martes, 22 de enero de 2013

CUÁNDO Y CÓMO SE ES "TELA"

Una expresión juvenil pero quizás de vieja raíz en la sociedad criolla es aquella que habla de ser “tela”.
Corresponde a la versión actualizada de lo que por muchos años y hasta hace poco se ha llamado también “buena tela”, referido a la indicación para las buenas personas, tipos “paleteados”, generosos, desprendidos y amigos de esos que realmente se necesitan cerca en la aventura de la vida. En el mundo de los memes, la medalla de representación por excelencia del equivalente al "tela" se la lleva Good Guy Garry.
Vamos un poco al pasado... La “buena tela” era necesidad de los antiguos sastres, los comerciantes de géneros, las costureras, los tapiceros, los mueblistas y los fabricantes de sombreros, más allá de la diferencia entre el lujo y la venta popular.
Resulta, pues, que antes de que el mercado nacional fuese invadido por la producción en masa de las prendas de vestir orientales, el caballero y la dama no podían prescindir de al menos una “buena tela” en su armario: ese vestido de cuasi-lujo femenino para ir matrimonio o los bautizos, ese terno del señor para los encuentros sociales, y ese uniforme del niño capaz de resistir las jornadas de juegos o las brusquedades rapaces.
El tiempo y el uso pasaron de referirse de “buena tela” para los representantes de la calidad humana, como sinónimo de algo escaso, cotizado y valioso, mutándolo en los últimos años al “tela” a secas, todavía para referirse a esta misma clase de personas encantadoras que -tal como las profesiones de sastrería y costura entre los que nació el concepto- hoy parecen encontrarse en posible extinción dentro de la sociedad chilena.
He ahí, entonces, el origen del buen título "tela" en el lenguaje coloquial chileno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook