lunes, 3 de octubre de 2011

UN VIEJO ESCUDO DE ARMAS "ALTERNATIVO" EN LA CIUDAD DE SANTIAGO

Dos versiones del escudo antes y después de la intervención de Ismael Valdés Vergara, reproducidas por Roberto Orihuela. A la izquierda, un escudo aparecido en la emisión de bonos municipales, y a la derecha la versión propuesta por el alcalde con elementos del escudo original de 1552 y que permitió recuperar el emblema colonial como oficial para la ciudad (Fuente imagen: Revista "Pacífico Magazine", 1916).
Hemos hablado y publicado ya algunas imágenes sobre el Escudo de Armas de Santiago, y comentado de paso algo sobre la existencia de un segundo escudo de menor duración en la historia de los emblemas de la urbe, criticado en la actualidad por su simplismo y por carecer de elementos simbólicos en su diseño. Sin embargo, parece que este blasón sí tuvo bastante importancia en los cerca de 40 ó 50 años que se mantuvo en uso, aunque pocos ejemplos queden de él ahora. Incluso, sirve a algunos para proponerlo como un escudo "alternativo" pero de igual valor histórico en la ciudad, de la misma manera que la bandera de la Patria Vieja, por ejemplo, viene a serlo a nuestros actuales símbolos patrios.
En términos generales, constaba de un borde dorado dividido al centro horizontal por una franja separando dos campos: uno superior donde asomaba una imponente montaña y cielo azul (azur) y otro inferior verde de líneas paralelas u olas según las distintas versiones. Lo más característico era el nombre del río junto al que creció la ciudad de Santiago, colocado en la franja que dividía ambos campos: "MAPOCHO".
Aunque una leyenda adjudica la creación de este escudo a don Bernardo O'Higgins o, cuanto menos, al período de la Independencia, fuentes que hemos consultado incluyendo el sitio web de la propia Municipalidad de Santiago, declaran sobre este escudo (que para poder distinguirlo del principal, vamos llamar "Mapocho") estuvo en vigencia a partir de 1863 aproximadamente, cuando se sustituyó al anterior sin razones claras, agregándose que la decisión fue revocada en 1913. Al parecer, la fuente principal de estas referencias está en el trabajo "Historia de Santiago" del gran investigador histórico René León Echaíz, pues existe muy poco publicado al respecto. En la página 43, dice el autor refiriéndose al primer escudo conseguido por don Pedro de Valdivia:
"Tal escudo fue usado por la ciudad durante muchos años. Pero terminó por olvidarse; y siglos después, alrededor de 1863, se adoptó arbitrariamente un nuevo escudo, sin significación heráldica alguna, en el cual se veía un grupo de montañas como fondo y una franja con la leyenda: “Mapocho”. En 1913, afortunadamente, se volvió al escudo auténtico que es usado hasta hoy".
El problema con esta indicación de fechas es que existen representaciones del Escudo de Armas de Santiago posteriores a 1863 y en donde se observa todavía al blasón original, con el león heráldico. Un caso lo representa, por ejemplo, el edificio del Teatro Municipal, en cuya alta fachada de balaustras puede distinguirse tal Escudo de Santiago, en circunstancias que fuera construida hacia 1871 ó 1872, tras un incendio que destruyó el primer edificio del teatro y en el que muriera el primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Santiago Germán Tenderini. Puede que sean posteriores, sin embargo, porque en alguna parte hemos visto mencionada a la fachada del Teatro Municipal como otro ejemplo de las aplicaciones que se hicieron del heraldo "alternativo" con los montes y la referencia del río sobre edificios públicos, cosa que ya no se verifica.
Presentación del escudo de la Municipalidad de Santiago en la página presentación de un compendio de decretos municipales de 1881 (Imprenta Nacional).
Aplicaciones institucionales del escudo "Mapocho", reproducidas por Roberto Orihuela (Fuente imagen: Revista "Pacífico Magazine", 1916).
Como sea, sucedió que el escudo "Mapocho" apareció por primera vez en 1863, pero quizás pasaron algunos años antes de que se volviera formalmente el blasón de Santiago y cobrara cierta popularidad, quedando registrado en innumerables ejemplos además de membretes y papelerías municipales: sobre la chimenea de la Sala de Sesiones de la Municipalidad de Santiago, la fachada de la Casa Consistorial, en la puerta de palco del Teatro de la Ópera, en la corona del palco edilicio del Teatro Santiago, en las luminarias de la Plaza de Armas, en la medalla de los regidores de la Municipalidad de Santiago, etc.
El investigador Roberto Orihuela declaraba en su artículo "El escudo de armas de la ciudad de Santiago de Chile" (revista "Pacífico Magazine" N° 45 de septiembre de 1916, de la editorial Zig Zag) no poder encontrar ninguna información sobre el origen exacto del escudo "Mapocho", ni en la Corporación ni en los archivos municipales, aunque sí señala que aparece usado por primera vez en el cuño de unas medallas otorgadas por el edil. Comenta, a la pasada, que don José Toribio Medina también intentó hallar el origen de este escudo sin dar con información precisa, salvo la de los mismos cuños. Sin embargo, Medina fue tajante en calificar este escudo como una pieza que "ni responde a los dictados de la heráldica, ni tiene significado alguno, ni simboliza nada, ni es siquiera hermoso", juicio en el que coinciden todos los pocos autores que han abordado el tema de su presencia.
Las primeras medallas municipales acuñadas con el misterioso escudo "alternativo" y que son mencionadas por Medina, habrían sido las siguientes:
  • 21 de julio 1863: medalla de los miembros de la Municipalidad de Santiago al artista español Juan Risso, quien había dedicado una función a beneficio de la corporación.
  • 23 de agosto de 1864: medalla de la Municipalidad de Santiago en reconocimiento al mérito artístico los hermanos Adolfo, Julio, Esteban y Augusto Buislay, unos "barristas" que habían entusiasmado al público santiaguino en esos días y que habían hecho pruebas con parte de la ópera "La Traviata"
  • 1865: medalla "Municipalidad de Santiago - Carreras de Caballos".
  • 5 de agosto de 1866: medalla de la Municipalidad de Santiago para el compositor y pianista norteamericano L. M. Gottschalk.
Existen también otras importantes ediciones posteriores, como una del 13 de diciembre de 1873 otorgada por la Intendencia de Santiago a una compañía artística, y la de 27 de enero de 1880 concedida por la Municipalidad de Santiago al Cuerpo de Bomberos por su heroico desempeño en el incendio de las Maestranzas del Ejército, que puso en peligro a toda la ciudad y el propio destino del país en esos días de guerra. El 1° de agosto de 1901, además, se acuñó en una medalla al primer contingente de conscriptos del siglo XX.
Estas versiones del escudo "Mapocho" en las mencionadas medallas, estaban elaboradas en versiones más artísticas y decoradas, con estrellitas, motivos vegetales, orlas, etc. Pero muchas presentaciones del mismo emblema también harán cambios radicales en su diseño: reemplazar la montaña por un volcán, omitir la palabra "MAPOCHO", rodearlo o coronarlo con laureles, etc. También llama la atención que el blasón base del escudo ha sido trazado en varias versiones que los heraldistas llaman español antiguo, español moderno, polaco e inglés. De hecho, es tal la anarquía existente en torno a este escudo que sólo podemos definir sus características simplificando los aspectos más generales de diseño y colores en el mismo, porque hacia sus últimos años en uso, las versiones eran incontables.
Aparentemente, el uso de este Escudo de Santiago ya como si fuese el oficial y no un mero cuño, comienza más o menos en la época de la Intendencia de don Benjamín Vicuña Mackenna, de 1872 a 1875, O, cuanto menos, lo adoptó con gusto en su obsesión por transformar la ciudad de Santiago. Pudo haber sido animado, además, por los sinceros sentimientos americanistas que convivían con su pensamiento de fuerte influencia francesa, tanto en la decisión de intentar dejar atrás un heraldo heredado del dominio hispánico como en el optar por elementos gráficos más localistas ("Mapocho", el mismo río que planeó canalizar aunque sin poder consumarse el proyecto hasta los tiempos de Balmaceda) y con montañas andinas, como lo han hecho los escudos de varias provincias y ciudades de los pueblos sudamericanos. Orihuela lo interpreta como "La ciudad de Santiago se asienta entre los Andes y el mar" (hay versiones donde el verde inferior del blasón aparece en azul, de hecho).
Este posible vínculo no original pero sí simbólico de Vicuña Mackenna con tal escudo en el contexto de su radical transformación de la urbe, se ve representado de forma casual, hasta hoy, por la presencia del mismo blasón municipal en un mosaico del piso en la entrada monumental del Cerro Santa Lucía, construida como parte de los preparativos y mejoramientos de la ciudad a la espera del Primer Centenario de la República. Si bien el uso de este curioso escudo estaba vigente aún en esos días, hoy serviría casi como un reconocimiento y valorización del legado del ilustre intendente, que convirtiera este estéril y triste peñón de rocas en el elegante paseo que es.
El Escudo "Mapocho" pudo haberse afianzado en la identidad de la ciudad más de lo que se creería hoy, sin embargo, llegando a hacer sinónimo de la capital a su alusión al nombre de nuestro valle y río. En la página 221 de sus "Nuevas Crónicas", por ejemplo, dice Joaquín Edwards Bello que el primer tranvía eléctrico traído a la capital y puesto en marcha el 14 de marzo de 1900, llevaba inscrito en ambos costados del carro de "ocho metros de largo, cabida para treinta y seis personas; pintado de azul oscuro con ribetes dorados", el nombre MAPOCHO y no el de SANTIAGO, como pudiese ser lo esperable.
Escudo "Mapocho" en el acceso monumental del Cerro Santa Lucía frente a la Alameda, conjunto construido e inaugurado en el paseo hacia el año 1903. Esta figura está en el estilo de blasón polaco.
El mismo escudo "Mapocho" en las molduras y decoraciones artísticas de la fachada de la Estación Mapocho, sobre los accesos, dispuesto allí aproximadamente desde los días del Primer Centenario a pesar de que pocos la advierten.
Escudo "Mapocho" del Monumento del Bombero Voluntario, en calle Ismael Valdés Vergara, inaugurado en diciembre de 1913 por el alcalde que da nombre a la calle, en el cincuentenario de la creación del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Su figura está en la versión del blasón español antiguo, en este caso.
Pero la fecha relativa al término de su uso por la Municipalidad de Santiago, también nos reporta ciertas dudas, principalmente porque se encuentra presente en la base del Monumento al Héroe Voluntario que se halla levantado junto al Parque Forestal y cuya inauguración tuvo lugar hacia fines de 1913, el mismo año señalado como aquel en que se recuperó el antiguo Escudo de Armas de Santiago creado en tiempos coloniales. Esto significa que, al menos en los hechos, el uso del blasón "Mapocho" no cesó totalmente ese año, quedando totalmente obsoleto sólo partir de fechas posteriores.
En septiembre de 1916, el mencionado investigador Orihuela confirmaba que fue 1913 el año en que comenzaría a reaparecer el histórico abolengo de Santiago, por decisión del alcalde Ismael Valdés Vergara (quien inauguró el mencionado monumento) ante el caos de versiones y variaciones existentes sobre el escudo "Mapocho". Pero esto se dio por una transición: primero, se había intentado resolver el problema creando un escudo auténticamente heráldico en base a los dos blasones de la historia de la ciudad y que iban incorporados a diplomas de honor extendidos por la Municipalidad de Santiago a personalidades durante las Fiestas Patrias. Este emblema tomaba del escudo antiguo la bordura de azur con las ocho conchas y le incorporaba en el centro esos elementos posteriores y apócrifos de las montañas y el campo inferior ahora directamente convertido en mar, aunque manteniendo el color verde.
Pero el nuevo escudo también fue criticado, por lo que la Municipalidad comenzó a elaborar nuevas versiones cada vez más parecidas al antiguo y original. Primero, Valdés Vergara hizo perfeccionar la nueva versión para unos diplomas extendidos a alumnos destacados y premiados en campeonatos atléticos. Poco después, en tarjetas, membretes y papelerías de la Corporación, decidió omitir la montaña y el mar, reponiendo el león original del escudo concedido por Carlos V, además de recuperar los colores precisos de este heraldo.
El escudo del monumento a los bomberos, entonces, ha de ser acaso la última aplicación que alcanzó a hacerse de él estando en vigencia, pues la desaparición del escudo "Mapocho" no fue abrupta, sino gradual durante ese año de 1913, como se puede observar.
Inmediatamente después del regreso formal y práctico al blasón original, la Municipalidad de Santiago ordenó establecer el antiguo escudo de Santiago del Nuevo Extremo como el oficial y definitivo de todos los impresos y manifestaciones institucionales, con lo que el antiguo y curioso escudo "Mapocho", se extinguió de manera definitiva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook