sábado, 2 de febrero de 2013

MANOS MAESTRAS DEL DISEÑO GRÁFICO: MAX BILL (1908-1994)

Afiche de Bill para las que serían las trágicos Juegos Olímpicos de Münich 1972
Nacido en la ciudad suiza de Winterthur, el 22 de diciembre de 1908, Max Bill fue uno de los más connotados e influyentes creadores de su patria: diseñador gráfico, pintor, arquitecto, diseñador industrial, escultor, tipografista, serigrafista, publicista y profesor. Inicialmente, realizó estudios de orfebrería en Kunstgewerbeschule de Zurich desde 1924 a 1927. Sin embargo, tras haber visitado la Exposición Internacional de Artes Decorativas de París en 1925, comprendió que su camino debía ir por la senda de maestros como Le Corbusier, Melnikoff y J. Hoffmann, con cuyos trabajos quedó fascinado y entusiasta.
En 1926, además, había viajado a Italia a conocer la arquitectura, arte y urbanismo de ciudades como Florencia, Venecia, Roma, Nápoles y Milán, que lo convencieron de que debía dirigir su trabajo hacia las artes arquitectónicas. Desde 1927 y hasta 1929, fue alumno en el Bauhaus de Dessau, donde estudió artes y pudo empaparse del movimiento artístico de esos años, siendo alumno de Kandinsky, Klee y Schlemmer. Más tarde, se hizo seguidor también de los principios selectivos y depuradores del “arte concreto” de Van Doesburg.
Profundamente influido por el cubismo y del dadaísmo, su estilo se fue definiendo entonces por el funcionalismo, el racionalismo abstracto y la geometría minimalista, algo que se hace visible en sus obras de pintura y diseño de afiches y de gráficas realizadas a su regreso a Zurich, creando allá una compañía de arquitectura en 1930, entre cuyas obras está la Tienda Wohnbedarf y la Finca Neubühl. También se da tiempo para realizar trabajos como escultor y montajista de arte, reclutándose en varias organizaciones artísticas con sede en Suiza y Francia. En este período, recibe el Premio Honorífico de la Trienal de Milán de 1936. También se hizo miembro del CIAM (Congrès International d`Architecture Moderne) y de la UAM (Union des Artistes Modernes).
A partir de los años cuarenta y en plenos años de la Segunda Guerra Mundial, se involucró en el diseño industrial siendo famosas algunas piezas de su creación como célebres relojes colgantes y relojes pulseras de la firma Junghans. Es conocido el hecho de que una de estas piezas, correspondiente a un reloj de pared, es exhibido en el MoMA, el Museo de Arte Moderno de New York.
Terminada la gran conflagración, Bill comenzó a rescatar y desempolvar la escuela Bauhaus que tantos conflictos y enfrentamientos había sostenido con el Régimen del Tercer Reich. Realiza una exposición en Milán en 1947, recibe el Premio Kandinsky de 1949 y cofunda en 1951 la escuela Hochschule für Gestaltung (H.f.G.) en Ulm, constituyéndose como su primer Rector y Director de los Departamentos de Arquitectura y de Diseño, labores en las que se mantuvo por un lustro. Ésta era una suerte de “casa-escuela” en la que se impartían clases de arquitectura, diseño y proyectos industriales, diciéndose que las clases allí dadas por Bill y los demás académicos tuvieron mucha influencia en el estilo geométrico y abstracto que cundió en Europa durante la port-guerra.
Ese mismo año de 1951 recibió el Primer Premio de la Bienal de Arte de Sao Paulo y el Gran Premio de la Trienal de Milán. También había comenzado a echar mano al diseño funcional de muebles, siendo especialmente afamado su taburete reduccionista denominado “Ulmer Hocker”, de 1954, que ha sido copiado y repetido hasta nuestros días. Al año siguiente, recibe la Medalla de Oro en la Trienal de Milán. También se lo señala entre la generación de artistas suizos que involucraron la fotografía en el trabajo de diseño cuadriculado y la composición de lecturas visuales. Realiza otra exposición, esta vez en Pittsburgh en 1958.
Si bien la idea íntima de Bill sobre intentar restaurar la escuela Bauhaus era quimérica a esas alturas, de todos modos promovió como teoría artística al funcionalismo geométrico y de racionalismo matemático, ideas tomadas de aquel movimiento. Tras abandonar la actividad académica, fundó un estudio propio de diseño y arte en Zurich, en 1957, dedicándose a la comunicación gráfica, la pintura y la escultura. Esto no fue obstáculo para incursionar en nuevas experiencias de docencia, asumiendo unos años más tarde como profesor en la Staatliche Hochschule für Bildende Künste de Hamburgo. Realiza también otras exposiciones en París en 1961 y en New York en 1964, siendo nombrado arquitecto jefe del pabellón de “Educación y Creación” en la Exposición Nacional de Suiza de ese mismo año.
Bill también fue miembro honorario del American Institute of Architects e integrante del Consejo Nacional Suizo de 1967 a 1971. Dos años después, se integró como miembro asociado a la Real Academia de Ciencias, Literatura y Arte de Flandes, en Bruselas; y en 1976 ingresó a la Academia de las Artes de Berlín. También recibió el Premio al Arte de Zurich en 1968 y el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Stuttgart en 1979.
Aunque su diseño nunca llegó a ser considerado algo triunfal a nivel internacional, precisamente por ser tomado por excesivamente funcional y de rigor geométrico, los reconocimientos sí reflejaron el alto estatus en que se encontraba su obra: en 1985, por su destacada labor en favor de las artes y la cultura, recibe la Gran Cruz de Mérito de la República Federal Alemana y, por esos mismos días, es nombrado Caballero de la Orden de las Artes y Letras de Francia. El último premio que alcanzó a recibir en vida fue el grado de Doctor Honoris Causa de la Escuela Politécnica Federal de Zurich, en 1994, tras haberse retirado luego de tan prolífica vida.
Max Bill falleció el 9 de diciembre de ese mismo año, en la ciudad de Berlín. Sus obras son expuestas hoy en importantes museos como la Galería de Arte Moderno de Roma, el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, el Museo de Arte de Sao Paulo, el Kuntsmuseum de Berna y Museo de Arte Moderno de New York, entre otros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook