jueves, 18 de noviembre de 2010

LA MÍTICA "LOCA MARIÓN": MUJER DE LA NOCHE, CON LA LUNA EN LOS OJOS Y CICATRIZ EN EL ROSTRO

Coordenadas: 33°27'4.32"S 70°38'18.23"W (barrio Los Callejones)
Hubo por ahí por entre los años treintas a cincuentas en la Capital de Chile, más específicamente en el Barrio Matadero que comenzaba por allí por 10 de Julio, una formidable mujer de la noche y del mercado del placer clandestino, recordada para la posteridad por su pseudónimo "artístico" de trabajadora sexual: la Loca Marión.
Esta mítica prostituta, que algunos recuerdan como una bella mujer esbelta y otros como una ruda gorda corpulenta (quizás sea la misma, en dos etapas de su dura vida) fue todo un símbolo del barrio, llegando a tener gran popularidad entre residentes y clientes. Paseaba fantasmalmente por los sectores conocido como Los Callejones, por allí cerca de 10 de Julio y la calle llamada después Ricantén (o Licantén), actualmente Ricaurte, vecindario del que prometemos hacer un futuro posteo de texto, especialmente dedicado a su historia "roja".

Era barrio de prostíbulos, garitos, burdeles y quintas de recreo informales, de las que la Loca Marión formaba parte en el paisaje nocturno, vagando como un alma en pena o una gata en celo buscando a su próximo cliente. Marión era su nombre de pila real, al parecer, y algo de loca tenía, sin duda; suficiente para justificar que así la llamaran y la reconocieran todos. Su presencia en las esquinas era un escándalo para el vecindario, y hasta hará algunos años se hablaba aún por allí de la Loca Marión como un personaje para asustar a los niños que merecían castigo de verdugos terroríficos por no comerse toda la cena o no tomarse sus medicinas, como lo sería el Cuco o el Viejo del Saco. La loca era, así, casi un mito.
Hemos encontrado una valiosa descripción que hace de memoria el cronista y reportero Raúl Morales Álvarez, en su "Antología de Textos Escogidos", donde recuerda el real aspecto físico de esta amazona del amor fácil:
"La Loca Marión y era una mujer alta, una hembra maciza y bravía como las de otra edad, una buena compañera para los tiempos de Doña Catalina, la de Erauzo, la Monja que fue Alférez. Tenía los ojos de brasa, los labios en perpetua oferta, una redonda y opulenta geografía, hecha de valles y montañas, le estallaba en el pecho feliz, y era dueña de la fiesta placentera de unas piernas como hacha, que le habrían dado envidia a Marlene Dietrich o a la Mistinguette, en los días ya lejanos, en los días irremediablemente viejos, en que se enamoró y conquistó con ellos el cariño fugaz de Chevalier. También, junto a su ceja izquierda, como besando sus pupilas, burlando al tiempo y su marca en forma de pata de gallo, la “Loca” tenía una cicatriz".
Esta marca en el rostro es un detalle distintivo que se le recodaba especialmente. No era raro que las prostitutas mostraran cicatrices en la cara, la parte de su cuerpo más valiosa y bien cuidada, pues era la forma en que chulos, proxenetas y hasta parejas de estas pobres mujeres, las castigaban cuando consideraban que ésta les había jugado chueco, no se mostraba sumisa o, simplemente, cuando les provocaba algún disgusto. Incluso algunos malos clientes las llegaban a atacarlas de esta perversa forma si se sentían estafados o mal complacidos. Dicen que otras famosas prostitutas santiaguinas, como la devenida más tarde en regenta de su propia red de burdeles en aquellos mismos años de la Loca Marión, la famosa tía Lechuguina, también tenía una marca en una de sus mejillas, que intentaba disimular con cosméticos.
Esquina de calle Ricaurte, ex "Ricantén" (Imagen: gentileza de Alan Bruna)
En el caso de la Loca Marión, el tajo en la cara se lo ganó discutiendo con la gorda y violenta administradora del burdel donde ella bailaba y ofrecía sus servicios sexuales cuando más joven. La jefa pretendió obligarla a tomar un cliente que no era de su agrado pero que tenía mucho dinero. Ella, en cambio, ya había preferido a un hampón desastrado que, según Morales, "vendía tortillas y huevos duros en la esquina de los Callejones". La discusión con la dueña de la casa de remolienda terminó con un corte en la cara, pero de todos modos la Loca Marión se fue esa noche con su preferido que, seguramente, era también su amante en aquellos días.
Pero una vida miserable y dolorosa habían hecho que esta marca en su rostro fuera sólo poca cosa para la autoestima de la Loca Marión; o más bien una medalla a su fuerte y decidido carácter. Ella surgía de entre la noche a veces vistiendo con pieles y largos trajes que intentaban vanamente mezclar la elegancia y la sensualidad. Los viejos del barrio que alcanzaron a conocerla casi se sienten en un privilegio al hacer memoria de ella.

Morales recuerda que, a veces, la Loca Marión aparecía también vistiendo míseros harapos en lugar de sus prendas con aspiraciones glamorosas, pareciendo más bien una indigente que, pese a todo, seguía esforzándose en tratar de parecer atractiva.
"Eran sus amigos -escribe- los poetas que tranqueaban en busca de la madrugada y de su pretexto para beber un trago más a unas cuantas palabras amables; los ladrones emboscados en todas las aceras, ciertos policías y algunos pijes con el orgullo de la primera llave para salir de noche. La “Loca Marión” les entregaba su afecto, a veces su dinero, y muy de raro en raro su verdadero amor. ¿Por qué? Cierto amanecer ella me lo dijo: “Por eso me dicen La Loca, pus tonto: Porque me voy con quien quiero...”."
"Era, nada más, que la simple verdad. Yo la vi una noche irse del brazo con un hermoso atorrante, un vagabundo destrozado por todos los caminos, una suerte de bello rey desarrapado, oloroso a vino y a mugre en toda su persona perfectamente divorciada del agua y del jabón, despreciando los billetes de un marinero inglés que asaltaba a Santiago, al abordaje, con el ímpetu sexual de los navegantes que pisan tierra firme después de una larga jornada pasada en el mar, para aprender desde el amor y las botellas, que el mundo es redondo y se mueve".
Unas majas, de Goya.
Nadie sabe con precisión qué sucedió con la Loca Marión. Rondan varias versiones, casi todas ellas poco fiables. La entrada en el mundo de la vejez y las campañas para cerrar y destruir los famosos burdeles de este sector de Santiago, la fueron retirando a la fuerza de las actividades, apagándole los últimos combustibles de su vida.
Quizás la Loca encontró al fin al hombre de sus sueños; quién sabe. Desapareció por ahí por los años sesentas junto a Los Callejones, como lo haría un recuerdo frágil. Mas este recuerdo, contra lo esperable, quedó impregnado en tan antiguos barrios, convirtiéndose en una leyenda urbana sobre el pasado de estas cuadras de 10 de Julio Huamachuco, de cuya existencia ya ni siquiera algunos estaban tan seguros.
Nunca más se supo de ella y, desde entonces, esa huella reconstruida en fragmentos sobre la Loca Marión, permanece cautiva también en el legendario santiaguino.

9 comentarios:

Safo Corleone dijo...

Ame la historia, hace mucho que no leía algo tan atenta, me fascinan las historias de este tipo, algo tienen que me cautivan, simplmente me encanto...

Anónimo dijo...

buenisima la historia, hace falta que publiquen sobre la ultima calle con prostibulos que va quedando en 10 de julio, la mitica Emiliano Figueroa

benjamin dijo...

Otra buena crónica de CRISS, leída con detención tan informada historia sin conocer a Marion hay mucho en común que viví y recuerdo con nostalgia más aun por el agregado comentario del gran Raul Morales Álvarez, premio nacional de periodismo, escribió por muchos años en numerosos diarios y revistas bajo el seudónimo de Sherlock Holmes, La Huasa y otros. Gran bohemio, lanzado, bueno para la remolienda, la caramba y zamba, los puñetes. Escribía crónicas de momentos que había vivido como reportero o un tunante noctambulo, con conocimiento de causa por ser parte del relato la mayoría de las veces y otras por conocer bien el origen. No seria raro que en alguna ocasión se haya deleitado con los favores carnales de Marion.
Un cogollo para Anónimo Por Emiliano Figueroa, guarda tantas historias, pase harán unos 7 años por ultima vez, gran desazón al verla. Nada queda de su mítico esplendor con mujeres hermosas de trajes largos. Pijes en son de conquista y cafiches elegantes juntos esperando de madrugada en el restauran de la vuelta.

Anónimo dijo...

que brigido!! si alguien sabe algo más porfavor publiquelo.

Anónimo dijo...

increible cada una de las historias relatadas aqui...ame el blog...ya esta entre mis favoritos...gracias

Anónimo dijo...

A la unica q conoci fue a la lechuguina, frecuentaba mucho el cafe celia de santa rosa con 10 de julio, fallecio a fines de los 70, sus ultimos dias de vida se le veia muy demacrada, en ese entonses yo tenia como 17 años. La dueña de un local de repuestos de vehiculos, me dice: Dile a tu papa q fallecio la lechuguina, ahi entendi q mi padre tambien la habia frecuentado en su juventud.

Anónimo dijo...

Vivo del año 2000 en 10 de julio y conozco una mujer que fue prostituta en sus años de juventud.se llama sandra y su nombre artistico era Marion. tiene algo que ver con la loca marion? Ella ahora es una borracha en decadencia extrema que anda en silla.de ruedas a consecuencia de tanta droga. tiene hijos e incluso estuvo en la carcel. dicen que era del barrio san camilo. y era hermosa . otra consulta. saben de coni el travesti que vive en la calle y que hace poco estuvo hospitalizado por una golpiza . saludos

Criss Salazar dijo...

Hola estimado. No creo que sea la misma: si la Loca Marion estuviera viva, tendría que tener cerca de 100 años o más, aunque sería interesante que Ud. pudiera abordar a esa persona y a su historia, antes que se pierda. Me parece que hubo varias "Marion" en los 50 por una actriz o un personaje del cine, no estoy claro, pero de ahí tomaron el nombre artístico. Sobre la Coni, admito no conocer nada al respecto.

Anónimo dijo...

Gracias . voy a recopilar toda la informacion. E historias. he conocido varias la mayoria estan sometidas al alcohol y drogas

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook