sábado, 10 de marzo de 2012

LOS CUATRO (AHORA TRES) FAROS-PUERTOS: UN SIMBOLO INDEPENDENTISTA EN LA PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN

Columna de la esquina Norte-Poniente (Agustinas con Teatinos)
Coordenadas: 33°26'31.77"S 70°39'16.37"W (S.O.) - 33°26'28.30"S 70°39'17.41"W (N.O.) - 33°26'28.08"S 70°39'12.91"W (N.E.) - 33°26'31.72"S 70°39'12.17"W (S.E., ya desaparecido)
Tras la demolición del antiguo edificio del Ministerio de Guerra y Marina, al frente de la entrada Norte del Palacio de la Moneda, el área de la actual Plaza de la Constitución quedó convertida desde los años cuarenta en un caótico y horrible estacionamiento de vehículos, principalmente de funcionarios fiscales.
Para muchos, nada justificaba la destrucción del antiguo Barrio Cívico para semejante habilitación de un vulgar aparcadero. Hasta se ha dicho, alguna vez, que el resultado era muy diferente a las intenciones que habría tenido en verdad el Presidente Carlos Ibáñez del Campo proyectando la transformación de esta parte de la ciudad, hacia 1930, para construirle lo que en realidad debía ser una explanada al palacio presidencial, considerando la elevación de edificios de cierta altura que comenzaron a rodear la cuadra, como el Ministerio de Hacienda, el Diario La Nación y la Torre del Seguro Obrero.
Recibió varios nombres en este período: Plaza Portales (por la estatua que existe del Ministro en este sitio), Plaza de la Moneda y, por supuesto, Plaza de la Constitución. Un proyecto de columnatas en forma de "U" rodeando el contorno de la plaza (parecido al de las ex caballerizas de la Plaza de Avenida La Paz, frente al Cementerio General) nunca fue concluido, colocándose en su lugar algunos de los árboles que todavía pueden encontrarse.
Hacia fines de los años setenta se llamó a concurso para remodelar radicalmente la plaza y el proyecto ganador fue el de los arquitectos Cristián Undurraga y Ana Luisa Devés, comenzándose los trabajos hacia 1983, aunque ya había labores de remodelación que habían comenzado desde antes, como nos informó el entonces joven aprendiz de cantero Rolando Abarca, quien participó de algunos trabajos (como las fuentes de piedra frente al palacio) y que ahora es investigador histórico de la tradición de la cantería chilena. El nuevo plan general de transformación de la explanada consistía en darle un trazado de plaza peatonal semejante a una "X", a su vez dentro de su forma de "U". Todo el frente de la plaza dura que da hacia La Moneda permanecería despejado, sin verdor, algo que no agradó a todos y que provocó a muchos críticos.
Columna de la esquina Norte-Oriente (Agustinas con Morandé)
Columna de la esquina Sur-Poniente (Moneda con Teatinos).
Base de las columnas, con los huecos donde algunos conjeturan se proyectaba instalar medallones de bronce con perfiles de próceres, dato no confirmado en nuestra investigación.
Mientras se realizaba el proyecto, se incluyeron en la plaza cuatro ornamentos de "demarcación" de las esquinas de la cuadra ocupada por la misma, que servirían como hitos de sus vértices, además de un criptosímbolo, para los más versados en esta clase de imágenes. Se trata de columnas-obeliscos o "pirámides" de plancha de piedra, conocidos como Los Cuatro Faros o también llamados por otros como Los Cuatro Puertos en su momento (desconozco el porqué) colocados exactamente en cada esquina del área ocupada por la Plaza de la Constitución.
Aunque es claro que alude a la misma imagen de la columna libertaria de la Independencia, que aparece desde el Escudo Patrio de Carrera en adelante, no tengo clara la razón específica de su simbolismo en esta plaza, pero puedo especular: podrían representar la orientación iluminada de la libertad republicana chilena asociada al concepto de los "faros" y la Constitucionalidad, aludida en el nombre de la plaza, siendo lo más cerca que ésta llegó a estar de su antiguo proyecto de columnatas, por cierto. Parece que también cumplen con un rol bastante funcional, pues me dicen que parte de sus estructuras sirven de ventilación a niveles inferiores de la Plaza de la Constitución, aunque no he confirmado este dato.
Las columnas son de gran tamaño, con una base rectangular y rematados en su extremo superior por una esfera. La estilización del árbol de la vida o pilar de la unidad libertadora, símbolo que aparece en nuestro primer escudo nacional como hemos dicho (al centro de los dos personajes indígenas), perduró desde la Patria Vieja hasta el escudo de la Transición y sigue aún manifiesto en estos postes.
Alguna vez escuché que, en el proyecto original, la base de estas cuatro estructuras debía incluir perfiles de bronce de los próceres de la Independencia y los forjadores de la República, empotrados en las estructuras, cosa que nunca se concretó. La supuesta idea era que se haría con cada columna-obelisco algo parecido a lo que se observa en el Monumento a los Historiadores de la Independencia y el de los Escritores de la Independencia, pero tampoco he podido investigar más sobre esta posibilidad.
Vista de la columna de Agustinas con Teatinos con parte de su entorno.
Sector de la esquina Sur-Oriente (Moneda con Morandé), donde antes se encontraba la cuarta columna de la Plaza de la Constitución, que fuera removida para la instalación de la estatua del ex Presidente Allende. En la imagen, se la observa después de un homenaje y con las ofrendas florales tras un aniversario del 11 de septiembre.
Consultando a algunos oficiales de la Guardia de Palacio, no se confirma el mencionado detalle de la historia, que pudo provenir del hecho de que en cada cara de la base cúbica de las "pirámides" hay un espacio circular ideal para instalarle allí un medallón en relieve, además de una ranura bajo cada una que podría interpretarse como el espacio para encajar la placa con el nombre del prócer respectivamente retratado en cada lado del faro, si es que semejante proyecto alguna vez contempló estos detalles.
Lo curioso de estos cuatro faros es que ya no son cuatro, sino tres: durante el año 2000, en medio de grandes ardores políticos, una de las columnas (la de la esquina Sur-Oriente) fue retirada para colocar en su lugar la estatua del ex Presidente Salvador Allende, exactamente al frente del Ministerio de Justicia. La intención quizás no confesada era, obviamente, instalar este primer monumento importante a su memoria (aparte del que se encuentra en su cripta) lo más cerca del Palacio de la Moneda que fuera posible, y más simbólicamente cerca de la histórica entrada de Morandé 80.
La estatua de Salvador Allende fue inaugurada el 26 de junio de ese año, en medio de una gran ceremonia aunque desgraciadamente empañada por ciertos incidentes entre los propios asistentes al homenaje, como reflejo de las fuertes pasiones que dominaban en aquel momento al ambiente nacional. Desde entonces, nadie ha echar de menos al obelisco que allí existía y que fuera removido.
Con esta intervención en la lógica original de los faros-vértices de la cuadra, se quebró para siempre la relación de las cuatro esquinas y la necesidad de contar con sus respectivas columnas. No será de extrañar que, a futuro, nuevos proyectos de ornamentación o escultóricos opten por removerlas, sustituirlas o, idealmente incluso, permitir que se retome el proyecto original de columnatas que nunca se materializó en la Plaza de la Constitución, haciendo desaparecer estos símbolos que conectan la ciudad con sus sacrificados días de la lucha independentista.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

OH la moneda llena de rejas ,¿es para que no e entren a robar ?,¿o para que no salgan sin que los revisen ?..

Felipe dijo...

Me gustaría saber ¿dónde quedó el cuarto faro? Y si está, podría dársele una utilidad, o reinstalarlo en la Alameda. He escuchado rumores de que hay un proyecto de ley para remover un segundo faro de la plaza, reemplazándolo por la estatua del Presidente Pedro Aguirre Cerda, que sería trasladado desde el Paseo Bulnes (donde hoy se encuentra) hasta la Plaza de la Constitución. Ponerlo ahí, dada las características estéticas del monumento a Aguirre Cerda, sería como reza el dicho popular: "chancho en misa".

Criss dijo...

No pude consultar sobre el destino del cuarto faro, porque terminé este artículo cuando estaba afuera de Santiago, pero según tengo entendido, los otros tres postes también serán retirados a futuro. Sobre el traslado de la escultura de don Pedro Aguirre Cerda a este lugar, totalmente de acuerdo con sus juicios sobre coherencia estética y estilística.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook