lunes, 19 de marzo de 2012

ANÉCDOTAS DE UN HOMBRE DE RADIO: EL DÍA QUE JUAN CARLOS GIL MURIÓ Y RESUCITÓ EN CALAMA

Juan Alfonso Ossandón Gil, más conocido por su seudónimo Juan Carlos Gil, debe ser uno de los pocos chilenos capaces de anotarse dos fechas en lo que sería su futura lápida, ojala necesaria dentro de mucho tiempo más, por cierto. En efecto, el famoso locutor y veterano hombre de radio nacional ostenta un suceso único en su biografía: haber fallecido "formalmente" y experimentar la resurrección en la ciudad de Calama, al final de su primera etapa de vida en las comunicaciones, con sólo 26 años de vida.
Tenía unas ganas incontenibles de consultar al propio protagonista alguna vez esta insólita historia que sólo conocía a oídas, casi olvidada y prácticamente desconocida por muchos de los colegas de don Juan Carlos entre las generaciones posteriores.
Coincidentemente, en noviembre de 2011 mi amiga Sary, la ilustre Romántica Santiaguina y La Opinante de las redes sociales, me dio aviso de que el destacado personaje se encontraba internado en el Hospital J. J. Aguirre: producto de un problema de salud combinado con un descuido suyo, según me lo confesaría él mismo, se había pegado un susto con la parca, pero ya se recuperaba y estaba próximo a ser dado de alta.
Partí raudo a concertar un encuentro para la semana siguiente y así pudimos reunirnos pocos días después. Al fin podría conocer de parte del propio Juan Carlos Gil, allí en su lecho de paciente, la historia de su legendario "fallecimiento" antes de venirse a Santiago y de hacer la parte más conocida de su carrera a nivel nacional.
He aquí, entonces, esta increíble historia.
UNA BROMA MACABRA
Cuenta el eximio locutor que su "muerte" en Calama fue un extraordinario montaje hecho como broma para el Día de los Inocentes de 1961. Juan Carlos había comenzado siendo sólo un adolescente en Radio Libertad de Antofagasta, su tierra natal, desde donde emigró a Radio Calama en la ciudad del mismo nombre, haciéndose conocido rápidamente por sus programas para todo público, incluyendo uno para público infantil llamado "El Tío Juan Carlos". Eso explica que, apenas superando la media veintena, ya tenía cerca de 10 años de experiencia en la radiodifusión.
Aquel año, algunos en la radio querían dar un golpe sin precedentes entre las bromas que habitual y tradicionalmente hacían los medios de comunicación en el Día de los Inocentes, de modo que un pequeño grupo dentro de la estación fraguó la idea de fingir una muerte trágica de Juan Carlos Gil, que a la sazón ya era uno de los más queridos locutores de la misma. La idea era, además de audaz, riesgosa por su irreverencia y por las consecuencias que podría tener, pero el entusiasmo venció a toda resistencia.
Se había organizado una gran cena bailable de la radio para la noche de aquel 27 de diciembre, para la cual la representación de Bolivia en la ciudad había contratado una gran orquesta animando el encuentro y la pista. Gil tomó el micrófono algunas veces esa noche. Sin embargo, a las 23:20 horas, comenzó a simular un súbito y fulminante ataque cardíaco, ante el asombro y la desesperación de los presentes. Rodeado por los pocos confabulados, comenzó a ser atendido de inmediato por el Doctor Osvaldo Olguín, conocido médico nacional y militante de vieja guardia de la Democracia Cristiana, quien también era parte de la farsa.
Siguiendo el libreto de todo el show preparado, Juan Carlos fue llevado en una camilla ante la desazón del público. La fiesta llegó a su abrupto fin en ese mismo instante. Fue hospitalizado, se informó que estaba siendo operado y, pasada la medianoche, ya en el Día de los Inocentes, se anunció que había fallecido en mitad de la cirugía, desatando la congoja y el luto en todo Calama.
Comenzaron las lágrimas, llantos y personas que querían dejar flores en las dependencias de radio.
Aquella noche, se montó un ataúd en el escenario donde se realizaría supuestamente su último responso. Todo el personal de la radio se declaró en luto y las transmisiones se redujeron a música clásica y sin comerciales. Ni siquiera el gerente general estaba al tanto de que todo era un montaje. Más aún, el homenaje fúnebre y el panegírico habían sido redactados por el propio Gil y otro locutor amigo. Cientos de flores, productos carísimos en la ciudad de Calama, amanecieron en el lugar donde sería despedido, allí junto a su cajón. El Cónsul de Bolivia en Calama incluso había enviado una fina y onerosa corona fúnebre, de inmenso valor material.
RESURRECCIÓN Y "DESQUITES"
Don Juan Carlos recuerda que, mientras todo esto sucedía, él pasó la noche completa incómodamente, dentro de las dependencias ocupadas por la misma Radio Calama y sin que sus colegas no coludidos se enteraran de su presencia allí.
Finalmente, luego de horas de duelo y justo en momentos en que la estación conectaba con Radio Cooperativa de Valparaíso, al mediodía del 28 de diciembre, se reveló en transmisión abierta y con la risa de los confabulados, que todo había sido una broma cuidadosamente montada. Al instante, Gil saltó ante los asistentes a su propio funeral, desatando la histeria, la ira y las risas por igual.
Los primeros en perdonarlo fueron sus leales auditores niños de "El Tío Juan", quienes se asustaron al verlo pensando que era un fantasma, pero luego corrieron eufóricamente a abrazarlo. Otros, sin embargo, no fueron tan complacientes: algunos dejaron pasar largo tiempo antes de disculpar tamaña broma que mantuvo en luto a toda una ciudad durante toda aquella noche. De hecho, una importante autoridad declaró molesta ese mismo día 28: "Por culpa de este huevón mi mujer lloró toda la mañana".
Al rato, Juan Carlos fue a comer al "Club de Calama" frente a la plaza, donde tenía su propia mesa. Pero el concesionario, apodado El Mantequilla por su parecido con un famoso actor mexicano que se hizo conocido en Chile por sus filmes con Cantinflas, no lo atendía. Intrigado, le preguntó qué sucedía, y El Mantequilla respondió, medio en broma y medio en serio, que en ese local "no se atienden muertos, sólo comen los vivos".
El locutor fue a otro boliche del sector y descubrió, entonces, la pequeña venganza de los locatarios: todos los restaurantes se habían puesto de acuerdo para no atenderlo, bajo la premisa de que no recibían finados.
En realidad todo era una pequeña broma de vuelta, como desquite: esa misma noche, Juan Carlos fue invitado a su "Comida de Resurrección", que le organizaron los mismos locatarios de los restaurantes calameños para celebrar su regreso a la vida y uno de los episodios más legendarios de la historia de los hombres de comunicaciones en el Norte Grande chileno.
UNA "SEGUNDA VIDA"
La "resurrección" de Gil no fue tan simbólica, sin embargo: pocos meses después, en abril de 1962, marchó a Santiago y fue contratado por la Radio Prat como locutor y DJ, en su sede de calle Mac Iver. En efecto, había comenzado una nueva etapa de su vida, que dejó atrás aquellas entretenidas vivencias de sus tierras nortinas y lo consagró en la capital como uno de los más importantes locutores y conductores de la radiodifusión chilena, pasando por estaciones como Radio Minería, Magallanes, Galaxia y Romance.
Hoy, con sus 76 años, siete hijos y tres matrimonios, Juan Carlos Gil reside en su departamento de calle Santo Domingo, a escasa distancia del mismo lugar de la radio de sus inicios en la capital. Afortunadamente, ganó su reciente pelea con la dama de la guadaña, así que espero falte mucho todavía para que alguien resuelva el problema de tallar una lápida con dos fechas de muerte. Su decisión de cuidar el peso y el haber abandonado el cigarrillo hace ocho años, abonarán a prolongar su presencia entre nosotros, esta vez sin más bromas siniestras.
Creo difícil que en toda la historia de las comunicaciones chilenas haya tenido lugar una anécdota como la de ese año 1961 en Calama, por lo que estimé necesario dejarla registrada aquí con la primera fuente por testimonio, para que no sea olvidada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (37) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (71) Cine (11) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (18) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (78) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (121) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (50) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (77) Musica (68) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (160) Personajes ficticios (52) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Philadelphia (1) Pisagua (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (1) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (95) Tecnologia (82) Terrores y fantasmas (94) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (199) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (32) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)