sábado, 8 de diciembre de 2012

"ABRACADABRA", DICEN LOS MAGOS

Ya es un cliché que magos nacionales e internacionales usen la palabra mágica “abracadabra” como conjuro o invocación para marcar con espectacularidad sus trucos, al momento de la mayor sorpresa para el público. “Abracadabra / pata de cabra” agregan otros, para darle más connotación de brujería, encantamiento y hechizo.
La curiosa expresión, que sólo usa letras “a” como vocal, no cayó por casualidad en el ejercicio de los shows de magia: ABRACADABRA corresponde a una palabra cabalística de 11 letras, número que era considerado maldito y oscuro por el cristianismo primitivo y que encanta a los agoreros de nuestros días, que lo ven en muchas coincidencias alrededor de la Caída de las Torres Gemelas, la guerras en Medio Oriente y otros temas interpretados como “señales del Apocalipsis”.
El 11 también es un número iniciático importante en la tradición pitagórica y en la Masonería. Con la palabra ABRACADABRA, en antiguas tradiciones del Asia Media y Europa se creía posible construir un poderoso talismán o amuleto de forma triangular, escribiéndola en 11 renglones descendentes en los que se iba quitando progresivamente una, dos, tres, cuatro y así hasta 10 letras, culminando en la A sola en todas las esquinas de la figura. Se formaba así el triángulo donde se leía completo el ABRACADABRA por dos de sus lados, mientras que en el tercero sólo quedaba una hilera de 11 letras A. Se suponía que este talismán podía curar enfermedades y, en otros casos, incluso atraer la fortuna.
Esta utilidad médica aparece señalada para la palabra por el escritor romano Quintus Sammonicus Serenus en su obra “Liber Medicinalis” (“De Medicina Praecepta Saluberrima”) del siglo II, y la secta de los gnósticos la escribían en un pergamino con caracteres griegos, que después se enrollaba y se colocaba colgando en el pecho del enfermo, para que mejorase. La famosa secta moderna de la Golden Down, en las islas británicas, también la utilizaba en sus ritos pero modificada en “Abrahadabra”.
El Profesor Mago Romela haciendo una de sus presentaciones célebres en la Confitería Goyescas.
La palabra parece provenir del antiguo idioma arameo: avrah kahdabra que significa algo como “yo creo como hablo”. Sin embargo, en hebreo clásico también existían expresiones parecidas, como aberah ke-dabar, que se traduce como “iré creando mientras hable”, y abarja dibra, que significa más o menos “benditas tus palabras”. Otras investigaciones suponen influencias egipcias y sumerias en el mito del ABRACADABRA, teorizándose en la posibilidad de haya originado el nombre Abraxas en la práctica gnóstica, que antes se grababa sobre piedras para convertirlas en amuletos. También estaba el término ab-ba-tab-ba-ri usado por los sumerios en ciertos ritos mágicos con presencia de alucinógenos.
Muchos creen también que la insistencia de la letra A en toda la palabra simboliza algún principio ritual, de inicio (primer letra), aunque otros creen que hay una intención de construir una expresión con fonética parecida a la de un palíndromo (si se la lee también de atrás para adelante); tampoco parece ser algo menor que las consonantes sean justo las primeras del alfabeto occidental: ABCD, intervenidas por la presencia de la R, que es una letra usada en otras tradiciones antiguas para representar uniones y fusiones de principios esotéricos.
Aunque no parece estar claro como llegó el ABRACADABRA a los magos contemporáneos, el término ya era usado en presentaciones de los ilusionistas y prestidigitadores de fines del siglo XIX y principios del XX, desde donde pasó rápidamente a la cultura popular y se expandió por todo el mundo, gracias al gremio de estos mismos artistas de la magia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook