sábado, 5 de mayo de 2012

COMEDIAS Y TRAGEDIAS DEL CINE-TEATRO MINERVA

El cine Minerva ya cerrado, en los años noventa, cuando funcionaba la librería y juguetería "Díaz" en sus dependencias exteriores. Aún quedaban rastros de la antigua marquesina luminosa del cine (Fuente imagen: diario "La Tercera").
Coordenadas: 33°26'9.21"S 70°40'46.06"W
Barrio Yungay, Quinta Normal y sus alrededores, tuvieron varias de las viejas salas identificadas como "cines de barrio" entre sus atracciones para los residentes y visitantes. De ellas, destacaron el Teatro O'Higgins, el Teatro Novedades, el famoso Colón, el pequeño Zig-Zag, el Electra y el antiguo Cine Patricio Lynch, todos ya cerrados o convertidos en otros recintos con destinos muy distintos a aquellos para los que fueron creados.
En la misma proliferación post-Primer Centenario de estos cines y escenarios por los vecindarios antiguos de la ciudad, nacieron cerca de Matucana algunas salas de proporciones no muy holgadas pero cómodas para la comunidad de habitantes de barrios como Yungay o la Población el Polígono. Una de ellas, llamada Cine-Teatro Minerva, fue especialmente importante y resistió hasta los años ochenta estoicamente en su sitio, ahí en San Pablo con Chacabuco, por donde pasaba también la línea del tranvía.
Peleándose de cerca al mismo público del Teatro Colón, el Minerva estaba un poco más abajo de la cuadra entre Chacabuco y Matucana, más específicamente en la actual dirección de San Pablo 3230. Desde que se le inauguró en los años veinte, fue el lugar favorito de las parejas y las familias tras pasear durante la tarde por la Quinta Normal o los alrededores de la Plaza Portales, a escasos metros de la célebre panadería y pastelería "San Camilo", además del bar "El Frontón" que fuera famoso entre la bohemia de los sesenta y principios del setenta, apareciendo mencionado en algunas obras literarias o artísticas. En su "Historia del cine chileno", Mario Godoy Quezada señala también que la antigua sede de Chile Films quedaba al lado de este cine.
Los residentes del barrio dicen que fue fundado hacia mediados de los años veinte y como teatro. Sí sé que, hacia 1949, el cine se publicitaba en un denominado grupo de "Cines Unidos", con sede en calle moneda, y que además del "Minerva" incluía a las salas "Lux" de Huérfanos, el "Franklin" de San Diego, el "República" de República, el "Rialto" de Pedro de Valdivia y el "Ñuñoa" de Irarrázaval.
Su fachada era sencilla y sin la espectacularidad de otras salas. Lamentablemente, sin embargo, todo su aspecto está hoy escondido tras feos latones que intentan "modernizar" el edificio para acomodarlo a sus actuales funciones. El acceso estaba señalado por dos filas de ventanales con ángulos curvos hacia el pasillo interior del recinto, en cuyos vidrios se colocaban todos los afiches de las películas en exhibición y las que vendrían.
Como varias de las cinemas más conocidas de los barrios santiaguinos, durante la semana el "Minerva" ofrecía a sus concurrentes una función popular donde pasaban hasta cuatro películas, aunque lo normal eran tres diarias. De cuando en cuando, actores aficionados o en vías de profesionalizarse presentaban alguna obra allí, o celebraban la culminación de festivales. Ya en los sesenta y con una cartelera muy parecida a la del cercano Colón, aparecía en los diarios ofreciendo rotativos de 13 horas de una misma película que ya no era tan novedosa, salvo para el público que lo frecuentaba. En otras épocas daba dos, tres y hasta cuatro películas en diario.
Este teatro devenido en cine ostenta una conocida leyenda urbana, además: el encargado de la proyección era un empleado con una notoria cojera, razón por la que todos le conocían como "El Cojo". Sucedía así que, cuando la cinta de la película se trabajaba en la máquina o había alguna demora en el cambio manual de rollo, dos problemas frecuentes en los cines de aquellos años, el público se ponía instantáneamente a pifiar y a gritar llamando al cojo, que podía estar distraído o, según cuenta el mito, dormido mientras se producía este imprevisto; incluso borracho, con un traguito que se preparaba con el mismo alcohol que tenía en su sala del proyector. Un reportaje del diario "La Tercera" de octubre de 1997, sin embargo, respalda la versión de que el público comenzaba a gritar y a golpear el suelo con sus tacos cuando se cortaba la cinta de proyección, pues las películas eran viejas y llegaban en muy mal estado al cine. El pobre lisiado intentaba reponerla tan pronto como la situación y sus limitaciones se lo permitían.
Desde entonces, la expresión cojo se usó en Chile para denominar la función de los encargados de la operar y montar los rollos de las películas de los cines y biógrafos, y cada vez que vuelve a atacar el gremlin de la cineteca en una proyección, el público comenzaba a alegar gritando "¡Ya poh, cojo!" o "¡Suelta la botella, cojo!", para llamar la atención de los administradores y reponer la película.
El cuento es interesante, pero la verdad es que existen otros cines de Santiago e incluso de regiones donde se ha contado la misma historia, aunque con menor frecuencia que en el caso del Minerva, demás de que otros países de habla hispana también se atribuyen para sí la misma anécdota del supuesto cojo, con similares resultados en la tradición popular, por lo que sería interesante alguna investigación al respecto para precisar el origen de la leyenda, si acaso eso fuera posible a estas alturas.
Muchos futuros hombres públicos, artistas e intelectuales frecuentaron al Minerva y al café-restaurante que funcionaba en sus dependencias. Alejandro Jodorowsky, por ejemplo, se escapaba de clases para ir al cine, descubriendo allí la pasión que convertiría en vocación con el tiempo, según confesaba al diario "La Época" del 22 de marzo de 1991. Luis Sánchez Latorre, por su parte, recordaba en la "Revista de Libros" de "El Mercurio" del 17 de septiembre de 2000, el ambiente que había en torno al famoso cine y su cuadra de calle San Pablo:
"Casi enfrente de la librería El Gallo, el cine Minerva se encargaba de completar nuestra educación -la mía y la de amigos como Luis Rodríguez Celis- con inmersiones lustrales en los baños secretos del Mar Rojo. En ese local, el cine Minerva, Luis Rodríguez robusteció seriamente su conocimiento del inglés mediante el recurso de hacer abstracción de las traducciones escritas. Deduzco la edad del actor Ricardo Montalbán sólo por las ocasiones que vimos entonces el filme Fiesta Brava, donde acompañaba a la sirena Esther Williams, novia misteriosa del poeta Eduardo Molina Ventura, según confesión trémula y privada de éste a Volodia Teitelboim".
Según cierta información que conocí cuando investigaba la historia del Barrio Mapocho, en los años cuarenta habrían actuado en la sala los cuatro hermanos Parra, para un espectáculo de variedades. Por alguna razón ligada quizás al barrio obrero en que se encontraba, fue especialmente interesante para quienes se involucrarían después en luchas sociales y discursos proletarios, especialmente a partir de la década siguiente y hasta la ruptura total de 1973. Existe, al respecto, un dramático poema de Horacio Eloy, titulado "Cine Minerva" y publicado en su libro "Rituálica de despedida". Tuve ocasión de escucharlo declamado por su propio autor en un seminario sobre participación ciudadana, realizado en el Museo de la Educación Gabriela Mistral a fines de enero de 2012. Dice así:
Minerva, protectora de las artes
y las ciencias,
San Pablo, apóstol y santo,
Chacabuco, batalla,
campo de concentración.
San Pablo con Chacabuco.
Francisca iba a la vermut
todos los sábados,
Pablo también,
miradas furtivas cabalgaban
de uno a otro,
miradas cómplices,
ese asunto
de ojos y pelvis.
Ella vivía en Libertad, con sus padres,
él, con su abuela, en Cueto.
Ella estudiaba en el Liceo 1,
él en el Instituto Nacional.
Ella leía a Simone de Bauvoire,
él, a Jack Kerouac.
Se conocieron en la posta Chacabuco
a la vuelta del hospital San Juan de Dios.
Ella se había roto una pierna,
él se había partido la cabeza.
Se besaron mil veces en el Minerva.
Ella vive ahora en Rotterdam,
él, en el Patio 29.
Los años que siguieron no fueron buenos para el Cine Minerva, y su popularidad se fue marchitando hasta pasar al olvido casi total, convirtiéndose sólo en un armazón de nostalgias y recuerdos para los vecinos de estos barrios o quienes tuvieron la oportunidad de conocer sus butacas. Así, desde que el teatro cerró definitivamente, sus dependencias han sido ocupadas por distintos negocios que ninguna relación guardan con el pasado del recinto como cine-teatro. En los noventa fue una bodega de géneros, y la parte exterior fue ocupada por la "Libería Díaz", una típica paquetería de barrio también ya desaparecida de allí. Algunos residentes del sector ya ni siquiera recuerdan bien en qué lugar estaba el antes célebre cine-teatro.
Actualmente, la fachada está cubierta con las mencionadas planchas metálicas, la marquesina se perdió y su entrada cristales y rejas plegables, fue reemplazada por cortinas metálicas. En el pasillo que correspondía al acceso funciona una centro de pagos y de carga de tarjetas, mientras que tiendas menores ocupan los espacios laterales del mismo edificio.

1 comentario:

  1. Se agradece este gran aporte cultural. Nos traslada a tantos recuerdos y patrimonios, no puedo dejar de mencionara el famoso tranvía, ubicado en San Pablo con Matucana, la Quinta de recreo "Las Violetas" ubicada en Matucana, "Las Cachas Grandes de San Pablo"..lugares visitados por nuestros antepasados, Familia Urzúa Gonzalez.residentes de calle Patricio Linch, donde también fué residente por un corto periodo Violeta Parra..
    Gracias por este escrito , que es un maravilloso aporte al recuerdo a los afectos y la Cultura.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (37) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (71) Cine (11) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (18) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (78) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (121) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (50) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (77) Musica (68) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (160) Personajes ficticios (52) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Philadelphia (1) Pisagua (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (1) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (95) Tecnologia (82) Terrores y fantasmas (94) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (199) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (32) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)