciliación de Iquique, ubicada en calle Sotomayor 1616 cerca del Cementerio Antiguo, y que se fundara sobre la pequeña casa-capilla de San Carlos, anteriormente creada por los padres oblatos en agosto de 1962.
Por estos días, del 16 al 18 de agosto pasados, la misma capilla y su Cruz del Calvario situada a cuadra y media de allí, han sido el escenario de la gran Fiesta de la Octava de San Lorenzo en Iquique, una de las más importantes del Norte Grande y que en cantidad de bailes y personas que la visitan, podría hallarse bastante cerca de la fiesta original que se realiza desde tiempo inmemorial en el poblado de Tarapacá con su centro de actividades los días 9 y 10 de agosto de cada año, en la quebrada del mismo nombre.
Tengo prácticamente terminado ya mi proyecto de libro para publicar en formato digital sobre el culto de San Lorenzo de Tarapacá acá en el Norte Grande, así que he estado especialmente atento a este tema durante la temporada del mes de agosto. Las imágenes que subo aquí son las de la Octava del año pasado en la misma ciudad (17 a 19 de agosto de 2012), pero parte de la señalada investigación que concluyo.

viernes, 23 de agosto de 2013

LA CASA YANULAQUE (PARTE I): LOS DÍAS DEL ALMACÉN "LA COLMENA"

El almacén "La Colmena" de Manuel Yanulaque, en la época romántica de Arica.
Coordenadas: 18°28'45.39"S 70°19'9.86"W
En la estrecha calle peatonal Sangra número 315, justo en la esquina con Sotomayor y casi frontalmente al Mercado Antiguo, existe una de las construcciones más interesantes de Arica, remontada a la década de albores de la Guerra del Pacífico y con la excepcional condición de hacer tanta historia en pasado como en el presente, pues aloja al que considero uno de los más interesantes museos de Chile.
Llamada popularmente la Casa Yanulaque y con frecuencia confundida con otra residencia palaciega homónima de calle 18 de Septiembre con Lagos, esta casona de estilo neoclásico y dos pisos fue construida en 1877, hacia el final de los tiempos peruanos de Arica. Su propietario había sido don Domingo Pescetto, recordado como el último alcalde peruano de la ciudad antes de la ocupación chilena en 1880. Tiene dos pisos diferenciados, con un zócalo dividido del segundo nivel por líneas de cornisas y con una columna esquinera cuidadosamente decorada en albañilería y cantería. Este primer piso tiene vanos rectangulares; el segundo, en cambio, ofrece un balconete en cada una de sus dos caras y vanos en arco de carpanel. Aunque sin grandes ostentaciones ni suntuosidades, de todos modos proyecta su singular elegancia.

LA TORRE DEL RELOJ DE LA PLAZA PRAT: MUCHÍSIMO MÁS QUE SÓLO DAR LA HORA EN IQUIQUE

Antiguo aspecto de la Torre del Reloj, probablemente a inicios del siglo XX o poco antes. Se observan atrás los antiguos edificios que ocupaban el lugar que ahora pertenece al Club Croata y al Casino Español.
Coordenadas: 20°12'50.67"S 70° 9'8.82"W
Justo por estos días, se está reparando y restaurando el símbolo quizás más potente y característico de Iquique, turísticamente hablando: la Torre del Reloj de la Plaza Prat, uno de los elementos más recurridos para promocionar la ciudad de Iquique en las guías de viajeros, presente incluso en su Escudo de Armas junto a la boya "Esmeralda" y la alegoría de la industria tarapaqueña.
Son cuatro los Monumentos Históricos Nacionales de Iquique que desde el mes de marzo de este año están en reparaciones, por el relativo deterioro que pesaba sobre los mismos. Además de la Torre del Reloj, que hoy se ve rodeada de andamios y cierres, están el Palacio Astoreca (al que ya he dedicado una entrada anterior), la ex Casa de la Administración y el Muelle Prat. Espero que las reparaciones de la hermosa torre de la Plaza Prat incluyan también al mecanismo de su reloj, que desde hace tiempo estaba señalando horas de mundos paralelos y países encantados, distintos al nuestro.
Construida en tabiquería de pino Oregón tan corriente en la vieja arquitectura iquiqueña, con armazones interiores de metal y molduras decorativas de estuco en sus cerca de 25 metros de altura, resulta ser una singular combinación de estilos gótico, neoclásico y arabesco múdejar, con cinco niveles o segmentos distinguibles en su diseño, agrupados en tres volúmenes principales a los que se accede por escaleras interiores, con dos de ellos cercados por balaustras que dan la vuelta por sus cuatro costados.

jueves, 22 de agosto de 2013

LA NOVIA DE AZAPA: LA LEYENDA ALREDEDOR DE UNA ANIMITA, UNA CARRETERA Y UNA LOCALIDAD

Coordenadas: 18°31'12.43"S 70°11'50.29"W (aprox.)
En estos momentos, me encuentro disfrutando de un apartado retiro de la localidad de Alto Ramírez, en Azapa, un lugar rodeado de vestigios ancestrales de la ocupación del territorio, grandes estancias agrícolas y un aire de convivencia entre el elemento pampino tan propio de la región, con el de la vida campesina que a los "sureños" puede resultarnos más familiar.
Azapa es un lugar extraño, lleno de curiosidades, encrucijadas y connotaciones misteriosas. Junto al archipiélago de Chiloé y el Valle de Elqui, parece ser un territorio con especial acogida e inclinación al mito en desarrollo, acumulativo, ideal para el ambiente del potencial turismo de orientación cultural que sería capaz de sostenerse aquí en el valle. Todos conocen al menos una de las supuestas historias de aparecidos, de ánimas en pena, de platillos voladores, de tesoros perdidos, de encantos y maldiciones. Hace pocos días, de hecho, mientras hablaba por teléfono creo haber visto en el cielo una intrigante figura parecida a un fugaz cinturón medianamente luminoso y dejando un barrido en el cielo nocturno, visión que habría fascinado a los amantes de los ovnis.

lunes, 19 de agosto de 2013

"LA PICÁ DEL MUERTITO"... O CÓMO PASAR LAS PENAS A LA SALIDA DE UN CEMENTERIO

"La Picá del Muertito" en sus años de inicio. Imagen histórica expuesta en el propio local.
Coordenadas: 18°31'8.64"S 70°10'28.70"W
Diría que este sitio tiene muchas analogías con el caso del célebre "Quita Penas" del vecindario del Cementerio General y el Cementerio Católico, en la capital. Y aunque en el caso ariqueño no se trata de un refugio de tantos años como el que ostenta Santiago, también corresponde a uno de los sitios más tradicionales y pintorescos de su región, ubicado en calle Los Yaganes 165 del kilómetro 12, casi exactamente al lado del Cementerio de San Miguel de Azapa (uno de los más antiguos de Chile, según se cree), cerca también del museo y de la parroquia. Goza de una fama que ha trascendido fronteras, pues me consta que atrae visitas internacionales.
Hay varios restaurantes interesantes en este sector del Valle de Azapa, como "La Casona" o el "Doña Juanita", ubicado este último a un lado del que nos interesa. El lugar es corrientemente abordado por turistas tentados con el enorme atractivo histórico local, conjunto en el que "La Picá del Muertito" se ha constituido como parte principal de la oferta, un clásico ya, con su sala al estilo de fonda campesina de piso sólido, con administración familiar y un aire que, en general, no es muy distinto de otros boliches parecidos que se pueden hallar por todo Chile, aunque también hay en él algo de la influencia local aimara dominante en la zona.
A pesar de compartir tan explícitamente esa convivencia con el mundo mortuorio que se observa en muchos rasgos costumbristas o folklóricos de nuestro país, en este local -fundado hacia 1975- todo está decorado con globos y banderas chilenas, como al estilo dieciochero de Fiestas Patrias. El techo rústico de tejido de totora ilumina con chispas de luz del día el fresco interior cómodamente sombreado del local, aprovechando las bondades del clima ariqueño. Al mismo tiempo, suenan por los parlantes tonadas de campo, cuecas, música del folklore nortino y hasta algunos toques populares como Leonardo Favio. Hay ocasiones en que la cosa se pone más bailable, con grupos de música en vivo.

GUÍA TÉCNICA DEL BUEN BORRACHO: GALERÍA DE LOS MÁS COTIZADOS "TERREMOTOS" DE LA CIUDAD (QUINTA PARTE)

Me ha costado sacar adelante esta quinta guía de tragos "terremotos" de Santiago: por muchas razones que considero preferibles, he decidido ir apartando un poco al alcohol en todas sus propuestas, aunque mantengo la travesura del título original de esta serie de entradas. Suscribo más bien a la idea de que el fomentar la borrachera no puede ir más allá de la humorada o del chiste fácil, digamos a lo canción de "Los Mox!", pero quisiera no hacerme parte ya de los dramas que involucra la ingesta desmedida de bebidas embriagantes que practica nuestro pueblo, por alguna extraña razón cada vez más infeliz y triste desde que recuperó sus noches de vida bohemia por las que tanto lloraba, olvidando que aquellas eran un reflejo del ánimo contenido en el día y no una mera válvula de escape a las desgracias de ese mismo día.
Qué decir, entonces: sólo invitar a mis compatriotas a seguir disfrutando de la ambrosía de nuestro trago nacional no reconocido, el "terremoto", pero con las archiconocidas advertencias de no conducir, no desafiar la buena suerte y no olvidar que vivimos en una sociedad atestada de ladrones y asaltantes al acecho del indefenso, para desgracia del orgullo patrio, y que han encontrado en los discursos sociales y dogmas sociológicos una buena excusa ante el tribunal para diluir en todo el resto ciudadano lo que, a fin de cuentas, son sus responsabilidades individuales.

ALGUNOS DETALLES SOBRE LA TRADICIÓN DE LOS TRAGOS "SOUR" EN IQUIQUE

Fuente imagen: Revista "En Viaje", 1956.
Coordenadas: 20°12'40.29"S 70° 8'54.14"W (Barrio donde habría estado el bar de Stubb)
Iquique no está considerado en la zona pisquera chilena, como sabemos. Sin embargo, ostenta una relación particular con este producto, que con el tiempo y la experiencia creo haber ido confirmado: a juicio de muchos viajeros, la Tierra de Campeones puede ufanarse ser una de las ciudades con los mejores piscos sour, ese maravilloso elíxir dulce y ácido que sirve por igual de aperitivo, bajativo y hasta en lugar de la comida para los más temerarios.
Aunque no es mi trago favorito, tengo una obsesión por pedir piscos sour donde quiera que me encuentre y los encuentre, por lo que la leyenda no me es indiferente. En el caso particular iquiqueño, algunos adjudican esta calidad al fácil acceso a los limones de Pica y su maravillosa condición considerada óptima para esta clase de tragos. Otros creen que se trata de una especie de consenso de hecho: si bien la receta y la calidad no es la misma en todos los sitios, habría un esmero especial de la gran mayoría de los locatarios iquiqueños por ofrecer siempre un buen pisco sour, propiciado quizás por la competencia.

viernes, 16 de agosto de 2013

CONOCIENDO AL SOLDADO DESCONOCIDO DEL MORRO DE ARICA

Postal de los años ochenta, mostrando el aspecto que ofrecía el Monumento al Soldado Desconocido en su primera década de existencia allí en la cima del Morro de Arica.
Coordenadas: 18°28'52.62"S 70°19'30.14"W
Es algo bastante sabido ya lo de la presencia del Monumento del Soldado Desconocido en la cima del Morro de Arica, por el lado de la explanada del peñón entre el sector de los cañones peruanos estallados y el Monumento al Coronel Pedro Lagos, hacia atrás del recinto del museo militar.
El monumento está colocado hoy sobre una plataforma de sillares con escalinatas, y se conforma principalmente por una tumba central con piedra conmemorativa como cripta, cercada de cadenas ornamentales, y por el gran monolito de piedra con una figura de un soldado, con una antorcha tallada también en roca. El conjunto está rodeado en su retaguadia por astas que antes lucían gallardas banderas chilenas, aunque ahora se ve izada sólo un par de ellas.
Si bien el lugar es continuamente visitado por turistas y viajeros que llegan al imponente Morro de Arica, hay poca información publicada en los medios y especialmente en la internet tanto sobre el monolito como del origen del cuerpo allí sepultado. Mas, como los azares de la vida me han permitido enterarme de lo que podría ser  una parte de los detalles de esta historia, he querido compartirla aquí con los lectores, aunque haciendo un ejercicio poco recomendable en la investigación, como es fiarse de testimonios personales, si bien en este caso son de una fuente que considero directa.
Aún así, espero que esta historia les guste tanto como a mí.

miércoles, 14 de agosto de 2013

PASEANDO POR LOS MISTERIOS DEL CERRO SAGRADO DE AZAPA

Caravana de llamas y arrieros precolombinos pasando por el Cerro Sagrado, en ilustración histórica (Fuente: escueladeculturatradicional.blogspot.com)
 Coordenadas: 18°31'38.26"S 70°13'38.97"W
Detrás del Cerro Sombrero y del Cerro Amarillo, por la ruta arqueológica hacia el Valle de Azapa con todo su enorme potencial turístico -tibiamente difundido para nuestro gusto-, está el conjunto de geoglifos del Cerro Sagrado, frente a la Quebrada de Llosya o de Llolla. Es uno de los centros de atracción más importantes de este cultural e histórico sector de la región; o mejor dicho, lo sería si fuera promovido como destino, con la energía y amplitud que se requieren en un proyecto estratégico para fomentar el conocimiento internacional del valle.
El grupo de geoglifos abarca unos 150 metros de longitud en la ladera del Cerro Sagrado, en una posición tal que está recibiendo la luz directa del Sol durante todo el día. Se encuentra detrás de las grandes fincas de cultivos, especialmente las de tomates, al lado de un cerrito gemelo que también parece ofrecer ciertos diseños en la distribución de sus pedregales y sobre el cual se ha colocado una cruz cristiana para peregrinaciones de la Cruz de Mayo y Semana Santa. Es un sector marcado por huellas antiguas de la presencia incásica en la zona.

martes, 13 de agosto de 2013

HERMANOS HOSPITALARIOS DE SAN JUAN DE DIOS: LAS RUINAS DE UN CONVENTO COLONIAL EN ARICA

Reconstrucción del posible aspecto que pudo haber tenido el edificio, en base a una imagen publicada en un artículo de don Ricardo Castro Ramírez.
Coordenadas: 18°28'47.80"S 70°19'4.99"W
Fue en los tempranos tiempos del Virreinato del Perú que se construye -en la entonces joven ciudad de Arica- un macizo templo de piedra con amplio sillar de roca canteada, a escasas cuadras del centro comercial y de la plaza. Hoy se lo puede encontrar casi escondido, injustamente oculto dentro de un espacio destinado al estacionamiento de vehículos, como una vergüenza y no como el orgullo que corresponde.
Como se sabe, en San Marcos de Arica existieron tres órdenes sacerdotales principales desde el período colonial: la de San Francisco de Asís, la de La Merced y la de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios. Éstos últimos, encargados de la atención de los enfermos, tenían su templo situado casi en el centro urbano, en la cuadra que actualmente se forma por las calles Lynch, Sotomayor, 21 de Mayo y Baquedano, muy cerca del Mercado Antiguo y del Teatro Municipal. Este antiguo sector era conocido en aquellos años como La Chimba de Arica.

lunes, 12 de agosto de 2013

"LA VALLENARINA": UNA PERFECTA CERVECERÍA POPULAR ARIQUEÑA

Fachada del local en calle Maipú.
Coordenadas: 18°28'41.69"S 70°18'59.36"W
Escribo desde mi residencial favorita acá en Arica: el "Hostal Maipú", en una viejísima casona en la calle del mismo nombre con puertas de habitaciones parecidas a las de viejos establos. Lo importante es que he hecho dos grandes descubrimientos esta noche de agosto: primero, que tengo muy cerca a una genial cervecería con aires de picada popular, llamada "La Vallenarina"; y segundo, que acá en el hostal cuento con wi-fi abierto, así que, ¿para qué esperar por contar de este brillante boliche ariqueño?
El local de "La Vallenarina" se encuentra en calle Maipú 449, cerca de la esquina con Lynch. Casi siento algo de sensación de culpa por no haber pasado antes antes a este sitio donde se conservan aún los jarros de schop de a litro, especie en peligrosa tendencia a la extinción dentro de las barras nacionales, pero que aquí se pueden saborear por sólo $1.800. Está bastante cerca de la cafetería "Al Paso", de la que ya he hablado antes aquí, lo que acrecienta mi sensación de falta de buen ojo tras haber pasado siempre por afuera antes de esta noche.

¿EL ENIGMA DE LA CIUDAD DE SANTIAGO EN UNA MILENARIA PIEDRA DEL MUSEO VICUÑA MACKENNA?

Fotografía del paseo del Cerro Santa Lucía recién inaugurado. Se cree que la piedra en cuestión podría haber sido hallada en este cerro durante los trabajos iniciados hacia 1872 por la Intendencia de Santiago, por entonces a cargo de don Benjamín Vicuña Mackenna.
Coordenadas: 33°26'28.44"S 70°38'1.75"W
He publicado con anterioridad las dos primeras partes relativas a los estudios históricos y arqueológicos que demostrarían la existencia de un asentamiento humano en el Valle del Mapocho desde mucho antes de la fundación oficial de la ciudad de Santiago y bajo administración del Tawantinsuyu. La primera parte la dediqué directamente a los trabajos publicados por Stehberg y Sotomayor en base al material arqueológico del valle, y la segunda en relación a los documentos coloniales y crónicas que irían en demostración de esta teoría.
Sin embargo, para abordar la siguiente parte de esta serie y especialmente los capítulos relativos a la existencia de una geografía sacra dentro del valle mapochino creo necesario traer al blog -primero- algo relativo a la piedra ceremonial que se cree encontrada en la planta histórica de Santiago y que se halla ahora en el Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna, en el número 94 de la avenida del mismo nombre. Hasta hoy, sólo tenía publicada una nota corta (año 2012) en otro sitio ya cerrado, que pretendo usar de base para extenderme en ésta.

lunes, 5 de agosto de 2013

OSNOFLA: LA COMEDIA Y LA TRAGEDIA DE UN CREADOR PROLÍFICO

Caricatura de Osnofla en sus días de colaborador y subdirector de revista "Pobre Diablo".  Imagen gentilmente proporcionada por Mauricio E. Valenzuela.
Coordenadas: 33°26'5.75"S 70°39'15.36"W (ex lugar de su residencia)
"¡Pero si el autor vivía aquí mismo, en una pensión de Mapocho!", fue lo que oí de un viejo vividor hace años, durante mis días investigando algo de la historia del barrio riberano de la ex estación, al tiempo que cantaba ese extraño poema de acentos forzados y anómalos, y que en mi ignorancia (como la de muchos otros) también creía obra de Nicanor Parra.
Empero, es tan difícil comenzar a buscar algo partiendo de cero; de la nada absoluta, porque la memoria cultural chilena ha sido infamemente cruel con Osnofla, al punto de que casi no ha querido dejar pistas sobre su prolífico paso por el mundo de la sátira editorial y hasta ha avalado -de alguna manera- una impostura sobre la autoría de su más célebre poema de humor.
De haber sabido antes que Luis Enrique Alfonso Mery, más conocido en su época por ese pseudónimo de Osnofla (su propio apellido, invertido) había sido familiar de mi amigo Mauricio Emiliano Valenzuela, todo habría sido tan fácil... Tan fácil y tan justo. Sólo me enteré de este parentesco cuando publicó su propio artículo de recuerdo por el autor: "Calles Morandé y Osnofla", del diario "La Nación Domingo" del 14 de noviembre de 2010. Hace poco, además, él ha difundido algunas imágenes sobre el caricaturista, que me motivan a completar aquí en el blog este artículo que tenía pendiente por largo tiempo ya.

viernes, 2 de agosto de 2013

DEVELANDO UN MISTERIO ANCESTRAL (PARTE II): REVELACIONES SOBRE SANTIAGO EN UNA SEGUNDA MIRADA A LOS DOCUMENTOS COLONIALES

Mapa Europeo basado en el Plano de Santiago de Amadeo Frezier, de 1712.
Coordenadas: 33°26'16.47"S 70°39'1.95"W (Plaza de Armas) 33°25'53.97"S 70°39'9.83"W (Camino del Inca sobre Santiago)
Retomamos aquí nuestra mirada a lo revelado por el estudio del arqueólogo Rubén Stehberg y el historiador Gonzalo Sotomayor, que comenzamos a abordar en la entrada anterior de esta serie sobre el pasado incaico del Valle del Mapocho.
Dicen ambos autores en su trabajo publicado por el "Boletín del Museo Nacional de Historia Natural" N° 61 de 2012, que las crónicas y la documentación oficial más tempranas relativas al territorio chileno, verifican la existencia de un asentamiento humano previo en el lugar que ocupa Santiago, y que Pedro de Valdivia se limitó a repoblarlo y reestructurarlo de acuerdo al estilo europeo de trazado urbanístico.
Los dos investigadores son categóricos sobre las pistas dejadas por estos cronistas y que revelarían la verdadera iniciativa y motivación de Valdivia para ocupar el valle mapochino:

¿RECONOCE ESTA CALLE DE TIERRA? ES LA VIEJA ALAMEDA (Diario "Las Últimas Noticias", viernes 2 de agosto de 2013)

Artículo "¿Reconoce esta calle de tierra? Es la vieja Alameda" de Barro Vergara, publicado en la revista "Dónde Vivir" del diario "Las Últimas Noticias" del viernes 2 de agosto de 2013. Link al artículo original: http://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-08-02&PaginaId=4&SupplementId=74&bodyid=0 (Clic encima de la imagen para ampliarla).
Al fondo, La Moneda, es una de las tantas fotos que dejan boquiabierto.
El Santiago que se fue pena en la internet: un ejército de nostálgicos está rescatando sus postales.
A Santiago, como toda gran capital, nunca le han faltado detractores. Pero a diferencia de los críticos de Nueva York, París o Londres, aquí no es tanto el mal carácter de los santiaguinos, sino los errores -y horrores- urbanísticos los que más material dan para la crítica. Sumemos a eso la congestión, el smog y su extensión desmesurada, y podremos explicar por qué algunos o dudan en deshonrarla con el calificativo de "Santiasco". Es una ciudad que necesita defensores que rescaten su belleza y sus glorias pasadas y presentes.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook