lunes, 26 de noviembre de 2012

JORNADAS Y POSTALES DEL SEGUNDO FESTIVAL DE "JAZZ A LA VEGA"

Coordenadas: 33°25'43.60"S 70°38'57.63"W (Patio de Remates)
El año pasado, por estos mismos días, comenté algo sobre el Primer Festival "Jazz a la Vega", espectáculo gratuito de dos noches ofrecido en el famoso Patio de Remates del mercado de La Vega Central. Pues bien: acaba de tener lugar el segundo festival durante los días viernes 24 y sábado 25 de noviembre recién pasados, de 19:00 a 22:30 horas, y la experiencia nuevamente arroja un positivo saldo cultural y un buen recuerdo más para la intensa historia veguina.
Tal como señalé hace un año, queda claro por la convocatoria y por la calidad de los músicos exponentes, que con "Jazz a la Vega" ha comenzado una nueva etapa para la ciudad de Santiago con este singular encuentro organizado por el Colectivo Mapocho y especialmente por su fundador, el pintor y fotógrafo Senaquerib Astudillo. Y aunque soy enemigo acérrimo de ese concepto de mass media descrito como "la tradición que llegó para quedarse" (porque si algo acaba de llegar, no puede ser "tradición"), no hay duda de las grandes proyecciones que tiene "Jazz a la Vega", ni de la indiscutible integración cultural que el festival tiene con su escenario allí, en el antiguo mercado chimbero.
En esta nueva versión del encuentro desfilaron figuras de la talla de los maestros Daniel Lencina, Rodrigo González, Pancho Aranda o Carl Hammond. Patrocinaron la Comunidad Vega Central, la Ilustre Municipalidad de Recoleta y el Instituto Profesional Projazz, sonando desde sus escenarios una notable gama de melodías asociadas al jazz tradicional, el jazz vanguardista, el swing, influencias de foxtrot, bop y orquestal cabaret, más novedosas combinaciones que van desde el ska hasta el tango.
Orfeón de Carabineros, al mando del Suboficial Robinson Leal.
LA PRIMERA NOCHE
La jornada comenzó con un fastuoso cóctail inaugural (nada que envidiarle al del año pasado), con presencia de autoridades veguinas, representantes de los trabajadores del mercado, figuras destacadas del medio y los organizadores.
La jornada es abierta con el Orfeón de Carabineros de Chile a cargo de la batuta del Suboficial Robinson Leal y que, si bien no estaban en el programa original, fueron incorporados al festival haciendo una brillante presentación instrumental con el saborcillo y estilo de esos conjuntos bailables de la vieja bohemia, pasando por un repertorio de jazz, algo de mambo y melódico más canciones populares, que alargaron su presentación mucho más que las tres canciones que se había contemplado para esta apertura.
Las presentaciones de los grupos en el escenario quedaron a cargo de la actriz nacional Lorene Prieto, quien es conocida también por sus talentos musicales (proviene de una familia de músicos, justamente) que tendrían oportunidad de lucirse en este festival, como veremos. Tal como hace un año, el "vamos" lo da allí arriba el representante de la comunidad veguina don Robinson Ahumada con su discurso inaugural, mientras que Astudillo, también al igual que el año pasado, corre de un rincón a otro velando por el perfecto desarrollo de esta fiesta y del cumplimiento preciso de los horarios.
La tarde comienza a irse mientras sube al escenario el joven pianista y compositor argentino Rodrigo Ratier, con los músicos que desde el año 2005 trabajar como el "Rodrigo Ratier Quinteto", un curioso y vanguardista proyecto de fusión entre el jazz y el tango (en lo que se ha llamado nuevo tango) donde incluso se da ocasión a hilos de improvisación y momentos de total predominio del saxofón, entre otros detalles que ponen el relieve la frecuencia jazzística en que opera el grupo. Admito que, habiendo escuchado antes algunos trabajos de Ratier, me costó asimilar la fusión tango-jazz, pues creía sentir que la estructura rígida del ritmo argentino tendía a hacer forzada la combinación; pero después de verlos en vivo, ya no tengo dudas de que la mezcla fluye perfectamente y sin asperezas entre teclado, batería, guitarra eléctrica y saxo, a virtud de estos notables músicos que declaran basar gran parte de su inspiración en el legado del insigne bandoneonísta Astor Piazzolla.
Tras una breve pausa, la jornada continúa con "Rodrigo González Cuarteto", grupo del conocido vocalista que ya es un gran señor en este festival, pues el año pasado participó apoyando la presentación del maestro Valentín Trujillo en la inauguración del "Jazz a la Vega". En estos círculos, González goza de una gran reputación y admiración, más o menos desde fines de los años noventa, siendo conocido por su intensa actividad y sus standards de jazz, pasando por repertorios de swing y adaptaciones de canciones populares. Acompañado de piano, bajo y batería, González pasea así por piezas de connotados compositores y artistas como Van Heusen, Chabuca Granda,  Irving Berlin, Cole Porter o George Gershwin.
Finalmente, se cierra la jornada con un clásico: el maestro trompetista, cantante y showman Daniel Lencina, uruguayo de nacimiento pero chileno por adopción sentimental, que se ha convertido en una figura de enorme solidez en el ambiente jazzístico histórico de nuestro país aunque sus actuaciones se han extendido por toda América, llegando a ser comparado con Louis Armstrong por su versatilidad, energía y talentos. Quedó clara la vigencia de este músico septuagenario allí en el escenario y aún abajo del mismo, cuando pidió por un rato descender el micrófono a nivel del público para tocar y cantar frente a ellos, siempre acompañado por batería, teclado y contrabajo. En algún momento invita a compartir micrófono a Rodrigo González, de hecho.  Tuve el honor, además, de conseguirle una copita de vino a don Daniel, luego que me viera rondando cerca del escenario y me pidiera una para acompañar su presentación con pequeños brindis que cerraron una noche impecable de "Jazz a la Vega".
"Rodrigo Ratier Quinteto".
"Rodrigo González Cuarteto".
Don Daniel Lencina y sus músicos.
LA SEGUNDA NOCHE
Esta segunda jornada abrió cerca de las 19:30 horas con la banda "Santiago Downbeat", que realiza tanto presentaciones instrumentales como vocalizadas por su entonada y potente cantante Natalia Ramírez, única mujer entre esa docena de músicos varones. En actividad desde el año 2008, esta orquesta se aproxima más a vanguardias  de gusto juvenil dentro del jazz, realizando una singular combinación del ritmo con otros de base jamaicana, especialmente el ska, rocksteady y algo de reggae, aunque su repertorio incluye temas antiguos, adaptaciones de temas modernos y también temas propios. Algunas de sus piezas, además, son tomadas de la mítica "Orquesta Huambaly", de la época dorada de los grandes bailables y candilejas chilenas.
Viene después "Pancho Aranda Trío", con un verdadero señor de la música a la cabeza. Jazzista, compositor, director de orquesta y con gran experiencia en el extranjero, principalmente en Italia (algo que se nota en parte de sus repertorios escogidos), desde el piano eléctrico de Aranda brotan melodías que van desde el cabaret y el jazz clásico hasta temas tan asociados a la cultura popular como la canción central de "La Pantera Rosa" y el tema de "Spiderman", mientras es acompañado con batería y contrabajo, este último a cargo de su propio hijo. También incluye temas propios en este libreto. En un momento se suman la voz y desplante de la propia presentadora, Lorene Prieto (muy adecuadamente vestida para este instante, hay que decirlo) y el sonido claro de otro conocido de este festival: Andrés Pérez, quien ya tuvo su propia presentación durante la temporada anterior del "Jazz a la Vega". Ha sido un momento de gran deleite para el público, que incluso reclama al momento de salir Pancho Aranda del escenario para cumplir con los rigores de tiempos y plazos.
Finalmente, este tremendo espectáculo tenía que ser cerrado con un golpe a la altura de la circunstancia: "Carl Hammond Big Guns", la Big Band con 20 eximios músicos al mando del maestro Hammond, conocido como todo un "querido viejo loco" de la música en estas aguas de talentos y virtudes musicales desbordadas, donde tiene un enorme prestigio. Doctorado en Composición en Sydney, Master en Teoría y Composición Musical en Estados Unidos y Profesor de la Academia ProJazz acá en Chile, se le reconoce como uno de los directores de orquesta de más experiencia internacional y profesionalismo que han tocado estas tierras, además de poseer un especial carisma y simpatía de "gringo" que lo acercan al público de manera muy personal. Rodrigo González vuelve a ser invitado al escenario, poniendo su portentosa y afinada voz varonil a disposición de esta excelente orquesta, que es ovacionada por los presentes y que casi no los dejan bajar del escenario.
Llega así el cierre de un festival que llenó de música a La Vega Central de Santiago, por segundo año consecutivo y ojala por muchos más, con auspiciosa cantidad de público y más aún de aplausos... Al menos, la promesa para el 2013 ya está hecha.
"Santiago Downbeat".
"Pancho Aranda Trío".
Carl Hammond y su Big Band.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook