domingo, 29 de mayo de 2011

PATRIMONIO SOBRE RUEDAS: DIA DEL PATRIMONIO CULTURAL DE CHILE (Revista "Patrimonio sobre ruedas", domingo 29 de mayo de 2011)

Artículo "Día del Patrimonio", nota de portada de la revista "Patrimonio Sobre Ruedas" (de Tuerca.cl y La Gaceta de los Clásicos), N° 6 del 29 de mayo de 2011. Link a la revista en pdf: http://www.farchi.cl/2%20Metrop%202011/Patrimonio%20Sobre%20Ruedas%202011.pdf (Clic sobre la imagen para ampliarla).
La fotografía símbolo del “Patrimonio Sobre Ruedas 2011” es realmente patrimonial, a pesar de que ha sido multiplicada cientos de veces y que fue vendida en todos los puestos callejeros fotográficos que se multiplicaron en Santiago a fines del año 2000. Y decimos que es patrimonial pues muestra un conjunto interesante de vehículos comunes en el Santiago de fines de los años ‘50. También es de interés el hecho que muestra a tal vez una de las primeras mujeres manejando una motoneta, invento reciente en aquellos años. Vaya nuestro homenaje a tan intrépida y arrojada dama.
La motoneta que ella conduce no es una Lambretta como a primera vista uno podría pensar. Según especialistas consultados para esta nota, se trata de una NSU Prima-D de 1956, modelo de idéntica estética a la Lambretta LD 125, construida por la NSU bajo licencia en Alemania. Atrás de la NSU se ve claramente un bus Mitsubishi Fuso, los que llegaron masivamente en enero de 1956 importados por la Empresa de Transportes Colectivos del Estado (ETCE). Su diseño, a solicitud de ETCE emulaba al diseño estadounidense de los trolebuses en circulación en Santiago desde 1947. Estos buses fueron construidos exclusivamente para Chile, y ya contaban con transmisión automática. En Japón llamaron mucho la atención pues se trataba de la primera exportación masiva de buses de ese origen.
Respecto a los otros vehículos que se observan, entre la trompa de un Chevrolet de 1951 y la trasera de un redondo Ford 1939, destaca un Chevrolet Master de 1938, cuya carrocería ya demuestra el paso de los años. Este modelo no fue muy numeroso en el país, y por sus elegantes líneas hoy sería un interesante vehículo de colección.
La ubicación es completamente patrimonial: Plaza Baquedano. Al fondo se logra apreciar el antiguo luminoso celeste de Philips, indicando la ubicación de las oficinas de la empresa. Sobre el césped, el caballero de chaqueta blanca es, probablemente, un fotógrafo de cámara de cajón o minutera, tan populares en esa época y desgraciadamente hoy extintos.
En 1872 el lugar fue bautizado como “Plaza La Serena”. Hacia 1910, se llamaba Plaza Colón. Luego en 1910, cuando se celebró el Centenario de la Independencia, el gobierno italiano regaló una estatua de un arcángel alado con un león que se instaló en una plaza contigua, a la cual se le llamó Plaza Italia.
En 1927, se remodeló la plaza y se instaló la estatua del General Manuel Baquedano al medio y desde entonces su nombre correcto es Plaza Baquedano. Según Urbatorium, el conjunto artístico del General habría sido instalado allí pues: “el héroe invicto de la Guerra del Pacífico pasaba todas las mañanas por este sector, a caballo, hacia los mercados del barrio Mapocho para desayunar con los rotos, sus mismos hombres que le acompañaron lealmente en la epopeya de los desiertos. Se dice que los caldillos de marisco eran sus favoritos.”

jueves, 19 de mayo de 2011

LA VIDA EN LAS RIBERAS: CRÓNICA DE LAS ESPECIES EXTINTAS DEL BARRIO MAPOCHO

Vista del sector de Barrio Mapocho (la estación, Plaza Venezuela y entrada de avenida Independencia) hacia el año 1920. Fotografía originalmente correspondiente al archivo Chilectra.
Nota: Este texto que precede a la presentación digital de la obra (plataforma Issuu) corresponde a la presentación del libro que ha sido dividido en dos tomos por su envergadura. Se abarca toda la historia del barrio desde sus orígenes remotos hasta sus más recientes cambios y transformaciones, con especial énfasis en lo que aquí he llamado "especies extintas" de Mapocho: todos aquellos elementos culturales, folklóricos, arquitectónicos y humanos que han desaparecido pero también han dejado su huella en el fenómeno de la vida en las riberas, por esta parte de la ciudad. Queda en vuestras manos entonces, junto con el agradecimiento por todos estos años en la aventura bloguera de URBATORIVM y la reiteración de que este mismo blog no será cerrado, sino sólo reducido en su constancia de publicaciones e interacción con los lectores. Saludos y, desde ahora, intentad el pequeño ejercicio de mirar Barrio Mapocho a través de mis ojos, con este libro digital como ayuda.
De alguna manera, todos los santiaguinos estamos ligados al Barrio Mapocho: vinculados a través de sus mercados, sus actividades y espectáculos en el centro cultural de la estación, o en sus restaurantes económicos con las populares cantinas de vino pipeño y tintolio navegado o en borgoña. El nexo es ineludible.
Nunca faltará, así, al menos un lugar de este barrio que haya influido en alguna parte de la vida del santiaguino promedio: quien no haya alcanzado a conocer los trenes de la terminal y los tugurios paleolíticos de calles como Bandera, de seguro sí estará familiarizado con las cañas de “terremoto” de “La Piojera” y el “Wonder Bar” o las fritangas de oscuros aceites centenarios en veredas trepadas por el intenso comercio callejero, como Puente, 21 de Mayo o Independencia. Ayer, eran pescados con batido, picarones y “pequenes” los que burbujeaban chispeando en su quemante ardor al aire libre; ahora son empanaditas y sopaipillas, a veces rellenas de cáscaras de queso las primeras y sin un gramo de zapallo las segundas.
Cada generación encuentra y recibe así, lo propio… Lo bueno y lo malo del barrio mapochino.
Dominan la existencia de esta identidad grandes unidades urbanas y de actividad social (real o simbólica), que han ido acumulándose en la historia del barrio como las mejores piezas de exhibición en la repisa de un coleccionista acaudalado. Jerárquicamente, osaríamos proponerlas en el siguiente orden de relevancia:
  1. La Estación Mapocho, hoy centro cultural y principal referente arquitectónico del sector.
  2. El Mercado Central, con su histórico edificio eje de la actividad comercial de Mapocho y segundo referente arquitectónico en la percepción del barrio.
  3. El Mercado de La Vega y su reflejo en La Vega Chica, mercado esencialmente popular al que se suman las pérgolas y la feria Tirso de Molina, recientemente remodeladas en un nuevo conjunto propio.
  4. La línea de río Mapocho, estableciendo una divisoria o “corte” en la ciudad que, sin embargo, no logra romper la identidad común del barrio que ocupa ambas riberas y que, además, ha tenido sus propios habitantes interiores.
  5. Los puentes del Mapocho, cada uno con una actividad intensa y propia sobre sus plataformas, y a veces también bajo las mismas. Desde el desaparecido Cal y Canto en adelante, son estos puentes los que hacen de los barrios a cada lado del río un sólido vecindario único.
Empero, por instantes se hace un tanto difícil precisar cuál es el área que merece ser considerada como el Barrio Mapocho, propiamente tal. La concentración del comercio nos da alguna pista, pero hay elementos que confunden, haciendo difusos los deslindes imaginarios o concretos que otros hayan pretendido establecerle, con más dogmatismo y desde criterios factuales.
Algunos tienden a marginar de Mapocho, además, al espacio ribereño de La Chimba, el tradicional barrio al Norte del río que naciera casi con Santiago mismo. No aporta mucho el que también lleve el nombre de Mapocho la avenida que sale justamente desde lo que podríamos considerar el límite poniente del barrio, ya casi fuera de su espacio vital o de su lebensraum urbano, parafraseando a Ratzel, calle que surge a metros de avenida Presidente Balmaceda en un tramo que antes fuera llamada Mapocho, como para agravar más las confusiones a las que intentaremos hacer frente en este trabajo. Por impropia costumbre, otros relacionan con el título de Mapocho a avenidas como Cardenal Caro o General Mackenna. Es como si la tendencia nominal de Mapocho fuese tan fuerte y determinante en el barrio homónimo, que alcanza incluso para toda la toponimia local: para todas sus calles grandes o avenidas y la comprensión misma del vecindario en que se hallan. Todo aquí, es Mapocho.
Quizás, estamos demasiado acostumbrados a una ciudad sin transiciones en el paisaje urbano, donde resulta más bien sencillo fijar de manera matemática y taxativa los límites geográficos de barrios, comunas, provincias o regiones completas. Y también sus límites sociales y culturales, como sucede con el injusto estigma que se le ha hecho padecer tanto tiempo ya a la Plaza Italia (Baquedano).
En una primera lectura, Barrio Mapocho cumpliría con este patrón extraño de ordenamiento, casi ajustado al mecanismo del tablero. Por consiguiente, todo lo que queda dentro de él es Mapocho, y se vuelve así mapochino, mismo gentilicio que algunos países vecinos nos lo proponen como sinónimo de “chileno”, equivalente al amazónico del brasileño o al platense del argentino, no obstante la humildad casi penosa de nuestro río respectivo y referente para semejante sinécdoque, comparativamente hablando.
Pero en el mismo barrio mapochino también sucede un fenómeno paralelo difícil de precisar con trazas exactas sobre sus calles y siendo, quizás, el más importante en su identificación como unidad general dentro de la ciudad: desde nuestro punto de vista, es un espacio en la cultura popular en el colectivo-cognitivo urbano, más que en lo meramente toponímico o geográfico; algo ligado tanto a la bondad de la naturaleza del tramo de río que allí nos dispuso la Creación, como a la posterior presencia de los núcleos de irradiación de vida hacia todo el entorno, que permitió definir con más propiedad la característica del barrio… Divinidad, naturaleza y humanidad se juntan en estos rincones de Mapocho, entonces.
El barrio es, en consecuencia, un cuño ciudadano que ha crecido en el sector de puentes, estaciones de trenes y tranvías, hoteles, iglesias, cantinas y bares a las orillas del río del mismo nombre. Si acaso debiésemos ajustarlo necesariamente a la geografía urbana del sector y a lo que nos parece corresponde a la percepción popular del barrio, no sin algún titubeo apostaríamos a colocar sus límites al oriente por ahí por Recoleta y San Antonio; y aproximadamente por las cuadras que anteceden a Vivaceta y por Amunátegui, al poniente; de Norte a Sur, en cambio, el circuito cultural y costumbrista de Barrio Mapocho parece estar definido por ahí cerca de las primeras cuadras de las avenidas Independencia y Recoleta hasta más o menos Antonia López de Bello, de un lado; y hasta la calle Rosas y Esmeralda, del otro y quizás más importante lado de todo el vecindario.
Curiosidad enorme es, entonces, que mientras se han realizado estupendos trabajos y gruesas recopilaciones de crónicas en torno a otros barrios tradicionales de Santiago, como es el caso de La Chimba (Justo Abel Rosales, Carlos Lavín) o Yungay (José Rafael Carranza, Fidel Araneda Bravo), la historia de Mapocho permanece más bien marginada de este interés; o, cuanto menos, fragmentada en distintas fuentes sin grandes pretensiones de conectarse entre sí, repartida como el rompecabezas del mapa de un tesoro.
Reunir todas estas piezas de la historia del barrio se convierte en un desafío fatigante, con algo de ilusión frustrada en más de un momento. Tarea dificultosa es ésta, entonces, al involucrar una partida casi desde el punto cero. Sabemos de sobra que la mayoría de las búsquedas de riquezas se quedan en sólo eso: búsquedas interminables. No llegar a nada aumenta la ambición de nuevos excavadores y consagra las empresas en la categoría de mitos irrenunciables, proyectos como aquél que el poeta Santos Chocano se esmeró en consumar a orillas de nuestro río, buscando un inexistente tesoro precisamente junto al Barrio Mapocho, por allí por Miraflores, obteniendo como recompensa sólo una multa municipal, la burla de los escépticos y una maldición de subterráneos perdidos que lo llevaría a la tumba.
En nuestro caso, sin embargo, creemos haber tenido mejor suerte que Chocano buscando sus tesoros: hemos logrado armar el mapa para dar con la fortuna extraviada en las hebras históricas del barrio. Y, con él, hemos recolectado también parte de esa estela de monedas de oro que ha ido dejando la biología urbana y su evolución antropológica, regadas a lo largo de cinco siglos de tránsito.
Empresa imposible sería desempolvar y reunir todos los fragmentos que pertenecieron, alguna vez, a este lugar de la ciudad; todos aquellos que ya no se encuentran en él, ingresando a la dimensión de las especies extintas de Mapocho, que motivan nuestra investigación. Pero buscaremos, al menos, la forma óptima de extraer desde el recuerdo ajeno y propio aquellas que han sido parte interesante en la formación del carácter y la identidad del barrio, allí en el secreto de su íntimo baúl de gemas y doblones.
Veremos, entonces, qué resulta de este intento.

jueves, 12 de mayo de 2011

FRAGMENTOS DE LA ÉPOCA DORADA DEL VIDEOJUEGO (Capítulo 2): "PAC-MAN"

"Pac-Man" es un nombre que quedó definitivamente grabado a fuego en una generación, saltando en poco tiempo desde el videojuego original a la más potente iconografía ochentera aún reconocible. Incluso tuvo peluches, figuritas coleccionables y dibujos animados alusivos al famoso videojuego creado en 1980, con el inicio mismo de esa década que sigue dando tanta nostalgia y buenas divisas a los grupos musicales veteranos.
El inconfundible "Pac-Man" fue otro superéxito de la historia de los videojuegos, de seguro el más famoso de todos los tiempos y primero en su tipo, que marcó la segunda generación del fenómeno de estos entretenimientos luego del fenómeno "Space Invaders", que logró destronar en sus años de furor.
Fue creado en el género de destreza y laberintos por el genio del diseño digital recreativo Toru Iwatani, para la empresa nipona Namco, asistido por el programador Shigeo Funaki. No menos importante fueron los sonidos y música que acompañaban al juego, surgidas del talento de Toshio Kai.
Su nombre original era "Pakku Man", sin embargo, onomatopeya del sonido al abrir la boca en forma violenta y repetida. Según una leyenda urbana, su aspecto y rol se basaban en un personaje de la mitología japonesa, algo entre ogro y monstruo comelón. Parece ser, sin embargo, que la forma característica de "Pac-Man" estaba inspirada en realidad en la de una pizza con una rebanada menos, según se ha comentado en épocas posteriores.
Inicialmente, se habían diseñado monstruos para que persiguieran al protagonista por los laberintos, pero en una acertada decisión se los cambió por cuatro fantasmas que recibían distintos nombres según el habla, siendo los más populares "Blinky", "Pinky", "Inky" y "Clyde". También se quiso comerciar en Occidente primero como "Puck-Man", pero su semejanza con la expresión picante "Fuck-Man" llevó a los agentes a cambiarle el nombre al de "Pac-Man", en otra  feliz decisión publicitaria.
La popularidad de "Pac-Man" acompañó a las salas de videojuegos por prácticamente toda la década y apareció en otras versiones y adaptaciones como "Miss Pac-Man" (con una cinta en la cabeza), "Pac-Man Junior" (con una gorrita infantil de hélice), "Súper Pac-Man" (co vistas y funciones simulando 3D, ya casi al final de la época) y otros más que eran sólo plagios como un tal "Punk-Man" y otro de la era de consolas apodado burdamente "Comecocos", en este caso copiando un nombre que se le dio a "Pac-Man" en algunos países de habla hispana. Empero, el original "Pac-Man" siempre fue el más conocido y demandado, y recuerdo que era uno de los juegos más famosos de los balnearios de verano, además, pues los jugadores hacían fila con sus fichas por un puesto.
El primer fabricante de "Pac-Man" fue Namco, de Japón, mientras que la Midway lo sería en USA. La versión Atari era muy sencilla para la consola 2600, muy lejana a la las características mas atractivas del juego, pero mejoró para las versiones de computadores 800 XL. En los centros de videojuegos, por cierto, era corriente que existieran varias cabinas arcade de "Pac Man" para cubrir la gran demanda, generalmente una en cada pasillo cuando se trataba de los locales más grandes como "Delta 15" y "Diana", en el caso de Chile.
La fama internacional de "Pac-Man" también estuvo facilitada y fomentada por un hecho comunicacional curioso: por el uso de escenas del videojuego en la campaña "The Difference is Clear" de la bebida gaseosa 7 Up (de The Coca-Cola Company), en 1982, tomando por base una adaptación de la canción de la artista pop estadounidense Kim Carnes, titulada "Bette Davis eyes" del año anterior, que fuera otro recordado y muy reconocible éxito radial de la época.
Todavía, en pleno Siglo XXI, siguen realizándose campeonatos y reuniones masivas de fanáticos de "Pac-Man" en distintas partes del mundo, donde participan generaciones de jugadores que ni siquiera nacían en los años de apogeo del videogame.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Artico (2) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (38) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (61) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (72) Cine (12) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (19) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (78) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (122) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (51) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (78) Musica (68) Navegacion (46) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (161) Personajes ficticios (53) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (6) Philadelphia (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (2) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (2) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (96) Tecnologia (83) Terrores y fantasmas (95) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (200) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (9) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (33) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)