lunes, 27 de febrero de 2012

LA AVENTURA DEL RESTAURANTE & BOITE "WALDORF" EN LA VIEJA CALLE AHUMADA

Coordenadas: 33°26'29.01"S 70°39'2.57"W
Hemos hablado antes de los subterráneos que se encontraban -hasta hace pocos años- en la segunda cuadra de calle Ahumada, cuyo origen se remonta a los tiempos en que aún había tránsito vehicular por la arteria, antes de que la administración del alcalde Mekis la convirtiera en paseo peatonal.
En el número 170, por ejemplo, justo en la entrada del pasaje Bombero Ossa y alguna vez junto al antiguo salón de té santiaguino "Pic-Nic", ya desaparecido, encontraron sede en sus galerías algunos oscuros locales comerciales como un cabaret de dudosa reputación y un salón-academia de pool. Ambos sitios habitan hoy sólo en los recuerdos intangibles de la ciudad. Eran lugares misteriosos, situados bajo el sector más transitado de Santiago Centro que había albergado también a la más famosa de las casas de videojuegos en Chile: los entretenimientos Diana, que alojaron allí hasta 1984 antes de emigrar a otro subterráneo ubicado al frente, en el 131 del paseo, la dirección que nos interesa en este artículo.
Caminando hacia el fondo de las escalas del 131, se llegaba antes al espacioso subterráneo del final del pasillo, sede de un mítico local que ofició como bar-restaurante y salón de té durante el día, y como boîte y salón de espectáculos durante las noches: "Establecimientos Waldorf", nombre que dolerá como puñalada en el alma a los románticos y los nostálgicos bohemios del Santiago que se perdió en la línea inexorable del tiempo.
Don Luis Pubill rodeado de algunos de sus amigos durante el día de inauguración del "Waldorf" en 1949, con grandes festejos e invitados. Imagen de una revista del gremio de comerciantes de bares y restaurantes.
 
Uno de los primeros avisos publicitarios del "Waldorf", hacia 1950.
El "Waldorf" fue fundado a mediados de siglo por la sociedad Pubill Hermanos y Cía., conocidos empresarios de origen catalán. Su cuartel era este subterráneo situado en el edificio de oficinas y departamentos del mismo nombre del restaurante, que a lo largo de su hisotira ha acogido otras famosas casas en su interior, como la Satrería Aedo. Según Oreste Plath, fue en agosto de 1949 que tuvo lugar la presentación pública del "Waldorf", pero tenemos a mano la "Revista de la Asociación de Hoteles , Restaurants y Similares" que comenta con orgillo la inauguración en el mes de febrero de ese mismo año.
Para ingresar al local, se descendía por esas escalas señaladas y donde un cartel celebraba al visitante anunciando: "Restaurant Boite Waldorf". Por entonces, los escalones estaban cuidadosamente alfombrados, con pasamanos de bronce a cada lado. Al interior, su estilo, estética y servicio eran muy norteamericanos, precursor de un carácter modelo que fue considerado todo un progreso para el comercio y el desarrollo de la industria de este tipo de establecimientos, "sin parangón en toda Sud-América", según comentaba el articulista Antonio Garay en el citado reportaje de la revista gremial.
El éxito como restaurante continuado, luncheonette et rotisserie, atraía a unas 250 personas promedio por día regular, mientras que los viernes, sólo durante la hora del aperitivo, tenía con seguridad 200 clientes. Con tales volúmenes de público, el "Waldorf" llegó a ser rápidamente uno de los bares-restaurantes más importantes de todo Santiago, visitado por ilustres personajes y gente del mundo del espectáculo. Sus dueños eran, además, los mismos de los célebres "Establecimientos Oriente", ubicados en Plaza Baquedano.
A diferencia de otros incómodos locales subterráneos de la capital, éste contaba con sistemas especiales de acondicionamiento ambiental y aparatos de purificación de aire. La cocina era eléctrica y con modernos refrigeradores, con equipos especiales para el traslado de los alimentos hasta los garzones. Don Luis Pubill Carnet, director de la firma y gestor de la idea del "Waldorf", había supervisado personalmente la construcción de estas maquinarias y aparatos eléctricos en Estados Unidos, y luego el montaje de ellos en Santiago. Había mucho interés en la buena presentación de los platos y bebidas, concepto que era novedoso en el comercio gastronómico chileno de aquellos años. Fotografías de los mismos platillos se hallaban sobre los mostradores, al estilo de los actuales expendios de comida rápida. Había luces decorando el ambiente, fotografías artísticas enmarcadas (a color) y cristales iluminados. Además, los tableros incluían información nutricional de cada plato solicitado por el cliente.
Plath dice también que en sus salones se filmaron películas de la célebre cantante y actriz nacional Hilda Sour, que había sido protagonista del primer filme chileno sonoro junto a Alejandro Flores: "Norte y Sur", de 1934. Me parece que, en el caso de las escenas rodadas en el "Waldorf", Plath quizás se refiere al musical "Chao Amor", de 1968, pero sí tengo plena seguridad de que aparece varias veces como locación del filme "Uno que ha sido marino" de José Bohr, de 1951, con la propia Hilda Sour cantando en el escenario del local.
El maestro Roberto Inglez, que con su piano amenizó por décadas las salas del "Waldorf". Imagen de la revista "Ecran" de 1959.
Reunión de celebración del Día Mundial de la Publicidad en diciembre de 1957, en el "Waldorf". Fotografía publicada por la revista "En Viaje" de enero del año siguiente.
Fotografía del interior del "Waldorf" publicada por la revista "Life" en su conocido set de imágenes de Santiago de Chile, también hacia los años cincuenta.
Por las tardes y las noches, el ambiente cambiaba a un aire bohemio y artístico por el que pasaron grandes figuras de la música, como Lucho Gatica, Sarita Montiel, Antonio Prieto, Doménico Modugno y Malú Gatica. El piano bar estuvo amenizado por el Hideway del maestro Roberto Inglez (Robert Inglis), esa suerte de pianista de "Casablanca" versión escocesa pero nacional por adopción, que tocaba en la hora de once y en la del aperitivo. También hizo historia en su escenario el gran cantante francés Charles Trenet y su compatriota no menos famoso Jean Sablon. Más tarde, tocó establemente allí también el grupo "Conjeturas", cuyo teclista era el músico Pedro Chango López, posterior integrante de bandas musicales como "Rumba 8" y "Armonía 4".
Otras celebradas visitas que pasaron por el "Waldorf" fueron estrellas como Bill Haley, en su tour internacional de 1958, y Paul Anka, quien concluyó en el escenario del local su gira por Chile en octubre de 1960. En otra ocasión, actuó para la boite la prestigiosa orquesta española "La Casino de Sevilla". En este mismo nivel internacional que fue capaz de ofrecer para sus shows, el "Waldorf" prestó escenarios a "The Platters", en 1968. Como se sabe, uno de los cantantes, Andy Moss, quedó fascinado con Chile y decidió venirse a vivir acá unos años después, ya disuelto el quinteto, contrayendo matrimonio con una chilena, pero ella falleció en un accidente. Destruido, enfermo y arruinado, Moss falleció el año 2003 en la miseria y el abandono, en la ciudad de San Antonio.
El "Waldorf" tuvo también muchos clientes igual de ilustres, nacionales y extranjeros. El comentarista deportivo Julio Martínez era uno de sus comensales más fieles; el maestro Valentín Trujillo no sólo iban a menudo, sino que también tocaron alguna vez en las orquestas del club. Cuando visitó Chile el afamado trompetista Louis Armstrong, quiso conocer el reputado centro de entretención y comidas; sin embargo, la leyenda dice que no lo dejaron entrar, pues no cumplía con la estricta exigencia de ingreso a esa hora, que era llevar corbata. Otro acontecimiento parecido que es comentado por Plath, es el que sucediera al abogado, sociólogo y economista Felipe Herrera, cuando le pidieron adentro su cédula de identidad para aceptarle el cheque con el que pretendía pagar la cuenta. Lo curioso es que Herrera era, a la sazón, Gerente General del Banco Central de Chile y Presidente fundador del Banco Interamericano de Desarrollo, además de profesor de Derecho y ex Ministro de Hacienda... Su firma aparecía impresa en todos los billetes de circulación en aquellos años.
En 1970, los propietarios del "Waldorf" y del "Establecimientos Oriente" pasaron los locales a manos de una nueva firma que se quedó con ambos restaurantes. Volvió a ser vendido un tiempo más tarde, en medio de un progresivo decaimiento de su popularidad y de afluencia de público... Su brillo comenzaría a apagarse.
Hilda Sour cantando en el "Waldorf", en el filme "Uno que ha sido marino" (1951).
Fotografía muestra al grupo "Conjeturas" en las escalas de acceso al local del "Waldorf" (fuente imagen: www.changolopez.scd.cl).
Vista actual del ex-local de Ahumada 131, donde se encontraba antes el "Waldorf" y después la casa central de los entretenimientos Diana.
Con la caída de los espectáculos nacionales y el advenimiento de la crisis económica de la Receción Mundial, más los efectos que la época de "toques de queda" y de restricciones a este tipo de actividades tuvo para el rubro, el "Waldorf" comenzó a precipitarse hacia su ocaso. Tras 35 años de vida, se decidió el cierre del local y las galerías subterráneas fueron vendidas. El domingo 26 de agosto de 1984, en una dolorosa última jornada, los últimos clientes del otrora célebre club y centro gastronómico, eran atendidos antes de proceder a la clausura. Plath dice que sumaban, entre todos, 13 parejas. Al concluir, el público fue despedido, los empleados colgaron sus uniformes y la cortina se bajó diciendo adiós para siempre.
Ese mismo año, los entretenimientos Diana se cambiaron desde el frente al mismo famoso sótano de Ahumada 131, donde permanecieron hasta el año 2006. Y en el lugar donde existió el establecimiento de los videojuegos, allí en los comentados subterráneos del 170, el controvertido empresario Jorge Aravena (conocido como "El Padrino") hizo instalar el Club "Place Pigalle", que era más bien un lupanar vestido de cabaret y boîte, al lado de una no menos lúgubre academia de pool.
Actualmente, el ex subterráneo de Ahumada 131 ha sido absolutamente transformado por la multitienda "Falabella". Sin embargo, aún se pueden observar las escaleras que conducían al querido "Waldorf" y después a los juegos "Diana". Sus ex dependencias son usadas como recintos administrativos y de atención de clientes de la firma comercial.
El único recuerdo que quedó del "Waldorf" en este concurrido sector de la capital, si es que se le puede llamar así, es un cartel de neón en el segundo piso del edificio y casi justo sobre su ex entrada, que ostenta el mismo nombre lleno de historia y memorias pero ya no para el alguna vez famoso restaurante, sino para una peluquería homónima del lugar.

12 comentarios:

Ximena Aravena dijo...

corria el 77 y mi papa me llevaba al waldorf lugar extraño para una niña esperaba la incomodidad solo para comer las castañas en almibar y recoger mi mongomeri de la guardaropia

Ximena Aravena dijo...

corria el 77 y mi papa me llevaba al waldorf lugar extraño para una niña esperaba la incomodidad solo para comer las castañas en almibar y recoger mi mongomeri de la guardaropia

Criss dijo...

Hubo muchos que alcanzaron a conocer al "Waldorf", pero probablemente no recuerdan que era este local. Muchas gracias por el comentario.

Anónimo dijo...

Hola,me encanta esta pagina.
Hacia mucho tiempo que no encontraba una pagina
que me entretuviera tanto como esta.
Felicidades por vuestro trabajo.
Feel free to visit my homepage ; vuelos a bangkok

Anónimo dijo...

Hola, escribo desde Puerto Montt, mi padre trabajo en el Waldorf cuando era muy joven. Y siempre nos comento sus historias en este lugar. Y hasta los días de hoy recuerda su paso por ese lugar. He visto reportajes sobre este lugar y me da la sensación de que hay muchas historias que no han sido contadas, espero que esto cambie y mas adelante pueda encontrar información sobre este lugar.

gerar dijo...

Gerardo 62. En julio de 1971 (8 años) mis padres me llevaron a almorzar al Waldorf. Quedè maravillado con lo hermoso del establecimiento.Todo era perfecto y extremadamente limpio.Incluso el baño era de ensueño.Recuerdo que pedì Paella y como refresco una Guinda Nobis.El plato era gigante,pero estaba tan maravillado con el lugar que me servì todo. Precioso lugar y epoca.

MANUEL GONZALEZ dijo...

y pensar que la fiesta de mi matrimonio fue en ese local, era todo espectacular, pero eran muy caros los precios, de todo, con orquesta famosa de la época 1974 claro que lo mas importante era, salir luego de la fiesta para la luna de miel jajajjaja

Unknown dijo...

Con mis padres íbamos a comer, agradezco el recuerdo, es emocionante evocar tan lindos momentos gracias

Maria Patricia De la Fuente Chavarria dijo...

Con mis padres íbamos a comer, agradezco el recuerdo, es emocionante evocar tan lindos momentos gracias

Maria Patricia De la Fuente Chavarria dijo...

Con mis padres íbamos a comer, agradezco el recuerdo, es emocionante evocar tan lindos momentos gracias

Rafael Llopis Borrell dijo...

Si, son muchos los recuerdos que han pasado por mi mente leyendo este reportaje, cierto que lo que se dice no es ni la centésima parte de lo que, tanto Waldorf como Oriente, se puede contar por lo que vale el esfuerzo en averiguar mas historias de ambos establecimientos y de sus propietarios - fundadores para seguir publicando y que el chileno y no tan cchileno, sepa de su ciudad, Santiago.
Se que a la familia Pubill costó gran esfuerzo el construir tal... imperio, pero el resultado fué un éxito sin precedentes, ganaron plata, sí pero también, como pasa la mayoría de veces, hubo mucha gente que, sin escrúpulos, se aprovecharon abiertamente.
Luis Pubill falleció en mi casa, en España.

Unknown dijo...

Mi Padre Victor manuel lagos gomez trabajo ahi ene l waldorf como iluminador,tenia 18 años,quisiera que hubiesen mas fotos para ver,es de gran nostalgia para mi ya que mi padre se fue hace 10 años y contaba muchas historias entretenidas del local,anotonio prieto,lucho gatica,roberto ingels,los admiarba mucho y la musica que habia en casa durante mi infancia y al final de sus dias era de aquellos artistas.Donde podre encontrar mas fotos?

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook