martes, 24 de enero de 2012

SAN LÁZARO POR DENTRO, PARTE I: ALGO SOBRE EL INTERIOR DE LA IGLESIA

Coordenadas: 33°27'7.98"S 70°39'39.42"W
Aunque me basé por entonces en un texto anterior también de mi autoría, una de las primeras entradas de este blog -ingresada el año 2006- es la relacionada con la historia del Monumento Histórico Nacional (declarado en 1992) de la Parroquia de San Lázaro, ubicada en el barrio universitario, en la conjunción de las calles Ejército Libertador y Gorbea. Desde entonces, tenía en deuda publicar estas imágenes correspondientes al interior del templo.
Sintetizando la historia expuesta en aquella oportunidad, debe recordarse que esta iglesia fue inaugurada por el año 1877, siendo destruida por un voraz incendio a principios de 1928. La reconstrucción quedó encargada a los arquitectos Gustavo Monckeberg y José Aracena, en 1930. Desde entonces, ha resistido varios terremotos que han dejado también sus marcas sobre la enorme e imponente estructura.

El interior, que es objeto de nuestro interés en este momento, es de notable belleza y delicadeza, con columnas románicas y hermosos vitrales. También expone las marcas de los desastres dentro de sus muros, llenos de historia, y por eso he querido dedicarle una entrada adicional. La distribución es de una nave mayor de gran altura con dos naves secundarias a los costados. El piso de mármol de Carrara y las piezas de gratino le dan una elegancia y lucimiento únicos a este conjunto interior que, dicho sea de paso, se mantiene en bastante buen estado gracias al esfuerzo de la propia administración parroquial, algo que a veces parece tan extraño entre los Monumentos Históricos de Chile.
Destaca el Altar Mayor del templo, también de ese blanquísimo e impecable mármol italiano y finas adiciones decorativas de ónix. Otros altares pertenecen al Sagrado Corazón de Jesús y a San Lázaro con el Santísimo Sacramento, acompañado de imágenes de San Francisco y del Santo Cura de Ars. Los vitrales fueron confeccionados por la Casa Mayer en 1929 y corresponden a series llamadas "Virtudes Teologales" (nave central) y "Cristo y su Familia" (naves laterales).
Los confesionarios son de roble americano y, sobre la nave central, alrededor de su cúpula se pintaron frescos representando la Anunciación, Nacimiento, Muerte y Resurrección de Cristo, además de platos circulares con más iconografía. La distribución de los arcos y columnas que desplazan la resistencia de esta imponente estructura interna, tienen una evidente inspiración neogótica con una elegancia única, combinada con la majestuosidad de las proporciones y los mencionados elementos del mobiliario interior.
También es una pieza de enorme valor el órgano de tubos del coro. Según el Sitio Chileno de Órganos de la Iglesia (clr.cl, de don Carlos Lauterbach), este instrumento fue construido por Oreste Carlini con un costo de 80 mil pesos, e inaugurado el 20 de abril de 1935. La homilía pronunciada durante su bendición por el párroco Alberto Cortínez, se conserva impresa en la página 5 de la revista "La Parroquia de San Lázaro" N°17 de 1935. Aunque se conserva bien, este órgano arrastra algunos problemas menores desde el terremoto del año 1985, que lo tienen paralizado.
Aunque me atrevería a decir que el estilo general de la parroquia podría definirse como románico galo con planta casi basilical y gran cúpula central, hay varias características artísticas tomadas de la transición al bizantino y al mencionado gótico, especialmente por los comentados arcos interiores, lo que le da un carácter único de fusión arquitectónica a este edificio. Este rasgo gótico era más evidente en la torre-campanario del antiguo edificio siniestrado, que contaba con varios arcos y calados que ya no existen en el actual.
También destacan allí adentro varios altares menores. Uno de los principales es el de San Miguel Arcángel, al inicio de la nave izquierda, y otro es del Santo Niño de Praga. Muchas placas de agradecimiento se encuentran en la columna junto al altar del Arcángel, al estilo de las animitas milagrosas.
Una característica de estos altares laterales es el que las figuras respectivas están montadas y rodeadas de una hermosa forja metálica de fierro, pieza que, me parece, no es tan corriente en la ornamentación religiosa chilena, sino más bien en casos como el del barroco colonial del Sur del Perú, por ejemplo, de modo que constituyen una delicadeza y una sofisticación artística no muy frecuente en nuestro país.
La pieza más intrigante y curiosa, sin embargo, está frente al acceso de la nave derecha: llamado el "Cristo de las Trincheras", es una maravillosa figura de Jesucristo de madera rescatada de entre la escoria y cenizas de la Primera Guerra Mundial, y de la que hablaremos más en la segunda parte de este texto, en la próxima entrada.

4 comentarios:

Felipe dijo...

¿Estas fotos son recientes? Hace bastante tiempo que no entro a San Lázaro (ahora me queda lejos como para ir a Misa ahí) y no sé cómo quedó después del terremoto, si han reparado o no. Lo único cierto es que la buena administración parroquial es de manos de los Religiosos de la Madre de Dios, que mantienen este Templo.

Una de las entradas de recursos de la orden es la vecina residencia universitaria "El Ágora", que tiene varios becados, pero a los pagados se les cobra no poco (desconozco el monto pero me han contado que es caro), lo cual permite mantener las dependencias de la residencia, de la orden y de la parroquia en buen estado. También se financian con matrimonios, creo que se cobra sobre 100.000 pesos por boda, con lo cual se mantiene bien el Templo.

Lo único que le critico es que en vez de tener buenas campanas verdaderas, optaron por un carillón electrónico que hacen sonar a las horas de Misa con melodías, es tan fuerte que se escucha a más de 20 cuadras a la redonda, y a veces molesta a los vecinos.

Otro detalle: este es el único templo que he visto, al menos en Santiago, que tiene cúpula sobre la nave central y no sobre el presbiterio como parece ser la norma general a nivel mundial, incluso en el Vaticano.

Criss dijo...

Hola don Felipe... Sí, son recientes, de hace un mes o menos. Estuve conversando con la gente de la parroquia y parece que, en general, la iglesia sorportó bien el terremoto, aunque hay ciertos detalles interiores de reconstrucciones anteriores. Muchas gracias por su valioso aporte.

Anónimo dijo...

Los miembros de mi familia todo el tiempo dicen que estoy perdiendo mi tiempo aquí en la web, pero yo sé que estoy recibiendo conocimientos todos los días leyendo artículos thes agradable o revisiones .

Anónimo dijo...

Naci y me crie en ese barrio, esa iglesia fue testigo de mis travesuras asi como de una infinidad de misas y misas del gallo en la que asisti.
Despues del terremoto del 85´salvo la cruz y alguna que otra corniza los daños no fueron a mayores, no asi este ultimo terremoto que desarmo los angeles del campanario, termino de botar la cruz (reemplazada por una bastante ordinaria y que no mantiene en nada el caracter arquitectonico),
algunas grietas mayores en la entrada de calle Gorbea y parte de algunos vitrales rotos. A mi parecer lo terrible no fue el terremoto si no el cambio en el piso de la iglesia. Si bien el marmol gris es sobrio y elegante no tiene nada que ver con el mosaico y baldosa con dibujo ondulado que tenia originalmente. Lo de la campana me parece triste, antiguamente la escuchaba desde mi casa y creo que conte algo asi como 30 (insistente el cura pa´llamar a misa). Una lastima que ya no este la campana y sea reemplazada por unos parlantes y una grabacion.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook