lunes, 17 de junio de 2013

EL TESTIGO DE UN ASESINATO ZOOLÓGICO

Autores como Oreste Plath notaron hace mucho tiempo el “animalismo” que existe entre muchas expresiones asociadas a chilenismos clásicos del lenguaje popular: “colipato”, “pavo”, “ganso”, “pajarón”, “vaca”, "burro", "mula", “yegua” y otros nombres de la fauna -especialmente la ganadera- se hacen sinónimos de distintas características (por lo general defectos) en la personalidad del aludido.
Por su parte, el genial caricaturista Renzo Pecchenino, más conocido como Lukas, abordó con singular maestría este tema en su famoso trabajo “Bestiario del Reyno de Chile” (disponible aquí).
Al respecto, cabe recordar que hace muchos años corrió una historia popular ya olvidada y que llegó a ser comentada al menos en una ocasión a la televisión, sobre un viajero chileno que supuestamente se encontraba residiendo de manera provisoria en la República Argentina, y que experimentó una singular situación tragicómica, traicionado por esa tendencia al grafismo animalista del lenguaje informal de su patria.
La leyenda decía que fue en los sesenta o los setenta, cuando el sujeto fue testigo de un violento asesinato de una muchacha por parte de un criminal. El sorprendido chileno, entrado en shock y eufórico, corrió hasta donde los policías argentinos y comenzó a gritarles aterrado:
- ¡Un gallo mató a una cabra! ¡Un gallo mató a una cabra!”.
Gritaba histérico conminándolos a seguirlo con urgencia para llevarlos a la escena, pero estos sólo lo miraban confundidos y perturbados.
Sólo después de un rato y tras mirarse entre sí sin comprender, los policías lograron entender que por “gallo” se refería a un sujeto y que por “cabra” señalaba a una muchacha... Un sujeto mató a una muchacha.
Quizás la historia no haya sido más que sólo una leyenda urbana de los años ochenta, pero retrataba perfectamente esta tendencia animalística del lenguaje informal chileno y lo difícil que se hace a veces comprender estos conceptos para quien no esté familiarizado con ellos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook