sábado, 9 de febrero de 2013

EL SANTUARIO POPULAR DE LA CAPILLA DE SAN LORENZO DE LA RECONCILIACIÓN

Coordenadas: 20°12'39.41"S 70° 8'21.81"W (Capilla) 20°12'40.42"S 70° 8'25.74"W (Cruz del Calvario)
No se trata de un barrio exactamente "turístico" para Iquique, pero sí corresponde a uno de los más importantes para el ejercicio de la fe popular de la ciudadanía, pues en pocas cuadras se encuentra el templo y la Plaza Arica sedes de la Octava de la Virgen de La Tirana, el histórico Cementerio N° 1, las animitas de Olivares y de Hermógenes San Martín (esta última siendo quizás la más grande de todo Chile) y, por supuesto, la pequeña pero pintoresca Capilla de la Reconciliación, consagrada al mártir del cristianismo San Lorenzo como muchos otros altares que el pueblo ha colocado alrededor en su incontenible impulso devocional.
Aunque su fábrica de madera y módulos, su ubicación en estos barrios populares y las dimensiones del templo sean modestas, la Capilla de San Lorenzo de la Reconciliación es inmensamente conocida por los iquiqueños: cada año, hacia el fin de semana que siga al final de la Fiesta de San Lorenzo de Tarapacá en el pueblo del mismo nombre al interior (celebrada universalmente el 10 de agosto), se realiza aquí la multitudinaria Octava o "Fiesta chica" de San Lorenzo en Iquique, celebración religiosa tan importante que convoca a más de la mitad de la cantidad de personas y el mismo número de bailes que la fiesta central del poblado de Tarapacá.
Como se sabe, San Lorenzo fue un mártir oriundo de Huesca, asado vivo en una parrilla romana el 10 de agosto de 258 por haberle negado los tesoros de la iglesia al emperador Valeriano, dándoselos en su lugar a todos los pobres y desposeídos de la capital del Imperio, según su leyenda. El santo goza de una extraordinaria popularidad en el mundo minero y especialmente en estas regiones, con su punto nuclear en San Lorenzo de Tarapacá, en la quebrada del mismo nombre, escenario de la fiesta principal.
El Lolo, como es llamado cariñosamente por sus devotos, se ha vuelto patrono de los transportistas y conductores, de los pobres y los desposeídos, de los comerciantes y también de los "parias" de la región (gente despreciada: mendigos, alcohólicos, abandonados, etc.), por lo que abundan las animitas, grutas y pequeñas capillas decoradas con su característica bandera rojo-amarilla y sus imágenes sosteniendo una rama de palma y una parrilla símbolo de su martirio. Así, por ejemplo, los cargadores de Pozo Almonte tienen su propia gruta-ermita, haciendo procesiones desde ella con la imagen hasta la Parroquia de San José Obrero, y también hay capillas levantadas por otras sociedades de cargadores como la de El Boro en Alto Hospicio, más las sedes de cofradías o bailes que también se constituyen como centros culto. Otros altares populares y ermitas se pueden encontrar en la Ruta Zig-Zag de Iquique hacia Alto Hospicio, en una dependencia municipal frente a la Plaza de Armas de Alto Hospicio, en la Carretera hacia Colchane y en el cementerio viejo de La Tirana, sólo por nombrar algunos, ya que su presencia se extiende a ciudades como Arica o Tocopilla.
La Capilla de la Reconciliación durante la Fiesta de la Octava de San Lorenzo.
Salida de la imagen de San Lorenzo para la procesión de la Octava.
Empero, la más importante de estas prolongaciones del culto a San Lorenzo con sede en la Quebrada de Tarapacá es, sin duda, esta capilla iquiqueña escenario de la "Fiesta chica" y punto de encuentro para todos los feligreses seguidores del Lolo en la heroica ciudad, además de las cofradías y sociedades religiosas locales que participan del culto, y de aquellos ciudadanos que por salud o edad no pueden participar de las peregrinaciones hacia el pueblo de Tarapacá y así celebran a su santo patrono durante la Octava.
Ubicada en calle Sotomayor 1616, la historia de este lugar en el servicio religioso comienza con la fundación de una pequeña casa-capilla creada por los padres oblatos (orden de importante presencia en Iquique y en la región) el 8 de agosto de 1962, sobre un terreno y propiedad que, según tengo entendido, antes de ser recibida por ellos había sido sólo una residencia particular.
Posteriormente, la Congregación de los Padres Estigmatinos adquirió esta propiedad, la restauraron y la remodelaron completamente para el servicio religioso, refundándola oficialmente con el nombre de Capilla de la Reconciliación, inaugurada el 8 de enero de 1984, por iniciativa de dos connotados sacerdotes de origen italiano muy queridos y respetados en la memoria de los devotos del Lolo: el Padre Luigi Tortella y el Padre Daniel Giacopuzzi.
Sucedía a la sazón que, como no existía un lugar exacto para tomarlo por sede de las celebraciones de la Octava de San Lorenzo en Iquique, el obispado decidió que la flamante Capilla de la Reconciliación comenzara a servir a este propósito a partir de 1987, de la misma manera que la cerca Plaza Arica venía siendo utilizada desde los años treinta para la "Fiesta chica" u Octava de la Virgen del Carmen de La Tirana, con ceremonias, bailes y festejos.
La noticia llenó de júbilo a los innumerables devotos del santo en la ciudad de Iquique y el propio Padre Giacopuzzi se arrogó la tarea de producir y tallar la imagen de San Lorenzo que sería colocada en el templito, desde aquel momento llamado más popularmente como la Capilla de San Lorenzo de la Reconciliación. Es la imagen que se saca en andas durante el paseo procesional de la Octava, celebración de la que también hablaré a futuro con un artículo propio dedicado a ella, por la importancia cultural e identitaria que tiene para la ciudadanía iquiqueña y su vínculo en un hilo de tiempo que conecta las tradiciones de la fe entre los trabajadores de la época salitrera con los actuales mineros de la región, alcanzando a transportistas, pescadores y mercaderes, como ya vimos.
Cargadores de San Lorenzo al interior de la capilla.
Vista del Altar Mayor al fondo de la nave única.
A partir del año siguiente, además, la capilla también comenzó a ser escenario de una fiesta paralela a la de San Lorenzo de Tarapacá, durante los mismos días de la celebración principal del 10 de agosto y sus días inmediatos. Esto comenzó cuando el Padre Tortella quiso disponer de la parroquia y de la imagen del santo para aquellos devotos iquiqueños que por impedimentos físicos, compromisos o falta de recursos, no pudieran asistir a la fiesta central en la Quebrada de Tarapacá. Esta función ha sido sustituida en cierta forma por la implementación de otros altares a San Lorenzo en la ciudad y especialmente por la réplica del santuario tarapaqueño que se instala todos los años en la entrada de Alto Hospicio durante los días de la fiesta, para que los devotos realicen allí también sus honores, rogativas y promesas al mártir de los desposeídos y de los hombres de esfuerzo.
El edificio de la capilla quedó totalmente concluido entre los años 1988 y 1989. Se celebraba, por entonces, la Novena completa desde el 1° al 9 de agosto, además de una ceremonia de honores durante la fiesta central y después la Octava del santo en Iquique, siendo hasta ahora la más importante "Fiesta chica" ofrecida al Lolo en todo el país.
Dentro de la propia capilla, junto al acceso, se instaló en 1990 una placa recordatoria y conmemorativa diciendo:
"CAPILLA DE LA RECONCILIACIÓN
FUNDADA EL 8 DE AGOSTO DE 1962 POR LOS PADRES OBLATOS.
RESTAURADA POR LA CONGREGACIÓN DE LOS PADRES ESTIGMATINOS E INAUGURADA EL 8 DE ENERO DE 1984.
NUESTROS AGRADECIMIENTOS LA PADRE LUIGI TORTELLA Y DANIEL GIACOPUZZI.
IQUIQUE, 8 DE ENERO DE 1990"
Actualmente, el templito tiene una simple pero sugerente decoración, con cuadros en estilo más bien modernista del Vía Crucis, colocados a los costados de su nave única. Su Altar Mayor es de techo en arco con la imagen de Cristo en la cruz, destacando las imágenes de la Virgen María y, por supuesto, la de San Lorenzo. Todo está cuidadosamente ornamentado con telas y algunos listones en diseños localistas, parecidos al de los bolsos o llacllas de influencia indígena.
Cruz del Calvario. A la izquierda, se ve el podio tal cual permanece fuera del período de fiestas, en esta imagen con un mendigo del sector usándola de habitación. A la derecha, tal cual es ornamentada y decorada para las fiestas de la Octava.
 
Altar popular de San Lorenzo, en la cuadra frente a la capilla.
Alrededor de la capilla se han instalado varios altares menores de San Lorenzo, incluyendo algunos particulares dentro de las casas vecinas y por las calles de la ruta de las procesiones de la "Fiesta chica"; también existe a escasa distancia del templo una Cruz del Calvario que emula en su función a la existente en el borde del santuario del pueblo de Tarapacá, como lugar de saludo y despedida para las sociedades de baile. De alguna manera, entonces, todo el entorno ha sido influido por el potente culto al mártir hispano del Cristianismo en estas cuadras y barrios, algo que se nota bastante -por ejemplo- en las poblaciones San Carlos y Jorge Inostroza, adyacentes al pequeño templo.
La mencionada Cruz del Calvario se instala durante las celebraciones en un altar y podio especial situado en la esquina de las calles Sotomayor y 21 de Mayo, que lleva el símbolo heráldico del papado vaticano con la inscripción "AD MAJOREM DEI GLORIAM", en un espacio que sirve también de escenario para los discursos y oraciones de la Octava, pero que durante gran parte del resto del año es usada como refugio por algunos mendigos del sector. Es tradicional que algunas sociedades de la Agrupación de Bailes Religiosos de Tarapacá pasen ante esta cruz durante el período central de las Fiestas de San Lorenzo de Tarapacá para despedirse simbólicamente, bailando y después marchando en pequeña procesión a la misma capilla antes de partir a la quebrada.
La Capilla de San Lorenzo de la Reconciliación también ha servido como virtual "salvavidas" para rescatar la fiesta central de amenazas sanitarias que han ocurrido ocasionalmente en Chile, como la del año 1991, cuando una epidemia de cólera obligó a suspender también la Fiesta de la Virgen de La Tirana, que se celebra un mes antes que la del Lolo. Pero, ante las protestas de los fieles, el Padre Pablo García propuso por entonces que se llevara la imagen principal del Santo Patrono hasta la Capilla de San Lorenzo de la Reconciliación para celebrar allá las oraciones y ritos de la Novena en lugar de concurrir al pueblo de Tarapacá, aunque se decidió elaborar después un programa para pasear la imagen por distintas ciudades y pueblos del Norte Grande reduciendo las celebraciones de Iquique a una ceremonia con bailes realizada en las inmediaciones del Cementerio N° 3 de Iquique.
Posteriormente, el año 2009, se quiso establecer la capilla como sede provisoria de la Fiesta de San Lorenzo de Tarapacá, que había sido suspendida nuevamente por medidas sanitarias, en este caso el brote de la llamada "gripe porcina" que tuvo más de escandalera tremendista que de auténtica epidemia mortal. Mas, la porfía y determinación de los fieles no pudo impedir que de todos modos debieran realizarse actos religiosos y festejos en el pueblo de Tarapacá, mientras la fiesta oficial de ese año tenía lugar en calidad de "exilio" allí en la capilla iquiqueña.
Pocos visitantes de la ciudad podrían adivinar la voluminosa historia e importancia del sencillo templito, entonces, que constituye probadamente uno de los núcleos de fe popular más notables de la región a pesar de su evidente modestia material y de su aparente pero engañosa simplicidad formal.
Mensajes conmemorativos en los alrededores de la capilla, consagrando a San Lorenzo la memoria de un devoto ya fallecido. Por el vecindario de la Capilla de la Reconciliación existen varios otros ejemplos parecidos a éste.
Altarcillo popular y lienzo en homenaje a San Lorenzo durante su Octava.

1 comentario:

Sebastián Ignacio Cortés Cruz dijo...

Saludos desde Antofagasta, disfruto mucho tus reportajes, felicidades por el trabajo tan exhaustivo. Quiero contactarme contigo para solicitarte poder citar este articulo en una recopilación histórica.

Quedo atento a tu respuesta, Un abrazo

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook