sábado, 15 de enero de 2011

LA ESTATUA DEL GENERAL MANUEL BULNES: VICTORIOSO SOBRE UN CABALLO EXHAUSTO

El monumento, hacia los años setenta, con la ubicación y posición que tenía por entonces, muy cercanas a la actual. Fuente imagen: Educarchile.cl
Coordenadas: 33°26'39.81"S 70°39'9.90"W
Se viene el aniversario del triunfo chileno en Yungay y el tradicional Día del Roto Chileno, el 20 de enero, lo que nos motiva a hacer una pequeña aclaración sobre la información que habitualmente circula alrededor de una de las iconografías más importantes de estos festejos históricos.
No pasa inadvertida la estatua ecuestre del General Manuel Bulnes, casi al frente del Palacio de la Moneda y a la entrada del largo paseo que lleva su nombre, custodiado por la gallarda figura monumental de Bernardo O'Higgins, sobre el caballo vigoroso que salta las fuerzas enemigas del Desastre de Rancagua, desde hace poco felizmente acompañado por su otrora adversario en el seno patriota, el General don José Miguel Carrera, en su propio caballo de musculatura y elegancia. Es sector de estatuas en la Alameda: al frente de Bulnes, está don José de San Martín. Su caballo independentista luce también enérgico, a diferencia del que transporta al héroe de Yungay, que parece venir del éxodo por el desierto.
Pero nada es porque sí: A diferencia de las demás estatuas epopéyicas del barrio Cívico, que celebran los instantes de lucha de los homenajeados, la estatua de don Manuel Bulnes moldeó en el bronce la modestia altiva y la serenidad del héroe que vuelve victorioso pero sin estridencias desde la batalla final, tan cansado como su fiel caballo, que regresa a los mismos corrales que le vieron recién parido. Las cabezas vienen bajas, agotadas, y las riendas no están tensadas, como si el dominio de la fatiga tras la victoria fuese todo lo que les comunica en la fiel relación de jinete y bestia.
ACTUALIZACIÓN: Postal fotográfica de los años setenta, con el Monumento al General Bulnes. Se distingue un cartel de neón de "Aluminio El Mono", atrás a la izquierda.
La historia de la obra ha sido tan controvertida como las interpretaciones que de ella se hacen. He aquí donde se justifica nuestra intervención con esta entrada, creemos... Aunque han existido intereses en levantarle una estatua al General Bulnes casi desde que terminara la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, la relación de esta obra comienza particularmente con los preparativos de los festejos del Primer Centenario de la Independencia, ocasión en la que también otros héroes del primer siglo de la República fueron postulados a contar con monumentos propios.
Una ley del 22 de junio de 1904, promulgada con las firmas del Presidente Germán Riesco y el Ministro Manuel Egidio Ballesteros, establecía la orden de erigir "una estatua ecuestre de bronce, en honor del General Bulnes". Hasta se iba a crear una comisión presidida por el propio hijo del homenajeado, don Gonzalo Bulnes, para definir y conducir el certamen y las bases, pero todo quedó en suspenso.
Se cree que, en 1908, se le encargó el diseño de la pieza al destacado escultor nacional Virginio Arias, el mismo creador del Monumento al General Baquedano, también en la Alameda, y de la estatua del Roto Chileno en Plaza Yungay. Pero tampoco llegó a puerto esta idea. El cronista José Rafael Carranza asegura en "La Batalla de Yungay. Monumento al roto chileno" que el Gobierno destinó, por entonces, la suma 100 mil pesos para la creación de la obra. Pero al abandonarse la idea de formar una comisión, se entregó el dinero directamente al Secretario de la Legación de Chile en España, don Ruperto Vergara Bulnes, quien ya había encomendado una maqueta al artista valenciano Mariano Benlliure y Gil.
Carranza recuerda también que dos años después, el 25 de julio de 1910, una nueva ley firmada esta vez por el Vicepresidente Elías Fernández Albano y el Ministro Luis Izquierdo, dispuso de la colocación de la primera piedra para el monumento.
Nunca pudo cumplirse ninguna de las dos leyes antes de los festejos del Centenario, sin embargo, durante los cuales se celebró la Exposición Internacional de Bellas Artes de 1910. Coincidió que, en este encuentro, España expuso entre sus obras dos presentaciones de Benlliure, tituladas "Su Eminencia" y "El Catecismo". El talento del artista impresionó hondamente entre las autoridades y el público de la exposición, por lo que comenzó a flotar la idea de encargarle a sus talentos la creación de la estatua de Bulnes, que seguía pendiente.
Algunos consideran que no existen pruebas concretas de que se le haya encomendado formalmente a Benlliure el diseño, ni en la petición de la Legación en España ni después de la Exposición del Centenario. Sin embargo, parece ser de la convicción más general que sería su mano la que estaría tras la creación de la estatua, o al menos durante la primera etapa de su concepción. Sea así o no, fue recién hacia fines de los años veinte que se retomó el proyecto.
El 2 de enero de 1929, el Senador Gonzalo Urrejola dio en la Cámara Alta un sentido discurso en homenaje al General Bulnes, lamentándose del incumplimiento de la ley de 1904 que disponía la creación de su estatua. Carranza anota que, tras los aplausos, el parlamentario presentó un proyecto de ley en el que proponía autorizar a la Presidencia "por el término de dos años, para que invierta la suma de quinientos mil pesos en levantar una estatua ecuestre de bronce en honor de dicho general", y que se cargarían a los fondos extraordinarios de 1929-1930. La estatua iba a ser colocada en la Alameda frente a la avenida y plaza Bulnes.
El 22 de enero siguiente, se realizó en la sesión del Senado una moción sobre el proyecto, donde se informó del interés de la Comisión de Gobierno de dar marcha al plan pero sugería reducir el monto de dinero a 300 mil pesos y cargarlo a "las economías que produzca la inversión de la deuda interna, autorizada por la ley Nº 4586". Con esta modificación, la ley fue aprobada y el Presidente de la República, General Carlos Ibáñez del Campo, la promulgó el 11 de febrero numerada como Ley 4.588.
La cuestión cae aquí nuevamente en un misterio tanto o más difícil de desentrañar, al no tener a mano las herramientas necesarias. Los que creen que la obra corresponde al diseño que elaboró Benlliure, suponen también que éste se encargó de la confección de sus bases y de la fundición en sus moldes, ya sea aquí en Chile o bien en España, desde donde la habría enviado a Santiago. Otros, en cambio, ponen en duda incluso que la obra definitiva haya sido la proyectada por el artista español y sostienen que fue el artista chileno Aliro Pereira Uren, quien se encargó de la producción final de la estatua, e incluso se la adjudican en categoría de su mejor trabajo dentro de la capital chilena. Pereira fue el mismo autor de la estatua ecuestre de la Plaza O'Higgins de Valparaíso y de los ángeles que custodian la altura de la Basílica de los Sacramentinos, entre otros trabajos.
Pero nuevamente, será Carranza quien nos aclare las cosas: fue el Presidente Arturo Alessandri quien consiguió los fondos para financiar la obra encargada a Benlliure y no a otro, y la estatua fue fundida en Chile, en los talleres de la Fundición Santa María de Valparaíso. Sería en su gobierno que la obra quedaría lista y montada en la Alameda, entre las calles Gálvez (actual Zenteno) y Nataniel Cox.
Mariano Benlliure y Gil.
Así fue que la estatua sería inaugurada solemnemente alrededor del Centenario de la epopeya de Yungay, el 11 de septiembre de 1937, según consta en las actas publicadas por el Consejo de Monumentos Nacionales, permaneciendo en el barrio Cívico de Santiago hasta nuestros días.
El día en que fue descubierta y presentada, hubo un concurrido acto público, centenares de sillas, altoparlantes y el área de la plaza cerrada por cordones de carabineros. Asistieron también representantes del cuerpo diplomático, colonias extranjeras y ancianos veteranos del '79. La Guardia de Honor la constituyeron los cadetes de la Escuela Militar y un grupo de scouts rodeó la base del monumento. En la tribuna estaban el Presidente Alessandri, el Arzobispo de Santiago Monseñor Horacio Campillo y el Alcalde de la ciudad don Augusto Vicuña Subercaseaux, el Comandante en Jefe del Ejército General Oscar Novoa Fuentes y el representante de los descendientes del prócer don Francisco Bulnes Correa, hijo del tributado, quien declaró a los presentes:
"Si me permito levantar mi voz, es sólo para cumplir el deseo de nuestro padre, de venerada memoria, a quien los designios de la Providencia lo privaron de la satisfacción de presenciar este acto, por él tantos años esperado".
Se dieron elogiosos discursos, se regalaron ejemplares de un libro sobre el General, se cantó la canción nacional y, por supuesto, se tocó el solemne Himno de Yungay, con la banda militar en la instrumentación.
Así pues, se ha pretendido poner quizás innecesariamente en discusión la mano de Benlliure tras la obra, siendo que lo más factible es que sea suyo el diseño del monumento. En la mayoría de las biografías del artista ni siquiera aparece mencionada entre sus obras conocidas. Puede que Pereira, por su parte, haya tenido una participación importante en la creación; pero, a nuestro juicio, no existen datos razonables para dudar que esta escultura pertenece al artista español, independientemente de lo que la poca documentación que se haya reunido permita especular entre los grandes vacíos de información.
Además de las aseveraciones muy documentadas por Carranza, existen dos razones importantes para dar por hecho que la mayor parte del diseño y la creación de la estatua del General Bulnes, llevan el típico sello de Benlliure:
  1. La estatua del General Bulnes tiene la misma expresión que otros conocidos monumentos conmemorativos de Benlliure, como la Estatua del General Arsenio Martínez Campos, en en el Buen Retiro Madrid (de 1907); la del Libertador José de San Martín, en la Plaza de Lima (de 1921) y la de Miguel Primo de Rivera, en Jerez de la Frontera (de 1929), entre otras. En todas ellas, con mayor o menor énfasis, se observa al respectivo héroe sobre un caballo cansado, agotado, que vuelve del frente tan exhausto como victorioso ha de estar. Este sello era, por lo tanto, una características de su estilo artístico y su manejo de connotaciones.
  2. En Punta Arenas, en la Plaza Bulnes, existe una estatua de bronce similar a la de acá en Santiago, para homenajear en esa ciudad a don Manuel Bulnes que, siendo Presidente de la República, ordenó la colonización del Estrecho de Magallanes y la fundación del célebre fuerte austral que fuera bautizado con su apellido. El monumento fue erigido en 1938 y luego de ser enviado por el propio Presidente Alessandri Palma, por lo que, sin duda, debe estar basado en los mismos moldes de la figura recién colocada en Santiago. Pues bien: en la obra de Punta Arenas se encuentra claramente grabado en el bronce que el autor de la misma es... ¡Mariano Benlliure!
¿Qué duda queda, entonces? Hasta historiadores del arte con la reputación de Víctor Mariano Carvacho, por ejemplo, defendieron la idea de que Benlliure -y no otro- es, necesariamente, su autor, aunque quizás permanezca en el claroscuro el asunto de dónde fue fundida exactamente y quién concluyó este proceso.
Estatua del General Martínez Campos, de Benlliure. Sus semejanzas con el estilo y la expresividad de la estatua del General Bulnes son evidentes. (Actualización: la fuente de esta imagen es travel.sygic.com. Más información sobre el monumento, aquí).
Las inscripciones en el gran pedestal del monumento del barrio Cívico de Santiago recuerdan la biografía del ilustre general chileno. Se le recuerdan pasajes de su vida militar, de su gobierno y, sobre todo, la gran cantidad de hitos históricos que se consiguieron durante el mismo. Algún día le dedicaremos alguna semblanza a este personaje que fuera de tanto valor para la historia de Santiago y la de todo Chile, especialmente en los años posteriores a la organización republicana.
Lamentablemente, la ignorancia vernácula e incorregible de la sociedad chilena, mezclada con el veneno de la retrógrada pasión política con pretensiones "revisionistas", ha motivado a algunos hampones a atentar contra el monumento, arrojándole bolsas con pintura o rayándola con aerosoles durante disturbios callejeros, a pito de quién sabe qué asociación con los actuales males y padecimientos de nuestra sociedad, transpuestos ahora retroactivamente por la línea del tiempo como culpas ajenas en uno de los mejores generales que haya tenido Chile y en la obra de uno de los más cotizados artistas españoles modernos.
Como dijimos al principio, hemos querido publicar esta información, con más características de aclaración, precisamente en la proximidad del aniversario más de la victoria de Yungay de 1839, misma que consagró la gloria del General Bulnes en las enciclopedias de la historia americana.

4 comentarios:

  1. Muchos tontos critican esta estatua porque no entienden la posicion languida del caballo y creen que quedo mal hecho.

    ResponderEliminar
  2. Manuel Bulnes es mi tataratataratataraabuelo. vivo en Ancash, Peru donde el gano la batalla de cuyo nombre.

    ResponderEliminar
  3. http://arte-historia-curiosidades.blogspot.com.es/2011/12/monumento-martinez-campos-parque-del.html

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (8) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (30) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (76) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (179) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (53) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (9) Bohemia (162) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (37) Buenos Aires (4) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (14) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (79) Campo (109) Candilejas (53) Carreteras (55) Cartagena (3) Casonas (99) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1042) Chillan (5) Chiloe (13) Choapa (7) Ciencia (71) Cine (11) Cinema-Teatros (39) Circo (16) Cites-Conventillos (17) Cocina (58) Cocteleria (56) Colchagua (2) Colombia (1) Coloniaje (148) Comercio (188) Comics (30) Compañias (90) Concepcion (8) Conmemoracion (127) Copiapo (30) Coquimbo (21) Criminologia (28) Croatas (6) Cur (1) Curico (1) Curiosidades (240) Delincuencia (62) Deporte (42) Desierto de Atacama (53) Diplomacia (23) Diseño (92) Edad Media (19) Edificios historicos (174) Edificios populares (66) Educacion (72) Egipto (2) El Loa (1) El Maipo (2) El Maule (12) El Tamarugal (24) En prensa/medios (42) Errores (109) Esoterismo/Pagano (74) España (18) Estatuas-Monumentos (122) Etimologia-Toponimia (154) Eventos (47) Exposiciones-Museos (64) Fe popular (142) Flora y fauna (112) Folklore-Tradicion (212) Fontanas (39) Fotografia (24) Franceses (89) Francia (9) Frutillar (2) Gargolas-Grutescos (19) Georgiano y victoriano (25) Germanos (32) Gotico (18) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (11) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (78) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (38) Hechos historicos (127) Heraldica (29) Heroes (83) Hispanidad (117) Holanda (1) Hoteles (32) Huasco (3) Huasos (60) Humor (62) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (103) II Guerra Mundial (6) Imperio Romano (21) Independencia de America (46) Indigenas (101) Industria (74) Instituciones (167) Iquique (74) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (35) Italicos (43) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (42) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (121) Llanquihue (1) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (213) Madrid (1) Magallanes (35) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (93) Mineria (50) Misterios (109) Mitologia (158) Mitos urbanos (121) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (77) Musica (68) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (151) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (99) Numismatica (16) Ñuble (5) Obeliscos (16) Orientalismo (12) Ornamentacion (107) Osorno (1) Ovalle (5) Palacios (24) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (120) Peñaflor (1) Periodistas (29) Personajes culturales (160) Personajes ficticios (52) Personajes historicos (181) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Philadelphia (1) Pisagua (1) Playas (33) Plazas y parques (164) Polacos (1) Politica (59) Productos tipicos (81) Publicidad (58) Puentes (35) Puerto Montt (6) Punta Arenas (9) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (53) Rancagua (3) Ranco (1) Reliquias (154) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (44) Rio Tevere (3) Roma (33) Rotos (94) Rusia (1) San Antonio (5) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (50) Santiago (663) Semblanzas (136) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (75) Sociedad (145) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (95) Tecnologia (82) Terrores y fantasmas (94) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (199) Transportes/Estaciones (80) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (20) Valdivia (4) Valle de Azapa (10) Valle de Elqui (15) Valparaiso (32) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)