viernes, 20 de enero de 2012

"EL NEGRO BUENO" DE LA FLORIDA: UN TREMENDO PASADO CON FUTURO INCIERTO

Bomberos desfilando frente al local de "El Negro Bueno" en 1956, por calle Vicuña Mackenna. La calle lateral corresponde a la actual Lía Aguirre.
Coordenadas: 33°31'21.60"S 70°35'57.39"W
En este mes de enero tan de teatro en Santiago, en los días sábado 14 y domingo 15 se realizó en el popular restaurante y cantina "El Negro Bueno" de La Florida, una presentación teatral sobre la historia de este conocido local del sector Sur de la capital, con una característica adicional de denuncia, pues revela la situación en la que se encuentra enfrentado al inminente desalojo por demandas urbanísticas y de transporte público que han sido priorizadas ante la tradición representada por el viejo boliche de muros hoy amarillos, con dos pisos y lleno de antiguas fotografías resumiendo toda la historia de esta comuna.
Ya hemos hablado de la bohemia "diurna" y la fama que atrajo antaño el desaparecido salón de té "El Negro Bueno" de la Alameda de las Delicias. También hemos mencionado que muchos otros locales chilenos llevaron ese mismo nombre por coincidencia o bien por apropiación impostora. El más famoso de todos ellos es "El Negro Bueno" de La Florida, del que hablaremos ahora.
La historia del boliche comenzó en 1932, cuando Don Gino y don Luis Verdugo fundaron un restaurante que después pasaría a manos del señor Luis Brito, y desde éste a don Eulogio Bravo, quien a su vez vendió el local, hacia 1953, al comerciante Miguel Carrasco, quien había sido propietario de una bodega de licores y vinos. Casado con doña Fredesvinda del Carmen Alfaro, el señor Carrasco acababa de trasladarse hasta una tranquila parcela en el barrio floridano, cuando casi todo aquí todavía era campo.
"Eran los tiempos en los que el retén tenía cinco funcionarios -dicen en el sitio web del restaurante-, dos a caballos y dos a pie, más un supervisor y los únicos medios de transportes eran un bus, que pasaba un par de veces al día, y el trencito de la Papelera que iba a San José de Maipo".
El día 15 de marzo de 1956, la pareja reinaugura el restaurante en el mismo lugar de avenida Vicuña Mackenna 1799, en la esquina con la calle diagonal Lía Aguirre, frente a la Parroquia de San Vicente de Paul y a la desaparecida plaza-rotonda del paradero 14. Como don Miguel era un gordo moreno y se le reconocía por su generosidad y desprendimiento, el boliche adoptó como nombre su propio apodo: "Quinta de Recreo El Negro Bueno", asumiendo las características de una cantina popular y "picada", notoriamente influida por el ambiente campesino y rural que dominaba por entonces en La Florida y que determinó el carácter de muchos de sus otros famosos locales históricos, como los desaparecidos restaurantes "El Rojas Magallanes" y "El Quetal". Muchos de sus clientes eran viajeros que iban hacia el sector de Puente Alto y las estancias y haciendas que había por el interior del territorio floridano.
Desde entonces, la oferta de su cocinería es, principalmente, de platillos criollos y sándwiches tradicionales, acompañados de chicha, pipeño en garrafas, vino, cerveza y, desde hace algún tiempo, también los infalibles "terremotos". Las cazuelas son de lo más célebres en este local, aunque por una módica suma también hay quienes saludan con los tenedores de cada jornada sus arrollados, perniles con papas, tallarines con salsa, lomos, guatitas con arroz, costillares, mechadas, empanadas y chuletas fritas.
Muchas visitas de ilustres, de famosillos a de aspirantes a tales han tenido sus mesas. Durante sus días de campaña para alcalde, el actor Jorge Gajardo se hizo entrevistar por el diario "La Nación" (10 de agosto de 2008) en este mismo boliche, declarando allí, pocos meses antes de ganar las elecciones y asumir su corta y fallida aventura edilicia en La Florida, algo más sobre su preferencia y recuerdos en "El Negro Bueno":
"Por el olor campestre que tiene, es como de una era campesina. Yo vengo hace como 20 años, pero este lugar es más antiguo. Cuando era niño e iba para el Cajón del Maipo con la familia, este lugar ya estaba. Hay gente que tiene como 40 años de tradición acá. Lo que pasa es que, aunque de repente es un rincón de curaditos, la comida es otra cosa. Es muy rica. ¡Esto es cazuela, mierda!"
Esta larga historia del restaurante -y la de toda la comuna de La Florida- está retratada en las innumerables fotografías reproducidas dentro del local, especialmente en el segundo piso, al que se accede por una estrecha galería que desafía a los "mareados" y cuyo salón en lo alto es usado como centro de eventos, tales como la obra de teatro de gran concurrencia que allí acaba de tener lugar. Muchas despedidas, bautizos, matrimonios y graduaciones se han festejado en este ático, además de encuentros de cueca y recitales.
Imágenes familiares entre las fotografías del local.
Más imágenes familiares dentro de la cantina (el "Negro" Miguel, al centro).
Ilustración del local, como lucía en sus años recién inaugurado. Imagen exhibida dentro del propio restaurante (clic encima para ampliar).
Los dueños también lucen orgullosos los recortes de diarios donde han sido mencionados varias veces ya, y que ahora cuelgan enmarcados en muros y repisas de botellas. La caja registradora es otra pieza de museo dentro de este local, no muy distinta de reliquias del mismo estilo que se conservan en famosos restaurantes como "La Piojera" o "El Touring". Una pintoresca y jocosa descripción del lugar la proporciona un reportaje del informativo comunitario "El Quillayino", del 2 de noviembre de 2011 (artículo "El Negro Bueno: lugar de despegue (y aterrizaje)":
"La fiesta sigue. La poca iluminación hace que el lugar sea sombrío, pero ameno, porque los clientes están en familia. Hace casi 40 años que todos van para allá y el bar existe hace 56. Allá no van desconocidos. Se juntan los mismos de siempre: el Lucho Barrios, el Calderón, Manuel, Tito y el Memo, entre otros que hoy no estaban. Algunos van porque trabajan cerca y otros llegan sólo los fines de semana.
No hay música en el restaurante, pero sí una tele gigante (sobre un mueble muy alto) que armoniza el lugar, aunque sea con una teleserie cebolla de Chilevisión a las 3 de la tarde. Debajo hay un espejo con los precios: pernil, chuleta, carne y pollo con agregado a $1.300; Sandwich’s desde $700 hasta $2.000. También empanadas de queso y pino. Además de la típica y siempre bien preferida cazuela de carne. Al lado derecho, el baño de mujeres. Fatal. No tiene mal olor, sólo es un poco grosero. La tasa del WC ya no puede más del sarro. Un tubo largo la une con el estanque de plástico, cuya cadena es una pitilla roja unida a un clavo oxidado. No hay espejo y la llave del lavamanos gotea incesante. Tampoco confort y menos un basurero para éste y eso que era de el de mujeres".
Son hombres de pueblo y de trabajo los que llegan mayoritariamente hasta acá, sin duda, algunos desde populares villas del entorno y otros del propio ambiente medianamente bravo que aún sobrevive en algunos rincones del paradero 14 y que hasta hace pocos años alojaba también en desaparecidos boliches como uno que me parece se llamaba oficialmente "El Galeón" (o algo así), que estaba situado unas cuadras más abajo de Vicuña Mackenna, junto a la Municipalidad y frente a la calle El Cabildo.
Entre naipes, dados y dominós, las mejillas rojas y los tambaleos abundan, pero las reglas de doña Fredesvinda son claras: no le gustan los curados "jugosos" en el local y los sacan discretamente del recinto cuando se ponen pesados, así que impera un ambiente más bien calmo dentro de la quinta de recreo. 
Afuera, los vidrios llevan innumerables indicaciones escritas sobre la oferta que se encontrará al interior. Al carecer de estacionamientos, muchos optan por ir en bicicleta, en otro notable desafío a la ebriedad, por lo que junto a la entrada hay unas rejas de jardín que usan como destartalado dispositivo para estacionarlas y encadenarlas con tranquilidad mientras se celebra.
Comparando fotografías antiguas con el aspecto que ofrece actualmente este edificio, se observa que ha perdido un poco la forma redondeada que antes contorneaba a la aguda punta de la cuadra, además de aparecer locales menores en sus bajos, como una botillería también llamada "El Negro Bueno" y un expendio de comida rápida, sándwiches y completos, ideal para "bajones" de hambre. Pero también hay una prolongación y extensión del local sobre esta esquina, especialmente hacia el lado de Lía Aguirre, que no existía en sus inicios. 
Vista actual del local de "El Negro Bueno".
Vista interior de la sala principal.
Detrás de la barra...
Salón de eventos, en el segundo piso.
"El Negro Bueno" siempre ha sido un negocio de carácter familiar, atendido por los propios Carrasco Alfaro. Don Miguel abandonó este mundo súbitamente en 1986, producto de un paro cardíaco, una tragedia que dolió hasta lo profundo de sus leales comensales, pasando el local desde entonces a la administración de doña Fredesvinda, atenta dama que es, además, uno de los personajes más queridos de toda la comunidad floridana. Sus hijas le ayudan en estas labores, dirigiendo a los demás empleados que entran y salen por la cocina y detrás de la barra. Fue doña Fredesvinda quien me invitó a la presentación de la obra de teatro aún faltando cerca de un mes, además de ponerme al tanto de la grave situación que afecta a "El Negro Bueno" en estos precisos momentos.
En todos los años que lleva allí el negocio en el famoso triángulo de calles, este sector de La Florida ha experimentado cambios dramáticos en nombre del progreso y del desarrollo, para bien o para mal: destrucción de la rotonda y sus jardines, apertura de la avenida Américo Vespucio y sus pasos bajo nivel, amenazas por la construcción de la Estación Metro Bellavista de La Florida, la construcción de los malls, el auge comercial del paradero 14, etc. Como la caja de Pandora está abierta y los nuevos ajustes desencadenan nuevas demandas, en este contexto, a partir del año pasado, lo dueños comenzaron a ser insistentemente advertidos del inminente desalojo y demolición del local, para darle espacio al ensanchamiento de las calles para los corredores del infame Transantiago (es decir, seguir adaptando la ciudad a un problema, en lugar de solucionarlo) y, eventualmente, nuevos accesos del metro.
Aunque existe la alternativa de trasladarse completamente a la casa familiar atrás de la quinta, la noticia causó escozor entre los adictos y amantes de "El Negro Bueno". El músico nacional Víctor Cáceres, que escribió una canción en ritmo de foxtrot dedicada al boliche, presentó una adaptación teatral-musical de esta misma a cargo de Raúl Oyarce Quezada y un elenco compuesto por adultos mayores y actores del taller de la Caja de Compensación La Araucana “Tiempo Pleno” sede de La Florida. La obra fue presentada en esa misma sede el 30 de noviembre del año pasado, y luego el 10 de diciembre en el segundo piso del propio local de "El Negro Bueno".
Sobre la obra, que recién tuve ocasión de conocer el día 14 de enero de este año, su presentación oficial decía en grandes pendones (los destacados son originales):
"Nuestro Colectivo Teatral "Dulce Ocio", desde un principio se planteó la posibilidad de realizar un montaje teatral sobre la temática del DESARRAIGO QUE HACE NUESTRA SOCIEDAD DEL ADULTO MAYOR, con la creación de una obra teatral original, propia basada en el refrán 'HABLA DE TU PUEBLO Y HABLARÁS DEL MUNDO' como eje central del argumento.
Luego de una larga investigación, dimos con la 'Quinta de Recreo El Negro Bueno', un local comercial típico, emplazado en el corazón de la comuna de La Florida, en pleno paradero 14 de Vicuña Mackenna, por lo que decidimos situar nuestro montaje teatral en este lugar histórico...".
La pieza representa en tono de comedia la historia de la clientela del local, idealizándola como variada y amplia, con historias personales de cada comensal y un ambiente de celebración parroquiana, interrumpido por la noticia de que la quinta será expropiada y destruida, cual reflejo de la situación que lo afecta en el mundo real.
Presentación de la obra de teatro, en el segundo piso.
Canción "El Negro Bueno", con letra y música de Víctor Cáceres Díaz. Interpretada por Víctor Cáceres y "Nuevos Cantares" (fuente: http://www.youtube.com/watch?v=Ej9v5wJZiuQ).
Si bien, en estos momentos, parecen haberse agotado ya todos los recursos posibles para poder detener la decisión de pasar por la picota a "El Negro Bueno", la intención del colectivo teatral y los dueños es que el restaurante sea declarado y reconocido como Patrimonio Cultural de la Comuna de La Florida. Empero, aunque los candidatos a alcalde por esta comuna ya han comenzado a coquetear con el electorado enviando mensajes y hasta molestando a los residentes con llamados telefónicos grabados (violando las normas sobre períodos para las campañas, por supuesto), ninguno de ellos ha hecho alguna mención relacionada con el destino de "El Negro Bueno", seguramente reflejando la opinión sumisa de las autoridades en general para la clase de intereses que ponen en peligro la continuidad del lugar.
En tanto, La Florida es una comuna no sólo sobrepoblada, sino que crece aún al mismo ritmo vertiginoso que pierde su propia historia. A la destrucción de la Casona Alemana, de la "Quinta de Recreo El Quetal" y de las alamedas de Enrique Olivares, se suman las amenazas de las inmobiliarias al antiguo fundo precordillerano de El Panul y sus bosques, de igual manera que fueron aplastados por enormes colmenas de departamentos los antiguos fundos del sector cercano a avenida La Florida, sin que la tendencia parezca detenerse. Cada nuevo proyecto suma una nueva cantidad de habitantes al medio millón que ya satura esta comuna nacida a partir de caminos para carretas y caballos, obligando a nuevos excesos urbanísticos para adaptar esas mismas vías a un tráfico infernal y sofocante, dominado por los vehículos motorizados movilizando a las masas humanas desde la "ciudad dormitorio" hacia otras zonas capitalinas.
Estaremos atentos al destino de "El Negro Bueno", acaso último local de una generación perdida de "picadas" y boliches que antes fueron característicos de la cada vez menos reconocible comuna floridana.
"Terremoto" en "El Negro Bueno".
Doña Fredesvinda y su hija, en la actualidad, detrás de la barra.

4 comentarios:

  1. Hay aún un Negro Bueno entre las calles Avenida la Feria y Bascuñan guerrero, al frente casi del Bar Hualañe, es un bar de antaño también.
    SALUDOS COMPADRE
    akillerzone

    ResponderEliminar
  2. Buen dato AKiller... No me había fijado. Pronto iré a conocerlo. Gracias por la info.

    ResponderEliminar
  3. Que hermosas y nostálgicas historias.

    ResponderEliminar
  4. Espero de corazón que el dpto de obras de la municipalidad de la Florida. No le quite la patente de Quinta de Recreo. Es nuestro. Porque todos quienes vivimos en esta comuna desde hace más de 30 años conocemos está picada, y sobretodo hemos probado sus cazuelas.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (37) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (71) Cine (11) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (18) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (77) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (121) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (50) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (77) Musica (68) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (160) Personajes ficticios (52) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Philadelphia (1) Pisagua (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (1) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (95) Tecnologia (82) Terrores y fantasmas (94) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (199) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (32) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)