sábado, 13 de octubre de 2012

TRES ALICIENTES REALES PARA LA LEYENDA DE "EL CALEUCHE"

 
"El Caleuche" en óleo de O. Ferrari.
Con frecuencia se puede oír a personas no vinculadas al estudio del folklore ni la mitología en Chile, declarando con ignorancia y algo de esa típica arrogancia centralista hacia la cultura regional, que el famoso barco fantasma "El Caleuche" de Chiloé sólo es un versión copiada y nacionalizada del mito europeo del "Holandés Errante", originalmente apodado "Holandés Volador". Pero esta creencia fue desmentida hace tiempo por Mariano Latorre en sus "Memorias y otras confidencias".
Aunque hay claras analogías y nexos entre ambos mitos de barcos terroríficos -además de una posible inspiración-, esta creencia (una vez repetida incluso por un conocido locutor de música de la era hippie) desconoce por completo que en el mito ha estado fomentado por al menos tres casos reales de barcos que han navegado por aguas australes chilenas y que han servido de incentivo o impulso a la leyenda del terrorífico barco, generando sus propios mitos y enredándose con otras de las tantas piezas del rico legendario de la zona insular. Más aún, existen otras leyendas en nuestras vastas costas que involucran también a distintos barcos espectrales, como el caso del "Oriflama", el terrorífico navío de los muertos, o el gigantesco "Lucerna", barco tan grande que abarca todo el horizonte chilote y que ocuparía toda la vida de un hombre para ir desde la popa a la proa. Se ha hablado también de barcos espectrales naufragados en Matanzas y de legendarios submarinos del III Reich en costas del Sur. "El Caleuche" es, así, sólo el principal y más extendido de estos míticos navíos fantasmas navegando por las costas chilenas.
Llamado en el pasado también "Buque de Arte", "Barcoiche" y "Barco de los Brujos", el origen de la macabra leyenda del "Caleuche" es un tema que ha sido debatido por varios autores, partiendo por el propio nombre del mismo, que coincide con el de un misterioso y pequeño pueblo indígena, los caleuches, ya desaparecido de la zona como los keyes, los tayalaf, los los lecheyel y otras razas identificadas allí por investigadores de la primera mitad del siglo XX como Carlos Oliver Schneider. Para Oreste Plath, por ejemplo, la expresión puede provenir del mapudungún calen, calenches y caleuches, que se traduciría como "otra gente", habitantes del Golfo de Penas y traídas por los misioneros hasta Chiloé, usando el término para referirse a la llegada de buques misteriosos y naufragios. Sin embargo, para Marco Antonio Román el nombre del barco derivaba de caulul, que significa cuerpo humano, y que unida a che equivale a hablar de personas o gentes como entidad concreta. Rodolfo Lenz, por su parte, consideraba que "Caleuche" provenía de caleutún, que significa transformarse o mudar de condición. Por el mismo sentido, en el mapudungun caleutun, unido a che, "hombre", se traduciría como "gente transformada" u "hombres transmutados". Para el poeta y autor esotérico Miguel Serrano, así, la traducción correcta sería "hombre que vendrá", "hombre que retornará", señalando que en otros lados el barco es llamado también "El Gualtecas".
Siempre navegando de noche, se supone que "El Caleuche" no puede ser observado más de lo prudente, o castiga a los curiosos volteándoles la cabeza hacia atrás  o, cuanto menos, produciéndolo deformantes torsiones en rostro y boca, situación que es muy repetida en todo el legendario chilote, como el caso del monstruoso aspecto del Invunche o Imbunche, el engendro contrahecho que es servidor de los brujos, como aquellos que serían la tripulación de la nave. Si alguien que no sea experto en hechicería llega a tocar al navío, puede convertirse en madera y quedar flotando a la deriva en las playas. Hay quienes, sin embargo, han logrado subirlo y han sido llevados a lugares insólitos o hasta tesoros submarinos, pero obligándoseles a guardar silencio de lo que vean, o pagarán con su vida alguna infidencia. En algunas ocasiones se lo representa como un navío pirata oscuro y ruinoso, con sus velas haraposas; en otras, como un galeón blanco y casi de cristal, con un reluciente fulgor propio; también hay versiones en que se describen sus velas de color rojo. Plath escribe que algunos testigos reportan que siempre suena música en su cubierta, sin parar; pero para otros, es totalmente silencioso y mudo, sin interactuar con los hombres, como si navegase en otras dimensiones y por las aguas de otros mundos, viéndose acá sólo como un reflejo de sí. A veces, nadie se puede observar sobre el mismo; en otras, se distingue el siniestro perfil de hombres muertos y acompañados de ruidos de cadenas, pues el barco recoge de las aguas a todos los ahogados en accidentes, suicidios y naufragios.
Para el investigador chilote Héctor Véliz, "El Caleuche" siempre navega recto y con música de fiesta, además de poder desplazarse bajo el agua como lo haría un submarino, parte de la leyenda que también ha sido comentada por Serrano y que otros autores han tratado de vincular a la creencia en los llamados "osnis" (objetivos submarinos no identificados), equivalentes a los ovnis de los cielos. Véliz agrega que puede camuflarse convirtiéndose en lobo marino u otro animal oceánico cuando llega a una caleta. Otro difusor de la zona, Jaime Romero González, escribió que si se le trata de dar persecución, se transforma en un tronco, en rocas o algas, burlando a sus cazadores; también que la música y fiesta en su cubierta es una trampa para atraer a los habitantes de los puertos hasta él y luego secuestrarlos, agregando que los brujos que tripulan el barco fantasma se dedican al contrabando de mercaderías para los comerciantes que han celebrado pactos oscuros con ellos, reconocibles por la enorme y veloz riqueza que alcanzan en su actividad. Ancla generalmente al borde de acantilados, en cuevas costeras, en escondrijos dispersos por la solitaria costa poniente de la isla grande, también en las cercanías de Castro, en el pueblo de brujos de Quicaví y en la Isla Tenglo, entre otros discretos sitios. Hay quienes han subido sobre su aterradora cubierta, pero fueron abandonados en algún muelle quedando con sus facultades mentales perturbadas, delirantes y con la cordura extraviada, como personaje de un cuento de Lovecraft.
Aunque pueda parecer increíble, se han reportado avistamientos de misteriosos navíos en otras partes a veces lejanas a Chiloé pero que, por la energía que tiene el mito de "El Caleuche" en la tradición chilena, son interpretados inmediatamente como encuentros con este temible barco. Tal fue el caso ocurrido hacia los días del Prime Centenario, por ejemplo, cuando parte de la tripulación, el oficial de guardia y el lamparero del  carguero "Copiapó", vieron sobre las aguas en horas nocturnas el paso de un siniestro barco luminoso, que corrió a toda prisa y en silencio junto a ellos, como quedó testimoniado en los archivos de la Capitanía de Puerto de Valparaíso por los sorprendidos hombres de mar. Este insólito caso es comentado por el investigador Diego Corrientes en artículo de una edición de 1941 de la revista "En Viaje". Agrega que hay otro caso documentado a mediados de los treinta y esta vez por marinos alemanes, que vieron también a un navío fulgurante como un incendio arrojarse contra ellos en medio de la noche y sin responder a las desesperadas señales de advertencia: cuando la nave se iba a estrellar con la de ellos, atravesó al navío como si fuera de vapor y siguió a toda marcha perdiéndose en la oscuridad.
Pero además de la leyenda o de los elementos de profundo valor simbólico y cultural que han rodeado a la figura del "Caleuche" y a sus sobrenaturales apariciones, existen al menos tres hechos con una base de realidad histórica importante que parecen haber tenido gran influencia en la difusión del mito; hechos todavía precariamente recordados en la cada vez más frágil y menguante memoria oral del Chile Austral. Aquí trataré de exponerlos de manera resumida.

Dibujo de "El Caleuche" en exposición de la Bilblioteca Nacional de 1995.
 Dibujo de "El Calueche" brillando en la oscuridad, por Jaime Romero.
LA GOLETA PIRATA "CALANCHE"
Algunos han pretendido relacionar el origen del mito con otros episodios reales de la historia como naufragios, hundimientos de navíos en el Estrecho de Magallanes y batallas en la zona del Reloncaví, como la documentada en la época de la Guerra contra España de 1865-1866. También se han supuesto como inspiraciones las aventuras de Sir Francis Drake, en el siglo XVI, o las tropelías del pirata Baltazar de Cordes del siglo XVII. No han faltado, además, quienes hablan del barco fantasma como un carguero real que desapareció misteriosamente en los años de la fiebre salitrera, cuando navegaba cargado de "oro blanco" de los desiertos, entre ellos el propio Corrientes.

Se sabe que los piradas holandeses visitaron la isla de Chiloé, impactando en los habitantes con sensaciones de temor e intriga, al ver a estos hombres que venían de lugares desconocidos o se marchaban luego hacia sitios aún más impensados, y quizás éste sea el vínculo con el mito del "Holandés Errante". Pero la versión que más se ha tomado por cierta sobre el posible origen del mito del "Caleuche" es la que señala como gestor de la historia a la goleta del pirata Vincent van Eucht, que ha sido llamado en la memoria popular como "El Calanche". Este caso ha sido investigado, entre otros, por el autor argentino Héctor Antonio Picco, un gran aficionado a los temas que cuestiones sobrenaturales y ufológicas. Quizás porque Van Eucht era de origen holandés, entonces, es que se ha creído que el "Caleuche" sería sólo una analogía chilota del barco fantasma europeo.
"El Calanche" en realidad se habría llamado "Kalache", y pasó por el archipiélago chilote en el siglo XVIII, provocando terror entre los habitantes que sabían que estaba tripulado por peligrosos corsarios. Autores como Oreste Plath y Renato Cárdenas Álvarez también hacían notar que el nombre de "El Caleuche" puede guardar alguna relación con el de este navío, aunque ninguno de los dos lo da por seguro. El origen del pánico hacia la goleta tampoco está claro: algunas tradiciones hablan de maldiciones sobre el navío, o bien de tropelías y saqueos cometidos por el mismo en algunas partes de la isla grande. Incluso se recuerda de supuestas prácticas de hechicería que involucraban a Van Eucht o a su entorno, desatando fuerzas desconocidas sobre la nave, pero quizás esto no sea más que un mito dentro de otro mito.
La versión popular entre los chilotes decía que el "Kalache" tocó muelle en Castro, donde se aprovisionó de mercaderías, pero después de zarpar naufragó misteriosamente desapareciendo en junio de 1614, cayendo desde entonces en un eterno peregrinar por esas costas y dando origen a la leyenda de "El Calanche". Siguiendo esta pista, Picco confirmó la realización de un oficio ceremonial en el barco y ejecutado en ese entonces, en el antiguo libro del servicio religioso del Convento de San Francisco de Castro, cuyo corregimiento tenía sede en esta misma ciudad. Este registro fue hecho por don Baltasar Ruiz de Pliego, caballero de origen español residente en la isla, así que al menos una parte de la leyenda es real, entonces. Esto es interesante, porque el mito del "Holandés Errante" que supuestamente sería la base del relato folklórico de "El Caleuche", si bien se gesta en el mismo siglo se populariza recién en el siglo XIX, principalmente por obras escritas como las de Marryat, Poe, Fitzball o la famosa ópera de Wagner.
Por otro lado, se cuenta que allá en el puerto de Castro, la cubierta del barco pirata había sido escenario de la realización de un Te Deum por parte del sacerdote Juan Evangelista Olmedo, pero que Dios no aceptó el sacrilegio de realizar una misa sobre un navío con tan infame reputación y lo condenó a naufragar en las aguas del Pacífico, para luego navegar eternamente y a la deriva, entre los canales y costas chilotas. Nacía así "El Caleuche".
 
Antigua goleta europea, parecida al aspecto que pudo tener "El Calanche" ("Kalache").
EL CRUCERO DE GUERRA "DRESDEN"
Era 1914, año del estallido de la Primera Guerra Mundial. La fuerza naval germana de Oriente al mando de Vicealmirante Conde Maximilian von Spee marchará rumbo al Atlántico con dos cruceros, a los que se sumarán otros en el Archipiélago de Juan Fernández, uno de ellos era el SMS "Dresden". En el camino se cruzaron con dos naves inglesas del Almirante Craddock desatándose un enorme combate en el que terminan hundidos los cruceros británicos. Los alemanes viran a Valparaíso, regresan a Juan Fernández y desde ahí hacia el Cabo de Hornos y el Atlántico, tránsito en el capturan otra nave enemiga. Sin embargo, al llegar a las islas Falklands o Malvinas, divisan una gran flota inglesa anclada. Se ordenó poner reversa hacia el Pacífico con la intención de proteger los cruceros, pero los británicos corrieron a darles veloz cacería. Al ver que los alcanzaban, Von Spee prefirió sacrificar dos de las naves alemanas: el "Gneisenau" y el "Scharnhorst" se quedaron a hacer frente ese día de diciembre, siendo aniquilados.
El "Dresden", único navío de ese grupo que escapó, siguió avanzando hacia territorio chileno al mando del Capitán Fritz Lüdecke y se ocultó en el Canal Magdalena, marchando después hacia Punta Arenas tras una entrevista con la autoridad naval para garantizar respeto a las condiciones de neutralidad. Allá pudo abastecerse de carbón de otra nave alemana y zarpó acatando el plazo establecido. Para fortuna de Lüdecke, sin embargo, en Magallanes vivía el alemán Albert Pagels, dedicado a la caza de lobos marinos tras haber participado en la guerra de los boxers en China. Como era un gran conocedor de los canales y rutas australes, levantó las anclas de su goleta "Elfreda" y se ofreció ante Lüdecke para guiarlo con ella por estos recovecos, manteniendo así a salvo al enorme navío de guerra en uno de los episodios más curiosos y memorables de la historia de la marina mundial. Hay fuentes que señalan una ayuda similar de Hary Rothemburg, otro ciudadano alemán residente en la región.
Fue impresionante para los aislados habitantes y viajeros australes escuchar noticias del paso de este gigante o incluso verlo transitando por sus canales y anclando oculto en la oscuridad. Así, se transformó en otro impulso a las leyendas de barcos encantados como "El Caleuche", y no pocas historias legendarias circularon entonces entre los colonos de la Patagonia chilena con relación a lo que fue el paso imponente del "Dresden" guiado por Pagels aquel verano. Historiadores como Oscar Espinosa Moraga incluso declaran que este episodio fue el que "revive la leyenda del buque fantasma" en la zona. Dos meses y medio estuvo en este tránsito entre aguas interiores al Norte del Corcovado hasta Chiloé.
Empero, desoyendo los consejos de Pagels y Rothemburg, el Capitán Lüdecke decidió salir de este seguro refugio encontrándose con una nave inglesa al abandonar las Guaitecas, a la que capturó y echó a pique, tras lo cual marchó hacia Talcahuano entregándole algunos prisioneros a un navío peruano que pasaba por allí. Para su desgracia, el "Dresden" fue interceptado por la flota británica mientras se hallaba anclado frente a Bahía Cumberland, en la actual isla Robinson Crusoe de Juan Fernández, en marzo de 1915. En un acto de increíble prepotencia, los tres acorazados británicos violaron las restricciones de encontrarse en territorio neutral chileno y abrieron fuego contra el crucero el día 14, a pesar de que éste había enviado un bote a parlamentar. La guerra fue feroz y este émulo contemporáneo de "El Caleuche" se hundió con varias víctimas, sobreviviendo algunos hombres que fueron llevados por buques chilenos hasta Valparaíso, entre ellos el famoso oficial Wilhelm Canaris.
La leyenda del "Dresden" no muere, sin embargo: evidencia posterior demostraría que el navío llevaba en sus bóvedas cantidades de joyas, gemas y oro que le habían sido entregados por familias alemanas residentes en México temiendo que les fueran robadas en la fuerte agitación social que vivía entonces ese país. El tesoro quedó confiado al Comandante Lüdecke justo cuando comenzó la guerra y debió cambiar de ruta. Sin embargo, exploraciones recientes en los restos del "Dresden", muy visitados por buzos, confirmarían que ya fue intervenido y que su tesoro no está allí. Si acaso no fue sacado por misteriosas manos en esa ocasión o nada se encontró, existe también la posibilidad de que haya sido escondido en una caja arrojada al mar mientras permanecía en Fiordo Quintupeu, en Chiloé Continental, de acuerdo a un testimonio que aportó el propio Pagels recordando esta epopeya.
El SMS "Dresden" anclado en Juan Fernández.
EL BUQUE ESCUELA "ESMERALDA"
Apodado "La Dama Blanca" entre los marinos, el Buque Escuela Esmeralda comenzó a ser construido en los  astilleros Echavarrieta & Larrinaga de Cádiz, España, tomando por base los planos de don Juan Antonio de Aldecoa y Arias. Originalmente iba a llamarse "Juan de Austria"; sin embargo, tras varios retrasos provocados por un incendio en los astilleros y luego la creación de la Sociedad de Astilleros de Cádiz S.A. que asumió todos los trabajos que habían quedado pendientes, España ofreció la nave a la República de Chile, lo que fue aceptado por el Congreso y así la construcción del navío pudo ser retomada. Recién en mayo de 1953 pudo tener lugar su botadura, siendo recibido por Chile a mediados del año siguiente. Gran importancia en toda esta gestión tuvo el ilustre Contraalmirante Pedro Espina Ritche, el mismo que tomó la iniciativa de convertir el "Huáscar" en el actual museo histórico naval de Talcahuano.
Con 113 metros de eslora, el hermoso barco blanco cautivaba a los habitantes de los puertos por donde se podía ver su magnífico velamen, convirtiéndose desde entonces en un gran evento cuando echaba anclas, llamando la atención de la ciudadanía que corría a conocer a la misteriosa y elegante "Dama Blanca" de los mares. Sobre ella se han  formado generaciones completas en cursos de guadiamarinas, marineros, cadetes y grumetes.
Sucedió en aquellas primeras décadas de navegación de la "Esmeralda" por las costas chilenas, que el albo navío hizo un amplio recorrido por el territorio austral, hasta el extremo Sur. Una noche cruzada vientos y nubes de incipiente tormenta, el Buque Escuela atravesó el Golfo Corcovado con dirección al Norte, hacia Puerto Montt, cuando ya regresaba. Venía desde Punta Arenas, en un crucero de instrucción para guardiamarinas y grumetes. Lo hizo con todas sus velas desplegadas, iluminadas por varios tramos con los focos de cubierta, dándole un brillo cautivante y casi siniestro en la oscuridad de la noche austral, además de avanzar a gran velocidad favorecida por los vientos. La imagen desde tierra era asombrosa y realmente parecía ser la aparición tan bella como aterradora de un reluciente buque fantasmal con luz propia.
El paseo de la "Esmeralda" frente a las costas interiores de Chiloé causó pavor entre los habitantes de todos estos pueblos, a los pescadores y residentes de las islas menores, quienes sinceramente creyeron estar observando a "El Caleuche". La visión provocó un pánico colectivo en varios lugares e incluso al día siguiente, cuando se supo que el Buque Escuela había echado anclas en Puerto Montt, los chilotes se negaban a aceptar que la nave vista en la noche anterior hubiese sido otra que el mítico barco encantado de aquellas aguas. El sorprendente suceso -que bien podría pasar por otra de las leyendas de la zona-, está registrado en el libro "Episodios navales chilenos" publicado por Nautilus en 1970.
Actualmente, la relación simbólica entre el navío fantasma de Chiloé y los hombres formados en "La Dama Blanca" sigue vigente: el Centro de ex Cadetes de la Armada con sede en Santiago, ostenta el sugerente nombre de "Caleuche".
"Aquella leyenda mitológica -escribe Nautilus-, la han materializado los ex Cadetes y Oficiales en retiro de la Armada, acogiendo el CALEUCHE como un barco simbólico en cuyas cubiertas espirituales se reúnen aquellos abnegados ex-Servidores de la Armada, en donde anidan recuerdos de mares lejanos que surcaron en otras épocas, que entregaron los mejores esfuerzos de sus vidas por aquella noble Institución".
 
Buque Escuela "Esmeralda" zarpando desde Ancud en 1959.

1 comentario:

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (37) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (71) Cine (11) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (18) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (77) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (121) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (50) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (77) Musica (68) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (160) Personajes ficticios (52) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Philadelphia (1) Pisagua (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (1) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (95) Tecnologia (82) Terrores y fantasmas (94) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (199) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (32) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)