jueves, 29 de agosto de 2013

"LA PICÁ DEL CHINO": UN BASTIÓN DE GUACHAQUISMO ARIQUEÑO EN LA COSTANERA

Don Carlos y su local en fotografía de "La Estrella de Iquique", hace unos años.
Coordenadas: 18°28'30.47"S 70°19'7.91"W
El término "guachaca" o "huachaca", un tanto convertido en lata de sopa para pop art en estos días (y por lo mismo banalizado), se refería antaño a los viejos chichas que terminaban tirados en la calle, cocidos en alcoholes. Incluso existía un trago llamado guachacay, parecido a un aguardiente de muy mala calidad.
Sin embargo, toda esta cultura de cantinas y tragos económicos tan asociada a las Fiestas Patrias que se aproximan, fue quedando identificada con el tiempo con la orientación de lo guachaca como estilo de vida. Los casos se pueden hallar por todo Chile y las regiones extremas no se exceptúan. Así es que, acá en Arica existe un caso especial de aquellos boliches que se erigen como picadas "guachacas", en este caso con bastante honestidad y acierto, a diferencia de otros que se han apropiado del apelativo sólo para sostener imágenes populares en meros negocios de espectáculo y recreación.
Ubicado en Pedro Montt 644, muy cerca de la Feria Máximo Lira y de la Estación del Ferrocarril Arica-Tacna, "La Picá del Chino" se autodefine como "El Rincón Guachaca" de la ciudad y tiene en esa marquesina afuera del local un gran lienzo proclamando este título, junto con la foto de un chino cuya cuatricromía ya ha quedado azulada por acción del Sol nortino, pero que me parece corresponde a Jackie Chan o algún personaje parecido, de brazos cruzados.
Este bar y cervecería es creación de don Carlos Castro, apodado desde niño como el Chino por sus rasgos, ex deportista de largo tiro ya residiendo definitivamente en la ciudad de la eterna primavera pero oriundo de la tierra vitivinícola de Cauquenes. Hombre de 70 años y mucha energía, atiende personalmente el local que fundó "hace más de 20 años ya, tirando para 30" según sus palabras. Aunque el público va cambiando durante el día, hasta allí llegan ya muchos auténticos amigos del dueño entre los clientes además de cuequeros y folkloristas, conservando ese típico ambiente de los bares antiguos de pueblos o barrios, aunque con algo de onda tipo "Bar de Mou", de "Los Simpson".
El Chino Castro es reconocido entre todos acá como un tipo notablemente creativo, siempre vinculado a la gastronomía popular de la ciudad. Asegura ser el primero que llevó los tradicionales sánguches de potito hasta el comercio de Arica y ahora es célebre un rudo deleite que, por $2.500, puede probar cualquiera que llegue a este encantador sucucho: el "terremoto nortino", que promueve también con la "réplica ariqueña" y la "zona telúrica" en el cartel afuera del local. ¿En qué consiste esta pócima, que creó luego de mucho combinar en investigar? Es una versión propia del trago "terremoto" en vaso cercano al medio, realmente excelente: al frío pipeño con helado de piña le agrega un poco de jugos frutales hechos con tumbo, mango y/o maracuyá (no me confiesa toda la receta), con un magnífico resultado. Nada más, pues el Chino es un enemigo despiadado de echarle fernet o granadina al buen pipeño que asegura saber reconocer, como natural cauquenino. Si debo compararlo con algo más célebre, este "terremoto" se parece un poco al que se ofrece en el famoso club "El Rincón de los Canallas" de Santiago, que con el nombre de "maremoto" también lleva un toque frutal en su receta, pero ciertamente distan mucho de ser lo mismo.
Famosa fue en "La Picá del Chino" la historia de un tal Guatón Juan, que hizo una marca en este bar tras llegar de Pisagua y tomarse tres de los descritos "terremotos" sin caer de borracho, a pesar de que se asegura en este sitio que basta con sólo un "terremoto" y una "réplica" para botar hasta al más sólido roble... Sobrevalorado, para mi gusto, pues aunque admito haber sentido las propiedades de este elíxir en el paladar y  también en la cabeza, como alguien que se ha tomado hasta 10 "terremotos" en "Las Tejas" de Santiago en sólo una noche, considero que esa modesta marca sería bastante fácil de romper.
Los parroquianos del boliche llegan hasta horas de la noche, incluso avanzada. Especialmente atractivo resulta este sitio para hombres de mar: mariscadores, trabajadores de la pesca, buzos recolectores y particulares; a veces hasta los dueños de las lanchas con todo su personal, cuando hay capturas que vale la pena celebrar en un mar cada vez más agotado y menos generoso con los pescadores. Gente afable, amena, como he confirmado en todo Chile: llena de historias y aventuras, pero también de denuncias y molestias. Don Carlos dice que suele recibir a militares y carabineros en retiro entre su amplia clientela.
Su Majestad, "El Chino" Castro.
El célebre "terremoto nortino" de "La Picá del Chino".
Se cierran las puertas en la noche y se atiende por una de las ventanas para evitar que pasen "macheteros" (pedigüeños), "vacunas" (embaucadores que beben a expensas del resto) u otros sujetos por el estilo, abriéndole a esas horas sólo a los clientes. Es entretenido conversar con estos tipos, pues retratan muy bien el ánimo en que se encuentran desde hace tiempo los ariqueños con respecto a las impertinencias del Gobierno Central y su desencanto con las autoridades políticas. Hasta converso con un trabajador que, coincidentemente, vivió a escasa distancia de mi ex lugar de residencia en La Florida, así que no tardamos en entrar en confianza.
Ente otras perlas, me cuentan acá que la cercana Feria Máximo Lira (dicho sea de paso: con el mismo nombre de uno de los más grandes patriotas y defensores de la soberanía chilena) está al borde de cerrar ya luego de ser obligada a trasladarse tras las líneas férreas que allí bordean la costanera. También me entero que un viejo árbol ficus que existía en calle 18 de Septiembre "frente al local Pichara", según me aclara un locuaz cliente, y que era famoso por su extraña forma como de torso y brazos humanos, murió luego de que una empresa de energía talara imprudentemente sus ramas para despejar el cableado eléctrico, en lugar de sólo podarlo. Hasta quisieron cortar los árboles del parque en el aeropuerto ariqueño, "¡Y lo habrían hecho si no fuera porque don Julio Martínez se opuso y denunció esto en sus comentarios!", acota con molestia el Chino, desde atrás de su barra.
No se queda sólo en la denuncia por los malestares, sin embargo: el dueño tiene una idea bastante buena y que podría ser implementada a futuro -si las autoridades dejan de jugar taca-taca y se interesan-, relacionada con la realización de una Cumbre del Terremoto Nortino, con concurso de belleza, expositores, degustaciones y todo. Su intención es que todos los expendios de "terremoto" en el Norte Grande de Chile, que ofrecen recetas tan particulares y en algunos casos distintas a las que conocemos en la Zona Central (ya he hablado en otra parte, por ejemplo, del "terremoto" con whisky que se ofrece en el "Bar El Democrático" de Iquique), se reúnan a demostrar y difundir la presencia del trago allá en aquellas regiones extremas y puedan crear un evento propio al respecto.
Don Carlos sabe de su gremio: ha sido propietario de varios negocios interesantes en Arica, como el "Donde mi Compadre", la heladería "Fontana di Trevi" o "El Rincón de Los Leones" del paseo Thompson, famoso por sus grandes platos de caldo de pata y porotos con riendas. Así es que "La Picá del Chino" está en una larga cadena de vida dedicada al comercio, ahora de orientación guachaca. Curiosamente, con la actual picada volvió exactamente al lugar donde había comenzado sus negocios de este tipo hacía unos 40 años ya, en la avenida Montt.
Por otro lado, su creatividad le permitió crear los más curiosos nombres de platillos para la oferta, que fueron en su momento un buen gancho para la clientela: el picante de gallina gay con charqui y llaita, el sánguche de carnero salvaje con salsa de toro en celo, otra rareza llamada sexo oral y la sopa zorrita caliente con pata picada, guatacay y maní, entre otras excentricidades. Algunas iban anunciadas afuera de "La Picá del Chino" con un dibujo del animal aludido: un zorro, una gallina, etc.
Insólitamente, antes esta picardía le hizo ganarse una carta reclamo de un delicado miembro de la Cámara de Turismo a la Municipalidad de Arica, denunciando las "ordinarieces" que tenía por nombres de platillos su negocio de Thompson, que por entonces ya se estaba convirtiendo en el paseo comercial que ahora conocemos. Al enterarse de esta acusación en su contra, sin perder el sentido del humor, el incorregible Chino tuvo otro arranque de imaginación y respondió colocando nuevos carteles donde el menú era ofrecido ahora con gran sofisticación. Según declaró en una entrevista suya al diario "La Estrella de Arica" que cuelga enmarcada en el muro detrás del mesón, los nuevos carteles de la carta decían: frijoles con spaghetti, panceta de cerda y manito de res.
El pueblo ariqueño y sus queridos comensales, sin embargo, celebran hasta ahora sus extraños platillos: "Cuando se prepara una olla con alguna de estas comidas raras y se anuncia, el local se llena completo", me confiesa otro entretenido cliente sentado cerca de mi lugar en el mesón.
Péguense una pasada por "La Picá del Chino", entonces. Tienen allí un templo de cervezas, vinos, el mencionado "terremoto nortino" y toda una repisa colorida de botellas para la más entretenida forma de conocer una ciudad y enterarse de su comidillo noticioso no formal, allí junto al inefable y creativo Chino Castro, bajo el techo del "rincón guachaca" de Arica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (6) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (29) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (75) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (172) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (52) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (7) Bohemia (160) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (36) Buenos Aires (3) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (13) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (76) Campo (108) Candilejas (52) Carreteras (55) Casonas (97) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1025) Chillan (5) Chiloe (8) Choapa (7) Ciencia (71) Cine-Teatro (43) Circo (16) Cites-Conventillos (16) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (1) Colombia (1) Coloniaje (145) Comercio (186) Comics (29) Compañias (90) Concepcion (7) Conmemoracion (124) Copiapo (27) Coquimbo (20) Criminologia (28) Croatas (5) Curico (1) Curiosidades (238) Delincuencia (59) Deporte (41) Desierto de Atacama (52) Diplomacia (22) Diseño (88) Edad Media (19) Edificios historicos (167) Edificios populares (65) Educacion (67) Egipto (2) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (23) En prensa/medios (42) Errores (103) Esoterismo/Pagano (70) España (18) Estatuas-Monumentos (119) Etimologia-Toponimia (151) Eventos (46) Exposiciones-Museos (59) Fe popular (135) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (206) Fontanas (38) Fotografia (24) Franceses (88) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Gergiano y victoriano (24) Germanos (32) Gotico (17) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (10) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (76) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (35) Hechos historicos (122) Heraldica (29) Heroes (82) Hispanidad (115) Holanda (1) Hoteles (31) Huasco (3) Huasos (59) Humor (60) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (102) II Guerra Mundial (5) Imperio Romano (21) Independencia de America (43) Indigenas (100) Industria (73) Instituciones (160) Iquique (73) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (34) Italicos (42) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (40) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (114) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (212) Madrid (1) Magallanes (34) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (89) Mineria (49) Misterios (105) Mitologia (155) Mitos urbanos (118) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (75) Musica (66) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (146) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (93) Numismatica (12) Ñuble (4) Obeliscos (15) Orientalismo (12) Ornamentacion (106) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (23) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (118) Peñaflor (1) Periodistas (26) Personajes culturales (151) Personajes ficticios (48) Personajes historicos (179) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Pisagua (1) Playas (32) Plazas y parques (161) Polacos (1) Politica (55) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (34) Puerto Montt (6) Punta Arenas (8) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (50) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (146) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (42) Rio Tevere (2) Roma (32) Rotos (91) Rusia (1) San Antonio (3) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (49) Santiago (656) Semblanzas (133) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (68) Sociedad (139) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (92) Tecnologia (82) Terrores y fantasmas (92) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (194) Transportes/Estaciones (79) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (19) Valdivia (1) Valle de Azapa (9) Valle de Elqui (15) Valparaiso (30) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)